Torni Segarra

Seleccionar página

Dentro de la vida III, 2013.

Mes de Enero

Colaboraciones, 01-01-2013

1. Uno está solo, ¿no es verdad? Ni el amigo, la esposa, ni el especialista, el psiquiatra, la familia, ni el maestro ni el gurú, no nos pueden ayudar en este drama de la vida. Por tanto, es cada cual el que tiene que descubrir que esa soledad interna es como es el frío o el calor, como es este cuerpo que cada uno tenemos nos guste o no. Y desde esa aceptación, sin querer huir ni cambiar eso que somos, llega una aceptación que es amor por mí y por todos. Y entonces todas las preguntas y las respuestas no tienen ninguna importancia. Porque si llegan las preguntas, son como olas mentales de una marea y reflujo que salen y entran en un movimiento sin fin.

Felicidades, Lizbeth, y para todos los que participan en estos comentarios.

2. Todo en la vida es querer apartarse de la soledad, buscamos algo o alguien para no estar solo. Luego nos hacemos vanidosos y seguros. Pero como la seguridad no existe, nos aburrimos y queremos algo nuevo para ver si con eso nuevo logramos estar seguros. Es decir, felices y a gusto. Pero cuando uno no huye de esa realidad de la inseguridad –porque ha visto su futilidad-, todo ese proceso de huida y deseo de consecución llega a su fin. Entonces, uno observa y se atiene a lo que es, a la realidad nos guste o no. Donde no hay ni conflictos, ni deseos de victorias, de vencer a otro para sentirnos seguros. Pues si no hay dese de vencer, no enemigo que batir. Gracias, Néstor, por tu aportación.

3. El pensamiento está condicionado para resolver problemas, para resistir. Pero, así los problemas no se resuelven, sino que se incrementan. Cuando vemos que toda resistencia nos agota por la fricción y el conflicto, es cuando aparece la integración, el fin de la división, y la relajación.

4. Ante un hecho tan grave, ¿se sabe si los que lo hicieron estaban drogados? Pues parece imposible que esa violación repetida por seis veces, y toda la crueldad, la brutalidad, puedan hacerla alguien que esté sobrio.

5. Gracias, Arturo, por tu interés.

Cuando hablamos de un árbol sin nombrarlo ni referirnos a la especie que pertenece, sin recordar nada ni mencionar si nos gusta, nos es indiferente o lo rechazamos, es en ese vacío que se produce la verdadera relación. Relación, en la que no hay distancia entre el que observa y el árbol.

Y eso que es tan extraordinario, también sucede con las personas, cuando no las vemos como mujer u hombre, como amarillo, negro o piel roja, blanco, como feo o guapo. Solamente los vemos como algo que está más allá de todos esos procesos mentales. Entonces, se produce la verdadera relación, a su máximo nivel posible, donde todos los seres humanos, y todo lo que existe, forman una unidad indivisible.

Y en esto es donde se siente el verdadero placer. Porque es efímero e irrepetible: nace y muere a cada instante, sin dejar ningún residuo para poder rumiarlo, rememorar, manosear, que es cuando provocamos otro placer que éste sí que genera dolor. Porque ese placer es forzado, obligado, es como un negocio para proporcionarnos placer: es como si después de comer nos obligáramos a volver a comer y comer por sentir más placer.

6. Por eso, Ajay, ¿para qué mirar hacia fuera para solucionar los problemas, que son los de cada uno de nosotros, los problemas de toda la humanidad ya sea la opulenta como la pobre y miserable? Nosotros hemos inventado una realidad que no es posible: sembramos división, que ha de generar crueldad, violencia, pero no queremos que eso sea cierto. Y por eso, cuando sucede algo horroroso y cruel nos asustamos, gritamos, nos manifestamos. Sin darnos cuenta que hasta que no dejemos de sembrar las situaciones de maltrato, de injusticia, de la absoluta indolencia ante los que oprimimos, todos esos actos violentos, con su tremenda desgracia no van a cesar.

7. Dejar de estar dividido es el mayor reto al que no nos queremos encarar. Porque dejar de estar dividido quiere decir compartir, ceder, renunciar, exponernos de manera que incluso se puede perder la vida. Y, eso es algo que parece imposible.

Por eso, hay que comprender la raíz del miedo. Y, para ello, hay que entender cómo funciona el pensamiento. Sólo comprendiendo el pensamiento, la mente tendrá paz, estará relajada ante cada evento que nos brinde la vida. Porque comprender el pensamiento, es comprender la manera como funcionamos las personas. Sabiendo que la codicia, la vanidad, la persecución del placer, altera a los demás tanto como nos altera también a nosotros.

8. Ese es el problema, que la raíz del miedo está en el dolor. Y como no queremos sentir dolor -encararlo completamente- huimos generando todo el desorden y conflicto en que vivimos. Y al huir y querer cambiar ese dolor, es por lo que suceden toda clase de atrocidades. Porque forzamos, vivimos con fricción la realidad, creando el conflicto, con todas las miserias que genera.

9. ¿La totalidad puede ser si estamos divididos, si vivimos en conflicto? Parece ser que no. Porque la división y el conflicto, nos separa de lo que estamos observando, ya sea una persona, un animal, un árbol.

Así que, el problema está en ¿cómo iré más allá de esta de división que nos genera el conflicto? Cuando vemos que la división es un peligro en el que nos va la vida, un veneno, no lo toco, lo descarto, lo aparto de mí, ¿verdad? Y en ese descartar hay toda la energía, ya que en él está implícito el orden. Y el orden es atención total, es amor.

10. Cuando no existe el hacedor, es que el ‘yo’ no está operando. Entonces, se terminan los problemas. Ahora hace falta hacerlo realidad. Ese es el verdadero problema: pasar de las palabras a los hechos. Si no es así, el hacedor -la ilusión del ‘yo’- seguirá operando.

11. Todos los días son iguales, salvo con más luz y calor o menos, todo lo demás son inventos de los aburridos hombres, prestos para jugar e inventar toda clase de historias para estar entretenidos y no mirar la realidad siempre cambiante de que la vida es destrucción, amor y construcción. Gracias, Juan Carlos.

12. Si todo eso que has publicado, Darlyng, si hiciera con amor, no habría ningún problema. Porque, tú con respecto como los que vivían hace doscientos años, vistes, haces cosas, te comportas de manera que para ellos serían un escándalo. Y sin embargo, todo eso se ha absorbido por las personas. Por eso, el problema no es ir en bikini o en top lees o desnudos, que se casen los hombres o las mujeres entre ellos, los abortos, vivir en la planta cincuenta de un edificio o comer la comida que hay a la venta que nada tiene que ver con la de antes. El problema está, en que tienes que estar rebosante de amor. Para aceptar y vivir con amor lo que tenemos. Y ese amor, que tú tengas te guiará al orden. Y ese orden te traerá más orden. Entonces, ¿dónde está el problema, si la realidad es como es sin poder cambiarla?

Colaboraciones, 01-01-2013

1. Cuando os estaba viendo, veía a personas petulantes y vanidosas. Todos habíais triunfado. Pero es un triunfo vulgar. Pues lo más vulgar en la vida es triunfar, ya que todos lo quieren. Y en todo eso está el error, la mano del establishment, de la mundanalidad. Ese programa que se precia de que es tan religioso, ayer fue el más pagano y mundano. Porque, solamente decir que las obras de arte son las extravagantes, escandalosas y ruidosas, llenas de vanidad; las que los poderosos quieren, porque les conviene, que triunfen para que todo siga igual en su vida burguesa e irreligiosa; demuestra lo banales y superficiales que sois.

Para un hombre religioso –no el teatro de las religiones organizadas con su pompa y la superstición-, toda la vida es arte. Porque el arte es estar unido a eso que estamos haciendo. ¿Por qué no puede haber arte en una persona que ayuda a fabricar zapatos, en un cocinero, un panadero, un albañil, un agricultor haciendo posible que se puedan comer sus frutos y mieses? ¿Por qué no hay arte en lo que hace un maestro, profesor, en una mujer de la limpieza, en un conductor de taxis o camiones, un piloto de aviones? No veis el arte en todo lo que es la vida, porque habéis entrado en la rueda de los negocios, porque os arrodilláis ante los editores, los promotores, ante los propietarios y directores de las salas de exposiciones. No es posible triunfar en este mundo corrupto e inmoral, si no participamos en él: mentir, ser hipócrita, indolente e insensible al dolor de los demás, a los que desplazamos porque los vemos como nuestros oponentes, un obstáculo para nuestro triunfo.

Y siguiendo con la superficialidad y la banalidad de los vanidosos, de los que se creen la élite, los elegidos –que se aprovechan de la ignorancia de los demás-, ¿qué serían si no hubiera sido por la ayuda del carnicero que sacrifica los animales para que nos alimentemos, de los sastres y fabricantes de ropa, de los mecánicos, pintores, carpinteros, de los médicos y enfermeras, las presentadoras de los programas de televisión, etc.? Mientras esos triunfadores, pasaban horas y horas enseñándose en la academia, en su estudio particular, etc., esos artistas anónimos que nadie reconoce, estaban haciendo posible al artista vanidoso e insensible a la verdadera realidad: que todos somos básicamente iguales en lo psicológico. Pues todos sufrimos si nos desprecian, si nos infravaloran, si nos tratan sin respeto alguno, con indiferencia, con brutalidad y con crueldad. ¿No les parece? ¿Hacen todo eso ustedes en sus vidas, con los que les sirven, que les tienen miedo porque se ha convertido en un tirano inabordable e invulnerable?

Pero sin ser vulnerables, no tendremos amor. Y, si no tienen amor –que es compasión- todo lo que hacen es basura, es lo viejo y repetitivo que vuelve una y otra vez. Porque tienen miedo de perder el favor de quienes les pagan, les sacan en la prensa y en televisión como hoy en ese plató. ¿Creen que el director del programa –los que mandan del canal de televisión-, si ustedes no fueran como animales domesticados, les hubieran pagado para que hablaran ahí en el plató, para hacer de relleno? Pues todo está pactado, todo está controlado, todo es como una mafia. ¿Puede haber ahí arte? No seamos infantiles, banales, superficiales. Ustedes hacen el arte para poder vivir como lo hacen, en seguridad, para sentirse seguros.

Y la búsqueda de seguridad, que no existe ni puede existir en absoluto, es lo que nos divide de lo que es, de la realidad: la inseguridad. Así que, ¿puede alguien dividido crear algo realmente nuevo, creativo, lleno de compasión por la vida, algo que realmente beneficie a toda la humanidad? No lo puede. Pues, mientras haya división interna, el conflicto también está ahí. Y el conflicto genera el desorden, la confusión, la anarquía, el dolor y el sufrimiento. Así que, el arte es la unión con todo lo que hacemos, sea lo que sea. Si no hay división hay una obra de arte. Pero los que mandan en todos los ámbitos, los que tienen el poder, quieren y necesitan la división, el conflicto, el enfrentamiento, la victoria y la derrota, necesitan la confusión para poder seguir con sus mentiras –de ahí el pan y circo romano, aunque costara miles y miles de vidas por diversión y placer, algo parecido con la tortura y asesinato violento de los toros-.

Y el artista es el que señala e informa que sin libertad somos feos, inhumanos y crueles, despiadados y tiranos. Por eso, los que tienen el sentido de la belleza no quieren triunfar, pues saben que el precio del triunfo es perder la libertad. Y la libertad es la pureza, la ausencia de corrupción.

2. Todo depende de la energía que tengamos para responder al que nos lanza un reto, que nos menoscaba, nos infravalora, nos dice tonterías. Si estuviéramos al punto de energía -ni sobrante ni que falta- gozaríamos de lo que nos dicen y no responderíamos. Y si respondiéramos lo haríamos de manera para explicar claramente que lo que dicen de nosotros, no es lo que se dice, no es real. Y ahí se acabaría todo. Ahora bien, si estamos rebosantes de energía como para hacer veinte kilómetros caminando, entonces esa energía ha de salir de una manera o de otra, generando las réplicas y contra réplicas que parecen no tener fin.

3. La realidad será una ilusión o no, pero eso es lo que hay. Es como el ego, el ‘yo’, que es una ilusión, pero está ahí. Y cuando existe algo, no se le puede despachar con palabras, sino que se tiene que comprender y ver qué se puede hacer con eso, a pesar de que nos guste o no.

4. Es verdad, Enghelbertb, que el temperamento que uno tiene parece ser que está más allá de uno y de sus posibilidades de cambiarlo o alterarlo. Pero volvamos, a la inteligencia que es amor. Cuando uno tiene amor todo es un divertimento con cada cosa que hace, porque no tenemos el deseo, que nos genera ansiedad, avaricia, codicia, vanidad, para conseguir eso que queremos y que creemos que es lo correcto, lo mejor para toda la humanidad.

Por eso, uno ha de intentar que los deseos no nos lleven a esforzarnos de manera en que nos hagamos brutales y crueles. Esa es toda la cuestión: para explicar a alguien y convencerlo, si es que tiene miedo –para que lo entienda-, no hace falta una técnica matemáticamente rígida y dogmática. Sólo hace falta cariño, afecto, que es tener toda la compasión del mundo. Tú que tienes tan buenas relaciones con las mujeres sabes de lo que estamos hablando.

5. ¿Toda idea o teoría tienen alguna realidad que nos diga que son ciertas y verdaderas? No la tienen. Porque tropiezan con el infinito. Que hace que vivamos ágiles y libres de esas creencias, ideas y teorías. Pues como todo es infinito, las posibilidades de que algo que decimos –a pesar del valor que le demos, o por lo extraordinariamente firmes que creamos en ello- puede ser negado como también afirmado de una manera infinita. Por tanto, es absurdo especular en el infinito, es una pérdida de tiempo. Porque, lo que sí sabemos es que si nos dividimos, si vivimos en conflicto internamente, eso va a salir afuera. Y va a generar toda la locura que existe en el mundo donde vivimos: que unos mueren de hambre y otros viven en toda clase de abundancia, insensibles a esas personas desafortunadas. Insensibles a que esa división es el origen que va a desencadenar toda la crueldad, la brutalidad, la violencia, y las matanzas en masa de las guerras.

Por eso, es ahí donde hemos de incidir, en poner toda nuestra energía, si es que somos afortunados y lo vemos, de manera que hagamos de eso un hecho. Todo se reduce al ver claramente algo, lo que es, la realidad. Pues en la visión clara y directa de lo que observamos o hacemos, está la verdadera acción total, que va a generar orden. Que no es tuyo ni mío ni de nadie, sino que es por la fuerza de los hechos.

Colaboraciones, 01-01-2013

1. Los dictadores no quieren dejar el poder porque saben que pueden perder la vida, y antes de eso perder todo lo que tienen. Los que los quieren echar, son como los dictadores asesinos -porque usan la violencia, matan y destruyen con su terrorismo, poniendo bombas a las puertas de los edificios públicos donde hay personas inocentes, transeúntes, etc.-. La diferencia está en que el dictador tiene más capacidad de matar y destruir que los que lo quieren derrocar y eliminar. Entonces, el dictador como un ser humano que es, también tiene la necesidad de defender su existencia que se la está jugando a vida o muerte.

El dictador tiene la mala fama que se ha cosechado por sus actitudes crueles y brutales. Los que lo quieren derrocar y eliminar, son dictadores pequeños -infantiles- pero con el tiempo si llegan al poder serán básicamente lo mismo que el dictador que han derrocado. Porque tienen la misma manera de proceder: vencer sea como sea. Es decir, viven en la división y el conflicto, que al desarrollarse llega la violencia, el estado de guerra perenne. Y por eso, es que todos los dictadores tienen ejércitos y policías, espías y chivatos, jueces que ejecutan las leyes que van a su favor, le ayudan a proseguir en el poder.

2. Patricia, si la ignorancia fuera más rápida que la inteligencia, tal vez, ya hubiéramos desaparecido de la faz de la tierra. Porque el más rápido se supone que es el que vence, a la corta o a la larga.

Lo que quiere decir ese texto que has publicado, es que el ignorante -el insensible y cruel- ese sí que corre sin importarle el mal que cause y genere. Y el inteligente -el sensible- es más observador, es más cauto, no es ansioso ni neurótico, porque sabe que a cada paso que da está destruyendo toda clase de vida -recordemos cuando vamos al campo abierto o un gran parque, todo lo que pisamos y aplastamos, tropezamos y molestamos a la vida que allí existe, vive.

3. Cuando somos felices, Juan Carlos, ¿qué poco transcendentes que somos? Gozamos de todo, todo nos da placer, dicha, vitalidad y belleza. Ahora hay que descubrir, ¿por qué el hombre ha inventado a Dios y se pregunta dónde está? ¿Es por qué tiene miedo, se encuentra aburrido, vacío, sin soportar la soledad?

4. Patricia, ¿puedes explicar a qué te refieres cuando recomiendas a Seassure y Barthes? Pues, aunque son lingüistas, especialistas en escritura y en comunicación, no acabo de ver a qué te refieres al mencionar esas personas. Creo que será interesante leer lo que tengas que decir. Gracias.

5. Una cosa que no existe no se puede estudiar ni describir. Solamente se puede decir que no es. Y eso es el camino: no hay sendero, ni camino. Sólo hay un responder a cada reto. Responder a cada segundo muriendo a él instantáneamente.

6. “La “Causa” -del universo- es eterna. El universo es infinito. Lo Eterno contiene a lo infinito. Lo infinito no puede existir sin lo eterno”.

Lo eterno y lo infinito son lo mismo. Una cosa es la otra. Aunque cambiemos poniendo a uno como soporte del otro. Porque el que soporta es lo mismo que lo soportado. Porque desde el principio que lo investigamos hasta el final -según la apreciación humana- todo es una unidad indivisible, la misma energía.

7. Tito, si tú no ves el sufrimiento, el dolor que hay por todas partes, porque no ves la vida tal y como es. O, es que estás completamente más allá del bien y del mal, o es que estás ciego y no te enteras de nada. Como les pasa los que tienen la mente profundamente alterada -los discapacitados mentales-.

8. He leído tu entrevista en el diario…, de ayer.

Voy a escribirte en castellano, por si no entiendes adecuadamente el catalán.

El problema que tenemos los seres humanos, es que cada cosa que hacemos puede ser adecuada o no. Pues todo lo que hacemos como está participado del infinito, de lo que no tiene fin, puede acabar todo en una carrera por llegar a ninguna parte. Por lo que nos genera ansiedad, confusión, desorden, que se manifiesta en la división y el conflicto en que vivimos.

Por tanto, ¿somos conscientes -tanto los científicos, como cualquier persona- que por mucho que corramos no vamos a encontrar nunca la meta, el final?

Desde hace millones de años, los hombres están evolucionando, investigando para derrotar la angustia y el miedo a la vida, el dolor, la muerte, pero eso no es posible. Porque siempre habrá algo que nos derrotará, que no alcanzaremos. Psicológicamente, sí que hay una posibilidad de ir más allá del dolor que nos proporciona la vida -no en lo físico y material-. Viendo que el deseo de más y más seguridad es vano, ya que la seguridad no existe en absoluto. Entonces si ves que no hay nada que conseguir, es cuando el tiempo psicológico se detiene -con todo su pasado, el presente, el futuro, que es el invento del pensamiento, que es toda la memoria acumulada de todo lo que nos ha acontecido a lo largo del tiempo, durante millones de años-.

Si vemos que el deseo en lo psicológico es un peligro -como lo es-, lo descartaremos ¿no? Y si descartamos el deseo que nos hace avariciosos, codiciosos de más y más, entonces todo el desorden que genera -división y conflicto, insensibilidad e indolencia, brutalidad, violencia, guerra- estará fuera de nuestras vidas. Porque el orden llega cuando descartamos el desorden, la confusión, la división, el conflicto. Solamente, uno tiene que ver que ese desorden y confusión es un peligro en el que nos va la vida en ello, como cuando estamos al borde de un gran acantilado, un precipicio. Y si vemos realmente, sin huir ni querer cambiar eso que vemos, la acción que llegue es la inteligencia, que es amor. Por eso en la inacción, hay acción total. Es como llenar un globo de aire, si no te detienes cuando ya está lleno, esa inacción hace que provoque la acción total que es orden, el que reviente. Pues, en la observación es lo mismo, al no huir ni querer alterar lo que observamos, ello ha de operar, pero sin nuestra voluntad. Ya que en la voluntad está la subjetividad, la acción del ‘yo’ divisivo y conflictivo, generador del desorden.

9. Todo eso que se dice en el escrito, es cierto. Es lo que solemos decir, que tanto el observador como lo observado, forman una unidad, es lo mismo; sobre todo si son de la misma lengua y cultura. Pero dando un paso más, cuando el observador y lo observado se fusionan en una unidad indivisible, no hacen falta pronunciar palabras para poder comunicarse. Para mí la comunicación no verbal es más profunda, interesante, sincera y verdadera. Gracias, Patricia por tu eficiencia y claridad.

Colaboraciones, 01-01-2013

1. Eso que dices, Enghelbertb, es la solución, pero los dirigentes como seres humanos que son están sujetos a las leyes físicas y psicológicas. Primero que nada, para uno llegar a dirigente, presidente, ha de pisotear, descabalgar a sus oponentes -que son por otra parte, sus amigos y colegas de su formación política-, para despejar el terreno. Después cuando sube hacia la cúspide del poder, todo se va engrandeciendo y va a necesitar muchos millones para poder montar su logística, su cartel publicitario, para poder conseguir derrotar a sus oponentes. Entonces entran en una dinámica de apaños, componendas, gratitudes, corrupciones, etc., para conseguir el abundante dinero para llegar hasta el fin de la victoria. Y una vez se entra en esa dinámica, ya no salen de ella. ¿Qué se le puede pedir a una persona con esas características morales, éticas, humanas?

Pues, ellos como personas que son, se hacen adictos a lo que proporciona el abundante dinero y el poder. Y si les falta sienten el síndrome de abstinencia –el mono de los drogadictos-. Y como no quieren sentir dolor al tener que renunciar a esa manera de vivir, todo lo que hacen, todo lo que les sale, es lo mismo que siempre les ha salido: división, desorden, conflictos, violencia y guerra. Hambre, miseria, y la insensibilidad y la indolencia que las hace posible. Porque ellos –los dirigentes, presidentes, altos funcionarios- son humanos y no pueden hacer lo que nosotros querríamos que hicieran.

2. Gandhi fue un político de primera línea como los de ahora. Pero su vida y su destino estuvieron en un momento capital para India: la independencia después de ser invadida, desde mediados del siglo 18 hasta el año 1947, por Gran Bretaña. Y como no podía ser de otra manera, Gandhi, que era nacionalista hindú, participó en toda clase de desobediencias, manifestaciones, escritos, mítines, exhibicionismos, etc., a favor de la independencia y la libertad de la corona británica. Todos tenemos algo de teatro -vanidad y fatuidad-, pero Gandhi como político agitador contra el imperio, lo explotaba al máximo posible.

Por tanto, también estaba sujeto a los dictados de su partido político nacionalista, a las traiciones tanto suyas como las que le hicieron a él. Fue asesinado casi a quema ropa por un nacionalista hindú, más radical que él, en una manifestación por traicionar a India al consentir que Pakistán -el occidental y el oriental Bangladés, en el Golfo de Bengala- se separarán, donde se intercambiaron los hindúes saliendo y los musulmanes entrando en el nuevo país.

Creo que el personaje Gandhi era uno, pero el real era otro, que como ser humano tenía sus miserias y cualidades. Y por supuesto era igual de violento que cualquier político: necesitaba el ejército, al policía, los espías, las intrigas de la alta política.

3. Edward, si pudiéramos ver toda la historia de la vida veríamos que interrelacionado está todo. Y tal vez, no le daríamos tanta importancia a una única época determinada, o a lo que está sucediendo ahora. Ahora tenemos nuestros problemas, nuestros antepasados lejanos tuvieron también sus problemas, nuestros padres y abuelos también han sufrido toda clase de problemas. Entonces, ¿qué pasa ahora? Pues, que hay problemas. ¿Puede la vida ser sin problemas? Aquí estamos para ver cómo nos las arreglamos. Así que, hemos de empezar de cero, pues todos han fallado, han repetido el viejo patrón de conflicto, de enfrentamiento, de querer imponerse y ganar siempre. ¿Es eso viable? Parece ser que no. Así que, habrá que buscar, inquirir, investigar sobre si hay otra manera de encarar la vida que no genera más sufrimiento y dolor a este drama de la vida.

4. ¿Sin libertad se pueden conseguir todos esos principios que se exponen? La libertad es amor. Y el amor es el orden, que genera más orden. Y el amor es la inteligencia en acción, cuya consecuencia es la libertad. Gracias, Lizbeth, por tu actividad tan interesante.

5. En la no acción, hay acción total. Porque es de la única manera en que nuestro deseo y voluntad no pueden operar.

6. Si no hay bien o mal, no hay ningún problema. El problema es vivir estando más allá del bien y del mal.

7. “Es posible ser empujado hasta el momento en que usted se ve obligado a ser humilde”.

Cullen. Si eso es así no habrá humildad en absoluto, sino humillación. Porque esa humildad, será impuesta. Y no fruto de nuestra inteligencia y percepción.

8. Kirsten, para mí ha sido una agradable sorpresa darme la oportunidad de poder saludarte y demostrarte mi cariño y afecto.

9. ¿Quieres decir qué hay alguna diferencia entre una manzana y una pera? No la hay, solamente en su nombre, pero las dos tienen vitaminas, células, neutrones, líquido, energía. Javier, el infinito y lo eterno, son lo mismo: lo atemporal.

No hay pintor ni cuadro que pintar, todo es un invento del pensamiento. Porque la energía ni se crea ni se destruye, sino que se transforma.

10. Dices, Dr., que la realidad no puede incluir dramas. ¿A ver cómo lo vives en tu vida? A mí no me lo cuentes, porque eso es cosa tuya.

11. Pamela si crees en la biblia o cualquier otro libro, estás perdida. Porque no eres libre para pensar. Y así tu espíritu, tu percepción y sensibilidad, se atrofiarán. Donde te condenarás a ser siempre una seguidora, de segunda mano, repetidora de lo que dicen los demás. Gracias por la explicación e información.

12. José, para el que quiere o puede entender, lee entre líneas. Porque lo descrito no es lo que se describe, lo real. Ya que la realidad, al ser dinámica, siempre está en movimiento, cambiando. Y lo que siempre se está en movimiento y cambiando, no se lo puede atrapar y poner en un papel ni en un disco, ni repetir en una charla. Así es que uno, ha de ir más allá de las palabras. De lo contrario pareceremos como los que hacen preguntas que, por ser tan evidentes, no tienen respuesta, Por ejemplo. si alguien pregunta ¿de qué color es el viento? Esa es una pregunta de un niño de corta edad, o de un loco.

13. Los peces, Javier, ni piensan ni se preguntan cosas como nosotros, así que no los traigas al nivel humano. Porque, eso te confunde y te hace decir cosas inconexas y absurdas. Has de atenerte a lo real, a lo que es. Y no inventar lo que me gustaría que fuera.

Colaboraciones, 02-01-2013

1. Un travestí y una mujer no son lo mismo. El pensamiento es capaz de inventar lo que le conviene, puede oír y ver cosas que no son ciertas. Así que el pensamiento, salvo en lo práctico y material, como saber conducir, manejar el ordenador, hacer una suma sencilla, no tiene ninguna credibilidad.

En cuanto a la diferencia, una cosa es lo material, que hasta cierto nivel hay diferencias, y otra lo espiritual y psicológico. Y en ambos casos puede que todo no sea tan evidente como creemos. Pues la tierra vista desde la luna parece una gran piedra. Y si usas un potente microscopio, donde no se veía nada, se puede ver toda clase de organismos vivos.

2. Un cuadro y un pintor es lo mismo y no lo es, la causa y el efecto también es lo mismo y no lo es. Si te empeñas en ver diferencias, las verás. Si eres afortunado y puedes ver que todo forma una unidad indivisible, sabrás lo que eso es. Todo depende de dónde tú quieras ir a parar.

Si me permites que te pregunte, ¿tú que pretendes con esas preguntas, divertirte, retar, descubrir la verdad profunda y última?

3. Un momento, Javier, si usas las palabras, más allá de su descripción convencional, nos van a traicionar pues no pueden llegar más allá de ellas. Hay palabras que son inaprensibles totalmente -dios, el creador, el infinito, la eternidad, causa y efecto-. La causa genera un efecto, ¿verdad?, que a su vez genera otra causa, y así en una relación si fin.

4. Si podemos ver que todo es una unidad indivisible, no es lo mismo como si no lo vemos. Si comprendemos que todo está unido, los problemas se deshacen como castillos hechos en la arena de la playa, ¿no? Pero, si desafortunadamente, no vemos esa unidad indivisible, todo es buscar las consecuencias, los culpables, buscar en el pasado, en el futuro. Y entramos en el mundo de la ilusión, dándole toda la importancia al pensamiento. Cuando el único culpable de nuestra ignorancia es el pensamiento.

Por eso, es al pensamiento al que hay que atenerse: ver cómo funciona, cuáles son sus maneras de operar, sus inventos como el ‘yo’ y el ‘tú’, el ‘nosotros’ y el ‘’ellos’, etc.

5. Es precioso el escrito. Gracias, Patricias. Ahora bien, si nos quedamos con eso que dice el escrito es cuando nos atascamos y entonces ya estamos acabados. Por eso, uno siempre tiene que estar observando, viviendo, descartando, para volver al vacío donde lo nuevo es de la única manera que puede llegar. Los idólatras, los que están enganchados a una persona, una idea o teoría, a una acostumbre, están como muertos, pues no se pueden mover. Viven en lo viejo y repetitivo. Cuando como ya hemos visto, para que llegue lo nuevo hay que morir a lo viejo y repetitivo.

6. Pero ya volvemos a lo de siempre, Javier, lo que supuestamente diga -si es que eso puede ser- un pescado a otro, eso por indemostrable no lo puedes traer al ámbito de los humanos. Y al revés, tampoco.

Tienes que aclararte qué es lo que pretendes, si jugar a las adivinanzas –que está muy bien si tú lo quieres- o si quieres llegar al principio y al final de todo. Y si es eso lo que quieres, has de ver e investigar de qué manera funciona el pensamiento. Pues todos los problemas los origina el pensamiento, con sus inventos del tiempo psicológico, la dualidad, la vanidad, la codicia, el devenir para seguir siendo, etc.

7. Disculpa mi interés, pero nunca he escuchado ni leído el ‘cuento de la buena pipa’. Patricia, podrías decir de qué se trata. Gracias.

8. No saber la respuesta. Es la mayor de las respuestas. Porque te obliga a ti a responderte.

9. Tanto que nos falta conocernos a nosotros mismos y sin embargo no nos gusta descubrirnos. Pues queremos ser rutinarios y repetitivos, agarrándonos a lo viejo, al pasado. Y por eso, el amor divino nos es tan extraño y desconocido.

10. El problema de la vida somos cada uno de nosotros. Por eso, somos nosotros quienes lo tenemos que solucionar. Y sólo tenemos una manera de solucionarlo: ver de qué manera funciona el pensamiento, es decir, darse cuenta y comprender cómo opera y actúa.

11. Tanto el optimista como el nihilista, generan desorden. Porque viven en el mismo ámbito de la confusión. Al dividirse de la realidad que no es ni pesimista no optimista. La realidad sólo se puede encarar cara a cara, si huir ni querer cambiarla. Y de esa manera llega el orden que no tiene nada que ver con lo que yo quiero, sino lo que el orden genera.

12. “Hay un cerebro condicionado a defender la imagen que se ha hecho del organismo. ¿Qué se puede hacer?

Atenerse a la realidad, de que el cuerpo necesita que esté adecuadamente atendido: defenderlo del frío y el calor intensos, alimentarlo convenientemente, la actividad adecuada. Y cuando el cuerpo ya está atendido, ir más allá de él, para hacer la unión entre el cuerpo, la mente, el corazón.

13. La sabiduría es para disfrutar de lo falso y también de lo verdadero, al darse cuenta de lo que la verdad es.

14. La realidad nos dice que uno para llegar a Ser -como tú dices-, tiene que tener unas ciertas condiciones. Si una persona que ha nacido, crecido y vivido muchos años en un lugar tropical, jovial, extrovertido, donde el buen tiempo -ausencia de frío- todo lo mediatiza, si se traslada a otro lugar, un país, nórdico, donde nieva repetidamente, donde las personas son retraídas y solitarias, ¿no tendrá dificultades para que ese Ser se manifieste? ¿Puede el Ser florecer cuando hay dolor, conflicto interno? ¿O el Ser, es la unión entre el cuerpo, la mente y el corazón? Por tanto, Vanesa, cuando algo nos genera conflicto, desdicha, hay que descartarlo radicalmente. Pues, si estamos completamente atentos a todo lo que sucede, el mismo ver es actuar, es la acción adecuada, que es el orden, el amor.

15. La vida está llena de misterios, es un misterio. Cuando te das cuenta de que todo es misterio, no le haces caso. Solamente cuando algo es demasiado, es cuando nos llama la atención, le hacemos caso, ¿no? Es como ver llover, si no hace una tormenta que parece que se va acabar el mundo, no le damos importancia, aunque siempre la tiene.

Colaboraciones, 03-01-2013

1. Hay algo que nos confunde y nos pierde: nosotros estamos vivos y eso es un hecho. Y todo ser viviente tiene que vivir. Y para vivir, ¿hay alguna necesidad de saber algo más qué cómo tengo que vivir para no maltratar y destruir el cuerpo, el vehículo, para estar saludable y emprender la mayor aventura, el mayor reto que es: ¿Tú cómo te liberas del dolor? Mientras no nos liberemos ni comprendamos ese dolor, que nos altera de manera que no podemos convivir adecuadamente -en paz, siendo compasivo-, ¿qué sentido tiene todo lo demás?

Porque si mi vida es un dolor, es sufrimiento, todo lo que haga será confuso, desordenado, mi relación con la vida y con todos los que me relacione será una contienda, una lucha, una desdicha, que va a ser un tormento, como lo es en la actualidad. Así que mientras viva dividido y en conflicto, con una mala relación con los demás, mis respuestas a los retos van a seguir en esa misma dirección de confusión, como lo demuestra la mala gestión que estamos haciendo de la naturaleza y de todo lo necesario para poder sobrevivir –dinero, recursos, bienes, etc.-.

2. Sentirse responsable es de las cosas más agotadoras que hay. Pero, no podemos dejar de serlo de alguna manera. El problema está en el ‘yo’, que cree que él puede solucionarlo todo, que él es el director y todo depende de él.

Y todo eso, nos lleva a la ansiedad, a la fricción, al desespero del querer y no poder. Así que uno no es nada, verlo como vemos el fuego que quema. Para así, ser libres y capaces de sentir el afecto por todo lo que hacemos, por las personas. Y todo esto no llevará al orden, que es la ausencia de responsabilidad, para que lo otro pueda florecer.

3. La mejor respuesta -la definitiva- es decir: ‘Que dios está en todo’. Porque eso, si se viviera, se hiciera un hecho, viviríamos en amor, no nos dividiríamos de los demás en disputas intelectuales, para querer dominar e imponer lo que nosotros creemos que es lo verdadero –mi dios es el mejor, creer en él es lo correcto, dudar o no creer en él es lo incorrecto-. Ya que si hay división, el amor, que es la esencia de dios, no puede ser una realidad.

4. La relación está en todo: con las piedras, las nubes, las estrellas, la luna, los animales, las personas, los ríos, los mares, etc., porque si sabemos ver ellos nos dicen cosas. Pero, de la misma manera que la relación con un niño existe, no es una relación para poder responder a la vida como lo hacemos las personas adultas, porque la relación es muy superficial, animal, egoísta. Y de esa misma manera pasa con los animales, que siempre van a lo suyo ni indagan, ni inquieren, ellos son directos: si quieren comer, comen lo que hay, ya sea matando o no. Y de ahí no pueden salir, porque no tienen la capacidad de discernir ni el libre albedrío. ¿Puede un león hacerse vegetariano? ¿O un rinoceronte, un búfalo, un toro, dejar de ser vegetarianos?

Y esa relación que tenemos con los animales, está mediatizada por el miedo que nos tienen, porque ellos saben, y consienten ya que no pueden hacer otra cosa, que nosotros somos superiores y podemos con ellos.

5. Es curioso que todo el poder, la técnica y la logística del grupo National Geografic u otra organización anglosajona, rusa, japonesa o china -que se dedican a realizar documentales sobre la naturaleza y los animales- no haya hablado de ese supuesto ser gigante -el Pie Grande de Ecuador-.

6. Esa pretendida diferencia en relación con que las personas espirituales son más propensas a trastornos mentales, etc. Primero, eso está mediatizado y condicionado, por los autores de la investigación. Y segundo, en las dictaduras donde no hay libertad, hay un orden aparente que en las democracias y en la libertad parece que no lo tienen.

Esas matanzas de personas, ya sea en América o Europa, es fruto de la libertad. Pues en una dictadura, esas personas antes de actuar de esa manera, son controladas, encerradas en centros de reeducación o en prisiones. Y si actúan, seguramente son eliminadas quitándoles la vida.

7. Sólo dentro de uno es como se puede ser libre. Por tanto, el libre albedrío se puede realizar desde esa libertad interna. Fruto de comprender cómo funciona nuestro pensamiento y la vida. Cualquier persona que diga que es libre, realmente no lo es porque está supeditada a su cuerpo y sus limitaciones. Y también está encerrada en este bonito y maravilloso planeta, como si lo estuviera en un gallinero sin poder salir de él. Por tanto, cuando comprendemos lo que es, la realidad, sin huir ni querer cambiarla, es cuando llega la comprensión de esa realidad, lo que nos hace libres.

8. Pues, la libertad es tan extraordinaria que en medio de la basura uno puede ser libre. Sucedió en India, que los rajas y su estilo de vida eran inviables, por lo que transformaron sus palacios en hoteles para turistas, etc.  Y decidieron deshacerse del harén. Les dijeron a las concubinas que eran libres, que se marcharan, pero había algunas que no querían irse de allí, porque no sabían vivir fuera del harén. Ya que nunca habían salido de allí ni conocían a nadie más que a su amo –a los amigos e invitados de éste a las que cedía momentáneamente por una o varias noches- y al eunuco, que las atendía en sus necesidades domésticas.

9. ¡Qué bonita es la justicia -equilibrar, tratar de igualar y satisfacer las necesidades- cuándo puede ser!

10. La atracción es la reacción de algo que nos impacta sensitivamente, fruto del condicionamiento cultural, etc. Si uno no está atento a todo lo que sucede, la atracción pasa a ser dependencia. Y en la dependencia, es donde se originan todas las miserias, el dolor y el sufrimiento.

11. Evidentemente, cualquier acontecimiento adverso, pérdida, cualquier situación difícil son malestares psicológicos. Agravado y engrandecido por el peligro físico inmediato. Y todo esto sucede porque no somos libres del pasado, del ayer. Y así no podemos estar, ser eso que nos ha llegado. Y al dividirnos de eso, es cuando nos molesta, generando fricción, pena y desasosiego.

Peo en el momento que dejamos de identificarnos en los sentimientos, el romanticismo, en todo lo pasado, llega el confort mental al sentirnos libres.

12. Esa situación por lo que pasaron los rajas para tener que dejar su vida de suntuosidad, fu motivada por el implacable paso del tiempo que todo lo altera -aunque sólo sea en la superficie-, las presiones del gobierno inglés, un tiempo antes de ser India independiente. Y como pasa ahora, y siempre ha pasado, las ansias de justicia, de igualdad, de respeto, etc., de los que estaban en la base de toda la sociedad que hacía posible, en su medida, ese sistema de privilegios, de riqueza y suntuosidad que tenían los rajas. Que eran una especie de condes, duques o marqueses, propietarios de grandes extensiones de terrenos que abarcaban aldeas y pueblos.

Colaboraciones, 04-01-2013

1. El verdadero refugio, es no tener ningún refugio ni creer en ellos.

2. Soñamos porque lo que estuvimos viviendo durante el día, no lo terminamos ni acabamos completamente, Y por la noche cuando la mente está calmada, emerge todo para poder solucionarlo, concluirlo. Por eso, sintetizándolo, el que tiene hambre sueña con comida.

3. Sí, Vicky, el problema está en irse a los extremos. Porque, es preciso ser de alguna manera responsable. Lo que sí que parece claro, es que la fricción y el conflicto, genera lo mismo que si estuviéramos en los extremos: en el desorden.

4. Cada uno tiene su destino: UG Krishnamurti, era hindú, ¿pudo él liberarse de todo eso que caracteriza a un hindú? Si uno es hijo de un abogado, agricultor, médico, músico, todo eso que está desde siempre antes sus ojos, ¿puede ser borrado? Por tato, ¿no es más importante liberarse del conflicto entre lo que soy y lo que quiero ser? Porque, aunque diga que estoy liberado de mi raza, mi religión, de mi país y eso no puede ser totalmente. Por eso, uno tiene que estar libre de fricción interna, división y conflicto. Eso es lo importante, no lo que vean los otros o digan de nosotros.

5. El despago para que sea uno tiene comprender la realidad, el funcionamiento de la vida, ver el latido de la naturaleza donde todo es tan práctico y directo. El desapego es la liberación del aferrarse, del estar poseído por una idea, persona, lugar, o alguna cosa a la que le damos excesiva importancia.

6. Eso que dice, de que no hay alguien que uno tenga que liberarse, es una idea o teoría, una ilusión, que él sí que lo denuncia a los demás. Vamos a ponerlo claro: si yo no me pude liberar, o tú, nadie lo puede. Porque, aunque uno diga que está liberado, de lo que sea -nacionalidad, del sexo, de su cuerpo, de su cultura-, eso no es posible totalmente. Porque al estar todas las mentes conectadas se transmiten todas las olas mentales -pensamientos de tristeza, de división, alegría, gozo, esperanza, desesperación. Así cuando alguien dice que está liberado, lo dice de ese preciso momento, que sí que puede ser verdad, pero al instante vuelve a aparecer toda la miseria, que es el ‘yo’ y sus inventos, que generan división conflicto, enfrentamiento, fricciones, crueldad.

Y eso sólo se podría cambiar, si el paradigma mental global es cambiado radicalmente, aunque sea por unos cuantos. De manera que pudiera afectar a toda la mente global de toda la humanidad. Y entonces aparecería un nuevo paradigma, una nueva escala de valores. Pero así y todo eso nunca se ha visto.

7. Si tú necesitas tomarte varios cafés diarios, o varias copas de aguardiente y no puedes pasar de tomártelo, o fumar, o consumir sexo con la misma mujer con la que te has enganchado, ¿no es eso apego? Ahora bien, hay apegos que son precisos: el comer, el dormir, el limpiarse, el trabajar para poner orden en la vida y tener cierta autonomía económica, uno también tiene que estar apegado al cumplimiento de la ley como ir por la derecha con el coche, encender los intermitentes cuando es preciso. El problema del apego, está en el psicológico: apego a una idea, a una religión, al nacionalismo, a la raza. Porque eso nos divide y nos pone en conflicto con los demás que hacen lo mismo.

