Torni Segarra

Seleccionar página

Dentro de la vida. 3

Mes de Febrero 2013

Colaboraciones, 01-02-2013

1. ¿Porque divides el pensamiento? Volvamos a las olas del océano: ¿Por qué una ola dice que es única, la mejor, diferente a todas las otras, si todas son iguales en su esencia, y se compara para convencerse de que eso es cierto? ¿Por qué los hombres nos creemos únicos, los mejores, ya sea el americano, el ruso, el chino, el asiático, etc., luchamos para convencernos, para competir, triunfar y vencer? ¿Puede haber paz con esta actitud tan divisiva, tan contradictoria, con tanto esfuerzo y brutalidad, para creernos que somos mejores que los otros, qué ellos?

2. ¿El pensamiento y su contenido, que es la memoria, no son lo mismo, Fernando? La ola que es la misma que todas, ¿puede ser diferente de las demás? ¿Los hombres que todos somos en esencia iguales, tienen alguna diferencia? La tienen físicamente: uno es menos alto que otro, más ancho de espaldas, etc., ¿pero eso tiene algún valor real para dividirse?

Psicológicamente cuando nos dividimos, llega el conflicto, la indiferencia, el egoísmo, la brutalidad, la crueldad y la guerra con su espantosa violencia. La pregunta: ¿Habiendo visto como un hecho, no como una explicación o una mera declaración, que la división es la causa de todo el sufrimiento y el dolor, todo lo demás, lo del pensamiento y su contenido, qué importancia tiene todo eso? Lo importante no son las palabras ni la descripciones, lo importante es ver y captar dónde está lo negativo, para así descartarlo radicalmente. Pues la mente está condicionada para resolver problemas, y ella por eso, siempre ve y encuentra sólo problemas.

3. Bueno, Alfredo, a ver cómo lo puedes explicar tú, es como pretender hablar de la vida pero sin pensar ni darse cuenta que estás vivo. Explica claramente lo que quieres decir. Yo, no te entiendo lo que quieres o lo que no quieres.

4. No hay que confundir la libertad, la visión de la verdad y negar el cuerpo y el mundo material. Porque, la materia mientras no demostremos lo contrario existe. Está ahí con nuestro cuerpo, que si no lo atendemos adecuadamente tendremos problemas desagradables.

5. Si uno ve que un camino lleva al precipicio, ¿qué hará, seguirá, o se detendrá para cambiar de dirección? Por eso el instrumento, la mente, ha de estar en buen estado: lucido, sensible, con inteligencia.

6. Cuando uno descubre algo, ese algo se puede convertir en un obstáculo. Pues lo que descubrimos, se convierte en pasado. Así que uno, ha de estar descartando todo lo que ha sido. Para que, la mente sea viva, ágil, fresca y feliz en lo siempre nuevo.

7. Tanto se puede decir que no sucederá, como que siempre sucede. Pues, de la realidad no podemos pasar, ella siempre está ahí. Verbal y mentalmente podemos decir lo que queramos, pero los hechos son tozudos y evidentes: el cuerpo está aquí, tiene frío, calor, hambre, etc.

8. Todo lo que digamos de dios, puede ser más o puede ser menos. Porque, lo que decimos dios será el infinito, tanto para sumar, como para restar. Por eso, hablar de dios es de tontos, una cosa vana.

9. Si no conocemos cómo funciona la mente, si no vemos claramente de qué manera opera, seguiremos con nuestro condicionamiento, sin la capacidad de ser libres.

10. Wise. Estoy absolutamente de acuerdo con esa afirmación: «Tan pronto como las leyes son necesarias para que los hombres, ellas ya no son aptos para la libertad».

Lo que digo que uno ha asumir, que sin leyes en ningún ámbito, ha de estar dispuesto a perderlo todo, incluso su vida para vivir de esa manera. Es sólo, una información aclaratoria, un aviso.

11. Podríamos decir, que la libertad -iluminación- es vivir sin tener nada por arriba para cubrirse ni nada por abajo donde pisar. Es decir, lo innombrable. Y lo innombrable es la nada. Lo más perturbador para los que creen en algo. Por eso, los que se atrevían a decirlo y vivirlo, los quemaban en la hoguera. Porque los veían realmente peligrosos.

12. ¿Podemos ir más allá de esa dualidad, de los polos opuestos, de los contrarios? Sí que podemos, si vemos claramente que son una falsedad, una ilusión, una mundanalidad, y atenernos a lo que es, la realidad: los transitorio, lo vacío, la nada de las cosas, sean las que sean, tanto muy importantes, como las nimias.

13. La mente como necesita seguridad, confort y placer, siempre justifica todo lo que cree necesitar. Por tanto inventa las coartadas para sentirse a gusto en sus creaciones. Ella cree que está en lo verdadero, pero eso es el fruto de su deseo de escapar de lo que es, de la realidad que le molesta. Y así, pierde energía, la lucidez, la inteligencia. Por eso, uno ha de descartar lo falso, para que lo que quede sea lo verdadero.

14. Todo está unido de una manera indivisible. Podemos jugar con las palabras, con lo que nos gustaría que fuera, con otra realidad que más me gusta y me satisface. Pero el hecho, es que solamente existe esta unión total y absoluta. Y por tanto, hay que ir a esa unidad. Así que,  todo lo que nos divida, por sagrado e importante que nos digan que sea, lo que digan los científicos y los sabios que cavan y buscan en el inabarcable e infinito universo, no tiene ningún valor, si no están, si no estamos unidos y libres de división y fragmentación interna.

15. La libertad y el amor son lo mismo. Si tú tienes amor a otro, no puedes dejar de darle toda la libertad para que entre o salga de casa, haga lo que crea oportuno con su vida.

De la misma manera, si yo soy libre realmente tengo que dar a los demás toda la libertad. Porque si uno reprime la libertad de otro, se crea la división y el conflicto, llegan los enfrentamientos y el miedo. Y en la libertad no se conoce el miedo.

16. Es más complicado, Enghelbertb. Aunque ya se ha dicho, es importante saber que si uno no descarta esos temas, si sigue hurgando, no lo va a poder dominar. Y caerá donde todos caen: alucinando, viendo delirios, brotes psicóticos, viendo lo que no se puede describir ni imaginar. Y por eso, hay personas que se dedican a limpiar las mentes de esas personas que están sucias, poseídas, enredadas y enmarañadas, en esas actitudes. Es el mismo problema que tienes todos los dependientes, ya sean de las drogas, del juego, de las religiones, de la política, del fútbol, del dinero, etc., pues se crea un vínculo relacional y de afecto con las personas que hacen lo mismo. Por lo que el problema es doble: liberarse de esas amistades y liberarse de esas actitudes esotéricas y ocultistas.

Colaboraciones, 01-02-2013

1. He leído tu entrevista que te han publicado en el diario…, de ayer. Gracias por los comentarios y las informaciones.

Te imaginas que un rey de los de ahora, se hiciera una tumba para enterrarse, un mausoleo, como una pirámide. ¿Verdad que diríamos que es un loco? ¿Verdad que sería tachado de cruel, de tirano, por invertir tanto en una tumba y sus supersticiones?

Creo que eres demasiado superficial en presentar a esas personas como algo digno de admiración, por sus actividades libidinosas, por su superstición y sus creencias religiosas más paganas que espirituales. No hace falta decir que, como los romanos, eran unos eficientes gestores de su poder absoluto Pero, ambos eran implacablemente crueles con sus esclavos y los que les servían -crueldad que es precisa para que todo imperio funcione-.

En la construcción de las pirámides morirían a millares, por su trabajo forzado, obligatorio, etc. No los arquitectos, y los que estaban al mando, que como ahora eran personas adictos al régimen, al establishment, con todas las ventajas que eso comportaba de buenos alimentos, vivienda, etc.

2. «Una persona sencilla ve mucho más directa, tiene una experiencia más directa que la persona compleja».

Sí, eso es un hecho, es una realidad, y no se puede hacer otra cosa que vivir con ello. Es como el campesino africano, asiático, americano, etc., que nos parecen extremadamente lentos, lerdos y torpes para comprender la vida moderna, que él tampoco puede cambiar y tiene que asumirlo viviendo como le ha designado su destino.

Lo que sí que hay que hacer, es ser conscientes de todo eso que somos, cómo vivimos y nos comportamos, y si queremos, ir más allá de ello.

3. Si decimos que cuando algo se pierde es para siempre. Eso puede ser cierto, pero no lo puede ser. Si tú, Ajay, pierdes el reloj, puede ser para siempre. Pero hay una remota posibilidad de que lo encuentres, ya sea por tu mismo o por alguien que lo encuentra, y sabe que es tuyo, y te lo devuelve. El no rotundo y sin una puerta abierta en el ámbito psicológico no es posible. Está el sí, pero no. Y el no, pero sí.

4. He sabido de ti al leer en la prensa de hoy la información sobre la presentación de tu trabajo, ‘Salvador Espriu: palabras que hacen compañía’.

Quiero decirte, que hace unos treinta años, leí ‘El caminante y el muro’ de Salvador Espriu. Y también tenía el disco que Raimon grabó musicando sus poemas, llenos de filosofía. Que le salía de la vivencia y la experiencia del dolor existencial que nos da la vida -de la impotencia ante él-.

5. Donde hay compromiso entre dos personas o más, con su esfuerzo, es malo. Porque el esfuerzo es una pérdida de energía, que da estrés, y nos genera fricción en la relación. Con sus malas consecuencias y todos los problema que esas maneras provocan.

6. Eso que dices, Ajay, es verdad. Pero el problema, es que cuando el centro desaparece, lo hace momentáneamente. Y luego, vuelve a aparecer. Por eso, como tú sabes, ahí en India, cuando uno se refiere a la última verdad o dios, se dice: ‘Eso no es, eso no es’. Y siempre es: ‘Eso no es’. Porque, se diga lo que se diga, como es el infinito, son infinitas también las posibilidades para que sea una cosa u otra.

7. Una cosa es hablar del frío que hace en una ciudad del norte, donde nieva asiduamente, y otra cosa es vivirlo en directo, de primera mano, allí. Por eso, todo lo que hablamos tiene que ser cuestionado. E ir más allá, para ver realmente qué significa eso que se quiere decir e informar. Porque, lo que se describe no es lo descrito. Y eso quiere decir que estamos solos, sin ayuda de nadie para poder descubrir la realidad y la verdad de las cosas, de lo que está sucediendo.

8. He leído tus respuestas e informaciones en tu entrevista de hoy. Gracias.

La violencia es el resultado de que algo no funciona bien. Vamos a ponerlo muy cerca de nosotros: si tú y yo vivimos en una misma casa, donde viven dos más con nosotros. Y esos dos, nos piden más dinero que ellos aportan para las necesidades de limpieza, reparaciones, pagos de luz y de agua, si nos hacen trabajar más, si nos desprecian, si nos explotan, si no nos dejan descansar porque llevan una vida de locos. ¿Cuál será nuestra reacción a ese estado tan cruel, brutal e inhumano? ¿Qué haremos para que ese estado de cosas, donde nosotros somos tratados como no humanos, cambie y cese, para que esos abusadores respondan? Te das cuenta, ¿dónde estamos, Claudia?

Ellos los que nos maltratan, nos pueden decir que este es nuestro destino: servirles a ellos, soportar nuestra situación, porque de lo contrario podrían complicarse aún más las demandas, pues podrían agredirnos físicamente. Nosotros sabemos que podemos acudir a la policía para que nos ayuden, pero ellos tienen muy buenos amigos entre los policías y autoridades. 

Así que, la pregunta sigue ahí: ¿Qué haremos para librarnos de ese estado de agravio que soportamos desde hace tanto tiempo? Nosotros tendremos que hacer algo, ¿no? O, podemos entregar nuestras vidas a ellos, soportarlos, para no ser violentos ni crueles como ellos lo son con nosotros. No digas nada, no respondas. Míralo atentamente, míralo profundamente, y no tomes ninguna conclusión. Simplemente, míralo, entra dentro del problema. Pues el problema es tu vida, la vida de cada uno.

9. Sea una base o no, el infinito es lo innombrable, lo que es inconmensurable, la totalidad, lo que está más allá de toda posibilidad. Y todo eso es a lo que los creyentes en un dios, así lo llaman.

Por tanto todas las direcciones, maneras y posibilidades caben, pueden ser.

Lo que realmente importa es ver claramente, como si en ello te fuera la vida. Todo lo demás son palabras, adornos, ganas de distracción y entretenimientos.

10. La unión con cada cosa, con todo lo que sucede, sí que existe, Fernando.

11. No hay nadie que realice el cambio, porque en el momento del cambio ese alguien -el ‘yo’- no es.

Colaboraciones, 01-02-2013

1. Por eso, había advertido diciendo: ‘Para los que creen en dios’.

2. Joan. La conciencia es su contenido. Es decir, todo lo grabado por la memoria. Entonces, el pensamiento –el ‘yo’- se apoya en esa memoria para operar. Por lo que se divide. Porque al copiar lo que ya ha sido, se fragmenta y divide del presente, del ahora, que nada tiene que ver con el posado. Y mientras haya división, habrá conflicto, y todo seguirá como ahora: las agresiones, la corrupción, el hambre que mata millones de personas, mientras otras destruyen la comida sin darle ningún valor. Y por supuesto, ahí no se puede ver la belleza de un pájaro, ni el gozar de una tarde cuando baja el sol.

3. Primero que nada, Alfredo, uno ha de tener orden, que es el fin de la confusión. Orden dentro de él, ateniendo a lo que es, a lo real, la realidad nos guste o no.

Sin dolor, sin sentir dolor, no podríamos vivir pues la vida sería inviable: los que les gusta la comida siempre estarían comiendo; los que les gusta el sexo, siempre estarían en la cama. O sea, que el motor de la vida es el dolor, que a la vez es amor. Porque el dolor llega para que podamos transcender eso a lo que nos hemos aferrado, enganchado, o sea que es una herramienta de liberación.

4. No, no, Fernando, lo encauzas erróneamente. Uno es todo. Parte desde ahí. Y luego se separa de ese todo. Y verás como todo cambia. Y todo es más sencillo.

5. Es que no puedes huir de quien eres. Atente a quién eres.

6. El todo es el que está dividido y el que no lo está, el bien y el mal.

7. Ese es el problema, que tú quieres convencer y que te convenzan. Cuando uno ve, no quiere ganar ni perder, se atiene a lo que hay. Si pierde, no lo ve como una pérdida; si gana, tampoco lo ve como una victoria. Solamente vive, ve y comprende.

8. Crhis. Cuando nosotros queremos hablar de dios, es como si las hormigas quisieran hablar de los hombres, sus máquinas, sus viajes espaciales, los trasplantes de órganos, etc. ¿Verdad que parece ridículo, absurdo? Pues nosotros somos como las hormigas, y menos aún, ante lo que conocemos como dios.

9. He leído tu entrevista de hoy en el diario La Vanguardia de Barcelona. Gracias por las informaciones y comentarios.

¿No sé por qué decimos que Alfred Hitchock fue un voyeur, como si fuera algo excepcional? Si una persona no le gusta observar y mirar lo que hacen las personas, a ¿quién tiene que mirar entonces? ¿Habrá algo más apasionante y extraordinario que los seres humanos, ver cómo se mueven, cómo visten, ver cómo tienen el cuerpo, ver cómo hablan y gesticulan, etc.? Y el cine de calidad sabe que eso es algo que a todos, de una manera o de otra, nos agrada, y es como un filón de oro. Por eso, algunos directores hacen de la cámara un microscopio de la vida de los hombres.

10. Creo que hemos de saber a dónde queremos ir a parar: si queremos la verdad. Para intentar ir hacia ella, todos los caminos, sean quienes sean, están abiertos. Y ahí se acaba todo. Pero si queremos cavar, hurgar, hablar y hablar, eso es otra cosa.

Creo que el principal problema que tenemos es que hemos de vivir en este mundo. Y para vivir se necesita tener los menos problemas posibles. Entonces, es ahí donde nos hemos de encarar: en ver cómo viviré de manera que no genere problemas. Y los problemas se generan cuando estamos inatentos a lo que hacemos, pues nos dividimos de eso que hacemos u observamos. Y entonces, se genera el desorden y la confusión, el sufrimiento y el dolor. Es decir, más problemas.

Ahora bien, si uno quiere especular diciendo que lo real puede que no lo sea, que hay otros ámbitos, niveles de conciencia, planos, etc., creo que todo eso es muy infantil. Porque el problema es que la casa se está quemando.

11. Crhis. Creer en algo es tan superficial e irreal, porque el pasado no nos sirve, sólo nos sirve el presente, el ahora. Además, cómo me voy a fiar de alguien si es como yo, que fallo, miento, soy incompleto, que soy lo que quiero y no puedo.

Por eso, ningún libro sirve para guiarnos, ni nadie tampoco, solamente tenemos la percepción de lo que sucede que son los retos. Y cuando la percepción más clara y diáfana, más sensibilidad, más compasión y más amor. Y todo eso llega con total y absoluta libertad en todas direcciones.

12. Joan tienes razón y no la tienes. Porque, cuando hay atención total con lo que observamos o lo que hacemos, el ‘yo’ no está. Pero, luego al cabo de un tiempo, cuando esa atención total desaparece, vuelve a operar el ‘yo’. El ‘yo’, que es la división, el conflicto, las disputas y su vanidad, los enfrentamientos, la contienda, etc.

Así que, el problema está en que este ‘yo’, perturbador, vuelve y se va recurrentemente. Ahora la pregunta es: ¿Puede este ‘yo’ desaparecer definitivamente? Hay algunos que dicen que sí. Que es cuando viven en la liberación total, están iluminados, viven en unión con el ser o con lo que llaman dios.

13. Esa es una explicación teórica, Fernando, porque tú no vives de esa manera –no vives fuera del tiempo, al menos siempre-. A ti te pasa como a todos -recuerda que el observador es lo observado, tú eres yo y al revés-, lo que explicas es una proyección en el tiempo, por tanto no es real. Es una explicación informativa de algo que se supone que pude suceder. Por eso, es que hay que encarar las cuestiones, los retos  negativamente. Porque asertivamente, como todo es irrealizable definitiva y para siempre, damos las oportunidad para que el ‘yo’ opere. Así que si encaramos negativamente todo lo que hacemos, el ‘yo’ desaparece porque no puede funcionar.

Por tanto, seguimos con que el transcender el ‘yo’, haciendo las cosas de manera para que no funcione, eso es a lo que nos hemos de atener. No especular, hablar teóricamente, exhibiendo la astucia mental, etc., que son todas huidas de la realidad.

14. El viento no paraba de soplar, suave y seco, del oeste, terral. El frío no era molesto. Pero estaba ahí, preparándose para mañana que viraría del norte, frío y más seco.

Colaboraciones, 02-02-2013

1. El ego es la expresión latina que significa y es lo mismo que el ‘yo’. Cuando uno se identifica con su apellido, su familia, su religión, o su idea o teoría espiritual, o psicológica, es cuando se crea el ‘yo’ -el ego-. Igual cuando uno es nacionalista, es feminista, comunista, fascista, etc., en el momento que haya identificación -con el cuerpo también- ahí está el ‘yo’, el ego. Y el ‘yo’, siempre es divisivo. Porque el ‘yo’, es el invento del pensamiento. Y el pensamiento es el depósito de la memoria del millón de años pasados. Y la memoria, el pensamiento y el ‘yo’, todo es divisivo. Por tanto, mientras no se comprenda esta estructura, no habrá manera de poder ir más allá de la división y todo lo que genera: conflicto, insensibilidad, hambre y sus muertes, enfrentamientos, violencia y la guerra con toda la crueldad y su horror.

Es decir, cuando estamos divididos ya estamos dentro del ámbito de la guerra y sus bombas que destruyen todo donde caen. Por eso, es la división el problema y cómo ir más allá de ella es trabajar por la solución del fin de la indolencia e insensibilidad de ver morir en el a miseria millones de personas, cuando nosotros destruimos la comida y todos los bienes sin ningún sentimiento de compasión, por los que mueren, ya sea violentamente en las guerras o por miseria y hambre. Y todo eso, los que lo sufren, como no lo quieren sufrir ya están viendo la manera de asaltar a los que tienen y les sobra de todo para no morir de miseria y hambre. Por lo que todo es un círculo cerrado e acción y reacción sin solución.

¿Qué haremos, después de ver todo esto de que la división, que origina la identificación, el pensamiento, el ego –el ‘yo’-, son los causantes de tanto desorden y caos, de tanta crueldad u miseria? Solamente hay que ver. Si somos afortunados y vemos todo esto como un veneno que es, un peligro ante nosotros, esa misma visión genera una acción, que es orden, compasión y amor.

2. «La humanidad es una creencia sin un creyente, nos hemos mantenido tan apresurados en el afán insensato de labrarse una vida para sí mismo, tan ocupados limpiando el sudor de su rostro, tan completamente en la ignorancia en cuanto a la naturaleza y el significado de la riqueza o de los suministros, que no tenemos tiempo para la paz, ni la menor idea de la felicidad».

Y, ¿qué nos hará cambiar? Lo han intentado las religiones y todas han fallado, lo han intentado las diferentes ideas sociales, tanto las capitalistas como las socialistas y comunistas, las diferentes técnicas psicológicas conductistas, etc., y todo ha fallado. Porque, no han atendido ni visto que la raíz de todo el problema está en la división y la fragmentación interna que todos tenemos. Que al exteriorizarse, al salir hacia fueran y plasmarse en cada acto de la vida cotidiana, genera la insensibilidad y la indolencia, genera confusión y el desorden.

Por tanto, uno está solo ante el reto que es su vida. Y uno solo es el qué tiene que descubrir cómo vivir para que esa división no prosiga creando los nacionalismos, las razas, las ideas religiosas y políticas, o de otra manera. Y todo ello nos hace que vivamos enfrentados, de espaldas entre nosotros, sin sensibilidad ni compasión ni amor.

Por tanto, uno tiene que ver cómo se genera la división interna, o lo que es lo mismo, cómo funciona nuestro pensamiento. Pues él es el responsable de la manera de vivir con su injusticia, su hambre, sus guerras que asesinan en masa. Y  este es nuestro problema, nuestras guerras, nuestras víctimas que se mueren de hambre, por no saber vivir de manera para que esto no sea generado ni provocado, por nuestra manera inmoral y corrupta de gestionar nuestras existencias, nuestra manera de vivir.

3. “Para que haya comprensión profunda debe eliminarse lo conocido, pero lo desconocido jamás debe aprehenderse con la mente, con el intelecto. Lo desconocido es silencio. El pensamiento es una objetivación del silencio”.

Si decimos que el silencio es lo desconocido, eso no tiene sentido porque lo desconocido no podemos saber los que es. Así que, cualquier cosa que se diga con respecto a lo que es lo desconocido deja de serlo. Lo nuevo, que es lo desconocido, no sabemos lo que es, porque la mente no lo ha tocado ni oteado ni visto. Porque lo nuevo, surge del vacío, de la nada.

4. «No puedo ver lo perfecto de Cristo en ti hasta que no vea el perfecto de Cristo en mí. No puedo ver el perfecta de Cristo en mí hasta que yo vea el Cristo perfecto en ti».

Esto es así porque todas la mentes están unidas y todas se condicionan unas a otras. Por tanto, no puede haber un solo liberado totalmente, lo han de estar todos a la vez. Porque ese uno que no estuviera, afectaría a toda la conciencia humana, es decir a todas las mentes, negativamente con sus conflictos, su división, y toda la desdicha que generan.

5. El que tú digas, Fernando, que existen fantasmas, etc., no quiere decir que sea lo verdaderamente real, en el sentido de beneficiarnos. La guerra también existe, y ha existido siempre, toda la vida, sin embargo también es un invento mental, debido al egoísmo -persecución de la vanidad y el placer-, que es ignorancia y es miedo.

El peligro de la mente es que puede inventar, crear, oír o ver, lo que ella quiere o le interesa. Que es como vivimos, nos interesa el egoísmo, porque somos insensibles e indolentes, luego hago la guerra para proseguir siendo egoísta, para intentar obtener lo que quiero y lo que he convertido en una necesidad. ¿Qué motivos tienes para interesarte y sentirte atraído por lo oculto, los fantasmas, etc.?

Colaboraciones, 03-02-2013

1. ¿Por qué repetimos lo que otros han dicho, que ya es el pasado? ¿Por qué queremos encarar los retos con lo que pensamos, que es del pasado? Si tú, J Eddy, ya tienes determinado lo que vas a hacer con respecto a lo que pueda llegar, entonces estás viviendo en el pasado, vives como un burgués que lo tiene todo controlado. Y es ese control el que genera el egoísmo, la insensibilidad, la indolencia. Y sus consecuencias son los conflictos, las revoluciones sanguinarias, la violencia y todo el horror que son la guerra y sus asesinatos en masa.

Pero si encaramos un reto, sin que opere el pensamiento, que es la memoria del pasado, entonces eso nos da una inocencia, que es la manifestación del vacío, de la nada. Donde no hay nada que nos divida: ni nacionalismo, ni religión, ni política, ni ideas ni teorías psicológicas, etc. Y entonces, es cuando podemos hablar de paz, del fin de la violencia, de la bondad, de la justicia, del fin de la corrupción y de la inmoralidad, de la explotación de un hombre por otro.

2. El miedo es división. ¿Puede haber amor si tú tienes miedo a otro? ¿Puede un médico curar a otro si tiene miedo al enfermo y su enfermedad, ya sea la locura u otra enfermedad física?

3. Sí, sé lo que quieres decir, Isaac, pero al final de todo, ¿qué es lo que queda, división, conflicto o no? Porque si hay división y conflicto, que es la raíz y el origen de todos nuestros males, por mucho que digamos que nosotros somos una ilusión, de que el cuerpo es otra ilusión, que no existe, etc. ¿Eso qué sentido tiene a efectos prácticos de hacer lo necesario para no tener un accidente con el coche, para no pelear con mi jefe o subordinado, para ir a comprar y elegir la ropa que más nos interesa, etc.? Te das cuenta de qué estamos hablando. Estamos hablando de hechos, de la realidad. No de la realidad que invento, porque la que hay no me gusta, sino de lo que es: del frío, el calor sofocante, del hambre, del sexo, de tener que pagar el seguro del coche, de reparar el apartamento, etc. Y uno tiene que responder a todo eso, de lo contrario los problemas se incrementan y experimentamos más sufrimiento y dolor.

4. El pensamiento está condicionado para resolver problemas. Por lo que cuando no tiene problemas pierde el confort que lo pone bien. O sea, que el resolver problemas es el alimento, la razón de ser del pensamiento. Por eso, los hombres al estar siempre actuando, yendo y viniendo, acelerándose, viviendo en fricción y en confusión, todo lo desordenan. Si en un bosque virgen y salvaje, entran los hombres y deciden que algo de allí les interesa, arrasarán con todo. Pero luego, crearan trozos de jardines, con árboles y flores, que como no están en su medio ambiente, enferman y son invadidos por insectos y hongos, por lo que los tienen que tratar con productos químicos, etc. Y todo esto es lo que también mata a millones de seres humanos, por falta de alimentos, por falta de respeto por sus vidas.

En la raíz del problema está la necesidad de experimentar el placer que necesito. Necesidad que viene determinada por el condicionamiento: si uno está acostumbrado -condicionado- a ir al estadio de fútbol, cuando no va siente que le falta el confort, siente angustia o ansiedad; si uno está condicionado a ir a la iglesia o al templo a cantar, etc., cuando no va se siente triste, que le falta vitalidad, seguridad y agilidad, le falta el sentido de la vida. En realidad, el problema de la vida es ver lo condicionados que estamos y ver cómo funciona el pensamiento para liberarnos de ese condicionamiento. De lo contrario no seremos libres. Y alguien que no es libre, es el que hace daño. Porque, la libertad es orden y es amor.

5. La iluminación es lo más destructivo, porque ella es la libertad total, el amor. Y lo más destructivo que hay es la libertad y el amor. Pero a la vez, es una dinámica de destrucción y de construcción, que se sucede una a la otra, en un proceso que no tiene fin.

La vida es satisfacer las necesidades. ¿Cuáles son? Alimento, vivienda, ropa. Pero hay más: está el deseo sexual para que pueda reproducirse la vida. Por eso, como todos queremos lo mismo, sin querer perecer, estamos obligados a satisfacer esas necesidades. Por lo que mis necesidades entran en colisión con las tuyas -los dos queremos la misma hembra, el mismo lugar para hacer la casa, queremos los mejores alimentos-, provocando el enfrentamiento y la violencia.

Por tanto, sin un ceder, sin un morir a mi deseo de seguridad. Deseo de seguridad, que me obliga a ser un ser humano completo, para poder reproducir la vida, con la posibilidad de morir, he de ser agresivo y violento.

6. Toni desaparece cuando entro en unión con lo que es, la realidad, con lo que estoy observando.

7. No hay conciencia de estar pensando. Sólo hay un ver desde ninguna parte, sin un centro que diga yo estoy viendo. Es como si fuéramos un niño que es llevado a un espectáculo que lo embelesa y solamente mira y mira. Y en ese mirar está la vacuidad, el vacío, la nada. El problema es que esos momentos se van y vuelven. Los drogadictos, llegan a ese estado con facilidad. De ahí la popularidad de la droga –lo rápida que es para generar ese estado de vacuidad, de vacío-. También los ejercicios agotadores, los ritmos musicales, y de palabras, pueden llevar a esa nada, donde sólo está el ver, ser testigo sin tener consciencia de serlo.

8. La ilusión tiene su propia realidad. Pero la verdad también la tiene. Por eso, la verdad tiene muchos enemigos pero, no pueden hacer nada contra ella.

9. J Eddy. El problema de la vida no es el de tu vecino. El problema de tu vida eres tú mismo. Por eso, tú -nosotros-hemos de empezar por cada uno, hemos de empezar por nuestra casa a poner orden. ¿Qué sentido tiene que te diga que no eres puntual, si yo también lo soy? Por eso, el problema soy yo y todo lo que haga con vida. Y luego, como todo está unido eso de una manera o de otra llega a los demás.

Pero no hacemos eso, queremos cambiar lo exterior, lo de afuera, sin atender ni comprender lo interior. Por eso, cuando uno comprende realmente cómo es, cómo somos -pues todos somos básicamente iguales psicológicamente-, todo cambia. Hay comprensión y uno sabe qué lugar realmente tiene en el mundo que le toca vivir. Y entonces, es cuando podemos hablar de revolución, porque uno la ha empezado a hacer él mismo dentro de sí.

10. Si el ‘yo’ de Toni desaparece, ¿qué queda? Si el ‘yo’ -tu ‘yo’- desaparece, ¿dónde está Fernando el que le gusta tanto rizar el rizo y se hace bucles mentales? ¿No te das cuenta que siempre estás dando vueltas en el círculo, donde habéis caído tú y los que te siguen, hablando sin parar de ideas y teorías que no tienen ningún valor, pues no se atienen a la realidad? Y la realidad es, aparte de comer y beber, vivir sin conflicto para que no haya crueldad ni violencia, indolencia ante las muertes de hambre, y la miseria que eso es, para que no haya guerras y sus lanzamientos de bombas que destrozan a los seres humanos y todo lo que tiene vida, y nos ayuda a poder vivir.

11. «Diga lo que diga, será siempre más allá de mis palabras. No hagáis caso a mis palabras. Escuche con silencio, que permite que las palabras surjan».

Pero para ir más allá de las palabras, uno tiene que ver cómo opera y funciona el pensamiento. Porque si digo que no hagas caso de lo que digo, y tú lo aceptas sin comprenderlo, ¿qué sentido tiene? Por eso, conocerse uno realmente como es, es conocer a todos, al resto de la humanidad. Y entonces, uno no depende de nadie: ni de maestro o salvador, ni de libro alguno con sus ideas, teorías, relatos y supersticiones.

Colaboraciones, 03-02-2013

1. No se trata de intentar hacer. Se trata de actuar. Si tocas un cazo de cocina que quema tu mano al tocarlo, ¿qué sucede, apartas la mano, no? Pero, ahí en ese instante no había nadie que apartaba la mano, ha sido una acción total, donde el ‘yo’, Fernando, no estaba presente. Ahora el reto es: ¿Podemos vivir con esa intensidad, con esa totalidad en el vivir, donde no hay un fragmento que se separe de la totalidad, haciendo que la energía no llega en su máxima expresión posible?

2. “Nuestros cuerpos son nuestros jardines y nuestra voluntad el jardinero. Tú eres tu jardinero”.

Para llegar ahí donde Shakespeare estaba, uno tiene que estar más allá de la belleza convencional, de la moda de cada momento. Pues, las mujeres gordas, rollizas, eran consideradas bellas –eróticas-, hace cien años. Y ahora es al revés, son las delgadas el objeto del deseo tanto sexual, como comercial, como reclamo  publicitario –lo que demuestre la importancia y el interés que generan-.

3. Lo que más nos enseña, lo que más nos despierta la inteligencia, es tener un contacto directo con el mundo real, con la experiencia directa. Una vez ha visto en primera persona cómo funciona el mundo, es decir cómo funciona el pensamiento, ya no hay secretos ni mentiras que desvelar. Porque, uno ha entrado en el interior del dolor. Y el dolor, es el motor que nos hace que hagamos algo para ir más allá de él.

4. Ese es el problema, Jahaziel, que el ambiente inconscientemente te afecta tu percepción -el lugar, las personas con quien estés, el condicionamiento cultural-. Cuando uno va a un sitio, o con alguna persona, que transmiten libertad, uno no puede resistirse a experimentar esa libertad.

5. Lo que realmente está sucediendo, es que la vida es como un río  donde todo él es una unidad. Y nos hemos separado de esa unidad, al dividirnos internamente. Por tanto, es a esa división interna a la que hay que comprender. Porque si no nos comprendamos real mente cómo somos, cómo funcionamos, seguiremos divididos generando conflictos, confusión, desorden. Es decir, más violencia y más guerra, más sufrimiento y más dolor.

6. Gracias, Narayan, por ofrecer esta información tan valiosa.

7. La mente es como cualquier cosa material, que responde a lo que le llegan, los estímulos o lo que le afecta. De igual manera que el agua clara, si le pones un tinte rojo se enrojece, o la calientas demasiado, quema, o si la viertes se escampa y se dispersa por la superficie del suelo, la mente está sujeta a ese mismo paradigma de la realidad. Si quitas, si vas más allá, de lo que genera y provoca esos efectos, estos efectos desaparecerán. El efecto es generado por algo concreto. Así que si quitamos eso que hace florecer, no es posible que florezca.

No se trata de lo que digamos que experimentamos, dicen los otros, etc., se trata de atenerse a la realidad, que no es la tuya ni la mía, si no lo que es.

8. Querer transformar el pasado y el presente, cuando estamos en una situación de tensión, no es posible. Porque el futuro no se puede arreglar ahora ni el pasado -que está muerto- tampoco.

9. Sólo cuando tocamos el fondo, o estamos en la cumbre, con el pico de tensión, que entonces todo cambia. Relajándose la tensión y llegando el confort.

10. He leído tus opiniones y comentarios en la entrevista que se publicó ayer en el diario…, respecto a los problemas para resolver la crisis económica, qué la provocó, etc. Gracias.

11. Las proyecciones de cara el futuro tienen poca validez, pues nadie sabe lo que el futuro nos puede deparar. Lo más seguro para los economistas, y vuestros vaticinios, sería que informarais a las autoridades, a los empresarios, a los economistas, a los banqueros, a los que se dedican a la enseñanza -catedráticos, profesores, etc.-, que incidieran, que pusieran toda la energía en educar para que no hayan comportamientos deshonestos. Pues un comportamiento deshonesto, genera desorden, genera indolencia y desinterés ante los problemas, los retos que llegan. Y cada reto, es algo nuevo que hay que entender y responder también de una manera nueva.

Por tanto, si la respuesta a un nuevo reto, ya sea un nuevo mercado, una consolidación de una tendencia que genera beneficios, o una nueva crisis, si uno está libre de indolencia -indiferencia-, tendrá la energía necesaria para afrontar ese nueva situación, inesperada, perturbadora. Porque, es el ser humano y la manera cómo vive, el que determina las crisis y sus soluciones. Por eso, es precisa una nueva manera de vivir en que el egoísmo, la indiferencia, la absoluta falta de honestidad, no sea algo cotidiano y normal. Si no una perversión, algo indigno. Donde ese mismo acto de ver la nocividad de estos comportamientos, generadores de desorden y confusión, sea la acción que nos libere de la indignidad de hacer daño a otros a sabiendas.

12. La iluminación permanente, ¿eso qué es? ¿Quién dice que se está iluminado o no se está? La vanidad, la ignorancia, es muy atrevida.

¿Quién sabe, Cullen, si tú tienes amor -la iluminación sin amor no puede ser- o no lo tienes? Eso el único que lo sabe eres tú.

13. Sí que podemos saber lo que es el mido, hablando sobre él con quien sea. Y podemos hacerlo partiendo del miedo, investigándolo, acercándonos a él, mirarlo cara a cara. Y tal vez, veríamos que el miedo es un estado -una ola mental- transitorio, como puede ser la experimentación de placer.

El mismo hecho de rechazar el querer investigar el miedo, ya podemos ver en realidad lo qué el miedo es, el poder que puede tener para bloquear, paralizar, dividirnos.

Precisamente, esta mañana he participado en un diálogo sobre los fantasmas. Y al contestar a alguien que había tenido experiencias con ellos involuntariamente –él dice que es escéptico-, sucedió delante de su familia, uno percibió todo lo que es el miedo, erizándose mis pelos del cuerpo, cargado de esa energía negativa, oscura, de miedo. Y he tenido que descartarlo lo antes posible. Eran las cuatro de la madrugada y el silencio era total y la soledad absoluta. Gracias Gopi.

