Cuando el observador es lo observado, todo va bien. 03-07-2018

strict warning: Only variables should be passed by reference in /var/www/vhosts/tsegarra.com/httpdocs/modules/captcha/captcha.inc on line 61.

4188. El ser humano, es un esclavo de la naturaleza, de su vida que le ha venido ya programada, impuesta. Y nuestro trabajo es, ver si hay una posibilidad de liberarnos de esa esclavitud.  

 

4189. El cuerpo, es el vehículo de la consciencia, de la percepción. Falta saber, ¿por qué se juntaron? 

 

4190. El tiempo, salvo el cronológico, para saber a la hora que hemos de salir de la cama, la hora de ir a una cita, etc., ¿no es un impedimento, un obstáculo en el ámbito humanístico, psicológico, espiritual?

Es como si te dijera, cuando pides algo que necesitas: 'Ruth, ahora no te puedo ayudar, pues no te amo ni tengo bastante compasión por ti, para hacerlo. Dame un tiempo, unos días, semanas, meses, para ver si ya estoy preparado para amarte'.

¿Tiene eso sentido? Pues, la compasión, el amor, si es, todo arde: la raza, los deseos, el miedo, el tiempo, el lugar, el mal y el bien. Donde sólo queda que, responder al reto, la acción. 

El tiempo psicológico, es el problema. Porque, implicamos el llegar a ser, el cambiar, el devenir, el proyectar en el futuro lo que queremos. Cuando, el cambio, el amor, siempre es ahora, en este instante. O cuando sea, siempre ha de ser en el ahora, sin tiempo ni demora.

Si no es de esa manera, el amor no podrá ser: pues es sin tiempo, está más allá, ha desaparecido, cesado. 

 

4191. ¿Qué quieres decir con '¿La gallina?'? ¿Puedes explicarlo -si quieres, y puedes claro-?  

 

4192. Por eso, la vida, la conciencia y la percepción, parecen un sueño, un juego, una fatalidad. Pero, lo sea o no, nosotros sufrimos todas las miserias.

Los hindúes, lo resuelven diciendo que la vida es una ilusión. Pero, creen en la reencarnación para superarlo, despertar y llegar al nirvana. Reencarnando sin cesar hasta llegar a la purificación.

Aunque, todo eso es también otra ilusión, una idea o teoría. Por lo que, viven encerrados en la superstición, en conceptos e ideas.

Pues, en todo eso, está implicado el tiempo como llegar a ser, en contraposición a lo que somos. Cuando, toda realización, iluminación, todo despertar, ha de ser en el presente, en el ahora.   

 

4193. Las palabras, no son los hechos, que ellas pretenden describir.

El problema, es que hay vivir. Y para ello, hemos de generar los menos problemas. Las leyes, tienen su sentido. Pero, llegado un momento son un impedimento para la convivencia. Pues, las leyes las inventan para un fin egoísta: defender la manera de vivir.   

 

4194. No hay escape, lo que tú dices de mí. Yo puedo decir, lo mismo de ti. Porque, de lo que se trata es de sobrevivir. Y para sobrevivir, unos se tienen que imponer a los otros.

Por eso, la democracia es la dictadura de la mayoría. Que las blanqueamos mediante las leyes, las normas, para justificar nuestra democracia-dictadura.

Y, como eso lo hacen todos los países, todos los nacionalismos, el blanqueo la justificación de esa dictadura, lo vemos normal, convencionalmente aceptable.

Como hace ciento cincuenta años lo era la esclavitud. Las invasiones colonialistas por todo el mundo, con su brutalidad, su crueldad, su dictadura, tiranía, su violencia. 

 

4195. La equivocación es que, en un acto tan natural y sencillo, como es la libertad, tenga que intervenir la ley. Sin darnos cuenta, que, por la fuerza de los hechos, las leyes inventadas por los hombres, manejadas por ellos, han de ser imperfectas, inútiles. Pues, los hombres también lo somos.

Es como un ciego, que pretende guiar a otro ciego. Es muy importante comprender todo esto, pues de esa manera nuestro integrismo, fundamentalismo nacionalista -el tuyo, el de todos-, fanático, puede que así se desarme, con todos sus problemas.

Y, de esa inteligencia, que llega con el orden. Ir más allá del nacionalismo.

 

4196. El despertar quiere decir, darse cuenta que, aunque tengamos la parte animal, de fatalidad, también somos seres humanos, capaces de corregir esa parte animal.

Un águila, tiene dos polluelos en el nido, uno de ellos nació unos días después del primero. Por tanto, el mayor, es más grande y poderoso. Cuando llega el águila con comida, el mayor y más fuerte, tiene la posibilidad de estirarse y abrir la boca, para que su madre le ponga la comida para que coma. Pero, el otro hijo más pequeño, como es más débil, no puede comer.

Como resultado, está tan débil que su hermano lo picotea, lo empuja y lo quiere echar del nido, o matarlo a picotazos.

El águila, no hace nada para corregir esa maldad, esa falta de alimentación de su hijo más pequeño, frágil, débil. Y el águila está actuando de acuerdo con su condicionamiento, programación.

Si esa situación, fuera con seres humanos, entonces podríamos actuar, de manera que, al mayor una vez que ha comido, a la siguiente comida le toque a su hermano. Esa es la diferencia, entre un animal y un ser humano.

El animal es incapaz de ir más allá de su programación, su condicionamiento. Dicho esto, en el caso del águila, hay que decir que también nosotros hacemos lo mismo -somos animales-, cuando tenemos en el mundo, en el lugar donde vivimos, personas menos afortunadas, que no tienen nada, y sin embargo hay que tienen de todo.

Personas caprichosas, derrochadoras, ávidas sólo de placer, que también son indiferentes de las personas, que están sufriendo ni les importa que mueran, o las maten.