Torni Segarra

Seleccionar página

Colaboraciones.

Mes de Marzo 2013.

Colaboraciones, 01-03-2013

1. Hola Edward. Buenos días, aquí son las 11’31 am.

Hace un temporal que viene de lo lejos del Mediterráneo, con lluvia, ráfagas de viento. Y de unos diez a trece grados de temperatura.

A unos cien kilómetros hacia dentro de la península Ibérica, está nevando desde ayer. Y es invierno riguroso.

2. Yevakte, tú cuando estás bien, sin pelearte con nadie, ¿verdad que estás en el presente? ¿Qué importa lo que sea que haces? Pues ese presente, que es orden y es amor, va a imponerte su orden quieras o no. Por tanto, el presente, el ahora que es sin conflicto, es a lo máximo que podemos llegar, porque no hay más. Y en esto no hay normas ni preceptos ni represiones ni tolerancias ni libertinajes. Sólo está el orden operando. Si lo ves, sentirás el gozo de la alegría, la agilidad y la sencillez que no es blancura.

3. Si decimos que una enfermedad tiene una sola causa, eso es un error. El error de todos los que dicen que saben. Porque es como dictar una sentencia de muerte inapelable. Y así no es, para una persona que quiere ser completa, holística, entera, honesta. Porque, los verdugos y las víctimas se intercambian los papeles a cada instante.

Por eso, en las enfermedades -que es una mala distribución de la energía vital-, a cada instante puede cambiar la situación del que las padece, dependiendo de innumerables factores de toda índole: alimenticios, económicos, sociales, educacionales, ambientales, higiénicos. De relación con ciertas personas que tienen un sentido negativo de la vida, represivos y severos, crueles, etc. Claro que esta manera de ver las enfermedades es imposible que sea llevada a la práctica, porque a la velocidad que funcionamos, devorándolo todo, es imposible invertir tanto tiempo a un paciente. Incluso el estado -mediante inspecciones vigilantes- obliga a los doctores a dar el alta médica a los pacientes que todavía no están realmente curados, para según ellos dicen, ahorrar dinero, etc.

4. Si dices que has conocido a dios, ¿cómo lo sabes? Pues dios es el infinito y lo no infinito. ¿Podrías explicar qué es para ti dios?

5. Que dios está más allá de nuestra comprensión eso es evidente. Por eso, sorprende que hayas dicho antes que conocías a dios.

6. Y te vuelvo a preguntar, ¿cómo lo sabes, si tú no lo conoces ni tienes referencias de él? Pues tú sólo tienes unos conceptos e ideas, que han dicho otros que también dicen que saben Pero, el que dice que sabe, es que no sabe. Recuerda: ‘Eso no es, eso no es.’

7. “Si decir que conocer a dios es una ilusión, es la ilusión más grande,”

Entonces, se ha terminado la investigación. Que lo pases bien.

8. Creo que le das mucha importancia a este grupo. Porque antes que nada está el ser humano. Nosotros somos seres humanos. Y tenemos que vivir como seres humanos. Y para poder vivir adecuadamente, es preciso que haya entendimiento entre las personas. Y para ello, es preciso que nos comprendamos internamente, descubramos que vivimos divididos. Y esa división interna, al salir a fuera va a generar toda clase de conflictos y problemas.

Entonces, nos preguntamos, ¿de dónde saldrá la acción correcta? La acción correcta, y su orden, no es una consecuencia de una idea, sino que es resultado de actuar correctamente. Actuar correctamente quiere decir enfrentar los retos, los hechos no divisivamente. Pues cuando no hay división el orden y el amor están allí. Y la sabiduría y la inteligencia, están en ese orden y en ese amor.

9. ¿La fe puede resolver los problemas? Tener fe en un nacionalismo, en una religión, en un ideal político o de otra índole. Hemos tenido fe en ciertas personas, en salvadores, en maestros y profetas, en gurús. Y todo esto lo hemos intentando durante miles de años  y no ha dado ningún resultado adecuado positivo. Técnicamente, científicamente, los avances han sido espectaculares, vamos a marte, etc., trasplantamos órganos de los cuerpos, etc. Pero en el ámbito espiritual, el psicológico, en el humanismo, todavía estamos como siempre: divididos, enfrentados, agresivos, haciendo la guerra y destruyéndonos unos a otros. Y todo eso es como consecuencia de tener fe en algo, que va contra la fe de otro que también tiene fe en algo.

Si uno sabe que la tierra es redonda, que el sol sale por la maña, ¿qué necedad hay de tener fe? La fe es aceptar algo que uno no entiende ni comprende. Y si uno no comprende ni la vida ni la manera como funcionamos, con las personas, es preciso que se genere división, conflicto, violencia y guerra.

10. ¿Qué importancia tienen las explicaciones? Estamos sobrados de explicaciones, ya sean las de los maestros, los científicos, los religiosos. Lo que necesitamos son soluciones reales, rectas, claras y sencillas.

Así que la cuestión principal es, ¿qué he de hacer con esta vida que se enfrenta a otra vida como la mía, que nos enfrentamos y destrozamos psíquicamente, físicamente? Podemos seguir escuchando todo esto el resto de nuestras vidas delos demás, las soluciones que nos den, pero eso no nos va a resolver los problemas. Y los problemas, son la fragmentación, la división, que me separa de los demás. ¿Por qué es que se genera la división dentro de mí? Hay división porque hay ignorancia. Y la ignorancia genera miedo, temor al mañana, y también al presente, y al futuro. Y como tengo miedo de que suceda algo que no podré resolver, hago toda clase de tonterías como acumular dinero, propiedades, crear un grupo dividido de otro grupo ya sea político, religioso, o que representa una idea o teoría. Por lo que el resultado es que prosigue la división, los conflictos, la violencia y las guerras.

Así que si somos serios, sensibles, he de descubrir si hay otra manera de vivir en que no haya conflicto alguno. Pues de ello dependerá que haya respeto, justicia, la ausencia de usura, de codicia, da avaricia, de vanidad. Y en esto es donde está la solución a los problemas, que son nuestros problemas.

11. Martín, podrías explicar ‘como se utilizan normalmente en la actualidad en la mayoría de otros espacios’, las aportaciones de Jiddu Krishnamurti.

12. ¿Eso es un hecho o es otra ilusión? Porque si hay división, todo lo que hagamos no tiene ningún sentido ni valor verdadero alguno. Si el cuerpo y la mente no forman una unidad, habrá conflicto entre el cuerpo y la mente. Lo que quiere decir división. Por eso, ¿qué sentido tiene ganar todo el mundo, con alucinaciones y delirios, si pierdes tu vida, tu ser, tu alma?

Colaboraciones, 01-03-2013

1. Las palabras son una reacción a un reto. Y pueden ser verdaderas o no. Pero en definitiva, a la larga, son el resultado de lo que tenemos dentro, de cómo somos internamente.

2. Para hacer algo realmente interesante -no superficial ni banal- uno tiene que haber sentido el dolor en todo su ser, con toda claridad, verlo y comprenderlo. Y ese es el mayor reto que tenemos los hombres si es que queremos ir más allá de ese dolor y del caos que genera.

3. Muy bueno y real. La torpeza a veces es muy difícil de salir de ella. Por lo que hay que tener paciencia para poder dejar que se vaya. Porque el mismo deseo de salir de la torpeza, va a generar más desorden y caos -torpeza-. Los que se están ahogando en el mar, si se acerca alguien para salvarles, lo pueden hundir con él, por el pánico que tienen en ese momento de vida o muerte. Por eso, se les echa algo a que agarrarse –un flotador, una cuerda-.

Gracias, Humberto, por un dibujo tan fresco, sencillo y pedagógico.

4. Habrá algo más tonto, con tan pérdida de tiempo, que realizar un mándalas para destruirlo en un instante. Y es que la superstición, la fe, hay que alimentarlas para que sigan funcionando sus efectos.

5. Por eso que la verdad no se vive, si no que la quieren enseñar, que estamos como estamos: condicionados a escuchar y a obedecer a alguien que dice que sabe. Haciéndonos dependientes, seguidores, seres de segunda mano, sin libertad, llenos de codicia por llegar a donde ha llegado el que dice que sabe.

6. Si decimos que alguien es superior o inferior, ya nos estamos complicando la vida. Porque todos somos iguales, la diferencia está en el destino de cada uno. ¿Uno en qué se nota que es superior a otro? Cada uno tiene su grado de superioridad e inferioridad en relación a otro, a algo. Por lo que la comparación, el cotejar, nos deja divididos, con todos los problemas de racismo, de clases, de castas, de razas, de nacionalismos, de religiones.

7. ¿Puede que en realidad, las decisiones de uno sean realmente de uno? Primero, uno para tomar verdaderamente sus decisiones ha de estar libre de su condicionamiento. Segundo, cuando hacemos algo -aunque tengamos toda la libertad para hacerlo- hemos de ser conscientes que una acción dañina contra alguien va a generar conflictos y problemas. Uno puede insultar a otro -es su libertad incuestionable-, pero también es falta de inteligencia. Porque va a generar toda clase de problemas. Y lo que necesitamos es dejar de generar problemas.

8. Algo tan directo, tan claro, tan práctico, tan lógico como el Zen, no necesita las explicaciones interminables de lo esotérico. Porque el Zen, los budistas, saben que todo es infinito y por eso no especula. Cuando el esoterismo es una especulación infinita.

9. Dios no es la química que activa al cerebro. Si no que la química es un instrumento del universo -algunos lo llaman dios-, para seguir operando como lo hace, para seguir siendo el universo, infinito, insondable e inexplicable.

10. Podemos llegar a la verdad solamente negativamente, negando el deseo. Pues, al negar lo que creemos saber, lo que decimos que nos conviene, es cuando negamos el ego. Y así el ‘yo’, no puede operar. Porque el ‘yo’ es lo conocido y lo repetitivo.

11. Con los palestinos puede que pase lo mismo que les pasó a los indios, aborígenes de todo el continente americano -sur y norte-: después de un genocidio durante cientos de años, ahora son como una rareza, desposeídos de todo en su propio país.

12. El Cristo, no cura ni perdona al que se arrepiente. Ese es un prejuicio superficial, convencional, que le interesa al poder, al establishment. Para poder seguir detentando el poder y la fuerza, para condicionar y dominar a las personas. Las personas como Cristo, lo que hacen es transmitir no verbalmente, ese magnetismo que lleva consigo la inteligencia y la sabiduría. Y uno la recibe o no. Si la recibe, en esos momentos es sabio, inteligente, limpio de todo pecado.

13. Pero, al no haberlo comprendido de primera mano, sino que es un acto de fe, o una influencia, pronto se extingue eso que lo hacía sabio e inteligente.

14. ¿Por qué no usamos una manera de hablar en que todos quepan y nadie se sienta ajeno a lo que se dice? Porque si cada uno habla de su tendencia de lo que está aferrado, entonces no habrá manera de facilitar las cosas para que podamos entendernos. Por eso en vez de usar nombres propios de personajes, que nadie sabe a ciencia cierta si existieron o no, en vez de usar palabras de una religión minoritaria o no, términos esotéricos, hinduistas o de otros sitios, no usamos una especie de lengua franca donde nadie queda fuera del entendimiento y comprensión -como escriben todos los diarios, que los pueden leer y comprender la mayoría de las personas-.

15. Es evidente, que cada uno es lo que cree. Si uno tiene una creencia deportiva, toda su vida está alrededor del deporte. Si uno es vegetariano, su vida gira en pos de esa manera de alimentarse. Si uno es un vendedor, las ventas marcarán sus vidas. Los adictos al sexo, a las drogas, sus vidas son sexo y droga.

16. Pero todo eso de la rencarnación, ¿qué importancia tiene? La reencarnación es algo parecido a la astrología. Donde se dice: este es géminis, virgo, etc., como si eso tuviera algún valor real y determinante para la vida. Para que lo veamos mejor: si uno dice y describe cómo son los colombianos, los chilenos, los venezolanos, los austriacos, los alemanes, los rumanos o de Nigeria, eso todo es superficial. Porque todos los seres humanos somos lo mismo, tenemos miedo, deseos imposibles, vanidad, etc.

De la misma manera la reencarnación cree en un fragmento que ni se sabe si es cierto o no. Escarbando y cavando en el pasado, cuando todo el problema, está en el presente, en el ahora. Por lo que todo es un entretenimiento, una vanidad y distracción.

17. Si no hay creyente no hay creencia. Porque si no hay conciencia no hay nada., es como la muerte, el dormir, la embriaguez por estupefacientes, el alcohol.

Colaboraciones, 01-03-2013

1. Ah, eso es diferente María. Tú eres mujer, pero puedes no identificarte con la mujer. Así que eso que se dice tan fácilmente, ha de hacerse una realidad. ¿Puedo ir más allá de ser negro o blanco, europeo o africano, culto o inculto, pobre o rico. Ese es el trabajo.

Y eso quiere decir, ¿podemos ir más allá de toda la tremenda y grandiosa presión de mi condicionamiento como mujer, hombre, barrendero o escritor? Solamente con una atención profunda, donde el afecto y el cariño, la compasión, florecen naturalmente, es como el condicionamiento, que es el ‘yo’, cesa. Dando lugar a esa cosa tan extraña que es el amor.

2. Puede que no entiendas, María. Si hay atención total, todo queda quemado, aniquilado. Ya sea la raza, las castas, los nacionalismos, las creencias religiosas o de otra índole, los puntos y las comas, como los errores y las faltas de ortografía. Y, todo lo que queda es belleza y más belleza.

3. Y, tú, María, ¿por qué no ves la belleza que hay en ti y en todas partes? ¿Por qué no la podemos ver? Piensa, discurre, indaga, comenta, transmítelo -si quieres, claro-.

4. Es un júbilo que lo sientas, María.

5. Pero si tú sabes que la vida al final nos lleva a la muerte, todos lo sabemos, ¿no? Es decir, en el ámbito psicológico, delante de la vida, desnudos de toda vanidad y tonterías, todos somos iguales.

6. Esa carrera que el hombre tiene entre manos -dominar todo lo que es la vida-, no tiene fin. Porque, la ciencia, los científicos, los que alucinan con sus tonterías y superficialidades de los agujeros negros, etc., están sujetos también por el mismo paradigma de que todo es infinito. Ya sea en lo macro, como en lo micro. Eso, amigo Enghelbertb, ya lo hemos hablado hace unos meses.

7. Ahí es donde estamos, Fernando. Luego si no hay nada a dónde ir, ni tampoco sé de dónde vengo. Sólo queda el presente. Y el presente, es este drama que es nuestra manera de vivir con sus competencias, sus burlas, su petulancia, sus camarillas, etc. Pero todo eso, lo veamos o no, nos destruye. Porque, estamos haciendo daño a los otros. Y por tanto, nos estamos haciendo daño a nosotros mismos.

8. Ya estás queriendo contar los cuatro pies al gato. Si la conciencia es algo que tiene creencias, eso no importa, si es que estamos en la atención donde no hay opuestos, dualidad, contradicción. En esa conciencia, solamente está la conciencia viendo, viviendo la vida.

9. Ahora tú, Fernando, puedes decir, que la conciencia, es algo que se tiene conciencia. Y ese algo que tiene conciencia, también decir lo mismo. Pero eso es un resonancia, una reverberación, conceptual, una manera de cavar, por la senda del infinito.

10. Veo que tienes una intencionalidad estrecha y llena de perjuicios, Alfeon. ¿Dónde los seres vivos no han de perder algo de su energía, para poder hacer que retorne a ellos, para poder sobrevivir? Si tú trabajas, te desgastas. Pero a cambio tienes una casa que te abriga del mal tiempo, tienes comida y ropa. Entonces, ¿dónde ves el problema para que ese paradigma de inversión y retribución continúe? El problema está en la gestión de esas energías. Solamente ese es el problema. Todo lo demás son perjuicios, mentes estrechas, fanatismo y superstición.

11. Me temo que tu palacio, paraíso y cielo, con las expectativas de experiencias te llevaría al abismo. Porque las experiencias son infinitas. Y el que va detrás de una experiencia, eso no es una experiencia en absoluto, sino una proyección tuya. Porque el mero hecho de saber que eso es una experiencia, quiere decir que ya es vieja y repetitiva.

La verdadera experiencia, es lo nuevo, lo que la mente no ha escudriñado ni tocado.

12. Alfredo, si todos somos básicamente iguales en lo psicológico, para qué investigar a los otros. Solamente investigándonos a nosotros mismos, podremos entender y comprender a toda la humanidad. Por eso, para abreviarlo, se dice que el observador es lo observado.

13. Siempre haremos algún daño, no hay escapatoria posible. Porque la vida es destrucción, amor y construcción. Pero, después de ver que la destrucción es la vida entera, porque tenemos que sobrevivir, y para vivir unos han de morir otros, queda la sensibilidad la percepción de lo que vamos a hacer o estamos haciendo. Y si uno es consciente de todo cuanto ocurre se da cuenta que el daño se inicia cuando estamos divididos Porque la división hace que no veamos al otro tal como es –un ser humano-, causándole dolor. Y de ahí has la brutalidad, la violencia, la guerra, con su espantosa crueldad.

14. La humildad llega cuando uno se da perfectamente cuenta que no es posible ser humilde, o ser bondadoso, no violento. Ver lo que es y no querer cambiarlo ni huir, es la humildad.

15. Si no hay ni detrás ni delante ninguna persona, entonces todo lo que digamos será un abstracción. Recuerda que el hombre es la medida, la esencia de toda la vida, en el sentido de poder alterarla. Como lo demuestra la destrucción que causamos a la naturaleza y a los demás. Usando un término jurídico, si no hay personas, no hay caso.

16. Martín no hace falta guion ni guionista, nosotros solos nos bastamos. Eso no quiere decir que se rechace a nadie si es que lo que dice es verdadero. Pero seguir a otro por reputado que sea, es negativo. Porque es como llevar una muleta, porque se convierte en un estorbo para la verdad.

17. He estado y estoy en diferentes foros de J. Krishnamurti y lo que más les caracteriza es que están en el océano de todo lo que escribió y dijo durante toda su vida. Y es normal para los que no lo conozcan a fondo, poco tiempo. Pero en todos esos foros, lo que más les caracteriza es la libertad para expresarse, sin poner en peligro ese foro. Pero no hay guion preestablecido, cada uno publica lo que quiere y cuando quiere siempre que sea de J. Krishnamurti.

Colaboraciones, 02-03-2013

1. El amor y la vedad no pueden ser una abstracción porque es el hombre quien lo genera. Y sin el generador no puede haber generación. Sin padres no puede haber hijos ni nietos. La abstracción es hablar de los agujeros negros, de las glaciaciones, de los extraterrestres, de la posibilidad de que los hombres podamos volar como los pájaros.

2. Por fin los dictadores, fieles a su patrón, se están quedando desnudos. Y ahora se les ve que son realmente fachas dictadores. Lo malo es que los que se dicen demócratas les siguen de comparsas, apoyándolos. Que es tanto como ser igualmente dictadores fachas.

3. Alfredo, cuando se dice que el observador es lo observado, quiere decir lo siguiente: pongamos que tú me ves y me dices, Toni pasan los años y cada vez tengo más, pero a mí me sucede lo mismo; luego me dices, la vida cada vez es más complicada, hay más confusión y desorden, que me marean, pues a mí y a todos nos pasa lo mismo. El observador y lo observado es una manera de decir que todos somos iguales.

Ahora bien, profundizando un poco más, cuando uno ve un animal, también el observador es lo observado, porque el animal y nosotros somos seres vivientes. Y cuando vemos una puesta de sol encantadora, vemos una montaña, también se dice que el observador es lo observado porque no hay espacio entre ese que está mirando –el observador y lo que ve –lo observado-.

4. Cuando uno mira un paisaje o un pájaro volando, y lo mira totalmente sin división alguna, entonces el ‘yo’ desaparece. Y si no hay ‘yo’, no hay división entre eso que estás mirando y tú. Tal vez lo veas más fácilmente como cuando entras en una discoteca, o en un lugar que hay una música ambiente, por todos lados, o un concierto, si tú estás atento completamente con la música que oyes, tú y la música sois la misma cosa. Es decir no hay división ni conflicto alguno entre la música y tú, no te gusta ni te disgusta, solamente ves la música, la oyes, entra por dentro de tu ser, hablas oyéndola sin que te moleste, puedes ver todos los cambios de ritmo, de tonalidades, de altos y bajos, no encuentras que está fuerte ni baja. Y eso es porque hay la unión total de manera que se ha convertido todo en sagrado.

5. Sí, Martín, todo lo que has dicho es adecuado. Solamente quería poner de relieve que todo lo que nos divide es negativo. Entonces todo lo que hagamos si nos divide, si es que queremos ser consecuentes, hemos de descartarlo radicalmente. Pues sabemos que la división es el origen de todo el conflicto, la lucha, la violencia, la guerra.

6. ¿Por qué si es que la iglesia católica tiene esas actitudes tan antievangélicas, no se renuncia a pertenecer a ella? Porque es muy sencillo: se declara apostata y ya está. Y luego se hace todo lo que la iglesia le prohibía, reprimía. Dejando atrás todas las mentiras y falsedades, toda la idolatría y el paganismo de adorar imágenes de piedra, madera, pinturas. Todas las  supersticiones, que es hacer creer que el vino y una oblea son el cuerpo de alguien que vivió hace miles años.

Y la peor perversión: decir que son los discípulos de Jesús, que dijo que la riqueza es el peor pecado, viviendo ellos en la riqueza y la opulencia, olvidándose de los pobres. Entregándose a la vanidad y al lujo.

7. Gracias, Javier, por tus aportaciones.

Todo está muy claro: si nosotros sabemos lo que tienen que hacer los otros para dejar de ser corruptos, inmorales, ¿por qué no lo ponemos en práctica en nuestras vidas de cada uno? Es tan evidente que una sonrisa -que es tan poca cosa- tiene una tremenda influencia. Y la amabilidad, el respeto, el negarse radicalmente a participar en situaciones y actitudes dañinas, todo eso lo veamos o no, lo comprendamos o no, afecta a todo el mundo, a toda la humanidad, a la mente global.

Por tanto, sólo se trata de ver. Si ves todo el caos, el desorden, la confusión, ¿por qué no hacemos algo? Y ese algo, si es que somos serios y profundos, habrá de empezar por uno, ¿no? 

8. Pensar juntos es una de las maneras de estar relacionados. Y solamente en la relación es como nos vemos realmente como somos.

9. Nadie tiene derecho a decidir por las mujeres. Pero las mujeres tienen también que liberarse ellas, como los hombres nos hemos de liberar de nuestro machismo.

10. ¿En lo psicológico, tú y yo no somos iguales? Veamos, Enghelbetrb. tú quieres que te respeten, que se han sinceros contigo, que no te maltraten, quieres tener dinero para subsistir, necesitas unas personas que te comprendan, necesitas sexo, necesitas ambientes sanos sin peleas ni contiendas, necesita sentirte confortablemente para hacer tu trabajo, ¿verdad? Pues a mí me sucede lo mismo que a ti: tengo esas mismas necesidades. Y todos también las necesitan. ¿Dónde ves entonces la diferencia entre las personas en el ámbito psicológico? Si todos lloramos, reímos, queremos algo maravilloso, una buena relación, algo digno, que sea interesante.

11. Pero las respuestas nunca serán las definitivas, siempre habrá otra que añadir. Por eso el devenir es una ilusión. Cuando el problema está en el presente, en el aquí y ahora, que es nuestra vida y cómo la vivimos. Y como no queremos mirar lo que somos nos dedicamos a escarbar, a cavar, a especular, donde no hay ningún sitio donde se puede llegar. Por lo que el entretenimiento y las distracciones están garantizados para siempre. Cosa que se alegran los comerciantes del entretenimiento: científicos de lo imposible, inventores de soluciones mágicas para el drama de la vida.

12. “Dile a tu amigo que, a su muerte, una parte de ti se muere y se va con él. Dondequiera que vaya, tú también vas. Él no estará solo”.

Qué bonito es. Pero eso es un paliativo para el que se está muriendo. Porque él está solo y se va solo. Igual como llegó.

13. ¿Es el amor dependencia, estar aferrado a alguien, a algo porque nos da seguridad? El amor, es tan sagrado que es como dios. Ni se puede hablar mucho de él, porque realmente no sabemos eso que es. Lo que sí sabemos es lo que no es amor. Y si descartamos lo que no es amor, es cuando aparece esa cosa tan extraña y maravillosa que es el amor.

Ser libre internamente, sin división ni conflicto alguno, eso es el amor. 

Colaboraciones, 02-03-2013

1. La casta de los brahmanes, es la casta de los terratenientes, los ricos, de India. Son los más importantes, miembros de la casta sacerdotal. Y la conforman los sacerdotes y los asesores de la autoridad. Son como un poder fáctico o un lobby.

2. Fernando, es muy sencillo: ves a Wikipedia y allí encontrarás una información bastante aclaratoria.

3. Toda especulación ha de ser infinita, porque está sometida al infinito. Si tú dices: A otro dice B. Y si lo repites, y lo repites, eso no tiene fin. La posibilidad es el infinito. Si no hay posibilidad, si eso fuera posible, no habría infinito. Y entonces sí que sería todo absurdo. Porque entonces todo tendría un fin: la vida, el universo.

4. Hola Carmen, gracias por la aportación.          

5. No nos engañemos. Así que vayamos por partes. Primero que nada ahí había protección por el torero, por otros toreros: Estás bien eso.

6. Pero, no seamos simples y superficiales, infantiles, ¿Jesús, permitiría que a una criatura de la creación, de su padre que es dios -según dicen los cristianos-, que a un toro, lo torturan, le agujerearan con unos hierros enganchados en su lomo, donde no pueden salir, sino perforarle y rasgarle la carne y los muslos, par enrabiarle, torturarlo más, y debilitarlo a la vez, todo ello en un baño de sangre que se esparce por la espalda y le baja por las piernas como si fuera algo normal, sin importancia? Todo ello, por placer, diversión, entretenimiento, como una bacanal de sangre, tortura y al final la muerte violenta con una espada clavada también por la espalda.

Creemos que porque hacemos algún favor, demos una limosnita ridícula y patética, ya está todo solucionado. Por eso es que los cristianos son tan superficiales, tan condicionados, porque solamente tienen fe y no se enteran de nada. La fe es un dique de contención hacía la verdad. Y ese dique de contención, es el Vaticano y sus papas y cardenales, los obispos, los curas y sacerdotes, que no dicen la verdad. Porque a ellos también les tiene cegados la fe, no van más allá para ver las mentiras, ver lo superficiales que son. Lo insensibles de ver a las personas muriéndose de hambre, viviendo en la miseria, y al mismo tiempo, ver a su jefe el papa viviendo en palacios, en el lujo, entre oro, entre personas corruptas como él -todos los políticos del mundo tienen amistad o relación con él y el Vaticano, que es la capital de un pequeño estado teocrático, con su policía, su ejército, su banca, sus tribunales y sus leyes, sus cárceles-.

¿Es eso religión o es la estupidez de los ignorantes, de los descarados ricos que explotan a los pobres, de la curia vaticana que actúa y vive como si fueran una saga aristocrática? Ya está bien de ser tan estúpidos de vivir en esa tontería que llaman religión, cuya raíz está en Jesús -ellos dicen que son sus intérpretes y custodios de su enseñanza, que por cierto es la de caridad, compasión y amor-, el que decía que la riqueza, la opulencia, el lujo, eran un escándalo, un pecado. Pero eso dirigentes corruptos vaticanistas, se creen reyes, príncipes, infantes, condes, duques, marqueses, cual una saga monárquica, devoradora de personas, de dinero, de mentiras y falsedades.

Por tanto, si uno es un cristiano de verdad, ha de descartar esas personas corruptas e inmorales, que se desentienden de los problemas reales, de la moral diaria. Como la tortura y la muerte violento a de los toros por placer -nunca se ha visto que la iglesia católica informara en sus púlpitos, misas, etc., que torturar a los toros por placer era un crimen contra una criatura de la creación, de la providencia, por lo que es un pecado mortal-. ¿Es eso religión o es un negocio, que rinde porque sus seguidores son ignorantes y superficiales? Que creen en todas las supersticiones del cielo y el infierno, en la resurrección de los muertos, en que el vino y la oblea por arte de birlibirloque se convierten en la sangre y el cuerpo de alguien que se dice que vivió hace dos mil años.

Así que, ustedes, los seguidores tan fanáticos, sean católicos o no, cristianos viven constantemente en pecado, porque toleran la corrupción y la inmoralidad de los obispos y curas pederastas, homosexuales. Por tolerar que exploten a los pobres, los hagan vivir en chabolas, que se mueran de hambre, mientras ellos viven en palacios, viajen en aviones privados, en helicópteros, tengan todo el dinero que quieren. Siendo una camarilla de mentirosos descarados, indolentes e insensibles.

7. El orden genera más orden. Y si hay orden, ahí está el amor. Y el amor es lo nuevo. Y lo nuevo no sabemos lo que puede ser. Pero, seguro que será el orden.

Por lo que no hay que preocuparse por los servicios sociales, la corriente de luz y el agua para los apartamentos. La preocupación está en cómo vivimos, ¿si hago en mí un cambio en que no lleve implícito el desorden, la corrupción, etc.?

8. Pues por eso, te digo que escarbar e indagar materialmente, para encontrar un medicamento que nos solucione los problemas, eso es una ilusión. Porque lo que buscamos es algo que nos libere de esta vida, una especie de droga científica, de aparatos, de robots o cerebros electrónicos. O la química, con sus insecticidas, medicamentos, drogas, combinaciones, etc.

Si me permites, Enghelbertb, voy a contarte un chiste: había una persona rezando en una habitación, junto a otra habitación que había el súper ordenador de la última generación. Y le dijo al que estaba rezando: ‘Tú, a quién rezas. El nuevo dios está aquí’.

9. «¿Estás seguro que nos hemos liberado por completo de nuestro machismo. Una pregunta, dime si tú estás con tu señora ya a los 50 o 60 años, y van a tener sexo, y no se te levanta, cómo te sentirías y por qué?».

En cualquier circunstancia, si ello es posible, uno se separa y asunto solucionado. Pero, como he insinuado, el problema sería si uno no quiere o no puede separarse. Y entonces, sería un problema de inteligencia: comprender la situación y aceptarla sin amargura.

10. «¿Pero ante la situación que te planteo, cómo te sentirías, tanto con tu señora como contigo mismo?».

Esa pregunta no tiene sentido, pues nadie sabe cómo vamos a responder en el futuro.

11. Enghelbertb. ¿No te das cuenta que una persona de hace medio millón de años podía ser igual de feliz que ahora? Al no conocer otra cosa que lo que tenían ente manos, no había división en él.

El dolor aparece cuando hay división. Cuando uno sabe que existen los coches y yo no tengo ninguno, cuando todos llevan reloj y yo no tengo, ni tampoco tengo chalet para ir a descansar, o la escopeta repetidora para cazar, etc. Ahí está el origen del dolor. No en el tiempo pasado o el presente, el futuro. La solución del dolor es atemporal, Solamente uno tiene que ir más allá de si soy guapo o no, de si las mujeres bonitas no las puedo tocar, etc.

Colaboraciones, 02-03-2013

1. Enghelbertb. ¿No te das cuenta que una persona de hace medio millón de años podía ser igual de feliz que ahora? Al no conocer otra cosa que lo que tenían ente manos, no había división en él.

El dolor aparece cuando hay división. Cuando uno sabe que existen los coches y yo no tengo ninguno, cuando todos llevan reloj y yo no tengo, ni tampoco tengo chalet para ir a descansar, o la escopeta repetidora para cazar, etc. Ahí está el origen del dolor. No en el tiempo pasado o el presente, el futuro. La solución del dolor es atemporal, Solamente uno tiene que ir más allá de si soy guapo o no, de si las mujeres bonitas no las puedo tocar, etc.

2. Libiana. Ese es el problema que no nos investigamos a nosotros. Si hablas con las personas, ellas quieren hablar de los otros, para destruirlos, para vencer y triunfar. Nunca comprenden ni les interesa comprender a los otros, porque su diversión y excitación es hablar de los otros. Porque ellos nunca quieren hablar de ellos mismos, conocerse tal cual son, con su estupidez, con el quiero y no puedo conseguir eso que quiero. Y como no comprenden, no se dan cuenta que ellos son lo mismo que los que quieren vencer, destruir. Por lo que hay siempre una lucha interna, que es la división. Que al exteriorizarse, va a generar indolencia, insensibilidad, contienda, daño y violencia.

Por eso, todo el problema es uno. El problema está en uno, Y es solamente uno el que lo tiene que resolver.

3. Por eso, el amor, o dios, es sin conflicto entre lo que tengo, lo que soy -confuso, desordenado, impotente- y el deseo de conseguir eso que creo que me dará confort, placer. Pero si comprendo que el conflicto me deja en el dolor, es cuando el conflicto cesa. Al ver toda la peligrosidad del conflicto, como si viera un río embravecido donde no me puedo bañar.

4. «Me imagino Toni que tú ya has creado en tu propia vida, llámese familia, entorno, un lugar de amor, perfecto como el que aspiras».

Carmen. Eso no lo puedo responder yo, tendrían que responder los que me conocen y conviven conmigo. Pero, de todas maneras ten por seguro que esa corrupción tan descarada, indolente e insensible, no la haría. Puedes decir, ‘Si tú estuvieras en el poder como están ellos, también lo harías’. Puede que sea verdad. Pero por eso, me cuidaré mucho de no tener tanto poder para decidir de la vida de los demás como lo hacen ellos: mintiendo, falseando la realidad. Porque la religión sin compasión ni amor -no solamente a los que viven conmigo, mis amigos, mis parientes, si no con todos, con los que viven en la otra parte del mundo- qué sentido tiene, qué valor real tiene. Porque hay de sobra para todos: de alimentos, de máquinas, de ropa, etc. Sólo falta la verdadera voluntad de querer ayudar y que se solucionen los problemas.

Pero no lo harán porque están dedicados a su vanidad, a su placer de la vida que llevan -como una casta aparte-. Y si dejaran de vivir como lo hacen, sentirían el mismo mono -síndrome de abstinencia- que sienten los adictos a las drogas. Y eso es pedir mucho a una persona. Por tanto, uno tiene que investigar e informar, sin forzar ni obligar. Porque entonces el amor no podría ser. ¿Dónde hay esfuerzo, con su crueldad, puede haber amor?

5. Lo que planteas Enghelbertb, deberías de preguntártelo tú. Porque mi vida no está llena de sexo activo, vivo sin mujer. Aunque he tenido una relación de pareja durante unos siete años -con sus rupturas/salidas y vuelta a empezar-. Por lo que el sexo no es algo determinante para poder vivir -el sexo con una pareja, no la ausencia de sexo y su deseo-. Creo que todo está en la comprensión. Si uno pierde la capacidad para poder penetrar a una mujer -porque el pene no erecta-, es cuestión de comprensión. Es lo mismo que sucede a los alpinistas, que llega un momento en que no pueden escalar, les sucede a los atletas, etc. Por eso, en la comprensión de lo que es, de la realidad, está el fin del dolor.

6. Bueno, Fernando, tú que está empeñado en resolver eso de, ¿quién es el que dice la pregunta, el que tiene problemas? Tendrás que resolverlo tú. Es como si te preguntara: ‘Por qué me salen las palabras cuándo escribo?’ ¿Tiene eso explicación o es una pregunta que no tiene sentido para nosotros que ya lo hemos tratado tantas veces? De todas maneras, empecemos otra vez: ¿Quién es Fernando, es diferente del que piensa que no es, o sí que es Fernando? Tenemos la capacidad de negar la realidad, de jugar con ella, inventando otra realidad, pero el sufrimiento y el dolor, nos dirá que estamos equivocados. Así que, cavar por cavar, es cosa de tontos, aburridos, como jugar al billar, o al ajedrez.

7. Aparte de ayudar, que tiene su valor, está el hacer las cosas para que eso tan negativo, como el hambre, las muertes por las calles sucedan sin nadie que los ayude en esa agonía. Por tanto, como tú bien has dicho, el problema lo tiene que resolver primero uno dentro de sí.

Y hay algo en el documental que es esclarecedor, cuando una mujer cooperante o visitante a un centro, le dice a Teresas de Calcuta, que hay un niño de quince años que se está muriendo porque tiene una infección. Y le dice, que si lo llevan en un taxi a un hospital se salvará. Y Teresa de Calcuta le contesta: ‘No lo haré. Porque si lo hago con él lo tendré que hacer con todos los demás’. Y ese mismo argumento, es el que esgrimen los hindúes para justificar que ellos no hacen nada con los moribundos, que hay por la calle, porque si lo hacen con unos, lo han de hacer con todos los que hay. ¿Te das cuenta, Carmen, dónde estamos? Todos estamos en el mismo barco. Y, ¿por qué tanto ensalzar y encumbrar a una persona como otra, por ya sea lo que haga? Pues sin la ayuda de muchísimas personas, ella misma no podría hacer nada. Por lo que todo es una propaganda, una especie de divísimo. Muy propio de católicos, y de la mayoría, cuando dicen que Jesús es el único hijo de dios -menuda tontería, pues ese dios sería racista y cruel cuando no reconoce a toda la humanidad como a sus hijos-. Y ahí está el papa, como el campeón de unos juegos, el campeón de la liga de fútbol, o los reyes, o las estrellas de música o las actrices. ¿Por qué se creen que solamente son importantes ellos? ¿Por qué consentimos esa situación tan inhumana de hacer a alguien como si no fuera humano sino el elegido por dios?

Y desde ahí, todo eso de los hambrientos, de los moribundos por las calles, llega como consecuencias de la indolencia y la insensibilidad hacia unos. Desde donde nace la división, el conflicto y la confusión, con todo su desorden. Por tanto, mientras no haya orden primero interno, externamente seguirá el desorden, la crueldad del morir de hambre, echando como estamos haciendo millones de toneladas a la basura.

8. ‘¿No quedábamos en Advaita que el Ser y lo pensado y/o escrito son lo mismo?’

 No, todo es la conciencia, la percepción, que ella misma se divide haciendo toda clase de preguntas.

9. Creo que la conciencia, sin el ‘yo’, es lo último que podemos decir.

Colaboraciones, 03-03-2013

1. Cada uno según donde vive tiene una manera peculiar de hablar, ¿verdad? El español tiene un modo diferente de hablar que el mejicano o el cubano, cada uno con sus localismos. Pues, si no dejáramos de lado esos localismos, no podríamos entendernos en un grupo como este donde hay personas de diferentes países y continentes. Y de la misma manera, hay palabras que aunque tienen su utilidad, llevan impresas algo que el que las oye ya reacciona favorable o desfavorablemente. Por eso, existe el laicismo, para que la religión no se inmiscuya en todos los asuntos de la vida civil. Y así, para que no nos sintamos divididos.

2. La ciencia y los conocimientos son una cosa. Pero el devenir haciendo de ello una carrera para derrotar a la vida es otra. Cuando eso es una de las mayores ilusiones que existen.

3. No quiero transmitir nada, solamente es ver hasta qué punto el hombre es capaz de hacer las barbaridades más espeluznantes y atroces que nos podamos imaginar. Pero con la condición que sin los consentimientos de los gobiernos no podrían hacerse. Lo que quiere decir que todos somos en cierta manera responsables de esos actos de personas semidementes, porque las aceptamos, las toleramos, somos indolentes. Buscando distracciones y entretenimientos.

4. No solamente está la pérdida de la potencia sexual para ser activo, hay muchas facetas de la vida que llegado un momento, si uno no se muere, van amainando y desapareciendo, como los dientes, la vista, el oído, la viveza, y otras capacidades. Pero como no llegan de la noche a la mañana, nos adaptamos. Aunque como en el sexo, no hay una regla que diga hasta aquí ya no hay sexo. Cada cual tiene su proceso vital. Pero lo que sí que está claro es que, por la fuerza de los hechos, como un joven no se puede ser.

5. De lo que se trata es de facilitar las cosas, de que no haya problemas, Si uno es un especialista y se dirige a personas que van en esa dirección de ser especialistas, puede usar sus palabras y maneras -que son como una jerga- especiales. Como les pasa a los que son políticos y usan términos políticos, como los religiosos que usan términos religiosos. Pero en ambos casos, cuando se relacionan los dos, si no van más allá de su manera de encarar la vida, no podrá haber comunicación ni relación verdadera alguna. Por eso, salvo situaciones concretas, la manera de hablar como se habla en televisión o en los periódicos, que lo hacen para tener mucha audiencia, es la más adecuada para que todos entiendan. De manera que no se sienta nadie excluido o sorprendido con palabras que no entiende, no las conoce, o que son un tanto fuera de lugar por la carga que llevan de negatividad por ser ofensivas o fuera de lugar.

Ser cosmopolita es lo más adecuado en este mundo sobrado de divisiones, localismos, nacionalismos, religiones, ideas y teorías. Y esa manera de encarar la vida es la que nos hace que podamos ir más allá de la división interna, que al exteriorizarse va a generar todo el caos y el desorden que hay.

6. El problema es ¿por qué quieres buscar más allá de la conciencia? Y es desde ahí, de esa búsqueda, que hay personas obsesionadas que desarrollan una patología al querer buscar donde no hay nada, al querer inventar otra realidad diferente, porque la que hay no me gusta. Entrando en una dinámica de aislamiento, división, alucinaciones y delirios. Cuando la vida, es algo muy sencillo: cuando estoy cansado descanso, cuando tengo hambre como, cuando tengo sed bebo. 

7. No, Enghelbert, estoy ateniéndome a los hechos, que es lo que sucede desde siempre. El hombre es como una ánima en pena, por lo que siempre está queriendo y deseando algo, que le dé paz y sosiego, tranquilidad, armonía, sentirse agradable y que lo acepten los demás. Pero para eso, ha de perder el miedo a vivir en el presente, sin querer huir o cambiarlo. Por eso, el hombre es quiero y no puedo. Porque en realidad ha escogido una empresa que no la puede construir ni llevar a cabo. Solamente tiene el deseo de empezar a construir algo diferente de lo que conoce, la realidad. Pero, por la fuerza de los hechos, ahí está el fracaso después de varios miles y miles de años. Porque, huye de la realidad. Y en la huida hay una pérdida de energía, al dividirse de eso que le molesta, sin entenderlo ni comprenderlo. De manera que esa comprensión, signifique la acción directa.

8. Eso se llama terrorismo de cuello blanco. Así como hay ladrones que roban millones y no les hacen nada. Así hay terroristas, con el consentimiento de los que mandan, que actúan sin que se les haga nada. Este cuento de los ricos, descarados, ladrones, indolentes e insensible, es el más viejo que hay, porque es un cuento en el que ellos se presentan como los buenos y a las víctimas de ellos como los malos. Y esa es la historia de los hombres.

Y ese cuento, astuto y mentiroso, es el que ha degenerado en las guerras. En las que unos son proclamados y vistos como los buenos y otros rechazados, encerados o muertos por malos. Cuando las dos partes son igualmente asesinas, sin saber solucionar sus conflictos sin violencia ni sin guerra. Pero ese cuento, es el cuento de los ignorantes, creyéndose que somos tan ignorantes de creernos su ignorancia, su estupidez e idiotez.

9. La trampa de Jesús -no de él sino lo que han hecho de él-, es que todo lo que dice lo sabe cualquier persona, porque todo lo que dice se el sentido común operando. Por eso, algunos eruditos piensen que Jesús no existió tal cual lo representan. Cuando se repite esa frase que dijo: ‘El que no está conmigo está contra mí?’ Pero, si eso lo decimos todos. Si tú quieres ir al fútbol y yo quiero ir a pasear, y convenzo a los otros para que se vayan conmigo, estoy contra ti que quieres ir al estadio. Y así en todo.

Hay más trampas, ¿qué hubiera pasado si Judas no lo hubiera traicionado y entregado, con su información de donde estaba para detenerlo, la pasión no se hubiera podido consumar, no? Lo que quiere decir que, como siempre, todo es una unidad indivisible para que algo pueda ser, suceder.

Otra trampa, solamente esa persona que fue crucificada, después de torturarlo, sabe realmente cómo murió: si fue maldiciendo su mala suerte, rabiando y odiando a sus torturadores y a todos los que estaban viendo aquel espectáculo, que como siempre es el ver matar a una persona ajusticiándola con toda la parafernalia, de ritos y tiempos, como corresponde a un poder mundano, igual como el de ahora, que necesita sus normas y leyes para sostenerse.

Pero, lo que es difícil de tragar es que un hombre resucite, a los tres días de muerto. Aunque no es del todo descabellado, pues conozco a una persona que se despertó dentro de un ataúd, cuando estaban velándolo en su casa. Y, preguntó: ¿Qué pasa aquí? -pues él no estaba enfermo-. Y siguió viviendo normalmente.

Por todo ello, ¿podrían las personas, vulgares y superficiales, creer en un personaje histórico -que ya ha muerto-, sea un líder, un santo, un salvador, un profeta, un mesías, un instructor del mundo -Buda-, si no tuviera una leyenda pintoresca, grotesca, fantasiosa, milagrosa, mágica. Eso nunca se ha visto, porque no es posible. Y entonces el negocio está ya servido: se diga lo que se diga, siempre que no esté en contra de lo que dijo el salvador o el instructor, si se dice que lo ha dicho él, o poniendo su nombre debajo si es un escrito, todos lo acogerán, lo leerán, lo admirarán, lo repetirán. Así somos de superficiales.