14. ¿No podemos dialogar, hablar, comunicarnos nuestras intenciones, lo que necesitamos? ¿Por qué queremos destruir al que considero mi enemigo? Si tú, J Eddy, trabajas y un día llega un compañero nuevo, sea quien sea, habrás de relacionarte adecuadamente para poder funcionar también adecuadamente. Puedes decir que es esto o aquello, que es un carca, un facha, un engolado, feo y cretino, pero el hecho es que él está ahí ha llegado para quedarse. ¿Comprendes de qué estamos hablando? Y eso podría también pasarte a ti, cuando vas a un sitio donde hay personas, que rechazan tu aspecto, creen que eres de ideas diferentes a ellos, porque tienen perjuicios y prejuicios. Todos nos molestamos a todos, la vida es así. La diferencia está en que unos saben gestionar los problemas, las situaciones delicadas y comprometidas, y otros no lo saben. Y tienen que recurrir al enfrentamiento, a la contienda, a la violencia. Por eso, se dice si quieres la paz, por qué haces la guerra. Y la guerra está aquí muy cerca, está entre nosotros.

Colaboraciones, 04-02-2013

1. Pero, Cullen, lo que alguien presenta como amor, para otro es algo insignificante. Alguien puede dar su coche y parecer muy valioso, pero otro lo ve como algo nimio muy superficial. Los que van a la guerra, a matar y a que los maten, dicen que lo hacen por amor. ¿Entiendes dónde estamos?

Lo que dices de la presencia del ser interior, que es un estado de unión con todo, eso también es amor. Pero, ¿eso dura siempre, a todas horas, o viene y se va?

2. Vicky. ¿Puedo acercarme a ti, aunque no esté enamorado de ti? ¿Por qué no? Empecemos y a ver qué pasa.

3. Eso es una ilusión, Joan, no es lo real, la realidad. ¿Tú no estás fragmentado como todos? A ver cómo llegas a hacer realidad eso de: ‘Nunca hubo un fragmento separado de la totalidad’.

4. Ya nos estamos comunicando, J Eddy. ¿Por qué, nos tienen que agredir si nosotros no les hacemos ni queremos hacerles ningún daño? Solamente queremos hablar, informarles de que podrían ir las cosas de otra manera diferentes si cambiaran el paradigma de destruir al que creen que es el contrario. Y, si no pueden cambiar, no pasa nada. Pues donde hay esfuerzo, con su brutalidad y su crueldad, no puede haber amor.

5. Mírate dentro de ti y verás la – tu- división, el –tu- fragmento. ¿No ves que todas las mentes están unidas? Nada más que haya una fragmentada, también lo están todas. El hecho es el fragmento, la división. Eso es tan evidente. ¿Puede alguien que no esté dividido hacer daño a otro, por placer, por avaricia, codicia, vanidad?

6. Si todo es un sueño, una alucinación, un delirio, ¿por qué no haces lo que te dé la gana? Y aunque vayas a prisión, como todo es un sueño, no te importará. Y cuando te duela algo o enfermes, no te cuides ni te cures, porque todo es un sueño e ilusión.

El sueño, para que sea verdadero, no una trampa o treta de la mente, se tiene que vivir al cien por cien en todo. Y, entonces es cuando se descubre la falsedad, la ilusión de decir que todo es una ilusión, que todo es un sueño. Lo que existe es el dolor, la división, la guerra y las bombas -que pararía si te echaran una bomba en tui edificio, ¿sería un sueño?-, el hambre, la vejez, la violencia y su crueldad, con algunos momentos de alegría y felicidad.

7. Solamente existe la inseguridad total y absoluta. Si no lo vemos hasta la misma raíz, siempre creeremos que hemos sido traicionados, abandonados, engañados. Pero, es el río de la realidad que está pasando con sus maneras incontrolables.

8. ¿Podemos, tú y yo ayudarnos mutuamente, sin ser ninguno el dueño del otro, sin ninguno ser el esclavo del otro? Uno no tiene que perder, pero tampoco tiene que ganar. Por tanto, nadie gana ni nadie pierde, hay empatía -un empate-. No hacemos eso. Siempre queremos ganar, aplastar, vencer al otro, eso se ve en el deporte, en las competiciones, etc. Y toda esa absurda vanidad, es la que nos divide, nos humilla, nos genera agravios y rencores, nos enfrenta, nos generara el conflicto, la violencia y la guerra.

9. Sin querer defender a nadie, ¿hay alguien que no haya ni sea tan estúpido para creer en ilusiones: sectas, grupos políticos, ideas y teorías, etc. Mira la corrupción: igual de corruptos son los de derechas, que los de izquierda, los dos son guerreros. Cuando llegan al poder, ellos se las arreglan para usar la violencia y hacer la guerra -que es la mayor corrupción-. El problema, Ernesto, está dentro de nosotros. Y siempre tendremos enemigos, personas que no compartan nuestra manera de ver la y encarar la realidad. Eso es un hecho. Pero quedarse con una parte, diciendo que es la peor -o, la mejor-, eso es racismo, eso es crueldad, un agravio, que no genera más que desorden, confusión, conflictos y enfrentamientos, violencia.

10. Tan negativo es decir que hay esperanza, como que no la hay. Es lo mismo que decir que no hay absolutamente nada de amor, como decir que todo es amor. Existe algo, que la mente no puede atrapar, que tal vez resuelva los problemas que parecen insolubles. Y eso solamente lo tiene que descubrir cada uno.

11. Las normas, aunque algunos las vean como algo caprichoso o molesto, existen. El cuerpo dicta sus normas implacables. La autoridad dice por dónde hay que circular por las carreteras y la ciudad, existen los horarios para embarcarse en el avión o el tren.

Por eso, si uno comprende las normas, y las leyes, no son una molestia. Si no la celebración del orden. Y el orden es amor.

12. Y, ¿tú qué dices, Kenneth? Porque si no te liberas de JK, nunca serás como él: ¿libre, desacondicionado, iluminado, o vulgar y corriente como todos?

13. ¿No crees que te has dejado a todos los demás? ¿Existe la no corrupción, o es otra ilusión más, como creer en la no violencia?

14. Aún hay más todavía, porque siempre ha sido así. Y ahora también lo es a otro nivel. Entonces, el pasado ya está muerto y cada uno tiene el que tiene. Ahora vayamos al presente, ¿queremos nosotros repetir todas esas barbaridades? Pues, si no las queremos repetir, habrá que empezar a demostrarlo con el comportamiento que tengamos en n nuestra vida cotidiana. ¿Si no, qué sentido tienes todo eso de hablar y hablar de lo mejor, de lo que fue, si ahora nosotros hacemos lo mismo? Pues, para vivir como vivimos, hemos de explotar a los pobres campesinos que venden sus frutos y hortalizas con precios de miseria para que todos ganen menos ellos. También hemos de explotar a los que nos hacen el pan, los zapateros, los limpiadores de las calles, los albañiles, etc.,  que cobran una miseria de sueldo. Y así, todo ves,  es una repetición. Y solo tú puedes ir más allá de esa explotación, siendo legal, honesto, compasivo, no corrupto ni inmoral.

Pero, eso ya es otra cosa. Porque, eso significa ser sencillo, asumir nuestra precariedad, nuestra inmoralidad y corrupción. Y a eso es a lo que no queremos enfrentarnos, queremos culpar a los otros de todos nuestros males. Ya que es lo más cómodo y lo más superficial. Pero, no nos engañemos, el hecho de vivir genera y quiere decir hacer daño a alguien, porque hay que comer. Y comer quiere decir matar a un ser viviente. Y desde ahí va subiendo hasta llegar a matar a seres humanos, explotándolos, maltratándolos, siendo indolente e insensibles con ellos, con su sufrimiento y dolor.

Colaboraciones, 05-02-2013

1. J Eddy, ¿qué importa lo que sucedió ayer con un vecino tuyo, la esposa, tu amigo? Hoy, ahora, tienes que vivir. Y para vivir no hay que tener ni división ni conflictos. De lo contrario nos convertimos en las mismas fieras rabiosas que han hecho tantas y tantas barbaridades. Entonces, ¿qué harás, seguirás mirando al pasado, amargándote, devorándote tú mismo, por algo que ya no tiene solución pues ya es el pasado, o encararás el presente con una mente nueva, fresca, ágil, sin amargura y así dar el afecto y el cariño a los que se relacionan contigo cuando vas por la calle, en el trabajo, componado alimentos, etc.? Esa es tu decisión. Luego no des la culpa solamente a los otros de todo lo que ocurre: de la maldad, de crueldad, de la explotación, etc., fruto todo ello de la división y la fragmentación interna, que cree que solo yo –uno- soy lo importante.

2. Wise,  yo puedo insultarte y eso tiene sus efectos, queramos o no, y eso dicta la norma y la ley para que eso no se repita. O sea, que el orden, las normas, son tanto para lo material como para lo psicológico. Porque el paradigma de acción y reacción a un nivel imperceptible o inconsciente funciona, opera. Y si funciona y opera, habrá división y conflicto. Por tanto, es preciso la existencia de señalización de que yo te estoy haciendo algún daño, de lo contrario te podría destruir, quitarte la vida.

3. Todavía no has captado de qué se trata. Cuando alguien renuncia a algo para no generar más conflicto, desorden y violencia, puede perder muchas cosas, puede que hasta la vida, pero eso que más da. Si tú quieres ser culto, te has de ilustrar leyendo, investigando, hablando como lo hacemos ahora, etc. Y eso tiene sus molestias, pero es preciso, sino no tendrías cultura y serías una persona superficial, etc. Pues, cuando uno renuncia, eso trae sus consecuencias, que van asumidas en el mismo acto de renunciar.

4. Eso es lo que hacen los guerreros, los que hacen las revoluciones sanguinarias, los que se lanzan al combate a matar y que los maten, saben que les puede ocurrir lo peor pero ellos lo asumen. No lo estoy justificando ni aprobando, no estoy en contra de ello, solamente lo estoy describiendo.

5. Así que si uno opta por renunciar para no generar más violencia, sus problemas y complicaciones, ¿dónde está el problema?

6. «Un mendigo puede ser más apegado a su cuenco de mendigo que un rey de su reino». 

Pero, si realmente está desapegado dejará de ser rey, renunciara a esa inmoralidad de heredar ser el dueño de las personas: sus sirvientes, sus ministros, sus guardias y militares, sus oficinistas y burócratas, cualquier ciudadano. Y si dice que él no es el dueño, entonces ya no es rey. Que diga que él no es el rey de nadie. Y viva en paz, lejos de la política y las intrigas de palacio, la corte.

7. Todos los problemas están dentro de nosotros. Por tanto, la solución está dentro de nosotros. Y lo que hay dentro, de una manera o de otra, va a salir a fuera, al exterior, creando nuestra personalidad, la sociedad y el mundo en que vivimos.

8. Hans. Nuestros deberes mundanos, ¿incluyen los crueles y violentos, robar, ser corrupto e inmoral, hacer lo que nos dé la gana, ser indolente e insensible al dolor de los demás, a la terrible pobreza y miseria que tortura primero y luego mata de hambre? Esto tiene que quedar claro. Sabemos que eso no se puede solucionar, pero uno tiene que hacer todo lo necesario para que eso, que es causa de sufrimiento y dolor, no sea una realidad: vivir con austeridad, no siendo indolentes, sin derrochar ni hacer un mal uso de los alimentos y todo lo que necesitamos para sobrevivir.

9. Si uno es libre, no tiene miedo. Y entonces llegue quien llegue, sea quien sea, no habrá ningún problema. Porque el vacío de la mente, al ser libre, hace que se viva en lo eternamente nuevo, sin recuerdos ni contrastes ni nada que cotejar.

10. Si todo eso que dices, Wise, está muy claro. Pero, ¿y los que no llegan ahí? ¿Y cuándo no tenemos esa lucidez ni inteligencia, para tener esa gracia que nos pone más allá del insulto o la adulación? Entonces, en esos momentos de desorden y confusión, es cuando hace falta la información, la señalización, que al final es un intento de poner orden. No sé si tienes hijos, ¿ellos funcionan sin normas? ¿Es eso posible para un niño pequeño, que es caprichoso y todo lo que ve lo quiere, ya sea una tijera o cuchillo, o asomarse a una ventana subido a una silla?

11. Voy a hacer unas cuantas preguntas para ver que tal estás de liberado: ¿Cuánto dinero tienes en los bancos? ¿Cuántas casas tienes? ¿Cuántos coches tienes? ¿En qué te gastas el dinero? No me digas que estás más allá de esas preguntas y que tú haces lo que te da la gana, Porque, eso sería tanto como estar sembrando tu vida de indolencia, de indiferencia, ante los retos que hay en la vida. Y eso, si no ya, va a traerte malas consecuencias, como les sucede a los egoístas ricos, que necesitan policías, guardaespaldas, militares, armas de fuego, altos muros y cierres complicados, para poder vivir.

No estoy en contra de eso ni a favor, solamente te estoy informando señalando la dirección hacia dónde vas.

12. Pero no ves que tú no puedes pasar de escribir a la misma hora todos los días, ¿quién es el que escribe? Aunque alucines y te quieras auto convencer, es Fernando el administrador de este grupo que se cree tan intelectual, con tanta vanidad, que se adhieren a nombres raros hindúes, etc. No puedes negarlo. Podrás decir como dicen los asesinos guerreros que ellos no asesinan, y toda clase de tonterías, etc. Pero vives en un delirio. Lo que se llama vulgarmente: estás colgado. O, puede que seas como los nazis, en la Alemania de los años treinta y cuarenta del pasado siglo.

13. Pues si no eres nada, con la nada no se puede hablar. Así que la charla se acabó.

14. Nicolás, para conocerte a ti, o a Fernando, o a quién sea, solamente tengo que conocerme yo. Lo hemos dicho muchas veces: porque todos somos básicamente iguales en lo esencial psicológicamente. Yo necesito seguridad física, los otros también, necesito respeto, afecto, necesito un buen ambiente, limpio para vivir, y también lo necesitan los demás. Necesito relacionarme, sentir la vida y su belleza, junto a la miseria que va con ella, los otros también.

15. Señor, yo no quiero ser un tronco a la deriva. Lo siento por ustedes que son fatalistas. Son como un montón de fachas, indolentes y crueles.

16. No te quites el muerto de encima, pues no te lo puedes quitar, Nicolás. Ya que, el observador es lo observado. Yo soy tú y tú eres yo. Eso es tan evidente. Pero si quieres jugar, busca a otro que entre en tu juego del blablablá.

Colaboraciones, 05-02-2013

1. He leído tu entrevista de ayer. Gracias.

Los profesores -catedráticos- como tú de ética, y todo los demás profesores, deberíais de informar, que la sociedad donde vivimos tiene su base y sostén en la competitividad, en ganar, vencer. Todo se consigue compitiendo: un empleo, una pareja, un campeonato deportivo, etc. Y, luego al que lo consigue, se le encumbra, ensalza, es puesto como modelo. Por lo que, lo que impera es la vanidad de lograr, lo que sea. Pero eso que conseguimos compitiendo, genera división, brutalidad, crueldad.

Y como no queremos tener una mala imagen nuestra -mala conciencia-, hemos blanqueado, hecho que esa brutalidad y crueldad sea bien vista, como algo normal, natural, a base de ruido, exhibicionismo y vanidad, toda la maldad que hemos generado.

Pero eso que parece tan sencillo -el que los profesores informen de lo negativo de competir, ya que provoca corrupción e inmoralidad- se complica porque ellos lo tienen que vivir en cada acto de sus vidas. Y ahí es donde estamos estancados. Por lo que la solución de ese problema de la inmoralidad, la competitividad, se vuelve a su vez en otro problema. Porque al ver que no podemos ser honestos, no corruptos, etc., nos deja impotentes y frustrados, nos hace cínicos y buscadores del placer para huir de nosotros mismos.

Los cristianos y los comunistas, les pasa lo mismo, exigen a los demás que sean honestos, sin codicia ni avaricia, sin deseos materiales egoístas. Y como eso no puede ser, viven con el sentimiento de que son hipócritas mundanos, burgueses capitalistas.

Eso es debido porque somos superficiales, no hemos profundizado en la raíz de los problemas Y la raíz de los problemas está dentro de cada uno, que el mismo lo tiene que ver, comprender, resolver.

Con afecto y con cariño.

No sé a qué te refieres sobre esa historia de Jhavé, conozco poco sobre ese nombre.

2. Hay algunos que dicen que el mundo material es una ilusión. Y por tanto, el cuerpo también es un invento de esa ilusión. Pero, ¿qué hacemos del dolor al darnos un golpe cuando tropezamos? ¿Qué hacemos con los que se están muriendo ahora de hambre, con los que están ahora siendo torturados, tratados con toda la crueldad posible?

El hecho es que existe el dolor nuestro y el de los demás. Y que cada uno para vivir ha de hacer algún daño. Pero, ahí está la diferencia, siendo consciente de ese daño que provoco, intento que sea el mínimo. Y para ello he de comprender el deseo, cómo opera, dónde está la parte falsa de él.

3. La cuestión es: ¿Cómo te liberas del dolor?

4. «Todo lo que comprende o percibe no es real, no es usted’.

No es usted, pero está ahí. Esa es la locura en que vivís.

5. Tu actitud es como el que está más allá del bien y del mal. Pero siempre cayendo la balanza a tu favor, por egoísmo. Pues hay algunos que están más allá del bien y del mal, pero entregan su energía y su vida intentando ayudar a los demás.

6. El problema no es que a las cosas complicadas les llamemos infantiles. Los infantiles, son los que les dan vueltas sin parar, cuando el mundo está ardiendo de asesinatos, de violaciones, de millones de personas que mueren de hambre.

7. Eso es como si delante de nosotros, por la acera de la calle, una persona cayera al suelo y no hiciéramos nada, diciendo que ese que ha caído es una ilusión. Eso cómo lo calificaríamos, ¿de locos, chiflados, semidementes, sonados?

8. No pararás, pero seguro que estás más aislado, y preso del grupo pseudo espiritual, que al final no podrás ni salir a la calle. Porque huirán de ti, te verán como una persona perturbada, enferma mentalmente, como los drogadictos.

9. No tienes huida ni salida ni te puedes quedar. No sé la edad que tienes, pero si no cambias tus delirios, puede que acabes  en manos de psiquiatras, en una institución para enfermos mentales.

10. Si te afecta lo que digo, es que tú ‘yo’ está enrabiado, está operando.

11. No se trata de cinismo sino de locura, los estoy tratando y niegan el cuerpo y la realidad, justificando todas las estupideces, diciendo que todo es una ilusión. Lo malo es que se creen los más intelectuales. Pero también que están realmente mal. Parece que se han dado cuenta que están en un hoyo; y algunos ni lo saben. Y si lo saben, dicen que les gusta. Creo que todo eso es esnobismo y sobra de dinero, comida y ropa. Están ociosos.

12. Estábamos en el corazón del invierno, no por los días que ya iban creciendo en luz, donde se notaba al amanecer y al atardecer. Sino por el frío que ya se había metido en todo: en las paredes, en las calles, en el agua, en el cuerpo. Los días eran claros y llenos de luz, sin ninguna nube que ocultara al sol, pero el frío era el dueño del lugar, obligando a todos a abrigarse el cuerpo con ropa adecuada –abrigos, chaquetones, bufandas, guantes, botas, gorras y gorros-. Los animales, parecían estar al margen del frío. Pues ellos, siempre van en el mismo abrigo. Un gato, blanco con una mancha negra difuminada, tenía la suciedad que dejan los coches y sus humos. Estaba sucio por estar por la calle confiadamente.

Hay gatos que son ciudadanos como las personas, se han adapto y arreglado para vivir en las calles. Ahora había en cuanto apenas, pero hace unos años cuando había solares y descampados, los había en abundancia. Algunos, durante la noche, los coches los atropellaban y mataban. Y a la mañana temprano se les veía en medio de la calle, inertes y con el rigor de la muerte. Ya no eran gatos, eran otra cosa. La muerte acaba con todo. Solamente tenemos el consuelo que todos han pasado por ahí y todos vamos a pasar. A los animales la muerte no les importa, nada saben de ella. Por eso, no la temen ni les importa el futuro. Viven cada instante plenamente, como si vivieran sin tiempo –que es así en realidad-. Su vitalidad está toda enfocada a la supervivencia y la reproducción, son esclavos de eso. Y por eso dan la vida en luchas, disputas del territorio, en defender el derecho de aparearse con las hembras que ellos, cada uno, creen suyas.

Los hombres hacemos lo mismo, pero más refinadamente, más civilizadamente. Pero las pulsiones vitales son las mismas: tenemos que comer, defender el poquito espacio que tenemos, también nos creemos que hay personas que sexualmente son para nosotros.

No hay manera de vivir de manera diferente a cómo lo hacemos, pues el cuerpo es el que impone su autoridad. Solamente la diferencia es que nosotros podemos ser menos crueles, menos obedientes a las pulsiones corporales. Por eso, los astros nos inclinan pero nos arrodillan.

Colaboraciones, 06-02-2013

1. La patología que tenemos es el dolor, el malestar, que nos divide, nos pone agresivos, burlones, Y el próximo paso es el insulto, y la violencia, el querer destruir al que piensa diferente. ¿Dónde está esa nada y ese vacío que decís en el que vivís? Sí que está ahí, como siempre está pero no participáis de él. Por tanto, estás convirtiéndoos en fieras sin frenos, con un montón de palabras y palabras que no hacen más que acrecentar esa patología.

2. Es muy sencillo. Cuando uno se está ahogando, porque no sabe o n o puede nadar, el más inculto, el más desgraciado nos puede salvar. Por eso, la arrogancia, la petulancia y la vanidad, van contra la vida. Eso demuestra que nadie es más que nadie, porque cada uno tiene su lugar, que hace posible el milagro de la vida. ¿Puede alguien sin participar de esos milagros, que se suceden a cada segundo que pasa, tener vida, seguir con vida?

3. Y si no intentas ayudar sigues siendo la misma fiera salvaje que el animal que llevamos dentro sin ningún freno. ¿Cómo vas a poder vivir sin comprender y gestionar esa fiera salvaje que está ahí a todas horas con nosotros? Puede matar a tu esposa, a tu hijo, a tu compañero de trabajo, atropellar a alguien con el coche, porque según vosotros no tiene cuerpo. Y eso, ¿dónde os lleva?

4. Tantas veces que te lo he dicho, lo vuelvo a repetir: tú, Fernando, es Toni. Y Toni, es Fernando. El observador es lo observado. Cuando lo ves no hay nadie que pueda esconderse. Porque todo lo que tú eres y piensas, tus deseos, también es lo que me pasa a mí. Por eso, querer abstraerse de los demás como pretendéis, diciendo que no tenéis ‘yo’ ni cuerpo, no es posible, porque los demás no lo ven ni piensan como vosotros. Y como la mente es solamente una, mientras haya una dividida todas las demás han de participar de esa división. Así está la cosa de complicada, aparentemente. ¿Qué hay que hacer? Primero darse cuenta, comprendiendo el pensamiento. Y luego vivir con eso -por desagradable que sea, para no dividirnos de esa realidad. Y si no hay división, no hay conflicto. Y la ausencia de conflicto -de división- es cuando puede florecer el amor.

5. Esa foto y lo trajeados que van, nos dice lo paradójica y complicada que puede ser la vida. En un momento parecer un rey y al segundo siguiente ser un ser humano desprovisto de todo. Por eso, los seguidores pueden pasar de la adoración al odio también en unos segundos, dependiendo de la frustración que el maestro, el líder, les genere.

6. Señora Radha. Conozco a personas que han ido en coche y creían que iban volando. Hay algunas personas, que solas o en grupo, ven aparecer a la virgen o un santo en un árbol o por el cielo que va hacia ellos, dicen que les hablan, lloran por los pecados del mundo, etc. Y eso, ¿es cierto o no lo es? Los que dicen que sí que es cierto, están en su derecho de decirlo, pero los que no creen en eso también lo pueden negar. La prueba definitiva de que algo es cierto o no, son los problemas que nos desencadena creer en algo. Si nos deja divididos, en conflicto, lo que sea, es que eso no es verdadero, sino falso y negativo. Por lo que si lo vemos de verdad, hay que descartarlo, si es que uno no quiere seguir viviendo en división y conflicto y todos los problemas que ello genera. Finalmente si vemos claramente, en ese ver va la misma acción sin esfuerzo ni complicación, pues es tanto como ver un peligro, un alto acantilado a nuestros pies. Donde uno si es cuerdo y lúcido, ha de apartarse.

7. «Tu vida puede ser un lío imperfecto, pero es un lío imperfecto que es perfectamente divino».

Cada cual, lo que es y cómo es, tiene un propósito y su causa. Como la causa primera nosotros no la hemos creado, es la responsabilidad y el criterio de lo que ha hecho toda la vida. Por eso, todo tiene su sentido, ya sea oculto o manifiesto.

Es como el ordenador que cuando hace algo es porque ha recibido alguna orden. Él -el ordenador- no puede comprender por qué le dan las órdenes que le generan las situaciones.

8. Greg, eso que dices nos pasa a todos cuando nos preguntan cosas de nuestra manera de vivir. Pero, ante la extrañeza de los demás, solamente podemos decir: ‘Yo no soy esa imagen que  han creado de mí’.

9. No te parece que decir: que sigamos indagando creyendo que el problema está fuera de uno, eso es un atrevimiento por tu parte, Fernando. No. El problema y yo somos lo mismo. No existe el problema por una parte y yo por otra. Eso es el invento del ‘yo’. Por eso, sigamos con eso que dije hace unos días: si vamos por la calle y una persona mayor o impedida resbala y cae al suelo, ¿cuál será la respuesta, intelectualizarlo, discutir si ayudo yo o el que viene conmigo? ¿O ese ver, es lo que genera mi acción de ayudar a esa persona que ha caído al suelo?

10. Siempre ha sido así: el observador es lo observado. Pero uno tiene que señalar, informar, describir e inquirir. Creo que esa es la diferencia: tú no quieres inquirir, vives en la fe -como los católicos- y te aferras a ello, sin demostrar lo que dices. Dices que el cuerpo es una ilusión, pero eso no se puede demostrar. Cuando lo que nosotros decimos, es que si estamos divididos seguiremos sufriendo nosotros y todos los demás que se relacionan, o no, conmigo.

11. Ese es problema, Enghelbert, que esos delirios tan violentos y asesinos, matan. Mira lo que hizo el terrorista noruego en la isla de Utoya que mató a unas decenas él solo, simplemente porque le molestaban las ideas cosmopolitas de izquierda. Y él quería que todo fuera como hace cincuenta años, todo solamente para los noruegos. Sin enterarse que todo ser viviente quiere y necesita, si lo cree oportuno, libertad de movimiento para ir dónde más le conviene.

La cabeza es una herramienta, que puede ser muy favorable o muy desfavorable para la vida. Y como esa persona, ha habido y hay muchas con esas mismas intenciones de imponer un criterio particular, racista y cruel, sin libertad. Algo que ya han hecho otros y siempre sale mal.

12. El problema, y la solución, es que existe el infinito. Y digamos lo que digamos, tanto se puede negar, como afirmar infinitamente. Por eso, el respeto, el afecto y el cariñó, ser honesto, es tan importante porque en un momento todo lo que tenemos se va al suelo. Por eso, no creamos en nada, solamente vivamos. Y de la mejor manera como se vive es teniendo un buena relación con los demás.

13. La crisis es implacable con algunas personas. Ha venido una mujer, que vive a las afueras en una caravana. No tiene ninguna paga ni ingreso, no puede poner gasolina a su coche, vive de la caridad, lo que le dan en los centros donde reparten comida, ropa, etc. No puede cargar el móvil de cobertura. Toda su vida es un reto extremo. Pero no se la veía agobiada ni preocupada. Sólo se quejaba que no podía ducharse y de que en los centros dan pocos alimentos y ninguna carne para comer. Uno le dijo que la carne y el pescado, si no están en conserva, se deterioran rápidamente y, tal vez, por eso no la tienen allí. También se le dijo que pidiera carne en conserva, en latas, al igual como las hay para el pescado.

Colaboraciones, 07-02-2013

1. El amor es lo más peligroso, porque les estamos diciendo a los otros, que ellos, son deshonestos y corruptos. Pues el amor, no tiene nada que ver con deshonestidad ni corrupción alguna. Es decir, el amor hace de espejo para que nos veamos tal cual somos. Y como algunos no quieren verse tal cual somos, entonces lo quieres romper y destruir.

2. El problema de todos estos procesos, es que se requiere del tiempo. Y el tiempo como proceso, nos divide entre eso que somos y lo que queremos, o vamos a ser. Los que niegan la realidad del cuerpo, saben que eso no puede ser, porque si lo pudiera ser, lo serían ahora. Y como el cuerpo siempre está ahí, se dedican a girar en el círculo cerrado del absurdo, de auto convencerse -autosugestionarse- de que el cuerpo no existe. Por lo que viven divididos, en corrupción, en conflicto.

Por eso, todo lo que digamos, como proyección, ha de ser ahora: el amor, es ahora; la honestidad, ha de ser ahora; la no corrupción, es en este momento; la comprensión de lo que significa la no violencia, es ahora. De lo contrario, si implicamos el tiempo y su proceso, se coinvierte en una proyección, en un deseo, una ilusión, que dice: con el tiempo llegaré a ser mejor, llegaré a ser no violento ni corrupto, tendré amor, seré honesto, sin vanidad, limpio. Pero ese momento nunca llega, porque seguimos divididos, al no ver la ilusión ni la falsedad del tiempo psicológico.

3. “Toni si el espejo está roto, ¿qué puede reflejar? Dejar de pensar y de hablar te acerca a la Verdad”.

Roberto. No solamente el espejo está roto, es que no ha de existir. ¿Para qué queremos contrastarnos, mirarnos en los demás, si ellos son como nosotros? Por eso, es a uno, y lo que hay dentro, a lo que hay que atender. Y, ¿qué es lo que somos sino división y conflicto, entre lo que quiero y lo que me gustaría que fuera? Pero como eso que quiero que fuera no llega, hago de ello una proyección, un problema, por lo que vivo en conflicto y cada vez más aislado, auto convenciéndome, sugestionándome de eso que quiero, cosa que nos saca de la realidad, de lo que es, y hace que me convierta  en un medio demente.

4. “Lo no-Manifestado no tiene contenido, solamente es la  única presencia”.

La vacuidad mental, es el estado de máxima vulnerabilidad, pero es donde no existe ni la división ni el conflicto. Solamente hay amor.

5. La vida siempre es gratitud: si pierdo un dedo, suerte de no haber perdidos dos, si pierdo unos días la salud, suerte de que sólo fueron unos días. Todo lo que tenemos y nos es dado a cada instante, es motivo de gratitud. Porque todo siempre podría o puede ser peor de lo que es, de lo que somos y tenemos, de lo que nos llega o no nos llega.

6. Con los debidos respetos, Néstor, eso que te pasa es que tienes miedo de perder lo que tienes o lo que no tienes. Mezclado con sexo. Y la imposibilidad del sexo de satisfacer lo que necesitas, que no se puede satisfacer de ninguna de las maneras. Porque lo que queremos es un invento mental, no realizable en la vida real y cotidiana. Aunque siempre queda el recurso de intentarlo.

7. Greg. Por eso lo que se dice, no es lo real. Lo que se narra no es lo narrado. Es sólo uno el que tiene que descubrir dónde está la verdad, ya sea en la esposa, el vecino, el político o el periodista. Y para ello, solamente hemos de conocernos a nosotros mismos. Porque el observador, tú, eres como yo.

8. Mientras no veamos que la vida es la inseguridad total y absoluta en todos los ámbitos, viviremos en la ilusión de querer eliminar o prolongar lo que nos molesta o nos agrada. Y eso es el camino de la ignorancia que nos lleva al sufrimiento de querer y no poder.

He leído tu entrevista en el diario…, del 5-2-2013.

9. Gracias por los comentarios y las informaciones.

 Hay algo que algunas personas como tú, israelitas, repiten incansablemente, cada vez que hablan como tu lo has hecho en una entrevista, ya sea en un diario, magazine, televisión, radio, etc. ¿Por qué queréis recordar algo que hace casi cien años que ocurrió, dando vida a todos esos demonios que siempre salen en esos relatos de crueldad y horror? Dicen que, quien quiere hacer las cuentas del pasado, busca pleitos. Y los pleitos no nos interesan a nadie. Porque, si miramos en un microscopio pueden surgir cosas que no nos gustaría enterarnos ni ver.

Tú que eres escritor, un especialista de relatar los hechos, sabes que con los hechos se pueden hacer muchas interpretaciones. Solamente hace falta la presión del poder, del establishment, para cambiar los hechos y acomodarlos a lo que más convenga. Por ejemplo, cuando Colón llegó a América, los que lo investigan y hablan de ello, unos dicen que fue una invasión por parte de la corona de España, violenta y cruel, con su genocidio, sus violaciones, robos y matanzas en masa. Pero, hay otros autores escritores que dicen, que Colón lo que hizo fue el descubrimiento de América, donde llevó la cristiandad, el orden, la cultura, etc.

¿Nos estamos comunicando, Etgar? Por eso, en los últimos tiempos donde todo se airea, difunde y se habla con más facilidad -en Internet, etc.-, las autoridades políticas españolas no quieren hablar de ello, porque empiezan a avergonzarse.

10. Gracias, señores, por vuestra paciencia y devoción a lo que hacen.

11. Ya hacía tiempo que no veía una imagen tan real y conmovedora. Y es que como te dije hace un año, no saben dónde se han puesto, ni dónde están. Pues, el poder perturba y altera la mente.

En el fondo siento el dolor, tanto el que provocan a los demás, como el dolor que ellos deberán estar pasando. Muchas gracias, Pep, por el envío.

12. Fernando, eso que tú dices ya ha quedado claro -el pensamiento es el problema y eso no se puede cambiar-. Ahora estamos en que la posibilidad de que el pensamiento desparezca está en que ese mismo mirar, ver, implique la acción. Es decir que el ver y la acción sean los mismo. Por eso la atención total, es la acción verdadera.

Colaboraciones, 07-02-2013

1. Es muy sencillo, Fernando, tú vives en una casa que hay ocho personas viviendo contigo. Seis se quedan en el paro, no cobran subsidio de desempleo, dos están enfermos y necesitan atención y ayuda, alimento, aseo, afecto, consuelo, hablar, etc. ¿Qué harás tú explicarles que la teoría Advaitia, que dice que el cuerpo no existe y que todo es una ilusión?

Por tanto, les dices dejadme en paz y tranquilo que yo voy a atender a mis asuntos personales. Y como todo es una ilusión no es preocupéis que pronto pasará, cuando la mente comprenda que el cuerpo y la enfermedad es un invento de ella. Leeros este libro que lo explica todo.

¿Te das cuenta dónde estás?

2. Si quieres que la solución sea realmente válida, la solución a tus problemas, la tienes que encontrar tú.

3. Sí que eres ciego e insensible, que no te enteras de los que les sucede a los que están sufriendo por todas las desgracias que les ocurren, sea porque están en un sitio donde se lanzan bombas y se asesina, como el que es explotado por otro cruelmente. También te he dicho ya, que parecéis fascistas o nazis. El mundo es nuestra casa, Fernando, donde todos sufrimos.

4. Si no fueras tan cruel y despiadado, Nicolás, no hablarías ni dirías esas tonterías que dices, te divertirías ayudando a los demás, serías feliz sintiendo compasión, empatía, sentirías el gozo de la vida en todo lo que harías.

¿Ya te molestan los adjetivos y los sustantivos? ¿O es que también te identificas con el nacionalismo judío, por la raza, etc.?

5. Sí, Wim, es cierto que hice clic, pero sin pensar que era él, sino alguien nuevo. Quise volver atrás pero ya no se pudo. Por mi parte lo puedes expulsar si quieres. Quiero decir que no me opondría. Pues está como siempre en su paroxismo activista. Lo siento.

6. Aitor eso que dices es otra tontería. Tú eres negro, otro es blanco y eso desencadena unos retos que solamente ellos pueden ver y resolver, en el sentido de no hacer caso a la raza ni al color de la piel, etc. Y eso que resuelve ese complejo de ser blanco o negro, es el mismo que tiene una prostituta, un judío, un comunista, un ateo o creyente, un militar o terrorista, una mujer con todas las desventajas ante un hombre. El problema es de comprensión del brutal que es brutal y de la víctima que es la víctima, del viejo que es viejo, el joven que es joven. Y uno tiene que gestionarse las situaciones para no complicarlo más, para no generar más problemas

La fatalidad no es total ni definitiva, salvo para la muerte. Y tú, Aitor, puedes ser puntual o no, puedes ser aseado o no. Puedes ser respetuoso o no. A los otros, a los que están medio asalvajados, dejémoslos fuera. Pero tú y los que hablan conmigo, tenéis la capacidad de revertir esa pretendida fatalidad que veis.

7. Entonces un asesino que te asalte y te viole a la fuerza y te torture, eso ¿cómo lo encaramos: fatalidad, te lo merecías, un error del violador, como todo es una ilusión? Menos ante la muerte podemos hacer alguna cosa, que parece pequeña e insignificante pero no lo es. Porque si eres compasivo, tienes amor, eso genera una ola al cabo de un tiempo afecto, etc. Y como consecuencia llega la inteligencia que es lo que genera la sabiduría y la inteligencia. Sin amor puedes ir al otro lado del universo, volar con tu cuerpo, vivir bajo tierra, pero todo eso no tiene ningún valor verdadero. Con amor, todo funciona mejor. Lo diré vulgarmente: carga a gusto no pesa.