8. Como ya he dicho esa es una ilusión. Primero, tú lo tienes que comprobar. Pero no a lo largo del tiempo, dentro de unos meses, o días, años. Tienes que comprobarlo ahora. Porque, en el ahora está la inteligencia operando. ¿Qué sucede en el ahora, hay liberación, no? Uno no tiene pasado, no tiene problemas, no siente la pesada carga de su vida. Pero al momento, desafortunadamente, todo eso desaparece con ese sentimiento de atemporalidad, de ausencia de división y conflicto. Así que eres tú el que lo tiene que descubrir, no repetir lo que dijo, o dicen que dijo Jesucristo, Buda, los Krishnamurti, y gran cantidad de otros. Porque todo está enmarañado y confundido, se ha convertido todo en un negocio, donde uno tiene que cuestionarlo todo, no fiarse de nadie. Por eso, no hay sendero, ni camino, ni maestro. Solo tú has de ser capaz de ver toda la realidad de la vida, ver cómo funciona el pensamiento y la mente.

9. En realidad en la vida no hay mutación posible en el sentido estricto, pues todo es una consecuencia de todo que se interrelaciona con todo. La palabra mutación, cambio, es un invento de los hombres. Porque en realidad no hay cambio en absoluto: llueve y crecen las hierbas; hace mucho sol tórrido, seca las hierbas. Eso es el resultado de algo predecible. Y el cambio como lo entendemos los hombres, tendría que ser algo impredecible. ¿Es eso posible o es otra ilusión, otro engaño de los intelectuales y charlatanes?

10. Ah, pero eso es muy fácil, Luciano. Pero si hablamos de dejar algo que te da seguridad: el vivir con una persona, el tener abundante dinero, dos casas para vivir -una para el verano y otra para el invierno-, más aún el que tiene la costumbre del juego, la costumbre de ir a la cancha a ver a su equipo, la costumbre de ir al templo o la iglesia, de ir al bar o a jugar al tenis. Todo eso no es lo mismo que cambiar de tijera para que corte mejor la tela. Aunque es verdad que el hecho de cambiar es el mismo. Pues la esencia del cambio es ver lo negativo, tan claramente, que ese ver sea al mismo tiempo el cambio.

11. ¿Se puede cuestionar esto de que sin la paz interna no puede haber paz externa? Los celos y las disputas personales, dividen y son un obstáculo para la paz.

12. Esa es la realidad, todos tenemos algo de locura. Pero esa especie de locura, ha de ser en una dirección correcta y adecuada. No la que genera caos, anarquía y su desorden.

13. Si tú tienes que ir a un sitio, si no te acuerdas, y otro te lo dice y recuerda, ese es el mismo patrón de los sueños. El pensamiento está condicionado, programado para resolver problemas, y durante los sueños en la quietud, él es cuando lo puede decir. Pues durante la confusión, los ruidos, la ansiedad durante el día el pensamiento no tiene la posibilidad de hacerlo. Es como si una persona está muy agitada y alterada, y ni quiere ni puede escuchar a nadie, cuando se calma y tranquiliza entonces tiene la capacidad de escuchar las sugerencias de los demás.

14. La divinidad, es como el amor, que todo lo abarca y a todos acoge. Ya sea el que se sienta en el trono, como el intocable, sucio y mal cuidado.

Colaboraciones, 04-01-2013

1. Lo importante no es si tú existes o no. Lo importante es estar libre de división y conflicto. Ahí está todo el problema para toda la humanidad. No hacer astucias intelectuales, repetir todo lo que se ha dicho. Sino percepción, que llega con la atención total a lo que estamos haciendo.

Si tú pones toda tu atención a lo que estás leyendo ahora, vas a comprenderlo fácil y sin esfuerzo alguno. Y si hay comprensión, hay solución de lo que hay que hacer, la acción que se genera es el orden.

2. Gracias, Enghelbertb. Aunque eso que se dice en la película, ya se podía decir cuando los hombres pasaron de ser cazadores recolectores a agricultores estables, hace unos diez mil años, todo sigue igual pero mucho más complicado para nosotros. La solución para todos a la vez, parece que no es posible. Así que ha de ser cada cual el que haga algo en su vida, en su manera de vivir para que esa corrupción, desorden y deterioro, no se acelere más que lo ineludible. Y ahora el problema es: ¿qué es lo preciso e ineludible?

3. La mutación se ha convertido en una palabra pomposa, manejada por los intelectuales, los gurús y los maestros, que dicen que saben. Mutación quiere decir: cuando estoy inatento y me doy cuenta, vuelvo a estar atento. Esa es toda la esencia del cambio: la percepción. ¿Cómo llega esa percepción? Descúbrelo tú mismo y verás que sencillo es todo.

4. Aprovechando la ocasión, desde hace unos meses que recibí el libro, ‘Drácula II’ de Bram Stoker, como regalo de una editorial, lo empecé a leer a disgusto, aunque luego me enganchó un poco. Pero ahora estoy indeciso de si echarlo a la basura o de seguir poco a poco para terminarlo. He leído más de la mitad y en el relato se explica con todos los detalles las situaciones, etc. Por lo que se evidencia que todo es un invento del pensamiento, que el autor no lo niega, pero sigue con la historia. Lo falso no es la historia que se ha extendido como una epidemia. Lo falso es querer seguir con esa falsedad mental. 

5. El darse cuenta y la percepción alerta, es lo mismo. Sin percepción alerta no hay darse cuenta. Y sin darse cuenta no hay percepción alerta. ¿Cuándo vemos que el fuego nos va a quemar el cuerpo, la mano, sólo la misma percepción del fuego es la acción? Si no hay percepción ni sensibilidad, es cuando estamos medio dormidos.

6. Las gaviotas que volaban por encima de los arrozales inundados de agua desde hacía meses, se les notaba perezosas como si no les importara nada de la vida. Estábamos en la parte del parque donde se cultivaba el arroz, con los campos con sus márgenes rectos y bien delimitados. A medida que entrábamos muy dentro de los arrozales, entonces todo cambiaba: la naturaleza era en todo su esplendor. Los dos grandes cerros -montañas-, a lo lejos, se veían: uno azulado y el otro pardusco, eran como grandes caballones de tierra regular, sin picos destacables. El agua por todas partes, nos era familiar, como una amiga, que siempre estaba ahí.

Era al principio de la mañana, cuando llegamos a la playa, donde los edificios amontonados estaban deshabitados, pues los veraneantes ya no estaban desde hacía unos meses. El mar y su grandioso espacio, era tan quieto y silencioso, como los mismos edificios. Era un día de calma, frío, seco, sin nubes. Solamente vimos a una sola mujer, abrigada, con un carro pequeño de comprar alimentos.

Antes de llegar a la Albufera del parque, a un lado de la carretera, la pineda tupida y vieja, siempre era joven porque ella sabía morir para renovarse. Por encima de los pinos, obligados por el aire del mar a no elevarse, ya pasaban las garzas reales, parduscas y su aire ensoñado, y empezaban a gritar, cuando iban del mar a la Albufera o al revés. Siempre, por esta zona del parque ha habido ese trasiego de garzas, patos, aves frías, gaviotas, cernícalos, cormoranes, etc., entre la zona pantanosa y el mar -distante unos escasos kilómetros-.

Cuando dejamos la carretera principal y tomamos una que conduce directamente a la Albufera, al momento los patos volaban rápidos y estirados. Otros ya iban saliendo del agua, intentando alzarse en vuelo lo antes posible, y sentirse libres de los peligros que conlleva estar a ras del suelo y dentro del agua. Las grandes masas de cañizos, apretados y con el tallo de color envejecido marrón pálido, formaban islas dentro del gran espacio lleno de agua azulada y brillante.

Pronto llegamos, para hacer unos trámites en la oficina del director del parque, al que conocíamos. Cuando llegamos todo parecía frío en ese lugar que era lo más cercano a la perfección y el orden. Pero, pronto el afecto y el cariño logró disipar esa sensación de frío. Después de saludarnos, un funcionario oficinista se marchó a su trabajo. Y otra persona que dijo, que precisamente ese día empezaba a vivir como jubilado, estaba un tanto entristecido, preocupado por lo que podría hacer a partir de ahora. Y después de intercambiarnos algunos consejos y sugerencias, él se despidió.

El director del parque nos enseñó primero el embarcadero que daba acceso a un canal que llevaba al interior del lago. Nada más llegar a la orilla un cormorán, sin ningún miedo, pasó a escasos metros subiendo por el canal como si no estuviéramos allí. El agua del canal se veía un tanto amarillenta y sucia, que contrastaba con el bien cuidado y ordenado lugar. En esos momentos, el frío ya no era percibido, solamente había un ver lo que iba sucediendo: el grito poderoso de una garza real, la conversación sin ningún problema de las cosas domésticas y también las serias. Las dificultades, aunque eran, no molestaban ni interrumpían ese fluir de belleza en todo, esa sensación de unión con todo y con todos.

La realidad se imponía y los deseos personales, de lo que debería ser, ante el orden necesario, quedaban relegados para que ese orden que tenía el lugar siguiera su curso. Pues cada cosa, tiene su curso natural para que no acabe todo en una anarquía, confusa y el caos, por lo que los trámites y las leyes se tienen que respetar, atenerse a ellas.

Pronto llegamos otra vez a vernos entre los arrozales inundados de agua, brillantes y refulgentes como un espejo, pues el sol ya estaba en todo lo alto. Siempre con aves acuáticas deambulando de un lugar a otro, como un grupo de aves frías y su vuelo destartalado, con su lomo negro y el pecho, sus alas blanquecinas, que se posaban y levantaban el vuelo sin dirección aparente.

No tardamos mucho en ver, los grandes tractores removiendo el fango de los arrozales, seguidos por una nube de gaviotas a la espera de ver las larvas que dejaban al descubierto, lanzándose con su pico presto para atraparlas.

El parque y su perímetro más allá del lago, tenían su razón de ser como una especie de barrera para protegerlo. Pues, todo el parque estaba sometido a unas reglas, sugerencias y advertencias, para que la tierra, las aves, y todos los animales que vivían en él, tuvieran el máximo de salubridad, paz y el sosiego que todos necesitan. Por lo que a medida que nos alejábamos del lago, los hombres iban alterando ese ambiente salvaje que es la naturaleza virgen.

7. En una jaula pequeña, había dos gallinas para que dieran huevos. Eran altas, de color rojizo, faltándoles algunas plomas del cuello, y les salía la cabeza por arriba. Estaban debajo de un cobertizo de tejas de fibrocemento. Pasaban allí cada día, todos los días. El verano pasado, el dueño del lugar dijo que se le morían las gallinas por el calor. Ellas siempre estaban tocándose una a la otra. Estaban rodeadas de árboles, tierra llena de plantas silvestres, naranjales, en un lugar del campo. Uno le preguntó al dueño: ¿por qué tienes las gallinas enjauladas? Porque las zorras se las comen, contestó.

Colaboraciones, 04-01-2013

1. Es verdad, Gisela, la aceptación total de algo no es resignación. Sino que es inteligencia. Es ver que tú edad es la que es y no se puede cambiar, entonces la aceptas plenamente, sin complejos ni vergüenzas, sin sentirte relegada, sin hacer ningún problema. Entonces, ahí está la inteligencia operando con su orden, sin división ni conflicto alguno.

La resignación, tiene una relación estrecha con la fe. Es decir, uno no entiende nada ni quiere comprender nada, así que se resigna a lo que le llega, a la autoridad, a obedecer.

De todas maneras, cuando uno está completamente vencido y desvalido por una crisis, enfermedad, la vejez, puede que al final sólo quede la resignación. Porque todo no se puede saber ni comprender. Por ejemplo, cuando se pasa una guerra, los que la han vivido, y han sobrevivido, algunos todo lo ven absurdo: las muertes, las desgracias, la crueldad y la brutalidad descarnada, la violencia y todos los resultados que en realidad no han servido realmente para nada, a la hora de liberarnos del sufrimiento y el dolor.

2. Eloy. Decir que uno solamente es el culpable de todo lo que nos acontece, eso no es la verdad. Porque, tanto si decimos que no somos los responsables, como sí que lo somos, eso no tiene sentido, ¿verdad? Pues nada es absolutamente cierto o no. Si yo digo que soy el único culpable de lo que me pasa, también podría decir –con la misma radicalidad y seguridad- que tú eres el culpable de lo que me pasa a mí, porque vivimos juntos y me maltratas, me faltas al respeto, etc.

Si todo está unido -como lo está, eso es evidente-, eso quiere decir que todo está interrelacionado con todo lo que existe. Porque hay cosas que nos sobrepasan: el calor o el frío que hace en lugar donde vivimos, la familia donde nacemos, el cuerpo físico que se nos ha sido dado, etc. Y todo eso, no se puede controlar, y sí que se puede controlar. Pero siempre está la puerta abierta, la posibilidad de que no sea solamente una cosa o la otra. Sino más bien, una mezcla de ambas.

3. Tanto si decimos que el deseo es dulce o es veneno, eso es un engaño. Porque, nada en la vida es absolutamente malo, ni absolutamente bueno. Todo es una mezcla de todo. Si se me permite decirlo, Judas cuando vendió a Jesús, su maestro, estaba ayudando a que el drama y el misterio de la muerte en la cruz, se realizara. Y como este caso, suceden a cada instante. Porque todo es un milagro para bien de nosotros porque nos interesa. O para mal, porque creemos que perdemos.

4. Sin las historias o con historias somos lo que somos. Por tanto, no importa realmente lo que somos, sino cómo vivimos.

5. Luciano, no digas que yo he dicho, cuando no lo he dicho. ¿La mutación, el cambio, es posible? Si digo que si, como si digo que no, ¿qué sentido verdadero tiene eso? Hay una cuestión que se nos ha escapado: el infinito. Porque, tantas posibilidades hay para negar infinitamente que la mutación y el cambio es posible; como también hay infinitas posibilidades para afirmar que la mutación y el cambio, sí que es posible.

Los retos, las situaciones, las tenemos que encarar negativamente, para así no darle opción a que el ‘yo’ pueda operar. Porque el ‘yo’ es confusión, lo viejo y conocido. Cuando la verdad, la realidad verdadera, es lo nuevo lo que no ha sido tocado por la astuta mente.

6. Gray. Todo es culpa nuestra, como no es culpa nuestra. ¿Por qué nos gustan las afirmaciones rotundas como bueno o malo, sí o no, me gusta y no me gusta? ¿No hemos quedado que todo es relativo? Pues atengámonos a esa relatividad y veremos que pocos problemas tenemos.

7. Luciano, puede que hablemos de cosas diferentes. Nosotros nos hemos visto aquí en esta maravillosa tierra. Y eso no se puede cuestionar. Entonces, una vez aquí no damos cuenta que la vida es sufrimiento y dolor, con algunos momentos de alegría y felicidad. Pero siempre el dolor está ahí: el de la pérdida, el de no encontrar, el de querer y no poder, la división terrible que genera los conflictos, la violencia, la guerra, la miseria y las muertes por hambre. Y ese dolor, es algo que está ahí como el de la mujer golpeada cruelmente, el dolor del hombre explotado y humillado. Y todo eso me causa dolor que se convierte en energía, en pasión que hace que me pregunte: ¿De qué manera me liberaré de ese dolor?

Y si lo investigamos detenidamente, veremos que la causa, la raíz del dolor es la división y el conflicto interno. Es decir, como se puede ver dentro de nosotros, yo soy negro, tú eres blanco, yo soy inculto, tú eres cultivado e ilustrado, yo quiero repartir toda la riqueza y otro no lo quiere, uno cree en dios y otro no. Así que toda división genera el conflicto, que al desarrollarse va provocar todos los problemas que tenemos de los nacionalismos, de la derecha y la izquierda, de la mujer y el hombre enfrentados. Lo que quiere decir que la causa de todos los problemas es como ya hemos dicho la división.

¿Cómo se irá la división, que sé que es el origen de todos mis males, mis sufrimientos, mi depresión y ansiedad, mis celos, mis miedos? En el momento que me identifico con la derecha o la izquierda, ya he creado el antagonismo –la división- que va a entrar en conflicto conmigo; lo mismo sucede en la identificación religiosa de creer o no creer, en toda idea o teoría en relación con el cambio, la mutación o no.

Por tanto, habiendo visto que, si me identifico me dividido y la miseria, el dolor, estarán en mí, descarto toda identificación en lo que sea. Por tanto, uno no es nada. Porque ser algo, creer en algo, es dar la opción para que opere el ‘yo’ que es el fruto de la división.

8. Para resumir, si tú has indagado, inquirido profundamente, investigado todo eso de la vida y los problemas que genera, has de saber que el único problema que tenemos que resolver es el de la división interna. Atente a eso, nada más, Luciano. Todo lo demás son especulaciones, distracciones y entretenimientos, una pérdida de tiempo, Por lo que yo no quiero ni especular ni entretenerme. Siento si no te satisface lo que te he dicho antes y ahora.

9. Sí, Eloy, eso está muy bien, decir que cada cual tiene su verdad y cada cual elige la que cree, ahora yo veo la que veo, mañana podré ver otra. Pero eso que dices ha de estar supeditado a que estés libre de conflicto interno. Porque si no, nos degeneraremos y nos haremos unas fieras peligrosas, brutales y crueles.

Colaboraciones, 05-01-2013

1.  La meditación es percepción alerta al más alto nivel posible. Pues es cuando estamos atentos a todo lo que sucede dentro y fuera de nosotros, sin hacer nada, sin huir, sin querer cambiarlo. Porque en la inacción, es cuando se produce la acción total. Donde la realidad, y el orden, pueden manifestarse. No mi realidad ni mi orden. Si no lo que es, lo que sucede, nos guste o no.

2. Entonces, ¿qué ha de suceder para darme cuenta que la programación es un obstáculo, un impedimento para que llegue lo que está más allá de esa estructura que es el ‘yo’? Hay que indagar, no esperar a que alguien nos lo diga, porque eso está ahí, todo está ahí. Solamente falta verlo. Y para que venga lo nuevo -que no ha sido tocado por la mente-, hemos de morir al pasado, a lo viejo y conocido.

Esta exposición parece muy poca cosa, pues estamos acostumbrados a que nos den informaciones mediante enlaces, documentales, cantidad de informaciones de los especialistas que dicen que saben. Pero, todo eso es un escape, una huida de la realidad de que sólo uno ha de encontrar eso que está más allá de todo lo que nos genera la desdicha y la amargura.

3. El lenguaje nos divide porque no estamos vacíos, porque existe el ‘yo’ y sus imágenes que tenemos de nosotros, que se sienten agraviadas, menospreciadas, solas. Y tienen miedo. Y es desde ahí donde empieza todo el proceso del conflicto entre el ‘tú’ y el ‘yo’, el ‘nosotros’ y el ‘ellos’, cada uno con sus prejuicios y condicionamientos que son el pasado. Sólo vaciándose de todo ese entramado que es el ‘yo’, es cuando podemos estar libres de toda esa estructura que se siente agredida, que reacciona a los retos de la misma manera que los ha recibido.

4. “Cualquiera que sea la pregunta, amor es la respuesta”.

Si eso fuera realidad para cada uno, no tendríamos ningún problema en la tierra. Pero eso, no es la realidad. Y hemos de apechugar con lo que es, la realidad, nos guste o no.

5. Nicholas. La causa, el efecto, el tiempo, todo eso en realidad es un invento del pensamiento. Porque el tiempo psicológico -como ayer, hoy o mañana- no existe. La causa se convierte en efecto y éste a su vez se convierte en otra causa, en un juego sin fin. Y lo que no tiene fin, tampoco tiene principio. Por lo que tratar de todo esto, se convierte en una especulación, una pérdida de tiempo, un entretenimiento.

6. “La religión de todos los hombres, debe ser la de creer en sí mismos”.

La religión de todos los hombres, ha de ser ni tan siquiera creer en sí mismos.

7. Cullen, gracias. Para hacer un servicio a los demás uno no tiene que ser nada, no tener religión ni política, ni ideas o teorías, sin ser nacionalista, etc. Sólo entonces, desde el vacío, sin división alguna, es cuando uno puede hacer el mayor servicio posible: el del amor.

8. Cuando miramos algo -una persona, un paisaje- si estamos totalmente atentos a eso, el tiempo y el espacio es transcendido, no existe. Es cuando perdemos esa atención total con lo que estamos viendo, viviendo, relacionado, que el tiempo -que es el pensamiento y todos sus inventos- es cuando aparece, con todos los problemas de lugar, de comparación, de miedo.

9. ¿Tú qué aprecias tantas veces el ateísmo -que es la negación de toda creencia en dios- y ahora sí que crees en lo que a ti te conviene, sea lo que sea?

10. Si te pones a especular te perderás en palabras y conceptos, ideas y teorías. Atengámonos a los hechos. La vida es dolor y sufrimiento, ¿no? Lo que me viene, lo que no me viene y deseo, etc., todo nos causa dolor. Para qué queremos cavar más en todo lo que no sea en esa dirección que es liberarnos de ese dolor que nos hace feos y estúpidos.

11. Las historias son la ignorancia, los enredos de las ideas y teorías, todas distracciones y entretenimientos. Una huida de la realidad que no me conviene, buscando otra realidad que me guste más y satisfaga. Y ese es el mundo que hemos construido, con su división y su caos.

12. Hay un peligro al seguir y creer en otro que se ha hecho muy importante, un VIP, aunque sea espiritual, psicológico renombrado. Todo lo que dice, si es que es de la talla de Jiddu Krishnamurti, puede ser dicho de la manera contraria en otro momento. Porque la realidad no tiene fronteras, lo abarca todo. Y luego, a una persona ser tan importante, hay toda clase de alteraciones personales de todo lo que dijo: de sus máximas cortas o largas, de todo.

Sim me permites, Jahaziel, voy a relatar algo que viene al caso: Jiddu Krishnamurti, hará unos cincuenta años, estaba en un salón viendo un combate de boxeo por televisión con otras personas, vestido con pantalones vaqueros. En aquella época el boxeo tenía algo que hacía levantar las pasiones a muchas personas –escritores, intelectuales, personas consideradas serias y relevantes- como lo tuvo, y lo sigue teniendo, la tortura de los toros. Entonces, todo el salón empezó a vocear diciendo, incluyendo a JK, que golpeara fuerte al que querían que venciera, dándole valor y ánimos. Pero allí, en ese salón había un hindú, que se relacionaba con JK, y al día siguiente le preguntó y recriminó tanto la vestimenta con vaqueros -jeans- como su actitud agresiva, vociferando, aullando, para que uno de los dos venciera a su contrincante en el combate de boxeo. JK, le contestó: ¿Por qué tienen una imagen de mí? Si yo no soy esa imagen que han creado.

13. Sea como sea, digamos que hemos descubierto otra dimensión -que por cierto siempre ha estado ahí- el pensamiento sigue y seguirá funcionando. Porque, sólo podemos ir más allá del pensamiento, pues no se puede erradicar, ya que eso es una tontería.

Colaboraciones, 06-01-2013

1. Por tanto, Eloy, ya estamos de acuerdo en la esencia, la raíz, de todo el problema de la vida: el conflicto y la división que lo genera.

2. Humberto, la cosa está como siempre muy complicada para los que no ven. Pues, vimos con ansiedad, para conseguir aquello que creemos nos va a mejorar nuestra situación. Pero nos damos cuenta que eso que hemos conseguido, no es lo que realmente nos libera de la angustia, del dolor. Entonces, recurrimos al psiquiatra o al psicólogo, al que creemos que sabe, a algún gurú o maestro. Y así nos dejamos llevar, convirtiéndonos en repetidores de lo que otro dice.

El hombre tiene miedo. Y ese miedo le afecta a toda su existencia. Por lo que, en vez de descubrir qué es ese miedo, seguimos huyendo de él, queriendo transformarlo mediante las distracciones, repitiendo lo que otros han dicho. Y así es como llevamos cien mil años. ¿Puede uno ser original, sin depender de ninguna autoridad, ya sea espiritual, psicológica, o del que dice que sabe?

3. Es más grave que la sed del poder y gloria. O tal vez, todo es lo mismo. Porque, al final se trata de ser o no ser, se trata de la existencia de cada cual. Porque, en realidad la vida es una guerra de todos contra todos por sobrevivir. A eso hay que añadir la vanidad, que generan los celos, las disputas, la ira pronta a estallar. La cuestión está en verlo tal cual es, como un veneno que es, y que uno, si es afortunado y cuerdo, ha de apartar.

4. La conciencia es lo primero, que si uno no se inmiscuye en ella genera orden. Esa conciencia que ve y actúa sin ningún obstáculo, es la que puede generar el cambio, donde el ‘yo’ desaparece. Por tanto, es el ‘yo’ el obstáculo, con su pasado, el que ha de darse cuenta que es un impedimento. Y lo hace. Porque, cuando actuamos con toda la pasión -que no es obsesión ni fanatismo-, con toda la energía, con todos los nervios operando, ante un reto, todo lo conocido desaparece y sólo queda la conciencia respondiendo a lo que es. Y es ahí donde el ‘yo’ no puede operar y por eso es que llega el orden.

Ahora bien, tú Humberto, decías que ¿cómo es posible que siendo el ‘yo’ el problema pueda llevarnos a la solución, a su auto-destrucción. Y es que el ‘yo’ no se auto-destruye. Sino que, al ir más allá de él, cesa momentáneamente en su actividad. Es decir, es una ilusión creer que el ‘yo’ va a desaparecer para siempre. Por eso, cuando me doy cuenta que estoy inatento -cuando soy consciente de la actividad del ‘yo’- es cuando vuelvo a estar atento. De la misma manera que cuando vemos un peligro inminente, donde está en peligro nuestra vida, actuamos -actúa la conciencia pura- y ya no está el ‘yo’ para operar. Es decir, que la conciencia pura es la que hace que vayamos más allá del ‘yo’. Y ahora la pregunta es: ¿Cómo llega la conciencia pura? Pues, cuando vamos más más allá del ‘yo’, cuando la energía se condensa y explota, en su máxima expresión, en ese momento dado. Por eso, uno ha de actuar ante un reto negativamente, que es de la manera donde el ‘yo’ no puede operar, y cuando toda la energía llega en su plenitud, pues ya no hay división ni deseo con respecto a ese reto, ya que no sabemos lo que va a suceder. Al contrario, si encaráramos el reto positivamente, ya sabríamos los resultados posibles y el ‘yo’, el deseo empezaría a maniobrar, a desencadenar lo que quiero y el conflicto con lo que es, que es lo desconocido.

5. En la inacción hay acción total. Porque en la inacción el ‘yo’ no puede operar. Pues, al no actuar no hay deseos. Así que la relajación toma su sitio, sin saber lo que va a venir.

6. Cuando uno actúa con libertad, puede que genere un caos. Pero ese caos le lleva a su orden. Porque el orden tiene su propia dinámica implacable.

7. Para calmar la mente, Rolando, no basta con tranquilidad, ejercicios de concentración, retirarse a un lugar a practicar eso que le llaman meditar -que no es en absoluto, sino un aquietar y concentración-. Para calmarnos, hemos de actuar de manera que no generemos conflictos, disputas, donde el ‘yo’ está a sus anchas. El problema es que no vemos la realidad tal cual es. Y empezamos a inventar nuevas realidades, que nos gustan más y satisfacen.

8. La realidad, es lo que estás haciendo ahora -leer este comentario-. Eso es muy sencillo, la realidad es todo lo que hacemos y existe. El problema está, Emmanuel, cuando esa realidad no nos gusta, Y queremos inventar otra realidad más acorde con nuestros gustos y deseos. Y entonces, se genera un conflicto entre la verdadera realidad, lo que es, y la realidad que yo quiero e invento. Por lo que, es por eso que hemos construido esta sociedad y su manera tan desordenada y caótica de vivir, porque nuestras vidas son divisivas, están en conflicto. Y donde hay conflicto, hay enfrentamiento y contienda, hay la lucha por dominar, violencia y guerra.

9. ¿Es la libertad elección, opción? Evidentemente no lo es. Uno no puede optar por ir en dirección contraria por la autopista, ni puede elegir el robar un coche para pasearse y disfrutar. Porque toda esas opciones -si es que buscamos el orden que es la ausencia de conflictos con quien sea: la autoridad, la familia, el vecino, con un mismo-, nos van a complicar la vida. Y la vida en sí ya tiene sus problemas inherentes a ella. Por lo que añadir más problemas por nuestras tonterías del deseo de más placer, etc., no es libertad en absoluto.

10. Lo real es todo lo que existe. Nosotros también existimos, formamos parte de esa realidad, que nos puede gustar o no. Y esta existencia tiene el problema de que está llena de dificultades, de problemas, que nos causan dolor y sufrimiento, Por tanto, uno tiene que ver de qué manera ese dolor -que nos altera y nos hace feos- no estará en mí.

Y cuando uno hace lo que le da la gana, el dolor está ahí. Por eso, la acción ha de tener su orden, su sentido, su dirección correcta. No se trata de reprimir, de vivir como un monje, fraile, ermitaño que vive en un rincón apartado para no ser tentado ni contaminado. Si no de ver dónde nos lleva la libertad que yo quiero, porque me gusta y satisface más que la que llega con el orden que es sin opción. Yo no puedo optar por violarte, agredirte cruelmente, ni optar el no pagar la luz ni el agua, los servicios básicos para que todo funcione adecuadamente. ¿Comprendes, Luli, de qué estamos hablando? No estamos filosofando ni hablando intelectualmente, estamos hablando de hechos. Y el hecho es que el dolor nos está destrozando. Porque queremos vivir haciendo lo que nos da la gana, optando, eligiendo, sin darnos cuenta dónde nos va a llevar a parar esa actitud. Y si nosotros nos estamos destrozando, estamos destrozando todo lo que nos rodea, las relaciones entre nosotros, entre los animales, toda la naturaleza y lo que existe.

Colaboraciones, 06-01-2013

1. El placer, su repetición y su búsqueda, lleva al dolor. Gracias, Keneth.

2. Si uno va detrás del placer, en el momento en que ya lo está persiguiendo, aunque sea a nivel mental, en el ámbito de la mente, ya no está cumpliendo con los retos que le llegan. Pues los rechaza, o huye de ellos, porque son un estorbo, un obstáculo para la consecución del placer.

Por eso, cuando uno persigue algo, sea considerado bueno o no, ya está en el ámbito del desorden. Porque ya está dividido y en conflicto.

3. ¿Has encontrado interesante la conversación entre Jiddu Krishnamurti con el Dr. Jonas Salke?

4. ¿Por qué decir que no un hay punto de ubicación de un objeto? Al igual como dices que no hay un ‘yo’. Si todo eso, aunque es cierto, no se puede vivir siempre así. Porque tenemos un cuerpo que es ubicuo, que está aquí o allí, que se desplaza y viaja.

Con el ‘yo’ pasa lo mismo, decimos que no existe. Pero la realidad es que está ahí, queramos o no. Te lo digo, Shw, porque si lo repetimos a todas horas hay personas que se lo creen. Y también lo dicen y repiten, por lo que la confusión de inventar lo que me gustaría que fuera, prosigue con todo el desorden que generan.

5. “La insensibilidad hacia el sufrimiento de la humanidad es la maravilla de las maravillas!”

¿Por qué dices eso, Satinder? ¿Puedes explicarlo?

6. Eso es porque son insensibles, indolentes. Están distraídos, condicionados para seguir con los juegos, supersticiones, fiestas y sus boatos. Lo que está claro, es que si ellos supieran realmente qué es el dolor, no proseguirían con esa vida de superficialidad, sensitiva y mundana.

Nos hemos acostumbrado a vivir con las mentiras, con el Papa Noel, los Reyes Magos, y toda clase de tonterías. Luego nos quejamos que los jóvenes, nuestros hijos son pasotas e indolentes ante la vida.

7. Vamos a ver si lo aclaramos para entenderlo, y que lo entiendan los que lo lean. Uno puedo decir mentalmente, por el pensamiento: que yo, y mi cuerpo, no tienen identidad física alguna. Y por tanto, no tienen ubicación alguna. Pero, no es lo mismo dormir en medio del desierto, que dormir en un hotel confortable, ¿verdad? Porque en el desierto, durmiendo al raso o en una pequeña tienda puede bajar a cero grados el frío. Y en el hotel confortable no tener frío que me haga sufrir. Ya sé que tú puedes decir: es que no hay ni cuerpo ni frío ni calor. Y es por eso, que yo siempre trato de decirte que eso no es un hecho. Porque, el hecho es que si no abrigo y cubro el cuerpo éste se deteriora y perece.

Y eso mismo sucede con el ‘yo’, sabemos que es un invento. Pero, él está ahí. Podremos drogarnos, hacer puja, ser un bhakti, ser un sanyassi, meditar, concentrarnos, etc., pero el ‘yo’ vuelve siempre a nosotros.

8. No podemos ser libres siempre del ‘yo’ porque ese ‘yo’ no es mi ‘yo’. Si no que es el ‘yo’ de toda la humanidad. Al igual que la mente no es mi mente, es la mente que comparto con todos y cada uno de los hombres. Lo que quiere decir que esa palabrería oriental, con sus textos, etc., de liberación, iluminación, nirvana, del estado búdico -que es otra manera de decir la iluminación, etc.-, todo es un engaño, como sucede en occidente.

Por eso, para los que están más allá de la intelectualidad, las personas sencillas, dicen: En este mundo traidor, de sufrir nadie se escapa. Sufre el rico, sufre el pobre, sufre el rey y sufre el Papa.

9. Sin comprensión de la realidad y de la manera cómo funciona el pensamiento, la mente, el desapego, la liberación, la iluminación, etc., será un estado inducido, hipnótico. Por lo que, no se sostendrá ante la llegada de cualquier evento.

10. ¿Puede venir la paz por medio de las palabras e ideas? Las ideas no son los hechos. Y si no asumimos los hechos, viviéndolos, entrando dentro de ellos, no sabremos qué es lo que son y significan. Porque, la paz es de uno, nace en uno, nadie se la puede dar. Y esa paz, afecta a toda la humanidad.

11. Según los especialistas en Buda -los que lo han estudiado e investigado-, su esencia es: ¿Cómo te liberas tú del dolor?

12. Entonces, hay cuerpo y no lo hay. Hay ego, ‘yo’, y no lo hay. Es a eso a lo que me siempre me refiero, Shw.

13. Kenneth, la cuestión no es preguntar, ¿por qué uno continúa experimentando placer? Porque, todo lo que existe tiene una función, ¿no? Todo puede ser como una medicina o un veneno. Así que, es cada cual el que tiene que saber si lo que hace es adecuado o no. Si es generador de conflicto o no. Porque donde hay conflicto el amor no puede ser. 

14. No nos preocupemos, pues el orden siempre está operando. Es implacable tanto para generar el bien como el mal.

15. Aunque nosotros nos preocupemos y queramos más justicia, respeto, compasión y amor, el orden sabe lo que tiene que hacer. Porque ese orden es el que hace que las piedras se muevan o estén quietas, que las hojas de los árboles estén en calma o danzando con la brisa. Todo está entrelazado y unido. Y el orden actúa queramos o no.

16. Esa división del dolor y el sufrimiento, sólo la he visto en este grupo. El dolor y el sufrimiento es lo mismo. Ya que uno puede sufrir porque ha perdido algo que estimaba, y esa pérdida le altera el estado de ánimo. Y ese estado de ánimo altera el cuerpo. De donde se deduce que hay una unión entre el cuerpo y la mente. ¿No nos hemos dado cuenta que cuándo el ‘yo’ no opera tampoco opera el cuerpo, con sus reclamaciones e infinitas necesidades? Así que, uno puede ir más allá del cuerpo, sus dolores, incapacidades, su degeneración y destrucción. Y por eso, solo queda el dolor o el sufrimiento mental. Lo mental es lo definitivo, la última frontera.

17. Arturo, déjate de conceptos, prejuicios, condicionamientos, y atente a los hechos. Lo que vale son los hechos.

Colaboraciones, 07-01-2013

1. Cuando la casa -el interior de cada uno- está limpia uno ya no quiere nada más. Estar limpio es no tener ansiedad, esfuerzos para conseguir vencer e imponerse. Entonces, hay la paz del amor.

2. Real es la naturaleza, el cuerpo, el paso de la noche al día, los problemas, que son producidos por los conflictos entre ‘tu’ y ‘yo’, entre ‘nosotros’ y ‘ellos’. El problema se agrava cuando dos personas dicen que lo que dicen es la real, estando en contra una de otra. Ahí lo real, es ceder, informar con compasión, tener todo el tiempo para escuchar y responder si es preciso. Porque, Luli, lo más real que existe es el conflicto, que lo genera la división, que trae todas las desgracias, la brutalidad, la crueldad, la violencia.

3. La mente está condicionada para resolver problemas. Así que ella todo lo que ve hace de ello un problema, por lo que todo lo que ve son problemas.

4. Alfredo, un momento todo parece complicado hasta que vemos lo que es. Si ves un animal salvaje que se acerca a ti, ¿verdad que hay una acción instantánea para ponerte a salvo? Donde el ‘yo’ ya no opera ni está. Pues ese mismo paradigma es el que ha de ser para resolver todos los retos. En este caso del animal salvaje, reaccionamos instantáneamente. Pero, ¿por qué no reaccionamos con la misma intensidad y energía en todos y cada uno de los retos que nos llegan? ¿Es por qué estamos medio dormidos, somos perezosos, indolentes, indiferentes al dolor?

5. Arturo un hecho es lo que te sucede a ti. Si tú te tuerces el tobillo, ¿sientes dolor? Olvídate de lo que hacen o dicen los otros, sus libros, sus ejercicios, su norma, su obediencia o rebeldía. ¿Sientes dolor, sí o no, ante una luxación del tobillo y no puedes en cuanto a penas caminar? Pues, eso es un hecho. No hay escape posible para los hechos.

6. Pongamos que no puedes caminar, por la torcedura de tobillo. Esa situación no te deja operar como lo haces cada día, te sentirás frustrado, desmerecido, deprimido al no poder ir a comprar, al trabajo, a por la novia, etc. Y todo eso te genera sufrimiento y dolor. Y todo esto, altera toda tu vida: tanto el cuerpo, como la mente. Por eso, la mente y el cuerpo tienen una estrecha relación, son una misma cosa, que se afectan mutuamente.

7. Pero ves como tu realidad -no la de los monjes, que cuestiono sus supersticiones, etc.- se convierte en un hecho del que no puedes dejarlo de lado, como has dicho de los monjes sobre que el dolor físico no les altera su actividad física. La única realidad es la tuya, la de cada uno. Los libros pueden decir lo que quieran, los que explotan a las personas también pueden decir lo que deseen. Pero cada uno tiene que cuestionarlo todo, ser escéptico a todo lo que nos llega -incluido lo que te estoy diciendo-.

8. Si no estás drogado, o hipnotizado, el dolor físico y psíquico estará ahí. ¿Tan difícil es esto de ver?

9. He visto la entrevista que me has enviado. La he encontrado interesante, pues la ética global que sea adoptada por todos, sería un gran paso. Todo es cuestión del paradigma imperante en cada lugar. Las mujeres, en algunos sitios son muy marginadas, tratadas de manera inmoral. Aunque hace trescientos años, decían que la mujer no tenía alma. Y lo mismo decían de los negros esclavos.

Todo eso obedece a convenciones sociales, que están sujetas a las conveniencias mercantiles, egoístas, de dominio. Pues, intentar cambiar algo, para que todo sea más igualitario, es una pérdida para los que viven con privilegios. Ahí en América lo sabéis de sobra, por aquello de la invasión por los europeos y su negativa a conceder la libertad e independencia. Pues decían, para oponerse, que existía el imperio de la ley. Pero, era la ley del rey, que ellos mismos habían inventado para siempre beneficiarse. Por lo que todo es tan infantil, superficial, descarado, cruel.

El problema, como siempre, es de moralidad en el sentido de no querer hacer daño a nadie. Y eso es muy difícil a la hora de ponerse de acuerdo. Por lo que el trabajo, tan importante como es un cambio, lo ha de hacer cada cual. Porque obligar a alguien a hacer algo que no quiere, ya es un maltrato, hacer daño.

10. Somos nuestras acciones. Y también donde vivimos, donde nacimos -la familia, el ambiente, la economía-, lo que comemos, lo que leemos, lo que nos han dicho en la escuela, el instituto, la universidad. Es decir, estamos condicionados, por la religión dominante, por la política dominante, por el clima, por el cuerpo que nos ha sido dado. Y también en el momento histórico que vivimos. Pues vivir algo tan dramático como una guerra, con todo lo que la antecede y le sigue, es algo que marca e influye a todos.

11. Seguimos siendo salvajes en el aspecto negativo: crueles, insensibles e indolentes.

12. ¿Y si no puedes caminar? Tendrás que depender de alguien, tu negocio estará desasistido. ¿Tendrás bastante energía psicológica-espiritual para no frustrarte ni deprimirte?

13. Sí, sí, el problema no es tuyo, Javier. El problema lo tiene Arturo, que cree en la magia contra los fenómenos físicos implacables.

14. Javier, es tan evidente que si no te mueres te harás viejo y entonces, ¿a quién llamarás, qué libros leerás, que magia aplicarás? No sé la edad que tienes, pero pareces muy infantil, aunque con buenas intenciones.

15. Luli, la solución no está en la psicología, aunque tiene su importancia para ver cómo somos y funcionamos. Porque todos los conflictos se generan internamente. Y una vez visto cómo actúa la mente, la psicología ya no sirve. Por eso, la solución es el amor. Porque el amor va más allá de todo lo que se puede ir.

16. Entonces, Arturo, si me permites que te pregunte, ¿estás completamente libre de tu condicionamiento de una persona que está viviendo en el año 2013?

Colaboraciones, 07-01-2013

1. ¿Para qué queremos saber, Rolando, si hay alguien que tiene aquietada la mente, ¿qué importa eso? En esa pregunta, de si hay alguien con la mente aquietada, está implícito el desconocimiento de la manera cómo actúa el pensamiento. Porque el pensamiento siempre quiere una certidumbre, quiere más seguridad. Ve problemas en todo, por lo que quiere resolverlos, y así su actividad es frenética, sin parar. Por tanto, si vemos está manera de actuar, este paradigma mental, entonces lo descarto. Y si descarto lo negativo, llega lo positivo.

2. Entonces, ¿dónde está el problema? El problema está en la división interna y el conflicto que genera. Porque, si vivimos en conflicto nuestra vida si no está loca –errada, desbaratada, perdida-, va camino de ello. Por eso, ¿para qué quieres ganar el mundo -las teorías, las ideas, la visiones, las experiencias, los viajes de toda clase y manera, las magias y encantos, los delirios- si pierdes tu vida? Es porque tenemos miedo a la soledad, a la sencillez, a ser lo que en realidad somos: quiero y no puedo. Por tanto, en la comprensión de lo que somos –sin huir de ello ni querer cambiarlo-, es cuando llega lo nuevo. Y lo nuevo es el amor.

3. Pero, Alfredo, ¿por qué no puedes atenerte al hecho de que si vas a trescientos o cuatrocientos kilómetros por hora en tu coche hay un peligro inminente, o que el paso del tiempo nos lleva a la vejez? Siempre podemos rizar el rizo, hacer un bucle, de lo que se ha dicho, porque la mente está condicionada para resolver problemas y siempre va a encontrarlos.