Colaboraciones, 03-03-2013

1. Es muy fácil saber el punto en que las personas se empiezan a perder por los laberintos de las compulsiones, sean las que sean. Pues, como todos, María, tú habrás tenido alguna vez alguna compulsión, aunque no sea hasta el punto de representar un problema, una patología. Pues todos tenemos los mismos resortes psicológicos, todos estamos condicionados. Así, si nos conocemos realmente cómo somos, cómo funcionamos, también sabremos de qué manera funcionan los demás.

Es el condicionamiento el que nos hace creer que somos especiales, diferentes de los demás. Y es por eso, que esa ilusión es la que hace que vivamos divididos. Pues la realidad es que todo está unido indivisiblemente. Y al creernos diferentes, es cuando nos dividimos de la realidad. De ahí, el ‘yo’ y el ‘tú’, el ‘nosotros’ y el ‘ellos’- Dando lugar a esta sociedad con sus nacionalismos, sus religiones organizadas, sus diferentes fracciones políticas, sus ideas y teorías, con todo el desorden, la confusión y el conflicto que conlleva.

2. Sí, María, la vida es así: no hay más cera que la que se está quemando y cuando se acaba no hay más. Y hay que asumir el hecho de que somos como somos, sin huir de él ni querer cambiarlo, simplemente mirarlo, estar atento. Y de esa atención surge lo nuevo.

3. ¿Puede uno desear ser humilde, pretender serlo? La humildad es una proyección, una imagen. Que no tiene ningún valor para alterar lo que realmente somos: soberbios.

Ahora bien, si estoy con el hecho de que soy soberbio y no hago nada para alterar ese hecho, no hago nada para cambiarlo, ¿qué sucede? Sucede que no me divido de ese hecho. Y si no hay división, no hay conflicto ni confusión ni desorden.

4. La indiferencia es como estar muerto, ser como un ordenador como el que tienes delante. Lo que quiere decir, indolencia e insensibilidad, crueldad y violencia.

5. Sin salir de una jaula, también se puede ser libre. Porque la libertad nace y está dentro de uno, independientemente de donde uno esté.

6. Mientras haya manipulación habrá engaño, un perjudicado, división. ¿Por qué no nos dedicamos a informar, no como se hace convencionalmente: para vencer y derrotar a otro, sino para que todo funcione mejor? Ahí está la raíz del problema, porque es muy diferente ir al sur, queriendo ir al norte. Por tanto, no encuentro ninguna justificación a la manipulación para dominar a las personas. Podemos comprender los motivos por qué lo hacen, pero la tolerancia es indolencia y nos lleva al nihilismo. Todos los símbolos solamente son eso y se prestan a diferentes interpretaciones. 

7. Cuando uno no hace lo adecuado -es indolente, indiferente-, ya está actuando contra la vida, incluido él mismo. Y cuando uno no está atento a todo lo que sucede, también está actuando contra la vida, porque el resultado es el mismo que genera la indiferencia y la indolencia.

8. ¿Si la humildad es una proyección por qué no lo es también la soberbia, la indiferencia, la indolencia, la insensibilidad, la crueldad, la violencia, etc.? Todo es lo mismo, y por eso, todo tiene la misma solución: descartar la división y el conflicto.

9. En concepto puede ser igual de dañino que un hecho, por tanto, hay que descartarlos también radicalmente.

10. Los sentimientos, el sentimentalismo, el romanticismo, todo ello también es negativo y hay que descartarlo para que no sean un obstáculo para la percepción de la realidad.

11. Sí, Yevakte, las dos partes son igual de crueles y matonas. Pero lo que es más provocador, es que los ricos se presentan como el orden, los católicos inmaculados seguidores de Jesús. Pero hacen todo lo contrario a las enseñanzas de Jesús, que era muy claro y radical: no acumules riquezas, todos somos iguales, no lleves ni alforjas ni túnicas ni sandalias; si quieres ser bueno vende tus riquezas y repártelo entre los pobres.

Y sin embargo a la otra parte la pintan de desordenada, maleducada, inculta, descreída, dados a la contienda.

12. El más culpable solamente sirve para verlo, para percatarse, no para lanzarlo como un arma contra el otro. Porque si no la guerra se inicia igualmente y no para.

13. En la empatía domina el que más energía tiene, ¿no?

14. Carmen, ¿por qué ir poco a poco si podemos cambiar ahora? El tiempo psicológico es una ilusión. Es como si alguien te dice: ‘Carmen ahora aún no te quiero bastante para hacerte el favor que me pides, dame un poco más de tiempo, unos días o semanas, y así podré quererte y amarte para darte eso que me pides’. ¿Es eso amor? El amor es ahora, sin demora, es decir, sin tiempo. Cuando uno le pone escusas para ayudar a otro, es porque no tiene claro, ni ha entendido lo que es el amor. Y es por eso, que el mundo está tan desordenado, tan confuso, porque no sabe lo que es amar, no sabe lo que es el amor. Y creen que el amor son palabras, proyectos, palabras y más palabras.

15. Por eso, cuando uno ve que la casa está ardiendo ha de hacer algo. Y si no la ve, o la ve y no hace nada, es que tiene un problema con su vida.

16. Amilcar, una jaula es una jaula siempre, sea la que sea. Pero el que comprende cómo es la vida, cómo funciona el pensamiento, y así se comprende, todas las jaulas no las ve como jaulas sino como situaciones diferentes. Porque, el cuerpo es una jaula y la tierra una gran jaula.

17. ¿Cuándo tú, Mnemonic, hablas a un niño o jovencito y voceáis, quién domina, aunque estéis sin ‘yo’ ninguno de los dos, es decir tengáis empatía?

18. Señor la empatía solamente puede existir cuando no hay división, que es cuando el ‘yo’ no puede operar. Compruébalo y no hables ni digas palabras, solamente míralo.

19. En la empatía solamente existe la percepción que no es de nadie. Solamente es percepción.

20. Y esa persona siente lo que sientes tú, ya sea a un nivel consciente o a nivel animal o inconsciente.

21. En la empatía, donde no hay ‘yo’, no se puede pensar como lo hacemos ahora, porque todo va tan veloz y rápido que el pensamiento no puede seguir.

22. La empatía como la conocemos, o estamos hablando ahora, para que sea no ha de operar el ‘yo’, el ego.

Colaboraciones, 04-03-2013

1. Hay algo que nos iguala. Y es que el observador -yo-, que te observo a ti por lo que escribes, es lo mismo que lo observado –tú-. Es decir, todos somos iguales, cada uno a un nivel más exagerado, agudo o no. Por eso, te entiendo, porque a mí me pasa exactamente lo mismo contigo. Y eso, es lo que llamamos empatía, o el amor. No haber diferencias entre las personas, porque todos experimentamos lo mismo: miedo, afecto, alegría, preocupación, sensibilidad o indolencia, odio o compasión. Y ver todo eso, es el gozo del vivir, más aún si eso es compartido por los otros, Carmen.

2. Mnemonic. Tú puedes decir que la empatía es una cosa diabólica y millones de cosas parecidas. Pero, si eres sincero y cabal, lúcido y sano mentalmente, sabes que la empatía, como el amor, es la ausencia del ‘yo’. Y no hay más, pasa a otro tema, porque si no estás girando dentro de un círculo cerrado, es decir estás especulando.

3. Al final de todo, uno puede ver que lo que hace es el resultado de lo que uno por su cuenta hace, pero también que hay algo que se escapa para que en un accidente tan grave se salve y esté con vida sin apenas daño. Porque nosotros no somos los únicos constructores de este entramado que son nuestras vidas, de todo lo que es la vida, todos los acontecimientos que suceden tanto físicamente, como psíquicamente.

Por tanto, uno hace lo que tenga que hacer y que la suerte haga lo que tenga que hacer. Hay personas que han estado en la guerra, en combates, y lanzarles una bomba, donde cinco hombres que había, todos juntos, se murieron en el acto tres y dos vivieron. ¿Tiene esto explicación por palabras, por la razón?

4. Si uno sabe ver lo negativo allá donde esté y lo descarta, ¿para qué quiere lo esotérico?

5. El problema del cristianismo, y las religiones que se sostienen por la fe, es que ésta fe está construida como un inmenso dique para contener la investigación psicológica. Por eso, la teología cristiana es tan pobre, porque su fe en los dogmas y creencias, los detienen para que no vayan más allá de eso que se cree que es inamovible. Por eso, esas religiones por donde pasaron y pasan, dejan un reguero de muertes, de guerras, de destrucción.

6. Los que creen en los misterios, como cosas fantasiosas, siempre verán cosas anormales, excitantes y que pueden dar miedo. Pero una persona que pone cada cosa en su sitio, no da importancia a nada, porque sabe que sea lo que sea, no va alterar su manera de vivir: ver lo negativo allá dónde esté y descartarlo radicalmente.

7. Cada uno tiene una capacidad, que se convierte en necesidad. Por tanto, cada uno que haga lo que tenga que hacer.

8. Si todo es conciencia, habrá que entender ¿qué es esa conciencia? La conciencia para que sea plena y pueda operar completamente, no ha de estar dividida. Pues la división le resta la energía suficiente para responder a los retos, los hechos.

Y, ¿qué es lo que divide a la conciencia, la fragmenta y le resta toda su capacidad? Son nuestras mentes, que son divisivas, con su ‘yo’. Por tanto es esa mente con su ‘yo’, lo que hay que entender, comprender cómo funcionan, de qué manera es su proceder. Para que así la conciencia sea en toda su esplendor.

9. Todo esto es verdad. Pero es que somos tan cómodos, necesitamos tanto la seguridad, que necesitamos seguir a alguien, aferrarnos a él. Para así sentirnos seguros, con todo lo que dijo, juntándome solamente con todos los que creen en esa persona que sabe. Pero, paradójicamente, esa manera de querer vivir seguros nos deja en la inseguridad, esa persona que nos da seguridad, y esas personas que nos dan seguridad, nos lleva a la inseguridad. Porque solo existe la inseguridad absoluta. Y todo intento de huir, de inventar algo para poder estar seguro, nos sigue dejando en la inseguridad. Por tanto, no hagamos nada, viva con la inseguridad, compréndala, ámela, y ella le contará su secreto. 

10. Por eso, sin uno ser afortunado y sensible, la verdad no se le muestre nunca.

11. Para decir: ‘Las cosas están cambiando, nosotros también’. No sé en qué te basas. Porque, salvo la manera de vestir, el conducir toda clase de máquinas, que nos hacen inventar más, que nos hacen viajar por todo el mundo y el espacio cercano, todo sigue igual como siempre: división conflictos, violencia y guerras. ¿Hay cambio posible? Primero eso lo tiene que descubrir cada cual. Y si lo constatamos nos daremos cuenta que todo cambio pasa por descubrir qué es eso de la división, que es violencia, que hay dentro de mí, que al exteriorizarse y salir fuera, en cada acto que hacemos, genera está manera de vivir con su sociedad tan caótica, desordenada y cruel.

12. Pero toda organización lleva en sí la semilla de la corrupción. Por tanto, las religiones organizadas, dividen a las personas de manera que se creen que su institución religiosa es la mejor, la única, la verdadera. Así que viendo, que la religión no es corrupción, uno descarta radicalmente toda institución o religión organizada. 

13. Vamos a poner los pies en el suelo, si una persona tiene hambre, mucha hambre, y no tiene nada que comer va a robar donde hay comida, ¿no? Todas las palabras, los argumentos legales, la falsa moral, no sirven de nada ante el hecho de tener hambre. Pues la moral, ahí está de su parte. Porque esa es la manera como está constituida la vida: el que no come, muere.

Ahora dejemos la comida, porque nosotros afortunadamente comemos cada día, dos, tres veces o más. Si tengo la necesidad de hablar, de investigar, de inquirir, etc., ¿por qué no lo tengo que hace? Pero, ahora viene otro y dice: el inquirir hasta cierto punto tiene su sentido, pero llegado un momento todo se convierte en una especulación, en un cavar un pozo que no tiene fin. ¿Estamos participando de lo que estamos diciendo? Participando totalmente. ¿Qué haremos entonces?

14. No, no, Martín. Hay que ser humilde, realista, nosotros no podemos saber dónde está el principio de todo. Por lo que no podemos saber todo, cómo y cuándo empezó todo.

15. Las explicaciones pueden ser infinitas, con su razonamiento, su lógica, pero no podemos verlas como ciertas. Porque al existir el infinito, también está el infinito para verlas como no ciertas. Por eso, solo sé que no se nada.

Colaboraciones, 04-03-2013

1. El hecho es que aunque el cerebro sigue trabajando, a bajo nivel cuando estamos dormidos, la conciencia no opera. Opera algo, pero no es la conciencia, sino el cerebro mecánico, que es el cuerpo.

2. Los que se dice que saben más que los otros, son como una especie de funcionarios de la verdad. Porque, ellos sin el agricultor que cultivó la comida -cereales, verdura, fruta- no podría haber sobrevivido, al igual como los ganaderos y los carniceros, que también proporcionan la carne. Y así también los zapateros, los albañiles, los abogados, arquitectos, médicos, los empleados de los supermercados, etc. Así que los que saben, son un eslabón unido a todos los eslabones de los que todos también participamos.

Por tanto, el saber es de todos, aunque se concentre en una o varias personas. El saber, el amor, la verdad, siempre está ahí para el que sabe verla, vivirla si puede, y transmitirla en sus actos, en lo que dice o en su misma presencia.

3. Toda organización o institución, es corrupta porque por la fuerza de los hechos nos divide, nos hacen indolentes, insensibles, crueles.

4. Pero todo eso que dices no son los hechos. Y lo que cuenta, lo que vale son los hechos. Tú, Martin, ¿puedes estar completamente libre de corrupción vale decir de egoísmo, de hacer algún daño a los demás, con una palabra fuerte, un mirada o un golpe, con la astucia, o la obediencia a la ley cuando trabajas, si eres un funcionario?

5. Si a ti un joven te dice, ¿por qué cuándo en una señal de circulación informa de que está prohibido el paso no podemos pasar siendo libres como somos? Tú se lo explicas, pero el joven dice que ante la lógica de la libertad, todo lo que le digas no tiene sentido, ¿qué harás, seguirás hablando con él todo el resto de tu vida o una vez ya no puedes más, porque la vida sigue, lo dejas que haga lo que quiera lo entienda o no?

6. Todo el problema está en la división interna, que da vida a la contradicción, a la dualidad, a los conflictos. Mientras haya división interna habrá todo el drama de la vida de confusión y desorden, que generan la dualidad, las comparaciones, los contrastes.

7. Queremos estar en el presente, pero resulta que no podemos. Porque estar siempre en el presente es una ilusión, una proyección mental, como no tener soberbia o pretender ser no violento.

8. «¿Para qué fuimos a la escuela tantos años? Ahora no nos ponemos de acuerdo ni en los conceptos».

Esa es otra ilusión otra salida en forma de huida. Tú atente a la realidad de que hoy es lunes, cuatro de marzo, de que has de comer y hacer algo para ello. Y verás como no te enredas en conceptos y no conceptos.

9. Dejemos la palabra empatizar. Y pongamos la palabra entendernos. Para entendernos de verdad, aunque sea por unos instantes, el ego, el ‘yo’, no ha de operar.

10. ¿Tú, Martín, no eres corrupto, igual que yo y todos, cuándo compramos cosas baratas, cuando a los que las generan no ganan casi dinero, cuando no atiendes a todos por igual, cuando no das lo que te piden, etc.?

11. No confundas, ser soberbio y violento, es un hecho, no una proyección mental. Si inventas lo que te da la gana, te confundirás y te enredarás con palabra y más palabras, sólo te saldrán más palabras. Y las palabras pueden describir un hecho, pero pueden alucinar e inventar cualquier cosa con tal de no parar. Pues el cerebro está condicionado de manera para resolver problemas. Y por eso ve en todo un problema.

12. No lo entiendes, ¿qué es más importante un defensa o el que marca goles y sale en las páginas de los diarios como el goleador de moda? La sociedad está idiotizada, banalizada, y va detrás de lo que más ruido hace, Pero, salga o no salga, el defensa en los diarios, es igual de importante que el que marca los goles. Y por eso, que la sociedad, el establishment, no acepta esta igualdad, que persisten los reyes, los príncipes, los papas, los líderes políticos o los gurús, los solistas y sus filigranas, las vanidades, lo VIPS, la jet. Todo dentro del círculo del poder piramidal, divisivo, cruel y violento. Que es el que hace que esta sociedad, esta manera de vivir nuestra tan estúpida y sin sentido, prosiga, aunque se mueran millones de personas de hambre, vivan en la miseria, mientras tanto nosotros echamos la comida a la basura.

13. El verbo tratar no existe en el presente, el ahora. Y cuando alguien pide a otro, siempre es el ahora.

14. Lo correcto es estar libre de conflicto. Si uno quiere hacer cualquier cosa para ayudar a otro, ha de empezar por él estar libre de conflicto. Porque el conflicto, es el que ha hecho posible que a ese a quien queremos ayudar esté a la espera de ayuda, porque un mal le ha dañado, ya sea mediante la pobreza, un alteración psicológica, ya sea porque está inmerso y rodeado de violencia, porque vive en una situación de asfixia por la autoridad. Para que el mal desaparezca, hemos de empezar por la raíz, no por las hojas y las ramas.

15. ¿No es violencia sacrificar animales para alimentarnos? ¿No es violencia imponerse a otro? ¿No es violencia que unos vivamos bien y otros mal? Si no fuera por la violencia, ¿cómo se podrían dominar a los pobres, contenerlos en los arrabales, en los polígonos industriales viviendo en bloques de cemento? Si no fuera por violencia, ¿cómo compraríamos productos manufacturados en países pobres, para hacerlos más baratos para sacar ganancias? La violencia es la vida y el hombre, ya que ambos son la misma cosa.

16. Siento decirte que ante tu obsesión en ir detrás de una zanahoria que nunca alcanzarás, no voy a seguir participando en especulaciones que son huidas de la realidad. Si quieres seguir contando los cuatro pies al gato, ese es tu problema.

17. Pero, ¿por qué quieres huir de los hechos? El hecho es que la raíz de todo el daño, de todo mal, es la división y el conflicto, ¿eso queda claro? Por tanto cómo voy a ayudarte a ti que estás mal por mi causa, porque mi conflicto interno hace que haga las cosas inadecuadamente, que sea egoísta? Eso no tiene sentido.

Por tanto, si quiero ayudarte a ti, primero tengo que poder hacerlo adecuadamente. Y mientras esté en conflicto, dividido internamente sólo será un resolver tu problema inadecuadamente. Por lo que ya estamos como siempre dentro del círculo girando sin ningún sentido, repitiendo siempre lo mismo.

Empecemos, ¿tú quiere ayudar a las personas, sí o no? Si dices que no, todo termina ahí. Pero si dices que sí, lo has de hacer adecuadamente. Porque si no lo haces adecuadamente, seguirá la desdicha que quieres evitar en los demás. Pero para que la desdicha tuya cese, primero ha de cesar la mía, porque yo quiero ayudarte. Si no, todo es absurdo, sin sentido. Que es lo que está sucediendo: los violentos quieren poner paz y acabar con la violencia. Pero ellos no acaban con su violencia. Por tanto, todo es un juego de niños, una pantomima para seguir en el poder como siempre.

Colaboraciones, 05-03-2013

1. Martín, estamos tratando de hilar lo más fino que podamos. Si no cómo crees que llegaríamos a lo profundo de lo que nos pasa. Si tú me pides un vaso de agua, ¿cómo puedo responderte que trataré darte agua porque estoy viendo la televisión, o leyendo, o estando con el ordenador?

2. Si a ti te roban la cartera donde llevas el dinero para comprar comida o ropa, ¿eso es un hecho incuestionable, o es algo que podamos decir que es una ilusión?

3. El pensamiento está condicionado de manera para resolver problemas. Por eso, todo cambio lo ve como un problema. Esto es debido por el miedo que tiene de perder esa seguridad que conoce, que le da placer -aunque esa seguridad es falsa, es una ilusión-.

Por tanto, cuando ve el condicionamiento del pensamiento, es cuando lo puede entender e ir más allá del miedo al cambio, a lo no conocido.

4. Cuando eres nacionalista, lloras ante la bandera porque te emocionas, cuando tienes abundantes dinero en los bancos, eso hace daño a los otros. Y los otros que hacen lo mismo te  hacen diaño a ti. ¿Por qué empiezan las guerras entre dos países vecinos, porque los dos son nacionalistas, crean fronteras, tiene sus banderas, sus himnos, sus historias de héroes. Y todo eso nos emociona, ya seamos ignorantes o no. Y de ahí a la agresión y la guerra no hay nada. Por tanto, el que uno sea indolente -que no responda al dolor-, eso ya es hacer daño a los demás.

¿Cómo podemos ser sensibles, y no indolentes, para hacer que todo ese daño que provocamos cese? El exceso de trabajo, embota la mente, estar siempre viéndose con las mismas personas nos resta sensibilidad, estar aferrado a una idea o teoría, sea la que sea, también nos hace torpes y ciegos. El hecho de no responder a un reto, que puede ser el pisar o no pisar un caracol o una hormiga, eso es un reto al que nos hemos de enfrentar, si es queremos ser sensibles, capaces de ver muy en lo profundo y no arañar en la superficie de los problemas.

5. ¿Es posible enamorarse de una pareja, que sea tan diferente que nos haga sufrir? Eso no se ve. Porque, cuando nos enamoramos es porque vemos en esa persona algo que también es nuestro que nos conforta: los colores de la ropa que lleva, la manera de comer y lo que come, si es maleducada o no, si esa persona encajaría entre la familia con la que aún convivo. Por tanto, parece ser que el egoísmo, disfrazado, de cariño y lisonjas, es el que determina la elección. Por eso, uno cuando elige una mujer o un hombre, ellos han de tener bastante de los padres. Cuanto más se parezcan, más confortable será la relación.

Y aunque en todo esto parezca que haya algo de racismo, de castas, etc., esto es así. Porque el hombre es un adicto al placer, odia al dolor. Y lo que más nos resta el placer, es lo desconocido. Es por eso, que la mayoría son conservadores, van de lo conocido a lo conocido.

6. Entonces, ¿dónde está el problema, si uno tiene sed y te pide un vaso de agua?

7. «¿Cuál fue entonces el comienzo de toda materia? La existencia que se multiplicó por el puro placer de ser, y se sumergió en innumerables trillones de formas, para poder encontrarse innumerables veces».

No hay respuesta. Porque cualquier respuesta, al final puede ser como no puede ser. Nos tenemos que acostumbrar a que todo no se puede saber, Por eso, esto que acabo de decir, también entra dentro de lo incorrecto. Es el pensamiento deseoso de solucionar problemas, el que los crea e inventa, porque en todo ve un problema. El silencio es tan sabio como un trillón de palabras.

8. “A la hora de elegir pareja, es simple química cerebral y aprendizaje socializado”.

Y mucho misterio, que por mucha técnica, palabras, estudios, etc., siempre hay algo que se escapa. El pensamiento, Enghelbertb, está programado para resolver problemas. Y cuando no resuelve problemas, se aburre y le falta cumplir con su programación, por lo que en todo ve un problema.

9. En todo conflicto entre dos personas o más, son las dos partes las responsables. Decir que solamente una parte es la responsable, es lo que está sucediendo desde siempre. La guerra es eso: yo me erijo en juez y parte y decreto que la otra parte es la culpable de todos mis problemas. Y de la única manera que los puedo resolver es lanzándole bombas, destruyendo todo lo que tiene, amatándole.

Y este paradigma tan poco inteligente, es el que perdura desde hace millones de años. Ahora somos nosotros los que hemos de responder a ese reto de estupidez, de ignorancia, que cree que solamente es el culpable el otro. La solución depende de cada uno, pues ha de empezar por descartar y  no hacer su guerra particular interna y externa.

El reto es inmenso, por lo que necesitamos abundante energía. ¿De dónde sacaremos toda esa energía que se necesita para responder a ese reto de la guerra? Toda la energía infinita está ahí para que la podamos usar. Solamente se necesita para que llegue, que no estemos ni divididos ni en conflicto.

10. Cuando vivimos un momento mágico, no lo podemos transportar para describirlo, fotografiarlo, pintarlo. Ese momento que uno ha sentido y vivido es solamente de él. Y nadie puede llegar a su punto de la experiencia de belleza y de gozo. Porque eso es personal de cada uno. Y es cada uno el que lo ha de sentir de primera mano.

11. ¿Otro maestro más? ¿A cuántos vamos a necesitar? Los maestros también nunca se terminan, puedes encontrarlos en Occidente, en Oriente, en América, en Australia. Pero, el único y verdadero maestro está dentro de ti.

12. ¿Quién nos va a dar la llave para abrir la puerta para que entre la luz, para ver lo real y no lo imaginario? Nadie te la va a dar ni construir. Solamente tú, has de hacer lo que tengas que hacer para construir la llave que te lleve a lo nuevo. Lo nuevo, que está más allá de la corrupción, que es la división y el conflicto interno. Que al salir y exteriorizarse, va convertir la vida en el infierno que se ha convertido: la ignorancia que da permiso para hacer todas las barbaridades en nombre de la ley, en nombre de un falso orden egoísta y cruel.

13. Vamos a aclarar lo de la cartera: si te roban la cartera y no tienes dinero para poner gasolina al coche para volver a tu casa, porque ya es de noche y tienes que dormir, para al día siguiente estar fresco para poder trabajar adecuadamente, ¿eso es un hecho o una alucinación? No digas que no es un hecho porque ahora estamos ante los ordenadores. Porque entonces, de esa manera tan infantil de no saber leer con inteligencia, descubriendo lo que hay detrás de las palabras, bloquea toda investigación y toda comunicación. Por lo que estamos atascados, clavados en el suelo como un poste.

Colaboraciones, 05-03-2013

1. “La soberbia y la humildad son conceptos, ilusiones. Lo que es sigue siendo, imperturbable frente a los movimientos mentales”

¿Eso qué dices, Irma, es un hecho en tu vida o es otro delirio, otra ilusión que te gustaría que fuera pero no lo es? Entonces, decir lo que no es presentándolo como si fuera cierto, eso sí que es un problema. Porque te divides y abres la puerta a toda clase de inventos y tonterías, como un juego infantil, superficial, ilusorio, que no es ni más ni menos que ser egoísta.

2. Pero el hecho es que eres tan egoísta, insensible e indolente, que todavía no has visto el orden que hay en dar un vaso de agua a otro que lo necesita. Ese es el problema de tanto contar los cuatro pies al gato. Estás perdido, como un borracho de palabras, ideas que te gustarían  que fueran realidad pero que no lo son. Y eso os amarga. Y esa amargura, la esparcís allá donde vais.

3. Alguien tiene una mina de oro o diamantes, y se cree rico, ¿verdad? Pero, él solo no puede sacar el oro o los diamantes. Por lo que necesita de la ayuda y colaboración de los demás. Hasta ahí todo correcto, ¿no? Pero los problemas llegan cuando el dueño, por su estupidez, se cree más que los otros que le ayudan para que pueda sacar la riqueza que hay dentro de la mina.

¿Dónde está el problema? ¿En la falta de moralidad, en la falta de sensibilidad, que le hace ser duro e insensible como una piedra, cruel, ladrón, violento y asesino, por conseguir la mayor parte para él?

4. Ya estamos con las melenas de palabras. ¿Tú qué crees? Pues eso que tú crees es lo importante. ¿Sabes por qué? Porque te sirve. Y si no te sirve lo lanzas a la basura.

5. ¿Pero, tú Irma, te fías de ti? Antes de eso hay que comprender cómo funciona el pensamiento, que ha inventado el ‘yo’. Ese ‘yo’, que es capaz de inventar cualquier cosa que le interese. Por tanto, antes de lanzarnos a decir cualquier cosa, como que la soberbia y la humildad son conceptos, ilusiones, hay que estar muy sabedor de cómo funciona la mente. Y no inventar la manera que yo quiero como funcione. No por nada. Si no porque te va traer toda clase de calamidades, malas relaciones, perturbaciones mentales,

6. Pero, ¿por qué añades a las 4 am., si uno va a pedirte un vaso de agua? ¿Eso, por qué lo has inventado? ¿Para vulgarizar y banalizar la importancia que tiene el ayudar, por qué no sabes que decir y dices lo primero que se ocurre? Creer que no hay moral alguna -abstenerse de hacer daño a sabiendas- es el error de los más asesinos. Y eso solamente lo hacen los medio dementes, que están en un grado superior de locura.

7. Pero tú, Martín, ¿ya has ido a las prisiones a visitar a los desesperados para ayudarlos? ¿Ya has ido a las chabolas de las afueras de las ciudades para ver de primera mano lo que necesitan?

8. Pero, ¿por qué le das tanta importancia a lo que dijo alguien por importante que dicen que fue, que sea? Por cierto, cuando el establishment ha consentido que esos sabios que tú dices -que se enseñan hasta en las universidades censuradas- lleguen hasta nosotros en la actualidad, ya no son de fiar. En el sentido de que lo que dicen sea realmente revolucionario, para que generen un cambio radical en la mente. Esas universidades, dogmáticamente cerradas, a la verdad para poder ser algo más de los que somos: monos vestidos.

9. Entonces, si has visto la miseria humana de tan cerca, ¿qué propones para que esa miseria no siga como si fuera algo natural, una fatalidad como la muerte?

10. ¿Entonces, qué haces escribiendo sin parar, diciendo y contestando a lo que te llega? ¿No deberías cambiar de paisaje, encontrar otros lugares menos perturbadores? Pues si todo lo ves absurdo, ¿cómo vas a salir de ese absurdo -si es que quieres-?

11. Para Josep Colomer, Profesor Visitante Distinguido. Georgetown University

He leído tu escrito columna en el diario…, del domingo, 3/3/2013, ‘Un sistema sólo para los peores’. Gracias por el escrito y tu lucidez.

Es preciso que los peores quieran mandar y manden. Peores en un sentido de inteligencia, no el saber científico técnico, sino en el de la vida. Porque la vida para qué tenga sentido, ha de tener los menos problemas. Y, ¿cómo no va a tener problemas una persona que sea sensible al dolor, cuando tiene tanto poder y responsabilidad? Por eso, la sensibilidad y el poder no casan, porque el dolor que provoca el poder, es insoportable.

El poderoso ve a las personas, no como realmente humanos sino como algo que está ahí y que hay que controlar para que no le haga algún daño y lo destruya. Y es por eso, que los poderosos dirigentes tienen guardaespaldas, policías, agentes secretos o espías para salvaguardarlo. Y volvemos, alguien que ama la libertad, la paz y el sosiego, ¿sería capaz de soportar tanto hombre armado a su alrededor, que es como si fueran carceleros que lo vigilan y controlan en todo lo que hace?

Por eso, ese paradigma piramidal de poder, siempre ha sido algo erróneo, inadecuado para la paz y el buen gobierno. Ya que es divisivo, generador de conflictos.

Mientras las pirámide del poder exista seguiremos como siempre: enfrentados, recelosos, sospechando de todo, defensivos, necesitados de la crueldad, de violencia. Lo que fatalmente nos aboca a la guerra, ya sea en su máxima expresión o en su aspecto de baja intensidad.

12. El establishment, el poder, no tiene nada que ver con esos autores del pasado, a quienes adoran como sabios. Pero ese poder tan poderoso y fiscalizador, controlador, sí que consiente que se reediten en libros sus enseñanzas y se incluyan en el programa de estudios en las universidades e institutos de enseñanza. ¿Tú te crees que si fueran realmente revolucionarios, radicalmente cuestionaran el poder -empezando por el de ellos mismos- como algo inservible para acabar con los problemas que generamos, estarían en los libros de enseñanza con el consentimiento de los gobiernos?

13. Si lo ves así de claro -que lo que haces es lo adecuado y más interesante- entonces eres realmente afortunado.

14. Ah, eso no lo esperaba de ti. Alguien que tiene explicaciones para todo, palabras y más palabras, y de pronto ya no hay explicación. Vuelvo a decirte que eres afortunado, porque estamos viendo la realidad tal cual es. Aunque, siempre uno puede hacer algo en su propia vida, para ir más allá de nuestra animalidad, de nuestro ‘yo’.

Colaboraciones, 06-03-2013

1. Para Ángel Acuña Delgado, catedrático de Antropología Social de la Universidad de Granada.

He leído tu escrito-columna, ‘Satisfechos de incumplir’, en el diario…, 3-3-2013. Gracias por todo lo que has informado realmente interesante.

Para no ser corrupto hay que cumplir las leyes, tanto las escritas como las que no se pueden escribir. Pero la obligación de cumplir las leyes, convierte otra ley dentro de sí, que es no querer cumplirlas, por lo que no es tan fácil cumplirlas. Cuántas veces las personas se niegan a cumplir la ley por rabia, por un vicio antiquísimo, porque se sienten defraudados, estafados, robados, maltratados por los que inventan y proclaman las leyes, que ni ellos mismo cumplen.

Si me permites, voy a describir lo que sucedió cuando, hace unos días, vino un hombre a arreglar una avería eléctrica. Cuando ya estuvo solucionada, le pregunté cuál era el importe. Él me lo dijo, era una pequeña cantidad. Yo le pregunté no haces factura. A lo que él contestó: ‘Para qué si todos son unos ladrones. Se lo van a quedar ellos’. Uno le respondió, que si no pagamos los impuestos no habrá carreteras, ni hospitales, etc. A lo que él contesto irritado: ‘Ellos se lo van a quedar, lo van a robar’. Por lo que se marchó sin atender mi solicitud de una factura legal con el impuesto correspondiente. Hay que decir, que esta persona ni llevaba bolígrafo ni facturas ni papeles, solamente las herramientas, Y al igual como esta situación han sucedido otras, también de poca cantidad, que se niegan a hacer la factura preceptiva.

Ahora bien, las personas comunes que ven el proceder corrupto, inmoral, de los dirigentes, ricos, poderosos, han creado otra ley: que es la de eludir las contribuciones al estado. Le han cogido rabia, lo odian. De tal manera que desprecian las leyes, no entienden el verdadero valor que tienen para que todo funcione. Ellos se creen que su propio dinero que pagan al estado, ese mismo se lo van a robar los que mandan. Y ese agravio -real o no- los desborda.

Creo que si uno es en su vida legal, no corrupto, y paga los impuestos al estado, nadie los puede robar ni manejar a su antojo. Por ejemplo, una persona que quiere la paz, vive pacíficamente, no participa de la corrupción -origen de la violencia-, lo que aporte al estado no irá destinado para los asuntos bélicos, violentos y de guerra.

2. Ah, Irma, hay muchos perturbados mentales, que no lo reconocen, o no lo saben. Pues, todos tenemos algo de perturbados, de locos. Por tanto, el peligro está en rebasar la locura permitida convencionalmente, por hacer algo indebido, insano e inadecuado para la salud mental.

3. Lo que pretende cualquier persona que ve todo el desorden, la confusión, que tanto sufrimiento y dolor genera, es descartarlo. Y para ello, ha de atenerse a la realidad para ver que la división es el origen de todo este desorden y confusión.

4. Lo que más llama la atención de las personas -lo más íntimo- es ver lo divisivos y fragmentados que estamos. Y es a eso a lo que hay que atenernos. Todo lo demás son distracciones y entretenimientos, sea que se escriban libros, vayan a la cancha a ver el equipo favorito, ir al templo o la iglesia. Todo es una huida del presente que molesta. Y así seguiremos por el resto de los próximos cien mil años.

5. Cada uno está tan muerto como el otro, como todos -unos un poco más, otros un poco menos-.

6. Y, qué haremos para qué la destrucción no rebase los límites que la naturaleza y la tierra pueda soportar, para que así se regenere.

7. La primavera estaba al llegar. Hace unas semanas –tal vez tres-, una golondrina solitaria con un vuelo alterado, entró en la calle y se fue a un nido de barro que estaba desde el año pasado, debajo de una balconada. Dio unas vueltas a prisa y corriendo, pero entró en el nido y se quedó allí un rato. Pero, ha desaparecido.

El frío intenso, había cesado al cambiar el viento de componente norte, por el del este húmedo y más suave, al venir de dentro del mar Mediterráneo. Pero ese viento ha traído lluvias abundantes, que son una bendición para las plantas, los árboles, ya que los vientos terrales de poniente, y los fríos y secos del norte, dejaban la tierra seca y sedienta.

Todo está preparado para la primavera, se nota sobre todo en la luz. Pero la primavera se hace esperar con respecto a la placidez y la bonanza, que son sustituidas por frío, vientos y lluvia. Pero ella llegará y se impondrá con su manera peculiar, reventando todo lo que estaba para salir: las yemas de los árboles, lo huevos de los pájaros, las plantas que han estado en su tiempo invernadas, llegarán los extensos arrozales, verdes y vulnerables al nacer, llegarán todos los que tienen que llegar: multitud de pájaros, insectos.

Y también llegarán los instintos indomables, las facilidades para todos que se veían inexistentes u ocultas.

8. De eso se trata, de ver lo falso y negativo y descartarlo. Si descartamos lo falso, lo que quede será lo verdadero -que no sabemos lo que es-.

9. Si es bueno porque nos muestra -aparte de la música y la letra-, que somos muy peligrosos. Y en un momento dado todo puede acabar en un desastre.

http://www.youtube.com/watch?v=GT19BATKvSQ

www.youtube.com

10. Uno que ha visto la luz, ya está tocado para siempre. Puede perderla un tiempo, pero la volverá a ver de una manera o de otra. Eso es lo bueno -y tal vez, el destino- de la vida y los hombres.

11. Todo eso de que no somos nada -sino puros-, llega después de descartar lo impuro.

12. Todos somos uno, una unidad indivisible. Todos somos hijos de ese uno, indivisible y eterno. El problema está en vivirlo a cada momento, en cada reto.

13. El observador es lo que observa: tú eres yo y yo soy tú. Sin división, sin conflicto.

14. Las palabras, las descripciones no son los hechos, la realidad. Lo que cuenta es lo que vives, no lo que te gustaría vivir.

Colaboraciones, 06-03-2013

1. “Se dice: ‘En el cielo estamos soñando con el exilio’”.

Porque siempre que estamos en algo, nos aburrimos y queremos algo nuevo, diferente. Si miras las modas, María, que aparentemente son lo nuevo, todos las aceptan -sobre todo los jóvenes que no tienen tanta referencia del pasado–.

2. Desde el principio, el final y el comienzo son lo mismo. Por eso cuando uno llega, se da cuenta de que todo era una ilusión.

3. Todo lo que anhelamos, sea lo que sea, está dentro de la mente. Pues la mente inventa lo que quiere, lo que cree necesitar.

4. Sea como sea, es preciso dar al que no tiene. Y si no das, la explosión está al llegar. Puede que sea gritando, manifestándose, protestando. Pero si no se da ni por esas, puede que llegue la crueldad de la violencia y las revueltas.

5. Lo verdaderamente revolucionario es actuar. Mientras no actuamos, todo lo que digamos será eso mismo que criticamos y censuramos a los demás. La acción es sin tiempo, ahora. Si no es ahora es que no se comprende lo que es la revolución.

6. «Amor es igual a muerte. Todo el que ama tiene que morir a algo o a alguien”.            

El paradigma de la vida es que para vivir unos, han de morir otros. Sin muerte no hay vida. Si uno –o el carnicero, por delegación nuestra-  no mata a un carnero o un pollo, nos moriríamos de hambre. Esa es la ley. Por tanto el morir, no es nada excepcional, es algo natural y preciso. Aunque hay unos que explotan la muerte, como si fuera un acto más allá de lo humano. Cuando eso no es verdad, pues todos morimos y somos normales y sencillos.

No solamente explotan la muerte, sino todo lo que hacen. Y por eso generamos desorden y confusión, al creernos especiales, elegidos. Pero los otros también piensan lo mismo, por lo que se genera enfrentamiento. ¿Podemos vivir con sencillez, con naturalidad, no escandalosamente, no haciendo de todo un espectáculo de vanidad? Eso es preciso si es que queremos que florezca el amor, la compasión por todo lo que existe.

7. Esa es la mayor ilusión, lo más perturbable, la esclavitud. Cuando uno se da cuenta que no es los pensamientos, es cuando cae todo. Pero, eso también es otra trampa, porque los pensamientos no se pueden erradicar, arrancar, desaparecer. Los pensamientos son como un vecino molesto y perturbador, como una especie de jefe que siempre está encima de ti. ¿Qué es lo que hacemos con el vecino molesto, con el jefe que siempre está requiriendo? No los podemos agredir ni matar, ¿no es cierto? Si no que hay que tratarlos con afecto, con cariño, con amor. Y eso genera su orden.

Pues, con los pensamientos sucede lo mismo, si nos dividimos de ellos, van a generar conflicto, que se plasmará  en la vida de cada día, la vida de relación -sin relación no hay vida-. Por lo que el desorden y la confusión es lo que hace que esta sociedad sea tan caótica, tan cruel. Pero cuando vemos, que el pensamiento es ingobernable, lo vemos como un hecho, entonces se aquieta, cesa en su actividad.

8. Los guerreros quieren ir por buen camino. Pero ese camino es el de la violencia. Es una temeridad invocar la violencia, pero también es una temeridad oponerse a ella.

9. Uno no tiene que morir, porque es la misma muerte y la vida a la vez. Si lo aceleramos todo, toda la vida -que es vida y muerte- ¿qué quedaría, la vida o la muerte?

10. Si no pensáramos en dios, ¿por qué habríamos de decir ateos, creyentes o no creyentes? Si Pasáramos de dios, de esa palabra y lo que representa, actuaríamos como sin movimiento alguno, sin responder al reto que nos despierta la palabra dios. Por tanto, tan obsesionados están los creyentes como los no creyentes, que quieren demostrar la inexistencia o la existencia de dios.

11. Hoy te he visto cuando nos has ofrecido la crónica desde Caracas. Toda una exhibición de platicar, no planificada, sino espontánea e improvisada según las preguntas y las respuestas. Lo que ha generado que floreciera lo nuevo, lo que no estaba previsto, lo que no es convencional y por tanto superficial, falso. Gracias.

12. Hoy te he visto en el programa…,  TV. En Madrid, España. Cuando comentabais lo que puede suceder tras la muerte de Hugo Chaves. Gracias.

Todo lo que digamos, va a ser cierto o no. Pero lo que va a seguir, es ese conflicto que parece eterno entre las personas divididas y enfrentadas. Con todas las modalidades: la de pobres y ricos, mujeres y hombres, de viejos y jóvenes, de cultos e incultos, de creyentes y no creyentes. De las divisiones y conflictos entre los nacionalismos, cada uno teniendo miedo del otro, preparándose para la defensa, la guerra.

Y mientras ese conflicto no sea entendido, todo proseguirá como siempre. No importa que se apoderen del poder los que están contra el actual régimen, ellos seguirán con el mismo paradigma de división, de enfrentamiento, de conflicto, de violencia y de guerra. ¿Tú qué harás con tu vida que tiene el mismo dilema que el de la sociedad, de cada individuo que la componen? Pues, todo lo que quieras que suceda en el país donde vives, ya sea rico o pobre, desarrollado o no, tú tiene que empezar a vivirlo en tu vida de cada día, en tus retos que te llegan. De lo contrario, ¿qué sentido tiene todo lo que digamos, de todo lo que nos quejamos y protestamos?

13. No hay ninguna obligación para hacer nada. Porque si fuerzas a alguien a que haga algo, por noble y bueno que creas que es, va a generar crueldad. Por eso, ¿dónde hay esfuerzo puede haber amor?

14. Pero si te fuerzas al dar algo, ¿es eso amor? Porque cuando uno quiere algo de verdad, lo hace sin esfuerzo, se divierte con eso que está haciendo. Y al contrario cuando haces algo que no entiendes, algo que tú no quieres hacer, te molesta, te divide y te genera conflicto, tienes que esforzarte, te resulta pesado, agotador, fastidioso. Y, finalmente no te sale bien.

Colaboraciones, 07-03-2013

1. Entonces el problema es el pensamiento y la división que provoca. ¿Qué haremos con ese pensamiento que va estar por siempre?

2. Por lo que el pensamiento sigue siendo el problema. Él es el que confunde y desordena. ¿Qué haremos con él?

3. Ese mismo dios de que hablas es el fruto del ‘yo’, ¿no? Porque tú no sabes quién es dios, no lo conoces, solamente es una idea que te has formado de él. Y el ‘yo’, es el más, el mejor fabricante de ideas.

4. Si nos proponemos alcanzar una meta, por noble y buena que parezca, nos va a generar división entre eso que queremos y lo que soy en realidad. Por tanto, mira lo que hay, obsérvalo sin miedo detenidamente, y ello te contará su secreto.

5. “Ocho días antes de su concepción, ¿dónde te encontrabas «tú»? Estuve aquí antes, durante y después de los 8 días, así que, ¿estaba aquí en absoluto? ¿O estoy simplemente aquí?».

Lo fácil es describirlo, verlo. Pero vivirlo, eso ya es otra cosa. Porque el pensamiento no para, siempre es subversivo, contestatario, rebelde. Y no se le puede domar ni dominar. Sólo admite el empate, sin división ni conflicto.

6. El problema siempre es ver la realidad nos guste o no. La realidad que vemos si no nos gusta, eso no tiene ningún valor. Porque la solución al problema de los inventos, los rechazos, los apegos, está en la comprensión del pensamiento.