Finalmente, esos cambios en tu personalidad, Nicolás, denotan lo mal que estás. Porque esa irritabilidad hacia las personas, es lo contrario, lo que hace falta para que todo tenga sentido: las buenas relaciones entre los que convivimos. Lee los diarios, ve las noticias y verás que los que peor van son los que tienen unas malas relaciones con los demás: dictadores, tiranos, gánster, personas que siempre quieren ganar,  cuando les sobra de todo por todas partes. Eso es así porque les falta el amor. El que tiene amor no quiere hacer ningún daño a nadie.

8. Fernando, vamos a aclararlo: uno es el mundo. Y el mundo es uno. No existo yo por mi parte y el mundo por la suya. Pero insisto, hay algo que sí que podemos hacer. Lo diré de esta manera: Los astros inclinan pero no arrodillan.

9. Ah, amigo de ti no me fío ni un milímetro. No me cuentes tus historias que las conozco todas, Porque, insisto otra vez: el observador es lo observado. La diferencia está en la sensibilidad de cada cual: tú me insultas y te quedas tan tranquilo. Yo tengo la suerte que siento la energía como me llega, pero no insulto. Y si pasamos a la violencia, tú podrías agredirme. Yo solamente te miraría extrañamente, sorprendido, confuso.

10. Es que lo compiláis todo, cuando es tan sencillo. Vamos por la acera y vemos una piel de plátano en el suelo justo por donde pasan las personas. ¿Qué haré? Con el pie o en la mano se lleva bajo el bordillo de la acera, o la acerco junto a la pared del edificio. Ya no hay nada más que hacer. ¿Vosotros hacéis eso, empezáis con eso? Lo dudo, pues estáis tan obsesionados con las palabras que estáis aturdidos, insensibles, secos.

11. Todo lo que hagamos solo modificará el mundo que es uno y el mundo en su totalidad. Si echamos un cubo de agua desde un barco en el mar. El agua del mar y la del cubo se unen una a la otra, se influencian y quedan como un todo. Un momento, Fernando, no saltes con palabras atente a eso, goza de verlo en lo macro y en lo micro. Pues eso mismo sucede con lo que tú me dices y yo te digo. Luego la fatalidad se ha roto, se ha quebrado, ya no existe en esta situación.

Te llega un vecino y te dice que hay otro que se miran mal, te dice que quiere partirle la cara un día de estos. Lo que tú le digas va a ser cabal, capital, casi seguro decisivo. Si le dices que tal vez hay otra manera de solucionar los problemas, que a ti te ocurre lo mismo con otras personas pero que cuando las ves por la escalera o al subir al ascensor las saludas sin resentimiento ni queriendo que eso vaya a más, al contrario quieres la paz. ¿Eso no es mejor, no hace más efecto, que la fatalidad, el decir que todo está ya decidido por dios sabe quién, por pereza e indolencia, por la ansiedad que llevamos? Yo digo que sí que hace un efecto balsámico, pacífico, conciliador, generador de gozo y alegría interna.

Colaboraciones, 08-02-2013         

1.Si no quieres decir amor, di ayudar, ser cariñoso, no huir de los menos afortunados, no mirarlos como apestosos, no hacer una élite de ignorantes, vanidosos, creyéndose la élite del pueblucho que es lo que son los países que decimos que son nuestros. Lee entre líneas y no persigas las palabras porque te obsesionarás con ellas. Interpreta lo que quiere decir lo que recibes, en su conjunto. Y no mirar como un examinador que va a aprobar o suspender un examen. Es algo muy serio, la manera tan seria,  la manera tan arrogante de actuar que tenéis. Recuerda que uno está encima de la montaña y pregunta, ¿dónde está la montaña?

2. El mundo está mal orientado, los más mundanos son los que mandan, crean leyes y las ejecutan. Y los sensibles, que no quieren la corrupción ni la inmoralidad, esos no quieren mandar. Por lo que la situación es delicada y peligrosa. Aunque siempre está dentro del orden de la vida, del universo.

3. OK. –De acuerdo-. Es eso que has expresado, J Eddy.         

4. Sé que Jehová es un nombre que se le da a dios y que lo usan los cristianos. No sé nada más de ese nombre, como sí sé de Jesús, Buda, Mahoma, Confucio, etc. Todos dicen lo mismo básicamente, cada uno a su manera.

5. “Usted sería sabio para liberarse del egoísmo antes de morir”.

Eso quién lo sabe. Sólo sabemos que vamos a morir, tarde o pronto. Lo demás, como el morir, no está en nuestras manos. Sólo podemos ver la realidad y responder a sus retos adecuadamente: veo un caracol, si puedo no lo piso ni aplasto. Lo que venga después, nadie lo sabe.

6. “El pensamiento vivo y despierto, está siempre aprendiendo. Y si lo tuyo –lo que dices-  no es tuyo, significa que estás muerto”.

Si lo que decimos y repetimos no lo hacemos como si fuera nuestro –porque lo hemos comprendido-, entonces nos convertimos en repetidores, como si fuéramos cotorras, loritos.

7. Gracias por informar, sobre las mentiras, el mentir, Radha.      

Aunque el mentir, no se puede evitar. Porque la mente no es tu mente, sino que es la mente de la que participamos todos. Por tanto, la mentira, el mentir, es una distracción. Pero, ¿puede uno estar atento siempre a todo? No lo podemos. Por tanto, cuando me doy cuenta que estoy inatento, es cuando vuelve a estar atento. Uno puede dejar de mentir si no tiene miedo. Pero volvemos a la mente de la que participamos todos, la mente siempre tiene miedo de morir, del dolor, de perder, etc. Pero hemos de vivir con ello. E ir más allá de ello.

8. ¿Qué quieres decir con que no sea redundante? ¿Desnudar más los escritos? Entonces, parecerán twists, raquíticos y superficiales.

9. Las únicas referencias que tengo sobre Jehová, son de cuando vinieron unos Testigos de Jehová a casa a visitarme.

10. «La gente que vive y piensa habitualmente son los muertos vivientes».

Pues, tú tan devoto y seguidor de JK, serás otro muerto viviente. Acláralo y te aclararás.

11. El pasado es para darle una mirada -para los historiadores, o para personas que lo necesitan para relatar y alterar algo para su propia conveniencia-. Pero si lo llevas cargado del cuello, entonces estás acabado. Pues el pasado está muerto, es un lastre inservible, que nos divide y enfrenta. Lo importante es el presente, el ahora. Y en el ahora no hay ni historia ni futuro que alcanzar. Solamente está el roto para responderlo.

12. Carlos Kris. Eso que has descrito de que todo tiene vida en sí, es cierto -animales, plantas, y también el agua, las piedras, la tierra que pisamos, etc.-. Por tanto, todo tiene vida -un mueble, una escoba, una cuchara-, y uno tiene que ser respetuoso con todo.

Respecto de que los que comen vegetales -los vegetarianos-, también les hacen daño, eso es cierto. Pero no pierdas la brújula ni el norte, porque nunca será como sacrificar animales, dónde hay una carnicería para poder comérselo. Con toda la confusión que genera todo su proceso: cultivar la tierra para crear la comida para que se alimenten, tenerlos en granjas, con el estiércol que generan, tener mataderos, las carnicerías, y los transportes con toda la polución que generan. Por supuesto, que los vegetales también tienen su proceso destructivo. Pero, para que lo veas claramente, no es lo mismo ensuciar un poco el agua como contaminarla toda. O no es lo mismo reñirte verbalmente, que darte golpes violentos en tu cuerpo. Por eso, antes te he dicho, que es muy importante el ver todo el vasto panorama, ver hacia dónde vamos y qué es lo que estamos haciendo.

Finalmente, está el motivo de no querer sacrificar animales ni participar de todo eso: la compasión y el amor hacia ellos.

13. ¿Qué puede salir de esas personas tan corruptas e inmorales, que generan la anarquía y el desorden con tal de contentar a sus clientes ignorantes, aunque sea torturando y asesinando a los toros por placer y diversión? Son salvajes y crueles, subdesarrollados mentalmente.

Si son incapaces de percibir por su insensibilidad, la tortura y asesinato violento de un animal, que es tan evidente, ¿qué pueden ofrecer a las personas que no sea más crueldad, robos y corrupción en todos los ámbitos? Luego se quejan de que los odian, que no les dejan vivir, que los acosan. Pero, ¿habrá algo más repugnante que maltratar y torturar a un animal, matarlo violentamente, decir que eso es cultura, para ensalzar el nacionalismo centralista español y contentar a los que mandan y lo dirigen?

14. El lugar en el universo está cuando vas más allá de tu división y tu conflicto. No porque encuentres algún lugar seguro, paradisíaco, o porque creemos tener la verdad. Sino porque dentro de ti está la paz y la armonía, donde no hay amigo ni enemigo, donde no hay un lugar más bonito que otro.

Colaboraciones, 09-02-2013

1. J Eddy, si alguien me insulta ahora, ¿por qué no puedo morir a ello en este mismo momento que sucede? Si no paso de ese insulto, entonces eso que sucedió -el pasado-, es lo que se interpone en la relación entre yo y el otro. Y así es como vivimos. Porque queremos ganar, triunfar, destrozar al otro. Y de esa manera, como no se puede vencer a nadie del todo -aunque lo eliminemos siempre quedan los parientes, los amigos, los que lo conocían, que quieren vengarse-, siempre estamos viviendo con miedo, enfrentados, en conflicto.

2. He leído tu entrevista de ayer. Creo que es un poco exagerado lo que dices. Porque, de una manera o de otra tenemos que morir. Ahora mismo con el cierre de establecimientos sanitarios y los problemas para acceder a ellos, los problemas a la hora de comprar los medicamentos, el desempleo, etc., ¿cuántos han muero y morirán sin que salgan en ninguna estadística? Pues nada, al que le toque morir, morirá.

Eso no quiere decir, que no haya que informar que como tú dices: ‘Los ricos -y los que no lo son- mueren por exceso de atención médica -in gesta de medicamentos’. Gracias.

3. Lo que quiero decir, es que cuando vamos muy acelerados -otra distracción, porque es un error- no podemos atender los requerimientos del ego, del ‘yo’, que es el que miente, tanto por miedo, o por deseo de satisfacernos de algo. Por eso, cuando estamos muy atentos a todo, uno tiene más capacidad de decir sí, cuando es si; y decir no, cuando es no; tenemos más capacidad para ver los movimientos de la mente.

4. Lo que tú, Enghelbert decías, es que como siempre no podemos estar en la atención óptima, pues es entonces cuando el ‘yo’ aparece y va a su bola, a su aire, y es cuando miente y falsea la realidad. Si estuviéramos siempre en atención, no tenderíamos miedo, ni deseos que nos hacen mentir.

5. Todo, sólo, se trata de percepción. ¿De dónde viene la percepción? Eso no lo sabemos, porque sería llegar al principio del origen de la vida -y eso no es posible porque el infinito nos lo impide, ya que no hay principio-. Por tanto, la percepción no tiene que estar distorsionada, por dogmas ni dependencias. Y esa percepción es sin saber quién observa, pero sí que se percibe lo que sucede, donde nada podemos hacer para intervenir o no intervenir.

Pero el problema está en que esa percepción tan total, viene y no se queda para siempre, sino que llega caprichosamente y también se va de la misma manera. Hay otra circunstancia: ¿por qué a unos les viene y a otros no, a unos les viene quedándose más tiempo que a otros?

6. No está tan claro, Fernando. Los que han sufrido mucho y han visto mucho los bordes de la mente, siguen siendo violentos. Lo que quiere decir que el dolor solamente no puede facilitar el que llegue esa plenitud en la percepción. Ha de haber algo, que lo desencadene que está más allá de nuestro control.

7. El enteógeno o la mezcalina pueden llevarnos ahí. Pero cuando se acaba el efecto, eso desaparece.

8. Se trata de la energía que se pueda aportar. Cuando el cerebro -el pensamiento- tiene mucha energía, va tan rápido que desaparece su invento, que es el ‘yo’. Pero, al no poder continuar con esa energía que lo hace indivisible, vuelve a dividirse y a operar el ‘yo’. Y esa es nuestra vida. Buscando ir más allá de ese ‘yo’, mediante el canto, los rezos, los ejercicios extenuantes, no comer, viajar, etc., depender de alguien anulándose. Pero todo eso sigue siendo pasajero, va y vuelve.

9. Las religiones se inventan por el miedo que tenemos al no comprender la vida ni todo lo que la envuelve, incluida la muerte.

10. Quiero decirte, si es que no lo sabías, que en la Alemania de la Segunda Guerra Mundial, muchos testigos de Jehová fueron fusilados por negarse a empuñar un arma para ir a la guerra.

11. Es como los anteriores, pero adaptado al presente. Es decir, para el imperio ahora toca este. Y es lo mejor para que siga siendo el imperio.

12. Gracias, por la información. Qué es básicamente lo mismo, pero desde el otro lado. Yo tengo la razón, tú no la tienes. Así que vamos a dominaros, obligaros, a destruiros. Tan viejo como la humanidad.

13. He leído tu entrevista en el diario…, de ayer. Gracias.

Todo es una repetición del mismo paradigma de egoísmo, de corrupción. No solo el imperio británico robó en los países que invadió y dominó, cada cual hace lo mismo si puede. Y lo mismo sucede con los inventos que ahora nos llegan -Internet y sur variadas formas y modalidades-. Eso también les sucedería a los que inventaron la escritura, habría unos que se sentirían perjudicados, pero otros beneficiados. Los conservadores egoístas, que tantos hay en las monarquías y reinos, se pondrían temerosos por ver que sus corrupciones, mentiras y prebendas, podrían estar escritas y ser una prueba contra ellos. Pero, a su vez, también algunos poderosos verían las ventajas burocráticas que la escritura comportaba. Y si hay dinero que ganar, todo lo que se anteponga es barrido como en un sunami.

Así que Internet y todo lo digital, como genera dinero, al acelerarlo todo más, pues se quedará entre nosotros, como la luz, los telégrafos, los coches, los aviones, la radio, los teléfonos, la televisión, los móviles y sus múltiples aplicaciones.

14. Tenemos un problema, que es de falta de inteligencia, cuando negamos o afirmamos algo rotundamente, entrando en conflicto con los otros. Por eso, como todo no lo podemos saber, decir que sí o que no, es el error que genera la ausencia de inteligencia. ¿Se puede comprender el infinito? No, lo podemos. Pues, si no podemos entender el infinito, no podemos saber todo.

Uno puede estar el resto de su vida, negando algo. Y otro también, pasarse el resto de su vida afirmando lo que otros niegan. Por lo que todo es una especulación, una pérdida de tiempo, una ilusión y entretenimiento.

Colaboraciones, 10-02-2013

1. Todos los problemas que tenemos, son debidos a la división. Pues, al estar divididos el que está operando es el ‘yo’ y sus problemas. Que es todo lo contrario de estar consciente pasivamente, que es cuando hemos ido más allá, al comprender lo que es la división y el ‘yo’.

2. He leído tu entrevista de hoy en el diario… Gracias.

No se puede saber, es un misterio, cuándo un grupo de personas respondan violentamente contra algo que les irrita, los desprecia, los humilla, les hace sufrir en todos los ámbitos de su vida. Teóricamente, la respuesta obedece a una provocación que haga daño. Pero saber el límite que podamos soportar, es algo que no podemos controlar ni manejar.

Porque si se rebasa ese límite que lleva a la violencia, entonces todo se puede complicar. O no. Pues, en realidad sabemos poco sobre las últimas causas que dan lugar al estallido de la violencia, su continuidad o no. Después, cuando ya ha ocurrido, se ve todo con su lógica matemática -que puede fallar en el ámbito psicológico-. Pero antes del estallido no hay manera de anticiparlo.

Esa prueba la puedes hacer contigo mismo, Joachim. Porque nosotros, todos tenemos las mismas reacciones ante los mismos retos. Todo depende de cómo estemos internamente. Y del reto que nos envíen, nos llega. Y la respuesta está determinada por muchos factores que no podemos controlar: agotamiento mental o físico, los respaldos y apoyos que recibimos o contamos con ellos, la intensidad del agravio y la agresión, y lo que tenemos que exponer, etc.

3. Hay algo que también es determinante: el dolor es algo que no se puede medir, para el que lo observa o analiza. Porque, lo que uno no resista, otro sí que lo puede resistir. Creo que eso está claro. Un europeo, si los africanos nos trataran brutalmente, pronto nos sublevaríamos. Pues ellos, son mucho más duros y fuertes que nosotros, y nos aplicarían la dureza que se aplican entre ellos. Por tanto, la experiencia del dolor es relativa. Cuando más desarrollados económicamente, más ricos somos, también somos más débiles para poder soportar los reveses, las complicaciones, los sufrimientos físicos.

4. He leído tu entrevista de hoy en el diario… Gracias.

Cuando dices, a la pregunta, ¿Cómo es usted como madre?: ‘Muy rigorosa y exigente. Estoy convencida de que internamente los hijos nos reclaman que les pongamos límites, los necesitan’, eso es una opinión. Porque la necesidad de libertad es tan poderosa que tendemos a hacer lo que más necesitamos paras sentirnos libres.

Los niños, los hijos, son como nosotros los mayores. Entonces, para comprender a nuestros hijos, solamente nos hemos de comprender realmente a nosotros mismos. Esto es así de maravilloso, porque de esta manera no nos dividiremos de ellos, pues sabremos en cada momento y situación, lo que necesitan y cuáles son las pulsiones que les hacen actuar de una determinada manera.

5. Todos tenemos retos, que nos ponen a prueba, y los niños y jóvenes también. Y la rigurosidad, creo que no es una buena actitud ante la ternura de un niño. Porque, el problema de la relación no se arregla imponiendo ni hablando sin parar, dando órdenes, sino con la manera cómo vivimos. Ya que los padres, o las madres como es en tu caso, han de hablar con hechos, con lo que hacemos con cada reto que nos llega.

6. Si los padres, y las madres, quisieran de verdad a sus hijos, no aceptarían ni tolerarían esta corrupta sociedad. Que aunque los cuida, les da todo lo que necesitan, luego los echan a la guerra para que los maten. Ya que nuestra manera de vivir, genera la guerra.

7. He leído tu entrevista de hoy en el diario…   Gracias.

Lo que ha de venir, lo que nos tiene que pasar, no lo podemos saber. Sólo sabemos que moriremos. Por eso, si tú dices que no soportarías una relación determinada con una persona, y por tanto, otro que tiene esa misma relación, tiene que fracasar, eso es una superficialidad. Porque, cada cual tiene una capacidad y resistencia ante la vida, dentro de los límites que tiene cada cual.

Por eso, el que dice que sabe es que no sabe. Porque todo es infinito. Y para saberlo todo habíamos de ser, vivir en el infinito. Y para ello, deberíamos de dejar de ser la parte y convertirnos en el todo, lo total, lo eterno.

Respecto a la violencia, sucede lo mismo. ¿Quién es no violento totalmente? ¿Quién en esta sociedad, corrupta e inmoral, cruel y brutal, no genera violencia, cuando explotamos a los pobres, a los países más pobres? Esta sociedad que fabrica armas para asesinar en masa en las guerras, que las vende a sus amigos para que sean igual de asesinos que ellos. Que torturen y cambien los gobiernos, porque el que hay va contra sus riquezas y su mafia de amigos, que se enriquecen mediante toda clase de argucias e inmoralidades.

Por eso, dar toda la culpa de lo que sucede a uno solamente, y ponerse en un bando contra el otro, también es una superficialidad, que nos divide y provoca la violencia. La violencia, es miedo, es egoísmo, es lucha, la vanidad de querer siempre ganar y vencer. Y como eso siempre no puede ser, es cuando llega el conflicto con la realidad que no me gusta. E invento otra realidad, que sí que me gusta: la de la corrupción, la de los policías y los ejércitos. Que dan protección a los políticos y sus instituciones.

8. Cuando uno cuestiona lo fuertemente establecido,-como en el caso de Giordano Bruno donde no se le aceptaba la teoría- sobre los múltiples sistemas solares y sobre la infinitud del universo, no solo estaba la parte científica de la época. Sino que estaba todo el sistema cultural, psicológico, político y religioso.

Pues, cuando se cuestionó el viejo sistema, los que se creían que eran el centro incuestionable de todo –reyes, papas, aristócratas y poderosos- vieron en eso el peligro que era. Pues venía a decir que todos somos iguales, como los son las estrellas y los planetas, todo lo que existe en la naturaleza.

9. Mientras no comprendamos el miedo y el temor, que es el que nos divide internamente, ese mismo paradigma de defensa y ataque, que funciona desde hace un millón de años, seguirá en nosotros. Por eso, sin comprender cómo y de qué manera funcionan nuestros pensamientos, todo lo que inventemos y hagamos, creyendo que es tan importante, novedoso, aparentemente gratificante,  no será suficiente para erradicar el conflicto, la violencia y la guerra. Como lo demuestra este último millón de años, donde ni un solo día ha habido paz, sin violencia, en la tierra, es decir en la mente humana. Porque el miedo y el temor siempre han estado, y están, ahí. Y cada cosa que hemos hecho, ha sido para prepararnos para vencer eso que nos provoca el miedo –el otro, nuestro competidor, que vemos como el enemigo que es-, sin llegar a comprenderlo e ir más allá de él. Porque nosotros no nos comprendemos, de manera que en esa comprensión lleve consigo la verdadera acción, que genere orden, sin conflicto que es el miedo y el temor. Así que, de esa manera de ver, de esa comprensión, el ver y la acción sean la misma cosa, sean lo mismo.

Colaboraciones, 10-02-2013

1. Ese es el problema que tenemos: Queremos pero no podemos conseguir eso que querernos, deseamos. Por eso, todo nuestro sistema psicológico no es adecuado, pues no nos da la inteligencia para poder comprender que querer algo es no poder. Y sin querer nada, todo se consigue. Para eso, es precisa la comprensión de nuestro sistema de pensamiento. Ver claramente porque ese deseo de conseguir, si eso que consigamos nos deja en lo que no queríamos conseguir –pues es lo viejo, que ya conocernos, que se repite a lo largo de miles de años-.

2. Si la percepción es total, en la que el que percibe no es consciente, no hay división alguna con lo que sucede que estamos viendo, percibiendo. Pues el ‘yo’, que es tiempo no está ahí de ninguna de las maneras.

3. Seguimos con el miedo a lo nuevo. Y lo nuevo siempre es lo del otro, del que viene y nos lo lanza para que lo veamos. Y por eso, lo rechazamos, porque es darle protagonismo al otro -que es el competidor, el enemigo a vencer-, lo que quiere decir darle importancia, darle poder.

4. Si lo he entendido bien, lo que dicen Kiran y Nathan. Cuando decimos que el evento es antes de la percepción, eso lo vemos de esta manera, porque vuelve el pensamiento que dice: ‘Esto que extraordinario que ha sido, no había tiempo’. Pero en el mismo momento de participar del evento, no hay ni antes ni después. Si no volviera el pensamiento, con su ‘yo’, que se divide del evento, de lo que ha sucedido, seguiríamos participando de todo sin división alguna. Ahora bien, ¿es esto posible -que el ‘yo’ no vuelva a operar nunca-?

5. He leído tu entrevista de ayer en el diario… Gracias.

Si decimos que renovemos nuestros sueños, entonces estaremos dando vueltas en la superficialidad, en el absurdo. Porque, un sueño es una proyección, donde tengo que dirigir todas las energías, los deseos, dinero, etc. Y todo objetivo, por noble que parezca, nos exacerba el deseo. Y es cuando nos hacemos brutales, crueles, violentos, etc., para conseguir ese deseo, que no tiene otra realidad que una mera proyección mental.

Por eso, si un deseo persiste porque quiere un sueño, míralo, obsérvalo, sin querer modificarlo ni huir de él. Solo estate con él. Y así será de la manera que el deseo, sueño, etc., te contará su historia. Esto es diferente a lanzarte para conseguir tu sueño, que se convierta en una obsesión. Como les sucede a los que triunfan, que lo hacen a toda costa, pero que por donde pasan van sembrando de cadáveres, que vemos como obstáculos o nuestros enemigos, que se anteponen y obstruyen nuestro objetivo, convirtiendo la vida en una guerra de todos contra todos.

6. El sexo no es una tentación, es una necesidad, como el dormir, el comer, etc. Somos nosotros con nuestra estupidez, los que hemos hecho de él una adicción que se convierte en más necesidad. ¿Por qué de algo natural y necesario hemos creado una tentación? ¿Por qué del comer o de descansar, hemos hecho de ello un peligro?

Es porque no estamos bien que todo lo que hacemos y tocamos lo convertimos en un problema. Hemos hecho un problema del trabajo, del levantarme por la mañana, de las relaciones, un problema del dinero, del tiempo de ocio, de las vacaciones.

Y todo eso significa, que nuestras vidas se han convertido en un problema. Vivir es un problema, morir también lo es, el frio, el calor, en primavera o en otoño, seguimos teniendo problemas. De jóvenes o de viejos, seguimos haciendo un problema de ello, De ser hombre o de ser mujer, también hemos hecho un problema.

Así que miremos qué es lo que somos en realidad. Y no inventemos otra realidad que me gustaría que fuera. Porque si huimos de la realidad, lo que generemos serán más problemas. Porque la realidad, lo que es, no se puede cambiar. Hemos de sumir lo que somos y que no hay más.

7. Hans. ¿Cómo sabes que los santos, sabios y profetas viven sin sexo? ¿No te das cuenta que todos tenemos las mismas necesidades básicas? ¿No te das cuentas que conociéndote a ti, conoces a todos los demás, al resto de la humanidad? Por eso, santo que respira no vale. Porque todos los que pasamos por la tierra nadie puede ser santo, ya que tiene que hacer daño a alguien, quiera o no quiera.

8. Dios no quiere nada y sí que quiere. Por eso, es cada cual el que tiene que descubrir qué tiene que hacer en cada momento. Dios no habla ni deja de hablar, por eso no pongáis en la boca de él lo que no sabéis si lo dijo o no.

9. El que es auténtico, da igual que entre por la puerta pequeña, como por la puerta grande. Y el que no ha de ser para la espiritualidad, la libertad, etc., aunque entre por la mejor puerta o la peor no servirá.

10. Esa es la diferencia entre Oriente -los hindúes, etc.- y Occidente. Ambos creen en dios, pero los orientales lo ven en todo -son panteístas- y en todas partes. Los occidentales aunque dicen que dios es omnipresente, no lo viven de esa manera. Por eso, el sentimiento del bien y del mal, tan arraigado en Occidente, es difuminado e imperceptible en Oriente. Aunque los dos, caen igual en el fanatismo, la crueldad, la violencia. Porque, ambos caen a favor de una de las dos partes según les interese: ya sea lo que ellos consideran su bien o su mal.

11. El sí y el no, si son usados para el mal, lo cosa irá también mal. Pero si, el sí y el no, son usados para hacer las cosas adecuadamente, no importa decir sí como no. Pues son dos herramientas para comunicarnos y para poder gestionar nuestras maneras de vivir.

12. El pensamiento es útil para saber cómo me llamo. Pero, en lo psicológico no es fiable, pues él es una parte que no puede abarcar el todo.

13. El pensamiento no puede resolver los problemas, se complican más. El pensamiento está diseñado para resolverlos. Él los ve por todas partes.

14. El pensamiento es superficialidad, banalidad. Pero da mucho dinero. Por eso el mundo es tan corrupto e inmoral, indolente: vencer, vanidad.

Colaboraciones, 11-02-2013

1. La corrupción es el pensamiento operando. Necesita la vanidad del dinero y el poder. Pero como todo placer, trae al dolor y el sufrimiento.

2. Ser corrupto es una adicción, que por todos lados te incitan a serlo. Pero como la droga, lleva a un mundo que no es real. Y luego, al dolor.

3. Corrupción es cuando no hay sentimiento espiritual, falta de conocimiento psicológico. Los corruptos son personas subdesarrolladas mentales.

4. Corrupción es cuando no hay sentimiento espiritual ni conocimiento psicológico. Los corruptos son personas subdesarrolladas mentalmente.

5. Corrupción es hacer un daño a sabiendas. Hay que estar muy necesitado -con mono- de vanidad para consentirse ser corrupto y sus resultados.

6. ¿Puede desaparecer la vanidad? Solamente podemos ir más allá de ella. Pues no es nuestra vanidad, es la de toda la humanidad. Si comprenderla.

7. ¿La compasión es compatible con la corrupción? Puede ser corrupto por un acto compasivo. Los malos resultados llegarán con problemas.

8. El amor lo incluye y abarca todo. Pero las consecuencias de lo que hacemos también es el amor operando. El orden es implacable, es el amor.

9. Puedo comer y beber para acompañarte por amor. Pero, si ya he comido y bebido, el amor me dará un toque -dolor-. Es implacable, ineludible.

10. ¿Sin libertad qué es la vida? Es estar encerrado como un animal en un corral. Puede ser libre en ese corral. Pero la prueba es la felicidad.

11. Esperar ser libre es un error. Pues la libertad está aquí, ahora. Si quieres trabajar para ser libre, es que no comprendes la libertad.

12. El tiempo psicológico es un error. ¿Puedo decirte que mañana u otro día te respetaré, te amaré? Eso no tiene sentido. El fuego del amor es.

13. ¿Tú cómo sabes que dios a través de los hombres iluminados nos dejaron enseñanzas en los libros sagrados? Vuelves a opinar sobre dios y creo que eso es una vanidad, un atrevimiento. No crees que cada vez que alguien pronuncia la palabra dios, lo que es, etc., se debería de lavar la boca, porque se la ha ensuciado.

14. Si decimos que todo es mente, como si decimos que todo es físico y químico, eso no es la realidad. Pues tanto la mente como los fenómenos físicos -con el cuerpo- existen, cada uno tiene su papel.

La paz interior es la armonía, la comprensión de esa unidad indivisible.

15. Toda imaginación, es solo eso. Y todo lo que le sigue son especulaciones, delirios. La realidad es lo que es, nos guste o no. Y en la medida en que la comprendamos y vivamos va a llegar el orden. Y ese orden, que es el fin del conflicto, es amor.

16. Para que no exista el sí o el no, uno no tiene que tener cuerpo. O tiene que estar más allá de lo que él necesita. ¿Es eso posible? Teóricamente, idealmente, sí. Pero prácticamente, no es posible si queremos proseguir viviendo.

Y, una vez, solucionado lo de la materia, viene la moral. Si no tuviéramos cuerpo, seguiríamos haciéndonos daño. Es lo que sucede ahora en la actualidad: hay suficiente alimentos para alimentar a toda la humanidad –lo que es un avance material, científico, etc.-. Pero internamente seguimos igual de pobres y miserables como siempre: insensibles e indolentes, crueles, dispuestos a destruir y aniquilar a los demás de la manera que sea: matándolos de desesperación y de hambre.

Por lo que el problema no es si existe el cuerpo o no, sino de compasión y de amor –de moralidad-.

17. El más y más, que es una expresión del devenir, aunque nos agrande nuestra conciencia, no quiere decir que la comprendamos para así vivir adecuadamente.

18. La libertad es incuestionable. Y por eso hablar libremente, de manera que se puede mantener y continuar el diálogo -si uno quiere-, es preciso.

No has contestado a lo que te he dicho. Aunque temes libertad para no hacerlo, si así lo crees más adecuado.

19. El problema de la ciencia -como en todo- es que participa del infinito. Y por tanto, nunca hay una meta donde llegar. Por eso, el sabio no da importancia al tiempo como devenir, porque ve su falsedad. Ayer oí algo que me sorprendió: el problema de la penicilina, no es médico, sino demográfico –refiriéndose a lo que decía un médico cuando se descubrió e implantó ese medicamento-. Porque, como todo está unido e interconectado, una cosa condiciona a todas las demás. O las viejas cosas, condicionan de manera para que aparezcan las nuevas.

20. El vivir cotidiano, sin ser consciente de la unidad de todo, es negativo. Pero, la vida cotidiana, vivida como una manifestación de esa unidad, es el gozo del vivir. Es lo mismo que decir que todas las personas somos iguales, sin poder gozar de los negros, de los amarillos, de los bajos y los altos, de las mujeres y los hombres, etc.

Colaboraciones, 12-02-2013

1. Cuando más creemos en algo, más nos irritamos y dividimos con los que nos ponen el espejo para que nos veamos tal y como somos. A veces solamente con la sola presencia, el nombrar o recordar a alguien, ya nos genera conflicto y división. La religión por eso, es estar más allá de toda idea y teoría, de todo concepto, viviendo en el vacío, la nada. Pues es en ese vacío, donde puede florecer eso que llamamos amor –la no división ni el conflicto tanto interna como externamente-. Si no hay amor, ¿Qué sentido tiene la religión, para qué sirve? La religión no son los ritos, los preceptos y sanciones, formar parte de una secta aunque la integren millones de personas, no son las supersticiones e inventos acomodaticios y egoístas.

Cuando alguien que se denomina religioso, viste su hábito, etc., con sus maneras convencionales de bondad y suavidad, de educación y de respeto, y alguien lo cuestiona, es cuando nos damos cuenta de la falsedad de las palabras, los conceptos, las ideas. En realidad, son como los políticos: unos funcionarios de algo que han planificado y se tiene que llevar a término, para que pueda proseguir adelante. Y esa trama es la que se antepone al vacío, donde uno nada más es que un ser humano, desvalido y vulnerable ante toda la grandiosidad del universo.

Y esa visión de la vulnerabilidad, e incomprensión de todo lo que sucede, es lo que nos genera el miedo. Y del miedo –del dolor- es donde se genera la religión. Sin dolor, la vida no tendría el sentido que tiene, tal y como la conocemos, con sus fenómenos físicos y químicos que actúan en nosotros obligándonos a ceder, renunciar, o sufrir, la agonía y perecer.

Y esos dolores físicos son los que por la evolución, al desarrollarnos por medio de la repetición de las experiencias del sufrimiento, etc., durante millones de años, se han convertido también en psicológicos. Por tanto, todo es un proceso lógico y matemático. Primero, la vida, con el cuerpo. Después la conciencia de que tengo que eludir el dolor –cosa precisa para que pueda proseguir la vida, de lo contrario no podría ser: no huiríamos del fuego, no nos resguardaríamos de los animales, de los otros, que nos quieren devorar, destruir, etc.-. Y al final, que es donde estamos ahora, solucionar el dolor psicológico. Y el dolor psicológico –del alma-, es división y fragmentación interna. 

Por tanto, todo el problema de la religión consiste en cómo me liberaré de la división interna. Pues si existe la división, existe el conflicto, los problemas, las disputas, la violencia y la guerra. Y todo eso, es dolor y sufrimiento.

Ahora bien, como una persona religiosa convencional que eres, te preguntarás, ¿Y dios dónde queda, dónde está? Para qué queremos perder el tiempo con dios –si existe o no existe, si el mío es mejor que el tuyo, disputando por el nuestro, etc.-. Pues todo esto, la defensa, la especulación, genera división. Y si hay división, la religión no tiene sentido ni puede ser.

2. Gracias, la solución ha sido darle más volumen. Pero, si puedes por favor, explica lo que estaba diciendo esa persona.

3. Cuando nos damos cuenta que cualquier reacción, va a generar el mismo desorden que queremos evitar, es cuando uno no hace nada. Y en esa inacción, hay acción total, que es orden. El fin de la confusión y conflicto.

4. La realidad directa cuando llega, sólo es percepción. Pero el mundo material sigue continuando: cae la lluvia, sale el sol, los pájaros vuelan, los cuerpos sienten sus molestias, etc.

En ese estado de percepción total, todo es vivido como antes, pero yendo más allá de todo. Es decir, sin hacer problemas ni tener conflictos. Sólo ver, participar de ese ver.

5. Sí, ese monstruo que podemos ser -o que somos-, ya está descrito. Y ahora, ¿qué? ¿Habrá que hacer algo al respecto de ese monstruo que puede empezar a operar en cualquier momento? Porque no se trata de un niño revoltoso, sino de un loco adulto, que puede destruir toda la humanidad y la tierra. Y antes de eso –porque eso no llega en un instante- todo el dolor de las revueltas, la violencia y la guerra.

6. Hola Paty. He visto que no puedo publicar en el muro de ‘Huellas de la divinidad’. ¿Puedes informarme a que se debe, si es una avería temporal? Gracias.

7. Ya hace unos cuatro o cinco meses que dejé de ser administrados. Gracias, por la respuesta e información.

8. Paty. ¿Cómo has quedado con tus indagaciones respecto de que no pueda publicar como antes en ‘Huellas de la divinidad’? Gracias.

9. Fernando, ¿puedes explicar qué pretende Swami -maestro espiritual- Hanumat con sus explicaciones? Es que el audio es muy deficiente y no entiendo casi nada. Gracias.

10. Será lo mejor. Cuando lo subtitules, si te acuerdas, envíamelo. Gracias por todo, Fernando.

11. Gracias, la solución ha sido darle más volumen. Pero, si puedes por favor, explica lo que estaba diciendo esa persona.

12. Es verdad, Fernando, no sé cómo hablan, o es que el filtro del sonido es inadecuado. Pues entre lo que dice el conferenciante, y lo que dice la traductora, se genera un ambiente sonoro que no logro escuchar nítidamente. Sé de lo que habla, porque su imagen, etc., da entender quién es. Pero, los detalles y las descripciones personales, la manera de expresarlo, es algo que no puedo escuchar. O habría que estar repitiendo cada explicación o respuesta varias veces, yendo atrás en el video. Así que lo siento, pues no puedo escribir sobre lo que decía el Swami –maestro espiritual-.

13. Todo lo que queramos que hagan los otros, si uno no lo hace él mismo en cada acto de su vida, ¿eso qué sentido tiene todo? Y eso es en realidad, lo que hacemos, porque no comprendemos. No comprendemos cómo funciona nuestro pensamiento. Y por eso, tenemos una idea equivocada de lo que tiene que ser la vida, de cómo nos tenemos que comportar. Y por tanto, de lo que nos llega.