Volvamos otra vez, si tú ves todo eso como un peligro que es -dejar al pensamiento que siga inventando palabras, concepto, ideas-, esa misma visión es la acción total, absoluta, definitiva. Porque en el ver claramente algo lleva consigo la acción. Entonces, no hay división entre el ver y el actuar: Sino que es lo mismo.

4. Siento decirte, Madeleine, que no sé qué quiere decir: ¡Vira!

5. Pero toda práctica, llegar a ser, el devenir, nos deja divididos y en conflicto. Rolando, ¿por qué quieres traer lo que los otros han dicho. si tú tienes la capacidad de verlo por tu cuenta?

6. Eso a lo que te has referido es una parte del condicionamiento. Pero, el condicionamiento de querer comprar un coche, de querer saber más, el de vanidad, de codicia, de celos y envidia, de completa soledad, de no poder estar al margen de las ideas y teorías religiosas del pasado y del presente, con sus supersticiones, las ideas políticas que imperan, todo eso es también el condicionamiento que todos tenemos. Y ahora la pregunta es: ¿podemos ver y comprender todo ese condicionamiento, que me divide de lo que es, de la realidad, del presente, comprenderlo todo en estos momentos, ahora? Porque, si no lo comprendemos y descartamos radicalmente, nada tiene sentido: todo será un repetir de lo que hicieron nuestros abuelos y antepasados.

Es decir, si tú que has pasado por dentro del comportamiento militar, con toda su crueldad y brutalidad, no vas más allá de ello, entonces eres una persona superficial, vulgar, como cualquier otra. Por eso, Arturo, en el ver claramente algo, completamente, en su totalidad, es hacer algo al respecto, es acción total, es orden, es amor.

7. El condicionamiento es el que nos hace que unos sean militares, otros sean de una ONG, de un grupo pacifista, o de un grupo terrorista. Por eso, es muy importante ver qué es el condicionamiento al que estamos sometidos. El que se identifica en su país cuando lo oye nombrar, cuando gana un trofeo en deporte y se emociona, llora, porque está condicionado. Pues todos somos del mismo país, que es toda la tierra, y toda la humanidad es como yo.

¿Podemos estar libres de todo ese condicionamiento como chileno, ecuatoriano, peruano, argentino, europeo, asiático, cristiano, budista, judío, musulmán, hindú, como hombre o mujer, negro o blanco, como de izquierda o de derecha, de viejo o joven? Pues de ello depende el que haya paz. No la paz de las armas, y toda esa tontería, sino la paz en la que no hay enemigos.

8. He leído tu entrevista de ayer en…

Gracias por los comentarios e informaciones.

A la hora de saber cómo van a reaccionar los otros, lo primero que hemos de hacer es preguntarnos qué haríamos nosotros en su lugar. Y como todos somos básicamente iguales psicológicamente, sabremos cuál es el error o acierto. Te lo digo por eso que has explicado sobre que no queréis recibir dinero de países beligerantes -que suelen ser los más guerreros y ejecutores violentos, porque son los más poderosos y los países más pobres les tienen poca simpatía-.

Así que, es verdad que cuanto más independientes seáis, mayor operatividad, con mayor seguridad, dentro siempre del peligro que hay al estar en una zona en guerra entre varias facciones beligerantes. 

9. He leído tu escrito-columna, ‘Imagen que refleja códigos’, de ayer.

Gracias por las informaciones y comentarios.

Hay algo que te se ha pasado y no has mencionado. Los jóvenes se rebelan con la vestimenta, el pelo, el juntarse en su grupo particular, en su tribu urbana. Pero, siguen siendo superficiales y banales como siempre. Prueba de ellos es que la mayoría se acomoda, acopla y encaja, con su manera de vivir al paradigma tradicional.

Porque el verdadero cambio, la verdadera rebelión, ha de ser una manera diferente de vivir, que ha de ser motivado por un cambio radical psicológico. Donde todo el viejo patrón de esfuerzo, conflicto, enfrentamiento, toque a su fin. Pues, si ese cambio psicológico no se lleva a cabo, toda la trama de vivir desde hace un millón de años se repetirá. De manera que los jóvenes seguirán siendo superficiales devoradores consumistas, y para ello ser egoístas, divisivos, competidores, brutales y crueles. Y como consecuencia dará lugar a la contienda, la violencia y las matanzas en masa de la guerra.

El verdadero cambio, la verdadera rebelión definitiva, será el día en que no necesitemos policías, ni espías y sus maneras tan irritantes, ni ejércitos. Porque eso querrá decir que nosotros mismos haremos las cosas de manera que ninguna autoridad civil, jurídica, militar o política, la provocamos y generamos con nuestra manera de vivir.

Es decir, los políticos, el sistema, la sociedad que hemos creado, son lo que nosotros necesitamos y queremos. Sería absurdo que uno no necesite comer y coma, que uno no necesite el aire acondicionado, con su frescor, y lo tenga en invierno. Y al revés en verano tener la calefacción encendida. Así que cada uno tiene lo que necesita: queremos ser competitivos, avariciosos, egoísta, vanidosos, siempre tras la persecución del placer. Y de esa manera de vivir, sólo puede llegar lo viejo y repetitivo: división, conflicto, violencia y guerra.

Colaboraciones, 08-01-2013

1. Vivir en paz y no en guerra, no es un deseo. Es algo que llega cuando vemos las causas que nos conducen a la guerra. Pues la guerra no sale de la pared, sino que llega porque la sembramos conscientes o no. Entonces cuando vemos todo el trayecto que nos lleva a la guerra, uno decide no participar. Es eso solamente. Wise.

2. Entonces, Alfredo, ¿para qué escribes, tendrás algún motivo o razón? ¿Puede ser un hecho el que está leyendo estas letras? ¿O el que dice que no hay cuerpo, o que no hay nadie que pueda hacer algo?

3. La realidad, que es la vida, es como un río siempre en movimiento. Necesitamos las palabras para comunicarnos. Y ese es la solución y el problema a la vez. Porque si no habláramos nos comunicaríamos igual, pero los conceptos no existirían: el concepto de país, de religión, de feo o bonito. Todo lo que nombramos es un concepto. Y claro, la palabra no significa eso que quiere decir: yo puedo decir que sí que quiero algo, pero no lo quiero en realidad, y al revés. Por lo que vivimos en confusión, diciendo una cosa, queriendo otra y haciendo otra cosa diferente.

4. Eso que parece un sombrero, eran caracoles que se pusieron en la cabeza para refrescarla -según la leyenda que se atribuye a Buda-. Pues, cuando se entra muy en lo profundo internamente, el cuerpo se enfría y la cabeza se calienta.

5. Sin haber pasado por el infierno no se sabe lo que es. Y el infierno es la misma vida. Por eso, cuando uno más sufre -sin buscarlo- es cuando comprende la espiritualidad, la psicología, la religión no organizada.

6. Creo que lo que estamos diciendo es: ‘Yo tengo razón y tú no la tienes’. Eso mismo es lo que hacen todos los seres humanos: unos son violentos, se preparan para la guerra, gastan millones para hacerla, asesinan en masa, pero ahí está su estupidez, dicen que eso no es violencia, que eso es luchar para la paz y el orden. Y sin embargo, cualquier persona que hace alguna tontería, o los enemigos y contrarios de los guerreros, les dicen que son violentos asesinos. Y aquí es donde la ignorancia se manifiesta en toda su magnitud. Es decir: yo sí que puedo ser violento, tengo mis motivos, mi necesidad, pero tú no lo puedes ser, no te dejaré, te perseguiré criminalmente, te destruiré.

¿Lo ves, Alfredo? Al final todo es muy sencillo. El observador es lo observado. Todo lo que hagas tú, lo hago yo. Todo lo demás es girar en un círculo cerrado dando vueltas sin parar. O una especulación, una distracción, un pasa tiempo.

7. Gracias, Patricia, por tu oportuna aportación, tan sabía e inteligente. Ahora la cuestión es: ¿Por qué no nos vaciamos de todas las tonterías que hacemos a todas horas? ¿Por qué nos agarramos al tiempo, al pasado, que es el miedo? El miedo es tiempo. El que me separa del presente, y nos lleva al pasado que es lo que ocurrió. Por eso, el tiempo es la referencia con el pasado o el futuro. Así que hasta que no comprendamos el tiempo psicológico, que es miedo, no habrá vacío en la mente.

8. ¿Cómo reclamas soluciones a los problemas económicos, a la crisis, a los demás, si tu sabio -y su equipo- al que sirves, no lo puede solucionar? Esa actitud tan enloquecida, es la que hace que todo el ambiente entre las personas sea tan irritable. Es como si yo te dijera que tú eres una mujer perversa, sucia, adúltera y cruel con el hombre que vives, si eso todo es mentira y falsedad. ¿Te das cuenta qué es lo que haces, estás haciendo desde tanto tiempo?

Luego dices, que quieres la paz, el fin de la violencia. Y esa actitud tan hipócrita y falsa te enloquece más todavía. Así que, ¿no crees qué es adecuado no generar más locura que te puede devorar como un muñeco de paja? Con afecto y cariño.

9. Fernando, ¿puedes explicar qué pretende Hanumat con sus explicaciones? Es que el audio es muy deficiente y no entiendo casi nada. Gracias.

10. ¿Por qué nos quejamos de la inmoralidad, de la corrupción, que hay en todas partes, en cada cosa que hacemos, si nosotros estamos enseñando desde la más tierna edad a los niños a que lo sean? Contar cuentos y mentiras a un niño es faltar al respeto a su inteligencia. Que cuando lo descubra, puede arremeter con toda su rabia contra esos que le contaban las mentiras.

¿Es preciso contar mentiras, falsear la realidad? Los que lo hacen es porque quieren un beneficio rápido de algo que ellos han proyectado y planificado a espaldas del afectado. Por eso, el mismo hecho de participar en esas mentiras, ya nos define como personas superficiales y banales.

Esa actitud está muy extendida, cuando celebramos algo que se repite como un rito, festividad, algo que por nuestro condicionamiento nos conmueve y afecta en el ámbito social, religioso, político, etc. Y como somos tan superficiales –mundanos- nos agarramos y aferramos a eso, dándole una importancia que no tiene. Y de ahí la mentira y la falsedad.

Decir que por abortar se está asesinando a un ser humano, hacer manifestaciones e invertir energía y dinero para luchar contra ello, repetir y repetir como un disco rayado, hasta hacerlo tan vulgar que ni suena como algo real, sino una queja retórica para adular y alagar a las autoridades religiosas carcas y fanáticas, es trabajar en sentido contrario para resolver los problemas. Más aún cuando a todas horas se asesinan a miles de seres humanos, completos y enteros, todos los días en las guerras -hace unos días vi un cura bendiciendo una fragata para luchar-, entre los esposos que no se soportan y no se separan –cosa que el catolicismo no quiere ni consiente-, se asesinan lentamente, suavemente, a los que son explotados en los trabajos, a los que condenamos a morir de hambre y de miseria.

Por eso, todo es un cuento, una mentira, convertida en un negocio de fanáticos, de integristas, que usan la religión, que la han organizado haciendo algo inservible -como religión-, para seguir sacando los beneficios que reporta el poder, por su convivencia con los dirigentes que mandan y dirigen el mundo, ya sea dinero, influencia, prebendas y facilidades para operar y organizar el negocio, esa religión organizada.

Y por ese poder que saben que tienen, desde siempre, es que parecen fieras, dispuestas a lo que sea con tal que sus ideas y teorías -que son todas sus creencias, su fe-, triunfen. Al final parece que hayan convertido la vida en una competición, donde todos quieren ganar. Pero, ¿se puede tener amor, que es compasión, queriendo ganar, vencer, triunfar, someter, obligar. Y es por eso, que siempre están dentro del ámbito de la mentira. Dicen una cosa y hacen otra, diciendo que los equivocados son los otros. ¿Por qué no asumen que son incompetentes e impotentes para realizar y vivir en sus vidas cotidianas sus creencias, como a todos nos pasa?

Si fueran sinceros y veraces, se sentirían aliviados, ágiles y felices, no serían tan neuróticos -ya que en su interior saben que están sucios, son hipócritas-. Y no tendrían la necesidad de obligar, de imponerse, de maquinar e influenciar en los políticos, en toda la sociedad, como siempre lo han hecho.

Colaboraciones, 09-01-2013

1. Gracias, Arturo, no la he visto toda, es demasiado larga para mis posibilidades. Lo que he visto, está bien. Como siempre en el cine, está tratado exageradamente, de manera superficial y banal, como un espectáculo, para que puedan verlo la mayoría que es superficial. Y así, para que deje abundante dinero.

2. “Buddha dijo: ‘No es ven y cree, sino ven y observa’”. Creo, Jahaziel, que él -Buda- diría, solamente observa. Porque decir, ven ya es manipular a los demás, deseo, vanidad, querer compañía para soportar la soledad. Y el no poder solucionar los problemas como nosotros queremos.

3. Los niños en cierto modo son inocentes, pero también crueles. Porque han de defender su vida. Por tanto, en el ámbito de la vida, la real, no la que me gustaría que fuera, ellos no nos dan ninguna lección. Pues su crueldad necesaria, es la misma que la de un adulto, aunque a su nivel. No estoy defendiendo la crueldad, sino que estoy describiendo la manera cómo funcionamos, cómo funciona la vida. La cual cuestiono, he investigo para ver si puede salir algo nuevo, más allá de ese paradigma de división, de brutalidad y de crueldad.

4. Cuando alguien se encuentra con alguna persona que tiene mucha libertad, se siente atraído por él. Los primeros días son muy agradables y llenos de felicidad. Pero cuando en el transcurso del tiempo, van saliendo los retos, las conversaciones, la profundidad en el inquirir en todos los ámbitos de la vida. Esa sensación de bienestar por la libertad, pasa a una especie de temor y pérdida de confort, por la seriedad y la profundidad ante los retos. Y al verse siempre delante del espejo reflejado, como el actor principal responsable sin poder huir, dando la culpa de lo que sucede a los demás.

Y creo que eso mismo les pasa, y pasaba, a algunos seguidores de JK y de otras personas como él.

5. Ay amigo, Arturo, es porque no nos vaciamos que el mundo está como está: unos contra otros, un país contra otro, una religión contra otra, los pobres contra los ricos, y los ricos contra los pobres. Por tanto, si no nos vaciamos de cada momento que pasa, no es posible ser libre, ni generar algo nuevo. Lo nuevo, siempre es causa de dicha y felicidad, es sin conflicto. Lo viejo siempre va cargado con la pesada carga del segundo que ya ha pasado. Así que, si no te vacías, aunque seas joven e intrépido, todo lo que harás será lo viejo y repetitivo: división, disputas, enfrentamientos y contienda, crueldad, etc.

6. A ser cruel no se enseña, sino que se nace con ese instinto para sobrevivir. Nosotros también somos animales. Y, ¿cómo funcionan los animales? Y por eso que somos animales hay ejércitos para que en unos segundos se asesinen a miles. Por cierto, cuando tú entraste al ejército y te entrenabas para ser un asesino, insensible e indolente, no deberías ser un angelito ni alguien que no quiere ni acepta los ambientes crueles y violentos. Y te se nota que aun te queda esa agresividad y chulería dentro de ti. Te lo digo solamente para informarte, por si no te das cuenta.

7. Pues, Arturo, aplícate el cuento, la norma, que has dicho. No te olvides que el observador -tú- es lo mismo que lo observado -yo-. Y eso mismo pasa también y sucede con todos, con toda la humanidad.

8. He leído el texto de tu conferencia en la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Valencia. Está bien documentada y llena de sentimientos y afectividad hacia el lugar.

Respecto a que los primeros pobladores del lago, La Albufera, no la maltrataron ni la ensuciaron ni se apoderaron de su lugar original, tengo que decirte que no lo hicieran porque no les vino la ocasión, la oportunidad. Pues, no estaban desarrollados mecánicamente ni químicamente y no se podían mover como ahora. Lo que quiero decir, es que el ser humano siempre tiene el mismo paradigma: todo lo que necesita para sobrevivir -sea material o psicológico-, él lo tiene que coger. Es decir, si ellos vivieran ahora -como lo hacemos nosotros- harían lo mismo. Porque hacia atrás no se puede ir. Primero, porque es absurdo. Y segundo, porque hay el dolor. Y cuando uno no hace lo que está acostumbrado, sufre dolor, le entra lo que se llama el mono, el síndrome de abstinencia.

¿Podríamos vivir sin luz, sin coches, sin los bloques de apartamentos, sin la química farmacológica, etcétera? Por eso, Pep, cada uno que haga lo que tenga que hacer. ¿Por qué cuando se obliga a las personas, con fuerza, con crueldad, brutalidad, puede haber amor?

No más queda decir, que tienes mucho trabajo y puede ser que sea del bueno. Pues ir a hablar a Calgliari, puede ser muy relajante pues no te conocerá nadie y así te sientes más liberado de miradas, etc. Que te vaya bien, buen viaje. Gracias por todo.

9. Con respecto a todo los que se dice, en realidad no es ningún invento. Porque todo ya estaba ahí, lo que han dicho personajes como Jesús, Buda, JIddu Krishnamurti, tú o quien sea, lo que han hecho es traducirlo a las palabras más convenientes para la ocasión y el momento en que vivieron y fueron dichas. Por tanto, nadie es original, todos somos repetidores, meras herramientas para transmitir esa verdad eterna, que siempre ha estado ahí y estará. La verdad solamente hay que verla.

10. Siento decirte que siempre estás inventando lo que te gustaría que fuera. Atente a la realidad, a lo que es. Mientras estemos vivos -lo que quiere decir con el cuerpo has de ser cruel-, porque has de comer. Y comer es matar, competir, luchar, imponerse y destruir. Bájate de la nube. Y se humilde y no tan fanfarrón. Que estás tratando con personas, instruidas, enteradas, vividas. No creas que esto es como estar por la calle, en un bar contando historias y batallitas, repitiendo unas cuantas frases de unas personas que tienen un gran cartel.

11. Fredy. Complicarse la vida depende de uno, de cada cual. Si nos dicen atente a la realidad, a lo que es, y no inventes algo que te gusta y apetece más, eso ¿por qué ha de ser una idea y complicarnos la vida -si es un hecho-? El problema está en inventar, huir, querer cambiar la realidad por otra que más nos conviene.

12. Philip. Eso que puede verlo una persona cualquiera, no es ningún invento. ¿Por qué le damos tanta importancia a Jesús, a Buda, a otros? Si eso siempre ha estado y está ahí. Solamente es verlo. Ver la realidad y la verdad de cómo funciona la vida, la realidad.

13. ¿A ver si te emborrachas y pierdes lo poco que tienes de interesante?

Colaboraciones, 09-01-2013

1. El ser humano no puede desprogramarse, ni dejar de ser influido por la química y la física, porque tiene que comer. Aunque, como dice alguno que no existe el cuerpo, que es un invento, sí que existe la conciencia que es la que da la vida. Y si uno no quiere perder esa vida tiene que hacer algo para mantenerla. Por ejemplo, necesita que alguien le conteste a sus escritos, se comunique con él. Y toda necesidad genera lucha, deseo, conflicto, violencia y guerra. Solamente uno puede ir más allá de todo esto que es la vida, pero seguirá estando ahí. Podemos inventar lo que me gustaría que fuera, pero si somos serios y sinceros nos daremos cuentas que todo es un juego especulativo para querer inventar lo que me gustaría que fuera, otra realidad que más me gusta y conviene. Pero, como eso es una huida de la realidad, un querer cambiarla, ha de llegar la división, los conflictos con todos los problemas que tenemos en la vida.

2. “No hay nadie que me gusta más que el que sirve desinteresadamente”.       

¿Dónde está ese? ¿Es una ilusión, algo que me gustaría que fuese, un deseo? Primero que nada, compruébalo tú en tu vida y verás si eso puede ser o no.

3. Gracias, Abad. Todo depende, si la guitarra ha de sonar fuerte o no. A estas horas de la madrigada, hasta el ruido del teclado da la impresión que está molestando a los que están durmiendo.

4. Eso es una ilusión, tu ilusión, tu condicionamiento. Pues todo estaba ahí para que lo vieras. Y como los has visto, eres tan tonto que dices que los has hecho gracias a Jiddu Krishnamurti.

5. Poner en la diana a alguien, ya sea grupo de personas, o una solamente, como culpable de todos los males, demonizándolos, es la insensatez, la crueldad y la tragedia. No hay grupos de personas. Solamente hay personas, seres humanos comunes unos a otros.

6. Son muchas las veces que se ha desatado el odio y la ira contra un grupo étnico, religioso, cultural, raza, etc., y ha acabado en tragedia. Por eso, es que uno no debe identificarse con ningún grupo, sea el que sea, pues por ahí empiezan todos los problemas, los linchamientos, las torturas, las crueldades, los asesinatos. Y luego las respuestas.

7. La verdad es el amor. Otra cosa es entender, ¿qué es el amor? Y el amor es hacer lo que hacemos sin conflicto dentro de nosotros.

8. Escrito dirigido a Juan Carlos Silva, que ha publicado el escrito, ‘Reflexiones sobre “Krishnaji”, el último disco y otros temas, de Radha Rajagopal”.

He leído un enlace que me han enviado, ‘Reflexiones sobre “Krishnaji”, el último disco y otros temas, de Radha Rajagopal”, que tú has hecho.

Hablar de lo que ha sido e intentar escudriñar en ello, parece una cosa vana. Pero como hemos de ir más allá de todo lo que es, para ver qué es lo que hay en realidad, voy a decirte algunas cosas.

El cuerpo de Jiddu Krishbanurti, era un cuerpo como cualquiera. Lo que no era como cualquiera son las circunstancias que lo habitaron, que lo ocuparon.

Primera circunstancia: ser concebido por unos progenitores -padres- que eran vegetarianos desde siempre, y tal vez herederos de varias generaciones anteriores de vegetarianos. Esto parece que no tenga importancia, pero tiene mucha desde el punto de vista espiritual-psicológico. Pues al no comer carne, eso quiere decir que no se participa de la matanza de animales, con su crueldad, violencia, etc.

Segunda circunstancia: Los padres de JK eran, su madre con poderes psíquicos y su padre teósofo -también esotérico-. Eso hizo que JK tuviera un trato natural con todo lo esotérico. Lo que desencadenó que tanto los teósofos -Annie Besant y Charles Leadbetter- se acercaran a él. Y su padre consintiera en un principio que su hijo tuviera relación con ellos, que lo instruyeran y manejaran.

Además, de predisponerle para no huir del proceso que tuvo con los viajes astrales para reunirse e instruirse con su instructor.

Tercera circunstancia: El que Annie Besant, una mujer culta, cosmopolita, espiritual humanista, con tanto carisma, teósofa, se hiciera cargo en todos los ámbitos de la vida JK. Lo que hizo que fuera aceptado como el nuevo instructor del mundo, dándole toda la logística para desarrollar esa actividad en reuniones, charlas, relaciones con diferentes personalidades en el ámbito espiritual, influyentes, adineradas.

Cuarta circunstancia: El que viviera su vida en un siglo tan convulso –XX-, con sus revoluciones rusa y china, etc., con dos atroces guerras mundiales. Lo que haría de él como un contenedor para amortiguar y diluir las ansias de destrucción y violencia. Por eso, JK dijo que habría que pasar muchos años para que una persona –un cuerpo, lo que lo habita- como él volviera a la tierra. Pues las circunstancias, hacen posible que llegue lo necesario para poder afrontarlas.

Es decir, como siempre en la vida, todo está rodeado de misterio. Donde no se sabe si una cosa precede a la otra o es su causa o consecuencia.

9. Poner en la diana a alguien, ya sea grupo de personas, o una solamente, como culpable de todos los males, demonizándolos, es la insensatez, la crueldad y la tragedia. No hay grupos de personas. Solamente hay personas, seres humanos comunes unos a otros.

10. Son muchas las veces que se ha desatado el odio y la ira contra un grupo étnico, religioso, cultural, raza, etc., y ha acabado en tragedia. Por eso, es que uno no debe identificarse con ningún grupo, sea el que sea, pues por ahí empiezan todos los problemas, los linchamientos, las torturas, las crueldades, los asesinatos. Y luego las respuestas.

11. Alfredo si huyes de los hechos, las respuestas han de ser incorrectas.

12. “La conexión entre la mente y el objeto es en última instancia una relación imaginaria”.

Por supuesto, la conexión, la relación, sucede en el tiempo. Y el tiempo es divisivo, no es el ahora. Pues, en el ahora no hay nada más que ver lo que está sucediendo. No sabemos de dónde viene ni a dónde va. Sólo mirar y mirar, como si nunca lo hubiéramos visto antes.

Colaboraciones, 10-01-2013

1. Fernando. Si alguien te da con un cuchillo y te corta la cara, o alguien te arranca el brazo, ¿eso es un hecho o no es real? ¿Tiene sentido que a uno le arranquen el brazo y vaya chorreando la sangre por la calle y diga a los demás no hagáis caso que yo no tengo cuerpo, todo eso de la sangre es vuestra ignorancia? Eso es locura, delirios, patología, brotes psicóticos. ¿No lo ves así?

2. La belleza no es eso que decimos. Pues la belleza es todo. Es nuestro pensamiento el que ve algo bello, o algo que no lo ve como bello. ¿Puede haber alguna nube fea, las estrellas, algún árbol feo, río o mar? Todo es bello. Todo lo que existe tiene la belleza, más allá de nuestros gustos. Cuando comprendemos cómo funciona el pensamiento, todo es belleza: lo más horrendo, lo suave, lo desagradable, lo apetecible.

3. Parece un cuento de niños, aunque es la realidad. Pero la suerte que tienen las manos es que no hablan, y cuando una le ayuda a la otra no le puede decir nada para agradecerle la ayuda. Ni la otra exigirle algo por haberle ayudado. Ese es el problema de explicar ejemplos, metáforas. Porque la realidad, la verdad última, no se puede expresar con palabras ni conceptos.

4. Aitor. Esa es la solución, ir más allá de los ejemplos. Si son buenos ellos mismos nos indican el camino de ir más allá de ellos.

5. También tiene mucho que ver con dramatización del que cuenta los cuentos, metáforas o ejemplos. Es decir, si el estado interno es no dividido entonces el amor está ahí. Y si hay amor, todo va a funcionar de la mejor manera posible.

6. Y, Enza, ¿qué hay que hacer para que esa conciencia sea, sin que los obstáculos se interpongan a ella?

7. Todas las preguntas, cuestiones, que no tienen respuesta -el infinito, la eternidad-, ¿para qué hacerlas? ¿Eso no va a ser una pérdida de tiempo? Es como si alguien pidiera una explicación de por qué la circunferencia es redonda. o por qué el agua, un líquido, lo es.

8. Lo que está más allá de todo, quiere decir que está más allá de todo lo que podamos pensar, definir, mencionar con palabras. Por eso: ni ojo vio ni oído oyó.

9. En ese ámbito de lo abstracto, la verdad se puede discutir. Pero hay algunos que dicen que la verdad es decir que no hay cuerpo, que sólo hay conciencia. Cuando eso en la vida práctica es absurdo y ridículo. Pues, si a uno le sangra la nariz y se lo decimos. Y él contesta que el cuerpo es una ilusión, que todo lo que sucede es fruto de una alucinación. Pero le sigue sangrando la nariz, ensuciándole la camisa, el vestido, su cara, ¿no es eso una especie de locura, que está revestida de falsa espiritualidad, misticismo, neurociencia que dice que puede inventar otras realidades?

10. Luli. Somos libres realmente cuando comprendemos la situación en que vivimos, la realidad. Uno puede estar encerrado en una prisión y ser más libre que otro que va por la calle y dice que tiene libertad. Esto es así, porque la inteligencia que comprende, es amor. Y el amor siempre es libertad, lo que nos hace libres.

11. La pregunta es, ¿cómo viene ese golpe de la mente que nos revela que el estado satisfactorio, inmóvil, aliviado, a través de la idea de Dios, o mediante la adición de valores, no existe?

12. Lo que define a la libertad, es la ausencia de división y conflicto interno.

13. El amor abarca al sexo, al acto sexual, lo incluye. Porque en el coito no existe conflicto ni contradicción alguna, solamente es un participar sin poder hacer cualquier otra cosa. Es como si estuviéramos en un río embravecido y acelerado dentro de él arrastrado por la corriente a la deriva. Pero, cuando el acto termina vuelven a aparecer las dudas, las disputas, el conflicto. Llega el ‘yo’ con todo eso.

Y, en ese sexo -no divisivo ni en conflicto-, es la religión, que es unión con todo lo que existe. Por eso, esa religión, es también amor.

14. He leído tu entrevista en el diario…, de ayer.

Antes que nada, quiero decir, que tendrías que haber afirmado que, si se quiere inventar otra realidad, tendría que ser una que no cause división, confusión, desorden. Porque, si inventamos otra realidad para hacer lo que nos da la gana, entonces va a ser peor. Ya que hay algunos que dicen que todo lo que existe es una ilusión, y se lo creen: el cuerpo, los objetos, la materia, etc. Dicen que solamente existe la conciencia pura, que es la que hace que veamos y percibamos. Aunque, todo eso no es descartable totalmente, pues a un cierto nivel mental profundo puede que sea realidad. Aunque, eso es inviable en el mundo en que vivimos y cómo vivimos, con nuestro cuerpo tan presente y todas las necesidades que de él se derivan.

El verdadero cambio viene cuando uno comprende que la mente divisiva, en conflicto, es la responsable, la causa de las crisis económicas, sociales, los conflictos, la violencia y las guerras. Ahora la cuestión es, ¿cómo puedo llegar a ver eso que es la causa de toda la desdicha de nuestras vidas para que desaparezca? Uno solamente lo puede percibir, si es afortunado y sensible, viendo toda está división y conflicto interno, como si fuera un gran peligro, el borde de un alto acantilado, o darse cuenta que uno va a una velocidad excesiva y peligrosa en su coche. Entonces, si uno ve ese peligro factualmente, holísticamente, en ese ver está a la vez la misma acción. Es decir, el acto de ver y la acción son lo mismo.

15. El mismo deseo que llegue el ahora, es el que hace que no llegue. Porque, ese deseo es una proyección del tiempo. Cuando él ahora es sin tiempo, fuera del tiempo psicológico.

16. Bueno, María Dolores, después de todas las peripecias -tu apellido equivocado en el programa y los diferentes días para recabar información sobre ti-, te envío este escrito que he preparado para vosotros, los que participasteis en el programa que trataba sobre la epifanía Espero que lo sabrás digerir, pues este es mi estilo al dirigirme a las personas religiosas o que hablan sobre religión. Pues, para mí la religión, que es amor, es algo que es necesaria para que el hombre actúe en orden, sin confusión, sin conflicto. Pues el amor sólo puede ser cuando la división y el conflicto, han llegado a su fin. Y entonces, es cuando la libertad, está en nosotros. Más abajo hay otro texto, que te lo envío por si te interesara.

17. Sin atención total, que es amor, no se puede investigar ni aprender.

Colaboraciones, 11-01-2013

1. Pase lo que pase, siempre seremos los mismos. Es como le pasa al cuerpo, cuando es viejo es como cuando eran joven, pero más gastado. Psicológicamente pasa lo mismo, de ahí que: genio y figura hasta la sepultura.

Pero hay algunos que están investigando, transmitiendo el pensamiento a un cuerpo diferente que está lejos. Y los dos están dentro del mismo cuerpo. Se sabe que un cuerpo que esté en la luna, uno puede hablar con él y dirigirlo sin cables ni aparatos.  Y entonces, ahí sí que podría haber cambios sorprendentes. En realidad, eso demuestra que estamos programados y nos pueden reprogramar como a las máquinas. Aunque una máquina, ¿podría realizar un escrito completamente original, en una conversación generar algo realmente nuevo, sin conflicto?

2. Creo que aquí pasa lo mismo que una persona que siempre está viajando alrededor del mundo, le sucede que se le acelera toda su vida. Y está tan absorto en los horarios, los hoteles, orientarse cuando llega a un sitio nuevo, cuando habla con los otros que apenas entiende, que no puede recordar nada de su vida de hace años. Y dice: me he olvidado del pasado, de todo lo que he vivido.

Pero, otra persona que lleva una vida sencilla, sin vivir acelerado ni con ansiedad, donde tiene todo el tiempo para mirarse la mente, sí que recuerda todo lo que ha pasado.

¿No sé si es a esto a lo que te refieres, Shw?

3. Si eres tan amable, Eduardo, ¿qué quiere decir, significa, PANTEO?

4. Cuando uno está bien no necesita nada. Pero cuando empiezan los problemas, nos ponemos a pensar. Y si pensamos queremos saber la causa de nuestros problemas -dolor físico y psíquico-. Es entonces cuando nace la religión, que es el intento de poner orden en la vida -liberarnos de los problemas-. A partir de ahí, ha habido unas personas que han profundizado y visto que la solución de los problemas está en ir más allá de la división interna, que nos genera el conflicto. Y ese conflicto, al exteriorizarse en la vida cotidiana, en cada acto, es el que precipita todas las actitudes que nos llevan al enfrentamiento, a la contienda, a la violencia.

Todo lo demás, las religiones organizadas -sus dogmas, supersticiones, su avidez por el poder, sus engaños-, han sido la degeneración de este proceso. Pues, actúan como una anti religión. Ya que la religión es la libertad total en todas direcciones. Para que esa libertad, traiga el orden y el amor.

5. Salvando las distancias, las monarquías por muy europeas -y las otras- y democráticas que digan que son -que no los son en absoluto-, son lo mismo: un acto de fe. Pues todos somos iguales, nadie es especial para estar siempre en la cúspide del poder, con todas las prebendas, arbitrariedad e injusticia, que eso conlleva.

6. El inocente puede estar en conflicto, los niños pueden ser crueles con los animales, sus amigos, con los objetos y decimos que lo hacen porque son inocentes. El inocente, no tiene culpa, pero no es un estado ideal, de no maldad. Por eso, se usa la palabra, ‘es inocente’ o era ‘inocente y por eso lo hacía’.

Llegado aquí, la pregunta es: ¿un estado de no conflicto es lo mismo que la inocencia? Sí, es lo mismo. Pero, aunque sea lo mismo, lo que no es lo mismo es la inocencia infantil, que la inocencia de los adultos y la transcendencia de sus actos.

7. La culpa de todos los problemas que tenemos está en el tiempo psicológico. Pues, cuando veo un objeto cualquiera, no lo veo solamente tal cual es. Si no que lo cotejo y comparo con otro que vi en el pasado. Y es entonces como nos dividimos. Cuando lo llevamos a la relación con las personas, sucede lo mismo: veo a una persona, pero al compararla con otra es cuando la veo fea, desagradable, o guapa y agradable. Y entonces, nuestras vidas se convierten en un infierno de celos, avaricias, vanidades, con su desorden y conflicto, con su sufrimiento y dolor. Por tanto, he de comparar físicamente lo más pesado de lo menos, lo largo y lo corto. ¿Pero, puedo estar libre de la comparación, de la dualidad, en el ámbito psicológico?

8. La noche y el día son lo mismo, pero la maldad ha hecho de la noche como el refugio de los proscritos y forajidos, ya que es donde se refugian los que durante el día no pueden operar a sus anchas. También se puede usar la noche para indagar, estudiar, inquirir, por la quietud –la baja intensidad de ondas mentales- en todos los ámbitos que existe.

9. Sí, inocente e ignorante, son básicamente lo mismo. Ahora bien, un inocente tiene menos culpabilidad, que un ignorante. Porque, uno puede ignorar el pagar los impuestos municipales, cuando tenía que estar al tanto de la fecha de pago. Aunque el inocente se supone que es el que no sabe nada de nada, ya sea de normas ni de leyes ni comportamientos -que es lo que les pasa a los niños-. Por eso, los muy viejos, aunque también son inocentes, no lo son tanto, porque ellos pueden saber, de una manera o de otra, que hay normas y leyes que se han de cumplir y respetar.

10. Cuando hay guerra -que en realidad siempre la hay, con sus momentos de baja intensidad-, los guerreros nunca paran. Pues un guerrero está condicionado, entrenado y mentalizado, a que la guerra siempre se tiene que ganar. Al margen de que va la vida en ello, por la soberbia y vanidad, el odio al enemigo, hace más importante al odio que a la victoria misma. Y es tan importante la guerra, que han construido cuarteles perennes llenos de militares y de armamentos mortíferos, preparados para que en cualquier momento puedan operar. Con todo el inmenso coste que todo ello conlleva en su mantenimiento. Aunque digan que ellos quieren la paz y no la violencia.

11. La palabra comunismo, que se refiere a lo común, a la comunidad, entendido a que todos somos iguales ante la ley y ante todos los eventos que nos lleguen, es una utopía, absurda. Porque, eso nunca podrá ser. Pues, hay diferencias entre los hombres, ya sean físicas o psicológicas. Y aun así, como toda utopía es lo nuevo, es adecuado intentarlo al menos en la vida personal, de cada uno.

12. El problema de la poesía, según lo veo, es el siguiente: cuando uno ve una persona y le dice, ‘qué bonita que te ves, está resplandeciente’, cuando quiere decirle que la ama, que la desea, etc. La poesía es una floritura barroca, una especie de adivinanza, casi como un crucigrama, donde uno se ejercita en la imaginación. Por eso los surrealistas, tanto escritores, poetas, como los pintores, etc., tienen la misma fantasía: reproducir la realidad; y usan tanto la imaginación, que no es más que una copia alterada de la vida, ya sea para embellecerla o alterarla negativamente. Cuando lo que es, la realidad, no se puede ni reproducir ni alterar.

Colaboraciones, 12-01-2013

1. He leído tu entrevista en el diario… de ayer. Gracias por las informaciones y comentarios.

Hay algo que nos tiene atrapados y que no podemos hacer nada al respecto: el paradigma psicológico por el que nos regimos las personas para poder sobrevivir. Sobrevivir significa ser, ya sea tanto en lo físico -el cuerpo-, como en lo psicológico. Y mientras no vayamos más allá de ese paradigma de seguridad, en lo físico y psicológico, que es el miedo a no ser, a morir, siempre seremos manejables como si fuéramos un rebaño de animales.

Es decir, ahora tú dices que las redes sociales -Google, Facebook, Twitter, Amazon, etc.-, están acaparando demasiado poder y nos pueden manipular -como de hecho ya lo hacen- la información que les damos. Pues, eso mismo es lo que siempre el hombre ha estado haciendo cuando se hicieron los primeros comerciantes, que manejaban las mercancías manufacturadas y de los agricultores -como también lo hacen ahora- que manipulaban para subir o bajar los precios.

Y también se ve ahora, con el protagonismo tan evidente de las empresas mercantiles, bancos, corporaciones empresariales, que tienen más poder incluso que los gobiernos soberanos, a la hora de generar turbulencias económicas en las acciones en la bolsa de valores. Lo que hace que los gobiernos estén sometidos a ellas y sus necesidades financieras, desplazando y des localizando los polos comerciales y las fábricas de un país a otro. Para obtener más beneficios por las ventajas fiscales y laborales, en detrimento de los asalariados que ven mermados sus derechos laborables, de asistencia sociales y en el ámbito económico -sueldo, pensiones, prestaciones-.

¿Qué podemos hacer tú y yo como personas que nos ha tocado vivir en esta época donde el poder de siempre se ha encarnado en las redes y medios de comunicación sociales? Como siempre, una persona sólo puede utilizar lo que necesita para poder sobrevivir de manera que sea lo menos perjudicial para él en todos los ámbitos. Es decir, haciendo un uso adecuado y no compulsivo para su personalidad y manera de vivir. De la misma manera como lo hacemos con los coches, aviones, los libros, los diarios, la televisión, los alimentos, la bebida.

¿Qué es el nirvana, Nixon? ¿Hay alguien que te pueda decir que tú estás o no en el nirvana? ¿O es todo literatura orientaloide, esnobista? ¿Puede haber un jurado que diga que alguien está liberado, iluminado, en nirvana? Y, ¿ese jurado quién habría dicho que sabe lo que es el nirvana, si él no lo sabe tampoco?

3. Todo eso está muy bien descrito, Enghelbert, pero si no hay una causa -el momento y los acontecimientos históricos, dramáticos- que pueda hacer de fermento, no habrá posibilidad para el líder. ¿Puede haber un solo líder carismático? No. Los líderes carismáticos salen todos a la vez. Y los vulgares, también salen juntos. Porque los acontecimientos, generan hombres bravos y desafiantes, viven a toda velocidad, aunque sea la mental. Sin la revolución y su triunfo tan importante como la rusa, todo hubiera sido una balsa de aceite en Europa y el mundo.

4. ¿Puede alguien que viva en conflicto ser lo que es la verdad, vivirla? ¿Puede uno que vive en conflicto, sentir compasión y amor? ¿La verdad no es el amor?

5. La cuestión está en que uno se hace adicto al estado de no odio, de vivir sin odiar. Pero, cuando llega una secuencia de odio, es como un veneno que ensucia y enferma nuestra sangre. Por tanto, uno no tiene que huir de ese odio ni querer transformarlo. Sino vivir con él. Y esa vivencia tan completa con el odio, hará que llegue el orden. Porque será tanta la amargura que experimentaremos, que sabremos lo que hay que hacer cuando vuelva a llegar el odio.

Desafortunadamente sin dolor, no podemos aprender.

6. Pues, si no estamos seguros que el universo existe, entonces ¿para qué ser un científico de lo material? Eso sería absurdo, como un juego de niños haciendo castillos de arena en la playa, que nos atrapan la vida y cuesta un dineral.

7. Enghelbertb. La revolución rusa, de los bolcheviques, eliminó a la mayor monarquía del país más grande del mundo e instauró un gobierno de no monárquicos y no capitalista. Ese es el triunfo de la revolución. Lo que vino después es otra cosa. Pero, recordemos que nadie triunfa al cien por cien, como sí que sucede en un partido de fútbol. Aunque esa revolución, como todas las violentas y sanguinarias, no resuelven los problemas realmente. Porque el mismo paradigma que derrocan es el que se vuelve a instaurar: el ‘yo’ y el ‘tú’, el ‘nosotros’ y ‘ellos’. Cuando la revolución, ha de ir más allá de todos esos inventos del ego, del ‘yo’.

8. El problema, Annick, no es que a uno le corten un brazo. El problema es, ¿qué haces tú con eso, con la sangre que se derrama, con que tienes que ir al hospital, que te has de tomar medicamentos, antibióticos para que no haya una infección? El problema es cuando serás medio inútil y te tendrán que cuidarte totalmente en los primeros días.

Ahora, tú dices que no te identificas con tu cuerpo. Pero eso es en el ámbito psicológico. Porque, si no cuidas tu cuerpo, se deteriorará de tal manera que te arrastrará en lo psicológico a la confusión y al desorden. Porque llevas una vida de división con el cuerpo, cuando esa división es el origen de todos nuestros problemas.

9. Sí, eso está claro. Pero pregunto a Patricia, como una persona sensible, bastante profunda, etc., ¿si tú tienes algún conflicto dentro de ti puedes sentir amor, ser feliz para darlo a quien sea, aunque sea mirando una flor?