7. La misma exactitud que crea a dios, también lo destruye. Por eso, se ha inventado la fe.

8. Sí, Martín, pero añadiríamos que para que la tierra se pueda regenerar, primero uno ha de comprender el conflicto que se genera dentro de él. Porque ese conflicto, al dividirnos y enfrentarnos, nos quita la posibilidad de experimentar la inteligencia, que es orden, que es amor. Y sin ese orden, sin esa inteligencia, no puede haber respeto, ni regeneración humana ni de la naturaleza, ni de la tierra.

9. Pero, no ha de haber contienda entre la parte del pensamiento que no quiere que se entrometa, porque no es idóneo, y la parte que sí que quiere entrometerse. ¿Nos damos cuenta del verdadero problema? La cuestión está en convencer, explicar -con la verdad, sin mentir ni falsear-, al pensamiento de que él es un estorbo.

10. ¿Podemos cambiar el guion o todo nos viene dado fatalmente? Materialmente: el nacer y la muerte, el deterioro, el tener que alimentarse, el cuidar el cuerpo, las reacciones vitales, etc., todo eso es la parte fatal de la vida. Pero, psicológicamente, ¿uno que puede salirse de lo que parece un guion de lo que tiene previsto la vida para cada uno? ¿O es también una ilusión y todo forma parte de un mismo guion, fatal y predeterminado, por algo que está relacionado con todo, con la totalidad de lo que existe?

11. El pensamiento ha de seguir operando para que el cuerpo y la vida puedan funcionar. Pero fuera de ese ámbito material, es donde el pensamiento es un estorbo -porque es divisivo y genera conflicto-. Así qué, ¿puede el pensamiento darse cuenta y cesar en su actividad?

12. “Sí quizás se puedan alertar, y debería hacerse –de la peligrosidad de seguir con la destrucción de la naturaleza- a ciertos sectores y a la gente que se pueda, para que sepan mantenerse al margen de lo que se les ofrece“.

Una mera información no basta para descartar eso que es negativo. Uno tiene que ver todo el circuito por donde transcurre el proceso de degradación de la naturaleza, los productos que comemos, etc. Y eso solamente se puede ver y comprender, cuando comprendemos nuestro deseo, nuestro condicionamiento, cómo funcionan el pensamiento, de qué manera opera.

Porque de lo contrario, todo será una influencia, como una sugestión, que pronto se desvanece, siguiendo como siempre: condicionados para consumir y devorar todo lo que tenemos a nuestro alcance.

13. O sea, es la atención total, que va más allá de la división, lo que hace que también vayamos más allá del pensamiento.

14. Ya estás entrando en el ámbito de los humanos para describir algo sobrehumano. Es decir, la mente finita quiere describir y explicar lo que es infinito.

15. Digamos, pues, cuando no hay ‘yo’ que pueda operar, es cuando el pensamiento cesa. 

16. Esos pocos, no son tú. Por tanto, puede que sea todo un engaño. No nos equivoquemos, el ‘yo’ es divisivo. Y la conciencia verdadera es sin división.

17. Eso ya lo hemos dicho, Amilcar, el pensamiento, pase lo que pase, funciona siempre en su cometido funcional del cuerpo.

18. Qué diferencia hay entro dos personas, entre tú y yo. Somos básicamente iguales en lo psicológico: tú necesitas relacionarte, yo también. Tú quieres que te respeten, yo también. ¿Dónde está la diferencia? Pues si no hay diferencias, todos somos iguales. Y conociéndote tú, conoces a los demás, al toda la humanidad.

19. No lo pueden entender el daño que hacen a la tierra los siete mil millones de personas -están demasiado confundidos, atareados en sus quehaceres, en su vanidad-. Pero el problema no está en ellos, el problema eres tú. Pongamos que donde tú trabajas todos roban, ¿eso te da pie a que tu también robes como los demás? Eso quiere decir que el problema es inmenso, extraordinario, porque hemos de aprender a vivir solos. De lo contrario, actuaremos como todos. Y entonces, ¿qué sentido tiene todo lo que decimos?

Colaboraciones, 07-03-2013

1. En el ámbito psicológico, todo lo que es fruto del intelecto, del ‘yo’: el miedo, la envidia, la codicia, la violencia, el egoísmo, la razón, la memoria como pasado, desaparece. Solamente funciona lo que sirve para salvaguardar el cuerpo.

2. Todo lo que expones son palabras, poesía, que no tiene nada que ver con el presente, con la realidad. Por lo que no son hechos. Y nosotros necesitamos atenernos a los hechos.

3. No se puede contradecir lo que has dicho del personaje, Wim. Pero en la actualidad, todos los dirigentes de los países más poderosos, se preparan y hacen la guerra de una manera continuada fuera de su país. Cosa que el personaje que has citado, no hizo ni participó en todos los años que estuvo en el poder.

El establishment tiene mucho poder, domina los diarios, la televisión, la opinión pública. Y por eso, esos asesinos que andan sueltos por todo el mundo, son los protegidos del establishment corrupto e inmoral. Es decir, violento y guerrero. ¿Todos somos guerreros y violentos? Si es así, todos somos iguales, ya sean pobres y subdesarrollados, como ricos y desarrollados.

4. Eso que has expuesto es verdad. Pero si te agarras a ello y le das autoridad, lo convertirás en otra regla, divisiva y confusa.

5. La fe es la estaca a la que estamos amarrados. No importa que la cuerda sea corta o larga, porque estamos atados.

6. Cuando uno ve todo el movimiento de la mente, en su búsqueda de seguridad, de placer, sin hacer nada para eliminarlo, sino mirarlo como mira el sol o una nube, entonces la meditación está ahí. La meditación es sin compulsión, sin voluntad, sin premeditación.

7. He leído tu entrevista. Gracias por las informaciones y comentarios.

No creo que sea tan rápido como tú lo dices. Mira los periódicos como siguen lanzando y vendiendo ejemplares aunque estén en Internet. Mira los e-book, llevan años pero no dominan el mercado.

Internet hace que parezcamos pobres, con las pantallitas y su sonido vulgar, comparado con una gran pantalla en un cine y su sonido penetrante que atrapa.

Leer el diario en Internet, es irritante, pues es feo y lleno de publicidad impuesta. En los diarios de papel, mandas tú, puedes pasar la página sin mirar la publicidad. Y cuando tienes el diario entre las manos, sabes que no va a desaparecer ni interferir nadie ni nada para alterar su lectura.

Pasar del guion, de la palabra escrita, del autor divo, eso sí que parece factible. Porque ahí no se pierde nada, se gana en autenticidad y originalidad.

8. La pregunta es: ¿Por qué a los dirigentes que bombardean países durante unos meses o años, no se les llama asesinos, dictadores, brutales, tiranos? O, es porque están ciegos. O, es porque no lo quieren decir, porque tienen miedo y no les interesa. Por tanto, o somos todos o no somos ninguno. Porque si no, hacemos de comparsas de ellos. Y tolerar lo negativo, la crueldad y la violencia, la guerra, es algo que atenta contra la libertad, la compasión, contra la verdad.

9. La concentración es divisiva, pues genera un centro y una periferia. La atención no es en un objeto, es con todo lo que está sucediendo. Todo quiere decir sin exclusión alguna.

10. Cambiar tiene que venir de un cambio de actitud y no puede ser impuesta. Esa es la verdad, Wim. Estamos de acuerdo.

11. Tú di lo que quieras, Amilcar, usa las palabras que quieras, pero si estás dividido, es decir el ‘yo’ operando, ahí está la división Y con división la atención total no puede ser.

12. Pues, en esa fugaz vivencia de la totalidad, aunque sea un instante el ‘yo’ no opera. Ahora viene la pregunta: ¿Por qué si puedo tener una vivencia de un minuto, no puedo tenerla todo el tiempo, o mucho tiempo?

13. El ego no se cansa. Al ego le sucede como al coche que conducimos, él no tiene independencia alguna para correr más o menos, para agotarse. Por lo que, es el conductor, con todos los apremios y su condicionamiento, el que provoca lo que hace el coche. El cuerpo es el coche y si corremos poco o mucho, si hacemos cosas inadecuadas eso afecta a todo lo demás, al ego, que se acelera, se pone nervioso y confuso. Por lo que ya ha llegado lo que tenía que llegar: sin un buen comportamiento -la moralidad-, la anarquía con su desorden y confusión están ahí. Y el ego entra en el paroxismo del conflicto, la contienda.

14. El remedio es el siguiente: cuando me doy cuenta de que estoy inatento, es cuando vuelvo a estar atento.

15. Como estamos tratando de la verdad, ésta no vence ni pierde, solamente genera empates. Por tanto lo que tú dices, como lo que he dicho yo, es lo mismo. La verdad se puede explicar, y llegar a ella, de distintas maneras. Pero el resultado siempre será el mismo: el fin de la división, del ego.

16. «¿Puede uno darse cuenta de la inatención en el momento que está aconteciendo?».

Sí, si no estaríamos dormidos, dementes.

17. Si cuestionarte lo que dices, porque veo que no es verdadero, te molesta, ¿dónde está el problema? Si tú públicas y todos te leen, estás expuesto, como yo, a que te nos cuestionen lo que decimos.

18. Conozco bastante a Jiddu Krishnamurti, durante unos treinta años, y nunca dijo por palabra o escrito que él fuera la reencarnación de Jesús. Incluso alguna vez dijo que según algunos eruditos cuestionaban que Jesús hubiera existido como el personaje que ha llegado hasta nosotros.

En cuanto qué hacer para no deteriorar la naturaleza y la tierra, es tener amor por toda la vida.

Colaboraciones, 08-03-2013

1. Si tu vida es limpia, Yevakte, si tú eres no corrupta, si tienes moralidad, ¿para qué quieres la violencia? Una persona que viva así, con esa libertad, no tiene problemas con la violencia ni con la guerra. Porque ella sabe que ni la violencia ni la guerra, le van a solucionar los problemas a ella y a los demás. Todo lo contrario, la amargura, el horror, el trauma de la violencia, lo va a complicar todo más, en una dinámica de acción y reacción que no tiene fin.

2. Luego si no hay ego, no hay trampa ni peligro ni nada. Aunque ahí está todo la trampa, el peligro, el miedo. Pero todo eso, y todo lo demás, no afectan.

3. Dándose cuenta de esa división, y a partir de ella, todo cambia: la relación, la visión de los hechos. Donde lo que antes era división, ahora se convierte en comprensión. La comprensión, que es compasión, es la esencia de la vida, la primera y la última etapa de amargura y desolación de querer solucionar los problemas, las situaciones, que nos apremian y desbordan, y no poder.

4. Pero si vemos el ‘yo’, como el peligro que es, esa visión es la acción que va más allá de ese ‘yo’, divisivo y confuso.

5. Lo más curioso de todo es que estas personas -medio dementes- defiendan lo que tantos años defendió un dictador, cruel y sanguinario. Por eso, todos ellos son como el dictador: ‘Yo sí que puedo hacer lo que quiera, pero tú no lo puedes hacer. Y no te dejaré usando todos los medios que necesite para ello’.  Es decir, dictadura: ignorancia, subdesarrollo mental.

¿Cómo se puede cambiar todo eso? No siendo como ellos.

6. El ignorante es un peligro, es como un robot, parte de una gran ola de odio, que se dedica a esparcir ese odio. Incendian y luego lloran.

7. Los que dirigen a los ignorantes son igualmente ignorantes. Y todos conforman una manada de estúpidos, peligrosos. Les falta amor para saber.

8. Vivir de manera que la ignorancia prosiga es de tontos. Esa ignorancia vuelve: has de vigilar a ese ignorante que es un peligro manipulable.

9. Cuando empezamos por buenos y malos, ¿ahí está el amor? El amor es la esencia de la religión. Sin amor, aparecen el fanatismo y la fe ciega. Lo que nos aboca al enfrentamiento, al conflicto, a la violencia y la guerra. ¿La religión promueve y conduce a la guerra? Según Jesús, no. Pues, él afirmaba que cuando te den una bofetada, pon la otra mejilla.

10. Solo sé que no se nada. ¿Hasta no saber que tu torturador tiene que cesar en la tortura que te está haciendo?

Las palabras y las letras matan. Pero el espíritu de la libertad y el vacío, es lo que da la vida. Y la vida para que tenga sentido, ha de ser vivida con libertad, en todas direcciones.

11. De buenos materiales, se generan buenas construcciones. De buenas obras, de buenas actitudes, se genera la paz, un buen destino.

12. ¿Por qué somos tan insensibles al dolor de los demás, no comprendiendo que sufren, que son como nosotros: comen, necesitan ropa, casa, etc.? Es por la indolencia del querer siempre más beneficios, para experimentar el placer del poder, de ser más, o el estar encima de la ola con los demás. Por eso, hay que comprender la raíz del deseo, que si no ocupa su lugar adecuado, va a genera la crueldad y los horrores de la indiferencia, la indolencia.

13. Teresa de Calcuta, es como tú y como yo, sólo que se vio envuelta en un río que la llevó a hacer lo que hizo. Para unos es una santa. Para otros una persona vulgar y corriente, que tiene opciones religiosas y políticas, debilidades mundanas. Y por supuesto, hubiera podido hacer más. Pero eso, era pedir lo imposible, para una mujer obediente y sumisa -lo que la hace más cobarde y conservadora- al dogma Vaticano, a la superstición y la ignorancia del catolicismo.

14. Creo que la vida da vueltas inesperadas, que nos lleva a lugares y personas que nunca hubiéramos imaginado. Esto sucede en momentos de crisis, ya sea personal, o un momento histórico que impone la sociedad -como por ejemplo unas revueltas, cambios sociales, políticos, o una guerra cerca de nosotros-. Aunque si el sentido de la justicia, por haber visto el dolor que genera la injusticia, la falta de respeto, si se siente la necesidad de ser honesto, ni el lugar a donde vayamos ni las personas con que nos juntemos, nos podrán alterar esos sentimientos.

Puede que las personas desaparezcan de nosotros, porque verán que nosotros no vamos a cambiar nuestra manera de vivir, descartando todo lo que genera sufrimiento. Por eso, es tan importante comprender la verdad de primera mano dentro de nosotros.

15. El término inatención quiere decir, que el ‘yo’ está operando. Y cuando uno tiene la lucidez, la tranquilidad suficiente y necesaria, para que la percepción clara pueda ser, es cuando uno va más allá de ese ‘yo’. Y está en atención, atento a todo cuanto ocurre.

16. No es darte cuenta que estás pensando, sino que lo que va hacer el pensamiento te va a generar problemas, fealdad, perder el confort. Es decir hacernos daño a nosotros y a los demás. Si tú eres capaz de vivirlo de primera mano, podrás entender y ver lo que pretendo decir cada vez que me comunico contigo por este foro.

17. No somos distintos al pensamiento, pero hacemos las cosas como si lo fuéramos.

18. Pero, Vicky, ¿puedes resolver tu problema, que es tu vida? Si lo puedes con eso ya basta. Lo demás ya llegará lo que tenga que llegar: relaciones, actividad, trabajo, viajes, etc.

Colaboraciones, 09-03-2013

1. Es verdad que estamos condicionados por el sito dónde nacemos, la familia, la escuela, el instituto, los amigos, la universidad, lo que leemos, el dinero que tenemos, etc. Pero en lo básico todos somos igual. Todos hemos de sufrir por algo, ya sea de soledad, de alguna  enfermedad, de desprecio, de tristeza. Y todo eso, y mucho más, nadie nos puede enseñar cómo encarar todos esos retos. Los más afortunados pueden ser educados, tener acceso a alguna información que haga referencia a ese dolor que todo humano siente. Pero es solamente uno, el que tiene que descubrir la manera para que ese sufrimiento no le destruya ni lo haga una fiera rabiosa.

2. Si uno recoge, cuando va a la playa o por el bosque, un trozo de madera. Y se lo lleva a su casa, lo limpia y lo pone en un lugar destacado. Cada vez que lo ve, lo limpia, lo cuida, está más atrapado por él. Y con el tiempo, sin darse cuenta, inventa la religión. Sin darse cuenta le da poderes mágicos.

3. ¿Quién creó a dios? Y eso que creó a dios, ¿quién lo creó? Y así podríamos estar el resto de la vida y no sabríamos aclarar nada.

Lo que sí sabemos es que si nos hacemos daño, vamos a sufrir. Por eso el problema es, ¿cómo vivir haciendo el menor daño posible a todo lo que existe? ¿Cómo lo harás, Michael?

4. Aunque todos los días leo…, ya hace también mucho tiempo que no leo las colaboraciones. Me parecen tan domesticadas, siempre a favor de vuestro amo y señor, el establishment.

Pero hoy me he fijado en tu columna, y como no podía ser de otra manera, desacreditas a la bestia negra de ese diario, Hugo Chaves –una de ellas, con Correa, Evo Morales, y otros como ellos-. Donde hablas de lo negativo del culto a la personalidad del líder, que provoca grima y el ridículo. Que por cierto, estoy de acuerdo contigo.

Pero, como tú formas parte del consejo de administración, voy a aprovechar la ocasión para decirte que para negativo del culto a la personalidad, es lo que hacéis con el papa cesado, como si fuera un hombre sobre humano. Que desde que comunicó su renuncia al cargo, sacáis páginas y páginas todos los días -las primeras páginas, qué ridiculez, cuánta bajeza-. Aunque siempre halagándolo, disculpándolo, lamiéndole los pies, como si nunca hiciera nada mal, ni su grupo religioso, el catolicismo. Como si fuera un santo, cuando es corrupto, tiene dos palacios para vivir, policías, etc.

Lo mismo hacéis con los reyes y sus familias, que hagan lo que hagan, siempre los presentáis como excelsas persona. Cuando son corruptos, inmorales -para ser rey uno tiene que ser inmoral, sino no lo sería-, hacen toda clase de tonterías, no se enteran de nada que sea verdaderamente interesante, porque son superficial es y banales.

No quiero ni pensar si se muriera un rey o algún miembro de su familia. El espectáculo y el lloriqueo que montaríais. Pero vosotros a lo vuestro a ensalzarlos, a presentarlos como los mejores, los que tienen inmunidad legal, es decir, que la ley, a la que todos estamos sujetos a ella, no les afecta.

Y lo mismo pasó con la muerte del anterior papa, el polaco, donde estaban tres horas de pie para ver su mortaja. Y eso que los que lo querían ver eran europeos, educados, nada de suramericanos, como decís vosotros.

Por tanto, todos somos igual de miserables. Acéptalo, no huyas. No te creas que seas de una casta superior. No, eres igual de miserable que todos. Puedes saber escribir, dirigir tu cargo, tener influencia. Pero temes a la muerte, al dolor, a la soledad, a la inseguridad, tienes miedo de que te hagan daño. Y a eso también les sucede a los reyes, a los papas, a Chaves, a Fidel Castro, a la reina de Inglaterra, etc., al barrendero, al sabio, al pobre o al rico.

Entonces, ¿para qué sois tan racistas, siempre menospreciando a los pobres? Es que no tenéis dignidad alguna, siempre a favor de los ricos y poderosos. ¿Por qué lo hacéis? Si fuerais condes o marqueses, o ricos, con fortuna abultada en los bancos, pero resulta que sois pobres, sois de ascendencia humilde. Y siempre lo seréis. Así que, por dinero y el placer que os proporciona, al tener poder, es lo que os mueve a ser tan siervos de vuestros dueños los riscos, poderosos, el papa, el rey y toda su parentela. Toda una vergüenza, falta de cariño, de compasión por todos los hombres -no solamente por los poderosos-.

5. Lo que quiere decir, que el silencio de la meditación ininterrumpida -que dice Newton-, ¿es ello posible de alguna manera?

6. Los robots por desarrollados que sean, son como el ordenador: aprietas el botón de cierra y ahí se acaba todo su poder.

7. Un impedimento físico, de movilidad, puede aislar. Pero, no es determinante para hacer que uno viva como un inválido mental, Pues, por ese mismo paradigma todos los viejos serían también de alguna manera discapacitados y, sin embargo, pueden vivir acorde con sus capacidades.

En relación con las enseñanzas de JK, como se trata de la libertad, de la dignidad, uno hasta el último hálito de vida las puede vivir, desarrollar.

Nota: No sé si este traductor de Google traduce correctamente las frases donde aparece el sentido negativo con un no: ‘No puedo’. O, ‘Pero no es determinante’. Como se menciona en la segunda frase del comentario.

8. Uno depende de la comida, de la ropa, del que prepara la comida para que podamos comprarla en el supermercado, de las medicinas, del coche, el avión, del metro, o el taxi, etc. Pero, ¿por qué hacemos un problema con todo eso? El problema está, porque podría desaparecer, pues no hay nada seguro en la vida.

Entonces, la cuestión es: ¿Puedo estar más allá de todos los problemas? Pues el pensamiento está condicionado de manera, para resolver problemas. Así que, en todo él puede ver problemas, los inventa. Por lo que, es a ese pensamiento al que hay que comprender, para comprender la dependencia.

Y si uno comprende algo, sabe a qué atenerse, sabe cómo tratarlo.

9. La pregunta es, ¿Por qué nombrar a Jesús, a Buda, etc., lo que dicen que han dicho, si nosotros internamente lo tenemos todo: las preguntas y las respuestas, las soluciones?

10. ¿Por qué queremos exponer nuestras vidas a todos los peligros? ¿Es porque estamos aburridos, demasiado bien alimentados con excesiva energía para eliminar, que hacemos toda clase de actividades peligrosas: carreras de coches y motocicletas, puenting, vuelos por los aires –parapente-, tomar drogas, enfrentarse a grandes olas en el mar, subir a lo alto de una cima heladas?

¿Por qué hacemos todo eso? ¿Es porque tenemos de sobra de todo y no sabemos qué hacer con ello, con la vida de aburrimiento que llevamos? Por eso, ser pobre es un problema, pero ser rico, vivir en la abundancia, es otro problema grave que nos hace estúpidos, cretinos.

Colaboraciones, 09-03-2013

1. El darse cuenta de que estamos intentando algo que no tiene solución -nuestras vidas, tal como las vivimos-, es lo que me deja en el orden. Pues no huyo de esa cosa tan desagradable que es mi existencia, no puedo cambiarla. Y en ese momento,  es cuando dejo de estar dividido de la realidad, de lo que es. Y entonces, de ese ver claramente, surge la acción correcta, que es el orden. 

2. Martín, por lo que tú escribes te conozco realmente cómo eres -en tu esencia-, ¿qué nos importa que bebas alcohol, o sea un jugador de cartas? Eso no va a cambiar tu esencia.

En cuanto a lo que uno puede decir, con respecto lo que hay que hacer o no, nosotros somos con una señal indicativa, que informa en una dirección, nada más que eso. Luego, uno se dirige en esa dirección o no. Pero eso no es nuestro problema, porque hay libertad total y absoluta para hacer lo que se crea o no oportuno.

3. Todos escondemos algo, ¿no es cierto? Y, eso, ¿qué importancia tiene si tus acciones van en la dirección de ayudar, si no robas ni eres corrupto?

4. No sé a qué te refieres sobre hablar sin conocimiento de causa. Ahí tampoco hay ningún problema. Imagínate que tú hablas sin conocimiento de causa, los que te escuchen descubrirán que eres un farsante y ya no te escucharán ni leerán lo que escribes.

O sea, que cada uno haga lo que tenga que hacer. Eso es la libertad. Tú lo puedes señalar, informar y poco más.

5. Si puedes hacerlo, Martín, nombra alguno de esos grandes hombres que lo que dijeron, lo continuaron haciendo hasta el día de su muerte. Que me imagino que te refieres a los que consideramos buenos.

Hay aquí un problema: para los que a ti son grades hombres para otros puede que sean malvados, asesinos, tiranos, etc. Voy a referirme al dictador Franco, que lo querían beatificar, a Fidel Castro, a Pinochet, a Bush, a Hitler, a Stalin, y tantos otros. ¿Te das cuenta de qué estamos hablando?

6. Tienen su misma obsesión en complicarlo y enmarañarlo todo. Creo que así se distraen, se divierten, pasan el tiempo. Pues, ellos no son tan tontos de no saber que todo ya está dicho, sobre todo con los que hablan habitualmente. Creo que para ellos les haría bien ser como los sannyasin hindúes, que se pasan la vida yendo de norte a sur sin casa, sin familia, sin nombre ni apellidos, que viven de lo que la gente les da para comer y duermen donde pueden, que cada día se ven con personas nuevas que no los conocen.

7. Hay un silencio que no puede ser alterado por nada: ni ruido, ni voces, ni confusión alguna. Cuando tiene ese orden que es el mismo silencio, sin deseos en cualquier dirección.

8. La psicología es el sentido común en acción. ¿Quién no sabe, por superficial que sea, que si uno ofrece una sonrisa es mejor que una mala cara gruñona? Eso es la base y la esencia de la psicología, tan matemática y tan sorprendente como lo infinito. Pero siempre está sujeta a la reciprocidad. Es como echar una piedra en un estanque y ver como se generan las ondas que van expandiéndose de una manera sincronizada.

Todo lo demás son invenciones, consecuencias de esa esencia. Como las matemáticas con su 1, pues cuando fuimos conscientes del 1 ya abrimos la puerta al 2 y al 3, etc., al 0.

9. Sin comprender la mente, su condicionamiento, no podrá haber el vacío preciso para que la relación y la comprensión sean en su total expresión para que genere el orden.

1O. El odio aparece cuando uno quiere cambiar lo que es, la realidad, por lo que me gustaría que fuera. Así que el odio no es eso tan simple y sencillo como es eliminarlo, rechazarlo, sino darle su solución. Pues al odiar, uno está defendiendo su bienestar que es el confort que necesita. Por lo que, al ver en peligro ese confort necesario -seguridad económica, alimenticia, ambiental, social, política, religiosa- y no poder eludirlo, evitarlo, es cuando la división lleva al odio, hacia eso que pone en peligro mi confortable placer.

Por eso, sin un ver la manera cómo funciona la mente y el pensamiento, el odio -que es la fragmentación interna- seguirá haciendo estragos en nuestras vidas.

11. Ese comentario -su texto que expone un problema, conflicto- no alude a la religión, pero ésta lo puede solucionar. En el sentido verdadero de la religión: comprender cómo funciona la vida y cómo funcionamos las personas.

Porque todo lo que hablamos de filosofía, de psicología, es también religión, porque se quiere liberar a las personas del sufrimiento, el dolor, Así que, la filosofía, que incluye a la piscología, y la religión -en el sentido de liberadora-, son todo lo mismo: la posibilidad de ir más allá de ese dolor que siempre está ahí con nosotros. Que no es más que la consecuencia de la división interna.

12. No estoy contra los robots -ordenadores-, y su eficiencia, solamente les he quitado esa importancia dramática, como la que le dan a los coches, etc. Pues, toda máquina no tiene poder alguno si no le aprietas el botón para que funcione. Y, afortunadamente, aún hay muchos millones de personas que no los necesitan.

13. La violencia es un reto que nos puede hacer mucho daño. Pero también podemos hacerlo nosotros dependiendo cómo respondamos. ¿Quién sabe cómo responderá si es agredido físicamente? Por tanto como todo, la violencia, uno no puede estar en contra ni a favor. Porque este mismo prejuicio, la decisión ya dada -contra la violencia-, resuelta fuera de lugar -que es el futuro-, es lo que genera y causa la violencia.

14. Pero, Enghelbertb, ¿a esa serie de BOT’s, se les puede apagar, desconectar del fluido eléctrico? Porque, si no hay alimentación -electricidad- las máquinas no pueden operar. Y ellas son incapaces de proporcionarse esa electricidad, energía.

Colaboraciones, 10-03-2013

1. No se trata de querer hacer -tú dices imitar, Gabo- lo que hace otro, ya sea el líder, el maestro o el salvador, lo que se trata es de no poder hacerlo. Porque, cada uno tiene un destino. Entonces, ese mismo hecho de ver realmente quiénes somos, es lo que libera la mente de la ignorancia de querer o no querer.

Y si no hay ignorancia lo que hagamos será lo correcto, lo ordenado, que es encarar los retos sin división ni conflicto.

2. He leído tu artículo, ‘Mi revolución sin mí’, en el diario…, de hoy. Gracias por las informaciones y comentarios.

La historia es lineal, aunque haga curvas siempre va en una misma dirección, que le viene impuesta por los acontecimientos que se nos escapan. Podríamos prevenir los hechos, pero estos resultan imposibles a largo plazo. Que se convierten en corto plazo cuando estalla una crisis, que desencadena toda clase de acontecimientos imprevistos. Y por eso llamamos una crisis al momento en que no sabemos qué hacer, porque es obvio que lo que hacemos no funciona en ese momento tan crucial.

Las personas buscamos la tibieza, que tratamos de encontrar en la rutina, en la repetición de lo conocido. Y por eso, es que las crisis se suceden. Y por eso nuestras vidas son una constante crisis, aunque sean de baja intensidad. El problema está en comprender el mecanismo mental -el patrón- por el que queremos esa tibieza de la rutina y la repetición. Indudablemente, es el mido a lo nuevo, a lo desconocido, el que nos hace conservadores, burgueses, aceptando todo lo dañino y corrupto de la vida.

Hay que ser muy valiente para vivir desafiando la vida, descartando todo lo que tenemos cada vez que conseguimos algo. Esto libera la mente del pasado. Pues el pensamiento se agarra, aferrándose al pasado, por lo que no puede atender al reto que siempre es del presente. Y si no va muriendo a todo lo que está sucediendo a cada instante, es cuando llegan los problemas de la rutina y la repetición. Por tanto, uno tiene que comprender la manera cómo funcionamos, cómo vivimos la vida diaria, la relación que tenemos con los objetos, con las personas. Y de ahí veremos cómo funcionan el pensamiento y la mente.

El pensamiento necesita seguridad para poder operar. Pero él cree que está seguridad está en la repetición y la rutina. Por lo que está encerrado en un círculo dando vueltas sin poder salir. Esto se ve claramente con la manera cómo vivimos: cada invento y avance que generamos va contra la naturaleza, contra la tierra, pero sin esos inventos no podemos vivir. Entonces, ¿qué hacemos? Nos alarmamos momentáneamente, pero al tiempo seguimos con esa destrucción que nos lleva al abismo.

Por tanto, todo el problema es de corrupción -hacer un daño a sabiendas-. Pero el reto no termina en la descripción, el reto uno lo tiene que comprender, entender, ver claramente. Y eso sólo puede ser si nos acercamos a él, si no huimos del reto, que es el problema de nuestra vida. Pero nosotros somos superficiales, nos gusta la banalidad, queremos distraernos y entretenernos con pasatiempos, y por eso huimos y desatendemos a los hechos. De manera que no prestamos toda la atención, por lo que la energía que tenemos es fragmentada. Y para resolver cualquier reto, cualquier problema, necesitamos la totalidad de la energía que nos pueda llegar. Posibilidad que solamente puede ser si no estamos divididos ni fragmentados internamente.

La fragmentación interna es lo que ha motivado los nacionalismos con sus fronteras que nos separan, ha generado los diferentes grupos políticos, las diferentes religiones organizadas, todos enfrentados unos contra otros. Por lo que, el cambio, o la capacidad de anticiparse o resolver una crisis, es inexistente. Por lo que, desafortunadamente, seguiremos en este círculo dando vueltas, lo que quiere decir enfrentados, ya sea con la naturaleza, la tierra, enfrentados entre nosotros. O lo que es lo mismo viviendo en conflicto, en violencia y en un estado permanente de guerra. Como lo demuestran los arsenales llenos de armamento, los cuarteles, donde se practica como ser un buen soldado, dispuesto a matar y a que lo maten.

3. Martín, cuando eras jovencito no te dabas cuenta que no te podías fiar de los amigos, de los parientes y familiares, etc. No escuchabas a las personas mayores que decían entre ellos: ‘No me fío ni de la camisa que llevo’. Pues todo está ahí para el que lo ve o lo tiene que ver.

Por eso, el que cree en alguien que ha existido o existe, que deseche esa actitud porque es negativa, porque todos fallamos. E incluso fallando, hay personas que se agarran a otras aun sabiendo que no son de fiar. Porque la vida implica dolor y donde hay un bálsamo las personas lo cogemos, sin importarnos lo que nos digan de si es negativo o no. ¿Por qué crees que las personas se drogan, creen en las religiones, en los santos, en imágenes de piedra y madera, en toda clase de supersticiones patéticas? Creen en políticos corruptos e inmorales, creen en el fútbol, en los viajes costosos. Creen porque no pueden soportar el dolor de la vida, el dolor existencial de ver morir a un vecino, a un hijo, a su pariente. Ven la brutalidad de la autoridad, cruel y despiadada. Y ante eso, un personaje que tenga cierta apariencia de buena persona, cierta capacidad para hacer el bien, que informe sobre la libertad y convenza, las personas se entregan. ¿Qué hay de malo en ello? Podrían ir al psiquiatra, al psicólogo, al gimnasio, a un club de tenis o deportivo, al templo, a la sinagoga, a la iglesia, a la mezquita, etc. Y todo eso es lo mismo: escapes y huidas.

Ahora vienes tú u otro y dices: no creas en esas personas, no creas en nadie, todos son un fraude, todo es un escape y entretenimiento. Entonces, ¿qué he de hace yo? Me dicen que me decepcionaré, me enrabiaré o deprimiré. Pero, ¿por qué he de creer en ti, que eres un ser humano común como todos, y no puedo creer en quien yo quiera?

4. A la ignorancia que me refiero, es a la estupidez de los poderosos. O de los no poderosos, que se consideran poderosos circunstancialmente.

5. No has entendido bien, Elena, pues no me refiero a la religión organizada, con una estructura piramidal, sino a la esencia de la religión, Que como ya he dicho busca la libertad de la persona en todos los ámbitos. Espero que no confundas la esencia de la religión, con supersticiones, idolatría y paganismo, que adora los llamados santos, vírgenes, pinturas, retratos, figuras de madera o de yeso, etc.

6. En esas personas estamos de acuerdo hasta cierto punto. Porque, también hay buenas personas que son parecidas como las que tú has mencionado. Aunque creo que el problema es que solamente actúan a un cierto nivel superficial, sin adentrarse en el verdadero problema de la vida, que es el condicionamiento. Y si se pueden desacondicionar y cómo se puede hacer. Porque ser una buena abuela, que es creyente y asiste asiduamente a los oficios de la iglesia. O ser buena persona teniendo varias casas, propiedades, terrenos, etc. O alguien que es un bendecido sensiblero, bonachón, pero sin ir a la raíz de los problemas. Creo que eso tampoco nos sirve.

Colaboraciones, 10-03-2013

1. El problema está para el que se cree, para el que se identifica con la idea de que es ignorante. Si tú no te crees que eres ignorante, no hay problema.

Por tanto, todo lo complica la identificación con un concepto, ya sea nacionalista -uno dice que es americano, otro asiático o europeo- y cuando alguien desprecia o habla mal del lugar donde nací, es cuando llega el conflicto. ¿Por qué tengo que identificarme con una religión, con una idea o teoría, si esto nos divide y confunde, nos pone dispuestos a agredir y a usar la violencia? Es a esa estupidez e ignorancia de la que hablo, de la identificación como mujer, campo hombre, como blanco, como negro, como rico o pobre. Y no, somos seres humanos, con todos los problemas. Pero, si queremos, hemos de resolver los problemas. Y el principal problema es el de la división interna. Y a esa división interna es la que hay que comprender. Y eso solamente puede ser cuanto tú le das toda la atención, toda tu energía. Y si es así, Abogado, sabrás lo que hay que hacer para vértelas con esa división interna.

2. El saber o la ignorancia, son en referencia con alguien que sabe más o menos, Por tanto es un concepto. Pues, nadie sabe todo.  Es como la belleza: si todo lo que existe tiene su belleza, es bello. Nadie es más bello o feo que otro.

El pensamiento todo lo complica porque tiene miedo y ha creado las escalas, lo niveles, para controlar y sentirse a salvo, según él lo cree. Pero permanece igual de inseguro como siempre lo ha estado.

3. La unidad no participa de la dualidad, de los antagonismos y contrastes. La unidad es total e indivisible. Somos nosotros con nuestro miedo, los que nos dividimos.

Por eso, es a esa división interna, generadora de conflicto, a la que hay que comprender. Pues mientras haya división, con su identificación, todos los problemas proseguirán. Ya sean los problemas del hambre y su miseria, los problemas de violencia, con su crueldad, los problemas y los horrores de las guerras.

4. Gracias por la información, Shashank Bhadri.

Espero que todo sirva para ver lo condicionados que estamos. Pues hasta que no nos demos cuenta, y lo comprendamos, no podremos ir más allá de él para ser libres -desacondicionados-.

El condicionamiento nos hace ver lo irreal como real. Nos hace ver la ilusión como si fuera lo verdadero. Por lo que nos divide de la realidad. Y si estamos divididos, todo lo que hagamos será conflictivo, generador de confusión y desorden. Que a manera que va creciendo, desencadenará violencia y guerra.

5. Bueno, esto parece un perjuicio para los budistas tibetanos, ¿no? Pregunta, ¿dónde está el influyente D. Lama ante las autoridades occidentales, sobre todo estadounidenses, para pedirles que intervengan, no a nivel visible a gobierno descubierto, sino a comunicaciones vía CIA intimidatorias, etc., para que los fundamentalistas cristianos dejen de colonizarlos?

Hay demasiada política en el Tíbet para poder fiarnos de todos los que generan, sostienen y provocan el conflicto.

6. He leído tu entrevista que publica el diario…, de hoy. Gracias.

Cuando hay una crisis todo se manifiesta engrandeciéndose, de manera que podemos ver lo que antes no veíamos. O lo veíamos sin golpearnos, de manera que nos podíamos permitir el no hacer caso ni prestar toda la atención. Esa es una de las partes buenas de la crisis. Pues, a nosotros no nos gusta tener un contacto directo con la realidad de lo que está sucediendo.

Y, ¿qué es lo que está sucediendo? ¿Qué es la realidad más apremiante, que abarca a todos y a todo? Ha habido un desequilibrio entre los gastos y lo que podíamos gastar. Por tanto, hay que reajustar los gastos a los ingresos. Y ahí es donde aparecen los problemas. Porque, el que tiene el dinero y lo tiene que administrar, gestionar para que todo funcione, ha de tomar decisiones, drásticas pero ineludibles. Eso cada cual lo puede ver con su vida y el dinero que maneja: cuando se va terminando el que tenemos, cuando gastamos o compramos algo lo hacemos porque es imprescindible -si es que somos serios, cuerdos-. Y aquí no hay mayores problemas, porque somos nosotros los dueños del dinero y a nadie hay que justificar en qué lo gastamos.

El problema viene cuando un organismo público o privado, ha de dar cuentas e informar de qué manera va a invertir el poco dinero que queda. Y eso es el verdadero origen de la crisis: que no hay dinero para todos donde antes sí que lo había. Es decir, los que se ven desposeídos de la posibilidad de recibir subvenciones, del dinero, que recibían, entran en crisis. Porque, todos los problemas humanos se manifiestan: agravios, celos y envidias, sentirse desvalorizado, rechazado, defraudado, deprimido, etc. Y ante este reto tan perturbador, ¿qué podemos hacer?

La protesta solamente, el enfrentamiento, no va a solucionar los problemas, el reto de que no hay posibilidad de que haya asignación económica para poder seguir haciendo lo que tanto tiempo, toda la vida -o años-, hemos hecho. En tu caso, Joan, investigar sobre el cáncer. Así que, el reto es tremendo. Por una parte, si lo pides con vehemencia, insistes, te pasas, posiblemente no vas a recibir nada o poco. Pero, si no reclamas, no pides, no informas de las necesidades para que las investigaciones puedan seguir, posiblemente no recibas lo necesario.

Hay que tener presente que los buenos medios generan buenos resultados. Por eso de la decisión, y la manera, cómo te dirijas a los que han otorgar el dinero, la subvención, van a determinar el resultado que adopten. La ciencia es exacta, la psicología también. Y en todo conflicto las dos partes tienen parte de razón y lo contrario. Pues las personas fallamos, ya que no lo podemos saber todo. Es decir, el egoísmo tiene una gran importancia en la vida. Pues el egoísmo, es el que nos proporciona el placer, que es lo más adictivo que existe. Y tanto el placer físico, como el psicológico, para comprenderlo, y poder ir más allá de él, hemos de descubrir de qué manera funciona nuestro pensamiento, que son nuestras emociones, sentimientos, todo el pasado que se guarda en la memoria.

El pensamiento quiere triunfar salir victorioso, porque tiene miedo a la realidad de lo que es, a la nada, al vacío existencial. Y nosotros no queremos vernos ante ese vacío, que por cierto lo llena todo. Por lo que al no quiere atenernos a la realidad, nos dividimos. Y al estar dividido y fragmentado es cuando abrimos las puertas a todos los horrores: conflicto, enfrentamientos, violencia y guerras. Es decir, la división es la que genera la maldad, que es el origen de toda enfermedad, ya sea un resfriado o un cáncer. La enfermedad, es la imposibilidad de reunir toda la energía necesaria para que el cuerpo funcione adecuadamente. Y mientras estemos fragmentados, divididos internamente, el campo está abonado para que lleguen las enfermedades, tanto físicas, como psíquica.

Colaboraciones, 11-03-2013

1. No está tan claro, porque cuando descansamos y nos reponemos también dejamos de gastar energía,. Para luego tener más energía y gastarla en algo que hemos proyectado.

Lo que quieres demostrar, Alfeon, es que la energía sólo puede usarse en una dirección. Y eso en psicología, en espiritualidad, es el inicio de la pérdida de energía, porque te divides de la realidad que es polivalente, lo nuevo y no descrito, ni oteado por la astuta mente, Es decir si estamos divididos, hagamos lo que hagamos, generamos desorden y confusión en todos los ámbitos, ya sea sexual, social, relacional, en el trabajo, en lo político, durmiendo, comiendo, etc.

2. El ego, surge del único pecado que hay: la división.

3. También salen ganando los neocon fundamentalistas cristianos de EEUU. Que ya hace unos años decían que iban a cristianizar a todo el mundo -aunque dijeron que no sabían cómo lo harían-

4. ¿Hay algo como el progreso o la evolución espiritual? En el progreso, la evolución, está implicado el tiempo. Y la experiencia del ser, de la verdad, de la realización, es ahora, sin tiempo como pasado y el futuro, el presente que va entre ellos.

5. He estado en varios países diferentes, he vivido en el campo, en una isla de moda en el Mediterráneo, Ibiza, donde pasan millones de turistas cada año, he trabajado un un instituto de enseñanza y en un ambulatorio médico, y siempre me he mezclado con las personas. Y aunque he conocido bunas personas, sencillas, despiertas, y algo sabias, el nivel de profundidad que tienes tú, por ejemplo Martín, no lo alcanzaban. Es a eso es lo que me refería.

Aprovechando la ocasión, propongo este tema para ver hasta dónde llegamos. Primero, le dice un filósofo a otro: la vida y la muerte son lo mismo. Y el otro filósofo le dice: entonces por qué no te matas. Repuesta: porque ya estoy muerto.

Segundo, si aceleráramos todo el proceso de la vida, como se hace en algunos documentales donde una planta de maíz crece, se desarrolla y muere en unos segundos, donde la vida y la muerte se confundieran y unieran, ¿qué es lo que quedaría, qué es lo que sería, vida o muerte, o nada de las dos?

6. Sí Gabriel, eso relaja, porque nos da paz, y nos da otra prospectiva de quiénes somos. Y también cómo son los demás. Pero, ir tan cerca del peligro sin una necesidad, sin una misión en que se beneficie alguien más que uno mismo, ¿qué sentido tiene, sino reventar para que salga la energía excedentaria que hemos acumulado con las comodidades, sobrealimentación, etc.?

7. He leído tu escrito, ‘Construir conocimiento’, en el diario…, de hoy. Gracias.

El problema del profesor, es que él ha de ser eso que quiere enseñar y transmitir. Primero que nada, antes de informar la materia específica, tiene que enseñar cómo se vive en la manera que le es posible en un aula. Tiene que ser educado y respetuoso, puntual y sincero, ser directo sin ser arrogante. Ha de ser limpio, con moralidad y no corrupto. No dar demasiada importancia por la materia que enseña, para no estar obsesionado. Y después, en el ámbito específico de la materia que enseña, tiene que dominarlo, siendo un experto.

Para todo ello, necesita serenidad, inteligencia, estar un tanto al margen de las directrices del centro, de la sociedad donde vivimos, del establishment. Es preciso, si quiere que algo nuevo surja en los alumnos, que muera al viejo patrón y paradigma del esfuerzo, del deseo de ganar y triunfar. Pues todo eso, es lo que nos hace vulgares, superficiales, hace que banalicemos la vida, la hagamos demasiado mundana.

¿Por qué si uno ve la necesidad de madrugar, tiene que representar un esfuerzo? Por eso, el esfuerzo es la señal de que la inteligencia, la comprensión, no está operando. Cuando uno se esfuerza para conseguir algo está actuando de manera fragmentaria y confusa. Pues al estar fragmentado, dividido, la totalidad de la energía no puede llegar, operar. Y la inteligencia es la totalidad de la mente, sin fragmento alguno, es la totalidad de la energía que podemos recibir. Para que podamos ir más allá de nuestro condicionamiento que nos dice que uno tiene que esforzarse, del ‘yo’, y pueda florecer la compasión, algo que no ha sido tocado por el pensamiento repetitivo y viejo. El patrón del esfuerzo es lo más viejo que hay, porque es la respuesta de nuestro condicionamiento heredado del animal.