14. Gracias Daniel. Para saber cómo vivían los hombres hace trescientos mil años, no hay que estudiar mucho. Pues, el hombre siempre es el mismo, Pueden cambiar las costumbres a la hora de vestirse y acicalarse, llevar el pelo y la barba larga o cortada. Pero, internamente seguimos divididos, en conflicto con los demás, o la naturaleza.

Colaboraciones, 12-02-2013

1. Cuando más creemos en algo, más nos irritamos y dividimos con los que nos ponen el espejo para que nos veamos tal y como somos. A veces solamente con la sola presencia, el nombrar o recordar a alguien, ya nos genera conflicto y división. La religión por eso, es estar más allá de toda idea y teoría, de todo concepto, viviendo en el vacío, la nada. Pues es en ese vacío, donde puede florecer eso que llamamos amor –la no división ni el conflicto tanto interna como externamente-. Si no hay amor, ¿Qué sentido tiene la religión, para qué sirve? La religión no son los ritos, los preceptos y sanciones, formar parte de una secta aunque la integren millones de personas, no son las supersticiones e inventos acomodaticios y egoístas.

Cuando alguien que se denomina religioso, viste su hábito, etc., con sus maneras convencionales de bondad y suavidad, de educación y de respeto, y alguien lo cuestiona, es cuando nos damos cuenta de la falsedad de las palabras, los conceptos, las ideas. En realidad, son como los políticos: unos funcionarios de algo que han planificado y se tiene que llevar a término, para que pueda proseguir adelante. Y esa trama es la que se antepone al vacío, donde uno nada más es que un ser humano, desvalido y vulnerable ante toda la grandiosidad del universo.

Y esa visión de la vulnerabilidad, e incomprensión de todo lo que sucede, es lo que nos genera el miedo. Y del miedo –del dolor- es donde se genera la religión. Sin dolor, la vida no tendría el sentido que tiene, tal y como la conocemos, con sus fenómenos físicos y químicos que actúan en nosotros obligándonos a ceder, renunciar, o sufrir, la agonía y perecer.

Y esos dolores físicos son los que por la evolución, al desarrollarnos por medio de la repetición de las experiencias del sufrimiento, etc., durante millones de años, se han convertido también en psicológicos. Por tanto, todo es un proceso lógico y matemático. Primero, la vida, con el cuerpo. Después la conciencia de que tengo que eludir el dolor –cosa precisa para que pueda proseguir la vida, de lo contrario no podría ser: no huiríamos del fuego, no nos resguardaríamos de los animales, de los otros, que nos quieren devorar, destruir, etc.-. Y al final, que es donde estamos ahora, solucionar el dolor psicológico. Y el dolor psicológico –del alma-, es división y fragmentación interna. 

Por tanto, todo el problema de la religión consiste en cómo me liberaré de la división interna. Pues si existe la división, existe el conflicto, los problemas, las disputas, la violencia y la guerra. Y todo eso, es dolor y sufrimiento.

Ahora bien, como una persona religiosa convencional que eres, te preguntarás, ¿Y dios dónde queda, dónde está? Para qué queremos perder el tiempo con dios –si existe o no existe, si el mío es mejor que el tuyo, disputando por el nuestro, etc.-. Pues todo esto, la defensa, la especulación, genera división. Y si hay división, la religión no tiene sentido ni puede ser.

2. Gracias, la solución ha sido darle más volumen. Pero, si puedes por favor, explica lo que estaba diciendo esa persona.

3. Cuando nos damos cuenta que cualquier reacción, va a generar el mismo desorden que queremos evitar, es cuando uno no hace nada. Y en esa inacción, hay acción total, que es orden. El fin de la confusión y conflicto.

4. La realidad directa cuando llega, sólo es percepción. Pero el mundo material sigue continuando: cae la lluvia, sale el sol, los pájaros vuelan, los cuerpos sienten sus molestias, etc.

En ese estado de percepción total, todo es vivido como antes, pero yendo más allá de todo. Es decir, sin hacer problemas ni tener conflictos. Sólo ver, participar de ese ver.

5. Sí, ese monstruo que podemos ser -o que somos-, ya está descrito. Y ahora, ¿qué? ¿Habrá que hacer algo al respecto de ese monstruo que puede empezar a operar en cualquier momento? Porque no se trata de un niño revoltoso, sino de un loco adulto, que puede destruir toda la humanidad y la tierra. Y antes de eso –porque eso no llega en un instante- todo el dolor de las revueltas, la violencia y la guerra.

6. Hola Paty. He visto que no puedo publicar en el muro de ‘Huellas de la divinidad’. ¿Puedes informarme a que se debe, si es una avería temporal? Gracias.

7. Ya hace unos cuatro o cinco meses que dejé de ser administrados. Gracias, por la respuesta e información.

8. Paty. ¿Cómo has quedado con tus indagaciones respecto de que no pueda publicar como antes en ‘Huellas de la divinidad’? Gracias.

9. Fernando, ¿puedes explicar qué pretende Swami -maestro espiritual- Hanumat con sus explicaciones? Es que el audio es muy deficiente y no entiendo casi nada. Gracias.

10. Será lo mejor. Cuando lo subtitules, si te acuerdas, envíamelo. Gracias por todo, Fernando.

11. Gracias, la solución ha sido darle más volumen. Pero, si puedes por favor, explica lo que estaba diciendo esa persona.

12. Es verdad, Fernando, no sé cómo hablan, o es que el filtro del sonido es inadecuado. Pues entre lo que dice el conferenciante, y lo que dice la traductora, se genera un ambiente sonoro que no logro escuchar nítidamente. Sé de lo que habla, porque su imagen, etc., da entender quién es. Pero, los detalles y las descripciones personales, la manera de expresarlo, es algo que no puedo escuchar. O habría que estar repitiendo cada explicación o respuesta varias veces, yendo atrás en el video. Así que lo siento, pues no puedo escribir sobre lo que decía el Swami –maestro espiritual-.

13. Todo lo que queramos que hagan los otros, si uno no lo hace él mismo en cada acto de su vida, ¿eso qué sentido tiene todo? Y eso es en realidad, lo que hacemos, porque no comprendemos. No comprendemos cómo funciona nuestro pensamiento. Y por eso, tenemos una idea equivocada de lo que tiene que ser la vida, de cómo nos tenemos que comportar. Y por tanto, de lo que nos llega.

14. Gracias Daniel. Para saber cómo vivían los hombres hace trescientos mil años, no hay que estudiar mucho. Pues, el hombre siempre es el mismo, Pueden cambiar las costumbres a la hora de vestirse y acicalarse, llevar el pelo y la barba larga o cortada. Pero, internamente seguimos divididos, en conflicto con los demás, o la naturaleza.

Colaboraciones, 13-02-2013       

1. Y por eso, si me permites el símil, Patricia, la mente es como el estómago que según comamos, bebamos y nos alimentemos, eso va afectar a su estado. Creo que no hace falta enumerar las cosas dañinas para que estemos, más o menos, equilibrados. Porque eso mismo -decirlo y condicionar- sería ya algo nocivo. Pues, lo más sano es la total libertad para poder ver y mirar en todas direcciones. Para así, seguir siendo libres.

2. La conciencia, su contenido, que es el pensamiento, el evento que sucede y se observa, todo eso forma parte de la unidad. Y dentro de esa unidad hay una autonomía para que pueda proseguir el trascurrir de las alteraciones y los retos de la vida. Es decir, cuando uno está absorto, con atención total, parece que la memoria no exista. Pero sí que actúa para que pueda funcionar y operar lo que tiene que hacer para salvaguardar el cuerpo, la existencia. Cuando bajamos las escaleras, muchas veces sin mirar los escalones, el cuerpo y su memoria -el cerebro- saben lo que tienen que hacer, donde poner los pies.

Jose, gracias por tu clara puntualización. Vamos a ver si podemos verlo todo más claramente. El hombre es un animal, que va vestido y conduce toda clase de máquinas. Por tato, ¿qué es lo que quieren los animales? Solamente quieren subsistir y para ello, hacen todo lo que pueden sin ningún freno -salvo el del cuerpo: el cansancio, el ser inferior ante otro, etc.-. Ahora, algunos de esos animales -los primates-, se desarrolló y bajó de los árboles, se hizo cazador, luego agricultor y ganadero, hasta nuestros días.

Así que el animal está en cada uno de nosotros. Ahora bien, los animales no pueden romper la ley por voluntad propia -las leyes físicas y de su camada, especie, etc.-. Pero, los hombres sí que podemos salir e ir más allá de nuestro condicionamiento. Por ejemplo, hay personas que hacen del comer, como si fuera un gran evento: lo hablan antes, lo hablan cuando lo preparan, lo hablan mientras se lo comen y siguen después de comer, casi siempre hablando del placer del comer lo que a ellos les gusta. Pero, sin embargo, hay otros que se alimentan solamente para poder mantener el cuerpo saludable y en óptimas condiciones que puedan ser posibles.

De la misma manera, hay unos que viven para ganar, vencer, triunfar, viven en la vanidad y el exhibicionismo. Y es por eso que viven divididos. Entonces, la pregunta: ¿tú puedes cambiar, erradicando la raíz de la vanidad, el querer prevalecer, el dominar, el no morir ni ceder, que es lo que genera el conflicto? En definitiva, mientras no comprendamos cómo se genera la división interna y vayamos más allá de ese paradigma de vencedor, de indolencia e insensibilidad, las bombas seguirán cayendo sobre las ciudades. Seguirá habiendo moribundos, que morirán dentro de unos segundos u horas por falta de alimento y por egoísmo de los que no les importa nada los demás, sea que vivan en su misma casa, en su mismo bloque de apartamentos, en la misma calle o en la otra parte del mundo.

Por eso, pensar que con algún sistema filosófico, mental, político o religioso, uno va a vivir en paz, fuera del conflicto y la guerra, es una ilusión. Sin un ver de qué manera funciona la mente y su deseo, que es lo que genera la sensibilidad y la moralidad, todo lo que hagamos será lo mimos que cuando íbamos de caza por la pradera.

3. Dejé de ser administrador porque no quiero ningún poder a no ser que sea por un tiempo para poder ayudar a alguien. Y como vi que hay muchos administradores, salí. Y, entonces, si solamente pueden publicar los administradores, os habéis convertido en una junta dictatorial. Es decir, yo sí que puedo publicar, pero los demás -nadie- no lo pueden hacer. Creo que lo más adecuado es eliminar lo que otros publican inadecuadamente, Y expulsarlos del grupo si reinciden una y otra vez. Gracias, Paty, por la aclaración.

4. Enghelbert, el amor no existe ni puede existir, si es que lo vemos como no hacer daño a nadie ni a anda. Y como eso no es posible, es verdad que el amor es otro invento más que no tiene base alguna en el tiempo. Pero, sí en un momento dado se puede generar esa cosa tan rara que es el amor. Cuando tú renuncias por alguien, cedes para que otro no sea perjudicado, entonces eso también es amor. Aunque sea raquítico, porque no profundizamos en ello. El mismo hecho de dar unas monedas a alguien, que le falta un poco, para comprase el billete del tren o el autobús, también es un acto de amor.

Pero todo eso es aún más complicado: pongamos que les das de comer a los pájaros en tu terraza o tejado. Al sobrealimentarlos de la manera que lo hacemos los hombres, esos pájaros adquieren una fuerza, que ellos, tal vez, no la obtendrían por sí mismo. Y entonces, tienen más poder que los que no comen tanto como ellos, pueden aparearse antes, dominan más el territorio, etc. Y por tanto, sin darnos cuenta les estamos haciendo daño a los demás pájaros. ¿Ves lo complicado que puede ser todo?

Por eso, también digo y hago la  pregunta, ¿Puede existir realmente el amor? Y eso nos lleva a los que mueren de hambre, ¿hay que dejarlos que mueren en su agonía, aun sabiendo que ayudando a unos no lo hacemos con los otros, que también lo necesitan, ya que van a morir y por tanto generamos una diferencia entre unos y otros? ¿Es correcto dejarlos a su suerte sin ayudar a ninguno?

5. Las escusas que ha dado son las que no son perturbadoras. Pero hay hechos muy graves -corrupción, abusos sexuales, vaciamiento de las iglesias, los jóvenes que le dan las espalda, etc.-, que no dice nada de todo ello.

6. Pero cuando está en esa lista el segundo es por algo. Y él no la descarta ni se niega a hablar de esas superficialidades y banalidades, más propias de exhibicionista y vanidosos.

7. He leído tus respuestas y comentarios en la entrevista que ha publicado hoy el diario… Gracias.

Eso que hiciste tú de entrar y salir, lo hice yo también durante unos cuantos años. Tengo seis años más que tú. Pero no estaba en tu nivel. Lo mío aun probando de todo, no llegué a engancharme a nada, solamente a las personas con las que me juntaba, más bien a la manera cómo encaraban la vida, tan pasando de todo lo que oliera a poder, a injusticia, a los poderosos. Pero, ellos sí que estaban enganchados, porque no tenían nada, ni eran nada sin eso que los ponía bien, que los cohesionaba, los ponía justo en su punto de poder, para poder vivir a la manera que querían aunque hicieran toda clase de tonterías. Pero eran muy jóvenes. Y al joven todo se le permite, porque es guapo y gracioso, rico en vida, y todos quieren ser como él, quieren volver a ser joven. Pero, ya sabes: el que la hace la paga, porque alguien o una cosa u otra te lo va a cobrar.

Qué tengas suerte. Con afecto y con cariño.

8. Para qué venimos acá, no lo sabremos. Sólo sabemos que estamos y que sentimos dolor. Y la causa del dolor es la división interna. Y cómo nos liberamos de ese dolor, es realmente el propósito de la vida. Pues, la división es el origen de toda violencia, desdicha y el horror de la guerra. Eso no es una teoría, una idea, eso es el hecho de nuestras vidas, de cada uno de nosotros.

Ahora bien, uno puede seguir viviendo en la indolencia del comer, dormir y el sexo, trabajar. O uno, puede participar, entrar en el ámbito de algo que aunque sabemos que no vamos a solucionar todos los problemas, algo sí podemos hacer. Solamente hay que poner la atención en los que hacemos. Y esa atención si es total, genera su orden –al ir más allá de la división-. Ese orden es el fin del conflicto, de la codicia y la vanidad de hacer para conseguir algo. Y si no hay conflicto, ni la agresividad ni violencia ni la guerra, pueden ser.

Así que lo importante es poder ir más allá de la división, que genera el conflicto interno, que a su vez genera insensibilidad, ausencia de compasión.

Colaboraciones, 13-02-2013       

1. El que se pierde, puede haberse encontrado.

2. Cuando hacemos algo hay varios deseos a la vez juntos que nos hacen hacer eso que queremos o aceptamos hacer. Por eso solamente uno, es el que sabe si lo que hace tiene la autenticidad del acto que está haciendo, o es meramente un negocio en el que doy para recibir.

3. Gracias, Enghelbertb. Es, el mismo paradigma de la vida que se repite en todos y en todas partes: comer para sobrevivir, sea quien sea. ¿Los humanos nos podemos salvarnos -ir más allá- de este paradigma?

4. Mientras haya una parte que quiera vencer, destruyendo a la otra. no podrá haber acuerdo. Pues en todo acuerdo, las dos partes ni tienen que ganar ni perder solamente una. Pues, tanto la que gana como la que pierde, genera agravio, división, conflicto, lo que la lleva otra vez a la violencia.

Por tanto, el que quiere la paz, la desea, ya tiene todo el camino recorrido. Porque, cuando uno no quiere, dos no se pelean.

5. Primero, para estar iluminado alguien lo tiene que decir, certificar, atestiguar. Y, ¿quién o quiénes son esos los que lo pueden saber? Y. ¿cómo saben esos que deciden quién está iluminado o no, si ellos mismos lo están o no? Por lo que todo es una tremenda tontería.

En cuanto a la iluminación –liberación total, etc.-, eso no es posible. De la misma manera que tampoco es posible estar libre de toda violencia, libre de hacer daño a alguien. Porque para vivir siempre hay que hacer daño a alguien. Este comentario hará daño a alguien: a los que no lo ven como se dice, porque verán una pérdida íntima en ellos.

Por tanto, la iluminación sería estar más allá del bien y del mal. Pero, sin librarse de las consecuencias de ese mal –daño- que es preciso hacer al estar vivo, respirando, teniendo un cuerpo que sufre y hay que atender, con todas sus necesidades y molestias que causamos a los demás. Y como nadie quiere que le molesten, ya estamos en el conflicto, por lo que no hay posibilidad de iluminación, ni liberación, ni de la no violencia.

¿Seguro que ese amor es auténtico y verdadero? ¿O, es otro negocio?

6. ¿Es mejor buscar o que te encuentren? Ni lo uno ni lo otro. Según la necesidad, dará el sentido de lo que hacemos. Lo que será, es el orden.

7. La confianza, la esperanza, es una ilusión, una proyección en el tiempo. Yo cultivo, cuido una amistad, pero no sé cómo va a resultar. Sin embargo si no tengo esperanza. Ni lo contrario, pesimismo. ¿Qué sucede entonces? No puede haber perturbación, porque no ha operado la mente, con sus deseos de resultados favorables o no. Y al no tener conciencia de resultado alguno, la vida fluye según su orden y concierto.

8. Ah, los sentidos no son de fiar. El sentimentalismo, el romanticismo, hace que hagamos guerras por una idea de nación, de amistad, por una bandera, religión, etc. Así que, el amor llega negando lo que no es amor: la división y el conflicto.

9. Pero, el amor a dios también es un negocio para que te guarde, te dé salud, te proteja de las calamidades, etc. Sino, contigo te tendrías bastante. Por tanto, ¿por qué amarías a dios si no te reportara unos beneficios, no tuvieras ningún motivo?

10. Para Marco Tossati, vaticanista del diario La Stampa. He leído tu entrevista de hoy en el diario… Gracias.

Todo lo que nos digan sobre los motivos de la dimisión, nos es creíble. Porque el papa es el jefe de un estado teocrático, con su política, intrigas, contrapoderes, y la lucha por el poder. Este papa, como todos, habrá hecho cosas positivas para unos y cosas negativas para otros, según sus ideas e intenciones íntimas.

Pero, lo que está claro es que una institución, rodeada por democracias, viva en una dictadura teocrática, no acepte la igualdad entre mujer y hombre, que no se abstenga de hacer ostentación de su riqueza –que es mucha-. Una institución que dice -qué paradoja- que es la heredera y la custodia de las enseñanzas de Jesús. ¿Puede el representante de Jesús en la tierra, vivir en los lujos de dos palacios -uno para invierno y otro para el verano-, tener un avión particular, tener ejército y policía, un tribunal y su prisión, bancos corruptos, inversiones en empresas que fabrican armas mortíferas para asesinar en las guerras a seres humanos?

Por eso, el catolicismo triunfa en los países más subdesarrollados del mundo. Aunque hay, un consentimiento entre todos los gobiernos, y las personas poderosas, en no problematizar y sí ensalzar a esa institución retrógrada y carca. Prueba de ello, son los diarios, y la televisión, que le dedican sus primeras páginas y su tiempo, desde hace unos días, a hablar del papa y sus asuntos personales de renuncia de su cargo.

11. David, no es tan simple como tú lo ves. Si decimos algo que es, en relación con el pasado o el futuro, cierto, ¿cómo lo podemos saber, si eso se podrá negar o afirmar infinitamente? Es decir, ahí es donde estamos clavados: en querer explicar lo inexplicable. De manera que hemos hecho de eso un entretenimiento y distracción, una religión con su superstición, etc.

La especulación es cosa de ociosos, como si estuviéramos jugando a las cartas, viendo las posibilidades de ganar o no. Cuando hay algo que sí que es realmente cierto y verdadero: nuestro dolor, el dolor del niño abandonado en medio de la calle, de la mujer violada, del hombre que es obligado a estar en el paro laboral, las injusticias que no se pueden cambiar porque el condicionamiento y el miedo lo impiden. Y todo eso que es el fruto de nuestra actitud divisiva, del conflicto interno, es a lo que hay que atender. Si tuviéramos ganas de amor, de ser compasivos, haríamos algo. Pero somos tan sensitivos, necesitamos tantos estímulos, tantas cosas para vivir, que somos sus esclavos. Por lo que estamos ciegos para todo lo que no sean nuestros juegos y distracciones.

12. He leído tu entrevista del día 13-2-20132, en el diario… Gracias por las informaciones y comentarios.

¿No sé por qué las personas tienen miedo de que Facebook, les haga algún daño con sus fotos, informaciones y datos personales? ¿Es que tienen algo que esconder y temer? Si es así que no los expongan y así nadie se enterará.

Creo que de todo hacemos un problema cuando todo es más sencillo: si tú vas a un club y no te gusta, no vuelves y ahí se termina el problema.

Colaboraciones, 14-02-2013

1. Jase. ¿Sin dolor, sin sentirlo, dónde estaríamos? Tal vez nos habríamos extinguido, tanto los hombres como los animales. La vida sin dolor no puede ser. Cuando alguien es más sensible, más dolor percibe. Los indolentes, son crueles, porque no sienten el dolor que les hacen a los demás.

Por tanto la solución al problema es responder a ese dolo, ver de qué manera iremos más allá de él. Para eso, has de inquirir, indagar, ver la manera cómo funciona la vida. Y ver cómo funciona el pensamiento, de qué manera opera y genera toda la confusión y el desorden. Que son los que hacen de detonantes para que llegue el dolor. Y eso es un hecho: si tú insultas  a otro porque sientes placer en ello, eso a su vez, te va a generar dolor de una manera o de otra, lo veas o no, seas consciente o no. Eso es tan evidente, porque si tu das un puñetazo por rabia contra la pared, tú mano va a hacerse daño, y por supuesto tú también.

2. El infinito es lo que nos hace silenciosos. Porque cada cosa que digamos, puede que sea cierto o puede que no lo sea. Pues ambas posibilidades se pueden desarrollar dentro del infinito. Por lo que cabe estar en silencio, sin afirmar rotundamente, sin posibilidad de contestación. Generando conflicto, división, etc., donde el desorden y la ausencia de amor están ahí.

3. Es muy fácil saber cuál es el motivo de lo que todos han dicho o dicen. Pues, solamente uno tiene que conocerse realmente cómo es. Y si uno se conoce verdaderamente, entonces conoce el resto de la humanidad, Así que no hay secreto, el hombre se mueve porque tiene miedo al dolor –al presente-, miedo al futuro y también al pasado. Y todo lo que haya hecho y haga, va en la dirección de deshacerse de eso que le hace sufrir.

Así que, todo lo que ha hecho cada cultura o religión, toda idea política o psicológica, etc., todo es lo mismo: huir de ese miedo y dolor, que sentimos. Pero en la huida no hay solución a los problemas.

4. Hay algo que es maravilloso, esclarecedor: si uno se comprende así mismo, comprende a todos los demás. Y si uno soluciona su problema, de la misma manera está solucionando el problema de todos los demás.

5. El problema del individuo, es que uno no puede obligar a nadie a que haga lo que uno dice. Porque, en esa obligación hay esfuerzo, no hay amor, sino crueldad y violencia. De ahí que lo colectivo, lo universal, ha de ser una consecuencia que nazca y se genere en uno mismo.

6. No, Martín, atente a lo que hemos dicho: que solamente es importante lo que tú descubras. Porque lo que descubras, será lo mismo que puedo descubrir yo o cualquiera. Por tanto, ¿qué importa lo que hayan dicho los otros, ya sean los antiguos o lo que dijeran ayer?

7. Porque todo el problema de los hombres es individual. Mientras uno no vea que su manera de vivir, con su derroche y la estupidez de las distracciones y entretenimientos, está destruyendo la naturaleza, por mucho que le digan no se va inmutar. Porque es un adicto a esa manera de vivir despilfarradora. Y, si no vive así de esa manera, se siente mal -tiene mono, como los drogadictos-, siente dolor, se enloquece. Así que, el problema es tremendo.

El destino es el destino y a veces no se puede cambiar. Solamente cabe hacer, que cada uno que lo ve, que haga lo que los otros tendrían que hacer.

8. Gracias, Humberto. Si pudiéramos ver, nos daríamos cuenta que todo lo que se ha dicho y se dice, está dentro de nosotros. Porque, la mente humana es una y todas a la vez. Y todas participan del mismo paradigma: huir del dolor, rechazarlo, desprenderse de él. Y ese ha sido y es el deseo eterno para todos. Por tanto, lo que hay ahora, es lo que había hace un millón de años: el dolor y cómo me liberaré de él. Por lo que todas las posibilidades confluyen en lo mismo: comprender ese dolor de dónde procede, cuál es su causa. Y eso, solamente lo tiene que descubrir cada cual, comprendiendo la vida cómo funciona, la naturaleza, etc., Y ver cómo funcionan nuestros pensamientos y nuestras mentes.

Es decir, si algo nos causa dolor, ¿qué hemos de hacer? En la huida de ese dolor, no hay solución a eso que nos destroza y nos confunde. ¿Qué haremos para conocer ese dolor que siempre está ahí? Si huyo, no lo voy a conocer. Por tanto, me acerco a él, estoy con él, para que me cuente su historia y así poder proceder.

9. Pero no ves que lo que tú digas, la gente no le va a hacer caso. Por eso, lo realmente importante es despertar la sensibilidad, la inteligencia, para que cada cual pueda ver él de primera mano lo que han visto los otros. Porque si no es así, las personas no tienen esa vivencia íntima y no sienten la motivación de poner orden es sus vidas. Que es lo mismo que decir, poner orden en el mundo, en la naturaleza, en su casa, en lugar de trabajo, en todo lo que hace. Y es entonces, cuando podríamos decir que ese orden, sería el que respetaría toda la vida, y regeneraría a la tierra de toda la basura y su destrucción, a la que la hemos abocado, en que se encuentra.

10. Es evidente que todo lo que nos divida, no es amor. Los celos, son la reacción hacia algo que creemos que nos hace perder algo que creemos que es nuestro, ya sea la imagen que tengo con respecto a otros -creyendo que soy elegante, guapo, inteligente, bueno-, ya sea  un objeto, o una persona. Así que, mientras no comprenda el funcionamiento del pensamiento que genera esa actitud de miedo y de pérdida que son los celos, seguiré maltratado por esa situación, creyéndome la víctima de otro.

Por eso, el pensamiento que es el que elabora y crea los problemas, es al que hemos de comprender para poder ir más allá de los celos y sus consecuencias. De lo contrario, seguiremos siendo nacionalistas temerosos, seguiremos siendo la esposa o el marido exclusivo, de mi propiedad. Seguiremos debatiéndonos por ideas y teorías, ya sean políticas o religiosas, llenos de odio que nos harán violentos y dispuestos a hacer la guerra.

11. Una cosa es enseñar a construir y entender algo material, como una silla, uno ordenador o un coche. Pero, ¿lo espiritual, lo psicológico, se puede transmitir mediante la enseñanza y la repetición, mediante otro condicionamiento? De lo que se trata, es que veamos nuestro condicionamiento, que hemos heredado de nuestros antepasados, ya sean los de hace cien años, como los de hace un cien mil. Por eso, qué importancia tiene todo lo que digamos mientras los otros no estén dispuestos para recibirlo por su falta de sensibilidad e inteligencia. Que se manifiesta en miedo, en egoísmo, en indolencia e indiferencia ante los problemas de la vida.

Por tanto, el problema es hacer que aparezca la inteligencia. ¿Cómo lo haremos?

Colaboraciones, 15-02-2013

1. Creemos que la rutina nos proporciona confort. Pero eso no es cierto, porque siempre estamos pendientes de que esa rutina no sea alterada. Creyendo que es el orden, buscándolo, forzándolo. Por lo que vivimos en confusión y el desorden.

2. Una vez hayamos visto, que la seguridad en lo psicológico no puede existir en absoluto, es cuando vamos más allá de la rutina y su falso orden.

3. Sí, eso es extraordinario, no ser afectado por nada: ni por el medio ambiente -frío o calor-, ni por el ambiente social en que vivimos, ni por el cuerpo que nos ha tocado, ni por la enfermedad o dolor alguno, ni por cualquier fracaso o decepción. Vivir con todo eso sin generar una herida, que nos deje divididos y fragmentados.

4. Jiddu Krishnamurti, como todos, tenía muchas caras. Y por eso, a los que esperaban de él las respuestas de un gurú místico al uso -como un fraile o monje y sus abstinencias, etc.-, les sorprendía con lo nuevo, que es la verdad.

De JK, solamente sé -después de treinta años de leerlo y conocerlo- de una vez que habló claramente sobre la homosexualidad -publicado en un boletín de la Fundación JK Latinoamericana, en papel-, diciendo que era una cosa antinatural y que la confusión y el desorden que genera esa actitud estaba en los que la practicaban. Pero dicho eso, la vida continúa. Y la vida son los seres humanos. Y a los seres humanos se les ama sean quiénes sean y hagan lo que hagan.

5. Puedes auto engañarte, si así lo prefieres. Eso no es nuevo, pues la mente tiene la capacidad de inventar lo que cree que le conviene. Hace unos días mantuve un intercambio de comentarios, con varias personas, que decían que el cuerpo era una ilusión, que no existía. Estaban convencidos de una manera patológica. Después de unas semanas de hablar y hablar, unos desaparecieron y otros aceptaron que eso era una alucinación, una ilusión.

Y, no solamente son ellos, hay otros como los católicos, etc., que creen en toda clase de supersticiones, cosas que no son hechos. Porque su creencia se basa en la fe. Y la fe es o blanco o negro: si yo digo que sí, o que no, eso es inamovible, incuestionable.

Pero el resultado es que los católicos son de los más superficiales que hay. Y, por eso tienen una teología pobre, porque no hay nada que investigar, todo es obediencia, aceptación de los dogmas y las normas. Ellos creen que lo saben todo. Y esa opinión es la que nos hace ignorantes, pues nos paraliza, nos hace vivir en la rutina, en la repetición de lo viejo y conocido.

6. Para Courtney Cazden, pedagoga de ‘Barrio Sésamo’, profesora emérita en Harvard.

He leído tu entrevista en el diario… Gracias por tus respuestas y comentarios.

No solamente EE.UU., necesita una educación para la diversidad. Eso se necesita en todas partes. Porque las personas todas sentimos miedo, no nos gusta estar inseguros. Creyendo que si hacemos algo con respecto a la inseguridad, viviremos seguros. Pero la realidad, es que sólo existe la inseguridad psicológica. En lo físico, sí que hemos de resguardar y cuidar del cuerpo. Por tanto, todo deseo de más seguridad, es una pérdida de energía, una ilusión, una inversión vana. Como se demuestra en todos los países que quieren estar seguros, invierten en ejércitos, armamento bélico, pero siempre están inseguros.

Pues, la seguridad llega al vivir una vida de moralidad, de honestidad, de no corrupción, sin avaricia ni codicia, sin celos ni vanidad. Y para eso, uno tiene que darse cuenta de la manera cómo funciona el pensamiento, los deseos.

También quiero decirte que el esfuerzo es negativo, falta de inteligencia, ya que nos hace brutales y crueles. Pues cuando uno tiene claro que quiere algo, ¿qué sentido tiene el esforzarse? Primero uno tiene que ver la posibilidad de hacer lo que queremos, que no sea otra ilusión. Y si eso que deseamos es verdadero, toda la energía llegará a nosotros para poder seguir con ello. Solamente hace falta ver la realidad tal cual es, sin inventar otra realidad que me gusta más. El esfuerzo es querer algo que no puede ser. Y cuando asumimos que no somos capaces de hacer eso que queremos, entonces el esfuerzo no tiene sentido y desaparece. Si tienes hambre de verdad, por qué te has de forzar para comer. Si tienes ganas de hacer algo, trabajar, el esfuerzo no ha lugar, porque no hace falta.

7. Entonces, según tú, Jose, no hay dolor al dar a luz a un nuevo ser viviente. No hay dolor si al cabo de unos años se muere ese hijo. No hay dolor cuando una pareja traiciona a la otra. No hay dolor en los desahucios –aquí se han suicidado en unos días, cuatro o cinco–. Ni tampoco ves el dolor de los hambrientos que no tienen nada, viviendo en un mundo que destruye comida, ropa, bienes, etc. Es decir, se gastan miles de millones y millones en caprichos, etc. Ni tampoco ves el horror de la violencia que hay por todas partes, ni ves el desgarrador resultado de la guerra, que tanto dolor generan.

Por supuesto, que también existe la belleza, la tranquilidad de un paseo por un bonito parque o el campo, la belleza en el ver una manada de pájaros dirigirse a un lugar seguro para pasar la noche. La belleza de un rostro, de un viejo que casi no puede andar, la belleza y la agilidad de un joven.

Pero, esa belleza, que nos llena de felicidad, como no os molesta, ¿para qué la tenemos que cuestionar? Y es por eso, que uno tiene que estar atento para ver dónde está lo negativo y descartarlo radicalmente. Y si descartamos lo negativo, lo que quede, lo que llegue, será lo positivo, ¿no? ¿Nos estamos comunicando o cada uno va en una dirección diferente?

8. El amor -o lo que sea que se diga- siempre llega. Pero el amor -como es compasión- no le importa perder.

9. Para aceptar y vivir en esta sociedad corrupta e inmoral -psicópata-, es preciso ser un psicópata. Pero realmente lo que hace a la sociedad psicópata, somos nosotros que somos psicópatas. Como lo demuestran nuestras acciones insensibles, destructivas, violentas, siempre divididos, en guerra.

10. El actual problema -la división y el conflicto- ya lo era en el principio de la vida. Porque había que cazar para comer y había que luchar por la mejor pieza, que también querían los otros. También había que luchar por la mejor hembra, el mejor lugar para dormir, etc. Lo que quiere decir, que b básicamente somos los mismos después de millones de años de evolución. Porque ahora estamos en el mismo paradigma de división y conflicto.

Ahora tú, José, hablas de un proceso evolutivo moral, psicológico, en el que todos nos convertiremos en personas honestas y no corruptas. Pero el problema no es del futuro, el problema es del presente, es del ahora. Pues, siempre todos –a lo largo de millones de años- han dicho lo mismo: más adelante cambiaremos, cuando evolucionemos para poder tener alimentos suficientes, herramientas adecuadas, estabilidad, etc. Pero el cambio no llega, porque ese proceso en el devenir es una ilusión, una trampa de la mente, que no quiere vérselas con la realidad. Y por tanto, huye por medio del tiempo.

Y ahora sucede lo mismo, siempre estamos aplazando la manera de solucionar los problemas –que son polivalentes, incalculables- pero que todos tienen una misma solución: comprender la manera cómo funciona el deseo, el pensamiento que lo genera, siempre divisivo, fragmentado, egoísta. Y mientras no comprendamos, de qué  manera funcionamos de verdad, todo va a seguir igual en los próximos millones de años.

Colaboraciones, 15-02-2013

1. Para Mario Toso, obispo secretario del Consejo Pontificio de Justicia y Paz.

He leído tu entrevista en el diario…, de hoy. Gracias, por las informaciones y comentarios.

Una de las cosas que más llama la atención de los católicos es que siendo como han de ser seguidores de la enseñanza de Jesús, sus autoridades eclesiásticas -papa, cardenales, obispos, etc.- vivan como los ricos. El mismo papa, tiene a su disposición cantidad de criados, personas obedientes y sumisas, policías, un ejército, etc., tiene dos palacios a su disposición.

También, todos los obispos viven en el centro de las ciudades, en su palacio arzobispal. Se lo han arreglado de manera, que viven de espaldas a los humildes, sencillos, a los menos afortunados. Pero se juntan y reúnen con los más poderosos, las autoridades, los ricos. Han hecho una alianza tácita entre ellos, en la que no se les informa de su vida corrupta e inmoral, de vivir de espaldas, y hacer justo lo contrario, de lo que enseñó Jesús. A cambio de recibir dinero abundante, prebendas y de tener influencia, poder.

Prueba de todo ello, son las páginas que los diarios más influyentes del mundo le dedican a los asuntos personales del papa, como es el renuncia a su cargo. Cada día, ya van tres, las primeras páginas son ofrecidas para propagar la religión que debería ser la fiel transmisora del mensaje de Jesús.

También es curioso que donde haya más seguidores del catolicismo, sea en los lugares donde hay más atraso cultural. Aunque, eso es debido a la sencillez de las enseñanzas, también lo es porque el catolicismo no admite la libertad de expresión en asuntos espirituales, religiosos. Pues solamente en esos asuntos tiene la palabra el papa, los cardenales y los obispos, donde todos los demás han de obedecer sin cuestionar, nada de lo que se presenta como dogma incontrovertible. Y es por eso que, como no hay nada que investigar, las personas sencillas, incultas, caen presa de esas supersticiones fantásticas, esotéricas -parecidas a la brujería- que tanto abundan en esa secta religiosa. Porque la verdadera religión, la del amor, no necesita organización alguna, ni preceptos, ni órdenes, ni ninguna autoridad, ni teorías ni ideas, ni ritos ni liturgias, ni lugares llamados santos, o no, donde juntarse como una manada, ni interceptores hacia no se sabe quién -ustedes dicen dios, los santos, etc.-.

Finalmente, ¿puede una persona religiosa bendecir barcos de guerra en una ceremonia religiosa? Todavía he visto una bendición hace unos meses, con toda su parafernalia y el boato con los más poderosos y los guerreros.

2. Todo eso que dices, de que todo es una ilusión, que sólo existe el ‘Sí mismo’ real, es cierto. Pero no nos olvidemos que hemos de atender a los fenómenos físicos, y psicológicos, que alteran al cuerpo. Para su adecuado funcionamiento, para gestionar la vida de la manera más adecuadamente. Y así ser independiente y generar las menos molestias.