10. Patricia, cuando uno repite y repite aceleradamente algo, pierde el control, la lucidez y la razón. Entonces, es el momento de detenerse o cuestionar eso que nos altera de manera que nos confunde.

11. Luego, ahí no hay conflicto. O, sea que el hecho es que donde hay conflicto el amor, la compasión, la felicidad para ayudar a los otros, no pueden ser. Y por eso, donde hay miedo el amor no es. Y el miedo es el conflicto en acción, pues no queremos ver ni estar con eso que nos da miedo.

12. Creo que eso de que hablamos como un hecho, y es verdad, tiene el problema de ponerlo en práctica y vivirlo. Eso es lo mismo que pasa con el amor, que se habla y se habla de él y de sus mil maravillas, pero no se vive en la vida cotidiana de cada uno de los que hablan y proclaman esas maravillas.

Por lo que todo, puede que se quede en palabras, en un entretenimiento más.

Colaboraciones, 12-01-2013

1. Pero no huyamos del hecho de que estamos hablando: de que dónde hay conflicto no puede haber amor. Y que el mismo miedo es también conflicto. ¿Por qué experimento ese miedo, es por qué estoy en conflicto? Y no será también que me esfuerzo para hacer algo que no puedo y entro en conflicto. Por lo que todo es cuestión de ver. La verdad, es ver dónde está lo negativo y descartarlo radicalmente. ¿Qué es lo negativo, además de lo que ya hemos dicho? Cada uno lo tiene que descubrir, porque si no lo que uno ve que es ‘nuestro’ negativo, puede que no sea lo ‘negativo’ del otro.

2. La repetición, Daniela, deteriora la vitalidad del hecho. Porque ese sabor del agua salada, experimentado hoy, puede que mañana no sea lo mismo: sea más o menos, o no sentirlo.

Por lo que la realidad, las experiencias personales, no es lo importante. Lo importante es atenerse a los hechos: lo nuevo nada tiene que ver con lo viejo, con lo de hace tan solo un segundo. Porque si nos quedamos con el pasado se genera división y conflicto. Y dónde hay conflicto, ¿puede haber amor, lo nuevo?

3. Pues por eso que el amor ha perdido el brillo natural, por su uso repetitivo y superficial, es que hay que descartar todo lo que se ha dicho hasta ahora, Por tanto, si descartamos todo el viejo sistema de esfuerzo, de conflicto, que nos lleva a la confusión. Lo que llegue tendrá que ser el amor. Para eso no hay que tener ninguna idea de lo que es o no es el amor. Porque la idea, el concepto, es parte del tiempo psicológico que contrasta y coteja con el pasado, lo que ya ha vivido. Y ese tiempo es el que nos divide del presente, del ahora.

4. Por tanto, descarto todo lo que hay encima de la mesa, lo aparto todo. Y no tengo nada. Y es en esa nada donde está el terreno donde puede florecer el amor.

5. Sí, así es Patricia. Y entonces, está todo el espacio libre para que llegue lo nuevo, para que la energía pueda operar a su máxima capacidad posible dentro de nosotros.

6. He leído tu entrevista de ayer en el diario… Gracias por tus informaciones y comentarios.

Tienes razón en lo que dices que a los niños hay que dejarles que miren y se detenga a observar todo el tiempo, aunque actúen lentos como los caracoles. Pero cuando dices, que los altos directivos de empresas tecnológicas, de Silicon Valley, mandan a sus hijos a un colegio de élite que hace bandera de no utilizar tecnología en las aulas. Todo eso puede convertirse en una trampa. Porque si vamos al otro extremo los niños también se convertirán en unos inadaptados.

Cuando yo era niño, los que estaban internos en los colegios, solamente venían a casa de sus padres en las vacaciones. Y es entonces cuando tenían un contacto directo con la calle. Pero ocurría que estaban medio bobos, porque al estar siempre encerrados en el colegio interno no tenían el conocimiento de cómo funcionaba el mundo real, de la calle. Aunque, por otra parte, los que estaban demasiado enclavados en lo que era la vida de la calle solamente, eran inadecuados a la hora de estudiar y aprender todo lo relacionado para tener unos estudios superiores académicos.

Y son estos extremos, donde está el peligro de desequilibrar a los niños en su educación sobre la vida -la no escolar, ni técnica, etc.-.

7. “Cuando venga el momento adecuado, todos los problemas se resuelven como la sal se disuelve en el agua”.

Por eso, es que comprendiendo cómo funciona la vida, sus deseos y premuras, ansiedades, es cuando llega la paciencia. Por eso, la paciencia es la inteligencia operando. Aunque la paciencia es como la fe, que es diferente de la inteligencia.

8. No sé cuáles son tus motivos para decir que la independencia y la libertad es un error fatal. Está muy claro que sin libertad no puede haber amor. Y sin amor hagas lo que hagas, será como hacer lo que hacen los animales: comer, dormir, reproducirse y pelearse sin compasión alguna por los demás. ¿Es eso lo que tú quieres? Pues, entonces estás acabado. Eres un robot al servicio de una idea o teoría, que te conviene porque sacas beneficios, dinero y poder. Entonces, como todas las personas que hacen como tú, seguirás mandando a la mayoría, superficial y banal, que es ahí donde tienes la ganancia.

Ahora bien, ¿por qué una persona como tú, que escribe en los diarios, etc., tiene esa actitud tan conservadora, tan represiva ante la libertad? ¿Es que tal vez estás amargado, estás muy necesitado de ayuda, para poder sobrevivir, y necesitas la que te dan esos a los que sirves, y estás atrapado por ellos?

9. He leído la entrevista de ayer en… Gracias por las informaciones y comentarios.        

Lo que dices de que, ‘cuando uno es joven ha de hablar de los demás, criticarlos’, etc. Eso es adecuado en esa edad y para toda la vida. El problema no es cuestionar a los demás, el problema es cómo lo hacemos.

Y si no cuestionamos a los demás, cuando ya somos mayores, -‘por ecuanimidad con uno mismo’, según dices- eso es egoísmo, es el juego del ‘yo’, que siempre inventa escusas, justificaciones, etc. Pues, uno si es sensible, no indolente, ha de cuestionar lo negativo para que llegue lo positivo. Aunque lo positivo no sabemos lo que es, porque si lo supiéramos ya sería negativo.

10. Ahora, Shw, creo que lo has aclarado completamente, cuando dices que uno tiene una relación con todo el universo. Cosa por cierto que es fácil, porque sólo hay que decirlo, sea cierto o no. Pero, cuando tú dices que esa relación con el universo se tiene que armonizar con la vida cotidiana, eso cambia toda la perspectiva del amor universal, a las estrellas, al cosmos y todo eso. Porque nosotros solamente podemos conocernos, en verdad quiénes somos, en la relación entre los que convivimos, nos relacionamos.

11. Lo que se crea, o se hace, como este escrito es a partes iguales en importancia para tú, Arturo, yo, el ordenador, mis padres que me concibieron, cuidaron y alimentaron, para todos los que me han ayudado a ser quien soy, etc. Todo está unido y, por tanto, todo y todos participan de una manera o de otra para que ese algo –el escrito, la escultura de Buda, lo que sea- se realice, al margen de quien es el que lo realice.

12. Pero el dedo que señala, es del soporte, del vehículo, de la envoltura, es el cuerpo. Si no hay cuerpo no hay lugar para la conciencia. O sea, que tan importante es el cuerpo, como la conciencia que habita en él. Quedarse solamente con uno de los dos, es dividirse de lo real, es confusión y desorden. Y el desorden, y su confusión, generan malos resultados.

Colaboraciones, 13-01-2013

1. La mente tiene que diluirse al darse cuenta que no puede alcanzar la perfección. Porque la perfección es un invento del ‘yo’, al comparar y cotejar lo que ve con lo que ya conoce por haberlo visto en el pasado. Quiere librarse de eso que no le gusta. Y entonces en un momento dramático se da cuenta de su desesperación por lo perfecto. Por lo que abandona la búsqueda y todo lo que ve es bello, perfecto, lo que es, toda la realidad.

2. Saber lo que tenemos que hacer es saber mucho. Y por eso nos peleamos con los demás, porque ya tenemos el programa planificado, premeditado.

3. ¿Se puede vivir sin saber lo que tenemos que hacer dentro de un instante? Corporalmente hay reclamaciones que atender. En lo psicológico no.

4. Lo material tiene sus consecuencias implacables. En lo psicológico siempre hay la posibilidad de ir más allá. Más allá quiere decir libertad.

5. Sin libertad uno no sabe nada, sólo lo que le dicen. Libertad es ser uno su maestro, ver todos los misterios, lo falso. Y ese ver es amor.

6. Amor es libertad, sea donde sea y cómo sea. Porque la libertad se vive dentro de uno. Donde nada la puede perturbar. Libre es ser vulnerable.

7. Libertad es sin miedo, por eso uno es completamente vulnerable. La libertad tiene su orden indescifrable. Y en ese orden florece el amor.

8. Alfredo. Todo es importante, porque todo forma parte de una unidad. Y cada cosa se acopla a las otras en un orden insondable. Por eso el orden es, porque también lo tiene el universo. Todo es orden hasta que aparece el ‘yo’, que es divisivo, desorden.

9. Pues por eso, Enghelbert, estamos tratando de ver la manera de no caer en esas maneras de cambiar las cosas, la situación. La historia se puede amañar y arreglar para que las cosas que se hicieron con violencia, asesinatos, etc., fueran precisas hacerlas para disfrutar del ‘bienestar’ que tenemos. Pero todo, está corrompido: los amigos de mis amigos, son mis amigos. Y los enemigos de mis amigos son mis enemigos. Por lo que todo eso, ha de ser descartado. Y entonces, solo quedamos los que no queremos participar de ese juego sucio, detestable, generador de pobreza y miseria, de hambre, de violencia y de guerra. Y es incuestionable que cada uno ha de hacer lo que los otros no hacen, encarar la vida de la manera que queremos que lo hagan tanto los que mandan como los que no.

10. Gracias, Enghelbertb,. Tal cual sucede ahora con los proyectiles teledirigidos, los drones, las intrigas, las traiciones, las oportunidades de desencadenar una guerra por beneficios políticos y económicos. La misma barbarie de la matanza, cueste lo que cueste en vidas, con tal de imponerse y salvaguardar la manera de vivir de privilegios, que otros no tienen.

Nosotros también podemos caer en esa situación de no querer compartir los privilegios que de una manera o de otra –por herencia, por esfuerzo, por el interés y el deseo de algo mejor- hemos conseguido.

11. Cuando no nos identificamos con nada -el cuerpo, el país, la familia, la religión, la política, la cultura, etc.- es cuando llega el orden, ¿no? Porque entonces, uno no se divide con el que cree que es su enemigo por estar también identificado con algo. Esa manera de vivir está en nuestra sangre: uno es seguidor y se identifica con un equipo de fútbol y otro también, y como los dos siempre quieren ganar, han de generar conflicto. Y más profundamente, mi idea contra la idea de otro que los dos quieren imponer. Y así funcionamos durante un millón de años.

Por eso, es tan importante, preciso, atenerse a la realidad, a lo que es, y no inventar otra realidad que me gusta más y apetece.

12. Gracias, Humberto. Aunque eso que se describe del duelo de los animales, los chimpancés, pueda que sea cierto. La exhibición de la hembra muerta tumbada en una carretilla, cubierta con una sábana azul y vistoso, con los dos cuidadores principales e influyentes dándole una gran importancia a ese momento inútil de hacer una especie de entierro ceremonia -pues cuando uno muere se acabó todo y ya está-, con todos los chimpancés mirando y observando las maniobras de los humanos con la chimpancé muerta, es lo que nos condiciona a hacer de algo natural y bello -la muerte- un problema extraño por las añoranzas románticas del pasado, por la pérdida de alguien que le necesitábamos de una manera de otra, por esa pomposidad en el silencio por algo tan natural como es la muerte de sea quien sea.

Y así de esa manera, en la repetición de algo que es tan natural como el nacer, el vivir, el morir lo convertimos en un problema, algo morboso. Pero los seres humanos tan manipuladores y ávidos de sensaciones, y para poder proseguir con nuestra actividad que se ha convertido en una especie de adicción, todo lo complicamos y desnaturalizamos. Y eso es lo que hemos hecho con nuestras muertes de cada día, que ni comprendemos ni queremos ver. Y cuando las vemos, y participamos en ella, por la muerte de alguien cercano, hacemos de ella una tragedia, un espectáculo exhibicionista ya sea conscientemente o no.

13. Por eso, Humberto, decía que de la misma manera condicionamos a nuestros hijos a que tengan un comportamiento determinado. Pues, los chimpancés también pueden adoptar las maneras humanas. Ahora, imaginemos que se muere la hembra, chimpancé, qué por mucha personalidad que tuviera, por relevante que fuera su lugar, en el grupo, los cuidadores directos, los más importantes -la importancia se nota y tiene su influencia en los demás, porque el poder, proporciona alimento, seguridad, o represión y castigo-, no le hubieran dado la resonancia que le dieron. Si no que hubieran tratado el cadáver del chimpancé, como si fuera el de un gato, un pájaro, un animal cualquiera. Y de esa manera tan antinatural, tan artificial, es de donde nacen los oficiantes, los sacerdotes que interceden entre el difunto y el más allá. Y de ahí, es desde donde nace gran parte de la religión en su aspecto pagano, de miedo y temor, profano y superficial.

Nosotros somos animales de costumbres, que se repiten a lo largo de miles y miles de años, por diversión y entretenimiento, por miedo e ignorancia, por inercia y pereza, por sacar algún beneficio. Pero todo eso, es el juego de lo viejo y repetitivo que nos ha traído esta manera de vivir tan estúpida, confusa y desordenada. Donde unos pasan hambre, y mueren por ello a millones, y otros echan y destruyen en la basura millones de toneladas de alimentos, de artículos para poder vivir. Que, como consecuencia, siempre hay un estado de antagonismo, de indolencia e insensibilidad, de conflicto, de agresividad, de violencia y guerra.

Colaboraciones, 14-01-2013

1. He leído tu entrevista de ayer. Gracias.

Eso que has detallado como una solución para los males de la vida, es solo una parte. Porque, el verdadero problema está en estar libre de la división, y el conflicto interno, que genera. Uno puede permanecer horas concentrado, diciendo que está meditando, pero seguir estando en conflicto. Lo que sucede es que, al aquietarse la mente, las ondas mentales también se aquietan. Es decir, es como haber tomada una pastilla para no estar nervioso ni tener ansiedad.

Pero, cuando conocemos la raíz del deseo, de la ansiedad, es cuando uno va más allá de la ambición, la codicia, el vencer, la vanidad. Porque, hemos descubierto cómo funciona el pensamiento, la manera cómo actúa, que da vida al ‘yo’. Y es entonces, cuando haga lo que uno haga está en meditación. Porque si para meditar has de cerrar los ojos, encerrarte en una habitación en soledad cada día, entonces te estás dividiendo. Al crear un centro -la meditación, los ejercicios respiratorios, el concentrarse, la repetición de palabras, etc.- y una periferia, que es todo lo demás, la vida cotidiana con todo lo que nos gusta, como lo que nos desagrada.

Por tanto, todo el problema está en el ver. Si uno ve todo lo falso, ve la manera cómo opera el pensamiento, el ‘yo’, entonces está en orden. Que no es mi orden ni el tuyo, sino lo que es, la realidad. Y en este orden, es donde está el fin de la confusión y la llegada del amor.

2. Todos los que están contra la libertad y la independencia, es porque ven peligrar su negocio, el mismo pesebre donde todos ellos comen. ¿Dónde está la libertad? A ellos no les importa nada la libertad mientras su negocio con su dueño funcione.

Por eso, quien teme algo que perder nunca quiere la libertad, quiere su dictadura de la que vive. Son sin vergüenza, Son ignorantes, porque creen que nos engañan.

3. ¿Puede haber una estrella fea y otra bella? ¿Puede haber un cerro bonito y bello y otro no, o alguna planta puede ser no bella, sin belleza? Somos nosotros quienes hemos inventado lo bello, porque nos da placer, seguridad. Al clasificar y catalogar la belleza, lo hemos hecho por una ganancia, por egoísmo. Y por eso, hay una élite que parece ser que tiene contacto con la belleza y la mayoría no. Contacto con la ropa cara, las joyas, los chalets, un lugar idílico junto al mar o cerca de un bosque.

Pero la belleza no atiende a razones: o la vemos o no la vemos. Pues todo lo que existe es bello, tiene belleza. Si alguien no lo ve es porque está dividido por los perjuicios y prejuicios, por su condicionamiento, ¿Puede haber alguna persona sin belleza, un árbol, un pájaro? La belleza está dentro y fuera de nosotros. Y para verla uno tiene que descartar todo el pasado que se interpone con el presente, dividiéndonos y generándonos conflicto. Cuando uno mira algo, el milagro más maravilloso de la vida sucede: el que no haya nada que se interponga entre el que observa y lo que observa. Y entonces no hay más que percepción, fusión en una unidad total, donde la belleza, que es amor, es.

Seguro que, si sintiéramos la belleza, uno no sería capaz de empuñar un arma, ni generaría lo que provoca la violencia y la guerra, que es lo que destruye el que podamos ver la belleza en todo.

4. Y hay algo que es más perturbador, ¿podemos ver la belleza de las balas que asesinan, la belleza de las bombas que destruyen los edificios, que destrozan a los seres humanos, toda la vida? Se puede ver. Porque la vida es toda una unidad, donde una causa genera un efecto. Y a su vez, ese efecto genera otra causa. Donde esa interconexión de los hechos es sin fin y sin principio.

5. Aunque no hay ningún rumbo para llegar a la verdad. Uno tiene que tener una inclinación, una fortuna, para poder ver donde está lo falso y descartarlo. Solamente ahí, uno puede ser libre de la autoridad de los otros, sean quienes sean: swamis –maestro religioso-, líderes o gurús.

6. ¿Qué es un retén 22, Wim?

7. La división puede ser en dirección defensiva o en dirección al ataque. En cualquier de las dos actitudes, la división es negativa. Pero, ¿puede uno vivir sin miedo para tener que defenderse o atacar porque también tiene miedo y se anticipa a los atacantes? Pues todos podemos pasar de defensores a atacantes -o al revés- en unos pocos segundos. Tenemos que entender lo que somos. Si lo entendemos, no habrá ni ataque ni defensa.

8. Nada puede ser conocido, porque para conocer algo hay que dividirse del todo. Pues en el todo, todo es igual, lo mismo, ya que una causa genera un efecto, que a su vez el efecto genera otra causa. Formando una cadena infinita en la que está todo relacionado. Por lo que como todo es lo mismo, diga lo que se diga no va a ser lo real y verdadero. Por eso, las palabras son incapaces de escrutar esa esencia y origen de todo lo que existe.

9. Gracias, Patricia, por este video tan encantador. Con respecto al texto que lo acompaña, cuando se dice: ‘Deja que la vida te lleve’, de una manera tan absoluta, eso no es verdadero. Pues la verdad que lo abarca todo -como el amor-, todas las posibilidades están abiertas en todas direcciones.

10. Dave. No sé explicarte cómo sé eso. Solamente viene a mí espontáneamente.

11. Ya sabemos que los políticos sean los que sean todos hacen lo mismo. Pues, que estén en el poder cuatro u ocho años. Y así, sabremos cómo son cada cual: hipócritas, egoísta y todo lo demás. Dentro de los males, creo que es la mejor solución. Como la democracia es el mejor mal de los males.

12. Todo depende del ver, ver algo claramente. Y en ese ver está la solución del problema. Si ves una cobra que se acerca, habrá que hacer algo, ¿no? Y en ese algo –ponerse a salvo- no interviene el pensamiento, el ‘yo’. Sólo hay acción total, que es orden, que es amor.

13. Un idea o teoría, por inverosímil que sea, a base de repetirla se va cargando de energía de manera que en la mente se fabrica esa cosa. No existe nada -ni el diablo, ni Drácula, ni los ángeles, ni la diosa Kali y su destrucción en India que necesita sacrificios humanos- pero a base de repetirlo la mente lo puede crear, como lo hace. Y al pasar de los años, miles y miles de repetir lo mismo, dentro de la mente del hombre tienen su identidad y su poder. Por eso, es que hay que exorcizar a algunas personas, que por su influencia religiosa directamente o indirectamente, están poseídas. De la misma manera que uno es poseído por su equipo favorito de fútbol, el último grupo de música moderna, o por un político carismático, por un maestro o gurú, que las personas están dispuestas a dar su vida por él -todos los dictadores, tienen ejércitos de personas dispuestas a entregarles la vida, a las que también habría que exorcizar-.

Colaboraciones, 14-1-2013

1. Gracias, Wise. Lo que describe Radha Burnier, es a un ser humano normal y corriente. Pero una capacidad más intensa en todo lo que era la vida psicológica, espiritual. Es como un coche que corre más que otro.

2. La democracia es la dictadura de la mayoría. Pero, puedes cambiar a los que dirigen el gobierno. En una dictadura, es todo más patético, descarnado, sin pudor, el que manda puede hacerte de todo con menos problemas. Porque todos son sumisos, obedientes, pelotas, halagadores, de ese dictador y sus colaboradores.

3. Jacob. La verdadera búsqueda, es conocerse a sí mismo. Pues si uno se conoce, está conociendo al resto de la humanidad, que son todos los demás: tu compañera o compañero de habitación, el portero, el abogado o el juez, el vecino o el hombre que trabaja en el supermercado.

4. ¿Tú no puedes conocer de qué manera funciona tu pensamiento, que es el que genera el ‘yo’? Sólo tienes que mirar y observar lo que pasa dentro de ti, tus reacciones, miedos, alegrías, frustraciones, la búsqueda de placer -seguridad- a toda costa.

5. Néstor. Cuando uno observa de manera que no hay división entre lo que ve y uno mismo, entonces es cuando entramos en otra dimensión. Pues, al no haber división ni conflicto, el orden se manifiesta. Y ese orden, es el amor.

6. A veces está el ‘yo’, y a veces no está. Soy básicamente como tú, como todos. Pues todos somos básicamente iguales en lo esencial.

7. Las religiones organizadas son como las monarquías, y sus monarcas -que son considerados como ‘dioses’-, como no podría ser de otra manera, ya que son la hechura de los hombres. Por eso, los religiosos todos pretenden ser temerosos, obedientes, sumisos a su señor. Pero, el problema es que no lo cumplen, no lo consiguen. Porque, las religiones, y sus seguidores que se basan en la fe, tienen muy poco desarrollada la teología -filosofía, psicología-. Es decir, la fe les ha atrofiado la inteligencia, al no tener la necesidad de investigar, cuestionando lo condicionado y establecido. Por lo que su temor y amargura, por el vivir en la hipocresía, les llena de desesperación, agarrándose aún más a los dioses, solicitando su perdón y misericordia.

Pero si fueran afortunados y se abrieran a la realidad, vieran y observaran en todas direcciones, tal vez, podrían ir más allá de su miseria y pobreza espiritual, psicológica, filosófica.

8. He leído tus últimas declaraciones sobre la libertad e independencia. Y te pregunto: ¿Por qué ese miedo a la libertad, a ser independiente? ¿Es que no te gusta ser libre, tienes miedo, por lo que pudieras perder? Hasta que no descartes definitivamente ese que te domina, tu dueño y señor, no podrás ser libre. Pues, tu dueño y señor te domina, te exige, te mediatiza todas tus decisiones, como te está sucediendo ahora.

Los que no quieren la libertad, la independencia, siempre encuentran algún motivo para aplazarla, retrasarla, ningunearla. Y eso es, porque en realidad no quieres la libertad. Dices una cosa, pero la realidad es otra. Te crees que yendo disfrazada con vestidos de pobres, ya lo tienes todo solucionado. Pero, eres igual de burguesa y adinerada -por el sueldo que recibes y el cargo que tienes- que esos que odias, envidias y tienes celos de ellos. Por ser verdaderamente libres, querer la independencia.

Y eso te va a alterar, a destrozar, porque tú sabes que estás traicionando algo sublime y sagrado, como es la libertad total, ser independiente, de tu dueño y patrón. Que no te deja ser en realidad lo que tu quieres. Entonces, vale la pena un poco de poder, un poco de exhibicionismo y vanidad, por seguir en la miseria del dueño y el patrón, tu jefe. Recuerda que sin libertad ni independencia, no puede haber amor. Pues, si yo te amo a ti de verdad, ¿cómo te voy a obligar para que no seas libre ni independiente de mí?

9. He leído tu entrevista en el diario La Vanguardia de Barcelona de ayer. Gracias por las informaciones y comentarios.

Cuando dices: ‘Lo que de verdad necesita mejorarse es el tratamiento del servicio médico de salud mental de los habitantes’. En relación al problema de las matanzas por personas solitarias en EE.UU. -o en otro lugar-. No creo que esa sea la solución. Es como cuando dicen que la policía sea más eficiente a la hora de detener a los delincuentes callejeros, que roban coches, etc.

La solución está en la educación. Y la educación está en función de una buena acción del gobierno. Pues si el gobierno, no hace lo necesario para que todos tengan lo necesario para vivir, y además les da una mala educación, por mucha policía, etc., no se podrá atajar la delincuencia.

En cuanto a la violencia, ella tiene la raíz en la división interna. Nos dividimos por miedo a perder lo que somos. Somos egoístas. Tenemos miedo al diferente, al que viene de fuera, al que puede perturbar nuestras vidas burguesas, rutinarias, insensibles al dolor de los demás. Y por eso, somos feroces a la hora de defender lo que somos.

Y como ese es el paradigma convencional, aceptado por la sociedad, el establishment. Los que tienen alguna perturbación o problema mental, repiten automáticamente ese paradigma de crueldad, de brutalidad, de rabia y sadismo por el hecho de humillar, hacer sufrir a sus víctimas y asesinarlas en una carnicería de espanto -pues las víctimas siempre están indefensas y son sorprendidas-.

¿Podría hacer alguien que está perturbado mental, algo que los demás -el gobierno, los poderosos, toda la sociedad- no lo hace? Los locos reproducen eso que hay. Son como robots, que se limitan a imitar lo que hay. Por otra parte, que es lo que hacemos todos. Así que los perturbados mentales, se limitan a reproducir el paradigma de la sociedad: corrupción, inmoralidad, violencia y guerra.

Los gobiernos son elegidos por los ciudadanos, ¿verdad? Y si los ciudadanos no quisieran los métodos brutales, insensibles, violentos, no los elegirían. Por eso, los políticos y sus electores son igualmente responsables de lo que sucede. La ignorancia -las personas-, siempre culpa al otro de las cosas malas que suceden, lavándose las manos como si no tuvieran ninguna responsabilidad.

Por eso, por muchos cuidados en relación a la salud mental, la actual manera de vivir ha de generar división, insensibilidad, brutalidad y crueldad, violencia y guerra.

10. Otra guerra más. Y lo vemos tan normal. Recuerdo cuando la guerra de Vietnam, muchos de los que ahora ven la guerra como algo preciso, entonces se manifestaban, se sentaban en el suelo ante la policía. ¿Por qué esa sensibilidad ha desaparecido, se ha marchitado? Eso no es el problema de unos, de una generación, es el problema de toda la humanidad. Pues, uno también es responsable de la guerra que sangra, como la que hace unos días ya ha empezado con las matanzas y las carnicerías.

Colaboraciones, 15-01-2013

1. Empecemos, si te parece, Alfredo, por el bien y por el mal. ¿Qué entendemos por el bien y por el mal, tienen alguna relación?

2. Ahora no, Pablo, siempre ha habido esnobismo, exhibicionismo, vanidad, miedo a estar solo. Lo que pasa es que cada uno ve lo que está sucediendo en el presente. Pero todo, unas veces más y otras menos, se repite, siempre es lo mismo. Porque los hombres, estamos presos en nuestro condicionamiento. Y el condicionamiento es lo viejo y repetitivo, que sucede una y otra vez. De cada uno depende que ese condicionamiento no mediatice nuestras vidas y podamos ser nuevos, desacondicionados

3. Pongamos, Alfredo, que tú tienes previsto ir con un amigo, a un sitio donde tienes que comprar algo que te hace mucha ilusión -un libro que lo ibas buscando desde hace mucho tiempo-. Pero, tu amigo no pasa a por ti y tú te encuentras mal -lo consideras lo que sucede un mal-. ¿Estamos de acuerdo, que ahí hay algo que me hace daño?

Pero, sucede que una amiga tuya llama a tu casa y quiere verte, entrar. Así que, ella pasa y te dice: te acuerdas aquella vez que hablamos de ese libro que tú decías que era muy bueno, pues lo traigo aquí para regalártelo. ¿Están el bien y el mal unidos y conectados?

4. Y aunque, no hubiera sucedido esa sorpresa de tu amiga, tanto el bien como el mal tienen una trama y una raíz, que no podemos escrutar. Uno tiene que ser humilde, vaciarse de conceptos, de ideas, y aceptar la vida que es el presente el ahora.

5. Ves donde está el problema, tú me dices que yo no estoy vaciado de mis conceptos. Pero, lo que tú dices también es un concepto, porque realmente no sabes en realidad quién soy yo y cómo me comporto. Es mucho el tiempo que no ternemos contacto durante el día, para tener una información clara y exacta de los demás en internet. Por eso, podríamos empezar por descartar lo negativo. Porque, para que llegue lo positivo no podemos saber qué es, sino se convertiría en negativo. Es decir, al manosearlo el pensamiento, el ‘yo’, ya no es lo nuevo, el orden, el fin de la confusión.

Así que lo negativo, es decirte a ti: tú eres un sabio o un estúpido. Porque eso, son dos conceptos. Así que no digamos nada y todo irá saliendo: lo bueno y lo malo. Volvamos un poco más: para comer hoy han tenido que sacrificar un animal, que no quería morir, lo hemos sacrificado -aunque lo haya hecho el carnicero- para poder sobrevivir. Entonces, el mal de ese sacrificio está completamente relacionado con el bien de alimentarnos para poder vivir.

6. Eso que dices que los tribunales están en connivencia con el poder, ¿dónde, en qué país no sucede eso? La misma ONU, ante los EE.UU., y otros, es un títere de ellos. Ahí está el caso de Israel que no cumple las resoluciones que aprueba contra ese país, con la pasividad y la permisividad de EE.UU. O sea que a ti te toca vivir a un tirano, pero resulta que todos son tiranos. Si yo te contara lo que han hecho y hacen aquí, empezando por los diarios, las televisiones, las emisoras de radio, todos dicen lo mismo, obedecen a la voz de su amo: los ricos y poderosos, los aristócratas, la monarquía y su corte, la iglesia católica, los banqueros etc.

Siento por lo que estás pasando, pero la vida a cada uno nos da una pena. Tú eres muy rica y habrás tenido y tienes privilegios, pero también te toca lo que no te gusta. La vida es así, la tienes que comprender. De lo contrario, tu vida será una amargura que lo puede complicar todo aún más. Porque, si no comprendes te divides, vives en conflicto, no solamente con los que tú dices que son tus enemigos, sino con todas las personas. Pues al no tener paz, al vivir irritada y molesta, con las personas el trato te molesta. Porque quieres que te comprendan, quieres su complicidad para conseguir ese deseo de que todo cambie. Pero, ese mismo deseo que cambie toda la corrupción, te hace que prosigas con tu conflicto entre lo que es, la realidad, y lo que me gustaría que fuera, otra realidad que me sirve más y me satisface. Y, ese conflicto todos lo tenemos, pues todos queremos más, queremos algo que satisfaga mi miserable vida rutinaria, con sus amarguras y sufrimientos, con algunos momentos de placer y felicidad, no queremos envejecer ni perder la frescura, no queremos la soledad, queremos que nos comprendan y nos acompañen en nuestros deseos, ideas y teorías. ¿Pero es eso posible, María?

Así que, cuando uno ve todo esto es cuando se da cuenta de la inutilidad de querer algo que no es posible. Entonces, uno no hace nada, sólo mira y observa atentamente lo que está sucediendo. Y ahí está el fin del conflicto entre lo que quiero y lo que hay. Si no hay conflicto ni división interna –que es el que lo genera-, entonces cesa la confusión, el desorden. Y el orden, es el fin de la anarquía, del caos, de la contienda y las disputas. Porque este orden, es amor.

7. “Cuando pierdes contacto con la quietud interior, pierdes contacto contigo mismo. Cuando pierdes contacto contigo mismo, te pierdes en el mundo”.

Se supone que, si tienes quietud interior, estarás con ella. Pero si pierdes el contacto con esa quietud interna, ya no la tienes. Entonces lo que hay que hacer es percatarse de que, al no haber quietud interna, hay confusión y desorden. Por tanto, hay que volver a tener la quietud interna. ¿Cómo llegará esa quietud que ha desaparecido? Si realmente ves que la quietud interna -si la necesitas como el aire que respiras- ha desaparecido, ese mismo hecho de percibir la ausencia de quietud es el que nos lleva a la quietud de nuevo.

8. Gracias, José. Todo en la vida puede convertirse en un veneno. Con el abuso, lo bueno pasa a ser un veneno que nos destruye. Esto es muy difícil de asumir y comprender, porque nos preguntamos, ¿cómo puede ser que algo tan bueno como el dulce se puede convertir en amargo, o cómo por ayudar a los demás me puedo generar confusión, desorden y poner en peligro la vida de los demás? Es porque, el ‘yo’ necesita operar, Y el ‘yo’ es miedo, es vanidad, es codicia, celos, envidia. Y cuando todo esto se desarrolla, es cuando lo más horroroso puede llegar: hacerse adicto a las drogas, seguidor de un maestro o gurú, emprender un enfrentamiento que genere violencia y la guerra. El pensamiento está programado para resolver problemas. Y por eso, por todas partes ve y encuentra problemas.

9. Dios no dice nada. Es nuestro ego, el ‘yo’, que ha inventado la idea de dios, el que dice que él habla, dice y ordena. La mente puede jugar la peor jugarreta, inventar una entidad que puede ser un amigo, cualquier persona, santo o dios, y empezar a hablar mentalmente con esa entidad que no es real. Pero la mente tiene la capacidad de creer que es real, hasta el punto que puede hacer toda clase de tonterías, porque recibe informaciones que les da valor y cree reales, verdaderas. Esa es la base de las religiones, las que tienen santos, personas especiales, dioses, etc., a los que se acoge y ampara. 

10. Cuando asumimos que no nos entendemos, que no sabemos, es cuando ya empezamos a saber. Es lo mismo que uno que va sucio y no se da cuenta. Pero en el momento que es consciente de su suciedad, ya empieza a ponerse limpio, está dentro del ámbito de la limpieza.

Colaboraciones, 15-01-2013

1. Cuando un tigre mata, destroza y devora un ciervo, puede parecer que eso es el mal para el ciervo. Pero también es el bien para que, así el tigre pueda seguir subsistiendo. Entonces esa ley y paradigma, nosotros no lo hemos puesto, sino que está ahí desde el mismo principio de la vida. ¿Estamos nosotros incluidos dentro de esa manera de vivir, con sus necesidades incuestionables? Sí que estamos en ese paradigma. Por tanto, si no se puede cambiar es lo adecuado y ordenado -perfecto-. Así que el bien y el mal, no existe, es otro invento del ‘yo’, del pensamiento.

Con respecto a ¿quién soy o son los demás esencial, básicamente? Eso lo tengo claro y, según veo tú también, y no lo voy a abordar, tratar.

2. Cuando uno ve claro algo, eso es de él y nadie se lo puede arrebatar. Entonces esa claridad, es una luz para sí mismo y para todos los demás.

3. Juan Carlos, puedes explicar ¿por qué dices que eso que se ha escrito no es amor?

4. Juan Carlos.  El amor -si es amor de verdad- lo incluye todo. Ahí está lo incomprensible para la mente. Por eso juzgar a los otros parece tan superficial y banal. Pero, como el amor lo abarca todo, también incluye la posibilidad de juzgar a los otros. Esa es la ‘locura’ del amor, porque vuelve locos a los demás que no entienden. Y por eso, no se puede atrapar eso que está más allá de la lógica y el razonamiento de los hombres. De ahí que lo único que podemos hacer, es invitar –estar vacíos- a lo nuevo para que sea y manifieste.

5. Ernesto, las cosas son como son, que es la realidad. Por tanto, uno tiene que vivir con poder y sin poder. Porque es evidente que tenemos cierto poder, pero no todo, ya que también somos marionetas de la física y la química. Por tanto, como hay que vivir siendo poderoso y débil, hemos de ir más allá de esas dos posibilidades. De lo contrario nos convertiríamos en fieras solamente o en indefensos como nos parece un diminuto insecto.

6. Mientras el observador esté operando, el universo nos parecerá un caos en desorden. Pero en el momento que el que ve -el ‘yo’- llega a su fin, todo el orden se manifiesta en los animales, los hombres, las estrellas, el cosmos, toda la vida.

7. Ernesto. Una de las cosas que distingue lo verdadero de lo falso, es la necesidad –que es amor-. La necesidad tiene toda la fuerza del universo, aunque te lleve a la destrucción y la muerte. No hay otra manera de vivir, si nos mata es porque el orden así lo ha querido.

En la necesidad no hay preocupación por el bien o el mal, no hay dualidad. Cuando uno tiene muchísimo sueño, duerme donde sea y como sea; y si tiene sed o hambre también lo que hay lo toma, con tal de aliviarse y tener la fuerza para poder proseguir con la vida.

8. El autocontrol es una ilusión, porque el que controla, el ‘yo’, es una ilusión, ¿no es cierto? Por lo que, en toda clase de control, autocontrol, dominación, poder, existe el que controla, el dominador, el poderoso. Todo lo que nos divida es negativo nos deja fuera de la verdad, del amor. Así que todo la energía y el trabajo está en descartar eso que nos divide.

9. La realidad puede que no sea la verdad. Pero la fuerza de los hechos, sí que es la verdad, ¿no, Ernesto? Esto que estás leyendo es real, luego es la verdad. O, explica, si quieres y lo crees conveniente, cómo lo ves tú.

10. “Cuando no te atrape el ‘qué’ y ‘cómo’ de la situación, usted se convierte en psicológicamente libre”.

O no, porque la libertad incluye la posibilidad del ‘qué’ y el ‘cómo’.

11. Sí, ya hemos dicho que la verdad es infinita en posibilidades. Pero eso no quiere decir que nos pasemos -ahí está el peligro-, porque si es infinita en posibilidades quiere decir que puedo hacer lo que me dé la gana. Porque, el orden -que es implacable-, si es que eres cuerdo te recordaría y te pondría en tu sitio.

Por tanto, todo lo que decimos afirmativamente o negativamente, no tiene ningún sentido ni valor. Pues, hay libertad en todas direcciones. Y la libertad es amor, es la verdad.

12. La verdad cuando viene no se la espera. Porque no la conocemos. Y lo que no conocemos, no tenemos referencia de ello. Y por eso es la verdad: lo insondable, lo no medible, lo que está y no está más allá de todo. Todo es lo que significa la palabra todo; y más que el significado de la palabra todo.

13. La vanidad, el prestigio, el poder, nos divide. Y ahí empieza todo el proceso de la violencia y la guerra. Y todo eso es ignorancia. Porque, hay de aquél que es causa y motivo de provocación y de escándalo.

14. El caso es que la insensibilidad es la misma para los que se decían pacifistas, no de derechas. Pero actúan como la derecha tan cerril como todas. Y es que si quieres saber el hombre quién es, dale mando y dinero. Y ante el mando y el dinero, todos caen en la superficialidad, en la banalidad, en la victoria, en el nacionalismo occidental, es decir en la guerra.

Aunque la culpa no es de los guerreros, la culpa es de todos. Cada uno que asuma su responsabilidad, si quiere, si tiene sensibilidad para verlo. Porque es en uno donde todo empieza.

15. Lo que quiere decir que podemos ser tumbados por las circunstancias, obligándonos a hacer lo que sabemos que no es adecuado. Ese es nuestro problema, que es la vida y sus misterios.

Y para no hacer como ellos, no hemos de dejar que esas circunstancias, el que se hayan vuelto favorables a la guerra, se interpongan en la relación. Porque, si no acabamos cuando comienzan los problemas, nos las tendremos que ver con los grandes. Donde todo está más complicado, todo está ya ardiendo en la vorágine de la guerra.

16. El vacío es la inacción. Los problemas llegan con la acción, el deseo de vanidad, de avaricia, de más y más para ganar, triunfar, vencer. Pero todo eso nos trae la confusión y el desorden, las agresiones. Pues el placer nunca tiene bastante, ni de sexo ni de poder ni de dinero. Por eso, algunos hombres borrachos de alcohol, drogas, y de sexo, violan cruelmente a las mujeres, las deshumanizan y las asesinan, sin darle ninguna importancia, en el frenesí de más placer y todo lo que genera.

Colaboraciones, 16-01-2013

1. Pero es que Jiddu Krishnamurti, sin hablar de psicología, filosofía, etc., tenía un magnetismo de no agresión, de facilidad ante los problemas que nos causamos unos a otros. El hablar siempre es una anécdota. Pues la realidad es antes de verbalizar o escribir.

Jiddu Krishnamurti, estaba en su vida como todos, que es como un río del que no se puede salir. Entonces, hemos de ser comprensivos y compasivos con los demás, sean quienes sean.

2. Tito. Si hubiera que echar habría que echar no solamente a los banqueros, sino a sus cómplices, los que les toleraban sus desmanes monetarios. Pero esa no es la solución. La solución es de cada uno. Y por mi parte, no quiero que nadie sufra por nada que ha hecho, ya sea bueno o malo.

3. Eso que dices no hace falta que lo deseemos, pues las consecuencias llegarán hasta sus descendientes, de una manera o de otra. Pero el problema es, ¿quién los va a detener, o echar del país -como tú dices-? Yo no los voy a echar ni los voy a denunciar legalmente ante un juez. ¿Lo harás tú, Tito? Porque, siempre hay el mismo problema: el verdugo y la víctima se intercambia los papeles a cada instante. Por eso, se dice: haz lo que yo digo, pero no hagas lo que yo hago.

4. Los conceptos, las ideas y teorías, tienen un gran poder. Porque son manejadas por los poderosos, las religiones, la política, la ciencia. Ellos tienen sus psicólogos que trabajan para que puedan manejar sus asuntos y negocios, lo más fácil y sutilmente. Para así, seguir embaucando a las personas. Pero volvemos a lo de siempre, es uno solamente el que lo tiene que ver y hacer algo al respecto. Porque todos podemos ser también embaucadores, falseadores de la realidad.

5. Cuando uno tiene un cargo ha de ver porqué lo tiene. Pues del primer paso dependen generalmente todos los otros. Y cuando alguien tiene un cargo con autoridad para hacer y deshacer, ha de asumirlo porque si no se complica. Un policía, si lo es libremente cuando va a hacer su trabajo tiene que ir armado y preparado para usar la violencia. Si ese policía se quejara y protestara porque la policía usa la violencia y él no la quiere ejecutar. Si no renuncia al cargo de policía y sigue quejándose y protestando, desobedeciendo las normas, genera conflicto y desorden. Que van a generar eso que él no quiere: la brutalidad, las agresiones, la violencia.

6. Todo en la vida tiene su orden. Por tanto, sea lo que uno haga mientras no sea corrupto, racista, cruel, todo lo puede ser.