Y si uno quiere enseñar algo realmente interesante, tiene que ir más allá de ese condicionamiento que está ahí, para que llegue lo nuevo, lo que nada tiene que ver con lo viejo y repetitivo. Entonces, el profesor tiene magnetismo, las palabras apropiadas, el orden preciso para hacer que la estancia donde imparte su enseñanza sea agradable y con comodidad.

8. El sabio no ejerce ninguna autoridad, aunque la tiene. Sino no sería sabio. Sabio quiere decir que sobre sale en saber de las cosas y de la vida. Y el que sabe la manera cómo funciona la vida, genera autoridad. De la misma manera que cuando uno tiene algo, él es la autoridad de ese algo: ya sea una casa, un negocio, un terreno, un coche o una bicicleta.

Ahora bien, todos tenemos algo de autoridad, ya que todos tenemos algo: por lo menos el cuerpo, pero podemos ir más allá de esa autoridad. Es decir, no sacar beneficios engañando, explotando, siendo cruel, etc., de esa autoridad de la que no se puede huir.

9. Cuando uno tiene todo el tiempo para mirar, sin prisa, sin esa presión que es como algo que nos succiona o empuja para que hagamos y hagamos, es cuando aparece lo nuevo. Queremos hacer algo y cuando eso que queremos no sale, porque no parece posible, empujamos, presionamos, nos hacemos brutales y crueles. Pues a la vida no se la puede derrotar. Si uno quiere abrir una puerta con la llave y no pude, forzar y empujar, insistir, es querer derrotar a la física. Pero si se toma tiempo viendo por qué no puede abrir la puerta, tal vez se dé cuenta que la llave no era la adecuada, ya que estaba usando una parecida.

Y lo mismo sucede en el ámbito psicológico, que queremos lo que tenemos en la mente, hagamos lo que tengamos que hacer con tal de conseguirlo. Por lo que no damos opción para que la inteligencia pueda operar. Pues la inteligencia queda bloqueada por el tiempo psicológico, que es el llegar a ser, el querer huir, cambiar o conseguir algo. Y la inteligencia sólo puede ser sin tiempo, sin que exista el pasado, el presente y el futuro, que es el devenir con sus proyectos e ilusiones.

Por eso, para que venga lo nuevo hay que morir a lo viejo. Y lo viejo es ese deseo insaciable de devenir, de más y más, de hacer sin enterarnos de lo que realmente está pasando. De ahí toda la división, la confusión, los conflictos con su violencia, las masacres de las guerras.

10. Pero, si no hay un predominio ni del Ying ni del Yang, es decir hay un empate entre la vida y la muerte, ¿qué es lo que queda?

Colaboraciones, 12-03-2013

1. Creo que la síntesis, de lo que hemos dicho, es la siguiente: cuando uno crea impedimentos para que la vida sea en todo su esplendor -la vida es infinita en posibilidades y combinaciones-, se constriñe y la energía no puede llegar en su plenitud, en su totalidad. Y eso quiere decir que hemos abandonado el vacío de no ser nada, de no saber nada en el sentido de tener normas, criterios y leyes, por lógicas y razonables que sean.

2. Ceo que todo eso son palabras, con toda la buena intención ilustrativa, científicas. Pero, si ahora se acelerara todo de manera que se confundieran la vida y la muerte, ¿qué sería de la conciencia de Alfeon? ¿Qué sería de los árboles, de los animales, de todo lo que está vivo, porque tiene la vida, que no es la muerte en el sentido de aniquilación? Entonces si no hay aniquilación, ni no aniquilación, cuál es el resultado de lo que queda.

3. El capitalismo, o ese estado que parece natural del ser humano, siempre han existido, porque va con él, es su vida, su estilo para sobrevivir. Ese sistema brutal, se puede suavizar momentáneamente mediante la democracia, una dictadura, el comunismo o el cristianismo, budismo, etc., pero lo que somos internamente es más poderoso que las ideas y teorías. Tanto los comunistas, como los cristianos, predican, piden a las personas lo que no es posible. Por lo que hacen que estas personas vivan en contradicción, frustradas, en conflicto.

¿Puede uno ser un comunista o un cristiano fiel, y vivir según esos principios básicos: darlo todo? Es muy fácil de decir, pero no lo es de vivir. Porque decir darlo todo no tiene fin, pues se puede hasta tratar que te maltraten, no te respeten tu dignidad, de dar tu vida -no la del otro, la del vecino, la del hombre que pasa por la calle-. Y a eso, ¿puede llegar un ser humano libre y completo, no condicionado por lo que han dicho hace miles de años, o lo que dicen ahora los que están de moda?

No digamos ni que sí ni que no, hay que mirarlo detenidamente e investigarlo, no seguir el condicionamiento que va de extremo a extremo, o el que se ha instalado en el centro. Tal vez entonces, veamos lo ignorantes que somos, y por eso, somos capaces de hacer cualquier barbaridad con tal de seguir con esa ignorancia, aceptada por la mayoría.

4. El problema de la verdad es que es subjetivo, divisivo, generador de enfrentamiento y contienda. Porque la verdad de uno, puede que sea la verdad de otro. Por eso, la verdad -no por la verdad misma, sino porque es la más balsámica y menos conflicto genera- es no tener ninguna verdad. Es decir, encarar los retos desde el no sé, desde el vacío, la nada. Y a partir de ahí, llega lo nuevo, lo que no ha sido tocado por la astuta mente, porque no sabemos lo que es. Y cuando uno no sabe lo que va a ser el futuro, eso nos da una gran sencillez, inocencia, vulnerabilidad, desde donde puede hacer cualquier cosa, pero siempre estará dentro del orden, que es vivir sin conflicto.

5. El dinero, es como todo en la vida. Si no tienes eres un miserable, que quiere y no puede. Pero el que tiene mucho dinero también es un miserable porque está poseído por él, tiene que defenderlo y aumentarlo porque cada vez vivir es más complicado. Por eso cuando un habla de las excelencias de no tener nada, habría que ver sus cuentas bancarias, cómo vive. Ya se dice: Haz lo que yo digo, pero no hagas lo que yo hago.

Y hay otra realidad, tan dura para el pobre como para el rico: hagan lo que hagan siempre han de tener problemas y sufrir de algo. Es ahí donde nos damos cuenta de la futilidad del dinero: por mucho que tengas, has de enfermar, sufrir y morir, te han de odiar unos u otros. Y el pobre lo mismo: si consigue abundante dinero, o se hace rico, también le volverán loco los problemas, siguiendo el dolor, la vejez y la muerte, que nadie puede eludir.

6. Creo que todo lo que digamos e investigamos si no llega a la experiencia del amor, no tiene ningún sentido. El amor, es lo nuevo, lo que está libre del condicionamiento, del ‘yo’. Y todo lo que no sea ver y comprender ese condicionamiento, darle su lugar, e ir más allá de él, será perdernos en ideas y teorías, que se pueden contrarrestar con otras ideas y teorías.

7. Alfeon, te olvidas de algo que es preciso saber: la palabra, todo lo que digas no es el hecho de la vida. Todo lo que dices queda como una proyección, una floritura mental, que no tiene nada que ver en la vida de relación que tengamos entre nosotros los seres humanos. Y para tener una relación, que no sea la mera animal, uno tiene que partir de nada, de no especular como lo haces aportando palabras extrañas la mayaría que no llevan más a que te respondan con palabras.

El hecho es que tú y yo, si somos sensibles y serios, nos hemos de relacionar, cooperar para poder seguir con este drama de la vida. Y para relacionarnos, hemos de ir a lo nuevo, donde no hay nada que nos divida ni fragmente. Por tanto, ha de haber el estado mental de no sé. Si uno ve a otro y sabe que es cristiano, comunista, creyente o no, si no va más allá de eso, ¿cómo podrá haber relación? El pensamiento tiene su lugar, su momento, para que funcione lo físico –ya que el pensamiento es material-, pero en el ámbito de lo nuevo para poder relacionarnos verdaderamente, es un obstáculo, un impedimento.

8. Esa es la cuestión, ¿puedes en una mirada ver toda la trama de la vida, de la mente, sin tener que pasar por los libros, los maestros, los viajes de un lado a otro?

Se dice: cuando me asomo por la ventana, veo cómo funciona el mundo. ¿Puede eso ser cierto? Si lo descubres ahora, los sabrás tú solo sin la ayuda ni el condicionamiento de nadie.

9. El problema no está en la reencarnación, en el futuro, el problema está ahora, en este momento. Y ahora el problema que tenemos es de relación. Y la relación es lo único que va a determinar la manera como vivimos. No solamente la relación con las personas. Sino con las ideas que tenemos, las teorías, las relación que tenemos con nuestros libros, el coche, la casa, la ropa, el dinero, etc.

10. La vida siempre es lo mismo: destrucción, amor y construcción. Si lo comprendes de manera que lo vives a cada instante, en cada reto, te libera de la angustia del deseo, del querer o no querer.

11. El verdadero problema es la división: para qué quieres ganar todo el mundo si pierdes tu vida, tu paz, tu tranquilidad y sosiego, teniendo que defender lo que has conseguido con violencia y guerra. La violencia y la guerra es el resultado de una mala relación, del conflicto interno que se exterioriza y contamina todo lo externo nuestras vidas, que son relación con los demás.

12. Si sabes ver lo que es la vida, no hay nada que perfeccionar. La perfección es una abstracción en el tiempo, una idea o teoría, a conseguir. En el ahora, todo ya es perfecto.

13. Si el ‘yo’ no existe, no opera, no hay fricción con la realidad, con lo que es. Y entonces, eres ágil, joven y bello. Sin problemas ni complicaciones.

Colaboraciones, 12-03-2013

1. Si nos enrocamos en los extremos no veremos la realidad del asunto. Todos somos libres, ¿no? Uno es libre para hacer lo que quiera y eso incluye el que otros le cuestionen o critiquen. Y eso es lo demócrata, esa palabra tan fácil de pronunciar pero tan complicada de vivir. Porque la democracia es la libertad. Y la libertad no es sola mía, sino de todos.

Y el problema no acaba aquí, sino que comienza. Porque, ¿cómo gestionamos cuándo hemos de perder, aceptar la realidad que no nos gusta, perder lo que tanto amamos, hasta el extremo de estar aferrados a ello, dispuesto a lo que haga falta para defenderlo? ¿Hacer un conflicto, una guerra con su horror?

2. Los padres tienen mucha responsabilidad por -conscientes o no- haber generado y tolerado esa sociedad tan violenta. Pero eso viene de muy atrás, los primeros invasores no se daban cuenta que al invadir un país, los invadidos va a defender ese país. Por lo que la violencia estaba servida. Y así la violencia llama a la violencia. Y todos los aventureros, sin escrúpulos, llegaban a ese país para aprovecharse de la abundancia de tierra y riquezas. Que una vez, allí también entraban en la vorágine de la violencia, con el agravante de que podían ir armados y matar a otro por las razones que fueran.

Ahora bien, dicho esto ahora no hay un único culpable. Porque no es tan sencillo dar la razón a unos y la culpa a los otros. Porque habría que vivir allí para saber cuáles serían nuestras respuestas a los retos que no llegaran: la violencia descarnada de poder llevar armas y hacer una matanza en cualquier lugar. Pues entonces, el mido se apodera y todos quieren ir preparados para defenderse. Como les pasaba a los primeros invasores que llegaban allí.

3. Ya estamos de vuelta con la libertad. Si tú lo puedes hacer, ¿por qué no lo puedo hacer yo? Porque si es tan dañino que me lo prohíbes, ¿por qué lo haces tú?

4. Gracias Patricia. Más claro que el agua: proyectar, devenir, llegar a ser, esperar saber lo necesario para poder saber en el futuro, algún día. Cuando todo eso es la ilusión, porque todo está aquí ahora dentro de cada uno de nosotros. Solamente nos tenemos que vaciar de lo intrincado de las complicaciones de las ideas y teorías, para poder atenernos a los hechos. Y los hechos al final no tienen ninguna explicación, son lo que es, lo que está sucediendo, lo que son, nos gusten o no.

5. «»Estoy buscando a Dios, la felicidad», dijo una voz en mi mente. Yo le respondí: «¿Quién es ese qué está buscando?»».

Si contestamos a las voces que puedan hablar dentro de nosotros nos enredaremos en ellas. Pues, pueden ser tan poderosas como si tratara de una persona de verdad.

6. Y creo que has hecho una simplificación de todo el problema del terrorismo, cuando dices que sólo los terroristas son los culpables de todo el problema. Pues, tú como abogada que eres, sabes que todo pleito o conflicto es cosa de dos. Otra cosa es que la solución de ese conflicto, no sea aceptada por una de las dos partes o por ambas partes.

No voy a caer en la superficialidad de lo qué hay que hacer para que el conflicto entre occidente y el oriente musulmán extremista llegue a su fin y se acabe. Solamente estoy diciendo que hay una solución. Y la solución pasa necesariamente por que las dos partes, cedan, pierdan en algo -aunque solamente sea el odio que se tienen mutuamente-. De lo contrario seguirán las matanzas por las dos partes enfrentadas.

Pues ese odio hacia lo occidental, no tiene solamente la raíz religiosa como se pretende transmitir, están también los agravios ancestrales y actuales por parte del mundo occidental. Como el genocidio permanente de Israel contra los palestinos, las invasiones de países árabes, las manipulaciones para desestabilizarlos para cambiar los regímenes, a fin de que sean más dóciles y obedientes al establishment occidental.

7. Pero, ¿por qué el espíritu, dios, pecó de manera que se egotizó? Si estaba en el paraíso, nirvana, el cielo, ¿por qué habría que pecar? El que peca es porque le falta algo. Y por querer ese algo, es que se divide del todo, que es lo que es el pecado.

8. Cuidado, Alfeón, no lo revuelvas todo. El espíritu, dios, o como quiera que se diga, si era, si es perfecto, ¿por qué habría de hacer algo en cualquier dirección? Atente a ese hecho. Los que hacemos y deshacemos somos los hombres, todos pecadores.

9. Enghelbertb. La esencia de la democracia es la libertad. Aunque cuando se convierte en un sistema institucionalizado pierde esa esencia de libertad. Es decir, la democracia es una idea o teoría que los hombres han inventado, pero como los hombres son esencialmente corruptos, todo lo que inventan, lleva el germen de esa corrupción.

10. Con respecto de que si alguien hace, o no hace algo, eso repercute en todos los demás, Porque, la tierra es la casa donde vivimos todos. Y si uno actúa inadecuadamente -sea en el ámbito que sea-, el orden de la casa se resiente.

Si contigo viven personas, que no cierran bien los grifos, no apagan las luces cuando se van a la calle, o a dormir, si dan portazos que afectan a las puertas y paredes, etc., eso te afecta a ti lo veas o no. Porque si se estropea la puerta por golpearla al cerrarla, o el recibo del agua y la luz sube mucho dinero, eso es un perjuicio para ti y para todos los que viven en esa casa. Ahora ponlo con los que van como locos por las ciudades o carreteras con el coche o motocicletas, que atropellan a alguien, o pierden una pierna o un brazo. Y, la seguridad social, que es de todos, ha de costear los gastos, por el capricho y el placer, la excitación de correr.

11. El orden, que no es mío ni tuyo ni de nadie, no es un capricho, es una realidad. Y o uno se atiene a ese orden o su vida lleva la deriva del desorden, la confusión, se hace nihilista. Es decir, el todo vale. Que por cierto, por cuestionar esa actitud no quiere decir que uno está contra ella, solamente está señalando, informando, indicando.

12. Te das cuenta, Alfeon, que partamos de donde partamos siempre llegamos a la misma situación: la raíz de todo mal -el pecado- es la división. Y es a eso a lo nos hemos de atener, ver cómo nace, crece y se expande. Y cuáles son las posibilidades de ir más allá de esa división que llevamos todos dentro. ¿Qué es lo que haremos con esa división, que es la causa de todos los males, las hambrunas, la violencia, las guerras?

13. Englhelbertb, si te polarizas en alguien, una persona, un grupo, un país, una raza o nación, eso es una superficialidad, un escape, y no podremos ver toda la magnitud de los problemas que generamos. Porque si tú te identificas en una parte, te conviertes en parte del problema. Y no tendrás la suficiente perspectiva para afrontarlo objetivamente. Porque estarás emocionado con eso que se cuestiona o no. Es lo que pasa con los que creen en dios, o los que no creen, que ellos mismos como son parte de ese problema no tienen la capacidad de ver la solución. Que es ni estar a favor ni en contra. Sea lo que sea, un no ha de estar en contra ni a favor de nada. Porque la verdad es tan escurridiza, tan rápida y veloz, que el pensamiento no la puede seguir. Y esa verdad siempre está interactuando, cambiando, generando desorden, amor y otra vez orden.

Colaboraciones, 13-03-2013

1. Cuidado, Alfeon, cuando dices los falsos iluminados, quiere decir que tú conoces y sabes quiénes son los verdaderos y auténticos iluminados. Y por eso, ya te estás dividiendo de los otros que también dicen lo mismo que tú, pero de los que ellos creen que son los iluminados.

2. Verdad que si yo te pregunto, ¿es verdad que los votantes del Chavismo, Enghelbertb, generan confusión, sí o no? Si dices que sí, otros pueden decir que no. Y cualquier cosa que se haga, por la fuerza de los hechos, siempre tiene algo de positivo y de negativo. Esa es una cruel realidad, que hay que asumir, comprender y vivir con ella. Es decir, es como decir: para poder vivir unos han de morir otros, empezando con el carnero, el caballo, el pollo, el conejo, etc. ¿Y eso, cómo se cambia? No podemos cambiarlo. Sólo podemos ir más allá de ello, estando libres de prejuicios, de ideas y teorías, que colisionan con la realidad, inaprehensible y siempre cambiante.

3. Pero cada uno va a descartar a los falsos iluminados según su condicionamiento. Mira los cristianos descartan a los que no lo son. Lo hindúes, descartan a los musulmanes, a los cristianos. Los católicos a los testigos de Jehová, a los anglicanos, a los luteranos, etc. Por lo que, por donde hemos de empezar a descartar lo falso, es por nuestro ego, el ‘yo’, que dice Buda, es el mejor, Jesús, es el mejor, Mahavira es mejor que todos, Mahoma es el único verdadero profeta. Así que todavía estamos debatiéndonos en la división, que es el condicionamiento que tenemos.

4. No te lo voy a decir, porque si te lo digo entro en el ámbito de las palabras, los conceptos, etc. Y eso no sería real. Pongamos que ahora lo apruebo, pero dentro de un día o una hora lo desapruebo. Porque la verdad, como tú sabes bien, Enghelbertb, no se puede comprimir en sí o en un no. Si tú tienes una amiga muy fuerte contigo, cohabitas con ella, viajas con ella, etc., y un día te das cuenta que eso se acabó. Y ella te pregunta: ¿por qué, Enghelbertb, tanto que gozábamos, y me querías, y ahora ya se ha acabado, dime por favor cuál es el motivo, por qué? Podrás decirle multitud de cosas pero nunca será la realidad, porque ni tan solo tú lo sabes. Fin de la cuestión.

5. Si tú, Chris, estás libre de prejuicios, sabes que lo que digo puede englobar el sí, como el no. Alguien religioso fundamentalista católico o evangelista, etc., diría leyendo lo que he expuesto, que el que ha escrito esos comentarios, está a  favor de la homosexualidad. ¿Te das cuenta dónde estamos?

6. Enghelbert, ¿cómo dices que los niños son sinceros? Yo he conocido a muchos que son manipuladores, dicen mentiras para fastidiar y ver cabreados a los mayores, mienten por venganza para cobrar algo que no pueden hacerlo de otra manera.

7. ¿No te has dado cuenta, que cuando ahora repasas tus decisiones tomadas hace tiempo, los motivos principales se desdibujan, están mezclados y difuminados, donde todos parecen tener alguna parte de influencia en esa decisión?

8. Esa es tu opinión, Enghelbertb, que yo no comparto. Porque, cuando uno hace algo, lo hacemos como una reacción inmediata, ya sea que te guste o no esa decisión que hemos tomado, pero con el tiempo vemos que eso fue el último empujón que faltaba para dar el paso y decidirte a hacer algo.

Cuando alguien está enfermo, la manera superficial convencional -la que más rinde a los médicos, etc.- es decir la culpa de la enfermedad, el motivo, es este. Pero, luego está la psicología, la sociología, la psiquiatría, los malos tratos, las injusticias, las represiones, las humillaciones, la tolerancia a ciertas cosas perniciosas. Pero, todo eso los superficiales ni lo ven ni lo quieren ver, porque no tienen tiempo nada más que para ganar dinero, triunfar, ser vanidosos.

9. Chris. Los niños tienen la misma maldad que los adultos, pero a pequeña escala. Porque tienen que sobrevivir. Y para sobrevivir, a parte de la suerte, te has de defender. Y defender es lo mismo que atacar.

10. No hay ningún ser viviente que desde el mismo momento de nacer no tenga que luchar por su vida. Ves con cuidado, Chris, con lo que dices, porque hay algunos que son asesinos, generan violencia y guerras, y van diciendo que están contra la violencia y a favor de la paz.

11. El trabajo es la vida misma. Y mientras haya vida, conciencia, uno tiene que descartar lo negativo. El trabajo es ver, comprender, qué es lo negativo e ir más allá de él.

12. La vida existe porque existe, sin explicación ni comprensión alguna. Solamente sabemos lo que es negativo para la vida. Y a partir de ahí la vida tiene su sentido.

13. Que la gente sea libre. Sólo así podrá saber lo que le conviene de verdad para poder ser libre. De lo contrario siempre será un repetidor, un seguidor, una persona de segunda mano.

14. El problema es que dios no se puede describir. Y cuando lo haces no lo consigues. Sólo creas un fantasma, una idea, una teoría, que no lo puede abarcar todo. Y por eso te divides.

15. Cuando uno se pregunta ¿quién soy?, está huyendo de la realidad que no le gusta. Es decir se pregunta que si la realidad tan fea, es verdaderamente realidad. Y como no le gusta esta realidad que es la vida, como quiere otra realidad, es cuando empieza a dudar, a cavilar, a preguntarse si eso que le está sucediendo es real o no. Pero sí, es tan real como el cuerpo y toda la naturaleza, nos guste o nos disguste.

16. El testigo es otra ilusión. Porque nos hace vivir en la ilusión, en la división, de que hay el testigo y el que ve al testigo. Cuando solamente hay conciencia de ser, de la realidad que es toda la vida, todo lo que existe.

17. El problema es de libertad y de respeto: uno quiere ser homosexual, o cualquier otra cosa, defenderlo gastar e invertir el tiempo en ello, de acuerdo. Otro no quiere ser homosexual, lo rechaza y lo descarta, y ahí se acaba todo. ¿Dónde está el problema? ¿Por qué uno se tiene que irritar porque no están de acuerdo con él, con lo que dice, promueve y pregona? La libertad no solamente es para uno, es para todos. Si uno se impone, tenga razón o no, es un dictador tirano. Algo que se supone que nadie quiere ser.

Colaboraciones, 13-03-2013

1. Gracias, JeXu Tin. La música y la voz son buenas. Pero la Bjork, se ha metido en problemas, y se ha complicado la vida, queriendo hablar del inicio del universo, la materia, la energía. Cosa que los humanos no podemos ni comprender ni descubrir, porque estamos tratando del infinito. Y el infinito abarca lo imposible -la no posibilidad- de abarcarlo por nosotros. Pero, como se trata del infinito, también cabe la posibilidad de que podamos descubrir ese infinito, de abarcarlo.   Por lo que hay un empate de posibilidades, en ambas direcciones -la posibilidad y la no posibilidad-. Por lo que todo se convierte en una especulación que no nos lleva a ningún sitio. Y es por eso, que nos quedamos en el presente, en el ahora: que es el vivir cotidiano, de cada día, ateniéndonos a los retos que sí que nos afectan y alteran esta vida. Como lo hemos estado haciendo con todas las cosas que nos dividen, por verlas de diferente manera como lo ven los otros.

El infinito lo que nos hace es libres infinitamente, con todas las posibilidades. Y eso es el amor.

2. Esto lo que demuestra es que todo está unido, interrelacionado. Y lo que uno hace, va a repercutir en todos los demás. Sheldrake, grabó algunas conversaciones con Jiddu Krishnamurti, donde los dos estaban de acuerdo en el tema de la resonancia mórfica, la telepatía, etc.

3. Gracias, Rain. Por lo sensible y complicado que es el tema de la pobreza, la explotación, la miseria, la crueldad de unos con otros. Que JK, resuelve tan fácilmente: mientras tengamos ambición en cualquier dirección, estamos provocando esa pobreza y miseria, esa crueldad en los menos afortunados y en los más afortunados también.

4. Pero, antes del Big Bang ya existía la vida, como energía, o de otra manera diferente como la conocemos -recuerda el infinito y sus infinitas posibilidades-. Pero, la trampa es: que todo lo que digamos no va a ser, o sí que va a ser, la realidad. Ese es el problema que tenemos. Por eso, sólo los tontos tienen opiniones.

5. He leído tu entrevista en el diario…, de ayer. Gracias por las informaciones y comentarios.

Hay que ver la manera de explicar las cosas tan curiosa que tenemos, donde nosotros nos presentamos como si fuéramos ángeles inmaculados. Cuando dices que la ciudad es el mejor invento de la humanidad. Y es verdad. No te das cuenta que ese invento es mejor para los que les gusta vivir en una ciudad. Tú puedes decir, que en la ciudad todo son ventajas con respecto de vivir en el campo, o a las afueras de la ciudad, con una casa con jardín. Eso es verdad. Pero si empezamos a ir por un camino, ese camino va a generar cosas y situaciones que otro camino no las generaría. Las personas hemos vivido un millón de años sin los avances técnicos y se las arreglaban para sobrevivir. Prueba de ello es que estamos aquí.

6. Lo que sucede es que las personas siempre han vivido en el paradigma del ‘yo’, que genera la vanidad, el placer, el exhibicionismo, el triunfar y vencer. Y todo eso, es lo que es la ciudad. Por lo que ese paradigma genera eso que necesita para alimentarse y perpetuarse. Por eso, no es difícil saber cómo van a ser los años del futuro, van a ser más de la mismo: más búsqueda de placer, es decir, el desarrollo arrasándolo todo.

Prueba de todo ello, es lo que tú dices: que las casitas en las afueras de la ciudad, con garaje, en urbanizaciones en el campo, con su jardín son un derroche ecológico. Pero, sin embargo, ves razonable ir treinta veces al año entre París y Nueva York, tan solo por el gran placer de habitarlas -donde se supone que tendrás un gran piso montado con todos los lujos y detalles-. Y eso sí que es inviable, no ecológico, derrochador. Porque, ¿pude ser sostenible que todos hagan lo que haces tú?

Finalmente, esa importancia que os dais los arquitectos, diciendo que cuanto más viejos mejor. Eso pasa con todas las profesiones. Pues cuando más tiempo se trabaja con algo, más especializado se está.

7. Vamos a dejar a los gays, etc. Y vamos a poner que uno quiere la revolución y otro no la quiere, u otro le gusta la playa y lo que hay en ella y otro no, le gusta la montaña con su silencio, sequedad, etc. ¿Dónde ves el problema, Enghelbertb?

8. Cuidado, Enghelbertb, el problema es tuyo, es mío, es de cada cual, porque nadie tiene ningún derecho para decirle a otro que no haga o que sí que haga.

9. Tienes que tener cuidado, porque si cada uno contamos nuestro drama -que son todos parecidos- eso ¿qué sentido tiene? Pareceremos como esos viejos en el bar o el parque que siempre se cuentan sus aburridas vidas, los dolores, los temores, etc. Y no. La vida es para vivirla sabiendo lo que se vive y no queriendo inventar algo que no es posible: estar libre de problemas. O sí que se puede: no ver ningún problema.

10. Hay algo que he expuesto en otros grupos, pero unos pocos respondieron de una manera extraña. Tal vez, porque los grupos eran de habla inglesa y la traducción no era lo suficientemente clara. Por eso, expongo esta cuestión a continuación.

 Primero, le dice un filósofo a otro: la vida y la muerte son lo mismo. Y el otro filósofo le dice: entonces por qué no te matas. Repuesta: porque ya estoy muerto.

Segundo, si aceleráramos todo el proceso de la vida, como se hace en algunos documentales donde una planta de maíz crece, se desarrolla y muere en unos segundos, donde la vida y la muerte se confundieran y unieran, ¿qué es lo que quedaría, qué es lo que sería, vida o muerte, o nada de las dos?

11. Chris. Siempre estamos rodando dentro del mismo círculo. Los problemas personales llevan consigo una enorme carga emocional, donde uno no tiene claridad ni perspectiva. Por eso, para ver y resolver los problemas personales de cada uno –que en definitiva son los de todos-, hablamos por analogía. Y lo que está muy claro es que si uno tiene toda la libertad para poder mirar en todas direcciones, lo han de hacer en todas direcciones los otros también. Si no eso demuestra que somos descarados, indolentes, insensibles, como los tiranos. El yo sí que puedo pero  tú no puedes y no te dejaré, y haré todo lo posible para que no lo hagas, eso es muy viejo, tanto como el hombre. Ahora bien, cuando me toca a mí reivindicarlo, soy liberal, libertario, revolucionario. Pero cuando me atacan, me cuestionan, me ponen en aprietos, entonces me hago un facha, carca, represor.

12. He leído tu entrevista en el diario…, de hoy. Gracias por las informaciones y comentarios.

Los ‘indignados’ españoles, el día que encuentren un elemento catalizador, un líder, entonces se desintegrará. Y lo que quede ya no será de los ‘indignados’. Pues, los indignados para seguir siéndolo, auténticamente, no pueden estar en el poder.

Cada uno tiene una misión, tú Piero, has de estar en el parlamento y puede que en el gobierno, ese es tu destino, con todo los retos que tu cargo  de gobernante te genere. Pero, hay otros que esa manera de gobernar, corrupta e inmoral, es algo de lo que no quieren participar. Y entonces, su recorrido llega hasta ahí.

Colaboraciones, 14-03-2013

1. Pero uno ha de ser libre porque él lo ve. No porque lo digas tú, un único salvador, un libro llamado sagrado. Sólo uno, viendo toda la trama de la vida, y de la mente, puede ser verdaderamente libre.

2. Tus argumentos son tan superficiales e infantiles, como decir yo sí que puedo hacer sexo, pero tú porque lo digo yo y los que te queremos -papás, mamás, amigos, etc.- te lo prohibimos, no te lo vamos a consentir. Eso es de necios, porque sí tú lo haces, ¿por qué no lo puede hacer otro? Ese es el canibalismo de toda la vida: comerse uno a otro. Por tanto, si algo es tan dañino para mí, empieza por no hacerlo tú. Y entones, habrá coherencia, me enseñarás el camino, me enseñarás que tú sabes vivir, puedes vivir, sin hacer eso que es tan dañino para todos. Si no es así, es cuando nos convertimos en tiranos, opresores, dictadores, que es lo que siempre hemos sido unos con otros.

3. No solamente hay que decir: ‘Deja que sean libres’. Sino dejemos: tú, yo, los católicos, los cristianos, los hindúes, los socialistas, los capitalistas. Todos hemos de dejar que los demás encuentren el camino y no hacerle un lavado de cerebro.

4. El pensador y los pensamientos son lo mismo. Es una ilusión, que nos divide internamente, creer que uno es diferente de los pensamientos.

5. ¿Qué sentido tiene ayudar a otro si uno es corrupto e inmoral? Somos crueles y brutales de toda la vida, lo hemos asimilado, aceptado como si fuera algo natural. Por lo que, hasta que no lo veamos y lo descartemos de nuestras vidas, ayudar a los demás será una vanidad  pretenciosa, ridícula, para acallar nuestros sentimientos de culpabilidad.

6. Aunque parezcamos distintos, nuestras mentes básicamente son iguales. Puedes ser cristiano y otro musulmán, budista, etc., pero todos estamos divididos, tenemos una mente divisiva. Por lo que esa mente divisiva, va a determinar todo lo que hago y quién soy.

Los cuerpos todos son iguales también: la física y la química operando.

7. Hablar de dios, describir lo que es o no es, todo es una especulación. Cosa de ignorantes que para creer en ese dios han de ser fanáticos con una fe ciega. Y esa fe, con su fanatismo, es la que nos divide de los demás. Por lo que, ¿dónde hay división interna, puede haber amor?

8. La mente tiene la capacidad para inventar, ver y oír, lo que quiere y le interesa. Por lo que lo real, es una buena relación con los que convivimos, ya sea con su esposa o vecino, o con los que viven a miles de kilómetros.

Todo lo demás, son fantasías y delirios, especulaciones de religiones organizadas, que no son más que un negocio.

9. El tiempo cronológico al ir de un sitio a otro existe, saber la hora de salida del avión, o el autobús, etc. Pero, en el ámbito psicológico, ¿existe el tiempo en absoluto, como ayer, hoy o mañana, como el devenir que no tiene fin?

El tiempo psicológico, nos divide del presente, del ahora. Porque siempre estamos proyectando o mirando lo que fue. Y ese paradigma de la división del tiempo, es lo que provoca el hambre, la miseria de los moribundos por no poder comer, las guerras con su crueldad, con su violencia, que lo convertimos todo tan natural, tan cotidiano, tan necesario, que no dudamos en entregar a nuestros hijos, para que los maten, y maten a personas como ellos, igual que ellos.

10. Cuando entramos en ese ámbito de las últimas -y primeras- explicaciones, solamente se puede decir: no hay forma de explicarlo.

11. ¿Qué se puede esperar de una institución no democrática, que no acepta a la mujer en el mismo nivel que el hombre prohibiéndole el mimo trabajo espiritual? Una institución que es tan mundana como para tener palacios, ejército, policías, jueces, prisiones, bancos, que invierte su dinero en las fábricas de armamentos bélicos empleados en las guerras para asesinar, que tiene elación con todos los dirigentes corruptos del mundo, que vive en el lujo y la opulencia. Que es una teocracia, donde todos le toleran que haga y deshaga a su acomodo y capricho.

12. Ah, eso es una especulación. Fruto de tu fe ciega de la que estás atrapado y poseído. La realidad, no es lo que yo digo. Pero tampoco lo que tú dices. Al menos admite que eres impotente para hablar sobre dios, lo que es, lo que no es, o cualquier otra cosa más que se quiera decir de él, y todo el blablablá sin fin.

13. Todo es uno. Todo es una unidad. Pero nosotros con la religión organizada de cada cual, con sus salvadores, maestros, gurús, con sus ideas y teorías, nos hemos divididos de los demás, de la naturaleza, de todo lo que existe.

Y al dividirnos ha aparecido el mido al pasado, al presente, al futuro. Miedo a la vida y a la muerte. Miedo a mi hermano, a mi esposa, a mi hijo, al que viene de fuera, al que ya conozco de toda la vida.

Por lo que todo es un montón de palabras sin sentido ni significado verdadero alguno.

14. ¿Cómo quedamos estamos contra la corrupción, o todo lo que hacéis es por celos políticos, para vender diarios? No seáis superficiales, banales, materialistas. Pues toda esa hipocresía de disfrazaros de progres siendo unos conservadores fachas, no os beneficia verdaderamente en nada, salvo para seguir siéndolo. De todas manera, gracias por enviarme la información sobre la basura de la corrupción y la inmoralidad.

15. «Lo que es realmente uno, no se puede dividir».

¿Eso en ti es un hecho? ¿O es lo que te gustaría que fuera? Pues, lo que cuanta son los hechos. No huir ni querer cambiarlos. Porque para entender los hechos, uno tiene que estar muy cerca, tiene que estar con ellos, sin escape posible. Y entonces, ese mismo hecho te manifiesta e informa lo que es, su realidad. Y cuando uno sabe lo que es una cosa, la realidad, no se divide ni fragmenta de ella. Entonces, es cuando florece la comunión, la unión, con toda la humanidad.

Colaboraciones, 15-03-2013

1. La esperanza es una ilusión que nos hace proyectar un deseo. ¿Pero es esto real, puede haber algún cambio en el futuro? El cambio es ahora. Es sin la proyección en el tiempo, en el devenir, en el llegaré a ser ya sea dentro de una hora, como en un año.

2. Nada tiene que venir porque ya está aquí. Decir a las personas que algo tiene que venir, es atraparles las mentes, porque esa espera no tiene fin. Y eso es lo que hacen las religiones organizadas: decirles que al final del camino habrá la recompensa del paraíso, el cielo, el nirvana, la iluminación, la liberación total. Y todo eso son palabras, no son los hechos. El hecho es lo que somos ahora: queremos algo que no podemos conseguir.

3. ‘Sólo Dios puede realizar la descripción de Dios. Como sólo Dios puede describir a Dios describe. (Sólo Dios, y Dios sólo a través de un hijo de Dios) ¿Quiénes son Uno (no dividir?’.

Si no se puede demostrar que lo que tú llamas dios existe, todo es una palabrería. ¿Por qué ese dios, todopoderoso, tendría que tener un único hijo salvador de los pecados de los terrícolas, es decir del dolor y el sufrimiento? Entonces ese dios no sería todopoderoso,  cuando necesita la ayuda y la asistencia de otra persona: su hijo.

4. Todo lo que decimos se tiene que demostrar con hechos ahora. Y los hechos son la manera cómo vivimos y viven los demás: unos viven en la abundancia, en la riqueza, en la opulencia, en el derroche y otros se mueren en la miseria de hambre. Donde unos enferman de tanto comer, donde destruyen millones de toneladas de comida, agua, etc., mientras otros su vida es la pobreza y la miseria que les aboca a la muerte más espantosa: saber que hay de sobra y que nadie les ayude ni les dé lo necesario para poder sobrevivir.

Para que haya pobreza ha de haber riqueza. Y para que haya riqueza, ha de haber miseria, degradación y pobreza. Ser pobre no es solamente una palabra para describir al que no tiene nada, sino que es alguien que su vida está abocada a todos los males degradantes: robar, prostituirse, mentir, suciedad y miseria, sin cultura, ser analfabeto, sin capacidad para ir a un organismo oficial y encararse con lo necesario para informarse de sus derechos como un ciudadano, un ser humano.

Y eso son los hechos. No esas palabras bobaliconas, infantiles, para sugestionar y embaucar a los inocentes y vulnerables personas sencillas. También deseosas de consuelo, de alivio, ante este drama que es la vida. Y nosotros no les presentamos soluciones, si no palabras y más palabras, diciéndoles que en el futuro les llegará el consuelo y el alivio. Y ese es una proyección, una ilusión, una mentira, porque la ayuda es ahora, porque se está muriendo ahora su hijo, su padre, su vecino, o se está muriendo ella  misma.

5. «¿Quién o cuál es la fuente de los pensamientos?»

No sé sabe. Porque el principio de todo no lo podemos saber.

6. Si es que el papa quiere resolver los problemas de la pobreza y la miseria, que empiece por él mismo: que deje los dos palacios -de invierno y verano-, que se aleje del Vaticano que es todo un nido de lujo, opulencia, de pompa chabacana, de nuevos ricos vulgares y superficiales. Que todo su dinero abundante lo dé a los pobres.

Y lo más importante, que se libere de su catolicismo, que es causa de división y enfrentamiento con los que no creen en él. Porque sin estar libre de división, se reproducen las mismas condiciones de insensibilidad, de indolencia, de indiferencia hacia los sufrimientos y el dolor de los demás. Es decir, mientras estemos divididos internamente, esa división ha de salir al exterior, en cada acto de la vida. Por lo que va a seguir generando las condiciones para que siga existiendo la pobreza, la miseria, las muertes de hambre, mientras otros derrochan y enferman por estar sobrealimentados, destruyendo millones y millones de toneladas de alimento.

7. ¿Qué es el espíritu santo, puedes explicarlo -si es que puedes-?

8. ¡Venga! Pues vamos ya, empecemos. Ya que si estamos en el ahora no hay que demorarse ni esperar. Al igual que cuando tocas un hierro caliente, no hay tampoco demora alguna para responder a ese reto, que es apartar la mano.

9. Sigues hablando de palabras, de ideas y teorías, que no son la realidad. Atente a la realidad, sino te quedarás solo con los de tu grupo, haciendo una especie de mafia -un grupo cerrado, dentro de un círculo dando vueltas- donde todos obedecen al jefe, por miedo y temor a quedarse solo. Por lo que los males se agravan aún más, todo se complica más.

10. Si dices: ‘No puedo asistir a la manera en que volveré -después de morir- a ser expuesto’.

Vuelves a las palabras a las ideas y teorías, que no son hechos. Y nosotros necesitamos hechos, que nos golpeen para que despertemos de nuestro sueño, de nuestra ilusión e ignorancia.

11. «Solo el Espíritu es el que se reveló como es el caso de ser humano».

¿Qué espíritu fue el que se reveló? No sería más adecuado decir que la conciencia se manifestó en el ser humano. Aunque seguimos sin saber qué es la conciencia primera, qué la provocó, la generó. Si dices que fue dios. Entonces, seguimos esclavos de la fe ciega, fanática.

12. «La vida en el Espíritu Santo Bueno, natural diseño original Humano».

Eres demasiado cristiano para poder relacionarte con los que no son como tú. Esa manera de hablar y pensar es la que os aísla de los demás. ¿Por qué no puedes decir que cuando el hombre descarta la división, que lo hace corrupto e inmoral, es cuando es bueno?

13. Tus palabras y tu manera de hablar te delatan. Los hechos tuyos no los sé, porque no te conozco. Si no eres cristiana, ¿por qué usas esa jerga cristiana? Pues, lo que está dentro, lo que uno tiene dentro, lo que uno es, sale a fuera y se manifiesta en la manera de hablar, en todo lo que hace.

14. «Usted no puede ver lo que no cree».

Pero, en lo que se cree puede que sea cierto, o puede que sea una alucinación, un delirio, una ilusión. Así que no tenemos nada. Sólo nuestra soledad. Pero, para el que ama a la vida, y todo lo que ella conlleva, con eso es en paz, sin especulaciones infinitas.

Colaboraciones, 16-03-2013

1. “El que es, sabe absolutamente el camino de la felicidad, la vida inmortal”.

No lo digas tan ciertamente, que siempre hay una posibilidad por donde puede entrar el error, la ilusión. Por eso, uno sólo puede descartar lo que no es amor. Porque si decimos que esto es el amor, es cuando dejamos que el ‘yo’ opere. Y el ‘yo’, que es divisivo, es el causante de todos nuestros problemas.

2. «Si la verdad puede estar en error, entonces no es la libertad de la verdad, esto es simple».

Pero, ¿cómo podemos saber si estamos o no en el error? Solamente lo podemos saber negándonos, renunciando a nuestros deseos, a lo queremos. Como ya te he dicho el ‘yo’, que es el miedo, la vanidad, el querer triunfar y vencer, el devenir siempre en busca de algo que nos satisfaga y que nos dé placer, es el problema. Y el ‘yo’, solamente lo hemos de comprender e ir más allá de él.

3. Uno sólo descarta lo negativo. Y si descartamos lo negativo, lo que quede será lo positivo, ¿no?

4. “La Luz del Amor, absorbe la sombra de la oscuridad”.

Eso si que es cierto. Pero el amor es negar todo nuestro condicionamiento, el ‘yo’.

5. “El camino es transformador”.

El primer paso del camino ha de ser con libertad. Así que desde el principio uno ha de ser libre.

6. “El amor no niega nada, simplemente lo ve como es”.

Pero cuando uno ve lo que es -la realidad-, en es ver está la negación, la aceptación, el ir más allá de eso que estamos viendo, viviendo.

7. “Sí, eres libre como yo, todo somos uno”.

El observador es lo observado. Tú eres yo. Y yo soy tú.

8. Ricardo, en España el estado, por medio del gobierno de turno, da a la iglesia católica muchos miles de millones.

9. Aparte de las  prebendas, de las facilidades, de las exenciones. Ahí están los conventos, los monasterios, los seminarios, las universidades, donde todos reciben de una manera o de otra del gobierno. La iglesia católica, todavía es muy poderosa y por todos lados recibe facilidades. Nada más les tienen miedo a los de izquierda, y pánico a los comunistas.

10. “Con nuestros pensamientos hacemos nuestro mundo”.

Hasta eso encierra una ilusión, una falsedad. Pues si uno es feo, ¿cómo va a convertirse en guapo, por mucho que piense que ha de ser guapo? O si uno es un aldeano, analfabeto, por mucho que piense que puede ser oficinista, ¿lo conseguirá?

Eso quiere decir, que uno tiene que ser escéptico ante todo lo que nos llega, sea que lo haya dicho el más famoso sabio, los llamados santos, etc. Porque la verdad, está más allá de lo que se dice, de las palabras.

11. Conocer a alguien es muy fácil: sólo hace falta que nos conozcamos realmente cómo funcionamos. Pues, todos funcionamos de la misma manera: ante la inseguridad, el miedo, el frío, la alegría, la tristeza, la pérdida. Somos como todo lo que existe, estamos condicionados por el cuerpo, por la cultura de dónde hemos nacido, lo que comemos. Y no hay más. Es como decir, que cuando escribo siempre lo hago con las palabras que hemos inventado. No hay más para escribir. Y entonces todos tenemos que escribir con las mismas palabras que tiene el alfabeto.

