Cuando el observador es lo observado, todo va bien. 12-06-2018

strict warning: Only variables should be passed by reference in /var/www/vhosts/tsegarra.com/httpdocs/modules/captcha/captcha.inc on line 61.

3905. Algunas mujeres -celebrities, influencer, actrices, modelos, presentadoras de televisión-, está claro que venden su cuerpo exhibiéndolo como un negocio. Y como en todo negocio, para hacerlo rentable, además de exhibir su cuerpo, incitan descaradamente al sexo, que en este caso sería con ellas.

Pero como eso, es una mentira, una falsedad, para la mayoría de los hombres, ya que ellas sólo elegirán el que más les convenga, están dando una mala información para los hombres descontrolados sexualmente. Es decir, están poniendo en peligro su dignidad, su cuerpo, sus vidas.

¿Esa actitud se puede evitar, tanto en las mujeres como en los hombres? No. Porque, la vida es un negocio. Como lo son los diarios, las televisiones, los magazines, los productores de cine, los directores, los diseñadores modistos, que todos son cómplices necesarios, para que el negocio funcione, prospere. 

 

3906. Creo que todo es más complicado, para la mayoría. Pues, no parece que esté tan claro que uno pueda cambiar. O elaborarse un buen destino, a base de buenas obras en la juventud. Pues, para hacer buenas obras, hay que poder hacerlas, no querer hacerlas; y que, no se hacen.

Jiddu Krishnamurti, no salió de una pared en blanco. Era hijo de una familia devota hindú, vegetarianos desde el nacimiento, seguramente herederos de varias generaciones -Jiddu Krishnamurti, nunca comió carne-. Su padre era teósofo. Trabajó como funcionario, en un centro de los teósofos. Por lo que, ¿el ambiente familiar es determinante, para ser lo que somos?

La cuestión es, ¿nacemos ya predestinados, o nos construimos por nuestra propia voluntad? O, lo que es lo mismo: ¿existe el libre albedrío, o es una ilusión más? 

 

3907. Ayudar es un verbo complicado. Porque se puede ayudar de muchas maneras. Pero, creo que la mejor ayuda, que nos podemos hacer unos a otros, empieza por nosotros: no generar desorden, confusión, en nuestras vidas. Porque, ese desorden, cuando se hace, va a llegar a los demás, ya sean a los que están cerca o lejos de nosotros. 

Si una persona, tiene cien personas que trabajan para él. Si es brutal, en su comportamiento, no les paga lo que se merecen, va a generar desorden. Y por ello, puede que algunos trabajadores enfermen.

De tal manera que han de ir al médico. Y él se ofrece a llevarlos atentamente, personalmente. Las personas que lo ven, dicen que es caritativo, que está ayudando a los demás, desinteresadamente. Pero no saben, que él es también responsable de la enfermedad de su trabajador, empleado. Ya que, les provoca ansiedad, estrés en el trabajo, con los malos sueldos que les da, por su actitud egoísta, desordenada, etc.

Por tanto, los europeos tenemos una responsabilidad con los inmigrantes, porque los colonizamos, los explotamos, robamos sus riquezas. Y ellos, copiaron las mismas maneras nuestras de vivir -nosotros somos sus maestros-.

Y aún continuamos con el mismo paradigma: te compro lo tuyo barato. Y te vendo lo mío caro. Cuyo resultado es la pobreza, el desorden, el conflicto, la guerra.

 

3908. La fe ciega, nos hace fanáticos, destructivos, brutales, violentos.

El conocimiento de lo que nos atemoriza, que nos de miedo, es preciso. Pero, el verdaderamente que tiene miedo, es uno mismo: a la muerte, a la vida, al pasado, al presente, al futuro.

Así que, es uno el que tiene que descubrir la raíz del miedo. Es decir, uno tiene que conocerse, conocer cómo opera el pensamiento, y el 'yo' que es su invento. Y ver qué puede hacer con él. Pues, él es el miedo, el temor, la estupidez, lo absurdo. 

 

3909. No mintáis, no falséis la realidad, eso es peligroso, y estáis sembrando la anarquía, la violencia. Todos somos básicamente iguales en lo psicológico. Tenemos miedo a no ser, a ser dominados por los otros. Y por ello, lo hago, lo convierto en mi enemigo.

De manera que, si no queremos que la anarquía vaya en aumento, y la violencia, cada uno que vea la maldad que genera, el odio que tiene al otro que no piensa como él.

Hay otra cosa que hemos de tener presente, siempre no se puede ganar. Por lo que, hay que estar dispuestos a gozar, a vivir sin amargura, cuando nos toca perder. De lo contrario, si no aceptamos que nos toca perder, nos pueden venir cosas muy graves.  

 

3910. Y, de la misma manera, un ciudadano que está harto de vosotros, se pone contra vosotros. Por lo que, el conflicto prosigue. 

¿Quiénes han de parar, vosotros o ellos? Tendréis que descubrirlo vosotros, cada cual, cada uno que está inmerso en ese conflicto, si es que sois afortunados, sensibles.