7. El domingo, 14-1-2013, la prensa publicó una crónica desde Nueva Delhi, con el titular ‘Seis detenidos tras la violación de una pasajera de otro autobús en India. La policía del Punyab busca a un séptimo implicado en la agresión’. Es decir, ha vuelto ocurrir: entre el viernes y el sábado, la pasajera de un autobús ha sido violada por más de media docena de hombres, incluidos el conductor y el cobrador. La mujer de 29 años, después de anochecer era el único pasajero. El conductor no hizo caso a la señal de que parara en la parada donde tenía que bajar y se dirigió a un lugar apartado. De allí a un edificio donde ya la esperaban cinco amigos. Los siete hombres se turnaron para violarla durante toda la noche. Antes de abandonarla a la entrada de su pueblo, ya de madrugada.

¿Nos damos cuenta de lo que somos capaces de hacer? He omitido los detalles más crueles y escabrosos. ¿Tiene esto solución en un país como India, donde las más profundas raíces tocan la verdad? Pero la verdad, la realidad, tiene tantas caras que si las viéramos todas nos espantaríamos, quedaríamos tocados, traumatizados. Por eso hay que estar alerta a todo lo que hacemos, porque el animal está ahí jugando, pero se puede enrabiar y enloquecer.

8. Hay que ir con cuidado, porque en toda ayuda también va incluida a la ayuda a sí mismo. ¿Puede haber una acción completamente desinteresada? Solamente cuando la mente no actúa, cavila, que es cuando alguien tiene alguna utilidad para los demás. Porque ahí, no participa el egoísmo.

9. Creo que ahora tocaba informar sobre la brutalidad y la crueldad contra las mujeres en India. Donde policías, abogados, funcionarios -algo parecido como sucede aquí- las toman con cierto desinterés. Pensando que ellas son las que incitan a los hombres en general. Que aunque eso es también es cierto, por la naturaleza de la mujer, no quiere decir que las tengan que asaltar, violar, asesinar.

10. El miedo es una proyección en el tiempo, ya sea en el pasado o en el futuro. El tiempo psicológico es el factor divisivo y perturbador que mediatiza cada cosa que hacemos.

11. Los animales no lo hacen en el mismo nivel, pero también odian. Detrás de toda agresión está el odio, el resentimiento, el agravio, que uno recibe o cree recibir. Ese es el drama, porque todos agraviamos y nos agravian.

12. Esta agresión también está en el mismo ámbito de la anterior. Porque, asaltar con violencia es el principio de la jauría humana.

13. Más combustible para que la jauría humana se ponga en acción para responder a otra jauría humana que ya ha operado, robando y haciendo agravios. En realidad, la vida es eso: una guerra de todos contra todos. Por eso, uno ha de estar al margen, fuera de ese paradigma de avaricia, codicia, vencer, triunfar y ganar.

14. La única manera eficiente y verdadera para luchar contra los políticos, es no hacer lo que hacen ellos. Esa es toda la cuestión, Enghelbertb. Mirar, observar, lo que hacen. Y lo más importante darnos cuenta cómo opera nuestro pensamiento y la mente. Y si vemos, seguro que actuaremos. Nosotros no somos muy diferentes de las máquinas, entonces cuando algo nos toca la tecla y hace clic, es preciso hacer algo. Pues, no es posible -si no es que uno es demente- no responder. Por eso, sólo se trata de ver claramente algo, como cuando vemos que el fuego nos quema y nos apartamos.

15. No parece tan simple después de tantos años de vivir de una manera, como era la esclavitud. Pues, los esclavos no sabían leer ni escribir en su mayoría. Ni tenían esa seguridad y descaro que tienen los ricos y poderosos. Y también, los no esclavos normales, que se creían que eran más que los esclavos negros. Pensemos ahora lo que nos cuesta el deshacernos de algún complejo o miedo -que no se consigue del todo, sino que eso se va y vuelve recurrentemente-, que nos parece banal y poca cosa, comparado con unas personas que eran esclavos, que sus padres y abuelos también lo fueron, que habían nacido y crecido en una plantación o finca y que nunca habían salido de allí, ni hablado con ningún blanco, salvo el negrero, el capataz o alguien que trabajaba en el mismo lugar.

Y que por tanto, eran personas demasiado vulnerable, débiles. Pues, los que viven en libertad, en las ciudades son más rápidos y desenvueltos en todo. Así que lo nuevo, aunque fuera la libertad -con todos sus peligros, reales o no- les daba miedo, o no se creían el que eran libres.

Colaboraciones, 17-01-2013

1. Todo eso tan descarnado que sucede en Sud América –y también en África y todo el oriente-, es porque los que mandan no han desarrollado la compasión, ni sus abuelos ni antepasados, -a los que podríamos incluir a los invasores europeos, especialmente españoles-. Es decir, como los poderosos terratenientes y adinerados no les dieron un respeto adecuado cuando entraron en contacto con los dueños del lugar, con su educación y trato de igualdad, es por lo que aún estamos con el mismo conflicto. Así que mientras la compasión y el amor, que se manifiesta en el respeto, el afecto y el cariño, el trato de igual a igual, no sea la manera con que se aborden los problemas, seguiremos con esas situaciones explosivas que provocan violencia y su crueldad.

2. Mangalesh. Somos cosmopolitas, no nacionalistas, ni defendemos a un país, o una región más que otra. La ocasión ha querido, para que en el grupo se hablara con intensidad de algo tan presente en todas partes como es la violencia contra la mujer, robarle lo que es más suyo como es el sexo a la fuerza, con violencia y que puede acabar con el asesinato de ésta.

La violencia está dentro de mí y de ti, y de todos. Pero de la misma manera que cuando en EE.UU., hay una matanza escalofriante -al menos para mí- y nos conmueve internamente. Ahora los dos últimos casos en India, creo que son merecedores, por ser tan humillantes todos los componentes que se relacionan con esos casos dados a la luz, que me obligan a sentir un dolor extremo en lo profundo de mi ser. Es por eso, que he creído adecuado que la información del segundo asalto y violación a otra joven mujer indefensa, habría que informarlo. Y si hubiera lugar tratarlo, como estamos haciendo. Solamente es publicar algo en el grupo, como tú tan a menudo lo haces.

3. Si piensas en las masas, te perderás en ellas, con su confusión y el desorden que llevan y generan, Jahaziel. Por lo que, para no perderse -ser engullido y arrastrado- hay que hacer en cada acto de nuestra vida, lo que tendríamos que informar y trasmitir en las calles, en manifestaciones, en pláticas y reuniones.

4. Permíteme, Rosa, que discrepe contigo. Pues, la edad no es un obstáculo para la libertad. Pues la libertad no está fuera, sino dentro de uno. Por otra parte, esa pretendida seguridad que creemos tener, no lo es en absoluto. Pues la vida, es algo que no se puede controlar ni prevenir ni dominar.

Entonces, habiendo visto que sólo existe la absoluta inseguridad, pensar que con una actitud conservadora y de miedo ante el futuro, y el presente, vamos a sentirnos seguros, es una vanidad que no tiene sentido. Es como querer cavar un pozo para conseguir algo, pero resulta que no hay nada que encontrar dentro del pozo. Lo que sucede es que esa actividad, nos distrae y nos evade de nuestro miedo y temor a la vida presente, a lo que pueda venir, a la muerte y todo lo que ello conlleva. Con afecto y con cariño.

Vijay. Todo eso que dices, delante de los hechos que han sucedido y sucede por todas las partes del mundo, todo parece tan burocrático. Que da la impresión que nos hayamos olvidado del afecto y el cariño. Que es algo que nos puede llevar al amor.

¿Por qué tenemos el corazón tan seco, tan lleno de datos, de conceptos, que hace que nos olvidemos que estamos tratando de seres humanos, de la sagrada vida?

Todo lo que has dicho, o puedas decir, es cierto. Pero, los hechos son los que imponen lo que es, la realidad. Y ante la realidad, si es que somos sensibles, y no indolentes, uno ha de hacer algo. En este caso, se supone que ha de haber comprensión de todo el hecho en sí y su solución.

Y no veo ninguna mejor solución que la compasión, el amor. Yo no sé lo que hay que hacer para solucionar los problemas, pero sí que sé lo que tengo que hacer para no provocarlos ni generarlos.

5. El escrito iba dirigido a personas que tienen o han tenido una información positiva, espiritual, religiosa, de India. Y por eso, he querido llamar la atención de que la realidad no es univoca. Es decir, para unas ciertas personas, India es sinónimo de sabiduría, de fuerza y vitalidad ante la vida. Pero, como todo lugar donde hay seres humanos, también está la miseria que ellos generan.

Por tanto, es solamente una actitud informativa, como también lo hago con EEUU, y otros lugares cuando suceden cosas escalofriantes.

Espero, Mangalesh, que esto que te he dicho disminuya o haga desaparecer tus reticencias hacia mi última intención.

6. “¿Qué podría ser más fútil, más demente, que crear resistencia interior a algo que ya es?”

Además de que es fútil, es lo que desencadena la resistencia interior: conflicto. Y todo lo que genera de agresividad, contienda, violencia y guerra.

7. Nosotros, Yevakte, venimos de dónde venimos. Y hemos llegado condicionados. Ahora nos hemos de liberar, mediante la comprensión, de ese condicionamiento egoísta, divisivo, que hace que nuestras vidas sean con dolor.

8. “Donde hay intereses creados, hay una falta de libertad”.

Los intereses son un negocio. Que son una meta para sacar beneficios, dominar, desarrollar la vanidad, el exhibicionismo. Por lo que genera una carrera competitiva, dónde el ser humano es una ficha, un peón, en esa carrera que no tiene fin, salvo el que el cuerpo resiste. Y ahí la libertad no es posible. Porque vemos a los demás como contrarios, a los que hay que derrotar y vencer.

9. La resistencia y su esfuerzo, es el mismo paradigma del dolor. Pues hay una colisión entre dos fuerzas, que desarrollan su energía antagónica. Por lo que, es como dos que estiran de una cuerda hacia sí. Se pasan toda la vida estirando, enfadados, queriendo vencer, cosa que no es posible. Porque el otro no nos dejará. Ahora imaginemos lo contrario: el acuerdo, la empatía, la charla cariñosa y afectiva, la alegría y el amor.

10. Si el esfuerzo, es consciente, con deseo, no libera. Sino que ata y confunde. Lleva a la pérdida de la belleza, con su armonía y el gozo del vivir. Sin el esfuerzo confuso y su conflicto, ahí está el amor.

11. El orgullo, la vanidad, el exhibicionismo, es el bucle donde vive el conflicto. Donde todo nos molesta porque queremos cambiar lo que es -la física, la química, la psicología-, inventando algo que no puede ser. De ahí la rabia, el conflicto ante todo lo que nos rodea: los coches que circulan, los horarios, la gente que no entiende, el trabajo y la tarea que nunca se termina. Y al final, al desarrollarse el conflicto, llega la violencia y la guerra.

Colaboraciones, 17-01-2013

1. Lo más útil que hay es el respeto hacia los demás, y a todo lo que existe. Ese es el motor que nos trae amor. Sin ese motor, todo lo que llega es la fricción, los enfrentamientos, las disputas, las guerras. Por eso, lo útil, ser útil, es hacerse amigo cooperante del universo, donde nada molesta, sino que tiene su sentido y significado, ya sea que nos guste o no.

2. La mente y su control, sólo sirve cuando hay comprensión. De lo contrario si se controla la mente, si se disciplina, si se la obliga, es como haber tomado una pastilla, una droga para aquietarla y manejarla. Por lo que el controlador, se divide de esa cosa controlada. Por lo que, seguimos en lo que altera y confunde a la mente: la división y el conflicto, entre lo que es y lo que me gustaría que fuera.

3. El amor no ahoga. Porque es el orden máximo posible. Si este orden nos mata y destruye, es porque el orden así lo quiere y necesita, para seguir siendo y existiendo el orden.

4. Los inventos de la mente como lo perfecto, lo que me gusta y lo que no me gusta, son los que nos desestabilizan al entrar en conflicto con lo que es, lo real, la realidad. Y esa fricción, es la que hace que nuestro confort que buscamos nunca llegue. Por eso, comprenda que esa visión de lo perfecto, la búsqueda de la seguridad y el placer, es lo que nos aleja de todo eso.

5. He leído tu entrevista en…, 15-1-2013. Gracias por las informaciones y comentarios.

Quiero decirle que, ya que usted es tan prudente y de tendencia favorable a la vida, cuando su nieto venga al mundo, y le pueda hablar, dígale que eso que hizo su madre de grabar un video en el que el tratamiento era de tolerancia y de patrocinio de la tortura y asesinato violento de los toros, por placer y diversión, es algo negativo y detestable. Propio de personas subdesarrolladas mentalmente, faltas de sensibilidad, llena de indolencia. Pues un animal, tiene todo el derecho a que no lo hagan sufrir, ya sea por diversión o maltrato, en espectáculos o en lo privado.

Espero que usted estará de acuerdo en que para triunfar todo no vale. Porque, si no perdemos la dignidad como seres humanos que somos. Ya que tenemos la posibilidad de ser capaces de experimentar la compasión y el amor hacia todo lo que tiene vida.

6. He leído tu entrevista en el diario… 16-1-2013. Gracias por las informaciones y comentarios.

Para que nazcan nuevos nacionalismos, han de haber otros nacionalismos más grandes, más poderosos y opresores. Porque esos nacionalismos opresores, roban el dinero, dictan lo que tienen que hacer en cultura, en la lengua, en la educación, en la política, en la manera de hacer las cosas.

¿Te parecería bien, qué desde aquí yo quisiera dirigir el aeropuerto de Munich? Verdad que parece absurdo. Pues el nacionalismo hace realidad ese absurdo. Y, ¿qué decir del reparto de tus impuestos, que yo te he cobrado, y te devolvería una parte, después de quitarte lo que quiera? Ya que quien reparte, parte y coge la mejor parte. Todo esto es tan viejo y repetitivo, tan infantil y superficial, que es lo que está degradando a los políticos y los que los apoyan.

Por tanto, la solución sería que los actuales nacionalismos, el español, el francés, el inglés, el alemán, el estadounidense, el ruso, el chino, el hindú, etc., desparecieran y abrieran sus fronteras, no dominaran ni explotaran a los más débiles. Que maltratan porque saben que se quieren ir de esa nación abusadora, ladrona, diciendo de ellos despectivamente que son separatistas, no solidarios, diciendo que son nacionalistas, pero en un sentido negativo y bastardo. Siendo que ellos son los más nacionalistas que hay, con su ejército, sus fronteras, etc.

¿Lo harán? No lo hacen. Y, por tanto, los nacionalismos pequeños -que son una nación dentro de otra nación- seguirán existiendo, queriendo, pidiendo, reclamando su independencia y la creación de su nación. Eso parece tan lógico y tan razonable, que negarse a eso, es un insulto a la inteligencia. Pero seamos serios y sinceros, esos nacionalismos poderosos no quieren dar la libertad a los nacionalismos más pequeños. Porque ellos sacan unos beneficios económicos, estratégicos. Que es la estrategia política de crear un enemigo interno contra la patria, la nación, y así presentarlos como indeseables, como si fueran criminales. Pues nadie hace ni tiene un negocio si no gana dinero. ¿Nos estamos comunicando, Ulrich? Espero que sí.

7, Siento decirte, Yevakte, que todo eso que dices son ideas y teorías, -vulgarmente se dice que todo eso son cuentos-. Me he negado a terminar de leer tu escrito al que considerarlo extravagante, supersticioso, superficial. Mientras no hables de hechos, no podrá haber una comunicación real. Por lo que, no podrás compartir lo que escribes. Solamente, te leerán los que piensan y escriben como tú. ¿Por qué si tienes amor por nosotros, los que no pensamos como tú, no escribes de manera que podemos todos entenderte con facilidad? ¿Por qué no dejas de lado ese idioma que has inventado, que es un atraso impresentable ante un organismo oficial, un notario, un juzgado, etc.? No te conviene seguir así, porque eso te deteriorará más, pues te aislarás.

8. La única verdad es tu vida y cómo la vives. Si la vives de manera que te divides de los demás, y entras en conflicto, todo lo que hagas, ¿qué sentido tiene, Yevakte? No elucubres ni divagues ni te inventes cosas, etc. Atente al hecho de que estás dividida, enfrentada con las personas. Y estarás de acuerdo que, en la base de toda actitud religiosa, ha de estar en el amor. Y mientras nos dividamos internamente, por ideas religiosas, extravagantes, fanáticas, por normas, por dogmas, por ideales, por la autoridad, etc., no va haber amor en la vida. Atente a eso, no huyas. Lo que vale son los hechos no la liturgia, los ritos, rezar el rosario, ir a entierros, ir al templo o la iglesia, bautizar, casar a las personas, predicar.

9. Pues mira, Yevakte, eso quiere decir que todos somos básicamente iguales psicológicamente. Por eso, si tú me quieres conocer a mí, solamente te tienes que conocer a ti. Verás que claro sale todo. Pero, tienes que asumir tú también quién eres. No hagas aquello de ver la paja en el ojo ajeno y no ver la biga que tienes en tu ojo. Porque si no, todo eso es un cuento infantil, una pérdida de tiempo.

10. Lo que mejor funciona, son los hechos. Y no las palabras, las ideas, lo que han dicho los otros, por sabios que sean, lo que dicen los libros. Son los hechos, los que marcan la diferencia de lo que se dice, para que tenga sentido o no.

11. Igualmente, Yevakte. Gracias, por hacer lo posible para que podamos, aunque sea comunicarnos por escrito. A veces me pregunto. ¿qué pasaría si viviéramos en el mismo lugar y nos viéramos por la calle, habría una relación para ir juntos a algún sitio o sería todo frialdad y huidas?

Colaboraciones, 18-01-2013

1. El pensamiento no deja de hablar, porque está condicionado para resolver problemas. Y digamos que siempre vive en un estado de emergencia, sino de pánico, porque de todo hace un problema. Por tanto, Tito, sólo cuando vemos cómo funciona, que por mucho que actúe, trabaje, indague, no va a solucionar los problemas, es cuando las neuronas se aquietan. Es decir, el mismo pensamiento se tiene que dar cuenta de su agitación, de su fricción con las cosas que suceden. Y es cuando se da realmente cuenta, que todo cambia.        

 2. Hola Yevakte.

Te hablo por aquí porque no sé cómo ibas a reaccionar en el grupo, pues cuando me has dicho que te ibas a trabajar, laborar -según tú dices-, quería preguntarte en qué trabajas. Si no quieres contestarme, lo comprendo. No te preocupes. Pero si quieres contarme algo más íntimo de ti y no quieres exponerlo en el grupo, yo lo recibiré con afecto y con cariño.                                          

¿De qué te asustaste de la noche en sí o en alguna cosa en particular?

3. ¿Tomas alcohol o drogas?

4. Primero que nada, cuando dices acá, eso no quiere decir que yo me identifico con el grupo o con las personas que hay en él. Para serte sincero, ahora mismo no sé los nombres de quienes forman el grupo.

En cuanto a lo de los bucles mentales, todo influye. Si va al cine, o ves una película en casa, si es lo bastante fuerte te puede dar un toque que puede durar un tiempo; si vas a una discoteca y pasas allí varias horas, también te excitas y puede alterarte un poco. Pero, tanto el alcohol, como la marihuana, el hachís, etc., la coca y todas las de su nivel, no te quepa duda que todas son desestabilizadores mentales, porque todas las drogas son de una manera o de otra alucinógenas. Además de por la parte química en sí, también está que al desinhibirnos el miedo hacemos toda clase de tonterías. Que luego cuando pasa el efecto, recordamos lo que hemos hecho y ante los recuerdos se nos disparan las neuronas, generando bucles –loop-.

5. No sabemos lo que podríamos hacer ante una situación límite, como el allanamiento del lugar donde vivimos por una persona extraña que vas a robar, etc. Si dices algo, eso no es. Vikram. Porque aún está por llegar y lo que digamos será una proyección en el futuro.

Pero tienes razón al referirte a los que hablan de la ilusión -maya- de la realidad. Porque, el cuerpo tiene su autonomía e inteligencia particular, sus propias necesidades. Y ante un hecho de peligros con su estrés, pánico, etc., donde todo se acelera, ahí el pensamiento no puede operar. Sino que lo que opera es el orden, ya sea favorable o desfavorable para nosotros.

6. Alucinar es ver lo que no es. Pero también es ver lo que es, que en un estado normal no veríamos. Pero ahí está el peligro de las drogas, en su doble posibilidad, que puede llegarte eso que te hace alucinar mal o bien. Es como la velocidad de los coches o motos: hay una velocidad que tiene menos peligro, pero si aceleramos mucho entonces el peligro realmente está ahí.

Alucinar es ver las cosas subjetivamente, como lo hace un fanático, o un loco, que digamos que solamente lo ve él. Sé de personas, que han visto abrirse una pared en dos partes. Y claro, era una alucinación.

También están los que pueden ver más claramente el comportamiento del pensamiento, de la mente, de las personas. Pero todo esto no tiene ningún valor, si no va seguido de un cambio radical en la vida de quien lo ve y experimenta. De cualquier manera, las drogas son expansivas, pueden ver muy lejos o profundamente.

Pero todas ellas destruyen las neuronas, la mente y los cuerpos, he conocido a varias personas que murieron bastante jóvenes, con el cuerpo viejo, y casi dementes, que eran personas bellas, brillantes a su manera y capaces de todo en su juventud –con tan solo unos diez o quince años de diferencia-.

He tenido mucho contacto con drogadictos durante varios años y ninguno de ellos cambió su manera de vivir, todos eran en principio observadores y gozadores activos. Pero con el tiempo se hacían astutos, taimados y sumamente peligrosos. Capaces de hacer lo que no se puede explicar con palabras lo horrible y desagradable que hacían. Era como una jauría sin frenos, sin moral, sintiendo y experimentando placer en todo. Eran todos amigos y enemigos a la vez, como nos sucede a todos: drogados o no, educados o maleducados, incultos o ilustrados, ricos o pobres. Todos hacemos lo mismo, ahí no hay distinción alguna.

7. En cuanto a la dependencia y los problemas sociales que genera, eso es otra cosa tan destructiva que también interfiere en la salud física y mental. Pues al no estar legalizada tienes siempre una actitud de ilegalidad, donde siempre estás viendo policías al acecho. Y la dependencia es bastante miserable y desagradable. En realidad, la droga es como todo lo que es muy fuerte: tiene cosas muy buenas y tiene cosas muy malas. Las personas y los países también hacen lo mismo: los más poderosos pueden ayudas mucho, pero también pueden arrasarlo todo en una agresión, invasión o guerra.

Conozco muchas drogas y todas son adictivas. Afortunadamente, en mí no han producido ninguna adicción nunca. Aunque no he sido un drogadicto. Si no que las tomaba por relaciones sociales, afectivas y caritativas. Nunca por vicio o adicción. Cuando quería, salía unos meses o un año y luego volvía. Hasta que todo ese llegó a su fin. Y de eso hace ya treinta años.

8. Visto desde aquí, no sé si es mejor eso, o que la ansiedad y el estrés de los supermercados entrando y saliendo sin parar cargados con los carritos de la compra. Y que no hay nada perfecto en la vida. Dicen que el equilibrio entre los dos extremos. Pero eso es otra idea y teoría. Otra complicación más, porque cada uno tiene su término medio, con lo que no nos ponemos de acuerdo -ni tampoco con los extremos.

9. Creo que el problema es creerte la historia de la droga. Porque la droga no es solamente tomarla, están los amigos y colegas, el ritmo que llevas en la vida, el ambiente en que más a gusto te desenvuelves y finalmente lo que quiere uno hacer con su vida. Por eso, los que están enganchados, para desengancharse tienen que cambiar de amigos. Dejarlos estar y tú ir solo, hasta que te acostumbres a ir con todos y con ninguno. Esto es muy difícil porque al encontrarse solo, todos los males van a ti. Tú pierdes esa valentía del grupo, esa seguridad.

Aunque hay algo definitivo: cuando uno ve el abismo que tiene a los pies, por llevar la vida que lleva, si lo ve realmente, uno se aparta y descarta ese precipicio. Ahora el problema es verlo, porque muy pocos son los que lo ven y lo descartan radicalmente.

10. Michael. En el ver claramente la realidad, lo que es, tal cual es, eso desencadena una acción que es total y definitiva. Donde está acción de ver a esa intensidad, genera el orden. Y este orden es amor. Porque la división y el conflicto han desaparecido.

Colaboraciones, 18-01-2013

1. Vikram. El cosmos actúa no actuando. Así es el orden. Porque si el cosmos actuara en una dirección desestabilizaría todo el cosmos y llegaría el caos que hay en la tierra. Así que es como si fuera que la tierra es un manicomio dejado a su suerte pase lo que pase. Por eso, en la no acción hay acción total.

2. Aunque parezca un cuento infantil, o representativo de tu inclinación religiosa, es verdad que el que da recibe de una manera o de otra. Y tan fácil que es de decir y ver y tan difícil de ponerlo en práctica. Gracias, Carmen.

3. “Todo juicio… es el juicio de uno mismo”.

Eso mismo pasa cuando uno le recrimina algo a alguien. Y se da cuenta que uno mismo hace lo que estás recriminando a otro. Cuando se ve, entonces llega una sensación de ridículo y de liberación. Gracias.

4. Gabo. Eso que dices que hay que comer sano y hacer actos también sanos, es verdad. Pero, la realidad, que es el amor en acción, para vivirla hay libertad para hacerlo en todas direcciones. Porque, si nosotros ponemos una norma, que es como una ley, entonces los que no quieren o no pueden aceptarla ni vivirla, quedan excluidos. Y ya sabes, todos somos excluidos por otros que no piensan como nosotros.

5. “El pensamiento en sí mismo nunca puede saber lo que es el Cristo”.

Nadie sabe lo que fue Cristo. Primero, porque la vida es un misterio, donde todo es una unidad. De manera que, si no hubiera sido por la traición de Judas, etc., el Cristo no podría haberse consumado.

Y segundo, porque nadie sabe lo que pasaba por la mente de Cristo en los tramos finales de su vida: si rabiaba y maldecía dentro de él, si el dolor no le molestaba. Y se sentía confortablemente en ese dolor. Así que, ¿quién sabe y conoce lo que le pasa en realidad a cada cual? Además, lo que le pasó a Cristo, es lo que pasa cada día a millones de personas: torturados, violados, humillados. Los que se mueren en una agonía interminable de hambre, en la miseria más desesperante, porque saben que hay unos que son indiferentes a sus necesidades y su dolor, que les sobra de todo, donde echan millones de toneladas de alimentos a la basura. Pues, eso se podría solucionar en un abrir y cerrar de ojos si tuvieran sensibilidad, compasión y amor.

6. Yevakte. No dije que tú y yo, si nos viéramos huirías. Me refería a todas las personas del grupo. Que, si nos viéramos por la calle o en algún lugar, entonces sabríamos en realidad quiénes somos. Tampoco te dije mentirosa, te dije que no inventaras lo que no sabes.

7. Pero en aquella época, con tan buena administración que había, pero la miseria, el hambre, la explotación, no lo erradicaron. Si no que los dictadores campaban como los dueños de todo lo que existía. Y ellos toleraban y consentían la injusticia, la brutalidad y la crueldad, el hambre, en tener un gran ejército. Son los mismos perros, pero con diferentes collares. Seguro que si tú hubieras vivido en aquella época hubieras hecho lo que haces ahora: cuestionar a los que mandan, como debe ser. Los que mandan no van a resolver los problemas, porque no saben y no les conviene a sus intereses. Porque para que haya ricos, ha de haber pobres.

8. El principio de todo no lo podemos saber ni conocer. Por tanto, tampoco sabemos cuál fue la primera causa que lo originó todo. Por eso, la responsabilidad final de todo lo que ocurre no es nuestra. Ni tan siquiera podemos saber cuál es realmente el grado de la voluntad y del deseo genuino nuestro. Por lo que, en la inacción hay acción total. En la inacción no sabemos lo que puede ocurrir, pero lo que ocurra será el orden que no es ni mío ni tuyo ni de nadie.

9. He leído tus respuestas, sobre tu interpretación de Abraham Lincoln, en la entrevista que ha publicado el diario… Que te ha hecho Gabriel Lerman en los Ángeles. Gracias.

Creo que todo el éxito y la facilidad para interpretar un personaje está en entrar en trance. Y así poder entrar en el alma del que se está representando. Lo que sucede es que los actores tenéis esa facilidad de entrar en trance de manera que no le dais importancia. Aunque en realidad, cualquiera que haga algo con todo su ser y su corazón ya está en trance con eso que está haciendo. Los humoristas, los payasos, los que pronuncian conferencias, pláticas, etc., no son ese que está actuando. Pues en su vida cotidiana, la normal, es alguien diferente.

10. Mientras haya un deseo, ya sea espiritual, caritativo, de justicia e igualdad, etc., va a generar fricción, colisiones. Y todo lo que llega consigo de agresiones y disputas tanto internas como externas.

Cuando uno ve toda esa vanidad de querer hacer hacia fuera, con toda su lucha, para solucionar los problemas, es cuando todo se aclara y se transforma dentro de nosotros. El problema es el deseo, que genera más deseo. Ya sea hacia adelante o hacia atrás. Cuando las dos direcciones, o posturas, son lo mismo.

11. He leído tu entrevista, tus respuestas e informaciones, que han publicado en el diario… de hoy.

El problema surge cuando uno no puede ir más allá de su problema. Los problemas son motivados por la división interna que genera a su vez conflicto. Conflicto entre lo que soy y lo que quiero ser. Conflicto con la realidad que no me gusta. Y conflicto con la realidad que yo invento, que sí que me gusta.

La pregunta es: ¿puede ese estado dividido de la mente cesar y desaparecer? Por la acción de la voluntad no puede lograrse que desaparezca la fragmentación, porque ese deseo de solución incrementa el conflicto. Por lo que uno tiene que vivir con ese estado divisivo -neurosis-. Aunque, cuando uno es capaz de ver toda esta trama del pensamiento, como un peligro que es para nosotros y para los demás, es cuando somos capaces de ir más allá de la división y el conflicto que la acompaña.

En realidad, nada sabemos de ¿por qué unos si que pueden ver lo negativo y descartarlo y otros no, teniendo la misma información, la misma terapia?

12. El problema está que respondemos a un problema creando otro. La mente parlotea, pero queremos silencio. Y esos dos deseos generan agresividad, roces y fricción, por lo que no hay ni silencio ni parloteo, sino confusión. Pero, si estoy atento a ese parloteo, si gozo con él, él me contará su secreto, lo entenderé. Y si entendemos algo, ya no hay conflictos contrapuestos. Porque en la comprensión de algo va con ella la solución. Que no sabemos si es el ruido o el silencio. Pero sea lo que sea, no molestará. Y no habrá fricción ni conflicto. Si no solo ver lo que está sucediendo.

13. Para que lo veamos claramente zambúllete en ese parloteo, ya sea que te guste o no. Porque ese parloteo no es ni más ni menos que la vida. Y en la vida hay tantas cosas que nos molestan que, si reaccionáramos, siempre estaríamos peleando con todos. Porque hay unos que los veo demasiado serios, otros bulliciosos, unos sin pelo, otros con pelo largo, unos trabajan sin parar y otros no quieren hacer nada. Entonces, vamos a estar peleándonos con todos esos que no nos caen bien. Y las posibilidades son infinitas para que alguien nos disguste.

Colaboraciones, 19-01-2013

1. Hasta que dejemos de creer en nosotros, habrá que vivir con eso. Hay otra oportunidad, ir más allá de eso que soy. Si yo soy africano, porque nací allí, soy negro de piel. Tengo que ir más allá de esas tonterías del color de la piel y del lugar de nacimiento. Dicho esto, uno tiene que morir a la identificación cultural, al romanticismo, a las emociones folclóricas, nacionales, banderas, himnos, etc. De lo contrario todo esto nos desbordará y entraremos en la dinámica de la identificación con todos los problemas fricciones, disputas, enfrentamientos.

2. Hasta llegar ahí, Gisela, hay un trecho. O eso que has publicado, podemos hacer que sea un hecho. Porque, vivir en el vacío siempre, ¿es ello posible? Que vendría a ser lo mismo que estar completamente liberado, iluminado, sin conflicto ni dualidad. ¿Es ello posible? No unos minutos, unas horas, unos días, sino hasta la muerte.

3. Cuando hay algo que nos exige toda la atención -un peligro inminente, la visión de algo que tiene mucha belleza, como el volar de una manada de pájaros-, ¿qué es lo que existe ahí en esa percepción? Pues el ‘yo’, ante esa atención total desparece. Luego, solamente hay la percepción desnuda, un darse cuenta de lo que está sucediendo sin poder intervenir, aunque uno actúe. Y en ese actuar, que es la inteligencia operando, es donde está el orden.

4. Pero, Fernando, no respondes a la cuestión, de si uno puede liberarse -estar fuera de la dualidad, de los opuestos, del conflicto- para siempre.

5. El que quiere provocar que la atención se desconcentre, es el mismo que genera la concentración, la identificación: el ‘yo’.

6. La vida realmente vivida no tiene dirección alguna. Tiene una capacidad para ser e ir en todas direcciones.

7. El ‘yo’ es el que crea la memoria, que es el sostén del pensamiento, el pasado. Y el pasado, en el ámbito psicológico -no cronológico-, es el que no puede salir del surco de la división, la fragmentación interna. Y si hay división, ahí está el desorden, la contienda, los enfrentamientos.

8. Yo no creo el ‘para siempre’. Lo crean los que creen en el nirvana, la iluminación, la libertad total. Los que creen que no hay cuerpo ni nada material, que es lo mismo que el estado en nirvana.

9. ¿Quién sabe cuándo llega el momento del nirvana, Nicolás? Se puede hacer un manual, un listado de las características de los que tienen o no tienen su vida en el nirvana. ¿Y quién lo va hacer, cómo sabe él lo qué es el nirvana? ¿Se puede examinar alguien para aprobar y entrar en nirvana? Todo esto es infantil y sin sentido.

10. Si no existe el nirvana, ¿cómo va haber un creer verdadero en el nirvana? Creer cada cual cree en lo que quiere, le satisface y le conviene.

11. La memoria, el pasado, el ‘yo’, son lo mismo, tienen una misma raíz que no llegamos a ver el origen –pues sería ver el origen de la vida-. Si no te cae simpática la palabra ‘yo’, di condicionamiento. Otra palabra que abarca todo: el pasado la memoria, etc.

¿Por qué tienes esa manera de rizar el rizo, haciendo un bucle de palabras y conceptos? Todo es más sencillo a la hora de explicarlo. Aunque entenderlo ya es otra cosa.

Me puedes explicar qué es eso de la filosofía advaita -otra palabra rimbombante, orientaloide-.

Gracias, Fernando.        

12. El problema está, Daniel, en que todo lo que alguien dice que es la verdad, tú lo ves falso. Pero, él dice que todo lo que tú dices es lo falso. Salir de ahí, de ese conflicto de intereses, vendría a ser la verdad.

13. No puede haber división alguna entre la ciencia, la materia, lo material, con lo espiritual o dios. Porque dios sería el estado puro de amor, donde todo forma una unidad indivisible, donde todo queda englobado sin ser excluido nada ni nadie. ¿Lo ves claro, Rodolfo?

14. Todo puede ser una ilusión. Cierta vez estaba solo en medio de una planicie de arrozales inundados con decenas de kilómetros a la redonda. Era cuando el sol ya está bajo del horizonte por la tarde y las luces, las estrellas, ya empiezan verse con más intensidad, cuando apareció una luz -que debía ser un avión- que cuando la miraba ella se venía hacia mí. Así estuve un tiempo siguiendo con el coche: cada vez que miraba lo encontraba más cerca de mí. Hasta que al final deje de mirarlo y ahí se acabó todo.

15. Aunque estuviera hablando toda la vida sin parar, todo sería una repetición de lo mismo: porque no sabemos ni el principio ni el final, de lo que es eso: la vida. Sólo sabemos el tiempo que es este periodo en que vivimos. Y si uno no sabe algo lo que es. ¿qué, sentido tiene hablar de ello? ¿Se puede hablar de la nada, de lo que no es?

16. Los ateos son los que no creen en el amor, no tienen compasión. Y por eso excluyen a los que no son como ellos. Alguien que no tenga amor, siempre verá enemigos en los que no piensen como él. Por eso su vida es un infierno pues les molesta el calor, el frío, los jóvenes, los viejos, las mujeres, los hombres, los niños, los que van desnudos en la playa, los que hacen el amor sin ningún problema, los homosexuales, los drogadictos, las prostitutas, los desheredados de la tierra. Porque como no creen lo mismo que él los ve como enemigos.

Si uno tiene amor, la palabra ateo o creyente no tiene ningún valor. Pues con el vivir cotidiano, el de cada día, con los retos que nos llegan, ya le basta. Porque su único combustible es el amor.

17. El cerebro salvo en lo mecánico y doméstico -saber cocinar, leer, hacer una suma, etc.- no sirve porque es un estorbo. Ya que el cerebro es el depósito donde está todo el pasado, que es su condicionamiento. Por tanto, el cerebro y su pensamiento, nada nuevo nos puede traer. El cerebro sólo trae la parte animal: que se manifiesta en el ‘yo’. Es decir, solamente ‘yo’ y sólo ‘yo’, sin importarme los demás, todo lo demás. Por lo que, como los demás hacen lo mismo, la vida se convierte en una guerra de todos contra todos. Luego, lo endulzamos con bonitas palabras, como la paz, la igualdad, la caridad, lo endulzamos con la buena educación –que, aunque tenga su sentido, su momento y su lugar, no tiene ningún valor-. Es decir, el pensamiento –que es la herramienta del cerebro- se reinventa siempre desde el mismo patrón, con el mismo paradigma de sólo yo soy lo importante. Y siempre tengo que triunfar, vencer, ganar, derrotar.

Colaboraciones, 19-01-2013

1. Los que defienden una idea o teoría, no pueden llegar a algo definitivo. Porque una idea o teoría se puede contrastar con otras ideas y teorías. Por lo que es vano seguir por esa vía, que nunca se van a encontrar los dos railes del tren.

2. Enghelbertb, si tienes problemas con la vecina y ves que ella no cambia su actitud de falta de respeto hacia ti y los otros. ¿Podrías cambiar de casa o de apartamento? Ceder para que no haya más conflictos y problemas. Y así darle la máxima lección posible: demostrarle con hechos lo que hay que hacer para que haya paz y no conflictos.

3. Por eso te he dicho, Enghelbertb, que, en lo mecánico, en lo doméstico, el cerebro y su pensamiento, sí que tiene su sentido y valor, para hacer el pan de arepas, para hacer un programa para el ordenador. Pero, para lo que no sirve el pensamiento es para que llegue algo que no ha sido tocado por él: lo que es sin conflicto, sin vanidad, sin codicia ni avaricia, sin un deseo, taimado, mentiroso, cruel.

4. Pero, si después de dialogar, de hablar, de almorzar juntos viendo la manera de no molestaros el uno al otro, pero no hay resultados favorables para el respeto, ¿qué solución vas a darle a esa situación de que tu vecina te molesta y no te deja dormir, con las fiestas por la noche? Las soluciones son pocas: O tú tragas sus fiestas. Te agregas a ellas. Le haces la guerra. O, cedes y te vas de ese lugar a vivir a otro sitio. ¿Tú, tienen otras soluciones?

5. Los creyentes, Lucas, le dan a la vida un significado, el que sea, esa es su obsesión –significado que siempre acaba en un dios todopoderoso, que el hombre lo ha encarnado en los reyes, los soberanos, los mejores, los campeones-. Pero, el resultado es la absoluta falta de amor y compasión. Porque el mundo está lleno de creyentes que darían la vida por una idea -su país, su religión, su teoría, su codicia, su deseo de vencer, etc.-. Y esta actitud tan aberrante y cruel, es la que ha creado la manera de vivir en que unos tienen de sobra de todo, destruyan sin ningún respeto todo lo necesario para vivir. Cuando hay otros -millones- que no tienen nada para comer, se mueren en una agonía de debilidad y desesperanza. Por el olvido de esos, que no saben qué hacer con eso que tienen y les sobra, que destruyen y le dan un mal uso con su falta de respeto. Ese es el resultado de veinte mil años de creencia religiosa en un dios, con sus ritos y su parafernalia, con su superstición. Es decir, es el resultado es la absoluta falta de amor y compasión por la vida, por los hombres. Lo que indefectiblemente provoca y genera la violencia, la guerra y toda su crueldad.

6. Por tanto, la verdad es ver la manera de salir de ese conflicto de intereses.

7. Un conflicto de intereses quiere decir: A contra B. Y, B contra A. Conflicto entre pobres y ricos, entre creyentes y no creyentes, entre mujer y hombre, entre marido y mujer, entre el que hace algo y el otro no quiere que lo haga. ¿Puede ese paradigma del conflicto desaparecer? Si desaparece ahí está la verdad, nos guste o nos disguste.

8. El pensamiento solamente puede operar en lo conocido, que es la fragmentación y la fricción interna. Por eso, todas las soluciones del pensamiento, por agradables, gananciales y placenteras que sean, no son más que la continuidad que la pérdida de confort. Donde el sufrimiento desestabilizador impone su ley.

9. La vida es energía condensada en la materia. Y la materia ni se crea ni se destruye, si no que se transforma. Por tanto, esa descripción es una especie de apaño que no responde a tu pregunta: ¿La vida tiene origen?

Nosotros somos animales, evolucionados. Pero, nuestro cerebro sigue siendo el del animal -con el añadido espiritual y el desarrollo psicológico-. Por eso, al hacer la pregunta de si la vida tiene origen, sería tanto como pregúntaselo a un gorila o una hormiga. Ellos, como todos los animales, saben que hay algo que no dominan. Y no se preocupan por eso. Se preocupan por la comida, lo que comen. Y por todo lo que necesita el cuerpo, que les exige que se le dé.

Esto es así, Nicolás, porque hay lo que se llama el infinito. Entonces cualquier cosa que digamos, puede rechazarse tanto como afirmarse infinitamente. Así que, uno descarta todo eso de los orígenes y se atiene a lo realmente importante: a alimentarse, a vivir en armonía con las personas, creando para ello los menos problemas y conflictos posibles.

10. He leído tu entrevista en la que hablas de la nueva guerra en Mali, en el diario… de hoy. Gracias.

Hay algo que parece que se repite en la historia de los hombres: los conflictos, las luchas y enfrentamientos, la violencia y la guerra. Durante la mayor parte del siglo pasado, todo lo que sucedía de negativo, el poder, el establishment, siempre les daba la culpa a los comunistas. Ellos encarnaban todos los males desestabilizadores, todos los peligros. Y hubo muchas guerras para combatirlos allá donde se pretendían instalar, en un país, una zona. No quiero decir con esto que los comunistas, tenían razón con los métodos para hacer fracasar y descabalgar al poder, apoderarse de él: desestabilizaban, creaban un clima de revuelta, manifestaciones, revoluciones armadas sanguinarias, guerras, etc.