12. Para Keira Knightley, actriz, protagonista de la nueva versión de ‘Anna Karenina’.

He leído tu entrevista en el diario…, de hoy. Gracias por las informaciones y comentarios.

Tolstoi, era un conde intelectual, cristiano, vegetariano, que se escribió con Gandhi. Que como la mayoría de intelectuales, pasaba largos tiempos absorbido en lo que escribía, sus lecturas, sus pensamientos. Quedando el sexo retraído, en un segundo plano. Tuvo muchos problemas con su mujer. Hasta el extremo de morir solo en una estación de tren. Por lo que, después de una temporada sin actividad sexual, se desatara la lujuria. Por lo que sus personajes, tal vez reflejen esa situación tan lujuriosa después de una temporada de abstinencia.

13. No es superfluo. Es sencillo. Para qué quieres que contemos los cuatro pies al gato. No hay más. Especular, es una pérdida de tiempo, una distracción, un entretenimiento.

14. ¿Quién es el que habla? ¿Es diferente el que dice que habla y él mismo? ¿No es el pensador lo mismo que el pensamiento?

15. Cuando se comprende que el que escribe e informa es lo mismo que el que lee, es cuando se da cuenta realmente de que todos estamos unidos, de que formamos parte de lo mismo. Entonces, ya no hay diferencias entre ‘tú’ y ‘yo’, entre ‘nosotros’ y ‘ellos’. Esa ilusión se ha disipado.

16. El amor no tiene que ver nada con la fe. El amor aniquila y rompe la fe, como rompe y va más allá de todo. El amor no necesita de fe alguna. El amor solo se basta, no hay nada que lo ayude, pues autosuficiente.

17. Todo lo que dices está muy bien, pero cuando hablamos de pobreza y del hambre, cuando uno las sufre, no valen las palabras ni las religiones, ni las ideas políticas. Solamente valen los hechos.

Cuando tú estás hambriento, no necesitas palabras, ni explicaciones de un dios compasivo, etc., necesitas comer. Todo lo demás son galimatías y embaucadores.

18. El karma yoga, es una de las tres principales posibilidades de practicar yoga: es el de la acción. Las otras dos son: el de la sabiduría, el de la devoción. Es decir el karma yoga, es el adecuado para el que no tiene sabiduría o el que su vida es una devoción a los santos, a las personas, o a dios. Es el más mundano, adecuado para esta época de acción incesante, de idas y venidas, de vorágine consumista. Pero, como los otros dos, también es liberador.

Colaboraciones, 16-03-2013

1. Si sigues hablando siempre con esas palabras de una religión determinada, estás perdiendo el tiempo para poder llegar al corazón de los que les molestan esas palabras y nombres peculiares de tu religión. ¿Una religión que no sea cosmopolita, que pueda abarcar a todo el mundo, no es mejor que una secta, con sus peculiaridades folclóricas, aunque tenga decenas de millones de seguidores?

2. El problema no es la definición de lo que es cada cosa en la que piensas, el problema son los nombres que das y las palabras que usas. Que te dividen de los otros que no piensan como tú.

Es como leer un diario comunista -comunismo y Jesús son lo mismo-, pero usando la jerga comunista. Y tú que eres cristiano, seguidor de Jesús, esa jerga comunista te revuelve el estómago y huyes de ella.

3. Para los que no ven, aunque se quemen la mano, el brazo y todo su cuerpo, no van a responder, que es lo que pasa en el mundo, en la sociedad que hemos creado entre todos.

Vemos la miseria, el hambre, el dolor de las guerras y su violencia asesina, pero seguimos provocándola cuando seguimos viviendo divididos como cristianos, budistas, musulmanes o judíos.

4. Rosy, te quejas de una dictadura de nueve años -pero esa dictadura habría que discutirla si es o no es, cuando uno ha vivido realmente en una dictadura de verdad-, pero no dices nada de los dos mil años de dictadura –religiosa- que se perdura en la mayoría de los países occidentales.

5. Las especulaciones, las ideas y teorías, son como echar cohetes en las ferias y fiestas. Los no hechos, no tienen mucho recorrido. Por eso, para que un no hecho prosiga tiene que estar apuntalado y sujeto por la fe ciega. Lo que hace que toda investigación esté colapsada,

Por eso, es que la teología cristiana es tan superficial y pobre.

6. «Cristo habla a cada uno con su propia lengua’.

No se trata de lo que hacía Cristo, sino de lo que haces tú. Porque Cristo es una cosa muerta, ya no está ni vive, y tú eres el que está vivo y cuentas para cambiar las cosas.

7. “Para aquellos que han conocido el re-nacimiento: no hay muerte. Pero, lo que se llama La muerte es sólo el Portal”.

Habría que verte si te viniera ahora una grave enfermedad donde te dijeran que te lleva a la muerte en poco tiempo.

8. Descubre realmente cómo eres, cómo vives, descubre cómo se origina el egoísmo. Y así tú serás el profesor y el alumno. De lo contrario eres como un loro que repite lo que los demás le dicen.

9. Por eso que lo que es siempre permanece, es porque es lo eterno, lo infinito, lo que otros llaman dios. Es por lo que no se puede conocer ni saber su dimensión ni explicar con palabras ni conceptos.

Por eso los que creen en un dios, han de recurrir a la fe ciega, porque saben que no hay explicación.

Ahora bien, no habiendo explicación sobre el infinito, lo eterno, dios, ¿por qué unos se empeñan en negarlo y otros en afirmarlo? Los dos están divididos y fragmentados y por eso se enfrentan, son indolentes e insensibles, violentos y guerreros.

10. Si tú mencionas a Buda y otro menciona a Jesús, os referís a sus enseñanzas, sus biografías, etc., los dos seréis incompatibles. Es lo mismo que sucede con los partidos políticos, con los equipos de fútbol: todos están divididos entre ellos, enfrentados. Y cada uno siempre quiere ganar.

¿Qué puede surgir de todo esto? Solamente puede salir la sociedad que hemos construido: los nacionalismos con sus fronteras, los políticos, las religiones organizadas, mi idea contrapuesta a la tuya. Y al final de todo está la guerra, como se demuestra: los cristianos occidentales enfrentados a lo musulmanes orientales. Es decir, como siempre el resultado de la división, del enfrentamiento es la guerra.

11. Lo importante no es que dios te conozca -pues dios es un concepto, una idea, una abstracción-. Lo realmente importante es que te conozcas tú, cómo funciona tu pensamiento, que es el que genera y da vida al egoísmo, al ‘yo’. Ese es todo el trabajo, porque si te conoces verdaderamente a ti, conoces el resto de la humanidad. Y entonces, si que eres verdaderamente el hermano de toda la humanidad, de todos los hombres.

12. Pero eso no es el hecho, Jen. El hecho es que estamos divididos y enfrentados: la mujer contra el hombre, el rico contra el pobre, el creyente contra el ateo, el liberar contra el carca retrógrado, el viejo contra el joven. Y esos papeles se intercambian a cada instante.

Por lo que hablar de unidad, mientras nos devoramos unos a otros porque estamos identificados por una religión, un pedazo de tierra, una opinión, un empleo o una casa, etc., es todo un disparate. Y ya sabes que la guerra está ahí en Afganistán, en Siria, en Palestina, etc. Y en los cuarteles, repletos de material bélico y de jóvenes que se entrenan para ser los más eficientes a la hora de matar a seres humanos igual que ellos.

13. Se puede conocer al todo, a la totalidad, siendo solamente un número: el 3, el 7 o el 2. Esos números, que es lo que somos nosotros no son la totalidad de la infinitud. Por tanto, siendo la parte no podemos abarcar al todo, conocerlo, describirlo. Por eso, hasta dios se ha convertido en un negocio.

14. El amor es la esencia de la religión. Pero el amor no puede florecer donde hay división. Así que, es a la división interna a lo que hay que atenerse para comprenderla e ir más allá de ella.

Colaboraciones, 16-03-2013

1. He leído tu entrevista de ayer.  Gracias por las informaciones y comentarios.

Todo lo que has dicho, que parece tan sensato, como si lo dijera un gurú hindú, ¿no lo informas a tus conciudadanos para que no promuevan el genocidio que se está haciendo desde hace cincuenta años contra la población árabe de Palestina? Porque, todo lo que digamos ha de estar vivo, ha de ser vivificante, como el agua que riega las semillas para que crezca la mies.

No sé si tú estás de acuerdo con el apartheid contra los palestinos árabes. Pero esa actitud, tan cruel y racista, es algo irritante para las personas sensibles. Por ver la opresión el latrocinio, la dictadura tan abominable que llevan a cabo tanto tiempo sin querer solucionarlo. Creo que todo el problema es de fanatismo racial y religioso. Porque tú, Elié, que naciste en Francia y te criaste allí, ¿por qué has ido a vivir a un sitio tan conflictivo, tan inmoral y corrupto? Y como tú, hay millones que han hecho, hacen y quieren hacer lo mismo.

Eso es tan ridículo, como si yo fuera rubio de ojos azules -como un vikingo- y hubiera nacido en el sur de Europa y me quisiera ir a vivir a Noruega o Suecia. Y como yo los rubios que viven en el sur de Europa. Todo eso, es la búsqueda de placer, por el triunfo de una raza, por la vanidad de la venganza, por la humillación que los antepasados de esa raza recibieron. Y toda venganza, toda ira y odio, genera más de los mismo. Y, tal vez, ahí está la solución al problema de la vida: morir, renunciar a la raza, al nacionalismo, el romanticismo folclórico, al pasado, que por la fuerza de los hechos no se va a repetir como nosotros queremos.

Si no es así, ¿qué sentido tiene hablar de los verdugos y su crueldad? Porque nosotros también nos convertimos en cueles verdugos.

2. El egoísmo es miedo. Al tener miedo, lo quiero todo para mí. No quiero compartir nada. No quiero que nadie se acerque a mí, donde vivo. Y por supuesto el dinero lo acumulo, lo guardo, diciendo que no tengo para ayudar ni compartir. Esa es la historia del miedo, del egoísmo y de nuestras vidas. Y de todos los que nos han precedido desde hace un millón de años.

3. ¿Cuál es, Tito, tu propuesta ante el actual estado de cosas: de miseria y de hambre, de violencia, de corrupción e inmoralidad en todos los ámbitos, ya sean políticos, religiosos, económicos, jurídicos, nacionalistas, en cada cuál?

4. La raíz de todas esas cosas que has escrito e informado, está en el miedo. El miedo es la ignorancia en acción. Cuando hay una alarma de crisis, entonces es cuando verdaderamente nos conocemos, porque ese miedo domesticado es cuando se desboca.

Mientras no hay crisis, los retos los resolvemos -el miedo siempre está presente, es el motor que nos genera la energía-, con amabilidad, cortesía, etc. Pero, todo eso que nos hace aparentemente tan educados y civilizados, deja paso a una carrera por conseguir la seguridad, que la crisis amenazada con romperla en mil pedazos.

Por tanto ese miedo, que siempre está con nosotros -que es la realidad-, es al que hay que atenerse para verlo en su totalidad, comprenderlo e ir más allá de él. ¿Cómo conoceremos al miedo, todo su proceso desde que nace hasta que se extingue? Para conocer algo, uno tiene que acercarse a eso que quiere conocer, sin huir ni querer cambiarlo, simplemente mirarlo tal como es.

Es entonces, cuando hay una posibilidad de ver todo ese drama que genera el miedo y el temor. Y si uno no huye de eso que quiere comprender, entonces le cuenta su secreto.

5. En la huida no hay inteligencia. Pues la inteligencia sólo puede llegar cuando no hay división. Cuando uno huye de un malestar, lo hace porque quiere encontrar algo que lo alivie. Pero en ese momento está ciego, porque al reaccionar huyendo no sabe lo que realmente sucede. Y por tanto, no sabe lo que tiene que hacer, pues hay desorden y confusión.

Pero si uno no huye, sino que está con eso que es visto como una molestia, es cuando todo se transforma. Porque al no haber huida, división, la inteligencia puede operar. Y la inteligencia es el orden.

6. La mayor y la menor medida, están dentro del ámbito del desorden, de la confusión. Para que no haya desorden -con todo lo que genera de indolencia, de separación, etc.-, uno tiene salir fuera de ese ámbito del miedo. Y para salir, es preciso que la inteligencia pueda operar.

7. Señor, ¿por qué tiene problemas de que cuestionen a la iglesia católica? Si ella está limpia y en orden, será mejor así todos los sabrán. El que tiene miedo a la revolución, es que teme algo que perder.

8. Revisando los mensajes no contestados, te he visto a ti.

Disculpa la tardanza, Angela, tienes todo mi amor para lo que quieres y necesites. Love you –te quiero-.

9. ¿Cómo lo haremos, Yevakte? ¿Buscaremos en los libros, llamados o no sagrados, en lo que dicen que dijo tal o cual reputado líder espiritual, o un gurú? Si lo leemos, si lo conceptualizamos, si repetimos lo que han dicho otros, no nos liberaremos de ese condicionamiento de miedo y egoísmo, de ignorancia. Por eso, uno tiene que tener toda la libertad para ver en todas direcciones, para indagar de manera que lo que veamos sea realmente nuestro. Si uno ve que, el condicionamiento con sus obstáculos, ilusiones, deseos de devenir, son la causa de la terrible pesadilla del miedo y el temor, entonces tú eres una luz para ti mismo y parta todos los demás. Entonces, el ver y el actuar, la acción, son la misma cosa. Y ahí está el orden: en la ausencia de división, de conflicto.

10. La leyes universales son implacables: a menos 0 grados el agua se congela, si la temperatura subiera a setenta grados lo arrasaría casi todo, incluido a las personas. Si uno es malvado en extremo, tal vez vuelva a él esa maldad de una manera o de otra. Si eres amable con las personas y los animales, las plantas, tu semblante será agradable y confiable. Otra ley implacable, todo el que está vivo ha de morir. Todo lo que nace, es creado, ha de transformarse, o morir. Todo ser viviente está preparado para reproducirse.

11. La verdad, es la realidad operando nos guste o no: la vejez y la muerte, la juventud y la fuerza, la alegría y la tristeza, la jovialidad y la desidia, todo lo que existe es bello, tiene su belleza. La maldad es el invento del hombre, por miedo, celos, envidia, la vanidad de querer ser más.

12. No solamente es estúpido el político, el empresario, el poderoso, los periodistas y sus jefes editores de periódicos, de televisión, etc., que solamente quieren producir y consumir información: fotos, reportajes, crónicas, también son una polea que hace funcionar la maquinaria de la estupidez, de la corrupción y la inmoralidad.

Colaboraciones, 17-03-2013

1. Lo más grave -o la suerte- es que la evolución es independiente de nosotros. Es decir nosotros no podemos alterarla, para detenerla o acelerarla. Y tal, vez es así mejor. Porque si pudiéramos manejarlo a nuestro antojo, todo ya habría acabado o en guerras o en una hecatombe.

2. “¿Qué son los humanos?  Son monos sin pelo que piensan que son los dueños de todo lo que les rodea. Construyen cuevas de piedra que llegan al cielo.  Su ego, su codicia no tiene límites, toman de la tierra más de lo que necesitan. Destruyen la selva, ensucian los mares, contaminan el aire. Los humanos esclavizan a los humanos y dejan que parte de la manada muera de hambre para que unos pocos sean más ricos. Construyen máquinas para matar a otros humanos. Tarde o temprano se exterminaran a sí mismos.  Los humanos son Monos locos”.

Los humanos están cayendo por una pendiente sin que haya manera de detenerse. Algo muy grave habría de suceder para que esta dinámica de vorágine destructiva y cruel, de todo lo que lo rodea, no sea el final de la tierra y nosotros. ¿Cuánto tiempo podrá soportar la explosión demográfica que va creciendo sin parar? En el tiempo de los Reyes Católicos -hace unos seiscientos años-, en España se calcula que había entre medio millón o un millón de personas. Que vivían sin maquinaria como la conocemos ahora, lo que quiere decir que no se movían en comparación a nosotros. Y a más movimiento, más acción. Y a más acción, más destrucción.

Pero atrás no podemos ir. Ni detenernos tampoco. Solamente podemos hacernos menos destructivos desarrollando el respeto, la compasión y el amor por todo lo que existe.

3. Es el miedo el que nos hace inválidos, disminuidos, discapacitados psíquicos. El miedo, nos hace neuróticos, desconfiados, confusos y crueles sin apenas darnos cuenta. El miedo, llega al dividirnos de lo que nos rodea. Y esa división que nace en el pensamiento, en la mente, al exteriorizarse, es cuando llega la distorsión y la confusión, el desorden, que es todo lo que va a provocar y generar el miedo.

Como resultado del miedo, busco algo que me salvaguarde de él. Por lo que invento estrategias, defensas y ataques, me haga violento y guerrero, un especialista asesino. ¿Podemos, después de ver todo este drama, ir más allá de todo ello, de la división, del miedo, de la violencia y la guerra, los asesinatos? Solamente podemos ir más allá cuando comprendemos realmente todo el dolor y el sufrimiento que causa, cuando vemos todo el peligro que es.

4. En el vacío está la inocencia. Donde uno no es nada. Y si uno no es nada, nada defiende, ni a nadie ni a nada ataca.

5. El placer y su persecución nos hacen inatentos al reto. Y así no vemos lo que es, sino que vemos lo que queremos ver: la satisfacción por el placer. Pero el placer lleva al dolor. Porque ese deseo demás placer, altera la realidad de los hechos. Lo que genera con fusión y desorden.

6. Tiene que haber una manera que sea adaptable para todos. Y esa es la libertad. Libertad para poder ser uno mismo para verse realmente quién es, cómo está condicionado. Y qué ha de hacer para deshacerse del condicionamiento, que anula la capacidad de amar. Desde el principio hasta el final, ha de haber libertad. Pues sin libertad no hay amor.

7. “Y nosotros, que no somos humanos, ¿nos daremos el lujo de mostrar humanidad?”.

Nosotros mostramos nuestra humanidad cuando nos interesa. Por lo que parece ser que somos incapaces de ser humanos.

8. ¿Es preciso purgar, pasar por la las luchas, la violencia y la guerra? Porque, el mismo deseo de liberarse del mal, el mismo hecho de querer ser Uno, es lo que engendra la división y la guerra.

Por tanto, primero hemos de ver lo que somos, cómo funcionamos. Y la aceptación de ese hecho de lo que somos, es lo que nos une internamente y nos hace Uno.

9. Gracias, Evan, por esa canción tan graciosa. Pero, ahora falta que sea verdad. Porque el amor es la pureza, lo que está libre del deseo. Pues el deseo fuerza, empuja, succiona, hace daño. ¿Se puede hacer algo sin que hagamos daño a las personas, a los animales, a las plantas, a los muebles, al coche que lo obligamos, porque vamos a hacer un bien, molestando a los conductores, a los que van por la calle?

10. Y hasta que llegue ese mundo tan perfecto, ¿qué hacemos destruirnos? Además, puede del mal salir un bien, como reacción, como lo contrario. Más bien, repetiremos ese paradigma de maldad, como lo estamos haciendo ahora.

Pero, si veo en un instante toda la locura de la manera como vivo, peleando con los que viven conmigo, con la falta de sensibilidad por los que son los menos afortunados, por los que van a la deriva, que mueren en la calle sin nadie que los cuide, si lo veo como un veneno, como un peligro que es. Entonces, en ese instante se produce la unión con el Todo, ya no hay división entre tú y yo.

11. ¿Cómo sabes que vas a volver después de la muerte? Si cuando mueres, muere contigo el ‘yo’, Evan, cristiano, anglosajón, etc. Y lo que vuelve no eres tú. Porque nuestro paradigma es el mismo que el de los animales. ¿Qué le pasa a la vaca que muere, dónde va? Y a un pájaro, un pollo, qué les sucede. Simplemente mueren. Y la vida continua con otro cuerpo. Que al nacer es condicionado por sus padres, parientes, el país y la cultura, por lo que come, lo que estudia y lee, lo que le toca vivir, etc.

12. Parece que estás muy seguro, Rob. Pero en la vida solo existe la absoluta inseguridad. Por eso, el que dice que sabe, es que no sabe. O sólo sé que no se nada. Y la seguridad no es religión. Porque esa seguridad es manejada por el ‘yo’, que actúa de la misma manera: creyendo que ya lo sabe todo. Y por eso, que se cree en la verdad es por lo que provoca y genera guerras, crueles guerras espantosas, horrorosas.

13. Ya dijimos ayer o ante ayer, que lo observado tú, Evan, es lo mismo que el que observa, Toni. Los dos son lo mismo. La división es una ilusión, que genera el egoísmo y todo lo que le acompaña de indiferencia, indolencia, sin piedad ni compasión.

Colaboraciones, 18-03-2013

1. El rico tiene que hacer su trabajo: ser honesto y no corrupto. Pero eres tú, Evan, el que tiene realmente que quitar el hambre que te envuelve a ti donde vives, en tu vida. No dar una limosna para África o Asia, etc., y seguir siendo corrupto, inmoral, deshonesto, avaro, codicioso, celoso, con vanidad.

2. El mundo físico puede que sea ilusorio, pero cuando te quemas la mano la has de apartar.

3. Los nardos y los pájaros en el campo no se preocupan por lo que han de comer o dónde han de dormir. Pero, eso nosotros no lo podemos vivir, como una metáfora, o un recurso explicativo queda bien.

Pero el hecho de reconocerlo, es lo que nos hace libres de romanticismo naturista, religioso, idealista.

4. Pero si no apartas la mano del fuego que te quema, puede que te la corten. ¿Entonces, reirás? Si lo haces sin haber hecho nada para no quemarte, es que estás medio demente, loco.

5. ¿Por qué orar si es un diálogo de sordos? Porque el que ora es lo mismo, que la oración. Es decir el que piensa y el pensamiento son lo mismo. Es la ilusión la que inventa a dios, a un santo, etc., que cree que le escucha y le va a responder a su petición.

6. Tal vez, dentro de unos millones de años, los osos, tigres o leones evolucionan de manera que se hagan bípedos. Y ahí empiece la etapa final para ser como nosotros.

Ahora falta saber si los llamados humanos, descendientes de los primates bípedos, pueden evolucionar hacia otro cuerpo con más prestaciones –desplazarse por el aire, caminar más veloces aún, hacer que un hombre quede embarazado y pueda dar a luz a un hijo, etc.-.

7. En el artículo de hoy dices: ‘Que no hay que pensar que los demás nos hacen daño a propósito sino que a veces es por simple descuido o negligencia’.

La indolencia, la falta de cuidado, la negligencia, la insensibilidad, es todo lo mismo. Falta de atención e interés por o que hacemos. Es verdad que no es posible estar siempre atentos a lo que estamos haciendo, pero eso no debe ser una excusa par limpiarnos la conciencia.

Cuando uno tiene descuidos, no se entera, está en una situación de colapso moral. Pues depende de los otros el que pueda darse cuenta de lo que en realidad está haciendo. Ya que él mismo es inconsciente de su comportamiento. Hay que ser muy afortunado para poder ser consciente de cada reto que nos llega y cómo lo encaramos.

Por eso, uno tiene salir de la rutina, de la repetición, de lo viejo y conocido, pues esta manera de vivir nos adormece y nos hace torpes e insensibles. El excesivo trabajo y actividad nos confunde y no lleva al desorden. Los dos extremos son perniciosos y negativos: la excesiva indolencia e inactividad, el pasotismo, como la hiperactividad, la ansiedad, las huidas, nos restan la precisa y adecuada atención que conlleva el afecto y el cariño por todo lo que hacemos. También las obsesiones, el engancharse con una idea, un proyecto, aislándose, también nos pueden llevar a los extremos, donde allí nos espera la inatención.

Además de todo esto que ha sido expuesto, una buena alimentación, que pasa por no atiborrarse de alimentos, dormir lo necesario, y el abstenerse de sustancias embriagadoras, anfetáminicas, nos ayudará a tener una percepción ágil y atenta.

8. Esas preguntas y respuestas –de los sabios de la antaño- siempre acababan en: ‘Eso no es. Eso no es’.

9. En el momento que hay una amenaza a un niño, eso ya está en el ámbito del abuso infantil. Cuanto más extravagante, con amenazas de cosas inciertas y delirantes, más abuso, es decir, más crueldad.

Puede ser que los abusos a los niños -los maltratos verbales y físicos- se deban a la falta de atención, a la ansiedad, las prisas, la aceleración en que vivimos. Pues los niños, suelen ser a veces torpes en comprender las indicaciones de los mayores, por lo que necesitan más atención, más tiempo para ellos. Los niños reclaman mucha atención y si los dejamos de lado, y no les dedicamos el tiempo a ellos, se hacen ariscos y vengativos, correosos, desobedientes, Y ya se entra en el círculo donde se está en guerra. Ellos son como nosotros, pero en miniatura.

10. La meditación no se reduce a estar en soledad, oyendo voces extrañas, teniendo delirios y alucinaciones. La meditación es ver toda la actividad del pensamiento, la mente. Verlo, sin tocarlo, ni huir ni agarrarse a ello. Si no viendo cómo llegan las ondas mentales, como pasan, se extinguen y desaparecen.

11. ¿Por qué no detienen a los periodistas de EEUU, ingleses, alemanes, franceses, japonés, etc., tienen miedo? Y, ¿por qué esos periodistas que no son detenidos no denuncian la crueldad, la brutalidad que sufren sus colegas?

Si los periodistas –correa de transmisión del establishment- no lo aceptaran, no estuvieran de acuerdo con ese estatus quo, seguro que acabaría. Pero todo es una confabulación, que se manifiesta en mirar a otro lado, como si no pasase nada. Cuántas noticias escalofriantes esconden las televisiones, los diarios, etc., que si se hicieran en otro sitio, bramarían por la crueldad, la brutalidad y la violencia empleada por la policía y el ejército.

12. ¿Esa tristeza de dónde llega, del deseo de placer, y el desenfreno por conseguirlo, la vanidad, la superficialidad, la banalidad del estar siempre pendiente del cuerpo y sus infinitos requerimientos, para cambiar la realidad que no me gusta por otra que sí que me gusta y me satisface más? ¿O todo eso va unido al hecho de vivir, donde nosotros somos marionetas?

13. En la vida nosotros hemos de tener el sentimiento de gratitud por poder seguir en la vida, sin tener más penalidades de las que ya tenemos –pues siempre puede ir a peor-. Pero, ¿realmente podemos cambiar algo o es toda una ilusión? Somos como las gallinas en un gallinero -que es la tierra-. Y tal vez, estamos condenados a vivir siempre en ese gallinero siendo simplemente como las gallinas.

Pero, si lo vemos y aceptamos, sin división ni conflicto, entonces ahí está el amor y el cielo. Ese es el verdadero reto, vivir en ese feo gallinero –aunque en realidad es bonito- haciendo lo que hacen las gallinas.

14. Puede que no hayas entendido del todo a Jiddu Krishnakmurti. Primero que nada, Néstor, él fue un hombre normal y corriente. Que tuvo la posibilidad de ver más que otros -aunque lo tuvieron que preparar y manejar durante años-. Pero al final, descartó todo eso. Y dijo: que solamente en libertad, siendo libre para mirar la realidad, lo que es, la vida cruda y desnuda, uno es cuando es realmente libre. O sea que la libertad está desde el principio. Y eso, quiere decir estar libre de reglas, de preceptos, de ideas y teorías. Uno sólo esta solo ante la realidad, ante el mundo. Y él solo tiene que vivir con eso, sin huir, sin querer cambiarlo, sin aferrarse a eso, solamente mirarlo y soportarlo. Y para ello, la inteligencia es el bálsamo y la medicina.

Colaboraciones, 18-03-2013

1. Uno es el mundo. Y el mundo es uno. Si uno es limpio –correcto, ordenado, sin conflicto-, el mundo es limpio. Si tú te conoces, conoces a todo el mundo, a toda la humanidad.

2. ¿Y si estás en peligro de cortarse un dedo y sangrar? Y ya nos contarás, Bruce, que te ha pasado con la sangre y todo su dolor, sus complicaciones.

3. Vivir con la duda, como no nos gusta, si comprendemos que eso es así y no se puede cambiar, tú ya has cambiado. Porque te has salido del paradigma del conflicto.

4. Sí, sé de qué hablas. Sois americanos, con todo lo que ello conlleva. Vuestros abuelos y tatarabuelos fueron aventureros que se atrevieron a salir de Europa para ira allí. Y eso siempre está ahí, por eso sois muy bravos, desinhibidos, desafiantes, etc.

5. Venga adelante, dilas. (Las cosas que no tienes claras).

6. ‘Aquello’ es lo que está más allá de la lógica, como el infinito, la eternidad. Y también por qué estamos aquí y para qué, etc. Que aunque no tenga una explicación, lógica, verbal. Uno dentro de sí sabe cómo encajarlo y vivirlo. Es como cuando se muere alguien conocido o no y te preguntas, ¿por qué se muere? ¿Dónde va?

7. La palabra dios, es un invento que está muy manejado, aprovechado por unos cuantos para dominar a los demás. Por eso, es que hay que descartarla.

8. Sí, el miedo y el temor a todo lo que nos rodea, a lo desconocido, es el que ha hecho posible la manera como vivimos. Donde por estar seguros, somos capaces de hacer todas las barbaridades que hacemos: idolatrar a ciertas personas, haciéndonos racistas, siendo competitivos por ganar siempre queriendo tener la razón.

9. Has de perder el miedo a hacer el ridículo, a que no te comprendan. Aunque lo que tú transmitas está más allá de las palabras: en el tono como hablas, como miras, la ropa que llevas, si vas vestido adecuadamente, el orden que desprendes, etc. y eso es lo realmente importante.

Voy a parar porque tengo que hacer otras cosas. Escribe lo que más quieras saber y lo hablamos. Gracias, Gabo.

10. Las palabras son pensamientos con sonidos. Y como los pensamientos no  tienen ninguna importancia. Lo realmente importante, es lo que hacemos con nuestro cuerpo, lo que hacemos con los demás, lo que hacemos en cada reto.

11. Los retos son lo importante, porque uno si no responde al reto del frío, la calor, entonces podemos enfermar. Si no respondemos a los retos de los demás llegan los problemas. Si aparcas el coche en un vado permanente -donde no se puede dejar el coche- el dueño del aparcamiento va a hacer lo necesario para poder sacar o entrar su coche: buscarte a ti o llamar  la policía. Y así en todo. Por eso, existe la acción correcta, que es la que respetando la ley y las normas, va más allá de ellas si hiciera falta.

12. Las palabras son pensamientos con sonidos. Y como los pensamientos no tienen ninguna importancia. Lo realmente importante, es lo que hacemos con nuestro cuerpo, lo que hacemos con los demás, lo que hacemos en cada reto.

13. Los retos son lo importante, porque uno si no responde al reto del frío, la calor, entonces podemos enfermar. Si no respondemos a los retos de los demás llegan los problemas. Si aparcas el coche en un vado permanente -donde no se puede dejar el coche- el dueño del aparcamiento va a hacer lo necesario para poder sacar o entrar su coche: buscarte a ti o llamar a la policía. Y así en todo. Por eso, existe la acción correcta, que es la que respetando la ley y las normas, va más allá de ellas si hiciera falta.

14. ¿Existe realmente el amor en absoluto? ¿O el amor es una ilusión? ¿Hay amor en las parejas que se van a casar? Si dice que si, como si dice que no, ya está bloqueado y no puede avanzar.

Primero hay un mandato, un condicionamiento sexual, que nos dice que nos hemos de reproducir, que está más allá de nosotros -por eso el sexo es tan irresistible-. Después, viene el deso de seguridad: los padres se hacen viejos y un día morirán, quedándonos solos. Por lo que uno ha de buscar una pareja para no estar solo. Además, con la pareja, que son de la misma generación, hay más entendimiento y comunicación, sin los problemas inherentes a la edad.

Por todo ello, preguntamos: ¿Qué es el amor, es miedo, la respuesta al condicionamiento, a la programación, la respuesta al deseo de satisfacer las ansias sexuales que son más fuertes y potentes, que la falsa moral, y que va más allá de lo que queramos o no? ¿Es el amor el deseo de seguridad, de estar dentro del ámbito del orden de la sociedad: enamoramiento, casamiento, tener hijos? ¿Es el amor estar en paz con uno mismo, internamente, porque estoy satisfecho psicológicamente, con seguridad, planificación, etc.?

La verdad es ver todo eso de manera que esa visión sea la acción que descarte lo negativo.

15. Es lo mismo que hemos dicho antes: libertad desde ahora, para siempre, hasta el final.

16. Gracias Drona. Ese video es el que demuestra realmente que el papa es hispano -no solamente americano-. ¿Pueden los alemanes, austriacos, checos, húngaros, polacos, rumanos, nórdicos europeos, eslavos, rusos, hacer un video como ese?

17. Para que la ciencia, la política, la religión, o lo que sea, solucionen los problemas inmediatos, han de demostrarlo de manera que eso sea un hecho, con resultados tangibles, verdaderos, ahora. Y no el próximo presupuesto. O cuando inventemos la manera de producir barata para todos, porque eso es una excusa que nunca se consigue. Como ya sucede con la producción de alimentos, que se echan millones de toneladas a la basura, habiendo hambre y hambrunas con su mortandad.

Eso es así, porque una cosa es lo que queremos y otra realmente lo que somos. Somos placenteros, queremos la diversión, los entretenimientos, la desatención, y todo eso nos hace indolentes, insensibles al dolor, desordenados. Y sin orden, llega el conflicto de no saber lo que hacemos. Y lo que hacemos es lo que siempre hemos sido: egoístas, crueles.

Colaboraciones, 19-03-2013

1. «La inpermanencia de la vida hace que todo sea más precioso. Este simple sentimiento común de estar aquí ahora es el milagro más grande de todos. ¿Qué queda por decir?»

Queda por decir que la otra parte -la muerte- es tan grandiosa y ordenada como la vida. Pues la vida y la muerte son como el día y la noche, una sostiene a la otra para que la vida pueda continuar como la conocemos: para vivir unos han de morir otros.

2. Luego el absurdo forma parte también del infinito. Por lo que hay infinitas maneras de decir que todo es absurdo o que no lo es. La elección es de cada cual. Si es que se da cuenta que puede optar.

3. La vida es destrucción, amor y construcción.

4. Tal vez, no has entendido porque la traducción no es clara y comprensible. Si aceptas que hay el infinito, o la eternidad, todo puede ser. Ya sea lo que dices tú o lo que dice otro. Porque hay infinitas posibilidades de que sea absurdo o no lo sea.

5. Pero si no somos fanáticos, de fe ciega, siempre la puerta está abierta.

6. Uno podría decir que tú ‘yo’ es el que está hablando, con los prejuicios de tu cultura, de tu religión, de tu condicionamiento familiar, etc. Y entonces tú según los otros podrías vivir en el absurdo, en tus cuentos e historias.

Ahora bien, ¿tú aceptas esto que te he dicho o no? Porque si las rechazas, eres igual que los fundamentalistas religiosos que solamente aceptan en lo que ellos creen: el cielo, el paraíso, la reencarnación, etc.

7. Al final la investigación se convierte en una especulación. Y especular es como un juego, un pasatiempo. Y ahí, creo, es donde estamos de acuerdo. Gracias, Rob.

8. He leído tu escrito-columna, ‘¿Salud, dinero y amor?’, Al diario…, de ayer. Gracias.

Estando básicamente de acuerdo con lo que has dicho, creo que el futuro es algo que no podemos averiguar al cien por cien con seguridad.

Creo que lo que sí se puede vislumbrar es que seguiremos acelerándose bocado cada vez más. Pues a lo largo de toda la existencia de los hombres, desde hace un millón de años, ha sido así. Porque siempre hemos tenido y tenemos miedo, ya sea del dolor, del futuro y del pasado, del presente, de la muerte, de la soledad. Y esta huida, es lo que nos hace correr cada vez más.

Como atrás no podemos ir por las buenas, pues el sufrimiento sería insoportable, si no hay un cataclismo inmenso y inenarrable, seguiremos como siempre: corriendo, siempre un poco más y más.

Todo lo demás, incluso el cuerpo puede cambiar. Pero, el miedo es algo que todos pasamos por ella, tenemos que vivir con ella. ¿Es posible vivir sin miedo? Esto, cada uno se lo tiene que descubrir para saberlo.

9. No huyas, Bruce. Y enfréntate a la realidad de que se te corta un dedo, la sangre. el doctor, el hospital, las medicinas. Porque si no parecemos unos locos, o un disco rayado diciendo que el cuerpo no existe, pero la sangre está ahí, con su dolor horroroso.

10. Ese es el éxito: si tú reconoces que hay una parte de ti que no está en paz, y no haces un conflicto con la parte que quiere vivir en paz, el resultado es que ya no tienes conflicto. Y por tanto, si no hay conflictos ahí está la paz. ¿Lo ves, Yavakte?

11. El cuerpo pronto en el agujero de gusano tiene que ir. ¿Y hasta que llegue ese momento?

12. No hay que cambiar nada dentro de uno. Vamos a ver si lo captas: si tú vas en una dirección, pongamos norte. Y te dicen, por ahí no vas hacia el norte, por donde te lleva este camino es en dirección sur. Entonces, tú cambias de dirección y no te importan las vueltas, las subidas, las curvas que tengas que hacer, porque todo lo que hagas te llevará en la dirección donde quieres ir, al norte.

Así, si tú descartas los conflictos, ya estás dentro de la paz. El pasado no cuenta. Lo que cuenta es el presente. Si alguien que tiene un pleito pendiente contigo, pero tú no tienes ningún conflicto cuando lo ves, esa persona no va a poder pelear contigo. Y si lo intenta no lo va a conseguir. Es como si la gasolina se hubiera convertido en agua y uno quiere echarle fuego para que arda, pero eso no es posible.

13. Eso que propones no es tan evidente para que cambie mi manera de vivir. Porque como lo presentas, tendría que tener mucha confianza con una persona que no es médico y me receta una dieta muy radical y peligrosa. Pues uno puede que no sepa vivir sin comer carne, no tener sexo, etc. En cambio, en la propuesta que te hace alguien, un empleado cuando vas a poner gasolina en una estación de servicio, de que cambies de dirección, no hay tanto en juego.

14. Yavakte, hablemos de hechos y dejemos los no hechos. Que con los hechos ya tenemos bastante. Y los hechos son los conflictos que tenemos. Si quieres investigar los conflictos, o si tú tienes alguno que te altera, lo podemos hacer. Si no es así, creo que todo será un blablablá sin fin.

15. Ese escrito, es informativo, didáctico. Es un escrito filosófico, psicológico, sociológico. Todo ello es adecuado al momento de crisis que estamos viviendo. Si tiene alguna duda, algo que no entiende de lo que trato, me lo hace saber y trataré explicárselo. Hasta ahora, gracias.

16. No te creas todo lo que leas. Ni tampoco te creas todo lo que decimos. Pues todos somos vanidosos, taimados, buscando las ganancias, aunque sea el mismo placer de hablar o escribir.

17. Amabilidad, respeto, comprensión. Y todo el tiempo para explicarlo, informarlo, de que ha hecho una falta porque es un niño. Y no pasa nada. Pero decirle que ahora ya sabe lo que es una falta y ha de intentar no volver a hacer esa falta, que es una molestia para los que cuidan de él.

18. Solo quiero hacer el énfasis en que para liberar la sociedad de la crisis, el mundo en que vivimos, es necesario que uno comience a ser no corrupto ni inmoral.

Colaboraciones, 19-03-2013

Gracias, Rolando, por tu trabajo.

Ni tampoco podemos pretender poner en palabras lo que está más allá de ellas.

Yuridia. Una de las maravillas de la vida es darnos cuenta de que tú eres yo, y que yo soy tú. Por tanto cada cosa que nos pasa también le pasa al otro. Porque todos participamos de la  misma mente global.  Así que el yo separado, original, único no existe, es una ilusión. Cuando decimos: ‘Es que me molesta mucho que me lleven la contraria’ Eso es algo que nos sucede a todos, nada queda excluido.

Jomi. Lo único que sabemos es que las personas se generan por la participación de una mujer y un hombre. Y cada cual tiene su cometido y participación. Todo lo demás son inventos y huidas del pensamiento, ya que está temeroso de no comprender la realidad de lo que es la vida, incluida la muerte.

Verónica. Eso es una suposición, pues tanto la mujer como el hombre pueden hacer lo mismo: Inventar, fantasear, jugar con las palabras, según les convenga.

Verónica. Sólo necesitamos comprensión de lo que nos pasa, de lo que es la realidad, de lo que somos y hacemos. Y si llegamos hasta ahí, todo se manifiesta y aclara.

Feynar. La esperanza de cosas mejores, si nos incita a la rebelión, a la división y el conflicto, ¿eso qué sentido tiene? El resultado final seguirá siendo el mismo, el mundo injusto y cruel que tenemos, generador de violencia y guerras.

La esperanza está en que cada cual haga su propia revolución personal, ella misma: que haga en su vida lo que quiere que hagan los demás: descartar la injusticia, ser justos y honestos, no corruptos ni inmorales.

Manita. El truco, si lo hay, está en ser inteligente, lleno de compasión y amor, y eso nos llenará de belleza y hermosura.

Karla. Creo que en la vida no hay opción, cada cual vive la vida como puede. Lo que es preciso es que esa vida que le ha venido, la viva sin división ni conflicto. Para así poder comprenderla y que no nos perturbe ni altere, nos lleve al desorden y la confusión, al enfrentamiento, la violencia y la guerra.

Si nos comprendemos a nosotros mismos, comprenderemos a los demás, ¿no, Liliana?  Y si nos comprendemos, ¿para qué queremos conquistar a los demás? Conquistar significa conseguir. ¿Y qué podemos conseguir sino a alguien como nosotros, que sufre, se encuentra solo, desesperado ante el dolor y la muerte?

Conquistar tendría verdadero sentido y significado si pudiéramos conquistar a una persona completamente liberada, ¿se podría eso hacer? Y, ¿quién podría decir quién está completamente libertado o no, quién tendría esa autoridad para certificarlo en un papel o  documento? ¿Comprendes la pregunta, la situación?

Karla. Los sueños, son eso sueños. Podemos pasar toda nuestra vida yendo detrás de ellos. Pedro esos sueños que tenemos, pueden que sean irrealizables, que sean como querer atrapar a nuestra sombra que proyectamos cuando estamos caminando bajo el sol. Por eso, el verdadero sueño es del instante, del presente, del ahora. 

Novaly. Por eso la vida en su totalidad, es ahora o no lo es. Las proyecciones, el devenir, es la ilusión que nunca se pueden alcanzar. Porque eso que queremos no existe: el concepto de perfección que hemos inventado y creado.

Denise. Creo que es al revés: ‘Se piensa el pensamiento. Y se siente el sentimiento’ Aunque ambos son lo mismo: el pensamiento operando, Y el pensamiento siempre es lo viejo y repetitivo, lo que nos hace feos, faltos de belleza e inteligencia.

Arelì. Hay que desconfiar de todo, pues el ángel pasa a demonio, y el demonio a ángel, a cada instante, a cada reto según nos lleguen. Pues el reto, su intensidad y dramatismo o no, va a determinar la respuesta.

Novaly. Para que llegue lo nuevo, lo viejo ha de morir.  ¿Somos nosotros capases de morir a la viejo y conocido, lo repetitivo?

Novaly. Lo realmente importante no es el mundo exterior, sino cómo somos internamente. Pues lo interno, lo que somos, es más fuerte que lo externo, que se impone. Ni las leyes, ni las normas, ni las sanciones, pueden con lo interno, lo que realmente somos.

Liliana. Si tenemos un plan, una idea o teoría, de lo que han de ser las respuestas, entonces estamos atrapados por todo eso. Y todo eso, no es la realidad de la vida, que está llena de posibilidades en todas direcciones.

Leticia. A lo mejor tenemos más de hormigas que nos creemos. Porque también estamos condicionados como las hormigas: ¿Hacemos realmente algo nuevo, que tenga significado verdadero? ¿Estamos libres del miedo, ya sea a lo nuevo, al pasado, miedo al dolor, a la muerte, a la soledad?

Daxi. O nos amamos o no nos amamos. En el amor no hay término medio ni excusas ni explicaciones, que se convierten en especulaciones infinitas. El amor es tan radical como la muerte. El amor y la muerte son lo mismo, pues si no morimos a todo lo pasado, no puede ser.

Colaboraciones, 20-03-2013

1. Sé de lo que hablas, Enghelbertb. Yo lo decía como algo excelente, para el que pueda hacerlo con sus hijos o si es profesor con sus alumnos. Es muy difícil tratar con niños y jóvenes, primero porque yo lo he sido. Y segundo porque la diferencia de edad, cambia la cultura y la manera de ver y encarar la vida. Por lo que los conflictos están sembrados, listos para manifestarse. Por tanto, nada más nos queda que tener paciencia, etc.  Hay algo curioso, que eso mismo pasa con los viejos.

2. ¿Solamente una foto para el juego que dan? Pero gracias, Isaac. Aunque las garzas reales parecen apáticas, siempre llevan un vuelo pausado y cadencioso, sin alterar el rumbo. Que a veces se vuelve caótico cuando llegan al anochecer a los altos árboles, como eucaliptos, pinos, el sauce llorón. Entonces, bajan en picado, como si fueran a caer al suelo, pero rápidamente levantan el vuelo descontrolado, hasta que logran posarse en una rama.