Cuando nos damos cuenta que el pensador y el pensamiento son la misma cosa, es cuando desaparece la ilusión de la oración. Por eso, todo lo que no sea un ir más allá de la división interna, hagamos lo que hagamos, ya sea piadoso, caritativo, noble, yendo de un lado a otro ayudando, colaborando, no tendrá ningún valor verdadero.

3. Si observamos cómo se comportan los animales -los gorilas y chimpancés, etc.-, es donde podemos ver la manera como vivíamos, hace un millón de años, los que ahora nos denominamos hombres. No hace falta recurrir a los libros de historia, de ciencias, o teorías superficiales, infantiles, de la bondad de los primeros hombres. La vida siempre ha sido difícil, como lo es ahora, competitiva, agresiva, brutal en todos los ámbitos. Porque tenemos miedo a vivir en la inseguridad, queremos vivir sabiendo cómo será el futuro. Y por eso, trabajamos para acumular de todo para ese futuro, desatendiendo el presente. Por lo que me hago egoísta, cruel, con tal de tener lo que creo que en el futuro voy a necesitar.

Y como todos pensamos de la misma manera, es por eso que la vida es una guerra de todos contra todos. Aunque la realidad, es que no hay seguridad en absoluto, porque todo en un momento puede cambiar. Así que la realidad, es que solo existe la absoluta inseguridad. Pero al querer cambiar esa realidad, que no me gusta, inventando otra realidad, es por lo que creo un conflicto con la realidad, lo que es, la verdad. Y entonces, es cuando me dividido. Y si hay división, no hay empatía, ni hay solidaridad, ni humanismo, sino ganas de vencer, de dominar al otro para triunfar, de competir para conseguir lo que quiero, lo que creo necesitar. Y es entonces, que la vida sigue siendo insegura.

La división interna, Jose, es el origen de todos los problemas. Y uno tiene que ver dónde está su raíz, para comprenderla, y ver qué se puede hacer con ella. Pues mientras no vayamos más allá de la división, aunque viajemos a la luna, trasplantemos órganos de un cuerpo a otro, seguiremos siendo como los animales –que es lo que siempre hemos sido-.

4. Siento decirte que hay dos maneras de aprender, una es ver cómo funciona la vida, la naturaleza y la otra ver cómo funciona el pensamiento. Porque todo lo demás está manipulado por la tendencia de cada cual de quien lo diga, o escriba.

Sin conocerte a ti realmente, no puedes conocer a los demás, pues los demás son como tú. ¿Quién somos? Somos el pasado acumulado en la memoria, que se manifiesta en el pensamiento. Y, nuestro pasado es nuestra herencia de división, conflicto, enfrentamiento. Eso es tan evidente. Si tú miras, si observas atentamente te darás cuenta que todos somos básicamente iguales en lo esencial, no ahora, siempre. Porque el hombre tiene un comportamiento competitivo, dominador, como el animal. Lo que tú dices, Jose, es como si me dijeras que conoces a unos perros salvajes, o leones, que comparten su territorio con los que no son de su manada. O que comparten las hembras con otros machos forasteros. Cuando la realidad, es que luchan a vida o muerte por defender su territorio, sus hembras.

Y ahora sucede los mismo, ¿qué es el machismo, el feminismo, el nacionalismo, sino una defensa de algo que creemos que es de nuestra propiedad? Y se matan unos a otros a miles por disputas, por sus parejas o por defender un trozo de tierra, que dicen que es su país. ¿Dónde ves la diferencia entre el paradigma del animal y de los hombres? Y el ser humano es como es y siempre ha sido así. No ha existido nunca un país en el que hubiera amor. Porque el amor, el compartirlo todo, el comunismo entendido en que todo es común a todos, etc., es una ilusión romántica, una vanidad intelectual, que no se atiene a la realidad.

Además, a nosotros lo que nos tiene que importar es el presente, el ahora, Y en la actualidad, ¿qué es lo que hay? Unas crisis se suceden a otras, unos políticos corruptos se suceden a otros, la violencia y las guerras siempre están presentes, ya sean las particulares y domésticas, o las que se destrozan los hombres lanzándose proyectiles y bombas. Y todo eso es un hecho. Y, el mismo hecho de negarlo, no verlo ni comprenderlo, nos deja en ese paradigma de la división de lo que es, de la realidad, ya sea que nos guste o no. Porque al no verlo, queremos inventar otra realidad. Y entonces, es ahí donde aparece el desorden, la confusión, los conflictos.

5. Los días eran claros, llenos de sol. Pero el frío se había apoderado de todo. Todo daba la sensación de frío. Sólo al sol o cerca de la calefacción uno no lo sentía. A unos centenares de kilómetros, había caído una nevada donde la nieve había llegado hasta el primer piso. Donde una máquina, con su gran pala delantera, la estaba retirando para que las personas pudieran  entrar y salir del edificio. Por lo que, a pesar de lo lejos, como el viento viene estos días desde allí, la sensación de nevera, está presente. Los días ya no parecen tan invernales, por la luz que ya se ha instalado hasta que llegue el 21 del mes de junio -el día que se reciben más horas de radiación solar-, donde los días volverán a empezar a perder luz.

Colaboraciones, 16-02-2013

1. El problema de los que creen en la bondad de los hombres, no es su bondad en sí misma –que tiene su sentido y su valor-, sino en la ignorancia y la superficialidad. Porque, ¿puede alguien que tenga solamente bondad, ser sensible a todo el drama con su dolor que se desarrolla a cada momento? ¿Puede ser sensible y consciente de todo el milagro que es la existencia, el estar vivo sin que nos atropellen, sin tener un accidente y aplastarnos, sin contraer una enfermedad?

¿Puede alguien vivir en este mundo competitivo, lleno de personas corruptas –depredadores que sólo van a ganar, a triunfar-, sin enterarse de la manera cómo funcionamos? Eso parece absurdo e imposible, pues desde el mismo acto de nacer ya tenemos el instinto de supervivencia. Lo que quiere decir: o tú o yo. En la familia con los hermanos o en la escuela, etc., ya empieza uno a ver la variedad de personas que son peligrosas, competitivas, agresivas, dominantes, que son capaces de todo con tal de salirse con la suya, triunfar, vencer.

He visto a personas sencillas, humildes, de mirada bondadosa, llegar a una gran ciudad y en un momento caer en las manos de personas desaprensivas, que con un juego de manos –con trampas y artimañas- perder el dinero, sin enterarse con quiénes estaba tratando. Y marcharse, tan inocentemente como había llegado, sin percibir los rasgos tan evidentes de maldad, ni su energía tan negativa e inhumana, de los timadores y sus juegos de manos encima de una simple caja de cartón.

2. Jose, Cuando tú dices que: ‘Catal Huyuck, y Caral son ciudades de hace 10 mil y 5 mil años respectivamente, nos hablan de pueblos importantes donde no existían las diferenciaciones sociales ni tampoco los templos, pueblos que compartían las tareas y las riquezas. El desorden, la confusión y la división y los conflictos nacieron a partir de la negación de esta condición natural en los humanos durante decenas de miles de años al establecer sí por primera vez en la historia la Propiedad privada y la explotación humana socialmente’.

No es que nació, la división y el conflicto a partir de la negación de la condición humana, es que el hombre, y todos los seres vivientes, nacen ya con el instinto de supervivencia a cuesta de lo que sea y de quién sea. En un nido el pollo que nace unos día antes, cuando sale del huevo su hermano menor, quiere echarlo del nido a picotazos y empujones –que a veces lo consigue o no-. Las hienas y los perros salvajes en África, de pequeños se pueden devorar.

Es decir, como el paradigma de la vida, el mandato –de todos los seres vivientes-, es sobrevivir, pues, como somos como robots, obedecemos a ese mandato sea como sea y cueste lo que cueste. Es decir, estamos programados, condicionados, y es a eso a lo que hay que atenerse. Primero, ser consciente y verlo, luego comprenderlo y transcenderlo, Es decir, ir más allá de ese condicionamiento, de esa programación.

Y de todo eso no tiene la culpa nadie, eso es así, es la realidad nos guste o no. Y por eso, uno tiene que pasar por ahí, conocerlo, no huir, sino ser con eso. De manera que al verlo tan claramente, podamos ir más allá, como cuando vamos más allá de fumar o beber, de comer en exceso, o más allá de la violencia.

3. De JK, como de cualquier otra persona, se pueden decir muchas cosas favorables o negativas. Pero, obras son amores y no buenas razones: ahí está su legado. Sus libros; los millones de personas que fueron a sus pláticas; sus fundaciones, con sus escuelas gratuitas en India, etc.

Pero hay algo que define a JK, y es que dedicó toda su vida a transmitir -la libertad para poder ver realmente cómo es la realidad, cómo somos nosotros realmente, no cómo queremos vernos o alguien no dice que somos- cómo funcionamos y de qué manera procedemos. Cuando alguien le echaba en cara alguna contradicción, él les respondía: ‘¿Por qué tienen una imagen de mí? Yo no soy esa imagen’.

Y eso, si es que somos afortunados para verlo, es lo que nos sucede a todos. Somos contradictorios, porque la vida es algo vivo, cambiante, dinámico. Pero lo que no cambia es el resultado total de la vida: que es lo que queda, el dinero que tenemos, las propiedades, si somos explotadores, crueles, corruptos, enredadores, taimados, sin escrúpulos.

La pregunta es: ¿Dónde queremos ir a parar? ¿Cuál es la dirección que le damos a nuestra vida, hacia dónde va?

4. El error del cristianismo es presentar a Jesús, como hijo único y predilecto de dios. Es decir, el romper la manera cómo funcionan la vida y los seres vivos: todos nacen iguales, con las mismas condiciones, no hay elegidos, todos han de pasar por lo mismo, sea agradable o desagradable. Y es por eso, que la filosofía cristiana  –la teología- tiene tan poco recorrido. Porque desde el mismo inicio se pone al margen de la filosofía, que es tratar sobre la verdad, cueste lo que cueste y le moleste a quien moleste. Y se entrega al absurdo de la fe ciega e irracional, sin lógica, sin una base real y directa. De ahí esas supersticiones tan estrambóticas de ser concebido por su madre que no conoció contacto sexual con un varón, sino que fue concebido de no se sabe dónde. De ahí, también afirmar algo que nadie sabe menos el mismo Jesús, si su agonía fue maldecida en el último momento de su tortura y muerte. Presentándolo como al margen del dolor, como un ser no humano.

Por eso, los creyentes del cristianismo, salvo los que viven de él porque han hecho de su vida un negocio, son personas atrasadas mentalmente, incultas, superficiales, llenas de supersticiones. Como lo demuestran sus historias y cuentos, fabulas, supuestos hechos acaecidos, etc. Cosa que comparte con todas las otras religiones organizadas. 

5. El invierno, hacía sus estragos en las plantas. El frío intenso, y la falta de sol, las dejaba desmerecidas, algunas al borde de la muerte. Es la ley de la vida, en verano habían sido esplendorosas, con su follaje tupido, lleno de vida. Ahora parecían que su fin estaba al llegar. Algunas morirán. Pero hay otras que adoptan esa manera tan desastrosa en toda ella, aunque no mueren. Sino que al pasar el rigor del frío, se reverdecen y vuelven a su ciclo normal, anual.

A las personas, y los animales, nos pasa lo mismo: algunos llegamos al borde de nuestras posibilidades tanto físicas, como psicológicas, pero lo soportamos con todo el sufrimiento y dolor que ello conlleva. Pero hay otros, que mueren porque les tocaba acabar con su ciclo de vida. Porque el frío desencadena todos los problemas que obstaculizan nuestras vidas.

Todo eso visto con ojos humanos. Porque la vida tiene su lógica matemática, que no se puede cambiar. Y lo que no se puede cambiar, es lo perfecto, lo adecuado, lo preciso, etc., para que la vida funcione. No hay más. Y comprenderlo, que es aceptarlo, es lo que llamamos felicidad. Pues no hay división entre lo que es –la realidad- y lo que me gustaría que fuera.

Pues esa división, y su conflicto, va afectar cada cosa que haga, con su desgana, su indiferencia, o su rabia, contra todo lo que sucede, contra todas las personas. Al ver, que ni nosotros ni ellas, pueden cambiar ese destino que es el vivir la vida en su parte que nos parece desagradable.

Y eso mismo, sucede con el exceso de calor, que tanto las plantas, los animales y las personas, nos alteran de manera que nos desencadenan toda clase de problemas, que pueden desembocar en la muerte. Aunque todo esto, visto a cierta distancia, es como el gran juego que es la vida: nacer y morir. Aunque el gran misterio es cuándo moriremos. Porque si uno no ha de morir, ni el frío ni el calor intenso, aunque nos torturen no moriremos. La muerte solo llega caprichosamente. Por eso, cada segundo, cada día que pasa, es como un milagro, una dación, para poder esta con vida.

Colaboraciones, 16-02-2013

1. ¿Quién puede decir que alguien está iluminado o no, hay un estándar, un patrón o medida, un jurado que pueda acreditarlo?

La cantidad de personas que asistan a oír a otra persona, eso no quiere decir que no sea vulgar y superficial, solamente demuestra la capacidad que tiene para poder hacer eso.

Ese proceso por el que pasó Jiddu Krishnamurti, fue por juntarse con ocultistas y esotéricos, cuando era muy joven. Porque él estaba en manos de ellos, que fueron los que decidieron que era la persona adecuada que debía encarnar al nuevo instructor del mundo. Pero que él, al cabo del tiempo descartaba radicalmente. Diciendo que, infortunadamente, los que tienen poderes psíquicos, han de descartarlos pues generan problemas y complicaciones.

En cuanto a ‘su esquizofrenia’ -según tú dices- es la misma que tengo yo y tienes tú. Porque, recuerda que el observador es lo observado: todos tenemos algo de locura -o mucho, según el que nos observe-.

JK, no fue denunciado por sus maestros, sino que fue él el que se reveló, les plantó cara, y renunció a todas esas tonterías y supersticiones de los teósofos, esotéricos, etc., que lo querían manejar como una marioneta.

2. A todo lo que has dicho, refiriéndote a lo que habría que atender para que no se sigan sucediendo los accidentes de tráfico, en el que dejan personas discapacitadas, o muertas, te ha faltado añadir: que ya que el alcohol -vino, licores, cerveza, etc.- es legal, que las autoridades tomen medidas para que su venta no sea tan masiva y permisiva. Que haya una cultura de divulgación e información, en la que se explique e indique que el alcohol es otra droga dura, muy peligrosa. Así mismo, los padres también no deberían de hacer uso de las bebidas alcohólicas, para no transmitir esa tolerancia y naturalidad ante tan perjudicial droga.

Porque si sólo se dice que el alcohol es peligroso, pero no se informa de manera clara para alterar los hábitos de su consumo, visto con simpatía -como sinónimo de alegría y fiesta-, entonces nada tiene sentido. Pues, el mejor policía es uno mismo, porque ha visto la negatividad de ese algo que no es correcto. Al contrario, por muchas normas, leyes y represión, no van a solucionar el problema, pues lo interno siempre se impone a lo externo.

Por razones accidentales, ha llegado a mí el enlace que me ha traído a hacer este comentario, después de leer someramente el escrito.

Antes que nada quiero decir que el término trepanación, nunca ha sido usado por la biógrafa de JK -Mary Lutens, amiga de él-. Ella ha usado la expresión ‘que le estaban quemando internamente -la mente-‘. Y que eso vino sin programación alguna, espontáneamente y se fue de la misma manera.

Respecto, de que JK no tenía ‘yo’, eso no es posible para ningún ser humano -sino es que son dementes-, porque todos participamos de la mente global a la que estamos todos unidos queramos o no, seamos conscientes o no.

3. JK, vivió los últimos años de su vida, con una mujer colaboradora de él. Antes de eso, cuando era joven, se enamoró de una joven mujer, teniendo contacto con ella verbalmente y por carta. Por lo que, esa insinuación de que no tenía ‘yo’, es inadecuada. El término que usó, y otros que tenían el mismo significado y su misma dirección, eran: ir más allá del ‘yo’, ir más allá del condicionamiento, después de haberlo visto, comprendido, pasado por él.

En cuanto a que JK, decía que hay que vivir en la inseguridad, para no agarrarse a nada, para que el ‘yo’ no pueda operar. Y que los teósofos decían que si se rompían los puentes no se podría ir a la otra orilla. Eso es una superficialidad, una banalidad, pues no hay orilla de donde salir ni orilla donde llegar.

4. Pero, José, ¿has pensado por qué no ves la realidad, de la manera cómo vivimos? Porque mientras no conozcas de verdad la condición humana, que se manifiesta en la supervivencia, será todo un malestar. Lo que quiere decir, has de comprender el dolor, ver cómo nace y se genera, como se expande y lo invade todo, cada cosa que hagamos. Es decir, si tú vives en el dolor, confundido y amargado, viendo que todos van contra ti, que ves que te quieren destruir por celos y envidia, ¿qué podrás ofrecer a los demás? Les transmitirás tu confusión, tu desorden, tu amargura. Y, entonces, ¿qué sentido verdadero tiene la vida, si te encuentras aislado de los demás, porque vives como un animal, comiendo, durmiendo, practicando sexo, etc.?

En cambio, si comprendes por qué te deprimes, tienes prejuicios, tienen complejos ya sean de superioridad o de inferioridad, si sabes dónde está tu lugar, generarás orden, porque tu vida ya no vivirá en el conflicto del quiero y no puedo.

5. Unos ven y otros no ven. Ven sabiendo lo que van hacer y no lo hacen, para no generar desorden, confusión, sufrimiento. ¿Qué falta para ver?

El ver es la atención a eso que vemos. Uno ha de tener ganas de vivir para poder ver. Si uno ve ha de ser con todos los nervios, su sangre.

6. Cuando solamente estamos con lo que observamos, toda la energía llega en su máxima expresión posible. Es que el amor es que está operando.

7. El amor es el más grande generador de energía. Uno puede hacer prodigios: pintar con los pies o la boca cuadros estupendos. Y mirar los ojos.

9. Para mirar, no hay que tener miedo -que no es amor-. Para mirar o no mirar -porque no conviene-, no hay que tener miedo. El orden es amor.

9. Libertad es hablar y callar. Para las dos cosas se necesita mucha energía. Sin conflicto, la energía llega sin medida, sin esfuerzo alguno.

10. La belleza es ser sensible a todo lo que sucede: frío, cansancio, sueño, alegría, la energía que corre por todo el cuerpo, a lo feo, lo malo.

11. La belleza es la ausencia de conflicto, es unión con eso que vemos. Que por mirar sin conflicto, todo lo que vemos se convierte en belleza.

Colaboraciones, 17-02-2013

1. El cerebro automático, o el comportamiento a nivel animal, llegan cuando estamos desbordados. Ya sea por el estrés, la ansiedad, algún problema, qué no sabemos lo que es. Pero que está ahí dirigiendo nuestra vida.

Creo que hacer la división de la mente entre consciente e inconsciente, nos fragmenta. Y en vez de resolver el problema, nos deja en el mismo problema. Por tanto, uno tiene que estar conscientemente alerta a todo lo que sucede para que el inconsciente no nos divida. Pues si queremos atender y comprender el cerebro automático, el del nivel animal, el inconsciente, eso es algo no tiene fin. Pues, los recuerdos y las imágenes de todo lo que hemos sido, durante miles de miles de años, están ahí. Por lo que no es posible verlas ni investigarlas ni comprenderlas.

2. No basta con decir ‘apostaré por el bien para siempre’, eso suena bien. Pero puede ser una superficialidad. Mira lo que hacen los católicos, con sus papas, sus palacios del centro de las grandes ciudades, sus cardenales y obispos -que actúan como una aristocracia-, mira como bendicen las armas, son corruptos e inmorales, etc. Y todos los días dicen y repiten incansablemente, lo mismo que tú: apostaré por el amor de Jesucristo toda la vida. Y las demás grandes agrupaciones religiosas dicen lo mismo: mencionan a dios sin cesar, su paraíso, su cielo. Los beneficios de obedecer a su dios y a su ley, que ha escrito el enviado suyo, como representante de ese dios en la tierra. Pero son guerreros, violentos y crueles, viven en la riqueza de abundantes placeres, incuestionables para los seguidores que creen ellos.

Y todos dicen lo mismo que tú, Jose: estamos por el bien, estamos por el orden. Pero el problema es que ellos quieren imponer su orden, al orden de los demás. Por lo que dan pie a la división y al conflicto, al caos y al desorden, que se manifiesta en la violencia y la guerra. Y es desde ahí, desde esa división interna y su conflicto, donde nace el sufrimiento y el dolor. Eso es tan evidente, porque es lo que nos pasa a cada cual en sus vidas. Todos queremos el orden, pero queremos imponer el nuestro. Ahí están los políticos, los esposos, los hijos, los amigos, los vecinos, las autoridades, todos quieren poner orden. Pero esa imposición se convierte en desorden, que es lo que hay en toldas partes.

Es uno mismo el que tiene que ver la causa del desorden, para llegar al orden de manera natural y sencilla, sin presión ni coacción alguna. Y eso sólo puede ser, cuando uno ve el desorden y el caos, como el peligro que es. Y ante un peligro –ante un gran acantilado bajo nuestros pies- actuamos instantáneamente, de manera que el ver y la acción sean la misma. Sin que intervenga nada del pasado, como lo que digo la autoridad, el especialista, el que dice que sabe que hay que hacer ante un peligro, etc. Y es de ahí donde nace la libertad. Porque uno es una luz para sí mismo, que también alumbra a los demás.

3. Humberto, el inconsciente es todo lo que hemos sido hasta ahora -divididos, en conflicto, crueles y guerreros, violentos-. Y nos va a traer todo eso que ya hemos hecho y no sirve para vivir la vida de otra manera que no sea con la absoluta indiferencia, la indolencia, por los demás y por nosotros mismos.

4. Todo lo que sea que nos divida del presente, del ahora, es negativo. Por tanto, JeXu, si uno quiere vivir del pasado -ya sabes, del romanticismo de cuando éramos pequeños, cuando la tierra era una inmensa selva, etc.-, está muy bien que se juegue con el cerebro automático, o el inconsciente. Pero, si queremos llevar una vida dinámica, ágil, que atienda a los retos, desde una manera en que uno tenga la base psicológica del no sé, de manera que en el ver haya la acción total, uno tiene que descartar todo el pasado que acaba de pasar, ya sea el de hace un segundo, como el de hace unos días, unos años, diez o diez mil.

5. Para Giovanni Maria Vian, director de ‘L’Observator Romano’. He leído tu entrevista de hoy en el diario… Gracias, por las informaciones y comentarios.

¿Tiene algo de religión el adorar a una persona como todas, que tiene dolores, que se hace viejo con sus achaques, que odia y le odian, que tiene miedo y temor? ¿O, es paganismo e idolatría? Casi una semana saliendo todos los días en las primeras páginas de los principales periódicos, para tratar un tema tan banal y superficial como es un cambio burocrático de un cargo directivo -aunque sea el papa-, demuestra lo deteriorada que está la secta religiosa católica.

Dices ante la pregunta, de si ¿la cohabitación de dos papas vivos -aunque uno haya dimitido- puede provocar problemas?, ‘no provocará problemas, como un cisma, ya que ahora no estamos en los siglos XIV o XV’. Pero, aunque los siglos han pasado, el ser humano sigue siendo el mismo que vive dividido, en conflicto, que es avaricioso y codicioso, para alimentar su vanidad, su ‘yo’. Como lo demuestra la corrupción y la inmoralidad de cardenales, obispos, sacerdotes, pederastas y ladrones, personas sumisas ante las autoridades civiles o militares, como le sucede al papa, a cualquier papa.

Nunca ningún papa ha excomulgado a nadie por hacer la guerra, ya fuera Hitler, Franco -al que los católicos españoles, no hace mucho, querían beatificar o hacer santo- Fidel Castro, Pinochet, los Bush, etc. Solamente una tibia referencia, diciendo que la paz es lo mejor, para consumo interno de los inocentes e ignorantes seguidores. Porque, en realidad, en el fondo y la base, el establishment y sus necesidades, son las mismas que las de la Iglesia católica. Los dos necesitan que todo siga como siempre: los ricos y poderosos que lo sigan siendo, aunque para poder seguir siéndolo tengan que hacer una cruel y sanguinaria guerra.

Y por eso, es que el futuro de esa secta religiosa católica -pues la verdadera religión es la del amor, la de Jesús, Buda, y otros, de la que os separasteis sectariamente, desde hace veinte siglos-, no tiene futuro ninguno como religión. Uno mismo, nacido en una familia católica, con varios parientes monjas y sacerdotes, etc., bautizado, vivido toda esa parafernalia de idolatría y paganismo de imágenes de piedra, etc., y superstición, del fanatismos de la fe -cosa que jamás he tenido aun yendo a las iglesias- todo eso ha sido descartado radicalmente desde hace cincuenta años. Aunque en realidad nunca he creído en todas esas tonterías de la misa, la comunión, la confesión, los rezos y las plegarias, los santos ni en dios. Sólo he creído en el amor, en la armonía y la concordia, en la compasión y la observación de la belleza, que lo acompañan.

Así que ustedes siguen perdiendo el tiempo en idolatrar a una única persona, con las supersticiones, haciendo actos de brujería, como es la misa, diciendo que el vino se convierte en sangre y una oblea en el cuerpo de un hombre, que se supone que vivió hace dos mil años. Mientras, el mundo está en llamas, seguimos con el hombre contra hombre, las divisiones nacionalistas y las religiosas, las divisiones entre pobres y ricos, entre la mujer y el hombre, entre el comunista y el capitalista. Prueba de ello, es la actual situación provocada por la crisis económica, donde casi todos los días hay desahucios, que provocan el terror de dejar en la calle a las personas, a las familias. Que ante ese terror, dolor y sufrimiento, algunos deciden suicidarse. ¿Qué hace el papa, y su anquilosada y decadente Iglesia católica, ante esa amargura provocada a los humildes, por su voracidad y avaricia económica de unos que, como no podría ser de otra manera, ya son ricos y quiere serlo más, por el deseo de vanidad que necesita cada vez más y más de todo? No hace nada, porque el papa y los dirigentes de la Iglesia católica, necesitan ese mismo sistema corrupto e inmoral para poder seguir viviendo como lo hacen en palacios, en mansiones, en los lujos y la riqueza. Y ese es el hecho donde la Iglesia católica, al igual que todas las religiones organizadas, está empantanada hundiéndose cada día más.

Los cristianos y los comunistas tienen el mismo error, ellos pregonan algo que no se puede vivir, dicen que lo den todo, que sufran por los demás, que renuncien a su egoísmo, que den la vida por los otros. Pero, ahí está el truco y el engaño, ellos mismos que lo pregonan no lo pueden vivir, hacer realidad en sus vidas. Y como eso no es un hecho -tú mismo lo puedes comprobar con la vida que llevas de rico y poderoso-, generan división interna, lo que hace que las personas sean neuróticas -falsas y mentirosas, contradictorias, con miedo y temor de no hacer lo que se les dice que tienen la obligación de hacer-.

Cuando lo que es más conveniente para las personas, es la libertad total para poder mirar e investigar en todas direcciones, Porque, esa es de la única manera que podemos ser libres, no dependientes de autoridad alguna. Pues ya sabemos que los hombres somos egoístas, dominantes, siempre en busca del placer. Y todo eso nos domina, nos hace adictos a ese placer de la vanidad, de la riqueza, del más y más. Y de un hombre así, uno no puede fiarse de él, por bueno y santo que parezca, por fama y renombre que tenga -pues santo que respira no lo es, porque nadie lo puede ser-.

Colaboraciones, 17-02-2013

1. Sé de qué hablas, Enghelbert. Eso mismo que dices, también sucede cuando usamos el coche mucho, cuando escribimos en los teclados del ordenador, o contando los billetes de dinero en la mano, como lo hacen los banqueros que están en la caja. Todo eso es muy eficiente, pero tiene mucho de rutina, como si fuéramos robots. El problema es que si nos habituamos a conducir el coche de esa manera, mirando a los lados, a la guantera para sacar algo, cambiar un CD, todo ello rápidamente y automatizado, teóricamente hay muchas más posibilidades de tener un percance.

Y cuando lo hacemos durante un tiempo, nos hacemos adictos a esa manera de proceder. De tal manera, que cuando no actuamos así nos aburrimos, no estamos a gusto. Y eso también pasa con el comer, que lo hacemos realmente tragando los alimentos. No sé si es mejor o no lo es. Cada uno que actúe de la manera que más le convenga, sabiendo a lo que se expone en cualquiera de las dos posibilidades: la rápida y automatizada, o la más lenta y pausada, siendo conscientes de cada paso que damos, de todo lo que hacemos.

Definitivamente, todo está en el motivo, lo que queremos, al optar por una de las dos actitudes. Si los motivos son la excitación del más y más, del acumular, del placer de correr, de la vanidad, de ganar tiempo, etc., eso va a traer malas consecuencias. Pues, si vamos muy rápidos es preciso que la brutalidad, la crueldad aparezcan. Si tú atiendes a unas personas y vas muy rápido, y ellas no, te cogen por un loco, alguien que va desesperado por la vida. Y precisamente, los médicos, y lo que tienen un trabajo de contacto directo con las personas –oficinistas, abogados, jueces, enfermeros, celadores de edificios públicos, etc.-, saben que la mayoría de las personas normales y sencillas, ni corren ni pueden correr. Primero, ¿por qué, a dónde tienen que ir con esas prisas? Y segundo, ¿para qué correr si no quieren ser ricos ni poderosos ni triunfadores, si no quieren ser lo que son?

Creo que nos estamos comunicando, entendiendo, ¿no?

2. Eso que dices, Vicky, yo no lo sé, porque los relatos de unos a otros, puede que no sea lo real. Pero, si partimos de que todas las mentes están unidas, unas a otras, es preciso que haya una relación entre ellas. Es decir, lo que tú piensas de mí, y yo de ti, de una manera o de otra nos llega a cada uno. Eso quiere decir, que si no hay una resistencia -¿puede haberla?- mental, todo ha de venir caprichosamente –incontrolablemente, irresistiblemente- a nuestras mentes. Por tanto, una mente única libre de ser afectada por las otras mentes eso parece imposible.

O sea, puede alguien no tener nunca en toda su vida ‘yo’. Vale decir, no tener compasión ni moral, ni miedo -estar más allá del bien y del mal-, ni sentido de la belleza, ni gusto para elegir los alimentos más sabrosos, ni sentir cuando uno es cruel nada que lo frene y detenga. ¿Entiendes, de lo que se trata? ¿Se trata de una fiera, un animal, o de un ser humano?

3. Para Jean-Pierre Filiu, historiador, abrabista, catedrático de Sciences Po en París.

Acabo de leer tu entrevista hoy en el diario… Gracias por la información y las respuestas.

Las revoluciones, como las recientes árabes, ¿surgen espontáneas o son provocadas por el establishment –EEUU, Europa, y su OTAN, acompañadas por la ONU-¿ Has hecho un repaso por todos los países, pero te has dejado precisamente las que son sospechas de que el establishment no quiere que los toquen. Volvamos a hacer un repaso: Bahréin, Arabia Saudita, Kuwait, Jordania, Omán, los Emiratos Árabes Unidos. Todos estos países son monarquías -¿feudales?- y resulta que los que dominan el mundo les encantan las monarquías, porque todas actúan con los mismos intereses que esos dominantes –EEUU, Europa, OTAN-ONU-. Resulta que en Bahréin, es donde recala la flota de barcos de EEUU en la zona, que es su base naval. Arabia Saudita y su petróleo, les encanta a esos amigos suyos, aunque sean crueles, salvajes, subvencionen a grupos integristas, etc. De Jordania, ya sabes que es como un perro faldero. Yemen, se ha quedado como un país fantasma, donde los drones de EEUU han lanzado bombas y proyectiles cuando lo han creído oportuno, aunque el régimen es el mismo con diferentes caras.

Quiénes han sufrido la tormenta, la anarquía, golpes de estado encubiertos, las revueltas, las violencias asesinas, crueles y vergonzantes como todas las revoluciones triunfadoras –que son igual de crueles que el régimen que quieren derrocar, porque asesinan y matan todo lo que pueden para poder vencer o defenderse, que al final es lo mismo-. Los más apestosos, ingobernables, cuestionadores de todo el establishment, los enemigos insoportables que ellos por sí solos no se atrevían derrocar por intereses varios. En definitiva, en un mundo donde los que manda son los fachas de derechas, los países donde ha triunfado la revolución árabe reciente, ha sido en los más izquierdistas. Hasta en Libia, la OTAN, estuvo bombardeando cincuenta o sesenta días ciudades, carreteras, hospitales, escuelas, fábricas, cuarteles, etc., es decir estuvo haciendo la guerra a favor de los revoltosos, que generaban la anarquía y el desorden, la violencia y las matanzas. Cosa inaudita en unos países ‘serios’, ‘educados’, ‘civilizados’, ‘defensores de la paz y el orden’, etc.

Pregunta: ¿Salen las revoluciones espontáneamente o son provocadas por los que mandan en el mundo, el establishment? Eso es muy fácil de saber, cuando los principales periódicos, las televisiones, etc., se ponen contra un país todos a una –sacando todo lo malo del país que quieren derrocar y ensalzando la violencia, la anarquía y las revueltas del que quiere que gane-  ese está condenado a perder ante los poderosos.

No estoy a favor de nadie, y por tanto, no estoy en contra de nadie. Sólo estoy describiendo la realidad.

4. Sí, Vicky, los animales tienen un condicionamiento psicológico elemental. Los gatos y los perros, que tenemos, están condicionados a estar aferrado a su dueño, que cuida de él, le da de comer, lo tiene en su casa. Y aunque sea un maltratador, seguirá con él.

En realidad, entre un animal y nosotros solamente hay una diferencia de planos o niveles psicológicos. Porque todas las mentes actúan como unas grabadoras. Y también todas responden a su condicionamiento. Un gusano está condicionado a vivir como puede bajo tierra, allí tiene que vivir y hacer lo necesario para que así sea, aparearse para reproducir la vida. Nadie se escapa.

5. Es verdad que somos como los animales en casi todo. Si tienes un perro y va a tu habitación cuando estás durmiendo, él quiere estar cerca de ti y subirá a la cama para conseguirlo. El dueño puede decirle que se marché, sin conseguirlo. Por lo que lo saca obligándolo, pero el perro volverá a intentarlo. Porque los animales también tienen miedo y quieren la compañía de alguien. Y eso sucede también con los gatos, los canarios, los patos, las gallinas, los cerdos, los caballos, cuando ven a una persona que no les va a hacer ningún daño, ellos se sienten a gusto, felices, juguetones.

Las personas también necesitamos compañía, el contacto humano –unos más que otros, pero todos dentro de nosotros lo queremos- o de un animal.

Colaboraciones, 18-02-2013

1. Ese mono salvaje que fue a la habitación de Jiddu Krishnamurti, fue porque percibía que allí no había ningún peligro. Los animales también necesitan afecto y compañía de alguien que tenga vida -otro animal, una persona-. Pero, el miedo les desiste de acercarse a ellos. JK, posiblemente tenía menos maldad que las personas comunes, y los animales y las personas, eso lo perciben. Por lo que da igual que el mono -el animal- sea salvaje o no. Pues ante, la ausencia de maldad, toda la vida se ofrece y entrega en la relación estrecha.

2. Todos somos psicópatas, de una manera o de otra. Lo que sucede es que a una persona importante y poderosa la psicopatía se le nota más, es más vistosa y evidente. Si los que mandan solamente fueran ellos psicópatas, ¿por qué les votaríamos? Cada uno vota a alguien que se asemeja a él, de ahí que a los republicanos más estrechos que los demócratas -más humanistas y liberales-, los estrechos voten republicano y los humanistas a los demócratas. Pero, salvo estas peculiaridades superficiales, en lo esencial son los mismos: psicópatas, como tú y como yo.

Por eso el problema no está en el político dirigente, si no en cada cual. El problema está, en qué hace con su vida, en cómo vive, de qué manera se comporta, cómo gestiona su energía, su dinero, sus propiedades, etc.

3. Esa rebeldía mientras no sea entendida en su totalidad, va a provocar consecuencias y reacciones negativas. Por lo que la solución -la rebeldía, la indignación, etc.- resulta ser una continuación del mismo sistema de acción y reacción. Es decir seguir en el mismo círculo dando vueltas sin darnos cuenta, pero que nos divierte, nos activa, y entretiene. Todo ello, a costa de la amargura, los horrores y sufrimientos sin fin.

4. Gracias, Rain, por el ofrecimiento. Pero, no puedo verlos. No es posible de momento. Tal vez, luego en otro momento lo intentaré, si es que no se me pasa y me olvido.

5. Ahora sí que he podido ver el de la niña y los animales salvajes en África, y estoy viendo el más largo. Gracias, Rain, son muy buenos. Y demuestra que la ausencia de maldad, hace toda clase de prodigios en la relación con los demás sean quienes sean.

6. Cuando estuve leyendo libros de JK, solamente, un día apareció un libro de Osho. Y lo leí casi sin querer, porque tiene algunas cosas interesantes.

Pero, Osho, se olvida que cada uno va donde más a gusto y satisfecho se encuentra. Porque cada uno es como es. Por tanto, para mí Osho era un guarro, no solamente en lo concerniente al sexo. Si no en la vida que llevaba de desenfreno en el ámbito material, con sus Rolls-Royce, sus líos con las autoridades de EEUU, que lo expulsaron por hacer una comuna en Oregon -un estado dentro de otro estado-, donde los vecinos les acusaban de su malestar y de bioterrorismo -contaminación de los alimentos-.

No estoy contra él, porque ya he dicho que cada uno es como es. Lo he expresado de esa manera en contestación, para aclarar lo que él -Osho- manifestaba sobre JK, diciendo que era muy serio, poco dado a la broma ni a la fanfarria.