Ahora, en la actualidad, sucede lo mismo con los musulmanes, que son presentados como los únicos responsables de todos los conflictos y problemas.

En ambos casos -el comunista y el musulmán-, siempre son los culpables ellos solamente. Cuando un conflicto, desavenencia, disputa, entre personas, los culpables son las dos partes.

Y ese es el mal endémico de los hombres: los otros siempre son los culpables, nosotros tenemos la razón. Y por ello, estamos legitimados a ser violentos para defender e imponer lo que nosotros creemos que es lo mejor, lo verdadero.

Y ese mismo problema, ese paradigma, es el que se repite a todos los niveles, ya sea el global, el de las alianzas mundiales, el de cada país, el del nivel personal con otro.

¿Puede haber paz con esta manera de vivir en que el ‘yo’ es el que dicta la manera de proceder en todos los ámbitos? Nunca ha habido paz, ni dentro ni fuera de nosotros. Y si el ‘yo’, no es comprendido, visto dónde está su raíz, para ir más allá de él, seguiremos sin un solo día de paz. Seguiremos teniendo los cuarteles llenos de militares, llenos de armas destructivas y mortíferas. Seguiremos invirtiendo millones y millones para mantenerlos, cuando estamos sustrayéndolos de los servicios sociales.

Con esa actitud insensible, corrupta, indolente, ante el sufrimiento de los demás, ¿puede haber paz? No lo puede. Solamente desencadena conflicto, enfrentamiento, violencia y guerra.

Colaboraciones, 19-01-2013

1. He leído tus respuestas, comentarios e informaciones, sobre tu última novela, en la entrevista que ha publicado hoy el diario…

Respecto de lo que has dicho, de que hay momentos que has de decidir algo que condicionará enormemente toda tu existencia posterior. Eso que parece así, no lo es. Es una ilusión. Pues, es el ‘yo’ el que está decidiendo qué es lo importante, transcendente, y que no lo es. Pues todo está unido: una causa genera un efecto. Y a su vez, ese efecto va a generar otra causa. Es decir, todo es una continuidad, como el hilo de lana de un jersey. Todo está relacionado con todo, con el clima, lo que comemos, la educación, dónde nacemos, los padres y familia, la religión, la cultura, etc. Y a partir de ahí, todo es como un engranaje en el que todo está relacionado con todo. Y antes de eso, ha habido infinitas causas y efectos que han hecho que tus padres se conocieran y hicieran lo que tenían que hacer para que tú nacieras. Y así, también nuestros antepasados más lejanos, que se pierden en el tiempo.

Lo que no podemos saber es el inicio de todo. ¿Cómo se creó la energía y todo lo que existe? ¿Qué pasó para que la energía se condensara en materia, para poderse generar el mundo material, nuestros cuerpos? Pues todo esto, como participa del infinito, las posibles descripciones, ideas y teorías, también pueden ser infinitas. Rechazándose y, a la vez, afirmándose hasta el infinito.

Por tanto, lo que sí que sabemos es que nosotros tenemos una posibilidad de ir más allá de todo este drama, que es la vida, nuestras existencias. Viendo y descubriendo cómo funcionan nuestros pensamientos. Y veremos cuán divisivo es el pensamiento. Y división quiere decir conflicto. Y conflicto, enfrentamiento, contienda, agresiones, violencia y guerra, con todo su horror y crueldad.

Así que habiendo visto el origen del sufrimiento, de la angustia por querer y no poder conseguir eso que queremos, la felicidad. Es cuando nos damos cuenta, que el pensamiento, y su invento el ‘yo’, han de cesar, desaparecer. Y eso sólo se ve, cuando vemos y comprendemos todo el peligro que es que el ‘yo’ esté operando.

Verlo con la misma intensidad, como cuando tenemos un animal salvaje que viene hacia nosotros. O, vemos un veneno, que sabemos que si lo tomamos va nuestra vida en ello.

2. Es mejor no saber el personaje que representamos, porque así estamos limpios de imágenes. Físicamente tenemos una imagen de blanco o de negro, de mujer o de hombre, de bajo o alto, de inculto o de culto, etc. Y todas estas imágenes nos dividen de lo que realmente somos: nada, el ser, la conciencia, la percepción. Así que fuera los papeles, que aunque no los queramos, ellos vuelven y nos distorsionan, nos confunden, generando fricción, tanto si nos gusta como si no. Porque, la realidad, es la que es, y no se puede ajustar a nosotros. Al revés, somos nosotros los que la tenemos que comprender y no dividirnos de ella.

3. Si las preguntas no pueden ser contestadas verbalmente. Si alguien logra contestarlas no verbalmente, tampoco podrá explicarlas ni escribirlas. Porque lo que está más allá de las palabras, no puede ser explicado por ellas.

4. Eso es verdad -la explicación no explica lo que está siendo-. Y eso es lo que has hecho tú al contestarme mi comentario. Por tanto, como no podemos ir siempre más allá de la división, del odio, de la sed de venganza, de la avaricia, de la vanidad. ¿Qué hay que hacer? Serlo lo menos posible. Es muy sencillo, Fernando, alguien quiere cruzar un campo con naranjos, pero quiere hacerlo sin hacer ningún daño a nadie ni a nada de lo que está allí -caracoles, hormigas, gusanos, plantas y flores, los naranjos, etc.-. Pero resulta que eso no puede ser, ya que no es posible porque tenemos el cuerpo que aplasta y prisa, que tropieza con las ramas que arrancan las naranjas, etc. ¿Qué haremos entonces si queremos ir al otro extremo del campo? Ir con toda la atención, respeto, por todo lo que hay allí.

5. “Ver que el campo es una ilusión Toni y que no hay que atravesar nada ya que se está en el lugar y momento que tiene que ser”.

Eso es una ilusión, una especulación, que te cuestiono. Eso es lo que decían los nazis y todos los más crueles para justificar lo más horrible. Desde los griegos también intelectuales con sus esclavos para abusar de ellos sexualmente, pasando por la enloquecida Roma. Y mucho antes, otros locos ensimismados, los egipcios, construyendo sus tumbas, a base de millones de muertos. Y ahora también es el mismo paradigma.

Si dices que el campo es una ilusión, eso es una huida infantil, una estupidez intelectual. Pero esa es tu libertad. Y la libertad de los que te acepten esas maneras y las que quieran compartir contigo.

6. Para que el pensamiento no sea el pasado, no ha de haber división entre lo que está sucediendo y el que está observando y viviéndolo. Es decir, solamente la unión total interna es lo que hace que vayamos más allá de la división y del tiempo.

7. No sé si te has dado cuenta, que la mente es capaz de inventar, de ver y oír lo que le conviene según su personalidad y el condicionamiento. Cada religión tiene santos, líderes, gurús, a los que algunos devotos son capaces de ver en su casa -aunque estén a miles de kilómetros de distancia-, hablan con ellos, pelean, les aconsejan, incluso les pueden hacer graves daños. Por eso, todo lo que la mente fabrique -aunque los más enterados digan que eso es cierto y bueno-, es toda una ilusión. Y la ilusión, Yevakte, es un peligro porque podemos estar metidos de manera que perdamos la libertad. Y actuemos como unos alterados mentales.

8. Daniel. Te conozco más de un año, o tal vez dos, y dices absolutamente lo mismo que decías el primer día que te leí. Y yo te contesté lo siguiente: Eso que dices de mí, es lo mismo que te pasa a ti. Porque el observador es lo observado, tú eres yo, y yo soy tú. Y todos somos básicamente iguales en lo psicológico.

¿Por qué no lo ves después de tanto tiempo hablando y publicando de lo mismo? ¿Es por vanidad, por celos y envidia, por alguna rabia escondida que tienes, qué te ciega y desborda? Te lo digo porque a mí me pasa eso también, aunque sea en otro nivel. Y también les pasa a los santos, a los gurús, a Jiddu Krishnamurti al que tanto tiempo dedicas publicando sus escritos. Porque todos estamos pisando en la misma tierra. Pero podemos ir más allá. Porque eso es toda una ilusión. Somos libres, pero no hacia fuera si no dentro de uno.

9. Daniel. No te enteras. O, no te quieres enterar. Te vuelvo a repetir que el observador es lo observado. Todo lo que digas tú de los demás, también te lo estás diciendo a ti. Porque todos somos iguales psicológicamente: todos queremos seguridad, todos queremos que nos amen, todos queremos salud, dinero. Y sabes porque todos somos iguales, porque todos tenemos el ‘yo’ operando.

Colaboraciones, 20-01-2013

1. Les personas creemos que sabemos mucho, pero hay mucho que saber. Mi madre, cuando tenía sesenta años -habiendo tenido cuatro hijos-, no sabía lo que era la depresión post parto. Cuando se lo dije, ella se quedó extrañada.

Ella siempre ha vivido en un pueblo. Y todo eso que te cuento ocurrió en el siglo pasado. Yo tengo tu misma edad.

Pero me ha sorprendido, al leer tus informaciones y comentarios, la cantidad de problemas que podemos tener y no lo sabemos. Y es que todo lo de la mujer, siempre ha sido tabú. Es verdad que el parto complica más los problemas, por lo aparatoso que es y las consecuencias que tiene en la vida de la madre, así como en el resto de la familia. Pues hay que hacerle un lugar para el nuevo que ha llegado. Y por eso la madre tiene que administrar y gestionar a otro nivel sus afectos y atenciones.

Por eso, cuando yo era pequeño las mujeres que veía que tenían niños pequeños, tenían caras de desesperadas, delgadas, aplastadas por los problemas. Sobre todo, las pobres. Problemas simples. Un día una prima mía de unos diez días, había nacido en el mes de junio, empezó a llorar sin parar. Por lo que fueron a por el médico –todavía no había médico de la seguridad social o no lo tenían- y cuando llegó y examinó a la niña, dijo: ¿Le habéis dado agua para que beba? La madre angustiada, le dijo que no –era el primer parto-. Y el médico le dijo, saca una cucharadita y dale agua. Y al momento, al beber, la niña detuvo el llanto.

2. Los nazis tenían a Friedrich Nietzsche, como referencia. Eso no quiere decir nada sobre él. Pero cada uno que saque sus conclusiones. Aunque las conclusiones no tienen ningún valor.

3. Kenneth. Un grupo es como un club privado que admiten nuevos miembros. Y como todo club –foro, grupo, etc.- se rige por unas normas. La persona que es aceptada, se supone que tiene que ajustarse a las normas para que el grupo pueda funcionar. Si no es así, corre el riesgo de ser expulsada. Porque altera el orden que todo tiene. Y ese orden tiene la misma dinámica que los que viven en el desorden. Porque el desorden, no puede soportar el orden. Esa es la paradoja, la jaula donde vivimos, para que haya desorden, de lo que sea, ha de haber orden.

Porque ese orden es la repetición, la rutina, para que pueda funcionar. ¿Pueden los aviones no tener el orden que les dan los horarios, la limpieza, las revisiones periódicas mecánicas y técnicas? Sabes que si no escribes correctamente –espacios entre las palabras, escribir tal cual está aceptado, etc.-, el traductor de Google no traduce. Entonces la pregunta es: Si tú tienes amor por mí y por los que te leen, ¿por qué no la haces de manera para que eso llegue a nosotros de manera inteligible? Por lo que, eso es el orden. Ahora si eres afortunado, podrás ver la belleza y el amor que hay en todo ello.

4. Las religiones basadas en creencias, han fracasado. Porque la creencia, la fe, no son hechos. Ellos creen en que alguien que llegó a la tierra, su líder y maestro, era bueno, santo. Pero, nadie puede ser bueno ni santo real y verdaderamente. Por lo que la receta que dan a los creyentes -sus seguidores- les hace neuróticos, pues es algo que no se puede conseguir. Lo que les provoca que vivan divididos, fragmentados. Y eso mismo, pasa con los políticos, que prometen cosas que tampoco se pueden conseguir. Por lo que, todo eso hay que descartarlo. Y ser uno solamente el que vea qué es lo real y verdadero.

5. Lo importante de una investigación entre las personas, es que no quieran destruirse unas a las otras. Porque ese es el final de toda investigación. Pues muerto el perro, se acabó la rabia. Así que, cuando uno ve que el deseo de destruir al otro llega, uno tiene que comprenderlo. Y comprender, es descartar eso que hemos visto que es negativo: el deseo de destruir al otro. Y para destruir a otro no hace falta aniquilarlo físicamente, solamente estando dividido de él, ya estamos destruyéndolo.

6. En el pensar no puede haber atención, Alfredo. La atención total y absoluta, llega cuando todo el proceso del pensar ha cesado. Y esa observación total, es el amor, que está más allá de todo lo que pensemos y digamos.

El pensamiento-mente, tiene la capacidad de ver e inventar, de oír, lo que le conviene. Eso es tan evidente, cuando se construyen armas destructivas para poder volatizar el mundo en unos segundos. Pero ellos dicen que son precisas para poder vivir. Se lo creen, han caído en ese pozo de pensar que para poder vivir han de explotar a los más débiles, han de ser corruptos e inmorales. Y esa actitud corrupta e inmoral, es la que hace que se fabriquen las armas atómicas, y otras más convencionales, con los cuarteles para la instrucción de su funcionamiento. Esa es toda la ilusión que el pensamiento ha inventado y se agarra a él, como un drogadicto a su droga.

Y luchará, asesinará, destruirá lo que haga falta, para que esa ilusión sea presentada como algo verdadera, adecuado para poder vivir.

7. “Tú eres el Amor, todo lo demás es mentira”.

Michael. Tan fácil que algunos lo ven. Y tan difícil y complicado que lo ponen los que no lo ven. Cuando sin amor, la vida no tiene sentido, es una locura de todos contra todos, la guerra.

8. Los nazis no tenían como referencia al Vaticano. Pero como eran tan listos y astutos, sabían que el Vaticano tiene mucho poder, pues tiene iglesias -embajadas- en casi todo el mundo. Y querían aprovecharse de ellos. Porque los nazis querían destruir todo lo viejo -monarquías, religiones, capitalismo, fronteras, cultura, contra todo lo que era pintura, música, escritura surrealista, etc.-, aunque ellos como también eran ignorantes lo que construían pasaba a ser lo viejo. Porque cuando uno se agarra a una idea o teoría, está ya haciéndola vieja, repetitiva, corrupta.

9. “El amor no es una acción a realizar, es el resultado de llegar a la Unidad del Universo”.

Por eso el amor es sin división ni conflicto.         

10. Tu trabajo, Enghelbert, es descubrir la verdad que hay o no hay en lo que lees. Yo no te lo puedo decir. Si no, no sería verdadero. Porque, las palabras no pueden describir la verdad última de lo que se pretende describir, informar. Lo descrito y narrado, no es lo que se narra. Hay algo más que uno tiene que descubrir.

11. “¿Puede el pensamiento explicar o describir lo que está siendo ahora mismo?”.

A un cierto nivel, Humberto, el pensamiento puede explicar lo que sucede. Uno puede describir que tiene dolor. Pero esa explicación será incompleta, superficial, porque no puede abarcar cómo se generó ese dolor, cómo lo soportamos, si somos muy quejosos o somos más comprensivos, etc. El pensamiento sólo puede atender a los retos y problemas domésticos, técnicos, científicos, pero no puede abarcar a la totalidad de lo que es, de la realidad. Esta realidad que es la que abarca tanto lo técnico y científico, como lo psicológico, filosófico, espiritual.

Colaboraciones, 20-01-2013

1. Hola. ¿Quién eres? No te recuerdo.  

¿Qué es lo que escribí?

No. Ninguna religión. Sólo es ver la realidad, tal cual es, y responder a ella de la manera más adecuada para no generar más conflicto.

La astrología es algo muy poca cosa. Pues, solamente ve una parte de la realidad. Es como hablar de los argentinos que, si son de esta manera, luego de los colombianos que si son de otra manera, también hablar de los mejicanos describiendo como son, los europeos, los asiáticos, etc. Pero, resulta que al final todos son seres humanos con las mismas necesidades: afecto, cariño, salud, dinero, etc.

Es que si tú, Mara, eres venezolana, es verdad que tienes unas peculiaridades propias del lugar, de la cultura, del clima, de la riqueza que hay, etc. Pero eso, no es lo esencial. Lo esencial es la persona, el ser humano que hay detrás de esas características. Es igual cuando se hace la distinción entre mujer y hombre, que tienen el organismo un poco diferente para poder reproducir. Pero, todos los seres humanos, tenemos las mismas necesidades para dejar de vivir con amargura: necesitamos personas agradables y respetuosas, necesitamos seguridad para poder hacer algo interesante, necesitamos un trabajo adecuado para nosotros, tener unas buenas perspectivas. Y es todo eso lo que nos iguala.

¿Tú qué quieres, Mara? Porque decías que ibas a descansar y no quiero que te retrases porque yo te contesto y dices que polemizo.

Sólo te diré, que la astrología es el intento de saber del futuro de las personas, mediante la fecha de nacimiento. En relación con la postura de los astros.

Que lo pases bien descansando. Hasta otra que tú quieras. Pero, explica bien claramente lo que quieres hablar para poder investigar lo que es, lo que no es, lo que quiere decir, etc. Ha sido una sorpresa, Mara.

2. ¿La propaganda no es para sacar un beneficio que no se podría conseguir de una manera natural, siguiendo el curso de los hechos para que generen así el orden?

La propaganda es el deseo de más. Y en todo deseo de más, va implícita la confusión que generan más deseos, de falta de respeto, de brutalidad, de indolencia e indiferencia ante los otros.

3. Y la moral de la sociedad habrá que cambiarla. ¿De qué manera podemos influenciar a la sociedad para que cambie el paradigma de división y corrupción? Sólo podemos hacerlo si cambiamos nosotros. Los otros cambios, sean religiosos o políticos, son una continuidad del viejo paradigma, que es el pasado.

4. He leído tu entrevista de hoy en el diario…

Gracias, por las informaciones y comentarios.

Eso que dices, que la mitad de los plásticos, que se echan en los contenedores amarillos, que luego os llevan para poderlos reciclar, no sirven, por las impurezas y materiales impropios. Eso quiere decir, que somos personas indolentes, insensibles al daño que le hacemos a la naturaleza.

5. Voy a intentar contestarte a lo que me preguntas. Dices: ‘¿Cuándo alguien le enseña a su merced alguna doctrina qué le parece bien y usted sin ponerla en práctica cree en ella, o sin ponerla en práctica la rechazas? Todo puede ser muy sencillo y complicado a la vez, Yevakte. A veces cuando algo viene a mí, miro quién ha hecho posible que eso llegue. Y dependiendo de quien sea, ya tengo una información básica. La comunicación no verbal es mucho más interesante y directa. Luego, si acepto leer lo que me envían o sugieren, con poco que leo capto enseguida de qué va eso. Y lo descarto radicalmente, o lo tengo unos días a mano -generalmente sin leerlo, pero sabiendo que está ahí-. Hay que decir, que nada de lo que me digan sobre religiones, o de política, no me va a alterar mi actitud que siempre he tenido: lo único importante es el amor.

Y eso me pasó contigo, que me cuentas cosas que ya sé porque estaba enterado. A pesar de la manera que escribes –como si fuera un idioma diferente-, de lo que escribes, sé que hay una fuerza que es la del amor. Pero que está tapado, obstruido, ya que no puede fluir libremente. Pues el amor, la esencia de la religión, es a todos y a todo. Pero tú con esas ideas que tienes y con tu escritura, te divides de los demás, te huyen o te faltan al respeto.

Por eso, para tener amor infinito, uno no tiene que ser nada: no tener religión, ni política, ni país, ni cultura folclórica romántica, ni ideas ni teorías. Porque, todo eso nos divide. Y si hay división, el amor no puede ser. Por eso, lo mejor es hablar laicamente, porque así todos te escuchan. Porque como no te identificas en ninguna idea religiosa, ni en nada, ellos te ven como su igual. Solamente has de tratarlos con amor, facilitando las cosas de manera que no haya nada que se interponga entre nosotros y ellos.

Respecto de hablar con personas mentalmente, eso tiene su peligro, porque ese tiempo que inviertes en ellos, que estás aislada, lo podrías invertir en hablar con los que sí que están presente, ya sea en la calle, haciendo una visita, recibiendo a la persona que van a tu casa. Esas personas con las que hablas mentalmente, son tu proyección, son siempre el reflejo de tu vida, aunque sea a un nivel diferente. Porque son tu hechura. Y todo eso, te puede desequilibrar y alterar mentalmente. Porque creas un mundo irreal, al igual como lo has hecho con la manera de escribir tan original y extravagante. Si tú fueras al notario o algún sitio oficial y te dijeran escribe tu informe, ¿crees qué te aceptarían esa manera de escribir? Ves cómo te aíslas. Ya sé que sientes el placer de sentirte diferente, de pertenecer a un pequeño grupo que son unos ‘locos’ como tú. Pero, eso es inviable, pues cada día estarás más atrapada y aislada.

Cuando oyes voces savias que dices que no son de un cerebro común, también te equivocas. Pues, según en el ámbito en que te metas, vas a ver todo lo de ese ámbito. Un seguidor de Jesús, cuando se pone en trance como tú, puede oír a Jesús o a los santos cristianos. El que sigue a Buda, le pasará lo mismo. O sea, que no hay ninguna magia. Son las consecuencias que desencadenamos haciendo ciertas cosas, teniendo ciertas actitudes, entregándonos a algo o alguien.

Si sigues hablando mentalmente –que es una ilusión-, vendrá un día que no sabrás cuál es lo real: lo de tu cabeza o el trato directo con las personas.

El amor, es la esencia de la vida y de todo lo que hay en ella. Y una prueba de que uno tiene amor, es el tener una buena relación con las personas con quien convivimos y tratamos.

6. Cuando uno ve claramente algo, sabe lo que es, lo capta y entiende. Aunque los demás no estén de acuerdo. Todo lo demás, la imposición de manos, etc., son todos ritos, liturgia, cosas sin importancia.

7. La alegría de que habla Maharshi, es la que proporciona la comprensión de lo que sucede, de la realidad, que siempre tiene su orden.

Colaboraciones, 21-01-2013

1. Si describimos algo incompletamente, es lo mismo que decir distinto porque no se atiene a la realidad. Esto es así porque existe algo que nos divide. Y los efectos de la división siempre son los mismos: confusión, desorden. Y la confusión da igual que sea a la hora de hacer una suma o de no encontrar el lugar donde uno se hospeda cuando va de viaje.

2. Nilkamal. ¿Qué quiere decir: D?

3. Enghelberb. ¿Tú te sientes aludido? Si no te sientes aludido, eso no es adecuado. Porque, todos queremos destruir de alguna manera a quienes nos hace la contra, nos fastidian, se niegan a aceptar lo que les decimos. Pero a los otros, esos que te fastidian, a ellos, también les ocurre lo mismo. Por tanto, en el momento que soy consciente de que estoy queriendo destruir al otro, es cuando dejo de querer destruirlo.

4. Por eso las respuestas del pensamiento sólo pueden ser dentro del ámbito material o tangible. Pero en el ámbito psicológico, el pensamiento es un impedimento. Porque el pensamiento es tiempo, sólo puede operar en el tiempo. Y en lo psicológico, es sin tiempo. Si me permites que te lo diga, o tú lo ves o no lo ves. Y para verlo ha de ser sin tiempo, ahora. Y si no lo vemos ahora. Cuando lo veamos será ahora, sin tiempo. Porque la verdad está más allá del tiempo. ¿Es eso a lo que te referías, Alfredo?

5. Enghelbertb. Todas las mentes están unidas entre sí y todas se afectan y reciben la misma información de alegría, tristeza, de odio, de destrucción, de construcción, de paz y de guerra, etc. Por tanto, podemos sentir todas las cosas que sienten todos: el más cruel, brutal y malvado, y el más bondadoso, cariñoso y compasivo. Porque la mente es ingobernable, nadie la puede dominar. Ella es como un inmenso río que tiene su movimiento que nadie puede alterar ni de tener. Hay algunos que se narcotizan repitiendo palabras, haciendo ejercicios agotadores, estando sin comer o dormir, o tomando alguna droga, para reprimir la mente. Pero, eso es inviable porque son unos momentos. Así que, uno puede sentir impulsos destructivos, y al momento impulsos constructivos. Por eso, si no te identificas con el pensamiento, lo dejas que saque lo que quiera y ya cambiará. Pues el pensamiento es la inseguridad, el cambio, como la vida misma.

Un poco más. Es como si estuvieras viendo una película de cine y un fotograma se detuviera -y fuera horroroso-, pues eso es lo que nos sucede al identificarnos con una imagen, ella se queda ahí y es cuando viene la tortura. Pero si ella está el tiempo que tiene que estar, se irá y vendrán otras, Y así es lo que nos sucede siempre. Y por eso, uno siente de todo: lo bueno, lo malo y lo regular. Si no es así es que algo no funciona bien: falta libertad.

6. Pero para comunicarnos, hemos de usar palabras. Si no decimos hechos, no hechos, imágenes, etc., pues no haría falta hablar. Eso es como el agua caliente en invierno, cuando se inventaron los calentadores eléctricos, una vez ahí por qué no usarlos si nos facilita la vida. Siempre sin perder de vista el horizonte, el vasto panorama, de que hay algo más detrás de cada palabra que usamos. La parte no es el todo. El todo sí que puede englobar a la parte.

7. Sólo se trata de ser práctico, Yevakte. Si tú ves que con tu comportamiento tienes problemas, habrás de hacer algo, ¿no? Puedes hacerlo o no hacerlo. Esa es tu opción. Pero luego no te quejes. Porque la vida siempre es gratitud: pierdes dos monedas, gracias por no haber perdido cinco; pierdas un amigo, mejor que perder dos; pierdes un dedo mejor que perder dos. O sea, que la persona religiosa, no exige, acepta la realidad como viene y tiene gratitud porque todo podría ser aún peor.

8. Pues, habrá que despertar del sueño. Pero cuando uno se despierta del sueño, ve que todo sigue igual. Porque has caído en la trampa de que había que cambiar fuera. Cuando el cambio es interno. Por lo que todo sigue siendo una ilusión. Pues, aunque digan millones de veces que el cuerpo no existe, estará ahí. Por lo que parecen una cuadrilla de locos siempre repitiendo que el cuerpo, y todo lo existe, es una ilusión. Mientras no haga eso un hecho en sus vidas, la ilusión es lo que dicen.

9. La única realidad es el ser y el no ser. Por tanto, mientras esté ahí la realidad, que no podemos cambiar, podemos decir que no es, pero, también sabiendo que sí que es. Porque si tienes sueño y no duermes, te caerás durmiendo allá donde estés: en el trabajo, mirando la televisión, en el autobús, conduciendo el coche. Entonces, tan estúpido es negarlo totalmente, como afirmarlo.

10. Somos merecedores y no lo somos del reconocimiento de lo que hacemos, porque nunca se hace bastante ante un reto de hambre, de injusticia, de crueldad, de insensibilidad. Por tanto, hay que ver cómo funciona la vida, la realidad. Y ver, y comprender, cómo funciona el pensamiento. Porque el pensamiento, está condicionado para resolver problemas. Y cuanto más resuelve, aún quiere resolver más. Porque busca placer, seguridad, vanidad, reconocimiento, exhibicionismo. Por lo que, al hacer de algo sagrado, el amor, una huida seguimos generando confusión y desorden -pobreza, miseria, hambre, crueldad, injusticia, sufrimiento, dolor-. Solamente viendo esto, ser consciente que el deseo de más y más va a continuar con los problemas, es de la única manera que ellos acaban.

11. Para cambiar uno tiene que tener una visión de que lo que hace no es correctamente adecuado. Y eso es una idea, una imagen que nos hemos creado. Por tanto, ¿es el cambio real o es otra ilusión, porque sigo dentro del ámbito de las imágenes? Una imagen no es un hecho. Y son los hechos y su comprensión realmente los que nos harán cambiar. Pero no será un cambio en realidad, porque el hecho de ver y el cambio serán a la vez, sin esfuerzo ni verbalización.

12. Alfredo la comunicación no solo es con las personas, es con todo: con un árbol, una nube, una silla, un animal, una pared, una persona –porque la comunicación es a pesar de ti, de lo que tú decidas, está dentro de ti, porque es la vida-. Y tú no puedes elegir la relación, porque el hecho está ahí ardiendo ante ti. Si estás ante un precipicio, la comunicación que te transmite -si es que somos cuerdos y no medio dementes- es que hay un peligro y has de ponerte a salvo, apartarte. Esa comunicación es no verbal. Con la verbal sucede lo mismo, si tú me dices que soy estúpido, yo no puedo huir de esa realidad. Puedo, comprenderla e ir más allá de ella. Pero, la realidad del hecho de que me has dicho que soy estúpido no cambia.

No sé por qué tienes ese deseo de querer siempre negar la realidad. Eso te puede alterar mentalmente. Una vez uno dijo que el cuerpo era una ilusión y se encendió un mechero debajo del brazo, pero tuvo que apagar el mechero, porque se quemaba. Sé que tú puedes decir, que podría aguantarlo mucho tiempo, etc., porque la mente tiene ese poder de abstraerse del dolor. Pero a la física y la química no se la puede vencer, porque si no cierras el mechero te hubiera salido una llaga en el brazo, con una posible infección que tendrías que tratar con medicamentos, etc., con todos los problemas que conlleva de ir al médico, comprar los medicamentos y tú sentirte disminuido, falto de una actitud holística con la vida.

Todo lo que queremos inventar, descubrir, has de empezar por ti a descubrirlo y entonces verás si es posible o no. Porque, el pensamiento está condicionado para resolver problemas y ve en todo un problema. Es como uno que está obsesionado en resolver los crucigramas, siempre hay crucigramas para resolver. Entonces uno tiene que ver, que por mucho que resuelva, todos no los va a resolver, pues hay libros que solamente son de crucigramas –además de que todo es infinito-. Y ese es el juego de la mente-pensamiento, que quiere seguridad, estar ocupada y entretenida con algo, porque tiene miedo a la realidad, a la vida y todo su entramado que no podemos comprenderla en su totalidad. Y entonces, es cuando inventa otra realidad, que más le conviene y le gusta. Y eso, no tiene fin. Pero cuando uno ve todo ese juego de la mente, es cuando llega el silencio.

Colaboraciones, 21-01-2013

1. Todo lo que existe es bello, tiene su orden. Por eso, hemos de estar vacíos para no quedarnos con nada en concreto. De lo contrario la belleza desaparece. Porque nos hacemos idólatras y adoradores. Nos enganchamos.

2. Los que son nacionalistas centralistas, aunque quieran disimularlo eso les sale. Porque, su dueño y señor les obliga y ellos le obedecen. Todo es por el negocio y el dinero que da ser poderoso e influyente. Por eso, lo que diga su amo y señor, ellos serán fieles obedientes, con tal de no perder el negocio, Aunque fuera hacer la cosa más indigna y chapucera.

3. Cuando uno espera algo, eso ya es una esperanza. Pero en la vida no hay esperanza posible, por lo que todo es una ilusión, una proyección, huida. Pero si no huimos, la energía es en toda su capacidad para resolver la situación.

4. Gracias, Emilio, por tu aportación tan interesante.

Hay dos pruebas que son determinantes para darnos cuenta la realidad qué es.

Una es, los que tengan dudas de la existencia de su cuerpo, que dejen de comer y beber, de abrigarse con el frío. Y así verán de primera mano lo que quiere decir la realidad.

Y la otra demostración de que la realidad, es lo que, como ella quiere ser, es que como existe el infinito, todo se puede afirmar como negar infinitamente.

Por tanto, como especular es una pérdida de tiempo. Uno tiene que atenerse a la realidad que nos afecta directamente. Cual es: si uno se divide de los demás -de las personas con quien vive, con los vecinos, con los compañeros de trabajo, con los que pasan hambre y se morirán dentro de unas horas o mañana, con los que viven en la otra parte del mundo-, si nos dividimos de todo lo que nos rodea -sea lo que sea- todo va a girar en contra mía. Entonces, me hago feo, rabioso, enervado, confuso y cruel. Y, hay alguien lógico, sensato y cuerdo, que quiera vivir así, de esa manera. Con todo el peligro que lleva consigo.

5. Sin uno ser, no hay comunicación posible. A veces el cuerpo sin conciencia puede actuar, como cuando estamos dormidos y nos abrigamos o desabrigamos porque tenemos la necesidad, los que están embriagados o drogados hay un momento en que actúan sin conciencia alguna -y ahí hay también una comunicación que se nos escapa-. Pero la comunicación siendo conscientes de ella, es porque nosotros internamente la percibimos. Y cuando uno percibe algo ha de responder, ya sea con indiferencia o reaccionando. Por tanto, todo el misterio está dentro de nosotros. Sin nosotros -cuando estamos dormidos o inconscientes-, todo lo de fuera, aunque exista no tiene ninguna importancia para nosotros -en el sentido de afectarnos como cuando estamos despiertos y conscientes-.

6. Y también ver todo el daño que provoca y genera. Y por eso, ese es el verdadero problema: ¿Qué hago yo con mi vida? ¿De qué manera la vivo, soy egoísta, cruel, insensible al dolor de los demás? Porque si no, aunque vayamos vestidos y manejemos toda clase de máquinas seremos fieras, ávidas de placer. Y el placer y su persecución siempre, nos lleva al dolor.

7. Además, David, que, si te saltas el sentir la vida, lo que es, como funciona y opera, puedes acabar en la cárcel, o destrozado a los pocos años de vivir. Los que quieran pasar de todo, están en su derecho. Pero han de saber y ser informados de lo que les puede pasar. Ahí está el SIDA, los drogadictos a la deriva, los pandilleros que matan por encargo y que están quemados y acabados a los veinte años, etc.

8. El problema es cuando sentimos, pero no hacemos nada. Porque estamos empantanados en elucubraciones, en ver que hay más allá, que por estar más allá no se puede ver ni explicar, si no vivir. Cuando vemos lo que está sucediendo en el mundo, en todas partes, con sus masacres, con la violencia, la corrupción, ¿cuál es nuestra actitud, nuestra reacción, Fernando?

9. Entonces, ¿qué se hace acá, Fernando? Eso que dices, que en el grupo nadie quiere hacer nada, es lo mismo que dicen: que a ellos no les importa nada la política, pero siguen con su vida corrupta y egoísta. Cuando todo es político: llevar traje o no llevarlo, es hacer política, ir al templo y estar con los que están condicionando las mentes para que crean en un único salvador, es también política. En realidad, y ya volvemos otra vez con la realidad, como todo está unido cada cosa que hacemos tiene una transcendencia que afecta, influye y conmueve a todos los demás. O sea, que ahí tampoco hay escape. ¿Por qué queremos huir, tan bonito que son los retos?

10. Pues parece ser que no lo conseguiréis. Porque como ya he dicho, el infinito es algo que es infranqueable. Es decir, puedes estar diciendo tú una idea y otro decir todo lo contrario. Y los dos tener razón y no tenerla. Porque en ambas opciones las posibilidades son infinitas.

11. Gracias Nicolás. El señor Osho, es muy superficial, porque mientras no se quiten las fronteras que interiormente todos tenemos, las fronteras entre los países no se podrán quitar -si es que eso puede ser-. Él mismo con su vestimenta, su larga barba, su reloj de perlas, y con lo que está diciendo, está poniendo una gruesa línea entre las personas –fronteras- que las divide.

12. La vida es la celebración de la gratitud. Gracias por vivir otro día. Si pierdo un dedo, gracias por no perder dos. Si pierdo veinte monedas, gracias por no perder el doble. Gracias por tener la suerte de comprender y sentir que la vida es toda ella una gratitud.

13. ¿Indagar sobre ese “alguien” qué quiere decir, es posible? Pues, de la misma manera que la energía forma una unidad indivisible, al igual como la materia. La conciencia, la percepción, lo que ve, también sólo es una. Como el aire que todo es el mismo aire. Es como si alguien, dijera que quiere saber qué es el aire que hay dentro de una botella. O, si el pez se preguntara qué es el agua que me trago y pasa por mis branquias.

14. Ya volvemos con el absurdo de que todo es una ilusión, pues entonces no hables, no escribas. Te tumbas en la cama todo el día y ya está. Hay algunas personas como vosotros sobre todo hindúes o de la misma órbita. Pero cuando les enfrentas la realidad del cuerpo -y los problemas que puede traer- entonces no saben que responder.

15. Fernando, tú aceptas este desorden y esta confusión. ¿No la cuestionas? Pues entonces, disculpa mi atrevimiento, estás acabado, clavado como una estaca.

16. Ese alguien que tú dices es lo que los creyentes llaman dios. ¿Dios se puede conocer? La misma pregunta ya no tiene sentido. Pero te la envío.

17. La comunicación ni se vive ni se entiende, es. La comunicación es. Como es el aire, el agua, la tierra, las células. Es vano indagar en el origen de eso, Alfredo. Lo que sí que tiene valor y sentido, es ver de qué manera estaré libre de conflicto, de tristeza y depresión.

Colaboraciones, 22-01-2013

1. Hola Montserrat. Fíjate si ese señor ha dicho menuda tontería cuando dice de la poesía: ‘Diosa única de dios, por fortuna para Dios y para los poetas’. Pero dios si existe o no existe, ¿puede necesitar alguna fortuna, puede necesitar algo? Es a eso a lo que me refería. Que te vaya bien.

2. ¿Quieres decir, Yaz, que los animales y las plantas son conscientes de sí mismos? ¿Eso se puede saber? Lo que sí sabemos es que, si los maltratamos, nosotros perdemos y ellos también.

3. Montserrat. Si has leído lo que escribí, no era solamente para la poesía, sino para todo lo surrealista. ¿Puede haber una poesía que no invente nada que no es, como un delirio o alucinación? Y eso mismo, lo pregunto para la música y la pintura. Aunque, para estas dos, el hecho de pintar y hacer música ya es un delirio o alucinación. Porque, qué mayor música que lo que percibimos con el oído, a todas horas, todos los días, ¿se puede eso reproducir o mejorar? Y, qué mayor cuadro que la realidad nos proporciona con la policromía, las sombras, los oscuros, la explosión de luz y matices, los encuadres en todas las dimensiones posibles, que la naturaleza nos da, ¿podemos eso ponerlo en un lienzo?

El problema es estar bien. Y como no lo estamos hemos de inventar algo para creer que eso nos podrá bien. Ese es el papel del arte, ya sea el de la cocinar, o el de lo que sea, todo es una huida de lo que somos, con nuestro vacío existencial –recuerda los existencialistas de Montmartre de París y su insoportable náusea, los pintores, poetas y escritores, músicos, bailarines, etc., todos depresivos, con la insoportable angustia-. Todo eso del arte era cosa de ricos aristócratas aburridos y holgazanes. Pero, como siempre los pobres copian a los ricos, lo repiten, hacen una moda y se consolida, pues enseguida se hace un negocio y ya no para de funcionar.

A eso me refería en el primer escrito y en el segundo. Con afecto y con cariño.

4. Vamos allá, Alfredo. Ese que está leyendo estás palabras, quién es. Tú dices que no es nadie. Pero qué es lo que percibe. Nadie. Entonces, estás solo en el mundo. Y todo lo que te rodea es tu propia invención. Pero, la cuestión es cuando algo de esto que es una alucinación, un juego para ti, se descontrola. Entonces, ¿qué dices? ¿Qué diremos? Porque si estamos solos, nadie nos puede ayudar.

Ahora, si quieres vamos a ponerlo de otra manera. Tú, partes de que tienes algo en ti que te hace consciente de que tú estás leyendo lo que alguien, Toni, te está escribiendo. Y se supone que es un ser humano como tú, que siente soledad, tristeza, angustia, alegría, gozo, etc. ¿No será mejor que tú y yo nos ayudemos, escribiendo más claramente, correctamente, para que no podamos sentir tanto dolor y sufrimiento por la incomodidad de leer lo que hemos escrito tan desordenadamente, con confusión y todo el desorden que provoca en mí y en ti –en nosotros-, que nos causa rabia, desgana, odio, nos enfrenta con el que nos escribe de esa manera tan abominable? Esa es la cuestión, amigo.

5. Si una cosa no se puede ni demostrar ni negar, ¿para qué nombrarla, más aun tratándose de algo tan extraordinario e indescifrable, sin imagen, como podría ser dios? Permíteme, Montserrat, que te lo diga de esta manera tan mediterránea: Todo un espectáculo de vanidades.

6. Ese todo incluye a las personas, los animales, toda la naturaleza. Y todo eso se tiene que respetar. Es por ahí donde hay que empezar para que la división desaparezca y llegue la unidad total,

7. La felicidad es aprender de los monos. Es decir, de nosotros mismos Pues, mientras no haya conocimiento de uno mismo, no conoceremos tampoco a los demás. Con lo que, si no conoces algo, no puedes tratarlo adecuadamente, saber qué es, qué sucede con eso, qué le pasa, cómo vive, cuáles son sus necesidades.

8. Uno puedo decir: ‘Yo, oigo, pero voy más allá de eso que oigo’. ‘Yo veo, pero también veo más allá de lo que estoy viendo’. Porque los hechos principales, la base desde donde arranca todo, no se puede descartar: el hecho. Pues sin poder oír, ahí se acaba todo, al igual que sin poder ver. Eso mismo pasa con el cuerpo, que si lo descartamos todo se convierte en absurdo. Porque no hay base, no hay envoltura, no hay un soporte para la conciencia, el alma o el ser, la psique. Y mientras esto no se ha aclarado, viviremos confundidos, inventando lo que debería y me gustaría que fuera.

Si viviéramos con afecto y con amor por todo, ¿cómo podría haber ese deseo de deshacerse de la realidad, de la naturaleza, del cuerpo? Es porque estamos mal, confundidos, que no gozamos de lo que está sucediendo en cada cosa que vemos: volar una mariposa, un pájaro, ver la belleza de los rostros, sentir el fresco o el calor. ¿Por qué no podemos tener tiempo para poder gozar de eso que está ahí en todos lados: la belleza?

9. ¿Podemos decir que no hay cuerpo ni nada, solamente la consciencia? ¿Es eso un hecho o una suposición, un invento de la mente que tiene miedo de la realidad e inventa otra que más se acomoda a nuestros intereses: la búsqueda de seguridad y de placer? Esto es muy importante descubrirlo, pues no solo está en juego nuestra vida, sino todo lo que existe. Porque si todo lo que existe -el cuerpo, la naturaleza- es una idea, una representación mental, entonces uno lo puede liquidar todo de un plumazo. ¿Saben eso qué quiere decir? Que uno puede hacer lo que le dé la gana: robar, explotar a los demás sin ningún respeto esclavizándolos, maltratar, usar la violencia, matar y destruirlo todo. ¿Es eso lo que queremos de verdad?

10. El despertar, es. Como cuando llega el sol por la mañana o la luna al atardecer. No se pueden tocar. Y por eso, son perfectos, con su excelencia matemática que es su puntualidad y sincronía.

11. Toda idea o teoría, nos divide de lo que está sucediendo. Así que, todo lo que está establecido, en el pasado, por el pasado, no nos sirve, pues nos divide del presente, del ahora. ¿Sabemos eso que quiere decir? Pues, que no sabemos nada. Porque si sabemos algo, eso se convierte en estático, muerto, un lastre. Ese es el problema de vivir en y para la verdad. No hay absolutamente nada a que agarrarse. Y sin embargo no caerse.