Tal vez ese comportamiento se debiera a la gran cantidad que había en esa esa ocasión -unas cincuenta-, todas queriendo posarse antes de que obscureciera. Aunque ellas en la oscuridad vuelan fácilmente, emitiendo los graznidos y gritos, que en el silencio y la quietud de la noche suenan extraños abarcándolo todo con el poderoso sonido.

3. El punto es ese: si yo no soy libre, ¿cómo me atrevo a decirte recriminándote a ti que no lo eres? Más: si mi vida es desordenada, no soy todo lo honesto que debería ser -ya que eso tampoco tiene fin-, ¿cómo te obligo a ti para que seas sin corrupción?

4. Hay algo más extraordinario aún: si a un pez al nacer lo ponen en una pecera solo, sin nadie: ni papá ni mamá ni hermanos ni amigos ni vecinos, él se cree que su mundo es solamente la pecera. Y nunca se rebelará.

Y a los hombres nos pasa lo mismo. Por eso, los poderosos tenemos una gran responsabilidad cuando nos relacionamos con las personas sencillas, humildes, ignorantes. Porque, las personas tienen igual poder que nosotros aunque sin desarrollar. Y si descubren nuestra maldad -seamos nosotros conscientes o no de es maldad-, la venganza puede ser terrible.

Pero también hay que advertir, que aunque el pez no se rebele, porque no puede, ante lo ridículo de tenerlo en una pecera, la verdad -la divinidad- la ley que no está escrita, actuará contra esa maldad. Por eso, dice dios: ‘La venganza es mía’.

5. La libertad es sin opción. Si tú ves claro algo como que el conflicto se antepone a la libertad, ese ver sin opción nos hace libres.

6. Es de suponer que todos veían que la manzana cae de la rama cuando está madura. Lo que sucedió, es lo que sucede siempre: que uno que está más informado, por dedicarse a algo en exclusivo, empezó a describirlo y hacer de eso una especie de moda del momento, igual como sucede ahora.

La  mayoría de científicos, como personas, les gusta la vanidad, y por eso de algo que es sencillo le dan un gran ruido para estar en la cresta de la ola todo el tiempo que sea posible. Para sacar dinero, fama, poder.

7. Hay dos inteligencias: una es la que se dedica a captar y ver la manera cómo funcionan las cosas. Y si se pueden hacer las cosas para tener unos beneficios materiales -ingenieros, médicos, gastrónomos, arquitectos, científicos-, etc.-. Y la otra inteligencia es la que ve y busca la manera de solucionar los problemas existenciales de la vida: problemas de relación, de ver la posibilidad de que el estemos libres del dolor.

8. Ese es el gran problema que tenemos: decimos que el mundo -el cuerpo, lo material, los fenómenos físicos- es irreal. Pero eso no es un hecho en nuestras vidas. Pues si lo fuera no viviríamos como lo hacemos: con disputas, en conflicto, con miedo, defendiendo y atacando.

9. Este es un ejemplo, de que algo tan cotidiano, se le da una gran importancia y se convierte como si fuera el inicio de un nuevo paradigma. Hace unos días en India a un matrimonio que iba de viaje en coche, fue asaltado por cinco hombres. Que ataron al hombre y violaron los cinco a la mujer delante de él. Y a esa información no le han dado la misma importancia de otra de hace unos meses que pasó algo parecido: violar a una mujer por cinco o seis hombres.

Violar a una mujer, en India, y en otros países, es tan cotidiano que nadie les da importancia allí donde lo hacen, y por eso lo hacen. La cuestión es que por lo que sea, a un caso se le da mucha relevancia informativa, se hacen manifestaciones, mucho ruido, etc., y a otros no. Pero, el problema sigue ahí.

10. Encantado de conocerte. U hola, te voy a comer. Los animales no tienen convenciones sociales ni excusas ni miramientos: cuando tienen hambre matan como sea y a lo que sea –algo así como hacemos nosotros, tan educados y tan explicativos-.

11. El momento de inspiración de darse cuenta de la manera cómo funciona el mundo y nosotros los hombres, es independiente de la cultura, la ilustración, etc., él es caprichosamente, inmanejable, inaprensible. 

12. Ellos fueron clavados en una cruz. ¿Por qué decir que uno solamente es el hijo de dios? Eso uno está de acuerdo con la idea de un dios todo misericordioso, justo e igualitario. Los romanos mataron a miles y miles horrorosamente en la cruz.

Con respecto al que le llaman al elegido -Jesús- nadie excepto él sabe cómo murió: si estaba rabiando de amargura por ver la maldad humana, su dolor corporal, su humillación, su locura en que se convirtió su vida al acabar de esa manera, o no.

13. ¿Un viaje hacia dónde, hacia el negocio, la mentira, la dominación de las personas?

14. Tanto la idea evolucionista, como la creacionista, son eso: ideas, teorías. Porque queremos con la mente finita, que es una parte, llegar al todo, al infinito.

15. Lo importante no es decir que uno ve a dios en todo, sino cómo vivimos, qué hacemos con nuestra vida, con el dinero, las propiedades, los hijos, la mujer, los parientes, los vecinos. Qué hacemos con los conflictos, que nos llevan a la violencia y a la guerra.

Colaboraciones, 21-03-2013

1. ¿Qué es el nirvana, se puede explicar, quién lo va a explicar, tú? Y, ¿quién va a decir que lo que tú dices que es el nirvana es cierto o no? ¿Hay un tribunal que determine quién está en nirvana o no? Por lo que todo es tan infantil y ridículo, todo un entretenimiento, una ilusión.

Nos creemos muy inteligentes y vanidosos, repitiendo palabras imposibles, irreales y absurdas. Cuando lo realmente importante es lo que hago con mi vida, con mi división y mi conflicto, con la guerra que tengo con todos: mi marido o mujer, con mis hijos, con los compañeros de trabajo, con los políticos, con los que no piensan conmigo. Ese es todo el problema. Y si no lo resolvemos, la guerra con su horror de la violencia estará ahí.

2. Cuando uno se da cuenta, como un hecho no como una mera declaración, de que el observador es lo observado, de que tú eres yo y yo soy tú, es cuando todo el problema de la división y la fragmentación desaparecen. No hace falta recurrir a religión alguna para ver que el verdadero y único problema que tenemos, es la división interna. Que al salir al exterior va a generar los conflicto y el desorden en que vivimos.

3. Cuán atrevida es la ignorancia. Pero desafortunadamente el ignorante no se da cuenta de su propia ignorancia.

4. Gracias, Drona. ¿Por qué lo que está ensamblado, con tuercas y tornillos, con piezas, etc., no se sueltan y vaga por el espacio tanto dentro como fuera de la estación espacial?

5. Por favor, Drona, puedes explicar lo que significa ‘NERD’.

No hablamos de ti, hablamos de todos. Porque todos somos iguales, participamos del mismo paradigma físico y psicológico.

6. Hasta que no veas, que todos participamos del mismo paradigma para vivir: comer, y para ello conseguir comida, desear a alguien como más especial para compartir la vida, tener sexo, hijos, realizar proyectos, buscar la seguridad psicológica, no entenderás ni tampoco a las personas.

7. No has contestado por qué la flauta se va de la mano de la astronauta y los tornillos y tuercas no lo hacen. El ejemplo del vaso no es lo mismo, porque el vaso, como posibilidad de recoger agua para llevarla a la boca, siempre ha estado inventado: la palma de la mano naciendo que forme una concavidad.

¿Para qué quieres ganar todo el mundo -la ciencia, las personas, dinero, poder, vanidad- si pierdes tu vida? Drona, la ciencia, el dinero, la autoridad, las leyes, tienen su lugar y su momento. Pero, ellas por sí mismas no solucionan el problema de nosotros los humanos. Prueba de ello, es que aunque hayamos evolucionado tanto en el ámbito tecnológico, no lo hayamos hecho en el ámbito psicológico, espiritual, humanitario.

8. Drona, ves con cuidado con las palabras. Porque si profundizamos, veremos que todos tenemos miedo a la muerte, al dolor, a la soledad, a fracasar, a ser un don nadie, es decir como un hombre cualquiera que sube o baja del metro y se va por la calle. No importa que se viva en un iglú en el polo norte, en el desierto africano de miles de kilómetros o en una selva, todos participamos del mismo paradigma de la división y todo lo que ella conlleva, genera, nos trae queramos o no, seamos conscientes o inconscientes.

9. Lo que tú creas, lo que crea otros o lo que creo yo, eso no tiene ningún sentido ni valor. Porque alguien te pude decir, que él cree que dos y uno hacen cuatro. ¿Entiendes, Drona? La prueba está que tu dios no es el mismo de los otros.

Ahora bien, ¿entonces estamos bloqueados? Podemos investigar, inquirir, mirar desde varios ángulos, etc., ¿no?

10. Ni Obama ni Europa no pueden hacer nada, para que Israel ponga fin a su genocidio que sigue haciendo en Palestina, mientras exista los fundamentalistas islámicos, que hacen la guerra santa contra el Occidente pagano, idolatra, corrupto y degenerado. O, esa es la excusa para no hacer nada como lo hacen contra otros países, que según ellos, se desmadran y les plantan cara sin hacerles ningún caso, desobedeciéndolos.

11. Drona. Esa es nuestra ilusión, ver algo tan natural como la muerte, miedo, sufrimiento, la enfermedad, la vejez, etc., como algo que hay que apartar, esconder. Pero, por eso hay tantos psiquiatras, psicólogos, gurús, tantas novelas con sus propias historietas que las presentan como si fueran ciertas, en que todo se convierte en un entretenimiento, en una especie de narcótico. Pero, eso que escondemos y apartamos, como todos sabemos, está a la vuelta de la esquina.

12. Esto es aún más profundo, desde pequeños se nos enseña a ganar, a vencer, a ser implacables y competitivos en todo lo que hacemos. Y desde ahí a empuñar un arma para entrenarse para matar, hay sólo un paso. Todo lo que viene después viene rodado, con la glorificación del país, de una idea, de una religión, de su defensa, del miedo, de la victoria.

13. La huida, la reacción, genera dolor. Porque, el entendimiento necesita atención. Cuando la atención está en su totalidad, es cuando opera la inteligencia. Y donde antes se veían problemas, ahora son cosas de la vida que van y vienen.

14. Nosotros no podemos saber exactamente los motivos de las matanzas. Pero sí que sabemos que antes de las matanzas haya muchos preparativos, inventos de material bélico que lleva a las matanzas. Y por supuesto, también hay un comportamiento que es la raíz de toda violencia y guerra: la división, el miedo, que genera los conflictos y toda su dinámica hasta matar a las personas.

15. Uno ha de tener gratitud por todo, por estar aquí en la vida. Porque la vida es un regalo. Cada día, cada instante es el milagro por el que hay que tener gratitud. Gratitud también por no irnos peor de lo que nos va, de no sufrir más todavía que lo hacemos, de no tener más enemigos de los que tenemos.

¿Qué hacemos nosotros? En vez de tener gratitud, somos pedigüeños. Y como no sabemos, todo lo complicamos más.

Colaboraciones, 21-03-2013

1. Querer a alguien no es solamente amarle incondicionalmente. Sino amar lo bueno en él, no su suciedad y su miseria, tanto física como psicológica.

La tolerancia no es inteligencia, porque lo que es, no es preciso que se sea tolerante con ello. La tolerancia es con lo que no es, con el error, lo inadecuado, lo negativo para la vida.

2. Lo que hacen los bancos, es lo mismo que hacen los países con los otros países más atrasados, menos desarrollados. Están endeudados con esos países ricos, que desarrollan todos los avances: en medicina, en maquinaria, en ingeniería, en los armamentos de última generación para hacer la guerra.

Esto es así, como consecuencia del paradigma del egoísmo: tener miedo, tener miedo a todo y a todos los demás. Por tanto, es cada uno el que tiene, que verlo y comprenderlo e ir más allá de ese egoísmo, que es el que ha provocado esta sociedad con su manera de vivir cruel, corrupta e inmoral, sin sensibilidad, indolente.

3. Todo lo que hay en la tierra y en el universo, es todo, participa de ese todo. Por tanto, creer que uno es más que otro, es ignorancia, no tiene nada que ver con la religión. Por eso, como no queremos seguir el paradigma del universo, de que todos somos igual, unidos indivisiblemente, es por lo que hemos creado esta manera tan confusa, violenta, inmoral de vivir, en que la vanidad, el exhibicionismo, el ‘yo’, es nuestro estilo cotidiano.

Cuando más se adora a un solo hombre, por santo y bueno que se diga que es, es cuanto menos religioso somos. Y entonces nos convertimos en paganos, idolatras, pedigüeños, seguidores repetitivos, inválidos e ignorantes.

4. Los gobiernos llamados soberanos, están desbordados por las grandes corporaciones, viven como rehenes por el miedo de deslocalización de las empresas. Pues estos grandes grupos amenazan de llevar a sus fábricas, negocios, capitales, etc., a otros países donde les dan las ventajas que ellos dicen que necesitan. Por lo que los gobiernos con la presión y el miedo al paro, se han convertido en marionetas.

Por otra parte, las consecuencias de toda esta deslocalización de los negocios, está repercutiendo en los empleos, pues se hacen precarios, baratos, explotadores e injustos. ¿Qué se puede hacer ante esta situación de desajuste, de desorden y confusión del actual establishment? Sólo ser honesto, no corrupto ni inmoral. Para que ese caos no nos afecte y nos dañe nuestra vida. Pues el caos está ahí, en nosotros, en cada uno. Y mientras uno no esté en orden, la sociedad no va a tener orden.

5. El tiempo, como llegar a ser, como devenir, es un impedimento para ser buenas personas. Pues ese deseo de ser buenas personas, nos aísla y divide de los demás. Para ser buena persona, ni optimista ni pesimista, uno ha de estar más allá de la división y el conflicto que genera, entre lo que es -la realidad- y lo que me justaría que fuera -otra realidad que más me gusta y satisface-.

6. «Los medicamentos son para la carne. Pero la fe en la Palabra del Espíritu: es la curación para el alma».

Eso es cierto. Pero si lo haces en tu vida, puede que pierdas unos años de tu existencia. ¿Podrías hacerlo sin amargura, resentimiento, tristeza y desolación por ver que mueres antes que los otros que sí que toman medicamentos, van al hospital, etc.?

7. Hay una pregunta: ¿Por qué las autoridades científica, gubernamentales, de los países que tienen más poder, y por eso más información -Rusia, China, EEUU- no lo informan, haciendo unos documentales como hacen con cada rincón de la tierra donde hay tribus en las selvas, donde se enseña cómo viven los animales, etc.?

8. Otra pregunta: Si es verdad que esos objetos son OVNIS. ¿Por qué no contactan con nosotros para explicarnos todo lo que son y lo que hacen? Pues, si no lo hacen –no contactan- parecen poco inteligentes e incapaces de enfrenarse a al reto de contactar con los terrícolas. Ya sea por miedo a contraer nuestras enfermedades o por miedo a que los destrocemos, o a destrozarnos ellos a nosotros. Pero de una manera o de otra, serían muy similares a nosotros incapaces de hacer lo que está más allá de sus posibilidades por miedo y temor, por prudencia.

9. Drona. Si tú no creyeras, ¿estarías ahí escribiendo y proporcionándonos material informativo de lo que a ti te gusta? Y lo mismo te ocurre con el pensar -que dices que no lo haces-. ¿Cómo puede no pensar una persona tan analítica y complicada como tú, tan necesita de nuevas experiencias?

10. Si estás limpio, sin nada que temer, ¿qué importa que nos controlen o no? El que tiene miedo de algo, cuando sale de su casa mira alrededor desconfiado en busca de que pudiera haber alguien esperándolo. Pero el que no teme, cuando ve a una persona es un motivo de gozo y alegría.

11. Gracias, Evan. Todo eso y más aún. Faltan los fracasados, los desesperados, los no triunfadores, los que consideramos malvados, nuestros enemigos. Porque todo, es todo sin exclusión alguna.

12. He leído tu entrevista de ayer en el diario… Gracias por tus informaciones y comentarios.

El problema de las crisis económicas, como tú, Göran, bien dices, está en que gastamos más de lo que puede nuestra economía. Entonces, habrá que ir a ese por qué de querer gastar más dinero que el que tenemos. Cada uno es como es. Unos son bajos y otros altos, delgados o gruesos, extrovertidos o introvertidos. Y todos hemos de funcionar. Pero, ¿por qué en lo económico existe ese problema de querer todos igualarnos?

Es porque tenemos miedo. Y el miedo siempre es por comparación con algo que es más o es menos. Si uno ve que su vecino va de viaje en vacaciones, él también quiere ir, si un amigo se compra en coche nuevo, el último modelo, él también lo quiere comprar. ¿Por qué esa comparación tan estúpida, tan poco realista, si sabemos que nunca seremos como el rico, el poderoso, ya sea una persona, un país? Aquí como en toda ignorancia, hay una trampa: que es ver la parte superficial de eso que nos halaga y queremos, pero no vemos la parte que nos desagrada. Pues el rico y poderoso, ha de tener más actividad que el que tiene menos, ha de ser más descarado y corrupto y por tanto tener más preocupaciones. Y siempre estar vigilante ante los que le quieren quitar eso que tanto lo cuesta de acumular.

Y eso es lo que les pasa a los países también: los más ricos y poderosos son los que más gastan en policías y en ejército. Son los más ladrones, corruptos e inmorales. Y por tanto, los que más conflictos, pleitos y disputas tienen con los demás países, sean vecinos o no.

¿Por qué no explicáis todo esto desde los gobiernos, en las escuelas, en los pueblos y municipios, en los institutos y universidades? No lo hacemos porque tenemos miedo de ser menos que nuestro vecino, ya sea que esté al lado o a miles de kilómetros.

Colaboraciones, 21-03-2013

1. Todas las cosas que parecen muy importantes, tienen una explicación sencilla también. Que la mayoría por vanidad, desprecia y abraza lo complicado lo entienda o no.

2. Hace unos años en Europa, cuando un alcalde propuso distribuir en algunas discotecas preservativos gratis, hacer charlas informativas de cómo usarlo, los católicos se volvieron contra esa decisión con todo el clamor, manifestaciones, etc.

3. Gracias, Patricia. Es posible deshacerse del ‘yo’. Parece que no lo es. Pues, el ‘yo’, es el condicionamiento, el pensamiento, la herencia de todo lo que hemos sido a lo largo de miles y miles de años.

Entonces, ¿qué podemos hacer con ese ‘yo’ que tanto nos confunde? Ese ‘yo’, el ego, que nos genera conflictos como el ‘nosotros’ y ‘ellos’, el ‘tú’ y el ‘yo’. Por mucho que intentemos combatirlo, huir de él, siempre va a estar ahí. Por tanto, el ego, el ‘yo’, hay que tratarlo como el frío o el calor, verlos sabiendo que no podemos hacer nada para que desaparezcan y por eso vamos más allá de ellos.

Es decir, si uno encuentra una persona que dice algo contra nosotros, si no huimos ni queremos cambiarla, entonces aparece la atención sin división alguna, donde el ‘yo’ ya no es, porque no puede operar. Pues el ‘yo siempre es el pasado, actúa en términos del pasado. Y la atención, siempre es en el presente, en el ahora.

4. El problema está en que cuando uno llega al extremo de empuñar un arma para asesinar, ya queda muy poco margen para no hacerlo. Pues su vida ha estado condicionada de manera para que cuando llegue ese momento, dispare sin ninguna duda. Y eso es lo que les pasa a los ejércitos, los policías, los hombres que van armados.

¿Por qué un hombre va armado, para así poder matar, ya sea en defensa o en ataque? Es por el miedo a perder lo que cree que es suyo -cuando no tenemos absolutamente nada-, ya sea un ideal político, religioso, ya sea un país, un trozo de tierra, las personas que considero mías porque he apartado a todas las demás. Miedo a perder mis abultadas cuentas corrientes en los bancos. Y después de todo este condicionamiento, desde que nacemos, en la escuela, en la familia, en los juegos, en los institutos y universidades, nos hacemos fríos e indolentes, rabiosamente posesivos, competitivos Y cuando vemos un peligro, empezamos a preparar el arma que siempre llevamos escondida para así cargarla y disparar contra quien creemos que es nuestro enemigo. Y si eso no surge el efecto -matarla-, cogemos la pistola con las balas, y ahora sí, para asesinarla.

5. Parece ser que al Swami –dueño o amo de sí mismo, maestro o gurú-, le gusta exhibir el cuerpo, en esta serie de fotos. Llenas de vanidad.

6. Materialmente la reencarnación tiene su sentido, ya que la materia no tiene ‘yo’, es impersonal. Pero, en el ámbito psicológico, espiritual, ¿puede tener la reencarnación algún sentido en absoluto? Porque, la muerte es la extinción del ‘yo’. Y las personas que nacen llegan sin el condicionamiento, sin el ‘yo’. Por lo que los que hablan de sus vidas pasadas están hablando de delirios, alucinaciones, ilusiones.

7. Si una persona se reprime, dentro de él tiene un volcán a punto de hacer erupción, no solamente sexual. Sino que puede ser tal la energía acumulada, presionada, comprimida, que su relación es un infierno para los que se relacionan con ella, donde todo puede suceder.

8. La esperanza no es real. Pero la verdad es clarificadora.

9. Las personas que tienen fe son peligrosas, por ser fanáticas, y pueden hacer cualquier cosa.

10. He leído tu entrevista en el diario…, de hoy. Gracias por tus informaciones y comentarios.

Me ha sorprendido tus cambios de pena y dolor: hoy eres una víctima, inválida y que pide compasión, y mañana te quieres convertir en verdugo, brutal y vengativo. Y con eso te crees que vas a poner orden en los demás, en la sociedad, en tu país. Cuando eso no es posible en ningún país. Porque el desorden está dentro de cada uno, dentro de cada persona.

Por lo que si pretendes poner orden, has de empezar a tener orden tú misma. Y ese orden va generar más orden. No tu orden, ni mi orden o el de cualquier otra persona. Si no el orden que está más allá de lo queremos y deseamos.

Criticas a los clérigos por ser como son, pero tú actúas como ellos cuando eres inflexible y vengativa. Unas personas neuróticas, van a generar una sociedad confusa y desordenada. Y en el desorden todo cabe, como ese crimen que te hicieron a ti. Por lo que el orden dentro de cada cual es preciso para que no se reproduzcan los lanzamientos de ácido a las mujeres, los deseos de venganza, devolviendo el mismo crimen.

11. Esta mañana a la hora de llevar a su nieto con uniforme, al colegio, había en la entrada del portal unos papeles de publicidad que echan los supermercados, por debajo de la puerta o por el buzón. El abuelo, pensionista ocioso, cuando ha visto la publicidad, con el pie la ha lanzado en medio de la acera, sin importarle las molestias a los que pasan por allí. Que algunos la cogen del suelo, le dan un vistazo, y se la llevan.

El desorden y el orden son algo que no es nuestro. Uno ha de ser respetuoso con los demás. Y una manera de serlo, es respetando las normas para no molestar a los demás. Cuando uno hace algo no sabe el resultado de lo que va a suceder, por eso están las leyes, las normas de urbanidad, que no son más que el intento para no molestar a los demás. Y de beneficiar a la mayoría.

Lo mismo sucede con el sacar las bolsas de basura al conteiner. Hay algunos jóvenes, fuertes, que no les importa echarlas antes de ir a trabajar, temprano. Por lo que van a estar en el conteiner todo el día, hasta que a altas horas de la noche pase el camión y se lleve las bolsas. Y es que ser educado, respetuoso con los otros, parece fácil y sencillo, pero para algunos jóvenes no lo es. Tal vez, por la tarde noche, están distraídos o agotados de la larga actividad de todo el día.

Estas personas no se dan cuenta que con sus actitudes irrespetuosas están educando a sus hijos, nietos, etc., para que actúen de esa manera, en la que van a perpetuar el desorden y el caos, la confusión, que hay por todas partes. Y que ese desorden llega a todos los ámbitos de la vida, pues alguien que es desordenado, lo es para todo. En su relación con las personas, con las propiedades, el dinero. Y por eso, la corrupción y la inmoralidad están tan presentes en nosotros, que luego culpamos de ello a los políticos y dirigentes, sin darnos cuenta que nosotros somos como ellos y por eso los votamos, los toleramos.

Colaboraciones, 22-03-2013

1. No sé si la palabra voluntad sirve para lo que estamos tratando. Porque la voluntad ya implica que hay un proyecto, algo ya establecido. Y lo que está establecido es como si fueran una horma del zapato a la que se tiene que ajustar a ella. Por lo que vuelve a aparecer la división, el conflicto de lo que uno es y el ajustarse a esa hora.

El acto de ver es liberador. Cuando vemos claramente algo, hay acción total, hay orden, hay libertad.

2. Antes que las obras internas, han de estar las internas. De manera que lo interno y lo externo formen una unidad: la del ver y actuar. Es de la única manera que no hay división. Y si no hay división, ahí está el amor. ¿Qué más podemos pedir?

3. Eso son las consecuencias y las barbaridades de la guerra. ¿Para qué tanta guerra? ¿Para robar, dominar, invadir e imponer mi criterio y mi patrón de cómo se tiene que vivir? La guerra nunca va a traer nada bueno, aunque a nosotros egoístas y crueles sí que nos lo parezca.

4. Los pensamientos tienen su utilidad a la hora de enseñarme a leer, aprender un trabajo. Pero, en el ámbito psicológico, espiritual, es un impedimento. Pues los pensamientos, son el resultado del pasado con su condicionamiento, lo viejo que repite el paradigma del ‘yo’, del egoísmo. Que es lo que siempre hemos sido.

Por eso, para que venga lo nuevo –que es la compasión y el amor-, uno ha de descartar ese viejo condicionamiento.

5. ¿Por qué siempre estamos hablando de lo bueno y sabroso que es tal o cual comida, planificando para volver a comerla? Esto es lo mismo como si estuviéramos siempre hablando de lo bueno que es una postura sexual, del ambiente más adecuado para hacerla. ¿Le parecería correcto? Pues es lo mismo: gula y lujuria.

Como cuando le damos excesiva importancia a la ropa que nos ponemos, y la exhibimos, que queremos que nos halaguen y halagar, reforzando así ese deseo de vanidad, de comprar más ropa. Y esto también incita a la gula y la lujuria por más ropa y su búsqueda incesante. Y todo esto nos lleva al placer. Y en placer sólo nos espera el dolor.

De esa manera nos hemos convertido en ‘cocineros’ y en ‘sastres’, deseosos de montar platos sabrosos, o combinaciones de vestidos y trajes, hablar de ello, e ir a probarlos y exhibirlos en nuestras fiestas, o en los restaurantes, donde la vanidad se acentúa.

6. La resurrección de la carne es la inmortalidad de la materia, ¿no? Sólo la materia, como cuando un gato o un pájaro se mueren, como lo han hecho millones de trillones y trillones de veces, pero vuelven a nacer. A nosotros, que también somos animales, nos sucede lo mismo: este cuerpo se va a romper de manera que no se pueda arreglar –al igual que una máquina, un coche- se va a convertir en más materia. No digamos que diferente o no, porque la materia como la energía siempre es la misma.

Ahora bien y en lo psicológico, o el espiritual, ¿qué es lo que sucede? No sucede nada. Sucede lo mismo que les sucede al gato o al pájaro –que también tienen su pequeño ‘yo’ en comparación con el nuestro-: el ‘yo’, que es mi personalidad, que ha sido conformada por todos los infinitos accidentes y circunstancias, desaparece. Y no queda nada. Puede parecer desalentador. Pero es lo que hay.

7. Así es, Alec, eligen a un presidente a su imagen y semejanza. Pero luego lo quieren destruir, incendiándolo todo. Para volver a elegir a otro presidente idéntico al que han destruido. Por lo que viven dentro de ese círculo cerrado infernal de ignorancia, confusión y desorden.

8. Para la energía, el universo, no hay ningún problema, porque el nacer, crecer y morir, todo es lo mismo. El problema lo hemos inventado nosotros con palabras como el espíritu, el alma, la psique, el ser, dios y qué es lo que hace.

Si todo se acelerara, de manera que el nacer, vivir y morir fueran lo mismo: ¿qué resultaría, que es lo que quedaría? No quedaría nada: pues no sabemos esa nada qué es lo que es.

Por eso, sólo sabemos que es lo negativo: lo que genera división, dolor. Y es a eso a lo que hay que atenerse.

9. Contar las capas que hay para llegar al centro, es la invención del pensamiento, es el devenir. Cuando todo eso es fruto del miedo que dice: ‘Hoy no soy feliz, pero mañana dentro de unos días, unos meses o años, lo seré’. Y es de ahí desde donde se inventaron las religiones organizadas: ‘Tú haz lo que yo te digo y mañana u otro día serás feliz’. Pero, todo eso es un engaño, es un negocio. Porque la felicidad nadie la puede otorgar ni vender. Porque la felicidad no existe.

Ahora bien cuando me doy cuenta que, haga lo que haga, la felicidad no va a venir, porque no existe, entonces la búsqueda en el tiempo, el devenir, cesa. Y es cuando entonces, en ese estado de no división, lo que está más allá de las palabras, lo que decimos que es la felicidad, la belleza, el gozo y la paz, están ahí.

10. Cuando te mueres, Luis, no hay salida que haya. Todo se acabó.

11. Santo que respira no vale. Es decir, nadie puede ser un santo, porque de una manera o de otra hace daño a alguien o a algo.

12. Hay nacimiento y muerte, pero tú, Luis, ya no estás. Ése ha desaparecido para siempre.

13. Gracias, Nathan. Este es Jiddu Krishnamurti, en su otra salsa, que pocos de los novatos conocen. Que él, y los que colaboraban con él, escondían todo lo que podían. Por cierto, que estaban en su derecho, porque todos hemos hecho cosas cuando éramos jóvenes que, tal vez, ahora no nos gustan demasiado. Pero, la realidad es que el destino a cada cual lo dirige. Y ahora estamos aquí. Por lo que no lo habremos hecho tan mal.

Theosophy UK C W Leadbeater, Annie Besant, Krishnamurti

www.youtube.com

14. Creo que lo que determinó a Jiddu Krishnamurti, y todo lo que fue, es haber sido vegetariano toda su vida. Y tener a los padres tan espirituales, con todo lo que ello significa de querer descubrir la verdad. Entendida ésta como la posibilidad de ir más allá del dolor y lo que genera.

Colaboraciones, 23-03-2013

1. Gracias a ti Jaume, por soportar las molestias por contestarme.

Siento decirte que soy escéptico, a la hora de ver alguna posibilidad de cambio en una institución tan corrompida como la Iglesia Católica. Pues, toda institución -por el mero hecho de serlo- lleva en su seno el germen de la corrupción.

Al mismo hombre le pasa lo mismo: cuando uno va detrás de algo, por noble y bien visto que sea -piadoso, santo y bueno-, él lleva también en su seno la corrupción. Pues la vida es así, porque tenemos que comer. Y comer -tanto física como psicológicamente- quiere decir a costa de otro. Y como toda institución se desboca, genera confusión y desorden, y toda la maldad y el sufrimiento que provoca.

Así que lo que hace falta es ser libre de toda atadura, en todos los ámbitos. Para poder hacer el menos daño posible.

2. He leído tu entrevista en el diario…, de ayer.

Gracias por las informaciones y comentarios.

Eso que dices que cada vez hay menos ateos y más personas que tienen un afecto con la espiritualidad, es una ilusión. Porque esa espiritualidad de la que hablas se ha hecho folclórica, una moda esnob, para ciertas personas. Antes estas personas esnobs, eran beatas que siempre estaban en misa y decían que creían en dios. Pero eran superficiales, como lo son ahora. Es decir, son hipócritas.

Lo que impera es la vanidad, el hedonismo, la banalidad. Creer que todo está permitido, sin investigar ni inquirir lo que se hace, la manera cómo se vive.

El cristianismo -incluido el cataclismo-, al ser tan superficial, es el ideal para las personas menos informadas y preparadas culturalmente. Por eso, Massimo, tú dices, que en África la Iglesia católica crece.

La Iglesia católica -su Vaticano, las catedrales, las basílicas, las iglesias, ermitas, conventos, monasterios, etc.- se han convertido en un gran parque temático. Que con sus espectáculos, lujos y pompa, hace las delicias de sus fanáticos seguidores. Pero, ahí no hay nada de religiosidad. Ahí sólo hay marketing, caja, negocio.

La religión es no ser corrupto ni inmoral, ser verdadero, no taimado ni falso, decir la verdad. Y así, ver realmente como somos, sin huir ni querer cambiarlo, sino viéndolo con todo nuestro ser, con toda la atención. Y de esa unión con lo que somos desaparece la división, el conflicto, el desorden y todo lo que genera de insensibilidad e indolencia ante las muertes por hambre, ante la indiferencia por las personas que son expulsadas de sus casas por una orden de desahució, la indiferencia con la violencia y las masacres de las guerras.

Sin estar al margen de esa corrupción en todos los ámbitos, la religión se convierte en paganismo siguiendo a unas personas que son adoramos, en idolatría de imágenes de los llamados santos y vírgenes, en superstición, fanatismo e ignorancia. Lo que nos hace aún más peligrosos, porque nos creemos en el buen camino, nos creemos que somos buenos, y nos erigimos en la autoridad para decir a los otros cómo han de vivir, sin respetar la libertad. Y la libertad es amor. La raíz de la religión.

Respecto de que la organización de ayuda Cáritas, da prestigio a la Iglesia, etc., eso es una realidad. Aunque no seamos superficiales y nos creamos que ya están los problemas resueltos. Lo que hacen las organizaciones de ayuda, de caridad, es otra ilusión más. Es como los que van a misa los domingos, o los que van todos los días, o comulgan cada día, todo eso no resuelve el problema de la pobreza ni de las muertes por el hambre. Eso en realidad eso es  acallar la mala conciencia. Porque, ¿qué sentido tiene que uno siempre esté en la iglesia, haga sus preceptos litúrgicos, los ritos, los rezos, pero viva egoístamente, teniendo de sobra de todo, siendo un rico? Pues mientras haya ricos –la Iglesia católica es rica, con sus palacios, su lujo y su pompa, con sus bancos y su abundante dinero-, ha de haber pobres, miserables, hambrientos moribundos que va a morir dentro de unos minutos, en una hora, mañana, cada día.

Esa actitud es como la de los bomberos que incendian el bosque y luego se presentan como los salvadores que van apagar el incendio. Por lo que seguimos en la superficialidad, el ridículo de no solucionar los problemas. Sino jugar con nuestra precariedad, justificándonos nuestras maldades, que actúan no para ayudar a los otros, sino que lo hacemos para que sea  como un balsámico para nuestra conciencia. Pues la mejor caridad, la mejor ayuda, es la que no es precisa hacerla porque uno no tiene nada que dar, todo lo que tiene lo da, lo comparte. De no ser así, todo es un juego infantil, como un entretenimiento.

En Cáritas, con toda la buena intención que tienen, me dice una persona que va a por comida, que todos los días no les dan, que tampoco les dan nunca carne. Entonces, ¿te das cuenta dónde estamos?

3. ¿Por qué, Evan, siempre estás hablando del futuro, proyectando lo que va a ser, y te olvidas, desprecias al presente? El presente: las carnicerías de las guerras son ahora en Afganistán, en Palestina, en cualquier lugar de la tierra. El presente, son los que van a morir de hambre dentro de unos minutos, una hora, mañana, cada día. Y tú, el remedio que das es un infantil cuento de que todo va a cambiar en el futuro y mientras tanto vivamos alegres y felices, derrochando de todo lo que tenemos de sobra, con nuestras vidas de vanidad, de indolencia e insensibilidad,

Ese es el reto, nuestro reto,  y no lo que dijo tal profeta, evangelista, tal único salvador.

4. La religión es el intento de liberarnos de las miserias de la vida -no es los rezos, los ritos, las supersticiones, la liturgia, la pompa, el lujo, la riqueza, el poder, etc.-. Por tanto, para ello, uno tiene que estar libre de identificación con una idea o teoría, ya sea política, social, religiosa, etc. Por tanto, toda identificación, el estar aferrado, identificado con libros y personas de una organización es lo más lejos que se puede estar de la religión.

La religión es la libertad con respecto a todo lo que existe: mi nombre y apellidos, mi cultura religiosa o política, mi raza, mi familia, mi clan, mis ideas y teorías para el futuro, etc. ¿Sabes por qué? Porque sin un vaciamiento de todo esto, el amor no puede ser. Y la religión sólo es amor. No charlatanerías, con su blablablá, sin fin.

5. Simona, tu confianza y tu amistad es lo que le da belleza a la vida.

6. Pero, tan fácil como es ver que de una diminuta semilla sale un pequeño tallo que va a evolucionar en un grandioso árbol. O que un poco de esperma y óvulos, que son líquidos, va a evolucionar en un completo ser humano. Entonces, ese paradigma tan exacto de la evolución, ¿por qué se quiere negar? Los que niegan la verdad, tienen que investigarlo. Pues, la religión busca la verdad, no la mentira, los inventos, las supersticiones, lo esotérico y sus infinitas invenciones imposibles de vivir con ellas.

7. Gracias por vuestro trabajo por la libertad y la dignidad, para que la vida y sus problemas, no nos destruyan.

Colaboraciones, 23-03-2013

1. “Trate a cada momento como el último. No hay una preparación para algo más”. Gracias, Nilkamal. Lo último y lo primero, en cuanto a la libertad del tiempo psicológico, es lo mismo. La evolución, el devenir, en el tiempo psicológicamente es la ilusión en la que estamos atrapados. Y por eso, hemos construido esta manera de vivir, con esta sociedad tan idiota, que todo lo proyecta en el futuro. O se refugia en el pasado romántico, sensitivo, con sus emociones paralizantes.

2. Decir que la víctima quiere ser víctima, es tan superficial, como dar toda la culpa al violador verdugo Nada es de manera aislada, sin relación. Y es esa unidad la que hay que entender, comprender, vivirla, para así ser libres de la ignorancia y no hacernos daño unos a otros.

3. Esa matización, de que a ti José no te afecta, pero a los que son más vulnerables sí que les afecta, es precisa mencionarla. Porque el poder de una religión organizada maneja muchas cosas, como empleos en sus instalaciones, influencias en los organismos gubernamentales, etc.

Desafortunadamente, las personas en general no tienen el nivel de conciencia de todo lo que sucede como el que tenemos nosotros. Que participamos en las discusiones para investigar, indagar, en un grupo que lleva el nombre nada menos que de ‘Philosoraptors’. Cuyo nombre ya es un enigma, tanto como buscar y encontrar una definición ¿Cuántas personas son capaces de hacer lo que hacemos en este grupo?

4. ¿La inocencia la hemos tenido alguna vez? Allá donde miremos hay violaciones, ya sean sexuales, de los derechos, de la dignidad. ¿Qué es sino una guerra, con los cuerpos reventados, con esas violaciones, con la única ley que la de las armas? Pero, por feo que eso sea, todos los países se entrenan para hacer esa guerra. Están obsesionados por inventar armas más eficientes a la hora de matar.

Y, ¿qué hacemos, Leo, para que esa manera tan indolente y cruel no siga, no sea tan vista como algo normal e ineludible? Nosotros hagamos lo que hagamos, esa bestialidad de las violaciones y las guerras van a proseguir. Por tanto, sólo queda descartarlo en la vida de uno.

5. He leído tu crónica de hoy, desde Roma, que trata sobre la vuelta a India de los dos marineros italianos, inculpados para ser juzgados por la muerte de dos pescadores hindúes. A cambio de la libertad para salir de India del embajador italiano. Gracias por las informaciones y comentarios.

Señor, se imagina que un barco indio o africano, estuviera en el Mediterráneo frente a las costas italianas, francesas o españolas, y dispara contra un barco de pescadores matando a dos, de esos países. ¿Se imagina el revuelo que habrían montado?, Hubieran asaltado ese barco indio o africano que había disparado y matado a los dos pescadores, aunque lo negaran. Eso si antes de ese incidente no los hubieran expulsado de la costa.

Entonces, siempre estamos con la misma: ¿somos demócratas o no -lo que quiere decir que somos todos iguales ante la ley-? Y, tú como un corresponsal siempre benévolo con los ricos y poderosos, te irritas porque las autoridades han consentido que esos dos marineros de la armada italiana sean juzgados en India. Subestimando a India, diciendo que ahora es un especie de nuevo rico, que todavía está humillado por los años -siglos- de invasión, robo, explotación, humillación, violaciones -aunque tú y tus colegas digáis colonialismo-.

¿Tú eres demócrata? Lo dudo. Ni tu diario tampoco lo es, cuando sois racistas, defendiendo a los poderosos, las monarquías de todo el mundo. ¿Realmente alguien puede ser un verdadero demócrata y ser monárquico? Ser alguien diciendo que su cargo es por la gracia de dios, porque yo soy mejor que tú, tener inmunidad jurídica, capacidad para ser corrupto e inmoral sin que les lleven ante la ley, ¿es eso demócrata? A veces alguien está en la montaña y se pregunta, ¿dónde está la montaña? Así os sucede a vosotros: estáis en la corrupción, en la inmoralidad, y no os dais cuenta. Pero eso, a los que consideráis vuestros los tratáis como si fueran dioses, más que humanos.

6. “’Apaga la luz y comparte’. No la compu, sino «las luces», Jé, Jé !!!”.

Ni los vicios del vino, que es alcohol -que tanto de moda está aquí en Europa-, ni de ir a la nieve a esquiar en estas vacaciones tan ‘religiosas’ de lo que llaman semana santa, ni por usar el coche a todas horas, ni ir al cine o el teatro con sus grandes luces, o a subir a la torre Eiffel, toda iluminada como si la quisieran vender para llamar la atención de los posibles compradores, los museos, las catedrales, los monumentos y edificios más importantes. Y todo eso y más: la televisión, los móviles que se tienen que recargar, usar tanto la calefacción y ducharse todos los días con agua caliente.

7. Gracias, Pep, por tus palabras y el envío de tu libro. Le he dado una mirada y es todo un documento. Ya volveré a él.

He visto mucho cine. Ahora sólo veo las películas del oeste -los western-, si fueron filmadas hasta los años sesenta del pasado siglo, allí puedo ver la naturaleza y su esplendor -sin máquinas ni la confusión de ahora-, cómo vivían esos aventureros. Las películas de ahora, desde que aparecieron los ‘espagueti western’, las encuentro banales y superficiales. Aunque hay algunas, pocas, que he podido ver.

Todo lo demás, no me interesa. Alguna historia bien hecha de algún personaje. Y algunas como a modo de documentales: ‘La revolución francesa’, ‘Amistad’ que trata del barco negrero español con su pleito con las autoridades de Estados Unidos donde ganaron los esclavos la libertad absoluta. También las que tratan de la Segunda Guerra mundial, etc.

Finalmente quiero decirte: El que teme algo que perder ese no quiere la revolución.

8. Sí, Edward, la primavera ya ha llegado. Está mañana temprano, cuando he abierto la puerta de la terraza para ver si se podían escuchar ya los ruiseñores, cantores en plena negritud, los gorriones más tímidos y retraídos, he sentido esa fragancia de los naranjos en flor, llenos de azahar y su perfume embriagador, que todo lo impregna a esas horas que los coches, etc., no van de un sitio a otro.

Respecto de los ecologistas y sus deseos, sí, ellos tienen su pendiente imposible. Aunque todos tenemos nuestro lugar. El problema es la imposición, hacerse una autoridad inflexible y brutal.

9. Hola, James. Sí, no hay que especular. Solamente mirar, observar lo que sucede. Aunque lo que sucede, ya sabemos lo que es, lo que va a ser. Porque la vida siempre es lo mismo: unos más desarrollados, otros no tanto, pero todos participamos del mismo paradigma del sufrimiento y dolor. Por tanto, nuestra existencia es eludir ese dolor que a veces es insoportable. Y para eludir eso tan desagradable, cada cual coge un camino. Pero todos los caminos llegan al mismo sitio: tropezar con el conflicto. Todos tropezamos con el conflicto. Y aquí estamos en el mismo barco para comprenderlo. Y si lo comprendemos, ese mismo acto de comprender el conflicto es el que nos libera de él, es lo que hace que vayamos más allá de él y todo lo que nos genera.

Colaboraciones, 24-03-2013

1. Eso es cierto. Pero eso mismo nos pasa a todos. A ¿tú no Janet? No hay escape posible, porque todos participamos del mismo paradigma mental. Si a ti te llega un reto: alguien que quiere molestarte, ¿cómo lo resuelves? Ya nos dirás, si es que quieres.

2. No sé si trabajas fuera de casa con un contrato o no. Pero, si lo hicieras en una oficina y allí tus jefes te dijeran que hagas algo absurdo, inmoral, ¿cómo responderías? No hace falta que sea robar, mintiendo, sino algo suave pero que ya está dentro de ese ámbito de la corrupción. Pues en ello, según respondas, puede que vaya el trabajo y el dinero que te pagan.

3. Cuando uno ve lo que tiene delante y lo observa con toda la atención, con todos sus nervios, toda su sangre, entonces uno es la totalidad del universo. Uno es como un juguete del universo, vulnerable y en sus manos. Pero ahí está el orden. Y ese orden es amor.