7. Ves, ya estás entrando en el absurdo tú mismo también cuando criticas lo que hacemos los otros. Como lo hizo también Osho criticando a JK. El problema está, en que no vemos ni vivimos que el observador es lo observado: tú eres, yo. Y, yo soy tú, en todas las posibles variantes superficiales.

Por tanto, Rich, todos escuchamos y todos opinamos. O todos callamos. Por eso, cada uno que haga lo que tenga que hacer.

8. Para Moncef Djaziri, profesor de ciencias políticas de la Universidad de Lausanne. 

He sabido de ti al leer en la prensa de hoy la información sobre tu conferencia, ‘Libia. La reconstrucción de un Estado’.

Después del golpe de estado contra la Libia soberana, que provocó una revuelta con su anarquía, violencia y asesinatos, con unan guerra donde participó la OTAN, bombardeando todo el país durante dos meses. Para derrocar a un régimen, corrupto y cruel como el de todos los países, ¿qué cabe esperar sino otro gobierno tirano, cruel y corrupto?

Gran parte de culpa de la todo el caos y la confusión que hay en todas partes, la tienen los intelectuales, los profesores, los especialistas y analistas políticos, los periodistas, etc., que son mantenidos y subvencionados por los gobiernos para que inventan lo que les gustaría que fuera la realidad, sin llegar a la raíz de los problemas. Es decir, cambiar un tirano incómodo, indomable, no obediente, rebelde con el establishment, por otro tirano obediente y sumiso, favorable a los intereses de ese establishment, corrupto e inmoral, cruel y sanguinario. Que no para de provocar guerras, por su inmoralidad, que luego quiere pacificar. Es como si fueran los bomberos que provocan un incendio, y luego se hacen los buenos, y lo quieren apagar. Y es así como funcionamos, desde siempre, desde hace un millón de años. Porque el paradigma del egoísmo, del ‘yo’ que quiere dominar y prevalecer es el que genera la división, el conflicto y las guerras.

9. Lo siento, Rich, si Google no traduce como debería. A mí me ocurre lo mismo con los que escriben en inglés u otras lenguas, de las que es preciso traducirlas para entender lo que se dice en los comentarios.

Te decía, que todos hacemos lo mismo, tanto lo que hacía Jiddu Krishnamurti, como lo que hacía Osho: criticarse unos a otros. Porque el observador es lo observado.

Entonces, como criticarte a ti no tiene ningún sentido, porque yo hago lo mismo que haces tú. Entonces o callamos todos, o que cada cual haga lo que quiera: si quiere criticar que critique, si no quiere criticar y estar en silencio que lo esté. Porque la libertad es una premisa para poder vivir de la mejor manera posible.

Libertad, es que tú tienes toda la libertad para hacer lo que quieras. Y yo también tengo toda la libertad para hacer lo que quiera. Así como todos los demás también tienen toda la libertad para hacer lo que quieran. Y por eso, la libertad es una de las cosas más peligrosas -como el amor- porque nos exponemos a todo, somos vulneramos a todo. Pero en esa vulnerabilidad, está implícita la máxima seguridad posible.

10. Gracias, Alfeon, por tus explicaciones, informaciones y participación en los comentarios. Por el momento, no voy a continuar con el intercambio de comentarios contigo, pues ha desembocado en una especulación. Y, según lo veo, especular es una pérdida de tiempo.

Colaboraciones, 18-02-2013

1. Nos gusta jugar con palabras: ¿quién puede decir que tú u otro está iluminado o no? ¿Hay unas pruebas que hace un tribunal para que pueda dar un título de estar iluminado? Y, a ese tribunal ¿quién ha dicho que está iluminado para poder examinar y conceder los títulos de que uno está iluminado?

Por tanto, dejemos de especular y atengámonos a los hechos. El hecho es la confusión y el desorden en que vivimos, fruto de la división interna. Así que la cuestión es: ¿qué voy a hacer para que esta división interna no me destruya y destruya a los demás? ¿Cómo vivo mi vida cotidiana: con insensibilidad e indolencia, con afecto y con respeto, con codicia y avaricia, con vanidad?

2. Rich cuando hablo o crítico, no lo hago dirigiéndome a una sola persona. Puede que empiece dirigiéndome a alguien en concreto, pero enseguida me olvido y ya estoy hablando de todos, de cómo funciona la mente común a toda la humanidad.

Todo lo que dicen Osho, JK, y otros, es todo lo que decimos y queremos todos: ser felices, vivir sin problemas, que nos respeten, que no nos desprecien, etc. La diferencia está en la manera cómo cada cual pretende darle la solución.

Los más desarrollados mentalmente, van muy profundamente pueden hablar sin parar, escribir libros, etc., pero al final tropiezan con lo que tropezamos todos: el miedo y el temor al dolor, a la muerte, al ridículo, a no saber absolutamente nada de lo que será después de la muerte ni cuándo llegará.

Así que todo es muy sencillo, sólo se trata de ver. Y si vemos realmente actuamos, sin división ni sin conflicto. Y ya está todo hecho. Todo lo demás llegará, sea lo que sea, nos guste o no.

¿Todos somos repetidores de alguien y de algo, no? Porque todos repetimos las palabras, la manera de hablar, que nos han enseñado en el lugar donde hemos nacido, crecido y sido educados. Otros, copian los modelos originales de los aviones, barcos, naves espaciales, experimentos científicos, para poder seguir viviendo como lo hacemos. Por tanto, el problema no es copiar o no copiar. Sino qué hacemos con eso que copiamos. ¿Qué hace uno con el coche que ha comprado? Que él no ha inventado, sino el inventor del primer coche. ¿Me sigues, Rich?

Cuando dieces que tú sólo sabes si estás iluminado o no. Eso ha de ser por una referencia, que es cuando el ‘yo’ está cotejando, contrastando, está creando la dualidad, una imagen, una proyección. Es decir, eso puede ser un invento. Y si eso que dices es condicional, que tiene una causa, ¿qué sentido tiene verdadero? Lo que quiere decir que no es un hecho. Y nosotros para resolver los problemas necesitamos atenernos a los hechos.

3. Repasando el comentario en el que aparece la palabra ‘cerdo’ para describir el comportamiento de Osho, ante el sexo. Google, no ha traducido la acepción ‘guarro’ en el sentido que se le da también en español: ‘sucio’.

Siento si alguien se ha sentido ofendido al aparecer esa palabra, que nunca uso para referirme a una persona.

4. ‘Lo que creo ser y lo que creo que es, solo anida en la mente que creo tener’.

Sólo anida en el ‘yo’. No en la mente, entendida como percepción.

5. Cuando leo o me entero, del último avance conseguido, me pregunto: ¿Para qué tanta ilusión, tanto deseo, tanta prisa, si eso es un camino que no tiene fin? Porque, las personas tenemos que sufrir, tenemos que morir. Y mientras no se derrote el sufrimiento y la muerte, ¿qué sentido tiene todo lo que inventemos? Aunque primero que nada, habría que ver si es ello posible.

Pues, el hombre se adapta a todo. Prueba de ello es que desde hace un millón de años, todo lo ha superado. Sin tener medicinas, sin tener máquinas, ni química ni física, desarrollada como ahora. Puedes decir, que ahora vivimos más años. Y eso qué quiere decir. Pues dentro de unos años, cien, dirán que antes morían muy jóvenes. Y ahora nosotros vemos normal la edad en que morimos. O sea que todo es una trampa, fruto de la ignorancia.

Eso no quiere decir, que uno tiene que ser indolente. Pero, tiene que tener la inteligencia para no desbocarse y creer que todo lo nuevo, lo que inventamos en el ámbito material, científico y técnico, va a solucionar los problemas. Pues no lo ha hecho, ni lo puede hacer. Ya que, solamente generando primero el orden en nuestras vidas -orden interno- que puede generar ese orden hacia fuera en la sociedad, en todo lo que hacemos.

Y ese orden sólo puede llegar, cuando uno se comprende totalmente. Es decir, cuando se da cuenta claramente de la manera cómo funciona el pensamiento. Ver de qué manera opera el pensamiento que ha inventado el ‘yo’ y el ‘tú’, el ‘nosotros’ y el ‘ellos’, todos divididos y en conflicto. Lo que genera esta sociedad tan desordenada, insensible e indolente.

6. Precisamente, Vicky, ayer recibí un enlace de una web site de unos seguidores del advaita vedanta, que hablaban sobre Jiddu Krishnamurti. Decían que KH., su maestro del principio, dijo que después del proceso por el que pasó JK, quedó esquizofrénico, al realizarle una trepanación, pues él decía que no tenía ‘yo’. Que, JK, no tuvo bastante resistencia para soportar los dolores de ese proceso, por lo que quedó inconcluso.

También decía la teósofa Blavastky, que JK, estaba enloquecido. Porque, decía que JK proponía que hay que destruir los puentes. Y, según la Blavastky, si se rompen los puentes, ¿cómo podrá llegar hasta la otra orilla? Refiriéndose a los puentes, como la enseñanza de los maestros iniciados teósofos, a los que JK, rechazaba y descartaba.

Uno les escribió lo siguiente:              

Por razones accidentales, ha llegado a mí el enlace que me ha traído a hacer este comentario, después de leer someramente el escrito.

Antes que nada quiero decir que el término trepanación, nunca ha sido usado por la biógrafa de JK -Mary Lutens, amiga de él-. Ella ha usado la expresión ‘que le estaban quemando internamente -la mente-‘. Y que eso vino sin programación alguna, espontáneamente y se fue de la misma manera.

Respecto, de que JK no tenía ‘yo’, eso no es posible para ningún ser humano -sino es que son dementes-, porque todos participamos de la mente global a la que estamos todos unidos queramos o no, seamos conscientes o no.

Colaboraciones, 19-02-2013

1. ¿La percepción, es la mente, está en la mente? ¿O la percepción está más allá de la mente?

2. El estado, como su nombre indica es algo temporal, del pasado, de lo que hemos planificado. Por lo que nunca puede atender verdaderamente a un ser humano. Atiende a alguien que tiene un nombre, una imagen reconocible o no, un número identificativo, etc., pero no puede llegar a la esencia de su problema, que necesita que se lo resuelva –como un médico resuelve y cura una enfermedad; o un mecánico, arregla un motor-. Por eso, el estado nunca podrá resolver el problema de la pobreza y la miseria, porque es insensible a partir de cierto límite y situación.

Y por eso, aunque ese estado sea rico, se las arregla de manera que no pude ayudar a los pobres, porque realmente no los ve como personas, sino como algo como si fuera no humano. Porque si él fuera sensible y percibiera el dolor realmente de la pobreza, no viviría de manera que generara la desigualdad, la miseria, el hambrea, viviendo indolentemente sin preocuparse de los menos afortunados. A los que él explota como consecuencia del sistema en que vive, injusto e inmoral.

3. «El que tú te crees que eres no es real. No hay dueño de la vida, no sólo la vida. Hay un cuerpo y una mente, pero no te pertenece».

Nosotros no somos el dueño de nada. Pero si tú tienes un coche -el cuerpo-, has de cuidarlo de manera que funcione adecuadamente. Y lo mismo pasa con la mente: si le das malas sensaciones, malos ambientes, malas imágenes y visiones, si llevas una vida de confusión y desorden, se estropeará y perderás la lucidez. De manera que no podrás ni hablar ni escribir ni conducirte adecuadamente en la vida.

4. Por eso el mundo está como está, porque una banda de enloquecidos fanáticos, salvajes, insensibles e ignorantes, ha dominado y domina las mentes de las personas, mediante las religiones organizadas,  las ideas y teorías políticas, todas divisivas, generadoras de conflictos, que desembocan en la irritabilidad, los celos, la envidia, la vanidad, la falta de compasión y amor por los demás y por uno mismo. Porque si uno tiene amor, ¿puede ser cruel, matar con saña, por venganza por desobediencia de una absurda ley injusta, que prohíbe la libertad más elemental, y por todos los problemas que le van a llegar, por esos actos crueles y asesinos, que no le van a dejar en paz por el resto de su vida?

5. El hecho es que existe el gurú -que sabe más que otros que se acerca a él-. Uno le explica que el gurú es negativo, pero él quiere seguir a ese gurú. ¿Tenemos derecho a prohibirlo? Eso es lo que no hizo Jiddu Krishnamurti, no prohibir que los que lo seguían lo hicieran.

6. Es tan sencillo, como si tú estás enfermo y vas al médico para que te cure. Y otro te dice, no vayas al médico porque te has de curar tú mismo internamente, desde la raíz de la enfermedad, de lo contrario dependerás de él. Eso suena muy bien, pero no es un hecho para la mayoría de las personas, que quieren un alivio, vivir sin ser atormentados, quieren ser ayudados. Y si tú quieres vivir así, ¿por qué te lo tengo que prohibir, en nombre de qué y de quién? Pues esa solución, de negar al gurú, que tanto se cacarea, es un acto contra la libertad esencial de los hombres.

Bonita descripción, bonita música e imagen. Ahora ya sabemos que somos el resultado del carbono de las estrellas, etc. Pero, ahora falta saber qué es lo que hay que hacer para que esa vida –con el cuerpo- tenga lo necesario para que no sea un tormento, un dolor continuado, algo que no genere desorden que vaya contra ese orden que nos ha generado, creado, y nos da vida. Porque, como se dice en el video, la vida está en realidad, en parte, dentro de nosotros. Y de nosotros depende la manera como la gestionamos, la vivimos.

7. No es una pregunta, es -según la documentación aportada- una realidad. Y es que hasta aquí, las personas como ustedes tan pelotas y tan siervas, siguen haciendo las cosas de manera para que continúen y prevalezcan las castas.

8. “El camino de Dios ya está establecido, y el que quiera «subir por otra parte es ladrón y salteador».

No hay camino ni religión ni idea ni teoría que se puede decir que es de dios. Pues dios es todo, todos los caminos que existen, como si no existen o existirán. Porque los caminos son de los hombres. Y los hombres -todos- son los hijos de dios. Es decir, de la idea de dios que tenemos.

9. Cuidado, Humberto, no se puede aclarar, o tu lo ves o no lo ves. No vamos a estar siempre jugando con las palabras. Eso es como dios: o uno cree y se lo cree; o no cree y no se lo cree. Y no hay más. Pues, seguir hablando de esto, para mí, sería como estar contando los dedos de la mano y preguntarnos por qué son cinco.

El pensamiento-mente no puede acceder a eso tan extraordinario que es algo íntimo de cada cual y su porqué. ¿Cómo se puede explicar por qué uno es un facha de derechas, carca y cruel, y otro no lo sea, sino que es todo lo contrario: le gusta repartir y darlo todo, le interesan tanto las personas pobres y las menos afortunadas, tanto como las afortunadas y ricas, fachas de derechas?

10. Esa percepción clara y diáfana, si uno es afortunado y sensible, llega cuando uno mira sin una dirección premeditada para conseguir un fin.

11. He leído tu escrito-columna, en…, 17-2-2013, ‘Un juego entre individuos’. Gracias por las informaciones y comentarios.

Las normas, las leyes, sólo son soportables, y no molestan, cuando uno las comprende. Y para comprender, uno tiene que comprender el orden -las leyes que no han sido escritas por el hombre, las leyes de la vida-. Y también comprender la manera cómo funciona el pensamiento, con sus inventos e ilusiones de lo que debería ser, como reacción a lo que es, la realidad.

Muchas gracias por la información. Aunque entrar en las web de las universidades españolas -incluyendo las catalanas- es una tortura insoportable. Donde todo parece una selva, para que no se pueda encontrar lo que uno quiere y necesita.

Cuando hay universidades, sobre todo europeas y norteamericanas, que pones el nombre del profesor en el buscador, y acto seguido, aparece a quien buscas, su foto, número de teléfono, dirección electrónica, etc. Es una maravilla.

Colaboraciones, 20-02-2013

1. Las cosas que conocemos visualmente, es lo que hemos visto desde siempre a nuestro alrededor, por todo el mundo que conocemos, incluido el espacio que hemos podido ver mediante los telescopios, etc.

Las cosas que conocemos, mediante la investigación, inquiriendo, puede que sean fruto del condicionamiento o no. Nuestro trabajo es ver y comprender ese condicionamiento y descartar-lo.

2. Fernando, en la percepción si es total y verdadera. no puede haber interpretación alguna ni orientación. Porque entonces actuamos como si fuéramos animales, hacemos lo que hacemos, vamos donde vamos, sin saber ni lo que hacemos ni sin saber a dónde vamos. Porque es el vacío, la nada, lo que está operando.

3. ¿Qué importa de lo que muera uno? La muerte es como es: sea lo que nos lleve, la muerte está ahí. Y cuando llega, no hay nada más. La muerte solamente tiene la lógica que es la misma muerte. La muerte es caprichosa, ilógica en su manera de actuar. Aunque ella tiene su orden y su lógica matemática, indescifrable para nosotros como todos los misterios.

La muerte es como la vida misma, pero que acaba en un final irrevocable, irrepetible.

4. Menos mal que hay alguien lúcido, como Enric. Muchos dicen que todo es una ilusión, pero cuando les llegue el mal rollo, que sientan el dolor con toda su brutalidad, entonces verán qué estúpidos que son contándose cuentos de niños bien, que tienen las tres comidas del día aseguradas, sus apartamentos, sus ropas, etc.

5. “Hace milenios que la Mente está en el corralito. Sólo la comprensión y asimilación de que no somos ella, nos hará trascender el «corralito».

¿Y eso cuándo va a ser, dentro de otro millón de años? Y mientras tanto, nos las tendremos que ver con lo que es, ¿no? Por tanto, cuando más alucinemos más nos escapamos, más aislados, más divididos. Po lo que seguimos igual que las fieras por la selva.

6. Estoy de acuerdo de que seamos amigos, aunque sea por FB. Gracias también por confiar en la amistad desinteresada.

7. Todo no se ha perdido, Roberto, porque el acto de ver algo claramente libera la mente de su contenido. Y su contenido es la memoria, que es tiempo, como pasado, el ‘yo’. Y se pasado proyecta el futuro, pasando por el presente. Por tanto, sólo hay que estar atento a todo lo que sucede, tanto dentro como fuera de uno. Pues el acto de ver claro algo, nos desacondiciona de ese pasado y el futuro. Donde florece el vacío, la compasión y el amor.

8. Psicológicamente, mientras no nos liberemos del condicionamiento, el tiempo estará ahí. Tiempo como devenir, ya que la vida como la conocemos es la vanidad del más y más. Y tiempo como pasado que es el miedo, al tener una referencia de lo que fue en el pasado o lo que será en el futuro. El tiempo es contrastar, cotejar, evaluar, analizar, etc., siempre con algo que ya conocemos, de lo contrario todo eso no lo haríamos.

9. Todos los que se aferran a un deseo imposible -pues hay quienes no quieren cambiar, les gusta la vida que llevan-, esos viven inadecuadamente. Por tato, falta saber lo que es posible. Porque si uno descarta lo negativo –el deseo imposible-, entonces lo que queda es lo positivo.

10. La realidad, es la unidad de todo. Pues todo está relacionado, lo veamos o no. Esa lluvia que a unos les molesta, es la que hace crecer los sembrados para poder alimentarnos. Esa cosa que queremos y no llega, tiene su matemático sentido para finalizar un proyecto trazado desde muy lejos.

Por tanto, sólo nos falta comprender, ver que la realidad es así, ella va a su manera indescifrable para nosotros.

11. Todo lo que se ha dicho, o inventado, ya estaba ahí. Solamente, faltaba verlo. Es como si hay algo que cae en el suelo, y pasa un tiempo en que no lo vemos, porque pensamos que no está porque se ha perdido, pero un día nuestra vista lo ve.

12. «Ese hombre, es el nativo americano: moral, bueno, y lo que hace es bello. JK describe al aborigen de toda la Tierra…»

Sí, eso es una parte. Pero hay que tener la posibilidad -la logística- para poder transmitirlo por todo el mundo.

13. El aprendizaje en el ámbito material, científico, técnico, es preciso, para poder pintar un cuadro, para saber cocinar, enseñarme un idioma, etc. Pero en el ámbito psicológico, ¿podemos enseñarnos o que nos enseñen -por medio de la repetición y evolución- a ver la realidad tal cual es? Eso no es posible, porque lo intemporal, no puede estar dentro del ámbito del tiempo -del conseguiré o no lo conseguiré-. Por eso, Enric, el ir más allá de lo que sea no es un proceso material, acumulativo, temporal: o es o no es, o lo vemos o no.

14. Ayer por al anochecer empezó a llover, suave y provechosamente. Con la lluvia, el frío molesto desapareció. Pues las nubes, procedentes del mar Mediterráneo, traídas por el viento eran más templadas que las que venían estos días pasados que llegaban desde donde había nieve, las montañas heladas, etc.

Además, cuando está nublado –sobre todo por la noche-, las nubes impiden que el calor que aún tiene la tierra suba hacia arriba y se enfríe. Haciendo un efecto invernadero. Y al estar nublado, no cae el rocío, por lo que no hiela ni hay escarcha.

Las plantas necesitan ser cuidadas, pues ellas son delicadas aunque son salvajes. Si una planta no recibe el agua que necesita, se marchita, las hojas se enrollan, replegándose hacia dentro de ellas mismas, como cerrándose a la luz del sol y a la vida. Pero nada más, reciben agua se revitalizan en horas. Y vuelve la vida, su fragancia visual, su presencia encantadora y atrayente.

Por eso, el respeto, la atención, el afecto, es preciso para atender a la vida, todo lo que esté cerca de nosotros, dependiendo de una manera o de otra de nosotros. Eso implica, prestar atención a todo. Y para ello, uno necesita tiempo para ver y observar, mirar en todas direcciones con libertad. Y para eso, uno tiene que morir –olvidarse- del momento que ya ha pasado, que ya no sirve, pues se convierte en un obstáculo para que florezca la compasión y el amor.

Colaboraciones, 20-02-2013

1. Aunque alguien sea muy desarrollado mentalmente -psicológicamente, espiritualmente-, sino tiene una logística para divulgarlo por medio de libros, de CDs, de videos, de pláticas y conferencias, etc., ¿cómo llegaría todo eso a los demás que no lo conocen y viven en la otra parte del mundo?

Eso mismo, también les pasa a los cantantes, músicos, etc. que triunfan. Sin una buena organización -logística- no serían tan populares ni llegarían a tantas personas.

2. Lo que he pretendido decir y comunicar, Francisco, es que sin un equipo de colaboradores, etc., nadie puede hacer nada. El que más goles marca, muchos le ayudan para que así sea -al margen de su habilidad innata-: el masajista, el entrenador, los que le hacen los pases para que el balón le llegue a sus pies en óptimas condiciones, los fabricantes de las zapatillas, etc.

Respecto a por qué hay quién cambia su manera de vivir –y otro no lo hace-, eso es un misterio. Todo puede ser y no lo puede ser a la vez. Hay personas que han cambiado globalmente el comportamiento de las personas, han influido en ellas: Jesús, Buda, fueron dos altavoces de la compasión y el amor. Es verdad que no los liberaron de manera total –si es que eso puede ser-. Pero, su influencia aún perdura, de una manera o de otra. Aunque realmente no inventaron nada, pues el amor y la compasión siempre están ahí. Ellos solamente tuvieron la capacidad de entrar en esa dimensión –sensibilidad-, donde veían el dolor de manera que les despertaba la inteligencia para ir más allá de él. Y explicarlo de manera clara y comprensiva para la mayoría de las personas.

3. Todos los que buscan la libertad, que no haya autoritarismo ni opresión, injusticias ni corrupción, solamente tienen una solución: descartar todo esos comportamientos –la revolución-. Pero, la diferencia está en que unos la hacen con traumatismos violentos, lavando los cerebros y lanzando las personas a matar y que los maten en masa. Y hay otros, que también van a ir más allá de ese sistema inmoral y corrupto, cruel e injusto, pero partiendo de uno mismo, por lo que no hace falta usar la violencia ni provocar las matanzas en masa que es la guerra.

4. Hola Ruben.  La amistad siempre es buena, si no se deteriora para el mal. Estoy de acuerdo en que seamos amigos en FB.

5. La aniquilación de quien te crees que eres, solamente se consigue aceptando la realidad, lo que es. Sin huidas ni invenciones. O con huidas e invenciones. Pero, sea lo que sea el resultado siempre se tiene que aceptar lo que es la realidad de los resultados.

6. Martín, con tu permiso, quiero decirte que existe algo que es el infinito, ¿verdad? Pues a la hora de buscar la verdad, los diversos conocimientos -espirituales, esotéricos, etc.-, todo eso se convierte también en infinito. Por lo que se convierte todo en una especulación, un pérdida de tiempo. Pues, toda búsqueda no tiene fin. Ni tan siquiera se sabe si eso que se busca es real y verdadero o no lo es.

Las máquinas son muy eficientes, realizan tareas más rápidamente que los hombres. Pero son mudas, no tienen alma. No nos dicen nada, solamente ejecutan nuestras órdenes. No pueden hacer nada más. No nos pueden avisar de que tal pieza está gastada y se va a romper. No nos dicen nada, para solucionar el problema que tienen para solucionarlo. Es como un cuerpo sano que en un momento queda muerto, ¿cómo nos va a informar esa persona que está muerta lo que ha comido, lo que ha bebido, dónde le duele, qué le ha sucedido? Pues eso mismo pasa con las máquinas: todas están muertas, son torpes e inviables a la hora de comunicarse con las personas.

Los ordenadores, son también muertos, que nunca hablan. Solamente actúan y ejecutan su programación. Pero no nos ayudan a la hora de saber por qué no pueden funcionar, porque no responden a las órdenes que les hemos solicitado. Una conversación telefónica tiene más utilidad a la hora de resolver un problema que el más grande ordenador que existe. Pues, la persona que tiene un problema puede responder simplemente con un sí o con un no a una información para que solucionen un problema. Cuando la máquina, el ordenador, hay un momento que está bloqueado por la situación más nimia que, respondiendo a la pregunta con un sí o un no, todo quedaría resuelto.

Los superficiales, cuando empezaron los ordenadores lo presentaban como el nuevo dios del mundo. Los primeros que los usaron eran personas mundanas, superficiales: los militares, los gobiernos, a escondidas, para ver qué beneficios encontraban para –como siempre- ser más eficientes. Desechado por los militares como un arma secreta, los civiles empezaron a usarlo como herramienta de trabajo, al ser más rápido en sus respuestas. Las máquinas que sumaban y restaban, dividían y multiplicaban, etc., eran anteriores al ordenador como lo conocemos ahora, pero hacían lo mismo: resolver una orden en fracciones de segundo, lo que a una persona común lo que costaba muchísimo más tiempo.

Ahora, en la actualidad, los ordenadores –grandes y pequeños- se han convertido como si fueran otro miembro más de nuestro cuerpo, de la mente. Son veloces, nos han acelerado la vida millones de veces para poder ir más rápidamente en todos los ámbitos. Sin que tengan fin su aplicaciones y posibilidades, pues tanto en lo micro, como en lo macro, lo que parecía inverosímil se ha convertido en realidad.

Pero, ese avance tan valioso para acelerarnos, no sirve para nada a la hora de generar el orden necesario para poder dejar de tener problemas. Pues las máquinas al ser concebidas por los hombres llevan en ellas, toda la imperfección humana. Ellas son perfectas para lo que son inventadas, pero el hombre las hace dañinas, malvadas y mortales. Una de las primeras herramientas fue el cuchillo, que puede cortar una pieza de carne, de fruta, de madera o de caña. Pero, también se puede usar para herir a una persona y matarla. Por tanto, ha pasado de una herramienta doméstica, a un arma que se puede convertir en cruel y asesina.

Pero, el inicio de todo invento siempre es egoísta, lleva el mal en sí. Porque el hombre en sí también lleva el mal, todavía es un animal. Se imaginan si a un león o un tigre les dieran –o inventaran- un cuchillo, ¿para qué lo usarían? Ese es el hombre: alguien que maneja herramientas que usa para sobrevivir, dominar e imponerse, robar, matar si ve que pierde lo que cree que es suyo, si ve peligrar su vida.

Luego aparecieron unos que decían: ‘Todo lo que existe no es tuyo solamente, el cuerpo y tu vida no es tuyo, porque no lo puedes dominar como tú quieres. Así que no fuerces ni te enfrentes contra la realidad de lo que es la vida y las circunstancias, sino serás desgraciado enfrentado, en conflicto, en lucha permanente, te convertirás en un asesino. Y como resultado puedes perderlo todo.

Colaboraciones, 21-02-2013                       

1. Aunque podemos decir que no hay un dios, todavía existe el misterio de todo lo que es la vida. ¿Por qué es que vivimos? ¿Por qué muere uno recién nacido, joven, o llega a viejo? ¿Por qué desde pequeño uno enferma y sigue enfermo el resto de su vida?

2. La indiferencia no es amor. La indiferencia es insensibilidad e indolencia. Y la vida toda ella necesita que la amemos, que seamos compasivos con todos, sean quienes sean.

3. Psicológicamente el infinito afecta a todo, nada ni nadie se pueden excluir, librar, olvidar. Las leyes solamente se pueden aplicar a la materia y la psicología -acción y reacción-. Pues el amor, que es lo infinito, no tiene ni norma ni ley alguna.

4. ¿Cómo nos podemos alinear con la mente universal o divina? Cuando la energía llega en su plenitud, donde la inteligencia está operando. Pero para que llegue la energía en su totalidad, sin que se pierda por un fragmento, uno no ha de estar ni dividido ni en conflicto.

5. Primero que nada, Carmen, cuando decimos que el hombre desciendo o no desciende del mono, ¿eso qué valor tiene realmente? Puede que se cierto o no. Por tanto, hay que investigarlo si una quiere.

El hombre, tiene mucho del animal: su agresividad, su violencia. Ya que la necesita para dominar a los que se oponen, para que pueda conseguir lo que necesita -que es lo mismo que necesitan los demás que se oponen a él-. Y es esa necesidad, la que nos hace egoístas. Así que básicamente somos iguales, aunque el hombre es más desarrollado mentalmente y por eso ha inventado todo el mundo tecnológico, espiritual, etc.

Con respecto de no conocer a las mujeres. Eso es muy simple, pues las mujeres y los hombres son iguales, lo que cambia es en lo morfológico. Psicológicamente, son igual.

6. El amor engloba y abarca a la ley, como lo abarca todo, por eso es infinito.

7. “Podría el amor violar la ley…? (estamos filosofando)”.

El amor no está en contra de la ley, la lleva en sí. Pero, llegado un momento el amor va más allá de la ley. Si un médico termina su horario de trabajo en la consulta y llega una persona enferma, y sin papeles, va más allá de la ley y atiende a esa persona necesitada. Y de la misma manera, igual en todas las facetas y ámbitos de la vida, en que la ley se interponga ante el bien de una persona, el amor no hace caso de la ley, la transciende y va más allá de ella.

8. Cada cosa tiene su lugar y su momento. El corazón, los sentimientos, las ilusiones, todo eso es pasajero. Vienen y se van. Pero durante el tiempo que permanecen en nosotros nos pueden generar confusión y desorden. Las banderas, las músicas propias de cada lugar, las de moda, nos hacen a veces llorar emocionados. Y esa emoción nos lanza a la decisión de dar lo que sea por eso que tanto nos conmueve. Pero, a los otros también les pasa lo mismo. Por lo que, desencadenamos división, enfrentamientos, conflictos. Porque queremos defender eso que creemos nuestro y mejor.

Igualmente pasa con algunas personas, sobre todo con las que queremos como posible pareja. Provocándonos arrebatos y arrobamiento, donde uno pierde toda la racionalidad, la lógica, la noción de la realidad. Por lo que estamos dispuestos a dar lo que haga falta para proseguir y conseguir que esa relación prosiga y se afiance. Pero eso es una visión nuestra, que puede que la otra persona no comparta ni le interese, por lo que va desencadenar toda clase de problemas psicológicos, sociales, etc., en nosotros.

Por eso, Pablo, uno ve todas esas actitudes mentales, de la vida, como algo más sin darle importancia ni aferrarse haciéndose adicto a esa relación, ya sea una persona, una moda, una idea o teoría, un lugar donde vivir, un grupo de personas con las que me identifico.

9. Por la mañana cuando me levanto, miro por la ventana y desde allí veo cómo funciona el mundo.

10. Virginia, el problema es tan grande y enmarañado, pues estamos hablando del desorden del mundo, de su sociedad, que es uno el que tiene que resolver el problema. Y el problema es nuestra vida de cada uno. Porque si te obligo a ti a que hagas algo que no entiendes, o no quieres, no tendrás la energía suficiente para descartar lo que los otros no descartan.

Y cuando obligamos a alguien, ya estamos dentro del ámbito de los problemas de la sociedad, que pretendemos solucionar. Por lo que sería tanto como vivir girando dentro de un círculo cerrado. Dejando todo como siempre: con su inmoralidad y corrupción. Así que el problema de la sociedad, es mi problema. El problema es mi vida y lo que yo hago con ella, cómo vivo, de qué manera me relaciono con las personas, la naturaleza, con las cosas. Y mientras no tengamos orden en nuestras vidas, en la de cada cual, ¿qué sentido tiene hablar sin parar, ir de un lado a otro haciendo servicios sociales, escribiendo?

No me has hablado de tu libro. Pues ahora ya no leo libros y no estoy al tanto de las novedades.

Sí, el escrito que te envié, es un montaje de dos escritos que los he juntado para que tenga más cuerpo y que tengan conexión entre ellos. Aunque en realidad, todos los escritos de filosofía y psicología tienen un nexo común: describir la realidad, la vida de las personas, y sus posibles soluciones de los problemas.

11. Lo que decía es que aunque comprendamos que dios es una idea, una teoría, de la que no hacemos caso. Aún queda por descubrir -si se puede- ¿qué es lo que es el misterio de la vida, que incluye a la muerte? ¿Cómo llegamos aquí a la tierra?

12. Cuando no hay división es cuando existe la armonía del ser. Porque no hay fricción, sino confort, al no luchar contra las corrientes que nos llegan por todos lados.

13. Sólo cuando llega el vacío se realiza el estado del ser. Que es la armonía con el absoluto, lo totalidad de la vida y el universo.

14. El Ser, Dios, el súper Yo, la iluminación, el infinito, la liberación, lo eterno, todo es la misma cosa. Todo eso sólo aparece cuando el ‘yo’, ha visto que no es adecuado para abordar y enfrentarse para descubrir lo que está más allá de las palabras, los conceptos, las imágenes que tenemos de todo ello.

Colaboraciones, 22-02-2013

1. Aunque podemos decir que no hay un dios, todavía existe el misterio de todo lo que es la vida. ¿Por qué es que vivimos? ¿Por qué muere uno recién nacido, joven, o llega a viejo? ¿Por qué desde pequeño uno enferma y sigue enfermo el resto de su vida?

2. Un acto sencillo de amor, es como un grano de arena. Y uno detrás de otro, se hacen un montón, una playa, un arenal. En nuestras vidas sucede lo mismo, un renunciamiento, una ayuda, una atención con su afecto, un favor, uno tras de otro, limpian nuestra conciencia de manera que el mal no puede arraigar en nosotros. El mal huye del bien. Y el bien, el amor, transforma el mal, lo cambia, lo blanquea, se unen y son lo mismo.

3. ¿Por qué dices que no es lo mismo? ¿Si todo eso, o lo que representa -por fantástico que sea- es amor? El amor siempre es el mismo, sea el de un negro o un blanco, un viejo o un joven, un inculto o un catedrático.

Tú, Rob, sabes que hay muchas manifestaciones de realidad que decimos que es la verdad. Pero la verdad siempre es una: el amor.

4. El ruido no era el del sol –cosa imposible de oír-, sino un montaje. Gracias, Humberto, por el ofrecimiento.

5. En el caos hay orden, aunque no nos guste el resultado porque no nos favorece. Por eso, el caos y el orden en el ámbito material se suceden uno a otro, formando una unidad, un juego de destrucción y construcción para que el mundo sea como es. Una tormenta con abundante lluvia destruye los márgenes de los ríos, molesta a las personas, pero riega y lo lava todo.

6. Si algo caracteriza al Tao y al Zen, es su respuesta a la realidad. Y la realidad, lo totalidad de lo que existe, lo abarca todo. Por tanto en el Zen y el Tao, cabe todo. Y esa misma verdad, que es ver y atenerse a la realidad, descartará lo que encuentre negativo e inservible para poder seguir ateniéndose a la realidad. Pues el Zen, en esencia es: tengo frío me abrigo, tengo calor me desabrigo. Y el Tao es la descripción del vacío y su utilidad para la vida real cotidiana, que no es más que un sentido común profundo y radical.

7. Eso mismo se podría decir sobre Buida y Jesús, etc., si ellos no hubieran querido mostrarnos la luz, ¿nosotros la hubiéramos encontrado? Puede ser. Eso no lo sabremos. Es como cuando uno enferma, él –el cuerpo- potencialmente podría auto curarse. O, no. Y uno morirse y la vida seguiría funcionando sin ningún problema.

Por eso, Francisco, cada cual que haga lo que tenga que hacer: si unos quieren con sus esfuerzos mostrarnos con su luz, nuestro propio brillo, ¿dónde está el problema? El problema es de libertad y de honestidad. Y por eso que cada uno que haga lo que le conviene: unos mostrar y otros descartar si no les conviene.

8. Cuando no prestamos atención a lo que hacemos, pueden surgir problemas más graves qué el no estar atento a lo que comemos. Porque si conducimos un coche sin prestar atención podemos generar, provocar un accidente con todos los problemas para nosotros y los demás. Si uno trabaja en una oficina y se distrae, no podrá atender adecuadamente a los que van allí para resolver sus problemas y diligencias. El panadero si no está atento, el pan se puede cocer en demasía y no ser adecuado para la venta.