12. El poder en sí ha de generar corrupción, porque el ser humano no quiere morir, ceder, desaparecer de este mundo, no quiere que se destruya su cuerpo, lo que es, su conciencia, su alma. Es decir, alguien que tiene poder para no hacer daño habría de ser un santo –no hacer ningún daño a nadie ni a nada- y eso no puede ser. Porque el cuerpo tiene sus necesidades: comer, reproducirse, dormir, refugio. Y, esas necesidades para no perder el cuerpo, para no sentir dolor, han de satisfacerse. Aquí aparentemente no hay ningún problema. Pero, el problema existe porque todos los demás, que son como yo, también quieren hacer lo mismo.

Por lo que, generamos el deseo de ser, de más y más, con su crueldad, su división, etc. ¿Puede alguien, vivir sin ningún deseo de supervivencia, de protección, para no competir con los demás lo que necesitamos para sobrevivir? Eso no es posible, porque no hacer daño a nadie ni a nada –que sería la santidad- incluye a lo que necesitamos para comer –animales, vegetales, etc.-, a las personas que explotamos, porque las engañamos, ya que la vida es en realidad un negocio.

Así que el poder, toda clase de poder, sea el que sea, ha de generar corrupción. ¿Qué podemos hacer entonces, si queremos y necesitamos seguir viviendo? Solamente ver de qué manera funcionan nuestros pensamientos, cómo opera el deseo de seguridad, del más y más. Y entonces uno se da cuenta que ese deseo de seguridad es otra ilusión, porque sólo existe la inseguridad total y absoluta. Entonces, el cerebro, con el pensamiento se aquietan y se atienen a lo básico, a lo necesario –que sería la única santidad que podemos tener-, descartando la codicia, la avaricia, que son todo deseos de seguridad ante la incomprensión de lo que es el miedo al devenir, al futuro, la incomprensión de lo que es en realidad la vida.

Es así como podemos ir más allá de la división interna –deseo de ser en la seguridad-. Y si no hay división, entonces las puertas se abren a otra manera de vivir en la que no hay disputas ni enfrentamientos por los derechos sexuales sobre las hembras, derechos sobre propiedad alguna. Y si no hay propiedad alguna, no puede haber poder alguno que la tenga que defender.

Colaboraciones, 22-01-2013

1. El condicionamiento es el que nos hace ver las cosas diferentes de cómo son en realidad. Porque la mente es muy sugestionable e influenciable, fácil de condicionar. Y ahí entramos en un terreno peligroso, pantanoso. que es el de las ideas y las teorías, lo que dice cada cual.

Pero, eso no sucede en cuanto a la naturaleza, y a las personas, que uno ve cuando va hacer daño, ya sea a los animales, a los árboles, a las personas.       

2. Sea como sea, Fernando, si el pensamiento decide atender en su totalidad, donde no haya división alguna, ahí ha llegado el amor.

3. Cuando hay atención, la relación en todos los ámbitos es al más alto nivel posible -sin fricción alguna- y entonces llega el confort que es el amor que ha llegado.

4. Cuando uno tiene un arma de fuego, que están fabricadas para matar, toda la energía de todos los que han matado o se preparan para matar, toda la energía de los que intervienen en la fabricación, venta, etc., que están a favor de las armas, llega al que tiene el arma de fuego.

Al igual que sucede con los coches, las motos, los caballos, con el abundante dinero, o los que no lo tienen en absoluto, toda la energía de cada grupo humano pasa a uno en un momento dramático que es una emergencia. Entonces la energía, que ya lleva su recorrido, es muy difícil de controlar. El mismo hecho de tener un arma de fuego, ya predispone a su dramática consecuencia de matar a alguien. ¿Por qué tenemos un arma de fuego -u otra cualquiera, la mental-, es necesaria, precisa, si uno vive una vida sin corrupción, sin prepotencia ni brutalidad?

5. Con todos los respetos hacia ti, Arun, desde que estoy en Internet -hace dos años y medio- que he leído tantos comentarios como libros había leído de espiritualidad, psicología, la India y oriente, etc. Y creo que muchas cosas que se publican en Internet son copias adulteradas, con añadidos según el parecer del que lo hace. Por eso esa exactitud en las biografías y los detalles de personajes, como Buda y Jesús, etc., no le doy ninguna importancia.

En cuanto a la comparación de Jiddu Krishnamurti y de Buda y su ambiente cercano que les rodeo, cada uno tiene un destino, que tal vez, no podemos alterar.

6. Aitor. La belleza, viene y se va. Y eso mismo pasa con la atención, que es la belleza. Por eso, cuando me doy cuenta que estoy inatento, es cuando vuelvo a estar atento.

7. Eso es, Gisela. Y en ese ahora está operando el orden, generando orden. Y donde hay orden el amor está allí.

8. ¿Cómo puedo hacer tonterías y pretender que nadie me diga nada, me insulte o me desprecie intelectualmente? ¿En qué mundo vivimos? El Sr. Osho, llevaba una vida, con sus mercedes, el amor libre con jovencitas, etc., pasando de las leyes del estado, donde tenía un pequeño ejército en su extenso territorio de su propiedad, donde vivía en EE.UU. Hasta que fue detenido y expulsado de allí. Y volvemos a lo de siempre, El Sr Osho, con su sabiduría, etc., ¿no sabía qué esas tonterías habían de acabar mal –como acabó convertido en un payaso-?

9. Las religiones son tan variadas como las personas. Pero para que esa religión sea operativa, tenga sentido y significado, haga que todo funcione con orden, el conflicto y la división han de quedar atrás.

10. La atención no puede ser concentración. Porque la concentración es división entre lo de dentro y la de fuera, la periferia. Por eso, la atención no depende de la voluntad. Porque la voluntad es división entre lo que quiero, y deseo, y lo que es, la realidad.

11. Es muy sencillo, Alfredo. Tú me ves a mí ahora y en ese hecho de ver ya empieza la relación, ¿no? Eso es automático, si no seríamos dementes. En ese instante de contacto, la relación puede ser a un nivel muy bajo, pero si logramos prestar toda la atención, sin ningún fragmento, la relación es completa, es decir con atención total y absoluta.

12. Pero, Aitor, si está ahí la belleza siempre y no participamos de ella qué sentido tiene, O, uno lo siente y está ahí. O, no la siente y no está ahí. Eso mismo pasa con el miedo, el amor. Es como el dinero, hay a montones, pero si no lo tenemos, es que no existe en realidad para nosotros. Y por eso, es tan desgraciado sentirse solo, habiendo como hay tantos millones y millones de personas, porque sentimos que nadie está con nosotros ni nosotros con ellas. Y más amargo es con todo lo que existe, que todo es infinito, y no puedes conectarte, unirte, a nada: ni las personas, las plantas, las piedras, las puertas, los libros, la cocina, tu habitación, el parque, nada nos puede ayudar a salir de esa terrible soledad. Hasta que como si fuera un milagro desaparece y viene la empatía, la alegría, la relación en cada cosa. Por eso, la vida es esa rareza tan misteriosa.

13. Elvira, el control de la mente genera división entre el que controla y lo que está descontrolado. Porque, esa división -ese querer controlar- va a dominar e imponerse al que pretende dominar, la mente. Por eso, la mente solamente la podemos comprender, ver cómo funciona, de qué manera opera. Y si lo comprendemos de verdad, hasta la misma raíz, la mente se aquieta y actúa ordenadamente, deja de saltar y moverse de un lado a otro. Para que la mente sea sana, no neurótica, no ha de haber división ni conflicto en ella.

14. ¿La concentración no es excluyente, Fernando? Pero la concentración sí es excluyente. Si tú te concentras conmigo, los que lleguen te molestan y se genera conflicto, fricción. La atención no tiene motivo porque es la nada, llega del vacío, sin deseo ni no deseo.

15. Entonces, la percepción también sucede, como la belleza. Pero, hay algo que hace que pueda suceder: deshacerse de la confusión y el desorden. Si tú estás agitado por algún evento imponderable, el desorden y la confusión serán en ti. Pero, si hacemos las cosas de manera para no irritar la mente -cuidar lo que comemos y tomamos, no excedernos en la actividad o la pereza, etc.- todo eso va a influenciar en la sensibilidad de la mente para que tenga más sensibilidad y la percepción sea más fácil y profunda.

16. No, David, no hablemos del espacio. Y vamos a tocar los pies en el suelo: si uno está muy alterado porque ha discutido con alguien que había quedado de pasar a recogerlo para llevarlo al trabajo y se duerme y llega tarde. Y eso genera una fuerte discusión y tiene un accidente. ¿No crees que esa confusión y conflicto, en los dos, ha tenido mucho que ver en el accidente? Por tanto, volvemos a la atención -pues el conflicto es inatención-, pues los fallos son inatención, desorden. Por eso, lo que tengo que poner es orden en mi vida.

Colaboraciones, 24-01-2013

1. Los pensamientos son como las nubes, llegan, se detienen y se van. No son de nadie y son de todos. Pero la ignorancia cree que son de uno en particular. Y por ellos, para defenderlos, hará las mayores barbaridades y atrocidades.

2. Para que el esfuerzo no lo sea, es porque ya está diluido en la atención total, en el amor.

3. El hacer sin tiempo, es el que está más allá del conflicto, sus enmarañamientos y sus bucles.

4. Hola Karsten.

Gracias por tu respuesta comentario.

Todos vivimos en conflicto, porque hemos de comer, y hacer otras cosas, para poder sobrevivir -hacer oposiciones para un empleo, conquistar una mujer que la quiere otro también, etc.-. Por tanto, hay unos que no quieren verlo y se deslizan por la pendiente de la seguridad, de la persecución del placer. Pero, existe la posibilidad de verlo, de ver que para comer hay que matar y sacrificar vida -animales, vegetales, etc.- y van más allá de todo eso. No hay más. El que lo ve, lo ve. Y el que no lo ve, prosigue con su vida superficial y banal.

5. Fernando, todo lo que decimos y proponemos, se ha de demostrar. De lo contrario, ¿qué sentido tiene? Yo podría decir que vuelo o tú decir que sacas oro de la nada, de una bolsa vacía que llevas. Por eso, cuando Aitor dice: ‘El hacer está sucediendo, sin tiempo’. Ese hacer, que es la acción, puede ser sin conflicto o con conflicto. Y eso se tiene que aclarar. De lo contrario caemos por la pendiente de la invención que no tiene nada que ver con la realidad.

6. Uno tiene que encarar los retos negativamente, porque de lo contrario el ‘yo’, y sus inventos, es el que opera. Y, el ‘yo’ ya sabe lo que tiene que suceder, ya sea bueno o malo, ya sea el amor o la santidad. Pero, el ‘yo’, todo lo que genera es división y conflicto. Por tanto, de la única manera que el ‘yo’ no puede operar es encarando los retos con la actitud del no sé, desde el vacío. Que es donde el ‘yo’ no puede ser. De lo contrario, al activarse el ‘yo’, siempre se va a generar lo que a él le conviene. Y por eso, puede inventar las cosas más absurdas y generadoras de dolor. Es decir, el ‘yo’, es dolor. Y cuando se descarta este ‘yo’, el dolor no puede ser.

Por eso aunque digamos que estamos con el amor, que somos amor, si está el ‘yo’ funcionando, eso es un invento, no es el hecho. Que es lo que pasa con las religiones organizadas, los partidos políticos y los gobiernos soberanos, las instituciones sociales, caritativas, etc.

7. “Uno no puede ver si no a través del espejo mágico de la relación…”.

Uno sólo puede ver si tiene percepción.

8. A lo mejor es que tu madre ya no quiero vivir más en este mundo –con la actual manera de vivir: su edad, nuevas costumbres y actitudes- y no desea defender su salud pase lo que le pase: la posibilidad de morir por no tratarse médicamente.

9. Escribir, hablar e informar es la principal dedicación. Y luego, todo lo necesario para que el apartamento sea un lugar sin desorden ni caos.

10. “¿Por qué estudiar las enseñanzas de Jiddu Krishnamurti?”.

¿Tú, por qué lo haces? Pues, como el observador es lo observado, tu respuesta es la misma que la de los demás.

11. Rich. El espejo mágico de la relación puede estar distorsionado. La percepción, que llega de descartar la actividad del ‘yo’, es lo que nos dice quiénes somos y cómo actuamos en realidad.

12. Si insistes y obligas a dar una respuesta a tu pregunta, entonces no has comprendido nada de la enseñanza de JK. Porque, ¿dónde hay esfuerzo, con su fricción y su conflicto, puede florecer el amor?

13. ¿Por qué si no crees en eso que se está celebrando -la libertad y la independencia- participas en ello? ¿Es por tu negocio, para sacar influencia y dinero, para alimentar el ego, el ‘yo’? Te he visto en algunas imágenes participando en tertulias y debates con personas contrarias a la libertad, personas que rozan la ilegalidad, que tanto recriminas a los demás. Personas que adoran, alaban, darían su vida a un dictador, asesino sanguinario. ¿Tiene sentido todo lo que dices o eres un demagogo, que se aprovecha de esas personas y su poder, para tú poder medrar, decir lo que dices, hacer lo que haces?

14. La respuesta te la tienes que dar tú, ha de nacer de ti. Lo que yo u otro digamos, ¿qué sentido tiene todo eso?

15. El ‘yo’ siempre quiere más respuestas. Pero las respuestas son infinitas. Así qué tienes que descubrir qué es el infinito -lo que no tiene fin-. Pero lo has de ver tú, no leerlo o escucharlo.

16. Y si fuese tan sencillo como: ama a las personas, ama a los animales, ama a toda la vida, Y todo lo demás se nos dará como consecuencia de esa manera de vivir.

17. La verdad, la realidad, lo que es -un temporal de lluvias, un terremoto, un huracán-, no se puede cambiar. Pero, ¿se puede cambiar una actitud deshonesta, corrupta, que genera conflicto? No se puede tampoco. Lo que sí que se puede es ir más allá de ese conflicto, que es el resultado de la corrupción. Y esta corrupción es la desatención, la división, el esfuerzo y su fricción.

18. Ante la pregunta: ¿Es este el lugar? Respuesta: No lo sé.

19. Estimado Karsten.

Si te polarizas, asumiendo personalmente todo lo que se dice te bloquearás. Cuando se empieza a escribir, al momento, no se sabe a quién escribes. Es lo que te pasa en la música que tú haces: cuando empiezas se abre el telón de lo nuevo, donde nada tiene que ver con las apariencias, las imágenes, los deseos.

Respecto a lo del conflicto del comer, es muy sencillo: ¿Conoces a algún ser vivo que se deje arrebatar su vida para que nos alimentemos? Todos se resisten, por lo que llega y se genera el conflicto.

Colaboraciones, 25-01-2013

1. Puedes darle vueltas y más vueltas, si vamos más allá del conflicto, lo que quede será el conflicto, pero no nos afectará. Porque si no hay división, no hay conflicto. Si no hay división, no hay pensamiento. Si no hay pensamiento, sólo queda el ver, la percepción operando. Es como si no tuviéramos nada dentro de nuestro cerebro-pensamiento-mente, pero todo se resuelve y queda hecho dentro del orden, que genera la continuidad del orden. Es decir, el fluir de la vida misma sin inmiscuirse en ella: sin división.

2. He leído tu entrevista en…, de ayer.

Gracias por las informaciones y los comentarios.

Puede que te equivoques cuando dices que los payeses si volvieran a cultivar la tierra, todos los problemas medioambientales, del calentamiento de la tierra, se solucionarían. Porque, ¿cómo van a volver a vivir de manera cómo vivían antes, como hace unos cien años? ¿Te crees qué ellos, sus hijos, les gustaría volver a vivir dependiendo exclusivamente del campo en casi todo? Esa manera de vivir, pudo ser porque no había la movilidad ni el dinero que hay ahora. Ni tampoco los campesinos tenían educación ni cultura. Solamente conocían el lugar donde habían nacido y crecido. Eran maestros en cultivar la tierra, pero nada más. Ahora, una personalidad así no es posible.

Por eso, solamente uno tiene que hacer lo que pueda. Pues lo que otros digan, ¿qué sentido tiene eso? Recuerda que los payeses, campesinos, agricultores -salvo los que tenían grandes extensiones y capacidad para gestionarlas- llevaban una vida miserable, despreciados por bastos e incultos, palurdos, engañados por los astutas y ávidas personas de las ciudades.

3. Cuando uno está dividido de lo que hace, de las personas con quien se relaciona y convive, no dejará de tener angustia y sentirse inseguro. Pues, el estado divisivo es el que causa todos los males, generando la discordia y los enfrentamientos. Que al final nos llevan a la crueldad y su violencia.

4. Si nos ceñimos a las ovejas, Eduardo, hay quienes las cuidan para luego comérselas. Pues las necesitan para comer -ya que comen carne-. En el ámbito metafórico, tienes toda la razón al decir que la bondad por interés -que ya no es bondad- aunque cuida y alimenta a las ovejas, para matarlas y cocinarlas, todo eso trae los desastres en que vivimos. Con su corrupción e inmoralidad, la absoluta falta de sensibilidad, con la indolencia más sinvergüenza.

5. Vanesa, gracias por la aportación. Toda huida de la realidad, ya sea haciendo servicios sociales por la calle donde vives o a miles de kilómetros en la otra parte del mundo, no tiene ningún sentido. Pues, allá donde vayamos vamos a repetir el mismo sistema y manera que llevamos con nosotros: división, conflicto, que son la consecuencia de la absoluta falta de sensibilidad.

Si no tenemos sensibilidad a todo lo que está sucediendo, todo lo que hagamos no va a salir adecuadamente, porque falta ese instante, en que perdemos la energía para realizar lo que estamos haciendo. Si no prestamos toda la atención a la realidad que estamos viviendo, porque huimos de ese momento por distracción, por placer por hacer algo que me interesa más, porque necesito ese placer, todo el desorden y confusión estarán ahí. Entonces, no hay puntualidad, no hay afecto ni cariño, entonces es cuando molestamos sin darnos cuenta, es cuando nos equivocamos u olvidamos de lo que teníamos que hacer, algo que era preciso.

Por eso, la huida, la dependencia de algo que me da placer y de lo que soy adicto, no va a traer el orden –que es amor-. Sino una repetición de lo de siempre: desorden, confusión, y el sufrimiento y el dolor que lo acompaña.

6. Si me permiten la expresión, la mente es como estar viendo una película donde se suceden miles de imágenes. Pero, si uno se queda con una imagen, se agarra a ella, se identifica, entonces el resto de las imágenes de la película ya no tienen ningún valor y no le prestamos toda la atención necesaria y requerida para poder ver todo su sentido y significado.

Entonces, estando dividido y fragmentado internamente no podemos abordar los hechos que se suceden, las personas que están con nosotros, los objetos que manejamos. Vulgarmente se dice que uno está distraído, es decir dividido de lo que se hace. La religión es ver todo esto e ir más allá de toda esa división y fragmentación interna.

7. El pensamiento –el cerebro y su memoria- está programado para resolver problemas, siempre tiene que estar activo. Y por eso, nunca deja de estar persiguiendo algo que él cree que va a resolver. Pero eso, en el ámbito psicológico espiritual no puede ser. El cerebro –el pensamiento y la mente- no saben vérselas con la realidad del infinito. Y entonces, como uno ve que no es capaz de resolver esa cuestión del infinito –dios, la verdad, la ausencia de violencia, la paz-, se entrega a otro que dice que él sí que sabe todo eso lo que es. Que él lo explicará, le aconsejará y le guiará. Creándose una dependencia, por lo que se cambia una trampa, un engaño por otro, cambiando una prisión por otra.

Por eso, hasta que no veamos toda la trama del pensamiento, su miedo y la absoluta incapacidad de poder solucionar lo último y lo primero de la vida, seguiremos siendo seguidores de los que dicen que saben, con todas las miserias, explotación, dependencias, sufrimiento y dolor.

8. Gracias Paty. Nosotros todos tenemos la inclinación a la indolencia, a la anarquía y su desorden –de ahí el egoísmo, el ego, el ‘yo’-. Por eso, como estamos tan a gusto, sentimos tanto placer en esa manera de vivir, es cuando tenemos fe en esa manera. La cual deviene en una idea, un sistema de creencias a las que nos agarramos. Por eso, la fe es ciega, no inquiere, no investiga ni cuestiona, sino que se agarra y aferra a eso que ya ha establecido lo que es lo mejor, perfecto y adecuado. Y como no cuestiona ni investiga, todos los que no participan de esa fe son vistos como un peligro a los que hay que eludir, rechazar. Por lo que, la fe que mantiene a las religiones, las ideas y teorías, es un obstáculo para la armonía, la paz, el fin de la violencia como manera para resolver nuestros conflictos y disputas, contiendas

En realidad, todos hacemos lo mismo. La diferencia está en que unos vemos todo eso, atentamente y con todo nuestro ser, la sangre, los nervios, y vamos más allá de ello. De manera que esa visión del hecho, de que el agarrarse a algo es tan negativo y peligroso, hace que el mismo ver y la acción sean lo mismo.

9. No hay sendero ni camino, quiere decir que eres libre de mirar en todas direcciones. Y que solamente tú vas a decidir y ser el responsable de lo que haces. Porque solamente el que ve por sí mismo, es el que es capaz de ser libre.

10. Uno siempre ha de ir más allá. Y cuando crees que ya estás más allá de lo que está sucediendo, si te aferras a ese más allá ya vuelves a estar empantanado, clavado en el suelo como una estaca. Por eso, aunque la comodidad no quiera, el verdadero confort está en ir más allá de lo que ya hemos establecido que es el más allá, al que ya hemos llegado. Llegar es enmarañarse, es quedar estancado. Ir más allá, es la vida en acción ante todos los retos. Y los retos solamente pueden ser resueltos con libertad.

Colaboraciones, 25-01-2013

1. Creemos que un mero cambio va a solucionar los problemas, pero eso es una ilusión. Los problemas, todos son los mismos problemas y obedecen a una misma causa: la división interna. Pues cuando estamos divididos, la energía no llega en su plenitud. Y estar dividido quiere decir, que no tengo la sensibilidad ni la oportunidad de encarar la vida de otra manera que no sea la confrontación, la lucha.

2. Así que, si queremos resolver los problemas personales, como los problemas globales, ya sean las de una nación, un país, o los de toda la humanidad, uno tiene que ver cómo se generan los conflictos. Dónde tiene la raíz la división, cómo nace, qué la origina. De esa manera, solucionando un problema, vemos cómo se solucionan todos los problemas. Si no es así, todo lo que haremos será un arañar en la superficie de los problemas.

3. No, SandeepMan, no hay ruta ni camino, ni quien ve o no ve el camino. Porque el camino, la ruta, el sendero, es toda la vida. Y toda la vida quiere decir, todas las posibilidades que nos brinda la vida: lo nuevo y no tocado por la astuta mente.

4. Sería interesante, ver la manera cómo termina esa relación entre el leopardo y el bebé de mono.

5. He leído tus respuestas y comentarios en la entrevista que se publicó ayer en el diario… Gracias.

Suiza entre otras cosas tiene el orden -que es el mismo que tienen los demás, pero a otro nivel- porque tiene tan solo seis millones de habitantes. Si tuviera cuarenta millones, seguramente tendría los problemas al mismo nivel que Francia, Alemania, Inglaterra, donde el caos en sus calles y en todos los organismos, son. Pues el ser humano, tiende a la anarquía, a la indolencia, y cuanto más dependen de un gobierno centralista, más desorden se genera. Pues, ese gobierno centralista no puede controlar lo que sucede a tres cientos kilómetros de donde está.

Lo mismo te tiene que pasar a ti, que, aunque saques beneficios, al ser tan billonario, es preciso que tus delegaciones tengan actitudes corruptas e inmorales. Que tú no puedes controlar porque te son ocultadas y no te enteras.

Aunque eso mismo sucede con las empresas pequeñas, pues como ya te he dicho antes, el paradigma que tiene uno lo tiene el resto de la humanidad. Tú, aunque seas de los más ricos que hay, estás en el mismo ámbito de corrupción que yo y todos los demás. Porque todos somos iguales en lo esencial, psicológicamente: somos miedosos y por eso acumulamos de todo -no solamente dinero y propiedades-, por eso somos astutos y taimados, recelosos, quereros vencer, triunfar ganar, queremos siempre más.

6. He leído tu entrevista que ha publicado hoy el diario… Gracias.

El problema que tenemos, es que queremos solucionar los problemas de una manera en que no los solucionamos completamente, en su totalidad. Es lo mismo que sucede en cualquier lugar. Si los que están en un lugar cualquiera, ya sea en una oficina, una fábrica, etc., que tienen el poder, no están fuera del ámbito de la corrupción e inmoralidad, todo lo que hagan para poner orden, va a ser un parche, un remiendo. Eso lo puedes ver en tú vida: si no eres puntual, responsable de tu palabra dada, si no eres limpio en tu aspecto, si no eres afectuoso y con cariño, ¿cómo puedes exigir eso a los otros?

Y eso mismo, cuando le pedimos a los demás, sean quienes sean -los llamados enemigos, los contrarios, los que nos disputan cualquier cosa, etc.-, que no hagan algo que consideramos inadecuado, nosotros tampoco lo hemos de hacer. Y ese es el problema de la violencia cuando decimos: mi violencia es legítima, adecuada, beneficiosa para mí y los míos. Porque los otros, también dicen lo mismo.

Así que el reto es solucionar los problemas sin violencia, porque si yo soy violento contigo ¿qué margen te dejo a ti para defenderte? O tendrás que dejarte matar o responder para defenderte. Entonces, el problema ahora es, ¿por qué hacemos las cosas, encaramos la vida, de esa manera? Porque, hay otras soluciones sin que medie la violencia, con toda su crueldad y brutalidad. ¿Por qué queremos destruir a los demás, en vez de querer solucionar los problemas, hablando, investigando qué se puede hacer para resolver los problemas que nos enfrentan? ¿En su vida normal, no militar, no soluciona sus problemas y conflictos con las personas que convive, la esposa y los hijos, los vecinos, los amigos, los compañeros de trabajo, sin que tenga que usar la violencia? ¿Por qué ese mismo paradigma no lo lleva a todos los ámbitos de la vida?

7. ¿No nos damos cuenta que cuanto más recordamos el pasado, estamos perdiendo la oportunidad de vivir en el presente en el ahora? El pasado en el aspecto cronológico tiene sentido, pues tengo que recordar la hora que me he de levantar de la cama, recordar el número de teléfono, etc. Pero, en el ámbito psicológico, ¿por qué tengo que recordar la ofensa que me hiciste hace una hora, unos días, o unos años?

Cuando recordamos alguna situación pasada, dolorosa o muy dolorosa, todo eso vuelve de una manera o de otra Todo ese drama torna y los que participaron en él se conmocionan. Aflorando las emociones, y todos los motivos por los que eso sucedió vuelve a tomar vida, ya sea en la parte de los vencidos o derrotados, de las víctimas o de los verdugos.

8. Si la conciencia es su contenido, el pensador y el pensamiento son lo mismo, no hay división. Y si no hay división, no hay conflicto. Y si no hay conflicto, hay orden y hay amor.

9. Antes que nada. Vanesa, hay que aclarar que tú y yo no participamos en una competición –al menos, yo no-. Si te contesto a tus comentarios es para participar en los aclaratorios de los textos o lo que se dice.

Si fueras más allá de lo que significan las palabras, tal vez, podrías comprender todo lo que quieren transmitir. Cuando alguien dice yo quiero la paz y el fin de la violencia. Así de primeras cuando lo leemos y oímos, queda bien. Pero eso que suena tan bien, si lo investigamos profundamente, nos damos cuenta que eso sólo son palabras nada más, no son un hecho. Porque, mientras estemos vivos siempre generaremos algo de violencia –el hecho de comer es violencia, porque nos comemos a alguien que no quiere: los animales, etc.-, cuando queremos a una persona como pareja, porque la necesitamos, y tenemos que desplazar, ahuyentar, a los competidores que también la quieren, eso ya es violencia. Porque ahí hay división y conflicto.

Por tanto, cuando alguien dice que quiere la paz, no quiere la violencia, tenemos que ir más allá de las palabras y enfrentarnos con los hechos. Y los hechos no los podemos controlar ni manejar según nuestros propios intereses.

10. Vanesa hay algo que he omitido, y que quería que llegara a ti, en el anterior escrito. Cuando encaramos los hechos de una manera negativa, negativamente, es porque de esa manera el ‘yo’ no puede operar. Porque el ‘yo’ siempre es lo viejo y que se repite sin cesar. Por tanto, si encaramos los retos sin saber de ninguna de las maneras cuál va a ser el resultado, entonces es cuando el ‘yo’ no participa. Los otros que no han visto esa maravilla del renunciar a lo viejo, lo repetitivo, y encarar los retos desde el vacío, dicen que eso es ver la vida de manera negativa.

Colaboraciones, 26-01-2013

1. Cuando nos damos cuenta que sólo existe la total inseguridad absoluta, es cuando cesa ese deseo imposible de vivir en la seguridad. Porque creerse seguro sería tanto como creer que uno lo sabe todo.

2. Ricardo. ¿Por qué dices que hay otros que repiten lo que otros han dicho y lo asimilan a su vocabulario y manera de escribir? ¿No te das cuenta qué todos hacemos eso, pues todos usamos los mismos adjetivos y sustantivos, los verbos, los giros, las metáforas? Tú por ejemplo, te dedicas a escribir poesía, eres poeta, y así estás copiando a todos los poetas que te han precedido, que escribían en verso, sonetos, cuartetas, pareados, etc. ¿Verdad que no puedes inventar algo nuevo, o no te conviene inventarlo? Pues así, nos pasa a todos. Porque todos nos copiamos unos a otros. El que creó el ordenador, todos nosotros nos aprovechamos de él, que es como ser uno que utiliza lo que otro ha creado. Y lo mismo sucede con las matemáticas, los que descubrieron e inventaron lo necesario para poder medir las distancias o las superficies, nosotros no lo inventamos, pero lo usamos sin ningún problema ni sentimiento de aprovecharnos.

3. Hay algo que se nos olvida: todos somos iguales en lo psicológico. Porque no hay una mente de Alfredo, de Fernando o de Toni, solamente hay la mente de la cual todos participamos. Hay unos que lo ven y lo aceptan, sabiendo que hay una oportunidad para ir más allá de esa mente común a todos, condicionada. Por tanto, cuando hablamos o actuamos, no actúa uno solamente, si no la mente global, total.

Toda la cuestión está en, ¿por qué hay unos que ven al verdugo y a la víctima en el mismo plano –los dos participan de la misma mente condicionada, pero cada una con su condicionamiento específico, que pueden intercambiar en cuestión de segundos- y otros no lo ven; y siempre ven a unos como víctimas y otros como verdugos? Sí, están condicionados. Pero de tal manera que no pueden ver la posibilidad de descondicionarse –ir más allá del condicionamiento-, o no quieren. En ambas maneras está la imposibilidad del ver claramente lo que realmente está sucediendo. ¿Por qué no quieren ir más allá de su condicionamiento? Porque, ¿tienen miedo a lo nuevo, no quieren bregar arduamente con sus existencias, no quieren ser libres y prefieren estar atados a un poste como un animal?

4. Yevakte, tú no quedas excluida de la sexualidad, no te creas que la dominas porque no eres activa. Si la dominas es porque te la reprimes o la tienes dormida o descansando. Porque, la sexualidad es una actividad que está más allá de lo que queremos o no queremos. Porque si no fuera así, la vida se hubiera acabado, no hubiera podido proseguir. Pues no habría reproducción. Porque la reproducción genera muchos problemas. Y todos los seres que tienen vida huyen de los problemas y complicaciones. Y por eso, la sexualidad, es tan importante, es algo obligado en todos los seres vivientes.

5. ¿Por qué la mente no quiere ir más allá de lo conocido, aun sabiendo que ella vive en el sufrimiento, que causa la división psicológica del ‘yo’ y el ‘tú’? ¿Por qué toleramos el dolor, lo aceptamos, vivimos con él, es el miedo a lo nuevo, a la inseguridad? Pero la seguridad no existe ni puede existir en lo conocido, que se repite una y otra vez continuamente. Porque lo conocido, es el miedo que nos divide unos a otros, miedo que nos divide de la naturaleza y todo lo que hay en ella.

6. Mientras uno no vea por sí mismo lo que es la realidad, no será libre de las influencias. Mientras uno no comprenda de qué manera opera el pensamiento, seguirá condicionado, seguirá viviendo superficialmente, dedicando su atención en las banalidades. ¿Por qué no queremos estar libres del condicionamiento y nos negamos a ver la realidad? Es el miedo a estar solo, miedo a salir de la rutina mental que tanto afecta todo lo que hacemos, cómo vivimos, miedo a la libertad. Pero, si no vamos más allá de ese condicionamiento, seguiremos sumisos, obedientes, superficiales, cómplices del sufrimiento y el dolor que hay en todas partes.

7. En el mismo acto de nacer, la realización ya está ahí. Ahora falta encontrarla. Podríamos expresarlo de esta manera: cuando un canguro da a luz a su hijo de unos centímetros, ciego y desnudo, sube trepando desde la vagina que está abajo hasta el mugrón que está arriba entre pelos largos comparado con él y lo encuentra si es para la vida.

8. “Mientras haya temor, la muerte desconocida, se convierte en un asunto trágico”.

Por tanto, hay que comprender qué es el temor.

9. Esa ‘Escritura, 29, verso 6’, ¿a qué libro o autor corresponde? Gracias, Néstor.

10. Después de leer ese maravilloso relato, la cuestión es, ¿cómo se ensambla esa visión tan clara de lo que es el universo y la vida, en cada acto de nuestras existencias?

11. ¿Podemos ver ahora toda la trama del temor? Sólo lo podemos ver si vamos más allá de él. Si nos olvidamos de todos los temores que hemos experimentado, que hacen de referencia, que nos condicionan para que pensemos y digamos lo que es el temor.

Sin experimentar ese vacío, donde la mente no sabe nada del pasado ni del futuro, no puede llegar la inteligencia.

12. ‘¿Tienes miedo a la muerte?’.

 Esa pregunta no tiene sentido, porque tanto podemos decir que sí como que no. Pero, hasta que no experimentemos la muerte, hasta ese día no podemos saber si tendremos miedo o no. Tanto si decimos que si como que no, eso no es real ni verdadero. Eso todo son palabras, no hechos.

13. El silencio y la quietud, puede que no sea suficiente, para poder comprender. Pero quiero saber qué traerá esa inteligencia, en la que todo queda resuelto, y donde sí que está el silencio y la quietud. Porque el silencio y la quietud, puede que sea inducido, un amodorramiento, un embotamiento de la mente, pereza o indolencia.

14. Es decir, ¿qué uno ha de actuar negativamente, para no dar la posibilidad de que el ‘yo’ pueda operar? Porque el ‘yo’, es confusión y desorden.

Colaboraciones, 26-01-2013

1. Todo el secreto está en darse cuenta que uno no es nadie, no es nada, solamente es percepción libre del condicionamiento corporal, cultural, de raza y de un país, de una religión y política. Cuando nos damos cuenta que no somos ese que está tan cargado con honores, premios y castigos, angustias y sufrimientos, deseos, cargado de vanidad, todo eso y el ruido que lo acompaña, llega a su fin.

Pero el problema sigue siendo el de siempre: ¿Cómo me daré cuenta de esa ilusión, de que soy lo que no soy en realidad? Porque el hablar de ello, el leerlo, puede que no sea suficiente para verlo y comprenderlo. Tal vez, si uno es afortunado y sensible, mirando a otra parte, dándole la espalda, pueda llegar.

2. Para comprender el espejismo, primero tiene que existir el espejo -la conciencia-, luego uno tiene que mirarse en el espejo. Y darse cuenta que lo que refleja es espejo es lo mismo que el que está mirando. Y luego, olvidarse del espejo, como si no nunca hubiera existido. Porque el espejo son los sentidos naturales, para poder mantenerse vivo el cuerpo, y los sentidos añadidos psicológicamente, mundanamente. Así que, si no hay espejo, el cuerpo puede funcionar con sus sentidos que tiene naturalmente, y desaparecen los sentimientos añadidos por la relación con el mundo: las ideas y teorías, ya sean religiosas, políticas, sexuales, de planificación y sus métodos para conseguir y lograr un deseo, algo sublime y que llamamos sagrado.

3. El pensamiento es como una piedra, de los millones que hay en una montaña, que se cree única, especial y lo más importante. Por eso, como bien has dicho, Shw, una vez hemos usado el pensamiento para lo que sirve, que es para poder operar en la parte mecánica, técnica, etc., hay que descartarlo. Y entonces el pensamiento. no molesta porque ocupa su lugar específico y adecuado para que el mundo material pueda seguir siendo.

4. Si el pensamiento, sólo es por sí mismo, todo se acabó. Porque seremos unas máquinas programadas. Pero si vemos la posibilidad de ir más allá del pensamiento, y de su programación, también está la posibilidad de liberarse de él.

5. He leído tu entrevista de ayer en… Gracias por tus comentarios e informaciones.

La sociedad en que vivimos, la que hemos construido entre todos, es superficial, adora la banalidad, la vanidad, es codiciosa. Y todo esto es el resultado del miedo. Y como no queremos tener miedo, no queremos enfrentarnos a él, hemos desarrollado todas esas distracciones. Que es donde estamos a gusto y sentimos placer.

Entonces, todo lo que se interponga a esa búsqueda de placer, será rechazado. Por eso, cuando dices que en la escuela debería de hablarse de la muerte, eso es una ilusión tuya. Pues, si se hablara de la muerte, de la injusticia, de la absoluta falta de respeto y sensibilidad, de lo indolentes que somos ante el dolor y el sufrimiento -ya que todo está relacionado entre sí-, todo el mundo de los que mandan, el establishment, se vendría abajo.

Y lo mismo sucede con el traer otro ser humano a la vida. Pues el ser humano no es visto como tal, sino como un objeto -es lo mismo que sucede con lo que hacen en España, cuando torturan y asesinan violentamente a los toros por placer, no ven a un animal, ven un objeto y por eso creen que no sufre ni siente y se le puede hacer lo que quieran: destrozarle todo su cuerpo y su vida en media hora-. Pues a los niños, también se les tiene para disfrute de los padres: se encariñan con ellos, los lucen, hacen fiestas de aniversarios, etc., luego piensan sacarles el máximo rendimiento profesional. Y finalmente, los echan a la guerra, para matar o que los maten. Pues la vida es una guerra de todos contra todos. Que mientras uno no se dé cuenta y lo descarte, seguirá participando en esa guerra.

6. Cuando uno tiene un acontecimiento sorprendentemente fuerte, que lo sacude, ¿dónde está el pensamiento? No está. Sólo hay un ver. Solo hay la conciencia operando. Pero el pensamiento que evalúa, codifica, contrasta, tiene miedo o alegría, no está, ha desaparecido. Luego, vuelve. Pero si eso ha sucedido, quiere decir que sí que es posible: que se puede ir más allá del pensamiento. Los que toman drogas, ¿por qué crees que lo hacen? Lo hacen para no pensar, para ir más allá del pensamiento, que, aunque él sigue operando a nivel animal, no molesta porque no contrasta el presente, el ahora, con el pasado, lo que ha sido, ya sea recientemente o hace mucho tiempo.

7. El ser humano no tiene un lugar para descansar. Aunque él cree que ha llegado el momento de descansar, eso no es posible. Pero cuando él se da cuenta, que ese lugar y momento donde poder descansar es un invento, una ilusión, toda su actividad precisa, no le provoca ni estrés ni fricción. Sino que goza de ese vivir, dándose cuenta dónde está lo falso y negativo descartándolo.

8. He leído tu escrito de hoy, en…, ‘Más allá del buey y la mula’. Gracias.

Hay una pregunta que examina rápidamente a los altos dirigentes de los cristianos, en especial a los católicos. Y es: ¿Qué haría Jesús si volviera hoy a la tierra? ¿Crees qué iría al Vaticano, dormiría en el palacio papal, consentiría estar rodeado de policías secretas, guardaespaldas, que hubiera allí para defender sus enseñanzas un ejército, un tribunal de justicia, una cárcel para encerrar a las personas que se desmandan, que pecan, que hubiera una banca que invierte en el dinero en las empresas armamentísticas que nutren a los ejércitos para ser más eficientes a la hora de matar? Parece todo tan infantil, que resulta increíble que haya personas que confíen en esos dirigentes, poderosos antidemocráticos, como si vivieran en una monarquía, una teocracia. Más aún cuando se relacionan con todos los altos dirigentes del mundo, corruptos e inmorales, que promueven y hacen la guerra, por sus actitudes divisivas, conflictivas, para resolver los problemas. Ya que ellos sólo quieren vencer, destruir, al contrario, al que llaman enemigo, cuando son seres humanos igual que ellos.

La inmoralidad no es solamente una palabra, es una causa que genera sufrimiento, dolor, confusión, desorden, anarquía, y al final las matanzas de las revoluciones y la guerra. ¿Crees, tú que Jesús, jugaría a ese juego, tan insensible e indolente, que oprime, explota, mata a otros?

Por otra parte, ¿quién ha dicho que Dios está a favor, tiene predilección por los pobres? Dios, o la imagen que tenemos de él, está fuera del ámbito de la mente humana. Así que nuestras palabras, conceptos, ideas, no le afecta ni altera ni conmueve. Porque si fuera lo contrario, dios todo poderoso, resolvería esos problemas que tenemos. O, mejor dicho, dios no habría hecho el mundo con estas criaturas tan insensibles, crueles, asesinas, que somos todos, aunque cada uno en su ámbito y nivel, según los retos y las circunstancias que nos llegan.

9. Hola T. No puedo unirme, pues es tal la avalancha de peticiones en favor o en contra de perros maltratados, maltratos a los animales, a las mujeres, a las niñas, contra los infanticidios en India y China, contra la caza de ballenas, etc., que he decidido no añadirme a nada más. De esto ya hace varios meses. Y casi todos los días me envían varias peticiones. Con afecto y con cariño.

Colaboraciones, 27-01-2013

1. Gracias Paty y Néstor.

Sí, vi hace muchos años esa película, que, aunque de apariencia inocente, porque eran simios sus protagonistas, sus maneras eran como las de los hombres en cuanto a su crueldad.

2. “El corazón es el más grande de los sabios. Él no piensa, sólo actúa”.

Pero el corazón también te puede traicionar, como de hecho sucede con los que se enamoran, que luego se pelean, y algunos, se matan. En la vida no hay nada seguro.

3. Todo lo confuso y desordenado, como la locura o la idiotez, viene del miedo, de la división interna.

4. “El hombre existe para un propósito, para encontrar la realidad de Dios”.

Si el hombre existe para un propósito, seguirá dividido, viviendo como un animal.

5. “Nos aferramos a lo conocido, nos da miedo lo desconocido”.

Lo desconocido nos da miedo, pero es ahí por donde se empieza a vivir realmente.

6. Lo desconocido está eternamente presente. Ese es problema: que no podemos saber qué es lo eterno, qué es el infinito, porque no se puede descubrir, ni visualizar ni mental ni física ni materialmente, al no poder abarcarlo.