4. Pero como tú sabes, Janet, todas las empresas actúan corruptamente. Porque las empresas están dirigidas, las integran personas. Y como ya hemos dicho las personas sin ser corruptas no podemos vivir. Cuando digo corruptas, me refiero a que para que vivamos unos han de morir otros. Empezando por los animales que sacrificamos para poder alimentarnos y subsistir. Ya que ellos no quieren morir. La corrupción que hay en la explotación, que es no dar ni repartir  los beneficios a partes iguales de un trabajo, en una empresa, etc. Como lo podemos comprobar en el mundo desarrollado, tecnificado, rico, que compra a los países pobres sus materias primas baratas, pero luego les vende el producto que resulta caro. O el agricultor que sus beneficios son irrisorios comparados con las ganancias de los que comercializan sus productos.

5. He sabido de ti al leer tu entrevista en el diario…, de hoy. Gracias por las informaciones y comentarios.

Digas lo que digas, Joel, toda competición es una guerra, aunque sea de baja intensidad. Donde aparecen todas las cosas malas: enfrentamiento, conflicto, división, insensibilidad, indolencia, etc. Y sobre todo en el fútbol. Cuando un jugador echa al suelo a otro jugador que se escapa y le hace daño, ¿eso qué explicación tiene?

Tú dices que se canaliza la violencia, pero esa justificación se puede llevar también al ámbito del boxeo, de la tortura y asesinato violento de los toros por placer y diversión. También se pueden justificar las peleas de gallo, de perros, el boxeo de niños en el Extremo Oriente.

El hombre es pendenciero. Y si está fuerte y bien alimentado, lo es aún más. ¿Sería posible lo que sucede con los hooligans, los hinchas, en los estadios, doscientos años atrás, donde comer era toda una proeza? No sería posible. Era posible el críquet o el tenis, que era practicado por personas de clase alta.

El poder, el establishment, a pesar de las molestias que genera el fútbol, por la masificación de los espectadores, y el desorden que generan, es algo que les conviene. Porque, como tú has dicho, canaliza la violencia -que es el resultado de la rabia, les celos, la frustración por los bajos sueldos, las condiciones del trabajo y de la manera como se vive-. Y sin esa espita podrían estallarla contra los que mandan, con todas las consecuencias y el peligro de una rebelión.

Así que, el pan y circo, sigue vigente después de dos mil años. Por eso, nada nuevo bajo el sol.

6. La moral religiosa, ¿no crees que se ha de reflejar en cada acto, en cada reto que nos llega? Porque si no es así, viviremos aislados, divididos. Y la religión es la unión, la no división.

7. Cuando ellos lo dejan gravar quiere decir que lo hacen para que se vea lo ‘buenos’ que son. Porque las barbaridades que hacen, esas no las dejan gravar de tan cerca. ¿Dónde está Obama? En su poltrona que no quiere que nadie ni nada se la mueva ni la ponga en peligro. Por lo que todo es un blablablá.

Mientras exista el apartheid ni Obama ni Europa, están libres de culpabilidad por tolerarlo. 

8. Maltratar a los niños por militares armados como un ‘terminator’ –asesino-, demuestra lo degenerados que estamos. Los ocupantes e invasores, por ser brutales y crueles. Y los padres por no evitarlo.

Un niño es muy delicado, frágil, y todo lo que le sucede tiene una gran repercusión. Si se exponen a la violencia directa, quedan marcados por la amargura y el resentimiento, por la humillación.

Los invasores ya sabemos que son crueles, insensibles, indolentes, fanáticos, robots asesinos, están deshumanizados, por lo que son un grave peligro para todos, más aún para los niños que por eso los tienen que eludir.

9. Si decimos que ‘Las palabras del alumno tienen que ser entendidas, las del Maestro no tienen que serlo’. Eso no tiene sentido, porque creamos la dualidad -el agravio.- de que el maestro es como un dios y el alumno un mero objeto sin importancia. Cuando para que el maestro -lo que dice y transmite- haya de ser entendido y vivido, ha de existir el mismo nivel de igualdad, para que no haya división y se genera la unión entre ambos.

10. Los que no quieren la revolución -aclarar la verdad de lo que sucede para que se solucionen los problemas- es porque tienen miedo a algo que perder.

11. Las palabras no son los hechos. Muchísimos poetas, escritores, oradores, profetas, gurús y maestros, han hablado y hablan sin parar. ¿Pero cómo son sus vidas, cómo viven? Eso ya es otra cosa, ¿no?

Si yo te digo: ‘Te amo, Evan’. Eso no tiene ningún sentido ni valor. Lo que tiene importancia es comprender la realidad, lo que es, comprender cómo funcionamos, cómo funciona nuestro pensamiento. Y si vemos realmente como vivimos y como funcionamos, entonces tendrás todo el cuidado en usar las palabras para que tengan un sentido verdadero. Y no una floritura retórica, ya sea poética, literaria o lisonjera para agradar.

12. Es que la palabra religión tiene un significado que es algo parecido a como pertenecer a un grupo político determinado. Y la espiritualidad es como estar enterado de la política, lo que hacen los políticos, sus marañas, sus pasadas de rosca, etc., pero sin nunca participar en ella. Por eso, tienen una misma raíz, pero no las mismas intenciones ni los hechos. Y como ya sabemos: por nuestros hechos nos conocerán.

Colaboraciones, 24-03-2013

1. “Miserable es Uno que «debe» cuidar el cuerpo. Más miserable Uno que «debe» cuidar el alma. Más miserable aún es aquel que divide más allá de uno. Sin embargo, el Uno en el espíritu de uno que ha encontrado todas las cosas. Como todas las cosas se extienden en sí mismo. El amor: le importa.”

Si eso es así, entonces uno es verdaderamente afortunado, Pues en la no división existe el paraíso, donde todos los infiernos se convierten en agradables y soportables, pues desaparecen.

2. Una persona espiritual da toda la importancia a todo lo que existe. Por eso, no juega con las cosas caprichosamente, sino que las respeta como si no hubiera nada más que ello para poder sobrevivir, ya sea la comida, el agua, el aire, el cuerpo, la ropa que lo cubre, los animales y los árboles, las máquinas.

3. Gracias, Yudh. Si cuando vemos que la mente se desinfla ante un reto que nos parece desagradable, no reaccione, mírelo con toda su vida y su energía para poder comprenderlo. Porque si reacciona huyendo, peleando con ese estado que no le gusta, va a proseguir desinflándose la mente. Así que, en ese mirar como si fuera lo único que existe, al producirse la atención profunda, no habrá división, y la mente ya no se verá ni desinflada ni inflada.

Es como cuando estamos en paz, sin conflictos, ¿qué importa que sea de noche o de día, que llueva o no?

4. Si tú me dices: ‘Por favor dame algo de comer, pues hace mucho tiempo que no he comido’. ¿Qué sentido tiene el que te pregunte cuánto tiempo hace: si diez o veinticuatro horas, si te explico que los alimentos están muy caros, que los precios son estos o aquellos, etc.?

Eso es lo que estamos haciendo ahora. Aplazando, postergando la acción que es ahora. Y lo hacemos en nombre de una idea, ya sea política o de otra índole. Pero tú insistes en que tienes hambre, que estás todo el día sin comer y ya es muy tarde.

Por eso, el problema es de sensibilidad, de percepción directa donde lo que se ve y el que lo está viendo son una misma cosa. Y es así, como puede aparecer el amor. Y si es que lo hemos experimentado alguna vez, el amor es acción directa, sin tiempo.

5. El Todo, lo Uno, no tiene que luchar por nada. Eso de luchar es cosa del condicionamiento humano, que al tener miedo quiere defenderse, luchar. La Unidad, no tiene enemigos ni contrarios, pues ella misma es esos mismos enemigos y contrarios.

6. Gracias. Sí, JeXu, es realmente bueno. Es la versión de Fresco, que es lo mismo que dicen todos los que están despiertos.

7. Aunque a Fresco, se le ha olvidado que todos los seres vivientes, desde que nacen, han de luchar para sobrevivir -el llanto insistente de un bebé que molesta y tortura a los padres, es una reclamación de atención, que sin ella podría quedar en peligro su vida-. Y así hasta el día que se muera. La diferencia está en que unos hacen de ese paradigma de defensa, una obsesión, un problema, y generan todo lo que hemos generado: las armas, los ejércitos, etc. Y otros viven con ello, sin aceptarlo pero sin rechazarlo.

Lo que quiere decir, que la solución a los problemas de la vida, aun siendo fácil, tiene también su complicación. Pues cada uno tiene un nivel de miedo, ya sea más o menos. El que no tiene tanto miedo necesita menos que el que tiene más miedo, pues ha de procurar hacer las cosas para defenderse de los que él cree que son sus enemigos, es decir, todos. Y eso es verdad. Pero, hay una manera de que los enemigos no lo sean: amándolos.

8. He visto algo -no todo, es muy largo para mí- de ‘zeigeist’. Y es una teoría, un proyecto, como otros que hay. Pero, todos esos proyectos para que se hagan realidad, primero los hemos de vivir nosotros en nuestras vidas cotidianas, en cada reto, en cada acto. Si no todo se queda en palabras. ¿Es eso posible, vivir de una manera en la que no haya ningún motivo de conflicto, de división, que por la fuerza de los hechos reproduciría una sociedad como la que hay ahora? Eso sólo lo puede descubrir cada cual con total libertad, para poder ver, mirar en todas direcciones.

9. ¿Cómo va a ser uno como dios, si no lo conocemos ni sabemos lo que es? Tenemos una imagen de lo que creemos que es nuestro dios. Pero, esa imagen no es. Eso no es, eso es el fruto de nuestro condicionamiento. Eso no es. Y aunque digamos ahora que sí que es, al instante se vuelve en: eso no es.

10. Haga frío o haga calor, todo bienvenido sea.

11. Las palabras no pueden describir lo que está más allá de ellas. Por eso, cuando nos referimos a la belleza, la verdad, la libertad, eso no es lo que decimos que es. Porque el acto de vivir la belleza, etc., es efímero, de instante a instante, no se puede atrapar.

12. La cosa es la siguiente: viene alguien y te muestra algo que dice que es bueno, que te va a cambiar la vida. Tú no lo rechazas, pero tampoco te lo crees. Y, según vas viviendo, vas dándote cuenta lo que hay de falso o no.

13. Pero para eso, has de conocer cómo funciona la vida, cómo funcionamos las personas. Es decir, cómo funcionan nuestras mentes. Porque todo el problema está en nuestro condicionamiento. Y para ir más allá de ese condicionamiento hay que ver de qué manera opera el ego, el ‘yo’, que es el invento de nuestras mentes. Y ahí está todo, lo incluye todo: la envidia, los celos, el miedo, la vanidad, la petulancia, el deseo de dominar, el complejo de inferioridad, lo que nos hace siervos, el devenir que no tiene fin. Y hasta que no se comprenda todo eso, que es el deseo de más o de menos, todo cambio, lo que resulte será una repetición de lo que tenemos ahora. 

Después de esto, algunos dicen: ‘Y, ¿qué pasa con los demás, que no lo ven, se van a quedar atrás? Si uno ha comprendido el deseo, que es el devenir, comprenderá que uno sólo puede solucionar su problema psicológico. Pues, nadie puede forzar a los otros para que hagan lo que no ven, o no quieren hacer. Porque estaríamos de vuelta en el viejo sistema y paradigma de esfuerzo, contradicción y conflicto. Lo que nos llevaría a la violencia y a la guerra.

14. Mahadeva, te envío este texto por si te interesa. La amistad es bonita siempre que sea con libertad.

Colaboraciones, 25-03-2013

1. El orden mundial siempre lo establece el más poderoso, antes que el actual -que mandan EEUU y Europa- estaba el Imperio Británico y también el Imperio Español. Y ellos trazaban las fronteras como les convenían, para pagar la servidumbre y colaboración de un cacique o líder local. Ahora pasa lo mismo: los colaboradores del actual imperio de EEUIU, y su fiel seguidor que es Europa, ayudan y arman a los que colaboran con ellos. Y esa colaboración se convierte en dinero para los que mandan. Porque al tener a Israel de guardián de la zona, ellos están amedrentando a los países que no son siervos ni esclavos de ese establishment. Por lo que el negocio es redondeo para los dos.

¿Cómo se puede esto alterar? No hay manera. Hay que soportarlo como una peste. Como los indios, tanto del sur como del norte de América, soportaron a los invasores europeos.

2. Y algo parecido sucede en el Sahara Occidental, que Marruecos se lo quiere anexionar y quedar. ¿Cuántos años hace que EEUU prometió a los saharauis que tendrían su propio país, diez, veinte, treinta? Y seguramente nunca la tendrán, porque el rey de Marruecos les da y obedece a EEUU todo lo que necesite y le ordene. Y a EEUU, le conviene fieles servidores, ya sean monarcas autoritarios, o presidentes, dictatoriales.

España, que tuvo bajo su dominio el Sahara Occidental desde el año 1860, lo abandonó en 1976 en manos de Marruecos y Mauritania, sigue siendo la potencia administradora y tiene la responsabilidad de condenar los miles y miles de crímenes, a causa de la ocupación manu militari, cometidos por la monarquía marroquí. Pero España, también es obediente y fiel siervo de EEUU.

3. Sólo todas palabras. Pero no necesitamos palabras. Necesitamos hechos, tanto de cada uno, como del mundo que tortura, desangra, mata de hambre, mata por las guerras, por la corrupción y la inmoralidad. Tanto de los políticos, como de los llamados religiosos.

Es un error hablar de lo que no se conoce. Es una costumbre, un delirio, una alucinación, peligrosa. Como lo demuestra la historia, la Inquisición, etc., que inventaban lo que a ella, y los que la dirigían lo que les convenía, llevando a la hoguera a miles de seres humanos. Por tan solo no compartir los dogmas inventados por su fe ciega y su fanática.

4. Estas personas, antes de mandar ya dicen mentiras y falsedades, como es esconder que la condición de que se deshaga de los terroristas para recibir armamento del establishment occidental, es un requerimiento irrenunciable. ¿Vale la pena hacer una revuelta sanguinaria, con sus decenas de miles de muertos, para cambiar un dictador por otros, en este caso fanáticos religiosos islámicos?

5. La conciencia del hombre siempre ha sido la misma: división y miedo. Y este miedo, con su huida para deshacerse de él, es el motor del hombre desde siempre. Así que, desde que el hombre puso el píe en el suelo, cuando bajó de los árboles, está destruyendo, porque tiene que conseguir eso que cree que lo liberará del miedo: el bienestar y la seguridad material, la persecución del placer.

Por eso, mientras no nos comprendamos cómo funcionamos internamente -nuestras mentes y pensamientos- seguiremos destruyendo. Porque el miedo no se le pueda vencer, solamente se le puede comprender.

6. La materia, que es el cuerpo, se transforma en más materia, cuando el cuerpo se colapsa y no puede funcionar, que es cuando llega la muerte. ¿Esto está claro?

Ahora, vamos a la conciencia. Cuando morimos el ‘yo’, como Alec, también desaparece. Y no queda nada de Alec, como varón, americano o europeo, inculto o ilustrado, casado o soltero. ¿Qué pasa con la conciencia que es la misma que la conciencia de toda la humanidad, la universal? Pues, esa conciencia de la que tú participabas vuelve a ser toda una con la universal. Es el mismo proceso que la materia, pero en el ámbito de la conciencia, que es la vida. O sea, que la conciencia, por lo que sea, quiso encarnarse en la materia, que es el cuerpo, y cuando éste desaparece vuelve a la conciencia global.

Eso mismo pasa con los animales, que también tienen su conciencia aunque reducida comparada con la nuestra.

7. Gracias, por tus palabras, Trideviji.

Sé de lo que hablas, cuando dices que solamente os dedicáis al yoga. Y el yoga es unión con todo lo que existe, el cosmos. Así que si el yoga es unión. Eso quiere decir que no puede quedar nada excluido. Ese es el problema de algunos practicantes de yoga, pues se aíslan, viven en una isla de ensueño. Sin darse cuenta que viven narcotizados para no ver la realidad, lo que es. Lo que es, la realidad, verla y percibirla es lo más importante que hay, porque de esas manera, somos libres.

Eso es lo mismo que hacemos todos cuando no queremos ver la realidad: huimos y bloqueamos nuestra sensibilidad con habladurías, con los entretenimientos, ya sean los viajes, el cine o el teatro, la música, el alcohol y las drogas, ir al fútbol o al templo o la iglesia, los ejercicios agotadores.

Pero huir de la realidad, es como huir de la muerte: es imposible.

8. Ahora es cuando el nuevo papa -el que era antes, el obispo, cardenal- dejará de estar bien informado. Porque se va a quedar preso de su círculo asesor, que le informará de lo que ellos quieran y les interesa. Como pasa con los presidentes, que al estar rodeados de fieles, incluso ante la evidencia de algo dañino, corrupto, les dicen que eso no es cierto y que no se preocupe. Pues hay que seguir hacia delante.

9. Entonces lo que queda es la propia acción. Si veo todo lo negativo de algo que me ofrecen, si lo veo de verdad como un peligro que es, lo descarto. Por tanto, el problema es de sensibilidad, de libertad, Pues sin libertad, los que siempre han oprimido y oprimen, pues no quieren que miremos en todos los rincones para saber qué es lo que hay en realidad, seguirán haciéndolo. Por lo que ellos, tienen pánico a la libertad. Y por eso, el que teme algo que perder no quiere la revolución: que es la libertad psicológica.

10. Antes vivían en la basura de una dictadura, que todos despreciaban. Ahora viven en otra dictadura basura que todos aceptan.

11. ¿Por qué dividimos a la mente en consciente e inconsciente? Cuando solamente existe el consciente. El inconsciente es un invento que no sirve para nada, cuando uno está realmente consciente de lo que está haciendo u ocurriendo.

Colaboraciones, 25-03-2013

1. La mente tiene la capacidad de inventar, oír y ver, todo lo que quiera. Y a partir de ahí, todo puede ser a nivel mental, verbal, pero no de hecho. Entonces, ¿para qué complicarlo todo con tantas palabras, conceptos, teorías?

2. Entre el comienzo y el final en el ámbito espiritual, psicológico, no hay nada. Si hay algo como el tiempo es una ilusión. ¿Puedes amar un poco a alguien? Eso es absurdo, pues amar significa amar siempre totalmente. Si no es así, eso no es amor en absoluto, sino un invento de las religiones organizadas, de los teóricos e idealistas, de los políticos.

¿Puede ser alguien un poco libre? ¿Puede una mujer estar un poco embarazada?

3. Si todos están ocupados, no podrás avanzar mucho con ellos, porque son estúpidos, no ven. Por lo que te enredarán con sus enredos. Por lo que queda es vivir solo -no aislado-.

4. El magnetismo personal es como el aroma de un perfume, que se huele y percibe por el que lo tiene que oler.

5. He leído tu escrito-columna, ‘Si usted lo dice’, el diario…, de ayer.

He leído tu escrito-columna, ‘Consumidores y Ciudadanos’, en…, de ayer. Gracias.

Internet, no es más que lo que ya existía -y ha existido siempre: la comunicación-. Primero fue el telégrafo, después el teléfono, la radio, luego la televisión, los teléfonos móviles. Y ahora Internet, que es un compendio de todo, lo anterior.

Y antes de que funcionaran esos artilugios, la escritura en tablillas o en papiros, era otro medio de comunicación. Y antes de todo eso, la comunicación era a nivel no verbal, telepáticamente. Que al llegar estas tecnologías, se han atrofiado y desaparecido.

La novedad, es la fácil accesibilidad a la comunicación verbal, escrita, al inventarse la imprenta y los medios de reproducción. Internet, tiene mucha fama, pero hay muchos más silenciosos que no hacen ruido ni son importantes, por no tener poder mundano, que no lo usan. Ya sea por lo complicado que es, por falta de tiempo, por no dominar correctamente el idioma que se usa habitualmente. Pues Internet es muy complicado por la gran cantidad de aplicaciones, el lenguaje extraño que usan los servidores, todos de habla inglesa. Por lo que tienen que traducirse las informaciones, las reglas, los consejos y las pautas para acceder a sus servicios.

Muchos problemas de Internet, con una llamada telefónica al servidor, se aclararían rápidamente. Pero eso, por ahora, es inviable por el elevado coste que ello tendría en operadoras, ingenieros, técnicos, etc., como lo hacen las empresas de telefonía.

6. Mago. Es que no se trata solamente de decir: ‘Yo nunca robaré’. Se trata de generar un orden en el que tú ni nadie tengamos necesidad de robar. Es decir, si yo me gasto más dinero, que el que tengo al recibir el sueldo de mi trabajo, ya estoy entrando en la dinámica de: ¿de dónde sacaré el dinero que no me llega con el sueldo que recibo? Y entonces si no lo corrijo, soy el terreno abonado para que me sobornen o yo soborne con alguna ilegalidad, que es lo mismo que robar. Al igual si yo me aprovecho de otro, etc.

7. O sea, que uno no puede ser solamente honesto en unas cuantas cosas, hay de serlo con todas y cada una de las facetas de la vida. Y de esa manera, uno es cuando genera el orden que afecta a todos y a todo. El que recibe, porque se lo dan, algo que no lo necesita, ahí está la corrupción y la inmoralidad. Y esa inmoralidad, es la que va a genera el que haya hurtos y ladrones.

8. Uno puede estar atropado por algo. Eso no es el problema. El problema es cómo lo vive.

9. ¿Qué tal estás?

¿Deseas alguna cosa concreta?

Gracias por el saludo. No te conozco. ¿Tú me conoces de algo?

No hay molestia ninguna, Ana. Si necesitas algo, que aclaremos algún tema, adelante, exponlo y veremos qué sale al investigarlo.

¿Empiezas, tú Ana? Explica si te preocupa alguna cosa, que no entiendes o algún problema de la vida que tengas.

10. He leído tu escrito-columna, ‘Consumidoras y Ciudadanos’, en…, de ayer. Gracias.

Internet es un negocio. Y por tanto ha de funcionar como un negocio: los que participan en él, han de consumir lo que se les ofrece. Por tanto, todo está enfocado para que haya la máxima participación. Y para ello, que mejor anzuelo que la propia vanidad. Y por eso, es que han inventado la aplicación ‘Me gusta’, con respecto a un comentario, una foto cualquiera o la de una persona, un video, música, etc. Y eso, como todo lo que concierne a la vanidad engancha, crea adicción. Por lo que lo que se pretendía, que era el negocio y la máxima participación. Ha sido un éxito que funciona.   

Por eso, el ver el número de veces que han pulsado la aplicación, ‘Me gusta’, a todo lo que uno expone, pública o comenta, es una de las que más se persiguen para ver quiénes son lo que te han dado esa gracia.

11. Si estuviéramos atentos todo el tiempo a todo lo que sucede, tanto dentro como fuera, no habría inconsciente. Por tanto, el inconsciente es el vagar de la mente de un recuerdo a otro, de una invención a otra.

12. El inconsciente es como esas personas ociosas, que van de un sitio a otro contando chismes y fantasías. Que algunos les agrada investigar y hurgar en ello, para ver la posibilidad de describir el futuro. Por lo que, todo resulta una confusión.

La cuestión es, ¿por qué cuando estoy bien, y puedo mirar a los ojos y al corazón de los demás, el inconsciente no puede operar? Eso es porque no hay división, no estamos divididos. Por eso, el inconsciente al ser lo fragmentado, lo separativo, no es adecuado para el orden y el fin de los conflictos.

13. ¿Por qué nos tenemos que ubicar, identificar, con una idea o teoría, o lo que sea, si eso es fragmentario, nos divide? El mundo está como está por esa fragmentación, que hace que no nos veamos como realmente somos. Somos personas, que necesitan respeto, dignidad, compasión, amor. Pero, mientras no veamos que esa fragmentación interna, al salir y exteriorizarse va hacer todo el daño, si no lo vemos como el peligro real que es para nuestras vidas –no como una idea-, un veneno que no puedo tomar, no podremos ir más allá de ese dolor que causamos y nos causan tan cotidianamente.

Colaboraciones, 26-03-2013

1. “¿Algunos conocimientos serios de la psicología, de la astrología y del esoterismo nos ayudarían en demasía?”.

La psicología es la manera de ver cómo funcionamos internamente –mentalmente-, para ver la manera de resolver los problemas. Pues, los problemas todos tienen un raíz psicológica –mental-. Por tanto, ella es una herramienta precisa.

Respecto de la astrología, que es intentar predecir el futuro, es algo superficial. Es como cuando uno dice: esta persona es africana, esta otra asiática o europea, y cada persona según el continente de donde sea, tiene estas características. Y desde ahí pretenden hacer una teoría exacta para predecir el futuro de cada persona. Pero se olvidan, que sean quiénes sean, todos somos iguales en nuestras necesidades básicas. Por lo que, ante esas necesidades, toda característica particular no tiene ningún valor real. Pues nos divide como seres humanos que somos, como la única raza humana que existe.

En cuanto al esoterismo, que es lo oculto, el ocultismo, es también divisivo. Porque es aislante, subjetivo, es un delirio particular todo lo que se experimenta. Incluso la telepatía, las señales y símbolos, las insinuaciones, no se pueden contrastar. Todo es como un sueño pero despierto.

2. Sí, Martín, es cierto que no podemos estar todo el tiempo atentos. Pero sí que podemos no darle tanta importancia al pensamiento y todo lo que genera. Es como si tenemos un vecino gruñón y con ganas de pelear, no lo podemos eliminar, ¿verdad? Pero, sí que podemos hacer las cosas de manera para no acabar entre sus manos, nos desencadene conflictos y toda clase de problemas. Pues, el inconsciente hace lo mismo, es lo mismo.

3. La vida es como tener bajo la cama una serpiente que hay que estar alerta a ella. Así mismo es la mente, no sabemos lo que nos va a deparar, porque hay muchas cosas que influyen en ella -lo agraviados que estamos, lo que nos hayan humillado, el cuerpo y sus requerimientos-. Más aún si se presenta un gran reto, que uno no sabe cómo va a responder.

La violencia que nos puedan infringir es una experiencia aterradora, dramática, y lo que venga a partir de ahí forma parte de lo desconocido. Sea que responda con más violencia, sea que uno lo encaje y adopte una actitud no violenta, el agravio y el daño están ahí. Por eso, uno siempre ha de ser afortunado para que los retos que nos lleguen no nos desborden.

4. La mente está condicionada por el lugar donde vivimos, lo que comemos, en lo que trabajamos. Por tanto, cuando llega un reto a una persona que vive en una gran ciudad, no es lo mismo que alguien que viva en un lugar más tranquilo y quieto. Así un mismo reto, en la ciudad tiene una respuesta diferente que pongamos en un pequeño pueblo o casa de campo. Porque en la ciudad la capacidad de serenarse, aquietar la mente, es muy difícil y uno responde atolondradamente. Aunque eso, no quiere decir que esto sea una ley invariable. Pues, en el campo hay personas confusas y en las ciudades tranquilas y serenas.

Prueba de ello es que cuando hace unos centenares de años la mayoría vivían en el campo, el desorden y la confusión, que generan actos atroces, estaban con ellos.

5. He leído tu entrevista. Gracias.

Se nota que eres un político de raza, dices lo que te da la gana como si ello fuera la única y la mejor solución para los conflictos, los problemas, sus soluciones que dais que siempre es la guerra. Ahí tenéis ese monstruoso ejército para hacerlas.

¿No te avergüenza que, después de diez años de destruir un país como Irak, asesinar a un millón, dos o tres millones, alterar toda la zona y el mundo, ahora esté peor que antes? No me cuentes el cuento de la democracia, que no me lo creo. Cada día hay asesinatos, explosiones de bombas, coches bombas, los gobiernos parecen unos indocumentados sumisos y siervos como os gusta que sean todos los gobiernos.

Aparte de todo lo que te he expuesto, están las barbaridades de las cárceles gestionadas y dirigidas por vosotros, como Abu Ghraib, etc. Decís que sois la civilización y sois más salvajes que los iraquíes, pues con la educación que habéis recibido, lo bien alimentados que estáis, seguís siendo salvajes como siempre lo habéis sido.

Ahora vamos a la hipocresía del genocidio y el apartheid que se está llevando a cabo casi un siglo en Palestina. Y, ¿qué hacéis consintiendo una de las cosas más repugnantes como es que a uno le roben su casa y el lugar donde has nacido y has vivido toda la vida? No me digas nada aún, pues por lo que hacéis os conocemos.

El mismo sistema, la misma táctica que hicieron los invasores europeos que llegaron a América hace seiscientos años, para robar la tierra a los indios, masacrarlos y eliminarlos, es lo mismo que está haciendo Israel con los palestinos.

Tú y tu jefe, y su mujer, todos pro judíos, también sois culpables directos de ese genocidio. Figuraréis en los libros serios de historia como los paladines de esos invasores, crueles y asesinos.

6. Esas energías que dices, que es la inteligencia de la vida operando, son las que nos dan la vida o nos la quitan. Por lo que uno nada más puede que cooperar con esa energía.

7. Las semillas si no brotan, pueden pudrirse. Así que desde el principio ha de participar el amor, cuidando la semilla, vigilándola que no le falte lo que necesita: amor. Y como ves, mi querido Evan, el amor es como el aire está en todas partes, en todo momento.

8. No hace falta morir para ser con el uno. Nada más hace falta estar unido y no dividido internamente.

9. Uno ha de estar en la actitud mental de no sé. Es de la única manera que uno puede soportar la vida. Sin imagen de lo que ha de ser, nada.

10. Si tenemos una idea, estamos presos en ella. Como la vida es ingobernable, me divido, me enfrento, entro en un conflicto que nunca ganaré.

11. ¿Podemos ver la vida de la misma manera? Nunca se ha visto que sea así. Siempre hay división entre ‘tú’ y ‘yo’. ¿Puede desaparecer el ‘yo’?

12. El ‘yo’ no puede desaparecer. Hemos de vivir con él. De la mejor manera es vivir amándolo para así comprenderlo. Comprensión es inteligencia.

13. El amor es la magia por lo que vamos más allá de la miseria, los problemas. No se sabe cómo llega, ni el tiempo que va a durar. Es sin ‘yo’.

14. El miedo no soluciona los problemas, pues él tiene su urgencia que hace que inventemos algo para sustituirlo. Todos hacemos lo mismo: luchar, odiar, matar.

15. La mayor calamidad es vivir siendo egoísta. No llega nada bueno con ello, pues sólo queda la huida sin fin de la imagen de ser egoísta.

Colaboraciones, 27-03-2013

1. He leído tu escrito, ‘Hacer política educativa’, de ayer. Gracias.

No has encarado bien el escrito. Dices que los políticos deben arreglar el desbarajuste del plan de estudios. Pero los políticos no están para hacer esa tarea. Ellos quieren conseguir el poder y hacer todo lo que puedan para permanecer con él. Y a partir de ahí todo está sometido a ese objetivo. Por lo que todo tiene ese estilo corrupto que lo impregna todo.

No hay más, la educación que imparten las universidades, los institutos y escuelas, todos reciben el mismo programa que emana de los gobiernos que nosotros hemos escogido. Que no es más que una enseñanza en el esfuerzo, la contradicción, el conflicto. Y donde hay conflicto, hay pérdida de energía. Donde la excelencia no puede ser -el máximo orden posible-.

Ellos quieren ingenieros, abogados, técnicos y burócratas, para que siga el mismo paradigma que ha hecho posible el que el gobierno pueda mandar. Por tanto, no queda nada más que ver dónde estamos. Y que cada uno saque sus consecuencias. Y actúe de la manera que quisiéramos que fuera, en la manera de lo posible, pues al estar mediatizada por los gobiernos la educación está condicionada por ellos.

2. He leído tu artículo, ‘¿Necesitamos una reforma electoral?’, en el diario…, de ayer. Gracias.

Los problemas no se resuelven con meras reformas, con un ajuste por aquí de vez en cuando. Los problemas que es lo viejo y conocido, lo repetitivo, lo que nos enfrenta y nos genera toda clase de disputas y contiendas, ha de ser comprendido, visto hasta la misma raíz de su origen. Y entonces uno descubre que todos los problemas nacen y se desarrollan dentro de uno.

Por tanto, el problema es uno, no del político, del esposo o la mujer, del vecino, o de las crisis recurrentes. Y es entonces, si lo vemos con claridad, cuando ya no estamos dando toda la responsabilidad a los demás, ya sean los políticos y dirigentes, las autoridades económicas, religiosas, etc. Es entonces, cuando uno se da cuenta que él es responsable de todo lo que sucede a su alrededor, y también lejos, a los árboles, a los animales, a los moribundos hambrientos que van a morir en estos momentos o mañana, a los que no tienen donde vivir, a los que van a matar y a que los maten en horrorosas y sanguinarias guerras.

Y entonces uno no le da tanta importancia a los políticos, los que mandan, solamente los ve como lo que son: unos funcionarios burócratas que gestionan los servicios y todo lo necesario para que haya el menor orden posible. En todo lo demás en el ámbito humanitario, en el ámbito moral, en lo psicológico, allí ellos no tienen nada que hacer, si nosotros nos hacemos cargo de nuestras vidas, viendo y comprendiendo de la manera que estamos condicionados. Siendo libres.

3. He leído tu escrito en el diario…, de hoy, ‘La Madre Tierra para Evo Morales’. Gracias por las informaciones y comentarios.

Siempre existe el mismo dilema: dejar intacta una región, un paraje, o alterarla de manera para que se desarrolle económicamente, construyendo vías de comunicación o polígonos industriales. Recuerdo que en los años setenta del pasado siglo, querían construir una autopista por el litoral del Mediterráneo en el este de la península Ibérica, a escasos kilómetros de la playa, cuando empezaba a desarrollarse el turismo y su industria -hoteles, tiendas, bares, discotecas, alquiler y venta de apartamentos, etc.-. Los jóvenes de las zonas afectadas, que estaban en contra del dictador Franco, se dedicaron a manifestarse en contra por medio obras de teatro escritos, charlas, etc. Pero la autopista se hizo.

Y efectivamente la zona registró un gran auge del turismo tanto internacional –sobretodo inglés y alemán que se instalaron allí como su segunda o primera residencia-, como el español. Dicho esto, y después de tantos años, no sabría decirte si la autopista tuvo un papel determinante o fueron otras causas las que propiciaron tal auge. Lo que sí que está claro, es que tanto la autopista sirvió a los turista y su venida, como estos dieron sentido a tan gran proyecto. Que atraviesa unas zonas donde los campos de cultivo de arroz y de naranjos, y otros cultivos de hortalizas y árboles frutales, abundan en la zona, teniendo que levantar grandes puentes para salvar otras carreteras, vías de tren, ríos o montañas. O expropiaciones de los lindes de la autopista.

Aquí lo que hicieron fue, conceder una concesión a la empresa constructora para que la gestionara y explotara durante veinte o treinta años –puede que sean menos o más- para recuperar los costes de la creación. Y luego ya pasa a ser titularidad del estado.

4. “Éxodo 20,4: No te harás imagen ni ninguna semejanza de cosa que este arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra”.

Gracias Alejandro. Por eso, los católicos, y otros también, son idólatras y paganos, mundanos, supersticiosos y superficiales, ocultistas y brujos.

5. El problema que tenemos es creerse que todo lo relacionado con uno es lo más importante. Cuando uno dice: ‘Sabes que estuve en Sebastopol’. Y enseguida decimos: ‘Ah, yo estuve en Karachi y lo pasamos tan bien, vimos…’. Y ya no paramos sin dejar hablar al otro.

Claro eso es en las cosas superficiales, pero cuando se trata de otras más importantes, en la que hay en juego algo de más valor, estamos dispuestos a destrozarnos para que ese ego prevalezca.

Por eso, para que el ‘yo’ no pueda operar hemos de encarar los retos negativamente. Pues el ‘yo’ solamente puede operar en lo conocido y repetitivo, lo nuevo no le deja actuar.

6. El problema es muy profundo, pues las personas se hacen adictas al dinero y lo que proporciona, seguridad psicológica. Por lo que cuando está en peligro el dinero que tenemos nos entra pánico, porque no podremos adquirir lo que nos hace felices, ya sea un nuevo coche, un viaje, una nueva casa, nueva ropa, salir a comer al restaurante, etc.

Es entonces, cuando la vida se convierte en una guerra abierta para defender lo que soy y lo que tengo. Y por eso, es que hemos creado las fronteras y los ejércitos para que las defiendan. Así que tengo que invertir grandes cantidades de dinero para que me defiendan, por lo que empieza la dinámica de necesitar para la defensa tanto como para subsistir en alimentos, etc. Sin darnos cuenta, que la seguridad no existe en absoluto. Sólo existe la absoluta inseguridad.

Pero describirlo y hablarlo, no nos va a servir de nada si no nos damos cuenta del peligro que es el vivir yendo detrás de la seguridad, persiguiéndola por todos los medios. Es como querer alcanzar la sombra de nuestro cuerpo que se proyecta delante de nosotros. Y todo ello demuestra lo insensibles, los desagradables que somos cuando dejo de comportarme como si fuera lo más importante de la vida, cuando dejo de alimentar a mi insaciable deseo de placer. Pues la persecución del placer nos lleva al dolor. Y cuando llega el dolor, es cuando realmente somos un grave peligro.

Colaboraciones, 27-03-2013

1. Cuando uno llega al extremo de vivir para el dinero, para su propio y único bienestar, es cuando llega la egolatría. Cuando queremos que nos traten diferente a los demás, porque nos creemos especiales, creemos que tenemos más derechos, es cuando más inseguros estamos. Ahí están todas las personas que se dicen que son importantes: los reyes, los papas, los presidentes, los directores y ejecutivos de empresa o financieros, los artistas y triunfadores, el que acumula su dinero en un banco o una caja de zapatos, etc. Pero todos ellos necesitan que alguien les defienda ese plus que ellos consideran que es solamente suyo. Por lo que, se hacen dependientes de lo que tienen y de los que les proporcionan y salvaguardan eso que tienen.

Y eso mismo se puede transpolar a todos los ámbitos: cuando tenemos alguna alteración del estado normal, como un dolor, ya sea en una parte del cuerpo, o psicológicamente, queremos hacer partícipe de ello a todos. Quiero que se me preste una atención extrema, que nos reconforten. Sin darnos cuenta que a todos nos sucede lo mismo. Sólo que hay algunos que lo ven, lo viven, sin hacer de ello un gran problema.

Todo eso es motivado por el miedo a morir, miedo al futuro, miedo al presente, miedo al vivir. Y el miedo es el que ha hecho posible esta sociedad y su manera de vivir, tan cruel y despiadada. Así que, si queremos ser buenas personas hemos de comprender el mido desde la misma raíz.

2. He leído con atención e interés tu entrevista que publicó ayer el diario… Gracias.

Todo eso que tú, Christian, tan detalladamente has descrito, es lo que siempre ha pasado y ocurre ahora. El ser humano está sujeto a unas necesidades básicas. Primero tiene que comer, vestirse, tener un lugar para descansar y dormir. Una vez tiene eso cubierto, entonces busca la distracción, el entretenimiento, el placer. Por lo que pasa a tener dos problemas: las necesidades físicas y las necesidades psicológicas. Y cuando eso falla, entonces se siente inseguro, siente dolor y sufrimiento. Y eso ya nos ocurría hace un millón de años.

Ahora, la mayoría de las personas donde vivimos ya tenemos cubierta la parte alimenticia, etc. Pero como siempre, falta la psicológica. Y, como para tener paz psicológica uno tiene que trabajar arduamente, inquiriendo, investigando seriamente, apartándose del ruido y la confusión que todo lo envuelve, es cuando todo falla. Porque nosotros somos superficiales, nos gusta la vanidad, la competitividad, el exhibicionismo. Y de esa manera de vivir tan banal, el desorden es el que se impone.

El problema de la crisis ya sea en Europa, como en el resto del mundo, no es económico ni político, es de moral. Y para tener moral uno tiene que conocerse, tiene que saber cómo funcionan las mentes. Para ello, uno tiene que ver de qué manera funcionan sus deseos, sus miedos, sus fantasías, su incesante búsqueda de placer y seguridad que éste proporciona -aunque sea de manera efímera y confusa-.

Sólo así uno es cuando puede generar el orden, que no hay, en su vida y la de los demás, sea que vivan cerca o en otra parte del mundo.

3. Todo lo que existe es real mientras no hagamos una realidad que no existe. ¿Podemos negar el mundo material: el cuerpo, el agua, el sol, la nieve, el fuego? Eso lo ha de descubrir cada cual, si es que quiere y le interesa.

4. Lo que pretendo decirte, Rob, es que el mundo es aparente, pero está aquí presente. ¿Puedes dejar de dormir, de comer, de quitar la mano del fuego? Mientras no lo hagamos siguiéremos jugando a lo que debería ser, a lo que me gustaría que fuera. Dividiéndonos de la realidad, de la verdad, de lo que es.

5. ¿Qué relación tiene el Dalai Lama con Jiddu Krishnamurti? Solamente que son dos seres humanos. Pero en la manera de vivir e impartir sus enseñanzas no coinciden. Podrán usar algunas palabras iguales, pero los hechos de sus vidas no tienen nada que ver la una con la otra. El D. Lama, heredero de una teocracia, cruel y despiadada, es un intrigante político, que promueve los conflictos entre el Tíbet y China, que se ha relacionado con personas crueles y asesinas. Personas provocadoras e iniciadoras de sanguinarias y horrorosas guerras, con millones de muertes, donde todavía persisten las matanzas.

6. ¿Por qué es que el cerebro desatiende a los sentidos y se entrega a las alucinaciones y delirios de que tendría que ser? ¿Es por qué para nosotros no tiene ningún sentido la vida, somos indiferentes a ese pájaro que vuela, a ese árbol, a esa persona normal y corriente que va por la calle?

Uno tiene que ser sano y lúcido. Y para ello ha de hacer las cosas de manera que la mente no se confunda y entre en conflicto.

7. Creo que sí que hay una posibilidad de ir más allá de la confusión de la mente. Porque, cuando somos conscientes de lo que genera la confusión mental -que es la división- entonces, ésta desaparece al desaparecer la división con ella.

Ahora la cuestión es, ¿por qué estamos distraídos, confusos, de manera que nos dividimos?

8. Cuando nos insultan, ¿por qué no respondemos con el mismo insulto o agrediendo? Porque vemos todo lo que va en ello y vamos más allá de nuestro condicionamiento de querer vencer, triunfar, ser el más poderoso, dominar al que se atreve a insultarnos. Por tanto, la reacción no es efectiva para que advenga el fin de lo feo, las disputas, los insultos, la violencia. Cuando uno  ve lo feo y confuso no arraiga porque no hay el terreno abonado, no hay nada para que reaccione. Pues, el ‘yo’ no lleva el mando, está inoperativo.

9. Yo soy responsable si te insulto o no. No somos piedras en el camino, que las pisan y no sienten nada.

10. Hola Jérôme. Eres muy rápido.

Empezaré por los nazis. Los he nombrado para que podamos ver la fuerza y el poder –el deseo-, lo que es capaz de hacer –construir otra moral, otra manera de vivir-. Nada más era eso. Por supuesto, que uno tiene toda la libertad para hacer lo que quiera, luego de haber actuado con libertad viene por la fuerza de los hechos las consecuencias. Es decir la enseñanza directa y personal. Es como describirte lo que ocurre si tocas una plancha que quema, eso no será tuyo como si tú lo vives al tocarla.

La pregunta es, ¿hay que pasar por la experiencia para tener la sabiduría necesaria para vivir sin confusión, sin conflicto, en libertad?

Respecto de los motivos para enviarle a Jessica el texto, que tú has leído, lo he hecho porque es un texto que lo pueden leer todos los que tengan sensibilidad, no importan lo que hagan. Porque lo que hacemos, para que sea para todos, ha de ser cosmopolita, global, entendible para todos. ¿Y qué más cosmopolita y global que el sufrimiento que nos genera la vida?

Y la vida son problemas, resolverlos, volverlos a tener y volverlos a resolver. Y así es de la única manera que descubrimos realmente quiénes somos. Es decir, nos damos cuenta cómo funciona el pensamiento y la mente. Pues sin ver cómo funcionan, que es ver y comprender el condicionamiento, no hay manera de ser libre.

Con afecto y con cariño.

Colaboraciones, 28-03-2013

1. Alec, aunque tu comentario corto y conciso, por eso, me sorprendió no te contesté a ti exclusivamente. Una vez empezamos a escribir enseguida todo se transforma en todo y no hay nada en que nos enfoquemos. Si no fuera así, sería todo demasiado agresivo, punzante y generaría conflicto.

2. Si no cooperamos, habrá que ver qué es lo que lo impide, cuál es el obstáculo. ¿No será el miedo, la pereza, la indolencia, la desatención? ¿Tal vez, es el exceso o la falta de actividad?

3. He leído en tu entrevista en…. de ayer. Gracias por las informaciones y comentarios.

La vida es violencia, no hay salida posible. Porque el mismo cuerpo tiene su violencia: los anticuerpos atacan y destruyen las bacterias que quieren infectarlo. Uno cuando camina está destruyendo todo lo que pisa sin darnos cuenta o dándonos. Un partido de fútbol, una competición de la clase que sea, también es violencia. Así que el mismo hecho de vivir es violencia.

Por tanto, si la violencia forma parte de la vida, a pesar de nosotros ya sea que lo queramos no. Y todo lo que existe tiene su parte positiva y negativa. Alimentarse mucho, nos enferma, poco también. En el dormir ocurre lo mismo. Así que, viendo que los extremos generan desorden, y es preciso que haya orden para que la vida pueda funcionar adecuadamente, me atengo para no caer en los extremos. Y entonces con ese orden de no ir a los extremos, es cuando desaparece el conflicto -que es estar dividido de la realidad, de lo que es, de la naturaleza-. Y si no hay conflicto, haga lo que haga será la acción de ese orden, que no es ni tuyo ni mío ni de nadie.

