Torni Segarra

Seleccionar página

Colaboraciones, 10-01-2013

1. Fernando. Si alguien te da con un cuchillo y te corta la cara, o alguien te arranca el brazo, ¿eso es un hecho o no es real? ¿Tiene sentido que a uno le arranquen el brazo y vaya chorreando la sangre por la calle y diga a los demás no hagáis caso que yo no tengo cuerpo, todo eso de la sangre es vuestra ignorancia? Eso es locura, delirios, patología, brotes psicóticos. ¿No lo ves así?

2. La belleza no es eso que decimos. Pues la belleza es todo. Es nuestro pensamiento el que ve algo bello, o algo que no lo ve como bello. ¿Puede haber alguna nube fea, las estrellas, algún árbol feo, río o mar? Todo es bello. Todo lo que existe tiene la belleza, más allá de nuestros gustos. Cuando comprendemos cómo funciona el pensamiento, todo es belleza: lo más horrendo, lo suave, lo desagradable, lo apetecible.

3. Parece un cuento de niños, aunque es la realidad. Pero la suerte que tienen las manos es que no hablan, y cuando una le ayuda a la otra no le puede decir nada para agradecerle la ayuda. Ni la otra exigirle algo por haberle ayudado. Ese es el problema de explicar ejemplos, metáforas. Porque la realidad, la verdad última, no se puede expresar con palabras ni conceptos.

4. Aitor. Esa es la solución, ir más allá de los ejemplos. Si son buenos ellos mismos nos indican el camino de ir más allá de ellos.

5. También tiene mucho que ver con dramatización del que cuenta los cuentos, metáforas o ejemplos. Es decir, si el estado interno es no dividido entonces el amor está ahí. Y si hay amor, todo va a funcionar de la mejor manera posible.

6. Y, Enza, ¿qué hay que hacer para que esa conciencia sea, sin que los obstáculos se interpongan a ella?

7. Todas las preguntas, cuestiones, que no tienen respuesta -el infinito, la eternidad-, ¿para qué hacerlas? ¿Eso no va a ser una pérdida de tiempo? Es como si alguien pidiera una explicación de por qué la circunferencia es redonda. o por qué el agua, un líquido, lo es.

8. Lo que está más allá de todo, quiere decir que está más allá de todo lo que podamos pensar, definir, mencionar con palabras. Por eso: ni ojo vio ni oído oyó.

9. En ese ámbito de lo abstracto, la verdad se puede discutir. Pero hay algunos que dicen que la verdad es decir que no hay cuerpo, que sólo hay conciencia. Cuando eso en la vida práctica es absurdo y ridículo. Pues, si a uno le sangra la nariz y se lo decimos. Y él contesta que el cuerpo es una ilusión, que todo lo que sucede es fruto de una alucinación. Pero le sigue sangrando la nariz, ensuciándole la camisa, el vestido, su cara, ¿no es eso una especie de locura, que está revestida de falsa espiritualidad, misticismo, neurociencia que dice que puede inventar otras realidades?

10. Luli. Somos libres realmente cuando comprendemos la situación en que vivimos, la realidad. Uno puede estar encerrado en una prisión y ser más libre que otro que va por la calle y dice que tiene libertad. Esto es así, porque la inteligencia que comprende, es amor. Y el amor siempre es libertad, lo que nos hace libres.

11. La pregunta es, ¿cómo viene ese golpe de la mente que nos revela que el estado satisfactorio, inmóvil, aliviado, a través de la idea de Dios, o mediante la adición de valores, no existe?

12. Lo que define a la libertad, es la ausencia de división y conflicto interno.

13. El amor abarca al sexo, al acto sexual, lo incluye. Porque en el coito no existe conflicto ni contradicción alguna, solamente es un participar sin poder hacer cualquier otra cosa. Es como si estuviéramos en un río embravecido y acelerado dentro de él arrastrado por la corriente a la deriva. Pero, cuando el acto termina vuelven a aparecer las dudas, las disputas, el conflicto. Llega el ‘yo’ con todo eso.

Y, en ese sexo -no divisivo ni en conflicto-, es la religión, que es unión con todo lo que existe. Por eso, esa religión, es también amor.

14. He leído tu entrevista en el diario…, de ayer.

Antes que nada, quiero decir, que tendrías que haber afirmado que, si se quiere inventar otra realidad, tendría que ser una que no cause división, confusión, desorden. Porque, si inventamos otra realidad para hacer lo que nos da la gana, entonces va a ser peor. Ya que hay algunos que dicen que todo lo que existe es una ilusión, y se lo creen: el cuerpo, los objetos, la materia, etc. Dicen que solamente existe la conciencia pura, que es la que hace que veamos y percibamos. Aunque, todo eso no es descartable totalmente, pues a un cierto nivel mental profundo puede que sea realidad. Aunque, eso es inviable en el mundo en que vivimos y cómo vivimos, con nuestro cuerpo tan presente y todas las necesidades que de él se derivan.

El verdadero cambio viene cuando uno comprende que la mente divisiva, en conflicto, es la responsable, la causa de las crisis económicas, sociales, los conflictos, la violencia y las guerras. Ahora la cuestión es, ¿cómo puedo llegar a ver eso que es la causa de toda la desdicha de nuestras vidas para que desaparezca? Uno solamente lo puede percibir, si es afortunado y sensible, viendo toda está división y conflicto interno, como si fuera un gran peligro, el borde de un alto acantilado, o darse cuenta que uno va a una velocidad excesiva y peligrosa en su coche. Entonces, si uno ve ese peligro factualmente, holísticamente, en ese ver está a la vez la misma acción. Es decir, el acto de ver y la acción son lo mismo.

15. El mismo deseo que llegue el ahora, es el que hace que no llegue. Porque, ese deseo es una proyección del tiempo. Cuando él ahora es sin tiempo, fuera del tiempo psicológico.

16. Bueno, María Dolores, después de todas las peripecias -tu apellido equivocado en el programa y los diferentes días para recabar información sobre ti-, te envío este escrito que he preparado para vosotros, los que participasteis en el programa que trataba sobre la epifanía Espero que lo sabrás digerir, pues este es mi estilo al dirigirme a las personas religiosas o que hablan sobre religión. Pues, para mí la religión, que es amor, es algo que es necesaria para que el hombre actúe en orden, sin confusión, sin conflicto. Pues el amor sólo puede ser cuando la división y el conflicto, han llegado a su fin. Y entonces, es cuando la libertad, está en nosotros. Más abajo hay otro texto, que te lo envío por si te interesara.

17. Sin atención total, que es amor, no se puede investigar ni aprender.