Por otro lado, hay algunos que dicen que el cuerpo, y todo lo material es una ilusión, pero decirlo es muy fácil, pero vivirlo en su totalidad, ahí está la prueba definitiva.

7. Cryst. Cuando dices: ‘Como Dios es todo, ningún mal puede ser’. Eso entra en contradicción, con lo que sucede, con lo que nos sucede a tú y a mí, a todos. No podemos ser buenos totalmente. Y entonces, nuestro creador ha fallado, ha hecho la vida imperfecta. Pues, para vivir unos, han de morir otros -cuando te comes un filete de carne, ya has asesinado a un animal-.

Todo eso, es la visión humana de lo que sucede. Porque, si dios existe -como dicen los que creen que sí-, entonces a él no se le puede interpretar sus decisiones en nuestro ámbito humano, de nuestra mente humana. Por tanto, todo lo que hablemos de dios, si lo que hace o no hace, relacionándolo con nosotros, es una cosa vana, una ilusión infantil.

8. ¿Podemos negar la física y la química, sus fenómenos y los cambios que genera? ¿Si vamos en un coche, podemos pasar de la física, que es que otro coche que viene de frente, si no lo eludimos, colisionamos y hay un estallido de destrucción en todo el lugar, incluido nuestro cuerpo? ¿O ingerir drogas, sin que nos hagan ningún efecto? ¿O, si hay fuego y no nos apartamos, no quemarnos la carne, el cuerpo?

9. Lo que está claro, es que la persona que tenía que salvar al enfermo -como es tan ignorante, astuto, etc.- transmitió y vendió la idea de que él era el único que lo iba a salvar. Y, además que no lo ha salvado, esa persona que pretendía ser el salvador, ha enfermado gravemente de la misma enfermedad del paciente enfermo. Por eso cuando uno dice que sabe, es que no sabe. Porque si supiera, no diría que sabe, porque saber todo no es posible. Lo más triste es que hay personas que confían y entregan sus vidas a esas personas, tan ignorantes, astutas, taimadas.

10. He leído tu entrevista de ayer en… Gracias por las informaciones y comentarios.

Precisamente, esta mañana estaba comentando para unos foros que habían publicado un escrito en el que los chamanes, etc., de Sudamérica, decían que había una energía inorgánica. Es decir, personas sin cuerpo. Y, les he enviado unos comentarios, donde les preguntaba si se puede pasar de la física y la química. Es decir, si uno es capaz de no tropezar con los muebles, los coches, los obstáculos; y. si uno es capaz de tocar el fuego sin abrasarse ni arderle la piel ni la carne. También les he dicho que, si uno es capaz de ingerir algo, sin que haga algún efecto en el organismo: drogas, etc.

Es evidente que hay una energía que desconocemos y que hace cosas increíbles. Una vez vi algo extraordinario, como tú lo describes en la entrevista: una persona también sudamericana tenía a otra persona tumbada en una mesa, desnuda, y empezó con sus manos desnudas a abrirle la piel y la carne en un costado del abdomen, del bajo vientre, en su parte derecha. Cuando ya estaba abierto, sin manar sangre, le extrajo algo rojo. Y enseguida, cerró el agujero, como si no hubiera hecho nada. Eso mismo lo repitió en otro sitio otra vez. No había quejidos ni movimientos molestos por parte del paciente; y el sanador actuaba como si estuviera haciendo algo sin importancia. El lugar era en una habitación, sencilla con paredes desnudas, de color amarillo claro, sin muebles ni nada de decoración, ni mesas ni sillas.

Y ahí, aunque a otro nivel, sigue estando la física y la química.

11. He leído tus respuestas y los comentarios que han publicado en la entrevista que ha publicado el diario…, de hoy. Gracias.

Es curioso que te escandalices de lo que hace un país, cuando todos los que pueden hacen lo mismo. Tú mismo por ser un político, con el rango de cónsul, habrás hecho tanta corrupción como el que más. Eso es lo mismo, que darle en un conflicto entre dos personas, siempre la culpa a uno nada más. Es como si tuvieras dos hijos, que están enfrentados, y tú siempre respaldaras y defendieras a uno -que es tu predilecto-. ¿Esa actitud tan partidista, con tanta discriminación y crueldad, tiene alguna viabilidad real en la vida, para que genere armonía, paz, y no guerra? Y esa actitud, es tan infantil, tan superficial.

Con esa actitud que tienes tan fanática, con tanto odio a los que crees que son tus enemigos, crees que puedes vivir sin ser inmoral y corrupto. Pues, tu nivel de vida hace que se exploten a los que trabajan por sueldos miserables, para que tú y los tuyos podáis disfrutar la vida que lleváis.

Así que el verdadero problema no son los otros, sino yo mismo. Si tú quieres la paz, has de hacer lo necesario para no provocar la guerra. Todos, podemos tener las coartadas, las necesidades, para el enfrentamiento, la contienda y la guerra, contra otros que también hacen lo mismo contra nosotros.

Por eso, tú has de hacer lo que quieres que tus enemigos hagan, has de empezar tú. Para que ellos vean cuál es el comportamiento más adecuado, para que no haya conflictos, enfrentamientos, violencia y guerra.

Es muy importante que veas, que te des cuenta y comprendas, que todos somos psicológicamente básicamente iguales. Y por tanto, según el reto que nos llegue haremos lo mismo que han hecho y hacen los otros, todos los demás. Ante un ataque, ¿hay alguien que no se defienda? Pues los que tú crees que son tus enemigos, ellos se sienten atacados, maltratados, difamados por ti, cuando los acusas, los desprecias e infravaloras, etc. Como tú también te sientas atacado, cuando ellos hacen eso mismo contra ti.

Colaboraciones, 28-01-2013

1. He leído tu entrevista en el diario…, de hoy. Gracias por los comentarios y las informaciones. 

Lo negativo que tiene la poesía es que a veces inventa el absurdo, lo irreal, los no hechos, cuando nos hemos de atener a los hechos. Pues, si tú y yo, y otros muchos, queremos que la corrupción desaparezca, queremos que la guerra -la mayor corrupción- desaparezca, lo hemos de mirar como un hecho inmutable. Pero, los corruptos, los guerreros, no le ven como algo real, tal cual es.

Eso mismo sucede en España, y otros sitios de Sudamérica, que torturan y asesinan violentamente a los toros, pero no lo ven ni como tortura ni como un asesinato, sino como un arte. ¿Te parece poético decir que torturar a un toro por placer y diversión es un arte? Pues eso, es lo que hace la poesía surrealista.

Cuando los poetas dicen cosas como: ‘La luna se está peinando en el espejo del río’. Eso es un delirio, una alucinación, cosa de personas subdesarrolladas mentalmente. Pues la luna no tiene cabellos para poder peinarse. ¿Te das cuenta dónde estamos? Pues el todo vale, es el origen del desorden y la anarquía. Que es lo que quieren los corruptos. Los que quieren la guerra, los que lo solucionan todo mediante la violencia.

El arte tiene esa misma connotación y sistema: inventar otra realidad diferente de la que hay, de lo que es. ¿Se puede mejorar y superar la belleza de un árbol visto en el lugar dónde está? Querer mejorarlo, eso es corrupción, alteración de la realidad, por otra realidad que me gusta más y más me satisface. Pero eso, destruye la integridad, la cordura, la sensibilidad, el orden, por la confusión y el caos.

El orden de lo que es, de la naturaleza no se puede alterar. Un perro, es un perro y hay que tratarlo como es ni más ni menos. Lo mismo el león y las fieras de la selva. ¿Para qué las encierran en jaulas, para exhibirlas como espectáculo, entretenimiento y distracción, si esa actitud traumatiza y rompe el orden de los animales salvajes y convierte sus vidas en una tortura absurda?

¿Te das cuenta el peligro de querer cambiar y alterar el orden, de lo que es? Como escritor que eres, sabes que cada letra y cada palabra es algo sagrado y no se puede cambiar por capricho, sino no nos podríamos comunicar por escrito. Y lo mismo sucede al hablar. Por eso, los idiomas que no sabemos ni comprendemos, nos parecen una locura indescifrable. Pero los que los hablan y entienden saben cómo se escribe cada palabra y dónde hay que usarla y ponerla.

2. La realización, no llega con el pensar. Sólo hace falta ver y observar la realidad, lo que sucede en el pensamiento.

3. Gracias Max, por la publicación de ese escrito, tan reconfortante interiormente este.

4. Hay un problema, que es que una ola del océano donde hay miles de millones, se cree que es diferente a las demás. Y ese descubrimiento es porque ha inventado un observador, que contrasta, compara. Pero como eso es falso, ella tiene sus dudas y empieza todo el calvario para demostrarse que es diferente, es la mejor.

Ahora la pregunta es: ¿qué hará la ola para no vivir en esa tortura de estar siempre queriendo ser más, pues siempre hay otras olas que la hacen dudar?

5. Mucha poesía, Tao, ¿no te parece? Porque tu orden que impones, puede que no sea el orden para otro. Por eso las religiones, diciendo que quieren hacer el bien, generan tanto mal. Así mismo es lo que les pasa y hacen los políticos, que declaran guerras, sin importarles las torturas y los martirios que provocan en las personas.

6. Tao. Eso creo que se lo deberías de contar a un niño tierno. Porque, te has olvidado, o no lo sabes, que el observador es lo observado. Es decir, si tú estás hablando con una persona cualquiera, ella es como tú, tiene tus mismas funciones tanto orgánicas, como psicológicas. Así que inquiérete, investígate, o lo que es lo mismo investiga e inquiere en los demás. Y verás cómo tú eres y cómo son los demás. Pero no te inventes cosas que no son, atente a los hechos.

7. Ahí sí que tienes razón en advertir del peligro del fumar. Pero he conocido personas que a los ochenta años seguían fumando y no estaban enfermas. Sin embargo, hay otras personas que nunca han fumado y tienen problemas en las vías respiratorias. Te lo digo para que veamos que todo no lo podemos saber. Aunque meter humo en los pulmones humo, es una de las cosas absurdas que hacemos los hombres. Se empieza por vanidad y esnobismo, pero pronto pasa a ser otra droga más.

8. Una parte de la culpa es nuestra y la otra parte es culpable el destino, lo que los antepasados nos transmitieron y educaron.

9. El origen del mal es el miedo. Una persona sin miedo, no tiene maldad. Porque, al no tener miedo a nada -ni al futuro ni al pasado-, no desea nada.

Todo es muy sencillo, pero todo lo complicamos, ya sea por lo que dicen los libros o lo que nos dicen otros que dicen que saben. Solamente, tienes que mirar y darte cuenta qué eres dentro de ti con, sinceridad, y verás que tienes miedo, mucho miedo, que te divide de los otros, y te hace cruel y despiadado.

10. Cryst. Dios no necesita ni deja de necesitar. ¿Por qué queréis hablar de lo que no se puede expresar con palabras? Pues, no hay palabras para expresar lo que esté más allá de ellas, lo innombrable. Dios no reconoce ni puede reconocer la maldad, porque él es tanto el criminal como el inocente que va por la calle, que es toda vulnerabilidad. El concepto del mal y del bien, es un concepto de los hombres, porque al tener miedo, se hacen duales e inventan el bien y el mal.

11. Gracias, Luli. Todos los que tienen abundante dinero, que viven como burgueses, tienen que justificar su manera inmoral de vivir. Porque ellos, en cierto modo saben que viven inadecuadamente. Es como si viviéramos en una misma casa –la tierra-, donde unos viven derrochando y perdiendo el tiempo en distracciones y entretenimientos. Y hay otros, que viven en la miseria, son explotados y maltratados, muriéndose de hambre en la más absoluta miseria.

Al no poder, dar solución a esa miseria que mata de hambre a millones, porque nos hemos hecho adictos a esa manera de vivir derrochadora e inmoral, buscamos una solución psicológica, donde nos preguntamos si existe el cuerpo, si existe el mal como tal, si existen otros mundos. Todo ello, como no tiene respuesta, hacemos una ciencia, una distracción un escape,

Pero no hay escape, si la vida me lleva a vivir con alguien que está enfermo, hambriento, su vida es la miseria, es mi responsabilidad hacer algo al respecto, ¿no? Y si no quiero hacer nada, lo tengo que asumir, no huir dando la culpa a otras realidades. Si no huyéramos, sería tal el impacto que recibiríamos que habría un cambio, una mutación, donde veríamos la solución: el fin de la división y la fragmentación interna.

Colaboraciones, 28-01-2013

1. Gracias, Abad. Lo más extraordinario es que en un grano de arena, en una motita de polvo, puede haber un universo. Pero, eso que es tan maravilloso y extraordinario, se tiene que vivir, uno tiene que salir a la calle y encararse con la vida, que siempre son los demás, la naturaleza -el frío, el calor, el hambre o la falta de apetito, el miedo a todo lo que existe-. Uno no puede escapar, tiene que ver quién es en la relación.

2. Tao, no sales de ese círculo en el que estás encerrado: lo bueno para ti, puede ser lo malo para otro -aunque pueda ser realmente bueno lo que tú dices-. Porque lo realmente bueno, es el fin de la división y el conflicto. Y por mucha razón que tengas, si vives enfrentado, con una mala relación con los que convives y te relacionas, entonces nada tiene sentido, porque de ahí arranca el conflicto, las disputas, la violencia y la guerra. Y se supone que tú no quieres ni la violencia ni las matanzas en masa de las guerras.

3. Te equivocas, Venta, pues lo que decimos que es dios, no odia ni deja de odiar, porque él es todo, la totalidad.

Por otra parte, hablar de algo que está más allá de las palabras, es una cosa vana. Es como pretender describir el infinito con palabras.

4. “¿Hay un doctor en la casa? ¿Cómo se supone que voy a saber que no hay, o sí que hay? Si no hace falta que venga para decir lo que no puede ser dicho por nadie”.

Ese es el momento en que nos damos cuenta lo banal que es cavar y cavar para buscar las respuestas. Pues, las respuestas no existen, al menos usando las palabras. Porque la realidad, el principio y el fin, o lo que no tiene ni principio ni fin, no se puede explicar.

5. Has de descubrir, Tao, que tú verdad, sólo es para ti. Porque cada uno tiene su verdad. Y aquí está el principio de la armonía, de la paz y del amor.

6. Muy bien, Isaac, el miedo es una ilusión. Ahora, el paso siguiente es, ¿cómo voy a estar libre de ese miedo atroz, que destruye mi relación con las personas, todo lo que existe, y mi vida?

7. Kenneth. Si dices que todo lo que sucede es culpa nuestra, como si dices que es culpa de los otros, eso no es real. Porque el principio de todo no lo sabemos. Sólo podemos saber que el final de la ignorancia está en el fin de la división y el conflicto interno.

8. Así no tendrás paz, Gary. Sino conflictos, enfrentamientos y guerras. Que es todo lo que se necesita para conseguir un imperio y mantenerlo.

9. Martin. Has caído en el error que describías: has dicho o interpretado, el camino, tu camino. Tu opinión de algo que no se puede saber.

10. No se trata de ser más sabio cada día, se trata de un instante ver toda la falsedad que hay y descartarla. Porque si implicas el tiempo, ese momento del ver claramente, del cambio no llega.

11. Shraddhanshu. Dios es más que el que cambia el agua cada día de la pecera. Por eso, cuando describimos a dios, es mejor decir: ‘Eso no es, eso no es’.

12. ¿Qué quiere decir zy, Kenneth?

13. ¿Qué quiere decir siw, Luli?

Respuesta: ‘Jaja nada, escribía desde el celular y se envió sin querer’..

14. Cuando juzgamos a alguien, sea quien sea, si somos afortunados y nos damos cuenta que somos lo mismo que esa persona que queremos juzgar, todo se detiene. Y ese deseo de venganza, de vanidad, de celos y envidia, desaparece.

15. Gracias, Will. Todos los animales, y todo lo que tiene vida, son capaces de hacer algo que no está previsto. Y el hombre, como otro animal que es, también lo demuestra en sus capacidades adaptativas: vivir tanto arriba de un gran árbol, donde ha construido una casa o cabaña, o en un edificio de cincuenta plantas

16. Yo las encuentro a todas muy poco femeninas, comparadas con la Mona Lisa original.

17. He leído tu escrito-columna, de ayer en…, ‘Un incontrolable expolio africano’. Gracias por las informaciones y comentarios.

Estando de acuerdo contigo. Hay que decir, que eso no es nuevo. Pues el hombre es el mayor depredador que hay sobre la tierra. Y donde puede serlo, sin ningún escrúpulo lo arrasa todo. Pues los primeros colones, al ser tan poderosos y desarrollados en todo lo material, se apoderaban de todo lo que podían abarcar con sus capacidades. Dominando a los nativos como si fueran todos esclavos al servicio de ellos. ¿Cuántas fortunas en Europa y América están sobre el sufrimiento y el dolor de esos seres desafortunados, que su vida era trabajar y servir a los dueños blancos hasta reventar?

Esos primeros colonos, o alguien como ellos, se encargaron de arrancar a millones de nativos para transportarlos a América y venderlos como esclavos al mejor postor. Con esta actitud tan grave e inhumana, ya está todo dicho con respecto a sus fines e intenciones: dinero y el poder que proporciona.

Ahora todo funciona de la misma manera, pero es todo menos evidente, de una manera más sibilina, menos extravagante ni con tanta vanidad ni exhibicionismo. Por eso, ahora tienen a las multinacionales alimentarias, las corporaciones financieras, las corporaciones que subcontratan en un mar de burocracia, para escamotear la poca legalidad que hay en África.

18. Auringal. Las plantas no sufren al pisarlas o al arrancarlas, cortarlas, al nivel sensorial como nosotros, pero sienten un dolor a su nivel. Y lo mismo pasa con los animales. Cuando vemos trabajar duro a alguien, al sol o al frío severo, vemos que lo soportan, pero a su nivel están sufriendo. Lo mismo podríamos decir de los que tienen esclavos, que ellos no hacen nada por miedo para liberarse. Pero en lo más hondo de su ser, hay algo que no encaja y están siempre, como un animal, listos para agredir y salir de ese estado, si ello fuera posible.

En definitiva, el dolor no es solamente la apreciación que tengamos o no de él, sino un hecho que conmueve y afecta a todo el lugar donde sucede, a todo el universo.

Colaboraciones, 29-01-2013

1. El miedo siempre es a perder algo, ya sea material o una situación psicológica, un estado placentero. Y para no perderlo, el ‘yo’, inventa algo para quedarse donde está a gusto. Es decir, el miedo hace que invente otra realidad, que es quedarse siempre en lo que le da placer. Pero como eso no es posible, es cuando llega el conflicto entre lo que es, la realidad, y lo que debería ser, que el ‘yo’ inventa.

Y mientras esta manera de operar del pensamiento no sea vista y comprendida, el miedo nos dividirá y generará conflicto, agresión, violencia y guerra -que es cuando el miedo es en su máxima expresión, pues entonces el juego es a vida o muerte como nunca antes es-.

2. Pero, Fernando ¿tan poca imaginación tienes para no leer entre líneas una metáfora? ¿Te has vuelto seco? Eso que dices, se podría aplicar a lo que escribirnos, porque desde este momento en que te escribo, cuando lo recibes yo ya puedo haber cambiado el sentido que quería darle. Y tú quién sabe cómo lo vas a entender, qué interpretación le vas a dar, como lo has hecho al contestarme. Acuérdate que lo que uno hace, también lo haces tú, y al revés, porque estamos presos en la cárcel de las palabras, de la mente, del destino. Y con todo eso, si no vas más allá, te vuelves seco, amargado. Como el que está en una prisión, y no sabe entender por qué está allí. Pero, si lo acepta plenamente, lo entiende, pude ser tan libre como el que va por la calle.

3. Es que una persona no puede entregarse a otra -la pareja, el maestro, el gurú, la religión, etc.- como el que se entrega al asesor de los asuntos jurídicos o financieros -que también nos pueden sorprender y engañar-. Porque los seres humanos somos taimados, que necesitamos siempre más de todo y el que se pone a tiro, ese puede ser la víctima.

4. “Comprender algo es dejar de comprender todo lo demás “.

Si comprendemos algo en su totalidad, como todo está interrelacionado con todo, también se comprende todo lo demás. Si uno descubre cómo funciona lógica, entonces la lógica le cuenta su secreto. Y es cuando uno participa de la comprensión de todo lo demás.

Pero hay un error en esa exposición, ya que nadie puede saber todo lo demás. Porque cuando decimos todo lo demás, ya estamos tratando algo que es inabarcable, del infinito.

5. El cerebro lo registra todo. Otra cosa es lo que hace con ello. Pues el pensamiento, si no funciona adecuadamente lo usará negativamente. Pero todo lo que vivimos se queda grabado para siempre en la memoria. Y aunque uno, vaya más allá de esa memoria-pensamiento, en cualquier momento puede volver y manifestarse eso que ha visto o vivido.

6. La curiosidad, ¿no es un deseo de satisfacción de algo? Toda satisfacción de un deseo, es el resultado del miedo a no poder hacer eso que creemos que necesitamos. Por eso, alguien que tiene la mente limpia es una persona quieta, sosegada, lúcida y feliz.

7. La ONU -como todo en este mundo-, está al servicio de los cuatro o cinco países más poderosos. Y lo que no sirva a sus intereses, no le dan ninguna importancia ni valor. Por tanto, es algo inservible a la hora de poner orden y justicia, a la hora de resolver verdaderamente los problemas.

El problema no está en la ONU en sí, el problema está en sus dirigentes que son marionetas de personas como ellos, también marionetas de su sed de poder, de seguridad, de su egoísmo y vanidad, de codicia y avaricia, de placer y su persecución al precio que sea, que haga falta. Y con esa manera de encarar la vida, los problemas, ninguna solución va a ser adecuada, justa, humana y realmente generadora de orden. Por eso, el mundo está ardiendo con las guerras y la violencia, porque sus máximos dirigentes son todos violentos guerreros. Y a su vez, los que los votan y eligen, también son violentos guerreros.

8. No, Vicente. Si el problema no se de Jesús. El problema son los que se han erigido en los administradores de su enseñanza, que son corruptos e indolentes, que viven por el placer de sentirse seguros-como se dice, vivir como un burgués-. Y para vivir de esa manera, deben mentir, falsear, ser hipócritas, ser cómplices de los poderosos mandatarios igual de corruptos y inmoral como ellos. Si no fuera así, el mundo no estaría, una parte de él muriendo de hambre, en la miseria, y la otra derrochando y tirando millones y millones de toneladas de comida y alimentos a la basura.

9. Hola Lorena.

No te conocía, pero es grato saber de ti y compartir la amistad contigo.

10. Gonzalo. Eso que dices, de que es una ilusión creer que existe la continuidad entre un pensamiento y otro, o un espacio de silencio y otro, es tu opinión. Porque, también podemos decir que está todo unido. Es como cuando vemos el mundo material: se puede ver fragmentado y dividido o todo homogéneo, todo como una unidad indivisible.

11. La vida hay que vivirla, pero no como un mono enloquecido. Yendo de un lado a otro sin parar, generando confusión. Porque, la experiencia y la curiosidad no tiene fin. Y la mente se agarra, a esas experiencias, para no enfrentarse con el miedo que siente en el ahora, ante la visión de su vacío existencial. Y por tanto, se hace dependiente, torpe y embotada, sin sensibilidad, dividida.

12. Hola Gume.

He recibido el siguiente correo electrónico: ‘Hola, Toni. Lú Za te sugiere que añadas a Gume a tu lista de amigos de Facebook’.

Por eso, si tú quieres que seamos amigos confírmalo. Por mi parte, estoy de acuerdo.

13. Cuando afirmamos que dios es esto o no es esto, se dice que: ‘Eso no es, eso no es’. Porque, todo lo relacionado con dios es lo total, la totalidad de lo que es, de todo lo que existe, lo absoluto. Y a lo total, la parte que somos nosotros, no la podemos abarcar. El todo, la totalidad, sí que abarca a la parte.

14. Todo lo que no sea independiente de la autoridad de otro ¿tiene eso algo de sentido verdadero? Si tú no puedes expresarte con toda libertad, porque sabes que uno que es más poderoso te va a vetar, ¿qué sentido tiene hablar de democracia, qué valor tiene hablar de derechos humanos?

La libertad, es poder mirar en todas direcciones, expresarse libremente, sin miedo a las represalias de una autoridad tirana, dictadora, invasora y opresora tanto en lo físico, como en lo psíquico.

Colaboraciones, 29-01-2013

1. He leído tu escrito-columna, ‘Pobreza en tierra de nadie’, en el diario…, del domingo pasado, 27-1-2013.

Gracias por tus informaciones, comentarios, y el trabajo que realizáis.

Todo eso que explicas, es lo que el hombre siempre ha estado haciendo. Pues el paradigma nunca ha cambiado desde hace un millón de años: el deseo egoísta y de seguridad, de prevalecer, de devenir -que en lo físico tiene su significado-, al desarrollarse ha pasado a ser deseo de seguridad psicológica. Es decir, ya comemos, vamos vestidos, tenemos albergue, pero aún queremos más. Que es cuando se pone en funcionamiento el proceso de seguridad psicológica. Pero como la seguridad no existe en absoluto, la carrera hacia ella es tan vana y absurda como llegar al fin del universo infinito -cosa que no puede ser, porque al ser infinito siempre habrá algo más para llegar hasta el fin-.

Pero, los seres humanos, desbordados por sus necesidades, no tienen la capacidad ni la sensibilidad para serenarse ni investigar, inquirir por qué ese deseo de seguridad, que hace que se divida internamente y de todo lo que lo rodea. Esa división interna -que es el darse cuenta de una sola parte, la del ‘yo’, de la realidad, de la totalidad-, es la raíz del miedo, del desorden, de la confusión. Pues, el miedo es el que nos incita a huir del presente, de la realidad, creyendo que otra realidad que inventamos es posible.

De esa creencia, de que podemos cambiar la realidad, lo que es, por otra realidad, es donde nace la raíz de ese deseo que quiere poner su orden. Pero, al ser divisivo ese orden, genera más desorden.

2. Para Colton Burpo, niño de trece años que visitó el cielo. Vive en Imperial, Nebraska, EEUU. Dice que de mayor quiere predicar por el mundo el amor a Dios, que es lo que Jesús le encargó. También dice, ‘No tengo miedo a morir: ya sé que el cielo es real’.

Su padre es pastor de la iglesia local y su madre trabaja en la parroquia. A los cuatro años cuando era operado de una peritonitis, estuvo al borde la muerte, salió de su cuerpo y fue al cielo. Vio a Jesús, al Espíritu Santo, muchos ángeles que le cantaban bonitas canciones. Dice que el cielo era espectacular, increíble, maravilloso. Dice que dios no le permite recordar el olor del cielo. Estuvo unos tres minutos, equivalentes según su padre a dos años y medio. Pero, el niño dice que cree que no hay tiempo, que da igual.

He leído tu entrevista en el diario…, de ayer. Gracias por las informaciones y comentarios.

Solamente quiero decirte que la verdad -o el cielo, como dices tú-, no tiene camino ni dirección alguna. Pues cada uno la tiene que encontrar él solo. Pues, uno no se puede fiar de nadie en absoluto. Pues si tú te conoces, de la misma manera así también conoces a los demás. Y tú ya sabes cómo eres: vulnerable, que yerra, que se equivoca, egoísta, con miedo a la soledad, al frío, a la enfermedad, a la muerte, a que te hagan algún daño, etc.

Y todo eso, no es de un solo ser humano -ni tuyo ni mío ni de nadie-, eso es propio de lo que va con todas las mentes de los hombres. Por eso, si te conoces a ti, es cuando conoces a todos los demás, al resto de la humanidad.

Como te presentas como un niño serio, desarrollado mentalmente, te envío este texto que sigue a continuación.

3. Ateniéndose a la libertad para ver, indagar, hacer en todas direcciones, no han de haber normas abiertas u ocultas en el mundo de Jiddu Krishnamurti, que sentimos que nos puedan impedir poder ir más allá. Incluso esta expresión de: ‘no han de haber normas abiertas u ocultas’, ya está dentro del ámbito de lo negativo, de lo que no es libertad. La libertad es sin fronteras, sin topes, sin sanciones o con sanciones. La libertad es cosa de cada cual. Y solamente él que hace algo, sabe si le libera o no.

4. La búsqueda de comodidad, de placer, es una huida de la realidad que no me gusta. Entonces la mente entra en fricción, con sus incesantes y apremiantes necesidades, entrando en un estado de paranoia que le puede llevar al pánico. Es lo que sufren los adictos, a lo que sea que fueran. En esos momentos la mente no tiene discernimiento ni capacidad de inteligencia. Sabe que algo no funciona bien, pero es incapaz de asumir completamente la situación.

Es un misterio el cómo desaparece esa situación crítica. Pero cuando pasa, llega una especie de éxtasis. Donde hay armonía y uno acepta la realidad sea lo que sea. Esto es debido porque se ha oteado por unos instantes el caos y su infierno.

5. Juan Carlos. El saber siempre lo medimos en relación a otro que decimos que sabe más que nosotros, Pero detrás, hay muchos que saben menos. La cuestión es, que donde todos somos iguales es en que no podemos saberlo todo. Porque, nosotros somos la parte. Y la parte no puede abarcar al todo.

En cuanto a que todos los hombres nacemos libres, eso es cierto, pero somos libres como nacen los animales. Pero como no podemos vivir como los animales, la vida se hace un encaje, un laberinto en el que uno tiene que saber vivir.

6. Gonzalo. Si tú tienes un árbol que necesita que lo rieguen con asiduidad, y lo haces, ¿no hay una unidad entre el agua, tú que lo riegas y el árbol? No hay una unidad entre la luna y la tierra, entre los otros planetas vecinos. Si te quedas con que lo que ven lo sentidos es una ilusión, estás en peligro de algo que te pueda suceder porque desatiendes a la realidad. Los que les gusta ver torturar a un magnífico e inocente toro, que es arrancado a la fuerza para llevarlo a la tortura, son tan cretinos que dicen que el toro no sufre, que eso es un arte. Y hablando de unidad, los países más subdesarrollados son los que más afición tienen a la tortura. El lugar más libre, culto, educado y desarrollado de España, que es Cataluña, es el único lugar que ha abolido la celebración de la tortura y asesinato de los toros, por placer y diversión. ¿Hay unidad o no la hay?

Finalmente, si tú vives con una persona que está enferma y le atiendes en lo que puedes, ¿hay unidad o no la hay? La unidad, de un grano de arena, es la misma unidad que hay en todo el universo. Es por eso, que no vemos la unidad, que estamos divididos, confusos, en conflicto.

7. Tener miedo al frío extremo, al hambre, al fuego que te va a quemar si no te apartas, eso tiene sentido. Pero, Janet, ¿por qué te tengo que tener miedo a ti, al futuro o al pasado, o al presente porque tampoco me gusta y me desespera?

Es decir, el miedo natural y para salvaguardar el cuerpo, es preciso. Pero, el miedo a lo nuevo, a lo de fuera, al extranjero, al diferente, al que investiga, al que quiere ser libre, etc. Eso es un miedo inventado, psicológico, es la insuficiencia. La insuficiencia es estar dividido. Y cuando estamos divididos es cuando estamos realmente en peligro, no solamente yo, sino todos los demás que conviven conmigo. Es decir, toda la humanidad.

Colaboraciones, 31-01-2013

1. ¿Por qué dices, Gonzalo, que la unidad existe, pero no podemos experimentarla? Cuando estás completamente interesado por algo, no sientes la unión con eso que quieres. Los enamorados, si no estuvieran unidos, ¿cómo se podrían soportar, aunque sea unos días?

La atención total, es unión con lo que estamos haciendo, observando, viviendo.

2. El hecho de que uno diga que quiere ver la verdad, eso es capital. Pues, el querer algo sostenido va en dirección correcta. Solamente falta darse cuenta que es lo que se ve, de cómo un vive: que no tenga nada que ver con la división ni el conflicto.

3. El ego, solamente hace lo que hace el ego: inventar lo que más le conviene. Y los inventos del ego son la división, los conflictos, las disputas, la ignorancia.

4. Ver y escuchar con atención, nos es cuestión de práctica alguna. Ello sucede sin tiempo. Sin mediar voluntad alguna, sin esfuerzo. La atención es en sí misma es independiente de todo.

5. Cuando uno ve la falsedad del mito de la comodidad y la seguridad psicológica, es cuando llega la verdadera seguridad, que es la inseguridad total. Y esa seguridad psicológica no está basada en la conformidad por los demás ni a costa de ellos.

6. La salud es la paz interior. Porque es una salud más allá del cuerpo y sus dolencias. El cuerpo siempre está ahí, como la vida y todos sus retos y problemas. Pero uno convive con él, lo ama, lo cuida lo necesario. Y hay una comprensión íntima que hace que la vida sea saludable. Es como tener un amigo que se va haciendo viejo y pierde el vigor de la juventud. La enfermedad lo que hace, es que acelera este proceso de destrucción y deterioro.

7. Sea el tiempo que sea, Mangalesh, -tanto el cronológico, como el psicológico-, es una ilusión. Algo que el pensamiento piensa: ‘He perdido mucho tiempo en conseguir el despertar’ Pero si no hay pensamiento, no hay nadie que evalúe ni el tiempo ni los logros. Sino que las cosas -el ver, la atención, sentir la libertad, etc.-, son sin referencia alguna en relación con nada que genere el pensamiento.

8. El deseo es la vida. Y la vida es deseo. Es como nuestra piel. Y uno tiene que vivir con él ¿Qué hacer ante ese deseo que nos confunde y nos lleva a hacer tonterías, al desorden? Mirarlo, verlo atentamente, para comprenderlo desde la raíz hasta que se desvanece. Es decir, ir más allá del deseo.

Dicho esto, uno tiene que tener una actividad en la que no se excite al deseo: no tomar drogas, café, alimentos euforizantes, etc., ni participar en competiciones apasionadas, tanto verbales, como físicas.

9. La experiencia siempre es el pasado que se repite. Y el pasado es la ilusión que cree que haciendo la guerra -la mayor corrupción- se van a solucionar lo problemas.

10. La vida es eterna. Pero ahora falta participar de esa eternidad.

11. Hasta que no conozcamos la manera cómo funciona el pensamiento, tampoco nos conoceremos -ni a nosotros ni a los demás-. Y cuando no hay conocimiento, el amor no puede ser. Sólo hay indiferencia, rechazo, etc.

12. Sin conocer la realidad de cómo funcionamos, todo se convierte en superficial y banal, una anarquía y desorden -que es lo que está sucediendo a todos horas-.

13. El pensamiento puede inventar cualquier cosa para salir favorecido, entre ellas el amor. El pensamiento está complicado en su bucle de respuestas y contra respuestas. Cuando el amor está ahí, ahora.

14. El pensamiento, que sólo sabe vérselas con el pasado –que está atrapado en lo viejo y conocido- no puede conocer el amor. Pues el amor es lo nuevo, lo no tocado por el astuto pensamiento.

15. “No hay hacedores, no hay alma, nada, sólo está haciéndose pasar por ‘realidad’”.

Ahora hay que vivir en esa nada, sin escapar de ella, ni justificarla ni intelectualizarla ni jugar con ella agarrándose a las infinitas descripciones.

16. El pensamiento cualquier dirección que tome, niega el amor. Por eso, no hagamos nada, para que así llegue lo nuevo. Pues, en la inacción, hay acción total, que es orden y es amor.

17. La experiencia siempre es el pasado, la repetición, dónde nada más puede llegar la ilusión del consuelo.

18. De la calidad de la pregunta va implícita la respuesta. Pues si la pregunta es confusa, la respuesta tendrá que aclarar esa confusión. Por lo que el resultado será como un parto complicado. Aunque la verdad, siempre puede salir a la luz.

19. El placer, la comodidad, la búsqueda de confort, nos alejan de las respuestas de la vida. Pues la vida es una unidad total, donde los fragmentos en conflicto entre sí, son un obstáculo para la respuesta adecuada y correcta a cada reto.

20. “Vivir por el amor y la verdad y dejar el resto atrás”.

El problema ahora es, ¿Qué es el amor? ¿Qué es la verdad? El amor y la verdad, son cuando todo conflicto entre los opuestos, la dualidad, ha cesado.

21. Sin un liberar la mente de todo el condicionamiento, heredado desde hace un millón de años, todo lo que hagamos será una repetición de ese condicionamiento: división, conflicto, violencia y guerra. Parece que no sea cierto, pero la guerra está en la calle, en los hogares, en cualquier país donde se echan millones de toneladas de bombas y proyectiles para destruirlo a él y a sus gentes. Y eso que es una realidad, no queremos solucionarlo. Pues, los que no quieren la revolución, son los que temen algo que perder. Revolución quiere decir, cambio de paradigma, liberarse del condicionamiento de la guerra y las circunstancias que nos llevan a ella.

Colaboraciones, 31-01-2013

1. Queremos, y por eso buscamos sin cesar, un lugar seguro para no ser molestado. Pero, ¿existe la seguridad en alguna parte? La vida es la total y absoluta inseguridad. Y todo deseo de seguridad, como no puede ser de otra manera, nos deja en la inseguridad. La seguridad, nace desde el interior de cada cual. Y no depende de lugar o circunstancia alguna.

2. La autoconciencia es la liberación de nuestro pasado, del condicionamiento desde hace un millón de años. Y esa liberación, es la que aniquila todo el pasado, con su causa y efecto. Y, destruye, al descartar todo deseo de huir al pasado o al futuro, a creencias liberadoras y salvadoras por una única senda, camino.

3. Nuestras vidas son el pensamiento, lo que pensamos. Y lo interno siempre se impone a lo externo, ya sean las leyes y las normas, las sanciones. Por tanto, es a lo interno a lo que hay que comprender. Porque, sin comprender lo interno, nos perdemos en toda clase de ideas, de teorías, de conceptos, de explicaciones.

4. Así que, sin comprender de qué manera funcionamos internamente, cómo opera y funciona nuestros pensamientos, sin comprender cómo funciona la vida, seguiremos viviendo en la ilusión, generando desorden y confusión.

5. Guardar silencio ya es una dirección para conseguir algo. Por tanto, el que no tiene nada que buscar, todos los caminos y situaciones son adecuadas para ver lo que es, la verdad y la realidad de lo que es la vida en todos los ámbitos.

6. He leído tu entrevista del día, 29/01/2013, en el diario… Gracias por las informaciones y comentarios.

Por mucha fuerza y poder fáctico o real que tenga un gobierno mundial en la sombra, nada va a cambiar. Pues, el mismo paradigma de corrupción e inmoralidad que hay en todos lados, será en él.

Por lo que, lo que nos tiene que interesar son las personas y no el gobierno al que pertenecen. Ya que todo nace dentro de las personas, que al exteriorizarlo se manifiesta en el comportamiento cotidiano. Y así, es como se construye esa sociedad corrupta e inmoral. Por eso, cada uno es también responsable de todo el desorden y la confusión que hay, ya sea en su casa, en su ciudad, en su país y en todo el mundo.

7. He leído tu entrevista del día, 30/01/2013, en el diario… Gracias por las informaciones y comentarios.

Siento decirte, Simon, que todo lo que dices son unas vagas ideas, superficiales, como un canto al optimismo. Optimismo que no vemos reflejado en realidad por ninguna parte. Pues, ahí está el desorden que provocamos con nuestra actitud divisiva e indolente, corrupta. Lo que hace que el caos y el desorden estén por todas las partes del mundo. Ya sea en Brasil, Israel, Europa o en toda Asia.

Son pocos los que se atienen y respetan las leyes. Y los que las crean para poner orden, no tienen el orden suficiente para hacerlas cumplir. Por eso, todo lo que gestionamos está lleno de dificultades, de fallos, de incumplimientos.

Entonces, ¿cómo despertaremos en nosotros ese algo que vea la necesidad de ser sensibles -no románticos con el pasado ya sea que nos parezca doloroso o placentero-, no indolentes ante el sufrimiento? Porque, si no hay sensibilidad para ver la realidad de que el dolor y el sufrimiento, es fruto de una mala administración y mal comportamiento, siempre seguiremos igual, como vivieron nuestros padres y abuelos: divididos y en conflictos por la raza, por el nacionalismo, por mi país que se impone a otro más débil, por la competitividad de los mercados, etc. Y todo esto nos hace que nos comportemos con brutalidad y crueldad. Que, al desarrollarla, es cuando se genera la guerra y su violencia.

Esto no es un invento, es una realidad: la falta de sensibilidad, la falta de humanismo está presente en todos, ya sea una persona cualquiera, un país, una nación, un bloque, una raza. El que hace años fue humillado, invadido, masacrado, torturado, asesinado atrozmente, ahora él mismo hace lo mismo con otros que ahora son más débiles que él.

8. Todo lo que el pensamiento ha inventado como fantasmas, demonios, vampiros, ángeles, etc. Han sido creados mentalmente por la repetición, desde hace miles de años, de algo que daba miedo y temor. Y el miedo y el temor es lo que más neuróticos nos pone. Así que en ese terreno de la neurosis -pánico-, uno puede ver cualquier cosa. Luego, lo cuenta y transmite a los demás, que también lo ven y así llega a consolidarse hasta nuestros días.

Nunca han existido, pero existen en la mente de una manera tan obsesiva que son poseídos por esos inventos como si fueran entidades o personas de otro mundo, sin cuerpo, aunque sean vistos, oídos y hablados Por muy fuerte que se crea alguien, son tan poderosos esos inventos, que, si se habla de ellos, se lee sobre ellos, se piensa en ellos, pueden acercarse a uno. Con todos los problemas y complicaciones que generan.

9. Por eso nos molestan tanto los cambios, porque nos aferramos al confort de lo conocido. Y cuando llega el cambio, nos parece una molestia. Pero, si vivimos el cambio desde dentro de él, nos movemos con él, dejamos de estar aferrados al pasado. Por lo que, el confort no se pierde, aunque sea a la baja. Pues, en la atención total, uno está más allá de toda molestia, ya sea en la lentitud, o en la aceleración.

10. Por eso, todo cambio ha de ser ahora. El tiempo psicológico es un invento, otra ilusión. Por eso cuando se realiza el cambio, es ahora, será en el ahora. Es decir, en el omento del cambio, uno se da cuenta de la falsedad del tiempo porque vive el ahora, ver sin el tiempo.

11. El pensar no es pensar como lo conocemos y hacemos -salvo los momentos de lucidez e inteligencia-, creyendo que es nuestro pensamiento o somos los artífices de esos pensamientos. El pensar es porque llegan pensamientos, olas mentales, en un fluir continuado y sin fin. Por eso, es vano luchar y querer dominara el pensamiento. Porque no es nuestro pensamiento. Es como decir que el aire es mío, nuestro. Así que, el pensamiento, es la vida misma.

12. El pensamiento se puede explicar sin explicarlo, pero porque se explica viviéndolo. Uno puedo expresar un disgusto por un insulto, sin palabras e interpretarlo los demás.

13. La tradición y su romanticismo nos empantana en el pasado. Con emociones y sentimientos, que nos perturban de manera que tenemos miedo a toda novedad, a lo nuevo que lo vemos perturbador y molesto.

14. La vida es comunicación, relación, ya sea corporal, hablada o transmitida de otra manera.