4. Los datos que he expuesto son los correctos, Anand, aunque a ti no te gusten. También están las cosas correctas que ha hecho, pero eso para investigar como lo estamos haciendo, lo negativo para descartarlo, no nos interesa.

Adorar a una apersona, alabarla y ponernos a sus pies, sea quien sea, eso va en contra de la dignidad humana. Y por tanto, genera división y conflicto. Que es de lo que tratamos de desprendernos. No hay más si es que queremos vivir en libertad, en la verdad, en la compasión y en el amor. Y todo eso es la esencia de la religión, no la repetición de palabras, los cantos y plegarias, la adoración de imágenes, personas vivas o muertas, repetir lo que dicen los libros por venerados que sean, peregrinajes a los llamados lugares santos. Además de agarrarse y aferrarse a una religión particular, creyendo que es la mejor. Porque todo eso nos divide. Cuando la esencia de la religión es la unión, la integración, lo entero y sin fragmentos.

5. En los momentos en que el nuevo día empezaba a mostrarse con su naciente claridad, un estornino alegre y vociferante reclamaba su atención con sus gritos pausados y claros. Daba la impresión que estaba muy cerca de uno, pero la quietud del momento era lo que nos unía tan fácilmente.

Los gorriones ya no temían al frío de la madrugada y también cantaban alborozados. Al cabo de un tiempo, cada uno se fue a lo que tenía que hacer y el lugar tan reconfortante con su compañía, quedó silencioso y expectante sobre el nuevo día.

La golondrina que visitó el antiguo nido del año pasado, inspeccionándolo, entrando y saliendo nerviosa, con su vuelo acelerado y solitario, no se decidía a quedarse del todo a pesar de las pasadas y visitas. Ella estaba sola, pues las otras golondrinas todavía no habían aparecido. El nido estaba debajo de una balconada a unos cinco metros del suelo. Y estuvo soportando los abundantes cohetes que estallaban en el suelo, que lanzaban los que estaban de fiestas propias del mes marzo -grandes hogueras de monumentos de cartón y de fibra plástica y madera-. Y por donde pasaban miles y miles de personas yendo y viniendo. Pero ellas lo aguantan todo. Aunque esta vez, se encontraba reticente a la hora de decidirse. Esa golondrina solitaria era la única que llegaba, daba una mirada por la calle y se posaba en el nido un tiempo.

6. Si nos amamos realmente de verdad a nosotros mismos, estamos amando a toda la humanidad, a todo lo que existe.

7. Puede que no hayas entendido bien. No he acusado a nadie de terrorista. Solamente he dicho que el que tiene parte en un conflicto violento por una reclamación, legítima o no, donde hay otros que sí que usan la violencia, si no se aparta es cómplice de esa violencia.

8. He leído tu entrevista de hoy en el diario La Vanguardia de Barcelona.

Gracias por tus informaciones y comentarios.

Cuando dices: ‘Si los arruinados somos miles, el sinvergüenza es el sistema’. Eso no va a solucionar los problemas. Porque los problemas se solucionan desde su misma raíz.

Nosotros no hacemos eso. Cuando tenemos un problema queremos proyectarlo y darle la culpa a otro: ya sea una persona, una empresa o el sistema. Y de esa manera, lo que hacemos es ver el problema superficialmente, y por tanto, también la solución va a ser superficial.

El problema es que hay unas personas que conforman el poder y el gobierno. Pero esas personas las hemos puesto nosotros, están ahí con nuestra complicidad. Y entonces ellos, legítimamente ejercen la autoridad. Pero, ahora resulta que esas personas que hemos elegido no sirven para resolver los problemas que han llegado, y los que siempre hemos tenido. Pues, esta crisis no es diferente de las otras que llegan recurrentemente.

¿Qué haré si veo que no puedo confiar en los dirigentes, en los políticos, en nadie? Porque ellos son como yo, están confusos, viven en desorden. ¿Qué haré después que ha llegado hasta el extremo de endeudarme, arruinarme, porque me han timado en la compra de mi casa? No puede ir a ninguna parte, no puede confiar en nadie. Sólo sabe que depende de usted mismo para solucionar sus problemas. Entonces, si no huyes, si no inventas un escape, si no quieres cambiar eso que te está sucediendo, si permaneces con ello completamente, si amas ese problema con todo tu ser y toda tu energía, él te revela su solución, su secreto.

Porque la inteligencia llega cuando hay amor, que es el afecto y la compasión por lo que está existiendo. Nosotros somos vengativos, queremos explicaciones de todo, queremos que todo salga favorablemente para nosotros. Y esto no es posible. ¿Por qué no tenemos le sentimiento de gratitud por todo lo que somos y hemos recibido? Tú, Nicholas, eres un profesor de la Universidad de Nueva York, eres educado, tienes un cuerpo completo, tienes la salud necesaria para poder seguir trabajando. ¿Por qué no damos gracias por todo eso que tenemos? Por eso, cuando perdemos algo, hemos de estar agradecidos de no haber perdido más todavía. Y por eso, la gratitud es la inteligencia, el orden, el amor.

9. Si eso es verdad, ¿porque no se aparta de la política y sus intrigas? Te lo digo porque es amigo de los Bush, guerreros, que iniciaron las matanzas, tanto en Irak, como en Afganistán, etc.

¿Por qué quieres negar la evidencia? Eso no es amor. El amor es encararse con la realidad, sin huir, ni querer cambiarla, sino estar con ella, amándola. Y si amas la verdad, ella te revela su camino que es el del orden, el de la no confusión ni división.

10. Igualmente, Anand, que te sea favorable el día todo lo más que pueda ser.

Colaboraciones, 29-03-2013

1. Lo que se describe nos es lo descrito. ¿Puede la mente de uno salirse de la influencia de la mente global, no participar de ella? Por eso una cosa es lo que nos gustaría ser y otra lo que es, la realidad ya sea que nos guste o nos disguste.

Ahora viene el Gita, Krishna, etc., y dicen que no existe la dualidad de ‘me gusta y me disgusta’. Pero eso no es un hecho, ¿verdad? Porque, siempre está ahí el ‘yo’. ¿Puede este ‘yo’, desaparecer para siempre? No lo puede a no ser que seamos descerebrados o dementes.

Uno lo que hace es vivir con ese ‘yo’, como vive con el cuerpo, con el frío o el calor, pero yendo más allá de ese ‘yo’ y todo lo que genera. Mírelo atentamente, no lo acepte o lo descarte, entre en ello, sino no habrá libertad en su vida.

2. “Después de la libertad viene el desierto. En el desierto, no hay nada».

Hay una trampa en lo que tú dices, Teodoro. Pues nadie sabe lo que llega si no está ahí para verlo y experimentarlo.

Diga quien lo diga -los libros llamados sagrados y sus dioses, santos, sabios y profetas-, si no pasamos por eso nunca sabremos si es real o falso. Uno no se pude fiar de nadie ni de nada, pues cada cual tira para sí, porque somos egoístas.

3. «Uno siempre tiene la libertad de no identificarse con el cuerpo y no ser afectado por el placer y el dolor asociados con sus actividades».

¿Es cierto, qué estamos más allá del cuerpo o es una ilusión, que me gustaría que fuera? Si a uno lo torturan, le queman el cuerpo, puede no sentir dolor. Los cristianos dicen que Jesús en verdad no sufrió en su tortura y asesinato en la cruz. ¿Eso es un hecho? Para que sea un hecho, uno ha de ser demente, o estar completamente drogado, o un loco que no siente dolor –pero los locos no pueden convivir relacionándose con las personas-.

4. Aunque nunca te contesto lo que escribes -no lo leo pero le doy una ojeada al título y las letras grandes- porque tu línea es superficial, hoy, que no hay diarios, he repasado el de ayer, he visto tu columna y he decidido escribirte algo.

¿Cuántos muertos han generado y van a provocar los recortes en servicios sociales en sanidad, en pensiones, al retrasar la edad de jubilación, veinte mil, un millón, dos, tres? Porque no solamente matan las balas y las bombas, mata el hambre, la falta de higiene, la pobreza y la miseria, mata la depresión por sentirse marginado, ninguneado, ver que hay personas -por ejemplo, tú una de ellas- que tienen de todo, lo usan inadecuadamente, y otro no tiene nada. Y esos millones de muertos no se contabilizan, pues son silenciosos, los matamos sin hacer ruido. No sé si tienes algún contacto directo con esos desesperados, pero realmente es dramático, donde todo lo negativo concurre en ellos. Porque, nos hemos acostumbrado a las cifras de los millones de parados, aparte de los que no están inscritos y contabilizados, pero no son un número, una cifra, son seres humanos como tú, como todos.

Ahora les podrías decir, escribir a esos nacionalistas fanáticos, como tú, para explicárselos Deberían hacer funerales, airear esas muertes, asesinatos, lenta o rápidamente. ¿Lo harás? No lo harás porque estás demasiado condicionado por tu nacionalismo, que te ciega de manera que eres capaz de matar a otros, por tu manera de vivir. Y, si lo dijeras, ¿qué harías si no sabes hacer otra cosa que ensalzar tu nacionalismo decadente y cruel, como todos los son, pues perderías tu empleo de escritor colaborador? O sea, que estás atrapado. ¨Tan atrapado como esos que tanto odias. Por eso, por estar tan atrapado, por tu condicionamiento nacionalista, es por lo que también estás en peligro. Pues, el mayor peligro es estar dividido internamente, pues esa división va exteriorizarse en cada acto de nuestras vidas.

Por eso, es preciso darse cuenta de dónde estamos, de nuestro condicionamiento como europeo o africano, asiático o americano, como cristiano o judío, musulmán o hindú. Y mientras no comprendamos nuestro condicionamiento y vayamos más allá de él, seguiremos matando, asesinando, mediante las balas, los recortes, los robos y los atracos de los ricos y poderosos, de los políticos, seguiremos matando como en el frente del campo de batalla con las bombas, las mentiras y falsedades, la corrupción.

5. Señora Adelina, según he visto en la página de la portada donde hay las noticias, también las del mundo, no han dicho nada de los proyectiles que ayer cayeron en la universidad de Damasco, causando unos doce muertos entre los estudiantes, y además la gente herida.

¿A qué se debe eso, son racistas, son filo terrorista? ¿No tienen vergüenza de ser tan sectarios y partidistas? Dicen que quieren la democracia pero actuáis como dictadores, montado una mafia de los míos se lo consiento todo, pero a los demás nada. Todo una pena. Todos sois igual: falsos e hipócritas. Con afecto y con cariño.

6. Obama tiene un problema: quiere acabar con las armas que tienen los civiles, pero él no quiere acabar con las suyas –las de los guardaespaldas, policías, el ejército, etc.-. Además, que no quiere acabar con las suyas, inventa más. Ahora han inventado los bombarderos silenciosos, no tripulados  –dron-, que pueden matar en cualquier lado, desde un despacho de un cuartel, como si estuvieran jugando con un ordenador. Y cuando lo creen oportuno aprietan un botón y la bomba o el proyectil es lanzado contra el objetivo, sea una persona, una casa, un edificio, etc.

Pero los norteamericanos no son los europeos: ellos sienten la libertad de una manera más radical, total, no quieren que nadie les diga cómo tienen que vivir, ni tan siquiera su gobierno.

7. El problema no son los libros sagrados. El problema son los que creen en ellos y se hacen fanáticos seguidores, sin discernir si eso es adecuado o no, por lo que pueden hasta generar conflictos y matar. Como vemos con los judíos y su tierra prometida, que dicen que llega hasta Irak -el Gran Israel-.

En cuanto al vacío, Teo, si tú sabes eso para qué es, entonces ya lo tienes entendido y comprendido. O para usar una expresión vulgar: contigo pan y cebolla. Es decir, cuando alguien está enamorado de la vida, ¿dónde están los problemas? No los vemos, como el enamorado no ve ningún problema con respecto a su amada.

8. Cuando el dinero entra en la sangre -el egoísmo, el ego, el ‘yo-, ya todo se justifica, entra el miedo de no ganar más, por lo que uno se hace guerrero.

Hay que ver de qué manera funciona el pensamiento, sus necesidades y lo que no lo son, su condicionamiento. Porque, el ser un humano sin egoísmo, sin el ‘yo’, experimenta mucho dolor y sufrimiento. Pues es ese dolor el que va a traer la inteligencia. 

9. ¿Puede alguien triunfar sin venderse, sin ser sumiso y colaborador con al establishment? Por eso, triunfar es lo más vulgar y pervertido, corrupto.

Colaboraciones, 30-03-2013

1. Al parecer se han olvidado de informar del ataque con proyectiles de los terroristas -¿no estamos contra el terrorismo?- en la universidad de Damasco, hace un día, donde mataron a unos doce estudiantes y civiles, hiriendo otros civiles. Con afecto y cariño.

2. Cuando hay un acontecimiento extraordinario el ‘yo’ desaparece, es absorbido, y entonces no hay problemas. Hay libertad absoluta, sin  contradicción. Pero como no podemos vivir a esa intensidad, el ‘yo’ vuelve con su confusión, la esclavitud del pensamiento, del pasado que vuelve, del futuro, de lo que será o no será.

3. Sólo existe el pensamiento, uno e indivisible. Es la ilusión la que dice que uno es aparte del pensamiento. Creando es la ilusión del que observa, que se cree diferente de lo observado. Cuando solo existe el observador que es lo observado, son lo mismo, una unidad. Pero para ver esto, vivirlo todo como una unidad, uno ha de tener un sentimiento sagrado, religioso, de absoluta libertad tanto en relación con la vida, como con la muerte. Donde uno no tiene miedo ni a la vida ni a la muerte.

4. El pensamiento recibe las instrucciones que le manda el cerebro, que responde a los retos -frio, calor, hambre, peligro, dolor-. Por eso, cuando hay confusión, tanto el cerebro, como el pensamiento, no pueden operar correctamente. Y tanto el cuerpo, como la realidad, son desatendidas por lo que la confusión y el desorden prosiguen y se ¡incrementan.

5. La memoria almacena toda experiencia. Pero es el pensamiento, que coteja, compara, evalúa, el que opera. Es lo que nos separa de los animales, pues ellos sólo son memoria sin alterarla, siempre la respetan y obedecen.

Aunque nosotros, los humanos, vistos desde otro planeta seríamos vistos como en un gran gallinero, donde todos obedecen a las leyes de ese gallinero.

Es decir, nosotros somos como los animales, pero con varios millones de años de desarrollo cerebral, mental, más.

6. Susana, he entrado en el grupo. Y parece con orden. Aunque hay algo que llama la atención cuando decís que los Uranianos tenéis algo especial. Cuando eso también lo dicen los Géminis, los Leo, los Cánceres, etc. ¿No te parece? 

7. Bien Susana, si puedes agregarme me agregas.

Creo que ya tuvimos un intercambio, pues creo recordar que entré en tu muro de FB y vi las fotos del acueducto, tus bonitas fotos, la frase en euskera. No puedo decirte ahora de qué se trataba.

8. Gracias, Susana. Si necesitas alguna cosa, no dudes en que si puedo veremos qué podemos hacer.

9. A propósito de lo que decía Janet. ¿Por qué el papa quiere humillarse lavando los pies,  besarlos, a unas personas en una prisión, es que se cree tan soberbio y pecador que necesita humillarse y montar ese espectáculo para que todos lo vean? Una persona que hace lo que puede por los demás, que se siente honesta, ¿qué necesidad tiene de auto humillarse, infringirse tareas, dolores, etc., exhibiéndose?

10. Teo, las descripciones cada uno las interpreta según su condicionamiento. Si uno se siente de una religión particular, de un país, y alguien dice que toda pertenencia e identificación es dañina, no es estar contra eso. Es el condicionamiento del que está identificado y aferrado a una idea o teoría, el que se siente menospreciado, agredido.  

11. Por otra parte, ser antisemita –como tú dices-, cuestionar el genocidio contra los palestinos por Israel, es un honor en la actualidad. Porque defiendo a los palestinos, como hubiera defendido a los judíos, tanto de la Alemania nazi, como los de todo el mundo racista contra ellos. No nos olvidemos que el racismo contra los judíos no era sólo de la Alemania nazi, era una práctica extendida por todo el mundo.  

12. La espiritualidad, es darse cuenta de todo el dolor y sufrimiento y ver qué podemos hacer con ello. Y ese dolor es el que genera la división, la fragmentación interna, cuando nos decimos que somos cristianos, comunistas, nacionalistas, budistas o musulmanes.

Por eso, la espiritualidad es ver toda la trama de la vida -el bucle de confusión mental- y liberarse de esa trampa en que vivimos, porque estamos a gusto en esa trampa –sino no lo estaríamos-. Hasta que viene un reto y nos deja ante el abismo que no queríamos ver, ya que lo bloqueábamos con actividades, dependencias, búsqueda de placer. Pues, somos muy poco reflexivos, no nos gusta la soledad, queremos las habladurías y las distracciones. Y todo eso nos hace superficiales y poco profundos.

13. La alegría llegó cuando vieron que Jesús resucitó, Hasta ahí era dolor, temor y miedo a la muerte. Pero al resucitar su mesías, en cuerpo y alma, ellos, sus seguidores, entraron en éxtasis. Y por eso se dice, la pascua de resurrección. Que los cristianos -la iglesia católica-, muy astutamente, la ha acoplado en el tiempo con la primavera. Por lo que el negocio es redondo: algo sagrado –sea comprensible o no- está realzado con la explosión –la salida del invierno y la llegada de la primavera- de fuerza y energía que la tierra y el cosmos nos impone.

14. Gloria, el ‘yo’ y el pensamiento son lo mismo. Por tanto, todo lo que generen va a ser más de su contenido. Y ese contenido es la memoria, donde está gravado todo lo que hemos sido durante un millón de años: división, miedo y temor, conflicto, agresiones, violencia y guerras. Con su persecución de algunos momentos felices, que lo transformamos en placer.

Así que el pensamiento, que es el ‘yo’, sólo quiere buscar el placer, que es el que le alivia de ese dolor existencial que no comprende –que es tanto como comprender la vida-. Que lo ha probado todo: la división, la contienda, las matanzas, etc., pero al no encontrarse seguro, sin respuesta, cree que esa es la solución. Decimos que no, que estamos contra la violencia, y lo que la genera, pero los hechos demuestran lo contrario: somos nacionalistas, feministas o machistas, de izquierda o de derechas, creyentes o no, vegetarianos o carnívoros, capitalistas o comunistas. Y ese ‘somos’ nos divide y enfrenta, porque lo queremos defender, porque dependemos de ello para sentirnos seguros y aliviados. Pero todo eso, genera conflicto con lo que empieza todo el proceso de división y desorden. Y esa es la manera como vivimos ya sea que lo reconozcamos o lo rechacemos.

Colaboraciones, 31-03-2013

1. Uno de los éxitos de la biblia, y los llamados libros sagrados de todas las religiones, es su sencillez y superficialidad. Y es esta superficialidad la que hace que cuando más incultos y superficiales, más se agarran a esos textos, libros, y la fe que preconizan y transmiten. Pues, la fe es la ‘inteligencia’ del superficial.

2. Juzgar el pasado es un error. Y eso es lo que siempre estamos haciendo: juzgar el segundo, el minuto, el ayer, que es tiempo, que ya ha pasado y está muerto. Y es por eso, que vivimos divididos queriendo atender al presente, al ahora, con el pasado.

3. Describirlo es bastante fácil, pero comprenderlo ya no lo es tanto. Porque eso implica poder rebajar la tensión y el estrés. Pero, resulta que esa tensión y estrés es lo que más energía nos proporciona -hasta que llega el crac, si es que llega-. Y rebajar la energía quiere decir, renunciar, ceder, compartir. Y ahí ya no se llega tan fácilmente.

Por lo que, todo consiste en ser afortunado para poder ver, como un veneno que es, la división, el esfuerzo, la tensión, para ir más allá de ese veneno. Si no es así, puede aparecer una crisis -crac- que le obligue momentáneamente a ceder, renunciar, compartir todo lo que antes no compartía. Y luego, vuelta a empezar. Porque, la vida es destrucción, amor y construcción. Y según la fortuna de cada cual, eso es soportable o insoportable, llevándonos incluso hasta la muerte.

4. Gracias Ronal. He visto un trozo -la primera parte- y es muy interesante. Si puedo lo veré todo. El problema siempre es el condicionamiento, ya sea político, cultura, religioso. Y mientras no nos desacondicionemos, desprogramemos, seguiremos destruyéndonos.

5. Eso está muy claro, Alec, si yo me pongo en tú piel, cómo te puedo conocer. Pero, aunque eso es así, no hace falta, porque yo soy como tú, como todos. Entonces, conociéndome conozco a toda la humanidad.

6. He leído te entrevista. Gracias por tus comentarios, las informaciones, etc.

La vida es relación, es comunicación. Y eso, va a seguir siendo la base de la conciencia. Sin la conciencia no habría relación a nivel psicológico con las demás personas. Todo lo que tiene vida está relacionado con algo lo veamos o no. Está la relación con el cuerpo, con el clima, con los alimentos, con la naturaleza. Y también con las personas, los animales. Pues la conciencia es como un imán que atrae y rechaza a la vez.

Y de esa relación depende el cómo vaya a ser nuestras vidas. Así que la relación es lo que más usamos y por eso ha de estar basada en la excelencia. La excelencia, es lo que menos problemas generan. Cuando menos problemas la relación es como un néctar que nos lleva al éxtasis. Por eso, uno ha de tener una vida asentada en la limpieza, en la honestidad. Porque, la relación es algo muy sensible y delicada, porque cuando se estropea, no puede ser.

El obstáculo para la relación, la comunicación, es la división, la fragmentación interna. Porque para que la relación sea, uno tiene que tener toda la energía. Y cuando estamos divididos, es cuando se genera el conflicto, donde la energía se pierde y no llega a nosotros en su totalidad. Es el conflicto de los opuestos, del ‘tú’ y ‘yo’, del ‘nosotros’ y el ‘ellos’, cada uno estirando, compitiendo con el otro.

Esta es la manera condicionada, la manera convencional de vivir. Todos queremos triunfar, ganar, vencer, ya sea en el deporte, en unas oposiciones, en las disputas y juegos, en la política, la religión, en todos los ámbitos de la vida. Y como consecuencia de ello, es que hemos creado esta sociedad tan insensible y cruel. Pues al querer siempre más ganancias, más triunfos, más victorias, más dinero, hemos convertido la vida en la búsqueda de placer. Ya que este placer es el bálsamo para poder momentáneamente soportar las molestias de la vida. Sin darnos cuenta que el placer nos lleva al dolor.

Pues, para que el placer llegue hemos de cambiar la realidad que no nos gusta por otra realidad que sí que me gusta y me satisface. Por lo que nos dividimos, de la realidad, de lo que es. Y así, entramos otra vez en conflicto. Por lo que se cierra el círculo donde estamos atrapados.

¿Puedo ver todo esto, tener el tiempo y la capacidad, la atención necesaria para poder llegar a la raíz de ese conflicto que va a impedir que mi relación, mi comunicación, no tenga esa excelencia necesaria, para que se genere esa maravilla que es el amor, la unión con todo, lo que tenemos delante, sea lo que sea, una personas, un animal, una flor, un árbol, con todo?

7. El ‘yo’ es tiempo, es devenir, es el pensamiento divisivo. Y ya está todo dicho, porque donde hay división, el pasado está ahí, con su desorden y confusión, su ignorancia e inventos.

8. Ramana Maharashi, decía que no le disgusta nada. ¿Es eso posible? Él siente como todos, como los demás, pero siente los disgustos suavemente, los siente menos tiempo, los ve y va más allá de ellos. Sino sería un descerebrado o un demente. Pues todas las mentes están conectadas entre sí –la mente global-, de manera que lo que tú sientes llega a mi mente y viceversa: lo que otro siente también llega a nosotros.

9. La mayor ilusión es creerse diferentes de los demás. Es lo mismo que hacen los dirigentes políticos, religiosos, swamis, los reyes, gurús, etc., que se presentan como inmaculados. Aunque son igual de corruptos como cualquiera, pero elevado a su rango.

Aunque son tan estúpidos que se creen que somos tan estúpidos para creernos sus estupideces.

10. ¿Qué necesidad hay de exhibirse, con ese folclore litúrgico, ritual, si uno es correcto y honesto, no corrupto? Todo es marketing, porque la vida de un papa, es la misma que un rey, con sus privilegios y prebendas.

La bondad y la sencillez, no está en hacer numeritos de vanidad contenida. Pero todo en sus vidas es una vanidad opulenta: desde el mamotreto del Vaticano, hasta las vestiduras tan cómicas y a la vez caras, pasando por todo lo que dicen, dirigen, exigen e imponen.

11. En el uno está contenido todo, tanto las matemáticas, la materia, como lo psicológico-espiritual. Es la esencia de la vida para todos: musulmanes, hindús, cristianos, ateos, nihilista, cínicos, drogadictos, asesinos, prostitutas, homosexuales, etc. Todos caben en el uno, porque él es el generador, el conservador y el destructor.

Colaboraciones, 31-03-2013

1. Es verdad, es un video didáctico en todos los términos, incluido el cinematográfico. Y encima con esa viveza anglosajona, con las imágenes tan bien tomadas, montadas, los exteriores, lugares que son comprometidos porque con como territorio enemigo. Pues, es implacable con la estupidez de los fanáticos que se alimentan por la fe. Sólo con la ayuda de su educación, inteligencia, y que era profesor de la universidad de Oxford.

2. He recibido vía email, un enlace de tu video, ‘¿La raíz de todo mal?: El virus de la fe (Richard Dawkins, subtitulado al español)’.

Gracias, por el trabajo tan completo.

Hay muchos pequeños problemas que unos son como las hojas y otros como las ramas de un árbol, pero la raíz es la misma para todos: la división.

La división, ¿cómo aparece, cómo se genera? Si yo te veo a ti, primero todo lo que veo es tu cuerpo, tu cara, los ojos, las manos, el color del pelo y la piel, tu estatura, la ropa que llevas, etc., todo eso es un reto al que tengo que responder. Y la respuesta estará mediatizada por mi condicionamiento. Que es todo mi pasado -la educación familiar, la raza, el lugar donde he nacido- que conforman mis gustos. Así que mi primera impresión va a ser rápida, a nivel animal.

Bien, si luego hablamos tú me darás una información sobre si eres de izquierda o de derechas, de creyente o no, de moderno o carca retrógrado, si eres nacionalista o no, si eres partidario de la guerra o no, etc. Y todo eso, aún nos va a dividir más todavía.

La pregunta es: ¿Cuándo vemos a un musulmán con su túnica, a un judío con sus rizos y sus trajes negros, cuando vemos a alguien con vaqueros o con traje y corbata, podemos no reaccionar a todo eso? No reaccionar a eso quiere decir, no ser desbordado por todo eso que nos divide del que vemos, del que tenemos delante hablando con nosotros, ya sea joven o viejo, de pelos cortos o largos.

Eso sólo puede ser cuando somos capaces de vaciar la mente y operamos desde ese vacío que es la nada. ¿Cómo vaciaremos a esta mente condicionada por un millón de años, por todas las lágrimas, las desgracias, las alegrías y los consuelos, por esa desesperación de que el dolor, la soledad, la depresión no nos atrape? Uno tiene que ver, mirar dentro de sí, y a fuera también, tiene que querer, con esa pasión que quema por el dolor de la humanidad, salir de ese dolor amargo y perturbador. Si es así, de ello surge una atención nueva, profunda, que nos es concentración, de manera que la mente esté tan serena que no es conmovida ni arrastrada por el reto, por lo que observamos.

Para eso, necesitamos toda la energía. Toda la energía quiere decir la totalidad de la energía que somos capaces de soportar -tanto el cuerpo, como la mente-. ¿Cómo llegará esa energía, Richard? Que sin ella seguiremos siendo como animales rabiosos -ya sabes de que hablo-: insensibilidad, indolencia, crueldad, etc.

Sólo cuando esa división ha cesado, es cuando el ‘yo’ no puede operar. Y si el ‘yo’ no puede actuar, entonces la raza, el vestir, el ser cristiano, budista, fascista o ateo, mujer u hombre, eso no tiene ningún valor ni importancia. Pues, sólo hay relación de alguien que no evalúa, contrasta ni compara, sólo mira, observa lo nuevo, lo nunca visto. Y desde ahí es de donde llega el amor.

3. «Yo soy uno enviado para ayudar a abrir los ojos y despertar antes de que…».

Antes de eso, yo tengo que haberme realizado en uno. Y si uno se ha realizado en uno, entonces las cosas del mundo como conseguir o no conseguir, el esfuerzo o la falta de él, todo eso queda aniquilado. Porque el uno no tiene dualidad, el bien y el mal, lo bueno y lo malo, la víctima y el verdugo, el violador y lo violado.

Si eso se ha comprendido como propio, lo que queda es la gratitud por todo lo que sucede o va a suceder.

4. «Los que saben no hablan. Los que hablan no saben. Dice el maestro».

Pero la explicación del maestro sí que contenía las palabras para explicar y hacer entender. Lo que quiere decir que en el ámbito psicológico, tanto decir que una cosa es así, como no lo es, es inadecuado. Lo adecuado es: Sí, pero no. No, pero sí.

5. «Hay un sentimiento de dolor, pero no uno que se siente el dolor. Siempre hay una vuelta atrás a la pregunta: ¿Quién o qué soy yo?».

¿Pero, Harry, tú lo has probado? ¿Has tenido una terrible y dolorosa enfermedad donde para calmar el dolor se necesitan opiáceos? ¿O es que hablamos repitiendo lo que dice el gurú, el maestro, el que dice que sabe?

No me estoy refiriendo a esos que son una especie de magos y farsantes, que soportan un pequeño dolor. Si no al dolor de la muerte que está ahí a tu lado y te destruye el cuerpo y tu vida. Y no hay nada que hacer, solamente pasar por eso.

6. Gracias, Ricardo. Está claro que el actual modo de vida de los cristianos, católicos, etc., está degenerado con el alcohol, las drogas, su manera de vivir despilfarradora y destructiva. Y aunque los musulmanes llevan el mismo camino -como no puede ser de otra manera, ya que también son seres humanos sometidos a todo lo bueno y lo malo-, no están tan degenerados como los cristianos occidentales. Por lo que es preciso que se beneficien de esa ventaja temporal.

7. Si pudiéramos alterar favorablemente los incidentes de la vida, en ese mismo momento toda tendencia inapropiada, el vicio, desaparecería de nosotros.

Pero no haría falta un proceso de cambio. Pues es como si uno quiere ir hacia el este, pero se dirige al oeste. Y entonces, alguien le dice la dirección que llevas es equivocada, para ir al este es en esa dirección. Y en ese mismo momento que cambia de dirección, todos los desplazamientos son en esa buena dirección, que es el orden. Es decir el orden, está desde el principio, no hay un llegar a tener orden. Pues, el orden es o no es. El orden es ahora, siempre es ahora.

8. Luchar contra algo, atrae más ese algo. Solamente la comprensión del deseo de que algo sea o que nos sea, es lo que nos da la inteligencia para ver la realidad, lo que es, la verdad.

9. Creer que uno ya no tiene ira ni ansiedad ni depresión, ni el miedo a la vejez y la muerte, etc., es otra ilusión. Uno tiene que vivir con todo eso. Sólo podemos ir más allá de todo eso. Porque el cuerpo y la vida, no lo podemos rechazar. Y tanto el cuerpo, y lo que nos genera, la vida,  tienen sus maneras, su dinámica implacable, que es el orden.

Lo que me gustaría que fuera es el desorden, ya que nos divide de la realidad que no nos gusta y por eso inventamos otra. Y de ahí que llegue el miedo y el dolor a todo lo que es la vida, que incluye a la muerte. Y antes de eso, al dividirnos de la realidad, de lo que es, es cuando seguimos dentro del proceso que queremos salir: el sufrimiento y el dolor. Pues, la división, es la raíz y el origen de todo desastre, de todo mal.

Colaboraciones, 31-03-2013

1. Y eso, esa liberación del mal, ¿cuándo tiene que ser? Porque describir el mal es relativamente fácil, describir las soluciones también es fácil, pero vivirlas en cada momento, en cada reto, eso ya es otra cosa.

Por tanto, si no vemos todo lo implicado que está en este problema que es la vida, que es el vivir, por muchos preceptos, descripciones y soluciones, no servirán de nada. Nosotros somos, lo que somos dentro. Es decir, el pensamiento es lo que nos hace ser corruptos, malvados. Pues el pensamiento, que todos tenemos y no nos podemos liberar de él, es el depósito, la herencia de nuestro pasado animal, donde todo está gravado, registrado. Y esa herencia, los recuerdos, la traemos al presente interponiéndose con el ahora, por lo que nos dividimos de la totalidad. Y al dividirnos de la totalidad, la energía necesaria para resolver los problemas, no llega en su totalidad. Por lo que actuamos negativamente, teniendo miedo. Y al tener miedo, me asusto, me defiendo y ataco. Y aquí estamos después de tantos miles y miles de años de repetir las soluciones: divididos, enfrentados, crueles y violentos.

2. Chris, ¿qué es el nirvana? ¿Alguien lo puede describir? Pues si nadie sabe lo que es, ¿cómo podemos decir que hemos llegado a él, o él se nos mostrará? ¿Hay alguien que pueda certificar en un documento que tú u otro, estáis en el nirvana? Y, ¿quién le dio la autoridad a él para certificar que alguien está en nirvana o no? Por lo que todo parece tan infantil como un juego de niños.

3. Gouravira, ¿tú pones la otra mejilla, para que te vuelvan a golpear? Vamos a ponerlo más claramente para que lo veas, lo veamos todos. Si tú de noche cuando estás durmiendo en tu casa con tu mujer, oyes un ruido. Te levantas para ver qué pasa y te encuentras con dos personas que están robando. ¿cuál será tu actitud, los tratarás bien, les invitarás a comer, les darás lo que te pidan? Luego de eso, aparecen tu esposa y tu joven hija para ver qué sucede, y los dos hombres dicen que son muy bonitas y que quieren hacer el amor -sexo- con ellas. ¿Qué harías ante esa situación tan dramática y cruel? ¿Nos damos cuenta de qué estamos hablando? No estamos hablando de lo que dicen que alguien dijo, sino de hechos, de nuestros hechos.

Por tanto, uno tiene que ser un tanto escéptico con todo lo que nos llega, nos dicen o leemos.

4. “Tengo tanta autoridad como el papa el problema es que no tengo tanta gente que así lo crea”.

Eso que le pasa a Carlin, les pasa a todos.

5. Nos demos cuenta o no, el mundo es un gallinero. Y como en todo gallinero impera la ley del gallinero: el más fuerte domina a todos los demás. Hasta que llega el ‘dueño’ del gallinero -la ley-, e impone su ley: los problemas, el paso de los años, la enfermedad, la vejez, la muerte.

6. Creo que esa semana santa cristiana para un hindú enraizado en el hinduismo, un budista, un jainista, etc., no sería posible. Porque el cristiano quiere convertir, bautizar, a todas las personas, va desde fuera hacia dentro, y eso es lo que genera el karma -la acción- y sus complicaciones -las reacciones a toda acción-. Por eso, los orientales quieren primero liberarse ellos -ir de dentro hacia fuera-. Y una vez liberados, ya nada más hay que hacer: ni transmitirlo ni explicarlo, solamente vivir la vida hasta la muerte como una persona vulgar y corriente. Y ahí hay pocas reacciones con sus problemas y conflictos, como les pasa a los cristianos y le pasó a Jesús, que se peleó con todos: con sus compañeros que querían la violencia, que él rechazó y les abandonó, con el Sanedrín, con el Imperio Romano, etc. Para acabar torturado y asesinado en la cruz.

La actitud oriental al vivir y experimentar la unidad con el cosmos, con la realidad y la verdad, con la totalidad, entiende que todos van a participar de esa liberación que él tiene sin tener que hacer nada. Aunque esta actitud choque con la neurosis occidental de hacer y hacer, de convertir, de explicar, informar. Con todas las complicaciones que ello genera.

Pero cada uno tiene un palpito vital y uno no puede hacer algo que le genere conflicto interno. Pues para liberarse de ese conflicto, tal vez, ha de vivir todo ese recorrido conflictivo hasta que llegue a comprenderlo e ir más allá de él.

Hay un ejemplo que va aclarar lo que estamos hablando: si alguien echa comida a los pájaros, gorriones, etc., como solamente se benefician los que se lo comen, está dándoles un poder extra al estar sobrealimentados. Por tanto, serán más implacables con los otros pájaros que no tienen acceso a la comida.

Ahora alguien puede decir, pero como todo está unido, ese beneficio extra a los pájaros va también a afectar a los otros, porque habrá más comida para todos. Por lo que es entrar en la rueda de la acción y reacción. Por eso, lo que menos problemas generan es vivir austeramente, vivir en lo poco.

7. El único recurso que tenemos para desacondicionarnos es la percepción, percibir que lo que uno está haciendo es motivo de daño a los otros, a todo lo que nos rodea. El problema es tener esa percepción, esa sensibilidad ante el dolor. No hay receta alguna para ser sensible. Tal vez, con introspección, con el contacto con la naturaleza, con la realidad de lo que es la vida toda: la parte de alegría y felicidad, y la parte de dolor y amargura.

De esa manera, con esa sensibilidad, uno con una sola mirada percibe todo lo negativo y lo descarta radicalmente. De manera que el ver y el actuar sean un mismo movimiento, una misma acción.

8. Tenemos una prisión básica: la percepción, la consciencia, que nos hace relacionarnos con el mundo material y psicológico. Luego está una sub prisión que es el cuerpo, pero que sin la percepción no sería una prisión, también está la prisión que es la tierra. Pero, hay un momento  que si uno no huye, ni quiere cambiar esa prisión, que ésta desaparece. Está ahí siempre, pero no nos molesta, como pasa con la tierra que la mayoría no la ve como una prisión.

9. Chanchito. Primero, hay que saber qué es la religión. Rápidamente, religión es lo mismo que la compasión y el amor. Si todo lo que se dice, hacemos, creemos, no es compasión y amor. Todo es una mentira egoísta. Que por otra parte es algo natural en el hombre, pero lo tenemos que asumir, no decir que somos buenos, no corruptos, cuando somos inmorales y crueles.

10. Wade. Esas palabras como liberación, nirvana, samadhi, dios, el paraíso, etc., están cargadas de buenas y malas intenciones. Se han convertido en banales, superficiales, folclóricas. Son explotadas para atraer a los incautos, manejarlos.

Creo que es más adecuado descartar cuando le damos demasiada importancia. ¿Por qué no usar palabras laicas, limpias, que nadie puede manejar?

Colaboraciones, 31-03-2013

1. Gracias, Ronal. No debes de dar tanta importancia a las trifulcas de las personas en los grupos. Pues, si nos enganchamos con alguien que discrepa, puede par mucho tiempo sin que llegue el fin de ese desencuentro.

2. Gracias James. Las intenciones son buenas, pero en el fondo existe el odio, el conflicto, entre clases -los ricos y los que no lo son-. El problema siempre es cómo poner en práctica eso que parece tan justo, igualitario y benéfico, sin crear más desorden y conflicto. ¿Es posible reclamar, exigir la igualdad entre pobres y ricos, sin hacer de eso una contienda, que va acabar en violencia?

En el caso de Marinaleda, el establishment les consiente que hagan ciertas cosas superficiales. Pero, si profundizaran en las exigencias acabarían todos en la cárcel. El hecho de que el líder sea el alcalde, es una tranquilidad para el establishment. Pues eso quiere decir, que ellos acatan la ley, actúan con legalidad. Y desafortunadamente, las leyes son inventadas, promulgadas y ejecutadas para salvaguardar a los ricos.

3. Toda identificación en una idea o teoría, sea la que sea, va a generar más desorden y confusión. Si uno quiere ser libre, ha de descartar sus ideas y teorías -aunque se crea que son benéficas y adecuadas-, que son el fruto del ‘yo’, divisivo y por tanto generador de conflicto.

4. Primero que nada hay que decir que la libertada está al principio. Por tanto, cada cual es libre de hacer lo que quiera.

El problema de los hombres es que somos también animales, y por tanto peligrosos. Así que un hombre es un peligro, dos más, varios una jauría. Entonces, ¿no es posible hacer algo en común con los demás, ya sea un trabajo social, pertenecer y ayudar a una fundación como la de JK? Ese es el problema.

En todos los sitios donde el hombre está siempre hay líos, confusión disputas, ya sea en un convento o monasterio, en una prisión, en una comuna, en el trabajo sea el que sea. La política, también tiene sus problemas.

Así que, un grupo de personas que se dediquen a auto gestionarse en un pequeño pueblo, también han de generar toda clase de problemas. La misma Fundación Krishnamurti Americana, también tiene su basura. Hace un año, me escribió una persona lectora de Jiddu Krishnamurti, escandalizada. Diciendo que no era correcto que un libro de Jiddu Krishnamurti, estuviera prologado por Eckhart Tolle. Que los administradores de Ojai, Cal., habían tenido sus disputas y al final se impuso el criterio para que Tolle prologara el libro. El lector de Jiddu Krishnamurti, decía que no comprendía por qué lo había prologado, que eso era perjudicial para Jiddu Krishnamurti pues podría acabar con él, que seguramente habría beneficios encubiertos, etc. Y todo eso tratándose de personas educadas, con glamour, seguidores de Jiddu Krishnamurti. ¿Qué podemos imaginarnos que sucederá en un grupo de personas que se dedican a la política, que tienen enfocadas sus energías en conseguir de los ricos, lo que ellos creen que también tienen parte suya, por la explotación de sus padres, abuelos, antepasados, etc.?

Todo esto te lo digo, James, porque creo que estás de acuerdo en que lo más importante es estar libre de conflicto. Y si hay conflicto, todo lo que se haga no va a generar ningún beneficio verdadero.

5. Alejandra, estamos hablando psicológicamente, es decir de hechos y no de no-hechos. Los hechos, la realidad, puede que no nos gusten, pero están ahí. Así que si es que somos serios y sensibles uno tiene que encare con los hechos y ver qué pasa. El que teme perder algo, ese no quiere la revolución.

6. Acabo de ver un reportaje desde el Vaticano, por televisión, y lo que está claro es que para ser papa le tiene que gustar la ‘marcha’ -el jaleo, el mangoneo, el exhibicionismo, el ir y venir-. Podemos decir que no es como el anterior papa, pero está en su misma onda. ¿O es que nos creemos que ser papa es ser un vendedor de helados en un parque? Tiene la misma función que un rey, pues el Vaticano es una teocracia. Con eso, ya podemos ver por dónde van acontecer los hechos: algunos detalles superficiales, sin importancia, van a ser tocados, pero cambiar el integrismo de la iglesia católica, eso ya es otra cosa. Como desligarse de todos los presidentes corruptos de los países. Como excomulgar a los que promuevan y participen en guerras asesinas. Como  excomulgar a los que amasen fortunas. Como excomulgar a los toreros y a los que participen, promueven y alientan la tortura y asesinato violento de los toros por placer y diversión. Como tratar en el mismo nivel de igualdad y respeto a la mujer, en todos los ámbitos, en relación con el hombre, pudiendo participar en los ritos, los cultos, la liturgia, y en todos los sacramentos.

7. Creer que el hombre y los animales son seres sublimes e inofensivos, eso no es un hecho. El hecho, es que todo el que vive tiene que comer. Y comer quiere decir matar a otro. La mente tiene su poder, pero si se aparta de la realidad esa mente es la locura.

8. Todo puede ser. Y para saberlo hay que vivirlo.

9. Alejandra he hecho una lectura suave de todo el post, enlace incluido, y ha salido eso que has leído. Por otra parte todos los problemas, conflictos, enfrentamientos, tienen una misma raíz: la división interna. Por eso, donde hay personas, hay trifulcas, bucles de opiniones y palabras. Pero, la inteligencia dice que todo se resuelve descartando lo que genera división y conflicto. Por lo que llegamos al anterior comentario. El que tiene miedo es por ignorancia, es una huida. Pero de nuestra sombra no podemos huir.

10. Los hechos son los hechos y siempre están ahí. Pero parece ser que nos gustan los no hechos. Y los resultados, Enghelbertb, son más hechos y sus perturbaciones.

11. La religión es el mismo opio que la política, el sexo, el fútbol, que las drogas, que el trabajar sin parar, que el viajar.  Y todo eso si nos viciamos con ello nos degrada. Todo se convierte en opio, porque somos menesterosos de felicidad, estamos quemados y queremos algo que nos refresque y nos haga ágiles, limpios y jóvenes.

12. Has visto matar a un cerdo, seis o siete hombres que lo meten encima de una mesa y le clavan un cuchillo de cuarenta centímetro en el cuello. El cerdo cuando ve que lo cogen, brama, ruge, porque no quiere que le toquen ni manejen. Y cuando le clavan el cuchillo grita como si se acabara el mundo. ¿Qué es lo que hay ahí, fiesta, alegría, jolgorio, o simplemente una matanza para poder sobrevivir? Vicky, no pierdas el rumbo. La crueldad es la crueldad, sea que me beneficie o perjudique.