Por tanto no prestar atención a lo que hacemos es propio de personas indolentes, insensibles, que no responden al mayor reto que tenemos: el dolor que nos generamos y nos generan. El problema está es que vamos en busca del placer. Y el mayor placer es hacer lo que nos dé la gana. Pero esa búsqueda de placer siempre nos lleva al dolor. Por tanto, hemos de descubrir cómo se genera el placer, qué es el miedo, cómo funcionan nuestras mentes, el pensamiento. Pues todo nace dentro de nosotros. Y somos nosotros los que tenemos la oportunidad de hacer algo al respecto, para que el desorden y la confusión no lleguen y se incrementen.

El miedo nos hace huir de él, nos acelera, y queremos que desaparezca al sentirnos mal. Por eso, inventamos algo para huir de él –las distracciones, la inatención-. Porque el miedo y el dolor son lo mismo. Si no hay miedo no hay dolor. Y si no hay dolor no hay miedo. Por tanto, hemos de comprender la vida como es, cómo funciona. Pues cuando hay comprensión de lo que sucede, de los retos que nos llegan, no necesitamos huir porque no nos dan miedo. Al contrario disfrutamos con ese reto que nos llega, que no es ni más ni menos que la vida operando.

Los retos, se pueden resolver o no. Tanto si se resuelven como si no, uno los tiene que descartar, ir más allá de ellos. Pues los retos nos obligan a hacer una respuesta, adecuada o no, que son los deseos. Y un deseo se realiza, o se destruye, lo aniquilamos porque es imposible.

9. Pero en el resultado final, ha de haber ausencia de división y de conflicto. Que es la raíz de toda desigualdad, toda insensibilidad, todo el desorden. Por eso, el problema al final es psicológico, pues hemos de ver la manera cómo funcionamos, cómo funcionan nuestras mentes. Pues la división se genera internamente, mentalmente, a causa del miedo y el temor. Todo ello, fruto de lo psicológico. Pues, el cuerpo tiene un miedo factual y directo, sin que opere la mente: tengo sed, tengo hambre, estoy agotado, me duermo donde estoy por el sueño que tengo.

10. La meditación es ver pasar una nube, un pájaro, y no haber espacio entre eso que estamos viendo. Y ahí es donde se genera el confort, que es la ausencia de la dualidad, del conflicto y sus fricciones.

11. ¿Qué es un ente, es algo real y que existe o es una ilusión o extravagancia? La realidad es que hay una mujer y un hombre, como un niño o un adulto, como una vaca y un león. Y ambos –todos- son un ente. Pero la unión de ambos, no son un ente, porque materialmente de esa unión no se deriva ni se origina nada. Psicológicamente, sí que en la relación y la unión de varias mentes –al no ser materiales-, se puede generar eso que se llama un estado de opinión. Que es lo que se llama un lavado de cerebro, o que le han comido el coco. Y ese estado de opinión, es lo que podríamos llamar un ente burocrático, fundacional, político o religioso.

12. Las personas por mayores que sean –viejas-, tienen su vitalidad. Solamente hay que empezar a activarla para que funcione. Y, una vez activada no hay ninguna diferencia con los jóvenes. Pues el manantial es el mismo: la conciencia que según operemos con ella, no puede hacer que llegue lo nuevo. Y a lo nuevo no le importa que uno sea viejo o joven. Porque lo nuevo es el amor, donde todo puede ser.

Colaboraciones, 23-02-2013

1. Una mujer no puede ser yang. Porque yang es algo material. Es como preguntar, ¿puede una montaña ser mar? ¿Puede el aire ser madera u oro? No lo pueden porque en la naturaleza, cada cosa tiene su identidad propia para para que la vida pueda seguir funcionando, aunque todo forma parte de una unidad.

Todos tenemos de todo, sobre todo moléculas, células, materia, que es lo que nos une. Pero, luego cada uno tiene una función determinada para que la vida sea en su infinita variedad. Si me permites una pregunta, Neo, ¿para qué quieres saber si uno es yin o yang?

2. «No hay nada que ganar, no para salvar el mundo, nada que pelear, nada en que creer etc., a o para nadie».

Sólo podemos ayudar -si uno quiere y tiene la compasión para ello- en el momento en que somos requeridos por alguien que tiene la necesidad.

3. La concentración es divisiva, porque crea un centro y una periferia. La atención plena, total, está más allá de la división. Pues en esa atención, el ‘yo’ no puede operar. Ya que el ‘yo’ es tiempo, devenir, mirar atrás. Y esa atención completa, sin ningún fragmento, es sin tiempo.

4. Donde hay elección, hay desorden, hay reacción. Y en esa reacción está el conflicto. ¿Por qué si me insulta alguien tengo que reaccionar a ese insulto? Lo hacemos porque no estamos atentos. Si estuviéramos totalmente atentos a lo que está sucediendo, no lo veríamos como un insulto. Pues en la atención profunda, total, no hay un ‘yo’ que crea una imagen que pueda ser insultada, dañada.

Así que el problema está en la mente divisiva. Pues el ‘yo’ se genera por un fragmento que se separa de la realidad, de lo que es, de la totalidad de la vida. El fragmento surge cuando uno quiere lo que no puede ser, no puede llegar ni tener, pero al insistir en ello, es cuando se divide de la realidad, apareciendo el miedo y el temor por no conseguir eso que queremos. Lo que hace que llegue la irritabilidad, la fricción, con sus conflictos, los enfrentamientos, la violencia y la guerra.

5. El contenido del pensamiento se da interfiriendo con el presente, solamente cuando opera el ‘yo’. Cuando el ‘yo’ no opera, es cuando todo forma una unidad: la percepción, el pensamiento que es usado por la inteligencia que es esa percepción sin fragmentación.

6. El reconocimiento si es fruto solamente de la percepción, sin que intervenga el deseo para huir, cambiar, o aferrarse a eso que se percibe. Pero en sí no hay reconocimiento por nadie, solamente hay un testigo que no se sabe quién es, porque al no haber ‘yo’, no hay imagen de uno mismo ni de los demás. La percepción, solamente es percepción desde la vacuidad.

7. Sin el cerebro y su inteligencia propia, el cuerpo no podría funcionar. Pues en el cerebro está ubicada toda la programación desde hace millones de años –desde el principio de la vida-, que nos dice que cuando hay fuego nos hemos de apartar para no quemarnos la piel y el cuerpo, cuando vemos un peligro como un acantilado retirarnos, lo que tenemos que beber, la regulación sexual, etc. Es decir el cuerpo si no nos inmiscuimos con él, tiene su propia independencia. Y ahí no hay ningún problema.

Los problemas vienen cuando queremos forzar al cuerpo, hacerlo más veloz, más eficiente, más bonito, erótico, estilizado, competitivo. Porque ya empezamos a generar a ’mi’ imagen en contraposición, a ‘tú’ imagen. Por tanto nos queremos ajustar a un patrón. Y nos dividimos de lo que es, de lo que somos, la realidad. Y entonces, es cuando llega el ‘yo’ operando con sus imágenes. Y cuando más imágenes tenemos, más desorden y confusión, menos sensibilidad, más indolencia, violencia y guerra. La violencia, es la consecuencia de la insensibilidad, que genera miedo y temor. Y el miedo, es también el origen de la violencia, porque al estar dividido de ti, tengo que defenderme creyendo que me vas a atacar. Sin darnos cuenta que descartando el miedo nos veríamos cara a cara tal cual somos y podríamos conocernos, de tal manera que sabríamos cuales son nuestras necesidades. Y tal vez, si es que tenemos sensibilidad, generaríamos esa rareza de la compasión y el amor.

8. “Entonces no es divisiva la actividad cerebral en sí, sino la ilusión que se genera al recordarse e identificarse con el sujeto recordado”

Eso mismo. El problema mientras vivíamos como los animales no existía porque todavía no nos reconocíamos, con n nuestra imagen, nuestras capacidades, etc., y no nos podíamos comparar, cotejar. Pero el hecho es que la vida siempre está evolucionando, y cuando llegó la conciencia como un individuo, llegaron también la división y todos los problemas.

8. Para el cuerpo, en el ámbito material, es precisa la concentración para poder subsistir. Es luego de haber cubiertos la necesidad, sea la que sea, que llega la relajación –en el sentido negativo-, la indolencia, la pereza, la insensibilidad, que llega la división y la separación. Que es cuando perdemos esa percepción total sin fragmento alguno. Por eso, uno tiene que vivir en la inseguridad, porque si no nos dormimos, nos hacemos perezosos, caprichosos, placenteros y tremendamente astutos.

10. El querer ser como el agua es una ilusión, un delirio, que te divide de la realidad, de lo que es. Y por tanto, va a generar desorden, fricción, malos resultados.

11. Alguien que tiene amor, tiene dos justicias: una que está escrita y otra más profunda que no se puede escribir –porque está más allá de las palabras-,  y son pocos los que la ven. Y si la ven no la quieren vivir en sus vidas, porque tendrían que desprenderse de cosas que no pueden o no quieren deshacerse de ellas.

12. Si me permites que intervenga, Alfeon, quiero preguntarte, ¿qué quiere decir el fuego nirvánico? Pues el nirvana quién sabe lo que es. ¿Quién puede decir que uno es en el nirvana? ¿Hay alguien, un tribunal para acreditar quien está en el nirvana o no? ¿Nos estamos comunicando? Y si hay un tribunal, ¿quién les ha autorizado, porque ellos deberán de estar en el nirvana para saber es qué es? Y así sucesivamente, quién autoriza al autorizador.

13. Sin libertad todo se estropea. Con libertad todo funciona bien. Y a partir de ahí, podemos hacer lo que tengamos que hacer. Pues esa libertad nos irá dando el orden, que nos generará más orden.

14. Un tropezón lo tiene cualquiera. Y así es como aprendemos: a base de tropezones. O, no.

15. Y, eso, ¿para qué lo han construido, gastándose un dineral?

16. Si tú les das a otro y te das todo la libertad. ¿Dónde está el problema? Pues si no conviene se acabó, se termina la relación, el negocio o lo que sea.

Colaboraciones, 23-02-2013

1. Desgraciadamente, si no hubiera dolor seríamos como las fieras. Por eso el dolor nos somete y retine -como también les pasa a las fieras-. Entonces, si tú tienes toda la libertad para hacer lo que quieras, y lo haces, y te llega un dolor, ¿dónde está el problema si esa es la lección ineludible, la consecuencia de algo que no has hecho adecuadamente? Pongamos, que alguien que nunca ha visto el fuego, y se siente libre sin ningún impedimento, lo toca. Se va a quemar y sentirá dolor. Pero ya sabe de primera mano lo que es. Y sabrá lo que tiene que hacer ante eso que quema y lo puede destrozar.

La libertad total es precisa, porque esa libertad total nos hace realmente libres. Sin depender de teorías ni ideas, ni de los demás, ya se el maestro, el líder, el salvador, el que dice que sabe, el gurú último que está de moda.

2. Si, Humberto. La vida es una celebración, una diversión, cuando uno se siente sin miedo. Y el miedo siempre es a perderá algo. Y, a no conseguir algo, que sería perder una ilusión.

3. Antes de ser científicos, para hacer las cosas de manera para que se genere y haya orden, hay que ser un verdadero ser humano no corrupto ni inmoral. Porque los científicos –los que los apoyan y les pagan y sostienen- que dicen que todo es para mejorar la vida, cada vez todo está más complicado, hay más confusión. Hay de todo de sobra, se destruye, se echa a la basura de todo lo necesario para vivir, pero hay millones de personas que aún se mueren de hambre, Por lo que seguimos siendo más salvajes que los que decimos que son salvajes.

La pregunta, ¿para qué nos sirven tantos inventos, ir al espacio, gastarse tanto dinero y energía -que son los mismo-, si vamos a peor, pues todo está más confundido y en desorden? Hay mucha, más actividad, pero no funciona en la dirección debida para que se genere el orden. Es como si alguien dice: ‘Comprarme un coche y así podré ser más útil y eficiente en mi trabajo para poder solucionar los problemas’. Pero resulta, que él lo usa para divertirse, distraerse y entretenerse, saciar su vanidad, los caprichos y placeres, la avaricia.

Entonces, ¿qué sentido tiene todo eso? Solamente tiene el sentido del egoísmo, que es su ignorancia, por muchos títulos y doctorados que tenga, por leído y escuchado que sean. Como lo demuestran los científicos, que colaboran para la obtención de material bélico y destructivo para las guerras. ¿Es qué ellos aceptan, necesitan la guerra para vivir de la manera que viven?

4. Conversación por el chat:

T Segarra: Hola, buena madrugada. ¿Cómo vas?

Interlocutor: Aquí son las 3’46 de la madrugada del sábado.

T Segarra: ¿Qué quieres?

Solamente llevo un par de años con ordenador, por lo que tengo un dominio superficial. En cuanto a los pensamientos filosóficos, puedes coger los que quieras de mí. Respecto a lo de salir del astral, eso no me interesa. Lo que tenga que llegar que llegue por sí mismo, sin llamarlo ni forzarlo.

Si llega, si viene, no hay nada difícil. Si tú buscas una mujer. Y ella llega, ¿dónde está la dificultad? El problema está en pedir lo que no pueda llegar. Y eso, nadie sabe si puede o no puede llegar. Por tanto, no pidamos nada y así todo lo que nos venga es una dación, un regalo. Y siempre viviremos en la gratitud.

Todo depende y no depende. Cuando hay libertad, todo fluye de manera natural. Pero cuando hay conflicto, entre la realidad con otra realidad que quiero y por tanto invento, es cuando llegan los problemas de las ilusiones, los desengaños, las frustraciones, las depresiones. Porque hemos inventando algo irreal, una alusión.

El conflicto puede llegar a su fin cuando comprendemos el deseo. El deseo es infinito, siempre queremos algo. Por tanto, el pensamiento siempre está generando deseos: quiere seguridad, placer, vencer, etc. Pero, como solamente existe la absoluta inseguridad, todo ese deseo incesante por conseguir algo que no puede ser, nos divide, nos genera fricción, con lo que es la revalidad. Y entonces es cuando llegan todos los problemas.

Cuando lo llevamos al plano de las relaciones con los demás, ese deseo de querer seguridad y que nos proporcionen placer, etc., al no poder ser satisfecho, es cuando entramos en conflicto, en contienda, en violencia y hacemos la guerra.

Interlocutor: ¿Quién es Samuel aun weor? ¿Qué es gnosis?

¿Algo que se organiza puede ser religión? ¿Una idea o teoría, defendida por alguien que dice que sabe, que se convierte en autoridad, puede ser religión? La religión es ver la manera de librarnos de los problemas, del dolor. Y mientras no haya libertad, no habrá posibilidad de solucionar los problemas. Pues, aunque digamos que solucionamos los problemas, no seremos nosotros los que lo hacemos. Si no, el maestro, el salvador, el gurú, el que dice que sabe. Por lo que nos convertimos en seguidores obedientes, sin libertad, ni inteligencia para poder ser libres.

Ser libres no es un capricho, es una necesidad. Pues mientras uno no vea por sí mismo que algo es realmente negativo, aunque diga que sabe dónde está lo negativo realmente no lo sabe. Porque si no hay una experiencia directa, un contacto directo con los hechos, las cosas que nos suceden, no podremos comprender ni saber realmente lo que hemos de hacer. Y así es como nos hacemos dependientes de los demás.

5. En el amor la palabra relatividad no sirve para nada. Estamos hablando en términos absolutos. O tú amas y quieres a las personas, los animales, los árboles, todo lo que existe, o no.

6. ¿La reencarnación es un hecho o es una idea o teoría? ¿Por qué lo queremos saber, porque unos lo idearon, o porque uno lo ha vivido de primera mano? De primera mano no puede ser, pues nadie que se ha muerto ha vuelto a la tierra para contar que sucede después de morir. Por tanto, seguimos creyendo sin saber bien eso de la reencarnación que es. Da igual que sea que creemos en la reencarnación, en el espíritu santo, en el paraíso o el cielo, en el infierno, en la virginidad de la madre de un único salvador venerado y adorado por todo el occidente y por todo el mundo.

Por cierto, esos que creen en la reencarnación, deberían de cambiar sus vidas, su manera de vivir de egoísmo, de división, de insensibilidad y de crueldad, ya que ellos dicen que según lo que hagan ahora, renacerán o no en una situación más favorable. ¿Nos damos cuenta dónde estamos? Estamos tratando de hechos. Pero algunos, parece ser que les gusta y divierte hablar de no hechos.

Colaboraciones, 24-02-2013

1. He leído tu entrevista en el diario…, de hoy. Gracias por tus informaciones y comentarios.

Últimamente he leído entrevistas de muchos actores, pues en los diarios los sacan ahora asiduamente. Actores como tú que reciben un premio, están nominados, o son ya muy populares. Pero, tú Joaquín, ha sido el único que realmente ha hablado de una manera no superficial ni banal, ha hablado de cosas interesantes.

Aunque quiero decirte, que la fe no es realmente algo religioso ni espiritual, es una creencia. Y una creencia puede que sea una invención, una alucinación o delirio. Lo realmente religioso es conocerse a uno mismo. Ver de qué manera funciona el pensamiento, la manera cómo opera. Porque si nos conocemos de verdad, es entonces cuando conocemos al resto de la humanidad. Y cuando uno se conoce y conoce a todos los demás, no necesita ni fe ni creencia alguna. Porque eso, es un hecho.

La fe y las creencias, nos dividen de los demás. Pero los hechos cuando los encaramos, sin huir de ellos, sin querer cambiarlos, es cuando la inteligencia está operando. Y esa inteligencia es amor.

2. Uno tiene que vaciarse a cada instante de todo lo que le llega, lee o le dicen.

3. Primero que nada, ¿quién es Krishna? Y segundo, ¿cómo se sabe el nivel de conciencia que alcanzó Krishna?

4. Creo que no estamos hablando de hechos, sino de no hechos. Por lo que parece un juego de niños, un entretenimiento, una huida de la realidad, que es que no sabemos nada.

5. Para Steven Mithen, paleoantropólogo. He leído con interés y atención tu entrevista en el diario…, de hoy. Gracias por tus informaciones y comentarios tan interesantes, sugerentes.

El ser humano el primer motivo que tuvo para hablar, tuvo que ser el miedo. Al ver el peligro de un animal, de un barranco, un hoyo profundo, de un río con su hondura, etc., debería tener una palabra adecuada y específica para dar un aviso para los demás del peligro que había.

Tú, Steven, dices que lo primero fue el canto y el baile, la música. Y te refieres a lo que unen los cantos en los estadios, los himnos nacionales, que representan la fraternidad, la patria, la tribu, la etnia. Pero, esa identificación es el fruto del miedo al otro, a los demás, a los diferentes. ¿Qué es el nacionalismo, con su fronteras, con sus impedimentos para el que quiere entrar, instalarse, relacionarse, sino miedo y temor? Miedo y temor a no ser nada ni nadie, a estar solo. Miedo a perder lo que considero mío: mi mujer o mi hombre, mis hijos, mi casa, mi lugar de caza, donde encuentro los alimentos. Y ese miedo y temor, hace que me identifique en la familia, en un clan, en algo más grande como un país, una religión, un partido político.

Y por no sentir ese miedo -que es dolor-, es por lo que hemos inventado toda esta sociedad con sus máquinas, su desarrollo en la química, en cirugía, etc. Pero, el precio de toda esa huida de la realidad, de que no soy nadie ni nada ante la inmensidad de la vida, de la muerte, del mundo que me rodea, ha sido la división, el enfrentamiento, el conflicto. Y aquí estamos. Por eso, el reto es inmenso: poder vivir solo, sin identificarse con nadie ni con nada. No aislado, que ya está dentro del ámbito de la morbosidad, de la neurosis.

En cuanto a las palabras, para poder comunicarse uno tiene que saber que ese sonido -la palabra que se emite- representa una imagen que ya conocemos. Y los que sabemos leer y escribir, lo tenemos más complicado, pues hemos de ver las palabras con sus letras, para poder darnos cuenta realmente lo que se dice. Cuando decimos u oímos hombre al mismo tiempo hemos de ver cada silaba para saber que se quiere decir y significa hombre, como si estuviéramos leyendo cada palabra que decimos u oímos.

Por eso, el que no sabe un idioma, que desconoce, cuando oye las palabras que son sonidos no sabe representarlas en la mente. Por lo que no puede entender lo que se está diciendo.

6. La conciencia de Krishna no es un paradigma, es una suposición. Porque ni tan siquiera podemos saber ciertamente se existió, como pasa con Jesús, Buda, etc. Por tanto hay que ser muy prudente y cuidadoso, cuando nombramos a personajes históricos. Y así podemos atenernos a los hechos. Y el único hecho verdadero, es lo que sientes tú, lo que vives tú, pues eso es real, de primera mano. Y todo lo demás, son palabras, nada más que palabras para embaucarnos, condicionarnos, dominarnos.

7. Pero si cambias las palabras memoria por la percepción a secas, ya no hay memoria que diga que no hay división entre el que sale en el espejo y el que está ante él mirando. Hay una percepción que solo es percepción, donde no hay nadie, solo mirar, ver, observar, como un niño de cinco años mira lo que está pasando, pero no hace ni puede hacer nada. Porque él es vacuo, vive en la vacuidad.

8. Da igual que esté ante el espejo o ante una persona que pasa por la calle vendiendo y voceando lo que vende, la observación de un niño cualquiera ante un evento no tiene más transcendencia que ver y mirar. Y por eso, Alec, los niños se meten en todos los peligrosos. El ‘yo’ ante un evento que llama la atención lo absorbe de manera que no hay división alguna. Por supuesto que un niño tiene un ‘yo’, como lo tiene un animal, pero es muy poco desarrollado y manifiesto.

9. Lo ‘sucio’ es relativo: uno puede comer sin lavarse en una semana las manos y no pasa nada, pero hay otros que antes de comer se tienen que lavar las manos sino, no comen a gusto. Por tanto, todo está en lo a gusto que uno esté. Si una persona no se acopla completamente con otra, todo lo que haga –incluso el sexo- tendrá algo que lo divida. Pero si está a gusto, todo irá bien.

10. Si hay esfuerzo, hay fricción, hay dualidad, y el cambio que produzca será una continuidad de lo que uno quiere cambiar. Porque el cambio es comprensión de la realidad, de lo que soy, de lo que hago, de cómo vivo, comprensión de la realidad de la vida. Y si hay comprensión, no hay esfuerzo, sino la celebración de la vida.

12. ¿Podemos obligar a alguien a que cambie su manera de vivir, la manera como viste y actúa? El cambio para que sea verdadero, implica libertad total. ¿Puedo obligarte a ti a que hagas lo que no quieres? ¿Cuál será el resultado de forzarte, de dirigirte por donde tú no quieres ir? El resultado sería el conflicto, el desorden, la dictadura, la brutalidad, la crueldad, la violencia y la guerra. Y eso no es el cambio en absoluto, eso es la repetición del viejo del viejo paradigma con el que vivimos desde hace un millón de años.

13. Beatriz. El cambio para que sea verdadero –no un cambio superficial-, uno tiene que descartar todo lo conocido, para que llegue lo desconocido. Porque lo desconocido no ha sido manoseado por la astuta mente, que se está aferrada a lo conocido. Por eso sin una liberación  del pasado, de todo el condicionamiento, no puede haber cambio alguno,

Vivir en lo desconocido, es no tener una mente burguesa, que todo lo quiere controlar, dominar. Pues esta actividad es la actividad del ‘yo’, que dice este es mi país, mi raza, mi idea ya sea política o religiosa. Y todo eso nos divide y enfrenta con los otros que también dicen y hacen lo mismo. Por lo que el cambio es una continuidad, un cambio así sólo es un arañar en la superficie de los problemas, es un cambio de personas, de caras, pero los hechos que generan los conflictos, la violencia y la guerra, siguen estando ahí.

Colaboraciones, 24-02-2013

1. Hablar de dios no es posible porque es pretender hablar de algo que no se conoce. Por eso, los que creen en dios, tienen fe en esa creencia. Y los que no creen no tienen la fe para sostener esa creencia. La pregunta es: ¿Por qué queremos o no queremos saber si existe o no existe dios? Esa misma palabra está tan maltratada o ensalzada que ya nos condiciona el mismo hecho de nombrarla. Por eso, no es a dios a quien buscamos o negamos, sino a los que son creyentes o a los que son ateos. Porque las creencias y las ideas en sí sin los hombres, que las tienen y propagan, no podrían ser. O sea, que el problema de si existe o no existe dios, es propia de una persona que tiene un problema de relación, ya sea con los creyentes o no creyentes en dios.

2. La educación que proporcionan los estados, está basada en la división que generan los nacionalismos dominantes, sus leyes y sus fronteras divisivas. Por lo que toda la educación está encaminada a divulgar de manera que nos hagamos responsables de eso que creemos que es nuestro. Por lo que el conflicto, la violencia y la guerra, está todo servido. Y por eso, es que en los cuarteles se prepara a los jóvenes para hacer la guerra.

Por tanto el estado, él mismo genera eso que dice que pretende evitar: la violencia. Por lo que estamos abocados a vivir en un estado permanente de guerra. Cuando la educación es para generar una manera de vivir sin divisiones, sin conflictos, sin contiendas, para que la violencia y la guerra no puedan ser.

3. Para que llegue el orden uno no tiene que huir de lo desagradable. Tiene que conocer eso que es, ya sea la monotonía, la estupidez, la fealdad. Pues si uno no está muy cerca de algo, ¿cómo lo vamos a conocer y comprender? Y sólo comprendiendo algo es como sabré vérmelas con eso que es.

4. Todo es muy bonito, el amor existe. Pero, ahora lo tenemos que vivir y demostrar. Porque si no, todo es retórica, palabras y más palabras. Lo que quiere decir que no entendemos nada, somos como los papagayos.

5. Por la presente, les quiero informar que no me envíen más información. Pues no la necesito, porque no trabajo a ese nivel de ustedes. Gracias.

6. La sociedad, nosotros mismos vivimos alucinados, en un delirio, sin saber bien qué es lo que estamos haciendo. Es una rareza que alguien no tenga que pasar por la estupidez de la vanidad, del deseo de más y más placer. Y eso lo hace todo más difícil salir de esa manera tonta y estúpida de vivir.

Depende de la claridad en el ver lo que es, la realidad, para poder salir de esa manera de vivir de insensibilidad e indolencia, que no nos deja ver qué es lo que estamos haciendo con la vida. La vida no son solo las tiendas repletas de objetos y abundante comida, ni los viajes alrededor por todo el mundo, ni los lujos ni los caprichos, la vida también es ver lo que generamos con esa manera de vivir: la absoluta miseria y el hambre de una parte de la humanidad, que vive esclavizada por la falta de educación, de información e instrucción para que pueda dirigirse ella misma en la vida.

Pero parece ser, que eso no conviene, porque eso nos dejaría en el lugar real donde estamos: en la tiranía de unos contra otros, de los más poderosos y desarrollados contra los que no lo son. Y lo primero que evitan y esconden los poderosos, es la verdad de lo que es, lo que sucede realmente. Porque sus vidas están completamente dominadas por las mentiras, la corrupción y la inmoralidad. Y es tanto lo que tienen que perder, que son capaces de todo para no cambiar ni asumir su vida negativa. En realidad son como los adictos a las drogas, viven dominados por la vanidad y el placer que proporcionan el dinero y el poder.

7. Y la creatividad trae lo nuevo. Y lo nuevo, es el elixir del momento presente, donde todo puede suceder: lo que está más allá de los deseos, de la astuta mente. Lo que no se puede explicar ni vislumbrar ni imaginar. Porque es lo nuevo.

Nosotros queremos eso nuevo. Y al quererlo no llega. Porque eso nuevo se convierte en una cosa vieja. Mira, ama al presente. Pues en ese amor está lo nuevo.

8.  Alec, no estoy hablando de mí. Lo hago en general de las personas. Pues, es una ilusión creer que uno es alguien diferente de los demás. Ya que todos nacemos con los mismos atributos. Lo que sucede es que por diversas razones ambientales, culturales, familiares, hay unos que tienen la percepción más desarrollada, sus mentes están más despiertas. Pero todos sentimos lo mismo. Pues, todos participamos de la mente global.

9. Es decir, somos como los ordenadores que todos tienen las mismas aplicaciones, que según quienes los manejen y dirijan, van a responder. Por eso, cada uno tiene una tendencia a algo específico: político, espiritual, manualidades, viajero o sedentario, más rebelde y agresivo, etc. Pero, nadie se escapa de ese condicionamiento, programación. Aunque, uno puede ir más allá de todo esa programación, cuando ve lo negativa que es, la ve como un veneno, como un peligro inminente que tiene que eludir. Y entonces, esa visión de todo el daño que hace ese condicionamiento -que se manifiesta en los nacionalismos, las religiones organizadas, los diferentes grupos políticos, las ideas y teorías-, hace que vayamos más allá de él. Y eso es la libertad de lo viejo y conocido, que se repite una y otra vez desde hace miles y miles de años, el orden y el amor.

10. Sí, Vicky, es el mismo proceso que el de la flor. Pero, nosotros no somos flores -que no pueden hacer nada para alterar su destino-. Nosotros sí que podemos hacer que sea mejor o peor. Es nuestra suerte o desgracia.

Un árbol, una flor, son completamente libres: pues no tienen que elegir ni optar. Solamente aguantan lo que les viene: frío, nieve, lluvia, calor, la noche o el día. Y así ellos no tienen ninguna responsabilidad, ningún residuo mental que les perturbe.

Nosotros los seres humanos, al poder optar podemos ser libres o podemos complicarlo todo más. No como los animales y las plantas, que no pueden optar, son unidireccionales.

11. Pero siempre habrá una causa cultural, ambiental, familiar, etc., que nos condiciona para ser lo que somos. De ahí, de ese condicionamiento, nadie se escapa.

Colaboraciones, 24-02-2013

1. Lo decía en comparación con los animales, que ellos no pueden optar. Ni los árboles ni las flores tampoco. No digo que sea mejor o peor, lo estoy describiendo. Para que al investigar se nos muestre lo que es. Y así lo veamos más claramente.

Pero la diferencia con los animales es que sabemos lo que es el miedo. Y podemos gestionar hasta cierto punto la manera de salir de ese miedo.

2. Pero los demás en realidad no son el problema. Él verdadero problema eres tú, Alec. Y es también cada cual y cómo vive su vida. Porque nadie puede obligar a otro para que viva de manera que él no quiere. Por eso, cuando resuelvo mi problema, que es mi vida, es cuando estoy ayudando a toda la humanidad. Porque si yo me comprendo realmente, también comprendo a los demás, sus problemas, sus posibilidades de resolverlos o no, sus miedos, sus esperanzas.

3. El miedo es la ausencia de referencia. Cuando tenemos miedo es que estamos completamente solos, nadie nos puede ayudar en esa soledad. Porque el dolor del miedo no se puede compartir ni transferir para aliviarnos, para trasladarlo al que nos quiere ayudar.

Un ciego que no ve absolutamente nada, nadie que no sea ciego también puede saber del dolor de no poder ver. Y así mismo la soledad y su miedo, es cosa de cada uno. Pues nadie puede atrapar esa situación del que tiene miedo para sufrirlo él, librando al otro de ese dolor.

Por eso, Jesús y los otros, que dicen que curan los dolores, la soledad, es una mentira, es una falsedad, no es un hecho. El hecho es que el que le toca sufrir, ha de sufrir él solo, lo quiera o no. ¿Nos estamos comunicando, Vicky?

4. Por eso, Maria, al final de todo, o al principio, todo el problema es el ver, el darse cuenta realmente cómo funciona la vida y cómo funcionamos las personas. Y las personas somos nuestros pensamientos, nuestras mentes, y por eso, es preciso descubrir la manera cómo funcionan.

5. La reencarnación es una creencia como otra. Es igual como decir que uno puede hacer un viaje astral, hablar con personas que están en la otra parte del mundo mentalmente. Los que creen en eso, pueden reproducir todo lo que les convenga mentalmente, tienen esa capacidad. Pueden alucinar de manera, con sus delirios, que lo que piensan es real. Ese es el problema, Alfeon, de lo esotérico, el ocultismo, etc.

6. Vicky, ¿cómo voy a poder sufrir tu dolor, de lo que sea, si eso jamás puede llegar a mi? Ni mi dolor llegar a ti. Puede haber compasión -ayudar-. Amor, sentirse igual. Pero el hecho de tu dolor y mi dolor es intransferible.

7. Pero, ahí está la paradoja, Maria, la seguridad no existe en absoluto. Así que creyendo que buscando la seguridad, creyendo que ya la he encontrado, seguimos en la misma inseguridad. Pero habiendo hecho toda clase de cosas que me dejan aun más en la inseguridad, que es lo que hacen los estados, armados con artefactos bélicos destructivos, pero que siguen en la inseguridad, invirtiendo cantidades inmensas de dinero y vidas humanas.

8. Pero como son tan corruptos e inmorales nos han vendido la idea de que ellos nos van a salvar de nuestros enemigos. Sin darse cuenta que son ellos mismos, que con su manera de vivir, egoísta y cruel, los generan, los crean. Por lo que vivimos en el absurdo. Y esa manera, ese paradigma de vivir, no es de ahora sino que tiene miles de miles de años.

9. Vamos por partes, Alec. Cuando uno está más allá de su condicionamiento de americano, de negro o blanco, de europeo o africano, eso tiene una repercusión con los que se relacionan conmigo. Pero, también existe la relación que llega a los demás sin que ellos se enteren, es lo que se llama la resonancia. Por ejemplo, si tú cuando te levantas por la mañana, sales a la calle, y ves por el ascensor a un vecino tuyo, lo saludas amablemente con afecto, etc. Ese vecino, sin darse cuenta él ya ha recibido una energía de amabilidad, de afecto, y la va a transmitir a los demás de una manera o de otra. Y si fuera al revés también: el trato con ausencia de afecto y amabilidad lo va a transferir. Por lo que, es preciso que uno cambie su manera de vivir.

Respecto a la segunda parte de tu comentario, donde dices: ‘El cacareado número crítico, etc. Que lo relaciones con las creencias, la fe, etc.’. No entiendo a qué te refieres. Si lo puedes explicar un poco más, tal vez lo entienda.

10. Eso es una ilusión, Vicky. Nadie puede saber lo que es el dolor de otro. Puede tener una referencia, una analogía, pero el hecho en sí eso no hay manera de recibirlo de otro. Eso es la verdadera soledad. Y por esa soledad, tan rotunda, dolorosa y definitiva, es porque los hombres han inventado a dios, los santos, los gurús, los únicos salvadores. Porque no podemos estar solos con nuestro dolor. Ni debemos estarlo, porque tal vez enloqueceríamos. Por tanto, como si de una carrera se tratara, el que más soporta la soledad y su dolor, es el que más desarrolla la mente, la percepción, la sensibilidad, la inteligencia. Como le sucedió a JK y a otros. Pero el que se pasa, como ya he dicho, puede estropear su vida.

11. Estoy hablando para todas las personas que quieran y puedan entender. Es decir, sí para toda la humanidad. ¿Por qué lo dices? Si no quieres seguir, no contestes.

12. ¿Qué quieres decir en cómo lo sé? ¿No sé a qué te refieres? Acláralo, si quieres, por favor.

13. Hay algunos filósofos profundos, humanistas libres de creencias, que dicen que con seis o siete personas que cambiaran su paradigma de división, de miedo y egoísmo, la humanidad cambiaría toda ella. Pero que no hay los precisos para influir en la mente global.

En cuanto a Castaneda, y lo que me has nombrado, es más de lo mismo.

14. Creo que el problema está en la falta de sensibilidad, en la indolencia. No solamente la indolencia de los ricos hacia los pobres. Sino también en la indolencia de los pobres hacia los mismos pobres.

Hace unos días una mujer de unos cincuenta años, que vive en una caravana a las afueras, porque no tiene casa, se quejaba porque -según ella- no la ayudaban los servicios sociales. Pero sí que ayudaban a los inmigrantes africanos y asiáticos. Todo ello lo decía, con odio hacia los extranjeros, diciendo que ellos eran los culpables.

Colaboraciones, 25-02-2013

1. En principio la culpa de la desigualdad la tienen los ricos. Los de ahora, sus padres, sus abuelos, etc., porque ellos no supieron solucionar las desigualdades. Por no ofrecerles una vida digna, con buenos alimentos, con educación, buenos salarios, casas decentes. Y desde siempre el rico ha explotado y explota al pobre. Todo ello con el consentimiento de los diferentes gobiernos ya sean de izquierda como de derecha.

Por eso ese odio, tan antiguo del pobre contra el rico siempre está vivo, porque el mismo paradigma de explotación, es el mismo que el de siempre.

Una persona que se podría considerar pobre, dijo que a sus antepasados les habían robado tanto, que aunque el robase a los ricos nunca se lo cobraría todo.

2. Para que no prosiga ese paradigma de división y de clase, habrá que estar muy atento para no caer en la defensa solamente de una clase, una parte. Ya sea la del pobre o la del rico.

3. Vaya derroche de energía y dinero. ¿Dónde está ubicada esa fuente, en Las Vegas, EE.UU?

4. He leído tu entrevista en el diario…, de hoy. Gracias, por las informaciones y comentarios.    

¿Solamente la guerra es la solución? La guerra no va a solucionar el problema, va a aplastar a unos. En donde muchos han muerto y morirán. Pero van a quedar los odios y la sed de venganza de los que queden, porque no podréis matar a todos. Y como siempre pasa, ahora irán directamente contra vosotros los vencedores que os ven como asesinos. Y a ti mismo, como un alto funcionario colaborador del régimen que manda te pueden matar un día de estos o en el futuro. O hacer daño a tus familiares, a tus hijos, esposa, padres, etc. Te lo digo para que veas lo que conlleva la violencia y la guerra. Porque Francia, los europeos, EE.UU., etc., se irán y os quedaréis solos.

Por eso, por todo ello, si podéis no continuéis con la guerra y haced la paz.

5. El caos no hace falta que se llame ni se provoque. Pues la vida es destrucción -caos-, amor y construcción.

6. El pensamiento no se puede erradicar ni detener, eso no es posible. Es como pretender detener un gran río. Si uno mira lo que sucede con el pensamiento, si no huye ni quiere cambiarlo, él se aquieta. Entonces es cuando llega la comprensión de ese pensamiento. Erradicar, detener, reprimir, eso no resuelve el problema del parloteo del pensamiento, sino que le da continuidad y lo vigoriza.

7. ¿Por qué invaden con publicidad para hacer negocios mercantiles sin el permiso del dueño de la website? Ese no es el lugar adecuado para hacer esa publicidad. Eso es ilegal. Eso es inmoral, un acto de corrupción. Les ruego que se abstengan de invadir la website www.tsegarra.com

8. Las conceptualidades son infinitas. Porque a una conceptualización se antepone otra, de manera que toda esta dinámica de preguntas y respuestas no tiene fin. Por lo que hay un empate, un bloqueo. Es decir, que no podemos saber lo que es la verdad, ni las preguntas que suscita: ¿por qué vivimos y nacemos, qué es el universo, hay algo que se esconde tras la muerte, cómo se originó la energía primera, qué es la eternidad? ¿O, todo es una alucinación, un ensueño, mental? Y, ¿cómo es que existe ese ensueño que es mi mente, cómo se creó y generó?

9. Todo lo que sabemos de olores, sabores, colores, es por referencia de algo que ya conocemos -que es el pasado-. Eso mismo les pasa a los escritores y pintores: están sometidos a las palabras y a los colores que hay -es decir al pasado-.

10. Hay que ser un completo ignorante, farsante, para definir qué es el nirvana, la liberación, la iluminación, etc. No hay un parámetro para medir y definir el dolor, la felicidad, la liberación. Por lo que todo es palabrería orientalista, para el consumo de los supersticiosos creyentes, a causa de sus ilusiones.

11. “El único medio que los humano tenemos es el pensamiento con el que damos forma a los conceptos e ideas, pero nada de eso nos sirve para dar con la verdad, entonces ¿qué servirá?”

No sirve nada, excepto la gratitud, la paciencia, fruto de la comprensión de que no sabemos ni podemos saber nada de lo esencial y primario. Ni tan siquiera estamos seguros de realmente lo que quiere decir primario: lo primero, el origen, el principio.  Así que, Humberto, somos: ‘Quiero y no puedo’.

12. Después de todo lo que se ha dicho, ¿qué hacemos con ese ‘yo’ vashishtha, hinduista, católico, europeo, budista, musulmán. Porque si decimos que todo es el Ser, sin poder ir más allá del ‘yo’, entonces seguimos en lo misma división. Por lo que todo eso genera el conflicto entre lo que quiero y lo que es. Y fruto de ese conflicto, aparecemos como si fuéramos embaucadores de ignorantes fanáticos supersticiosos. 

13. He leído tu escrito-columna, ‘El suicidio y su contexto’, en el diario…, de ayer.  Gracias.

Todo eso que has expuesto demuestra que las personas seguimos siendo tan crueles e insensibles como siempre. Pues, ¿qué diferencia hay entre una persona que se suicida por causa de los problemas económicos, los desahucios, el paro, el desprecio social por no tener la talla económica, y los que se matan en una guerra? Los dos casos tienen la raíz en el egoísmo, en la indolencia, en la crueldad, obedecen a la falta de sensibilidad, a la falta de compasión.

Es muy fácil decir -una superficialidad- que la culpa de la guerra o el terrorismo la tiene la violencia, o unos que son violentos. Cuando las causas son más profundas: siempre hay un agravio, una imposición brutal, una explotación por el más fuerte y poderoso.

Y cuando hay un agravio, con su injusticia, un dolor insoportable, que no se puede resolver con comprensión e inteligencia, ni con violencia, el suicidio está servido. Ahí están Grecia y España, y en todas partes del mundo, con sus profundas crisis económica y social, política, que los suicidios de personas de cincuenta años -una edad crítica para cambiar de trabajo y rehacer la vida-,  van sucediéndose alarmantemente.

14. He leído tu escrito-columna, ‘La magnitud de la tragedia’, el diario…, de ayer. Gracias.

Estoy de acuerdo contigo, cuando dices que los problemas financieros, la pérdida de estatus, la búsqueda de trabajo, cuando se prolongan en el tiempo, producen tanto estrés como una guerra. Porque lo que más estresa es la percepción del abandono por todo lo que te cohesionaba.

Y eso hace ver el peor lado de las personas: la indiferencia, el absoluto desprecio, el ver que realmente no somos nada. Pero, ese darse cuenta que uno no es nada, que en el ámbito psicológico y espiritual tiene su importancia -pues, libera de la ignorancia- es trágico cuando las consecuencias son la comida y la casa, el entorno social ciudadano, cotidiano.

Es entonces, en ese momento tan delicado, y a la vez tan importante en la vida de uno, que es cuando se decide el futuro. Pues, podemos salir reforzados, con inteligencia, al comprender todo lo que está sucediendo: ver lo negativo en lo negativo, lo positivo en lo positivo, y ver en lo negativo también lo positivo. Desafortunadamente, todo el problema que generan las crisis, se encara solamente en resolver los aspectos materiales, económicos. Cuando todo forma parte del mismo problema: lo material y lo existencial, psicológico, espiritual.

Colaboraciones, 26-02-2013

1. Incluso si tocas la verdad, es ya no es la verdad. Porque si tocas ya tienes una imagen de eso que has tocado. Y la verdad no es algo estático, sino siempre en movimiento, cambiando.

2. En el momento que uno se hace seguidor de otro, porque le conviene, surge la dependencia. Y diga lo que diga el maestro o gurú, el líder, el salvador, y haga lo que haga, la mente humana puede alucinar de manera para justificar y aprobar todo lo que diga y haga. Siempre que les convenga a los seguidores. Gracias, Ernesto.

3. Si quieres conducir la mente, generara fricción. Pues la tendrás que obligar, llegando el desorden del conflicto entre eso que quieres y la realidad. Y a partir de ahí, el mal estará contigo, Yevakte. Porque la mente es ingobernable. Dejarla que actúe anárquicamente no es adecuado tampoco. Por lo que la observación atenta y profundamente, hará que veamos cómo funciona y la comprendamos. La mente es tal cual una persona. Y hay que tratarla y gestionarla de la misma manera que una persona, o un animal.

4. Desde el primer paso uno tiene que ver la falsedad del ego. Porque si no lo ve, cae en la maraña de los libros, de los maestros y salvadores, los gurús. Y sigue atrapado en la ilusión de su ego, el ‘yo’, creyendo que vive en su Yo Real, en el Ser.

5. Néstor, si decimos que queremos identificarnos con alguien, por sabio y desarrollado mentalmente que sea, entonces ya nos hemos bloqueado. Porque, nos haremos repetidores, de segunda mano. Y dependeremos de esa persona que nos indefinamos. Apareciendo la desdicha de la dependencia, que tanto destruye al que le siguen y al seguidor.

6. Aunque, según tú dices, las medusas no tengan cerebro, sí que obedecen al mismo paradigma de la vida: comer, alimentarse. Y esa inteligencia lleva consigo la información de que hemos de comer y nos han de comer. Por tanto, no hace falta tener cerebro para actuar de esa manera. El sol y la luna, tampoco tienen cerebro y saben lo que tienen que hacer. Las bacterias tampoco lo tienen, ni las células, y funcionan para lo que han sido generadas. La energía primordial es en sí inteligencia, que está y funciona de manera para que el plan del universo se puede realizar, que es la vida que hay, ya sea que la conozcamos o no.

7. Cuando más insistimos, más forzamos, más manipulamos y obligamos, quiere decir que seguimos igual de perdidos como siempre. Si uno tiene claro que la lluvia cae desde arriba, de las nubes, a bajo a la tierra, ¿por qué nos tenemos que irritar porque otros digan lo contrario? Tanto el que defiende la creencia de dios, o lo que sea, como el que no cree en nada, si se siguen irritando, haciendo un problema, un conflicto, es que no entienden realmente de lo que se trata. Porque de lo que se trata es vivir la vida sin conflicto, en paz, y gozando de todo lo que es la vida.

8. Si somos conscientes de que estamos identificados, entonces no existe el peligro de quedarnos atrapados, porque vamos a través de esa identificación´, vamos más allá de ella. Eso es lo mismo que sucede con la violencia que a un cierto nivel –ya sea pequeño o mínimo-, uno tiene que serlo para poder subsistir. Pues, para subsistir hay que comer. Y comer quiere decir violencia, porque nos comemos a otro que no quiere, nos lo comemos a la fuerza. Por lo que siempre hay violencia.

9. El dolor sentido por alguien que se dice religioso, ha de ser vivido sin lloriqueos ni quejas. Sino aceptándolo por haber comprendido ese misterio que es el dolor. No sabemos ese dolor en realidad qué es: si es solamente psíquico, o es también físico. Porque, cuando el dolor es insoportable hay medicamentos potentes –drogas- que lo eluden. Lo que quiere decir, que uno va más allá del cuerpo y el dolor que genera.

El dolor, no es solamente el dolor que siente el cuerpo, sino lo que ese dolor provoca y genera en la vida del que lo siente. Pues el dolor, es paralizante, inutiliza, por lo que nos hace dependientes de otros que, aunque también sienten dolor, aún pueden ayudarnos a sobrevivir. Pero esa palabra ayudar tiene muchas derivaciones. ¿Quién ayuda de verdad? ¿Podemos ayudar a otro verdaderamente, entregándonos a él sin temor ni miedo ni resistencia alguna? ¿O es esa ayuda una obligación, un deseo satisfactorio porque nos hace experimentar el placer de eso que llamamos amor?

Si hay un deseo, hagamos lo que hagamos, va a generar desorden. Ese mismo desorden que queremos evitar, mediante la acción social, el cuidado de alguien, la entrega de lo que uno tiene, queda en nada si existe algún deseo oculto o no. Pues ese deseo al tener que satisfacerlo va a mediatizar eso que estamos haciendo, ya sea caridad, la entrega, las acciones piadosas sociales. Sin un negar todo eso, la acción resultante será el desgraciado desorden que impera en nosotros. Por tanto, uno tiene que descubrir por qué hace lo que hace. Porque de ese descubrimiento va a depender que haya dolor, más dolor.

10. Una cosa es tener que seguir la comida -aunque afortunadamente hay mucha-, porque eso es una actividad fisiológica, material. Pero, en el ámbito psicológico espiritual, por qué hay que seguir a alguien. Si lo que tiene esa persona que seguimos, también lo tenemos nosotros, cada cual.

El problema no está en seguir o no seguir a alguien. El problema es depender de él, porque estamos aferrados, atrapados, sin poder liberarnos. Y cuando estamos aferrados nos dividimos y generamos desorden en nuestras vidas y en las vidas de los demás. Yavakte, libérate de lo que te tiene atrapada y verás que ágil funcionas.

11. Cuando uno lo niega todo -familia, apellidos, hijos, amigos, el nacionalismo, su religión preferida, todo lo que dependemos psicológicamente- si no te mata, porque eres afortunado, entonces es cuando tenemos un contacto directo con lo que es, la realidad de la vida. Y la vida es nuestra vida y cómo la vivimos.

Para vivir adecuadamente, uno tiene que saber qué es esa cosa tan extraordinaria y extraña que es el dolor. Ver cómo se genera y nace dentro de nosotros. Así que, para saber qué es el dolor, uno además de conocer lo que es la vida, cómo funciona y opera, también tiene que saber, descubrir cómo funciona el pensamiento, y su ‘yo’.

Pues el pensamiento, y el ‘yo’ -que son lo mismo-, son divisivos, generadores de conflicto. Y mientras no comprendamos todo esto, de manera que podamos ir más allá, todo lo que digamos y hagamos, no tendrá ningún sentido ni significado verdadero alguno.

Colaboraciones, 27-02-2013

1. Para Edwy Plenel, periodista político, presidente fundador del periódico digital Mediapart.

He leído tu entrevista de ayer en el diario… Gracias.

Todo es más complicado que como tú lo ves, Edwy. Dices, que la información libera, porque el que sabe, es más poderoso. Pero, la pregunta es: ¿Para qué quiero tanto poder? Porque el poder es como el dinero. Y, ¿qué hacemos con el abundante dinero? ¿Entiendes de qué estoy hablando?

Uno tiene que tener conocimientos para saber desenvolverse en la vida, para poder tener un empleo, para poder tener comida, un apartamento, etc. Y después de tener todo esto para poder tener una cierta libertad, ¿para qué queremos embotarnos la mente con abundante información? La información está mediatizada, condicionada por el que la emite: los de izquierda darán su información sesgada, lo mismo que la derecha. Los creyentes emiten la información de su superstición e fanatismo. Los que no creen, los agnósticos, etc., también ofrecerán su información particular de ellos.

Por tanto, todo eso quiere decir que toda información está condicionada por el que la emite, el informante. Y entonces, esa información por ser incompleta no nos sirve. Pero hay una información -que no es una mera acumulación-, que es la que uno descubre en todo lo que ve: ya sean los diarios, la televisión, lo que dicen los que hacen conferencias, los escritores, profesores, gurús, etc. Y también la información que uno recibe por la calle, en el trabajo, en el metro, en el avión, en el bar o restaurante.

Y toda esa información, si uno sabe ver, es la que sí que puede hacernos libres de todo ese condicionamiento de enfrentamiento, de contienda, de insensibilidad, de violencia y de guerra.

2. Ahora mismo, Francia y Europa, con EE.UU., han emprendido otra guerra más en África, con sus carnicerías y su horror. Todos dicen que tienen su motivo para hacerla: los que atacan y los que se defienden de ese ataque. ¿Podemos estar al margen de las mentiras, de la corrupción e inmoralidad, de cada uno de los dos bandos enfrentados? Esto solamente puede ser, si descartamos el nacionalismo ya sea el europeo-occidental, temeroso, necesitado de materias primas, como el romanticismo infantil, servil e inocente del nacionalismo africano. Pues toda información es tendenciosa, es el reflejo de nuestra manera de vivir sin sensibilidad, indolente. Que no ve a una persona tal y como es, sino a algo, alguien para sacarle algún provecho que me conviene.

3. El problema, Ricardo, es: ¿Quién ha de educar a los educadores? Porque todo es una cadena. Si yo no estoy libre de corrupción, cómo voy a poder enseñar, informar, educar para que los otros no sean corruptos. Por lo que el problema es de uno. El problema es uno y lo que hace con su vida. Pues los demás puede que no quieran dejar de vivir inmoralmente, o no puedan, por falta de sensibilidad.

4. No vivimos en una sociedad machista, sino clasista, de castas. Todavía hay reyes y príncipes, hay aristócratas, los que están bien posicionados que han creado un corporativismo cerrado. Pero todo eso, es el fruto de su vida inmoral, de su falta de compasión y de amor por la vida, por las personas. Porque ellos teniendo esa actitud tan clasista, de castas, al aislarse ponen su vida en peligro. Y por eso necesitan de la policía, del ejército, de las leyes injustas que ellos mismos inventan para favorecer a la clase dominante. Como lo podemos ver tan escandalosamente con los problemas de la crisis actual, con el retroceso o eliminación de las prestaciones sociales, con sus latrocinios de los bancos, con los desahucios de personas pobres, insolventes, atrapadas en la vorágine del despilfarro, de la vanidad, de la ignorancia.

5. O lo que es lo mismo: descartar la seguridad a la que nos hemos acostumbrado. Pues la seguridad, es un factor de desorden, de deterioro en las relaciones.

6. El humor, viendo el absurdo de nuestros principios que nos parecen inamovibles e incuestionables, es terapéutico, curativo.

7. El estado de vigilia es mientras estamos despiertos, sin dormir. Pero como necesitamos dormir, el sueño es otro estado mental en que descansamos y nos recuperamos para el nuevo día y sus retos. Son iguales porque son complementarios. Es como beber y mear, cada momento tiene su importancia y sentido. Contar los cuatro pies al gato, eso es una pérdida de tiempo, Juan.

8. Creo que es una visión muy negativa, Alejandro. Porque también se podría decir que mentalmente se absorbe la energía de la persona con quien se piensa cuando alguien se masturba. En cuanto que es negativo, yo diría que lo negativo es la frecuencia con que cada cual lo hace. Es decir, es como otra actividad: correr, tener sexo con una persona, trabajar, dormir, comer, ir de fiesta, viajar. Todo depende de la manera que lo hacemos. Y por eso, cada cual ha de saber cuál es su medida y su momento. 

9. El arrepentimiento del hijo prodigo, pudo ser debido a que se hacía viejo y empezaba a tener miedo a la vida. Y vuelve a casa, como el lugar más adecuado y seguro para él. Por tanto, realmente no sabemos si hubo arrepentimiento o no. Como todos los relatos fantásticos religiosos, cada uno lo coge por la parte que más le conviene. Aunque eso no quiere decir que sea la verdad. Pues lo que se narra no es lo narrado.

10. Si no morimos a cada instante que pasa, entonces vivimos en el pasado Por eso lo nuevo siempre es el amor.

11. Lo que necesitamos es comprender cómo funcionan nuestros pensamientos, de qué manera actúan y cómo son sus reacciones. Entonces, usted sabe cuál es la dificultad: su ego, el ‘yo’, sus miedos y temores. Y donde hay miedo, ¿puede haber amor?

12. Todo lo que hacemos inadecuadamente, es por miedo, ¿no? Miedo al futuro, a no ser nada, a la persona que vive conmigo, al vecino, al que viene de fuera, al extranjero. Y a los otros les pasa lo mismo. Pero, si nos damos cuenta que el otro es como yo -el observador es lo observado-, entonces todo cambia.

13. Mientras no comprendamos cómo funciona el pensamiento y la mente, viviremos en la ilusión de la temporalidad, del pasado, del devenir.

Colaboraciones, 27-02-2013

1. Decírselo a Obama que ya quiere empezar otra guerra en Siria. Quiere empezar por ayudar a los rebeldes con material bélico -chalecos antibalas, vehículos blindados y entrenamiento militar posible y podría enviar ayuda humanitaria directamente a la coalición de la oposición política de Siria, de acuerdo con funcionarios estadounidenses y europeos-. Y ya sabemos que todo empieza por ahí. Siria es demasiado apetitosa para dejar la oportunidad de convertirla en un corderito como han hecho de irak, a pesar de que los asesinatos continúan como en la terrible guerra e invasión que sufrió precisamente por EEUU y compañía.

2. La masturbación es lo mismo que una oración, la unión espiritual entre dos personas aunque no estén juntas. Cuando alguien invoca a un santo o a dios, le reza, le habla, se tortura el cuerpo, flagelándose por él, sufriendo todas las penalidades por ellos, eso, ¿qué es sino una masturbación, ya sea espiritual, psíquica, religiosa?

Parece que seáis unos fanáticos, ignorantes que vivís en la Edad Media.

3. La ambición es el miedo operando. Miedo a no ser nada, miedo a no tener dinero, no tener salud, miedo a no ser como los otros -ya sean convencionales o no-. Y el miedo, es ignorancia.

4. ¿Para qué queremos ver tantas locuras con su destrucción y espectáculo? Cuanto más las veamos, más nos acostumbraremos a ellas, nos haremos insensibles e indolentes a todo lo que provocan. Y esa es la puerta por donde se entra en el nihilismo cruel.

5. El Zen es: tengo sed, bebo. Tengo hambre, como. Tengo sueño, duermo. Ahí está la esencia del Zen, al igual como está la esencia de la vida.

El Tao es más filosófico, mira y da más vueltas a las cosas. Como ver la importancia que tiene el vacío que hay entre los rayos de una rueda.

6. Gracias. La libertad es el respeto a los demás. Es disfrutar de la vida, sin imponer ni reprimir, sin invadir a los demás. Generando afectividad, cariño, amor.

7. Vicky, no nos olvidemos que el observador es lo observado. Yo soy tú. Y tú eres yo.

8. Teresa de Calcuta, tenía su negocio. Y ese negocio era lo que hacía. Como lo hacemos todos. Los religiosos por la fe y las creencias, necesitan que se les digan mentiras. Porque ellos viven en la mentira y la ignorancia. Y Teresa de Calcuta era otra mentirosa ignorante. Nada más hay que ver sus monjas hindúes que se han esparcido por todo el mundo. Porque, se creía que todos son tontos paran creernos sus tonterías y falsedades.

En cuanto a su relación con todos los dictadores y los fachas del mundo. Eso tiene una posible explicación, al haber nacido y crecido en la Albania comunista, y viendo lo que hacían los comunistas con los que eran como ella: religiosa, seguidora del catolicismo vaticanista. La reacción -que no tiene nada de amor- fue odiar a todo lo que no era facha, capitalista, rico o monárquico. Eso mismo, fue lo que le pasó al anterior papa polaco, que al vivir también en un régimen comunista con todas las dificultades para ser religioso, reaccionó atacándolo y queriendo destruirlo. Cosa que hizo de todas las maneras posibles, una de ellas beatificando solamente a los católicos religiosos españoles, a decenas, que habían sido muertos por los revolucionarios rojos comunistas en la guerra civil española -1936/1939-, en el Vaticano, con toda la pompa y la algarabía litúrgica.

9. A los hindús tampoco les faltan los delirios y alucinaciones cuando se trata de impresionar y condicionar las mentes de las personas más sencillas y humildes, los pobres, que se hacen fácilmente fanáticas de lo que les dan los que se presentan como los que saben, cultos y adinerados: los brahmanes, personas religiosas que solamente pueden ser los ricos, que forman una casta como otra de las muchas que hay tanto en India como por todo el mundo.

10. Para Rafael Domingo Oslé, Catedrático de La universidad de Navarra y profesor visitante de la Emory Law School en Atlanta.

He leído tu artículo, de hoy, en el diario…, ‘Benedicto XVI y el Derecho’. Gracias.

El problema que tiene la iglesia católica, y el papa, es el mismo problema que tienen las monarquías. Las dos instituciones son viejas, antiguas, y por eso arrastran sus actitudes fuera del tiempo y lugar. Las dos están al margen de la ley que no está escrita, que es que todos los hombres son iguales No como lo dicen en el papel algunas constituciones, sino de hecho, vital y vivible en todos y cada uno de los actos de nuestras vidas. Los reyes y los papas, son antidemocráticos, no representan al pueblo, hay una élite rica, poderosa que domina la prensa, la televisión, el profesorado, los altos cargos gubernamentales, que sostienen tanto a los papas, como a los reyes.

Los papas tienen otro agravante, que es el que se creen que tienen un plus de inteligencia que los hace aún más dictadores, dictando los dogmas de fe. Y así influenciando en las leyes de todos los países –en los abortos, los divorcios, la homosexualidad, el celibato, la exclusión de la mujer del ámbito de la igualdad con los hombres dentro de la iglesia, que está vetada, casi igual como los musulmanes-.

Pero aún más grave es, esas prácticas paganas e idólatras, supersticiosas, donde se adora y se alucinan, con sus delirios, los seguidores creyentes, fanáticos. Más grave aun cuando la iglesia ha asesinado a tantas personas, quemadas vivas en hogueras después de ser humilladas semidesnudas y con disfraces burlescos, en juicios públicos por paganismo, idolatría, superstición. ¿Habrá algo más brujo que decir, que el vino y la oblea, se convierten por arte de magia, en el cuerpo y la sangre de alguien que dicen que vivió hace miles de años?

Toda esa falta de inteligencia, que es motivado por el miedo, por la ignorancia, es lo que hace que los hombres nos hagamos creyentes, fanáticos por una fe, que solamente es eso: fe. Y la fe es un punto y final. No admite nada más que esa fe. Pero, esa fe fanática, nos divide. O mejor dicho, como estamos divididos internamente, al salir a fuera y tener miedo y temor de que esa fe, esa creencia, sea rechazada. Pero, por la fuerza de los hechos, toda creencia siempre tiene que ser rechazada por otros, que también tienen otra creencia. Por lo que entran en conflicto, generándose las contiendas, la violencia y las guerras.

Por lo que en vez de una religión, cuyo fin es ir más allá de la división interna, se convierte en algo malvado y dañino. Hay unos hechos y pruebas de que la religión católica está lejos de ser una verdadera religión: el papa, los obispos, cardenales, viven en palacios como ricos que son, todos tienen una relación estrecha con el poder mundano, que son los políticos y sus intrigas, a los que les bendicen sus armamentos, están con ellos en los cuarteles, donde se preparan con ejercicios para hacer la guerra, listos para matar y que los maten.

Es decir, que las religiones organizadas están dentro del status quo, a favor del establishment, del poder dirigente de todo lo que existe con sus gobiernos soberanos.

¿Puede haber paz, orden y un clima de afecto y cariño, de celebración que es la vida, en una manera de vivir tan divisiva y conflictiva? No lo puede. Pruebas de ello, es que el mismo papa, custodio de las enseñanzas de Jesús –vaya paradoja-, ha de tener policías, ejército, guardaespaldas, etc., para poder vivir. Y esas paradojas, tan patéticas, han de ser impuestas por medio de la repetición, que dice que la fe es lo que realmente vale. Y el que dicta lo que es la fe verdadera, es el papa aunque sea un anciano decrépito y gagá.

Colaboraciones, 27-02-2013

1. Gracias, Jahaziel, por facilitar este preciado documental. 

YouTube

www.youtube.com

Share your videos with friends, family, and the world

Lo que más me ha sorprendido de todo lo expuesto es la explicación que le dio Teresa de Calcuta, cuando una persona le dijo que un niño de quince años que se estaba muriendo en un centro de la orden, porque tenía una infección, que con solo llamar a un taxi y llevarlo al hospital se salvaría. Teresa de Calcuta le dijo: ‘No lo haré -llamar un taxi y llevar al niño a un hospital-, porque si llevo a uno tendré que llevar a todos’. Y esa misma explicación es la que dan los hindúes a ella, cuando no recogen a los moribundos desamparados, que hay por la calle, porque si recogen a uno han de recoger también a todos los demás.

Conclusión: santo que respira no vale nada.

Todo lo demás, las supersticiones, el fanatismo religioso contra el aborto, las ceremonias litúrgicas, los ritos, rezos, la obediencia inhumana y servil, casi como los animales, a los que mandan, los poderosos, etc., eso demuestra que el dinero y lo que hacía con él, era su negocio. Y, como los poderosos, tanto religiosos como los políticos, adinerados, etc., quisieron que resaltara y triunfara, esa fue su palanca. Y como todos los que triunfan, Teresa de Calcuta, tenía un descaro que rayaba con la locura.

2. Gracias, Juan, por la información. Solamente quiero añadir a todo lo dicho, que triunfar es la cosa más vulgar que existe, porque todos quieren triunfar. Es decir, triunfar es la cosa más mundana -no religiosa- que existe. Desde donde se genera todo el desorden, el caos, los hambrientos, los moribundos que viven y mueren por la calle. Así que, uno si no quiere tener parte en eso, ha de poner orden en su vida.

3. Cuando tú, Alejandro, te divides de los demás, estás botando -echando- la energía. La espiritualidad, es vivir sin conflicto, vivir más allá de la división.

4. Ernesto, lo que haces tú, también lo hago yo. Y al revés. Por tanto, no encuentro el inconveniente en que te moleste lo que escribo. Piénsalo bien. Y recuerda que el bien más profundo -ya que es el amor- es la libertad para poder mirar, ver en todas direcciones.

5. Para Carmen Enríquez, periodista. Colaboradora en programas de televisión, diarios, y de las revistas que tratan de las monarquías y los asuntos de la corte.

Te he visto hace unos días y hoy mismo. Gracias.

Algo que es difícil de entender. Es que alguien que venga de una familia pobre y maltratada por los ricos, trabaje para ellos y los defienda. En esa situación se encuentran los servidores de los reyes y las monarquías. ¿Qué motivos les inclina a trabajar para unas personas inmorales y corruptas, que han explotada a sus padres y abuelos, a sus ancestros? Por supuesto, que ese motivo es el de la necesidad para poder sobrevivir. Pero, no solo de pan vive el hombre, sino de algo que le viene dictado desde el interior de cada uno. Por tanto, todavía no está claro el hecho de que uno viva como un esclavo moderno, siempre al servicio del señor, el rey.

Los reyes, nacen ricos y se les educa como si fueran diferentes de los demás –que lo son en sus privilegios, sus maneras, sus facilidades domésticas-, pero a la hora de sufrir son exactamente iguales a todos. Por eso, creo que los que son siervos de un rey, los monárquicos, son personas sin dignidad. No es que no la tienen. La han perdido, de manera, que ya no la conocen. Es como aquéllos que van a la deriva por la calle, sin casa ni familia para vivir y dormir. Ellos, sí que sabían lo que era eso de tener una casa, etc., pero por las vueltas del destino lo han olvidado. Y por eso son capaces de hacer cosas que antes de perder la dignidad -que es el auto respeto y el respeto a los demás- nunca hubieran sido capaces de hacer.

He visto hombres gritar a los que estaban cerca de su rey, que ellos iban a defender con su vida si alguien le hiciera algo, algún mal, a su señor rey. Pero también he visto a alguien que le dijo a su caprichoso señor, rico, poderoso, aristócrata e influyente, basta ya, ahí se queda con su riqueza, su influencia y todo lo que ello lleva consigo. Aunque el precio que tuvo que pagar fuera, el que el señor lo tratara desde ese momento como un apestado. Los otros que estaban al tanto, al corriente, de lo sucedido se quedaron con su falsa seguridad, que por falta de otra esa era la más conveniente. Y por eso, los reyes, las monarquías, necesitan tantos policías, espías, militares, todo un ejército de siervos que le ríen las estupideces, las corrupciones y las inmoralidades.

La desgracia para los reyes, y la monarquía, es eso mismo que las sostiene: que son antidemocráticas en su esencia, nunca les votan directamente, siempre hay un intermediario que los presenta, los sostiene y dicen que los representa: los gobiernos títeres, que están dentro de la corrupción y la inmoralidad del sistema monárquico. Porque ellos reinan por la gracia de su dios, bendecidos por su iglesia y sus bien alimentados y pagados sacerdotes, donde hacen un tándem perfecto ayudándose mutuamente, los unos a los otros.

Para que un rey, y su corte de pelotas, puedan ser, es preciso un ejército de cómplices que le ayuden a todas horas y en todas las situaciones por ridículas y patéticas que sean. Y estos cómplices son los periodistas y sus potentes diarios, magazines, revistas, las cadenas de televisión, de radio, y sus programas tan superficiales, tan a la venta por un salario de miseria a cambio de algo que no tiene precio: la dignidad, la integridad, la moralidad, la actitud no corrupta. Aunque el responsable último sean los directores, y las empresas editoras, todos poderosos y ricos, que viven del mismo sistema, corrupto e inmortal, que hace posible que las monarquías y los reyes puedan ser presentados y vistos como algo necesario para el buen gobierno de un país.

6. Juan, no soy seguidor de nadie ni de nada. Ni tan siquiera sé qué es el Advaita Veda. No he leído nada sobre ello, más que lo que dicen en su grupo, que ellos mismo me unieron a él, sin yo solicitarlo. Si me envían algún comentario, lo contesto si lo creo oportuno. Si no me envían nada,  ni voy al grupo para ver lo que escriben.

Respecto a Teresa de Calcuta, vuelvo a decir lo que ya he dicho: ella tenía su negocio, como el que tienes tú y tengo yo, y lo tienen todos. Porque la vida es un negocio. La palabra negocio en inglés –business- se puede referir a casi todas las actividades de la vida. ¿Tan difícil y complicado  es esto de ver? Y si no lo ves, es porque estás identificado con ese personaje, estás aferrado a ella y a la religión organizada que representa.

Y también vuelvo a decir: nadie que está vivo puede ser santo. Y el que hace a alguien santo, es un ignorante. O es un espabilado, descarado, que quiere ampliar su negocio.

Colaboraciones, 28-02-2013

1. ¿Podemos saber de dónde procede la energía? Hay algunos que dicen que proviene de dios –como lo dices tú, Tao-. Pero ahora la pregunta es, ¿Quién creó a dios? Si dices que él mismo eso, ¿es verdad? Es decir, el principio de todo no lo podemos saber. Sí que podemos decir, que la mente-pensamiento, que es lo que da sentido a la vida y nos diferencia de los animales, cuando se acaba, se acaba todo para nosotros.

Entonces, como no queremos que todo esto que tenemos entre manos, que es nuestra vida, acabe, inventamos la idea de un dios a nuestra medida. Que es la medida del miedo a no ser nada. Pero la ventaja de no creer en nada ni en nadie, es que uno no está aferrado, ni enganchado, atrapado. Y, por tanto, libre de división y conflicto. Y, estar libre de división y conflicto, eso sí que es el verdadero problema que tenemos. Porque de estar libre de división y conflicto, depende de que haya hambre y miseria, explotación, corrupción, ladronería, agresividad, violencia y las carnicerías de las guerras.

2. Sin ser de ninguna parte, puedes ser de todas. Sin identificarte con nada, lo eres todo. Pero si eres de un lugar, te haces nacionalista, quieres las banderas, y tu pequeño mundo te tiene atrapado. Si no me identifico con nada, no tengo ni idea ni teoría alguna, entonces soy libre, no dividido ni en conflicto. Y eso es a lo máximo que podemos aspirar, si es que queremos que llegue el orden, que es amor.

3. Si deseas la muerte, es porque debes de estar muy mal, físicamente o dentro de ti, Fernando. Así que, puedes explicar lo que te pasa a todos en este grupo. Y si no lo quieres hacer de esa manera, puedes escribirme a mí particularmente por FB, o vía email.

4. «Cuando el esperma se reunió con el ovulo, ¿dónde estaba «tú»?»

¿Quién lo sabe? ¿Quién creó al que creó? Y así hasta el infinito. Y por eso, no lo podemos saber.

5. Si comprendiéramos cómo funcionan nuestras mentes, el pensamiento, no le daríamos importancia al deseo de devenir –ni al pasado-. Pues con el presente, ya tendríamos bastante, tanto para gozarlo, como para sufrirlo, sin huir de eso. Y, donde no hay huida ni aferrarse a algo, ahí está el fin del dolor.

6. Lo que tú eres, lo has de descubrir tú. Después, si quieres, puedes informarlo. Y ser afortunado para que te entiendan.

7. Gracias, José, por este trozo tan condensado de sabiduría. Y por eso es tan importante no ser nada, no ser dominado por ideas ni teorías, que son siempre el pasado. No ser nada, quiere decir que solo soy el ahora, brillante, vibrante y sagrado.

8. Cuando vemos que cualquier dirección que demos al deseo de buscar una solución al dolor, nos va a dejar en el mismo dolor. Es cuando, lo nuevo, lo que está más allá del pensamiento vacilante, toma el lugar y genera el orden. Orden, que no tiene nada que ver con ‘mi’ orden. Si no que es el orden per se, la realidad.

9. Si no comprendes cómo funciona tu pensamiento, que es el que genera los conflictos. No podrá haber purificación de tu mente. Ni tampoco nada que sea verdaderamente espiritual.

10. No se trata de una experiencia personal o fe ciega. Se trata de comprender, de ver la realidad de las cosas, de cómo funciona la vida, la verdad. Y si comprendes la vida, la verdad, comprenderás cómo funciona el pensamiento y la mente. Y en eso consiste la religiosidad, la verdad: ver lo falso en lo falso, lo positivo en lo positivo, y ver la verdad en lo falso. Es decir, descartar lo negativo radicalmente.

11. ¿Qué es lo negativo? Lo que nos divide: creer en Buda, en Jesús, en Krishna, en Shiva, en cualquier persona que es llamada santa.

12. Mangal. Vivir en el amor, ¿es un hecho o una declaración, un concepto, una idea? El amor solamente puede llegar cuando comprendes ese deseo de devenir, que es tiempo psicológico. Y ese tiempo psicológico, que es la huida hacia el futuro, o el quedar estancado en el pasado, ha de ser comprendido. Para que el amor, esa cosa tan rara y extraña, pueda ser.

13. Pero eso de que el amor es la esencia de nuestra verdadera naturaleza, ¿es una conclusión, algo real en sí mismo? Porque lo que se dice no es lo descrito, la narración no es lo narrado.

14. Cuando hablamos de amor, eso lo hemos de poner a prueba en la relación. Pues solamente podemos saber quiénes somos en la relación con la naturaleza, los animales, con las personas.

15. Luego, María, si se deprime el ego, el ‘yo’, habrá que comprenderlo e ir más allá de él.

16. «El amor es una conclusión. Es la meta de la vida humana y el fin de la ilusión».

Eso es verdad. Pero lo que siempre te digo es que eso tiene que ser verdadero, no meras palabras. Vivirlo tú directamente, Mangal.

17. ¿Pero primero llega el amor, o llega la purificación? ¿O llegan ambos a la vez? Pues el amor no es un deseo que hay que conseguir. El amor llega cuando han desaparecido los obstáculos que impiden que florezca. Por eso, uno tiene que estar descartando siempre diciendo: ‘No es esto, no es esto’ Porque no sabemos en realidad qué es el amor, hasta que no estamos en él.

18. Y, ¿quién nos va a decir que hemos llegado a la meta? ¿O, tú, Mangal, lo sabes? Pues, la mente puede, tiene la capacidad, de inventar lo que ella cree necesitar. Así que, incluso puedes encontrar un llamado maestro, gurú, que te diga que ha llegado el momento de tu liberación, porque ahí contigo está el amor.