Torni Segarra

Seleccionar página

Version:1.0 StartHTML:000000196 EndHTML:000251692 StartFragment:000007940 EndFragment:000251608 StartSelection:000007940 EndSelection:000251604 SourceURL:https://www.tsegarra.com/?p=12858 13. Dentro de la vida -4-. El dolor es la enseñanza. 2014. Mes de Enero. | Toni Segarra

54. Cuando intentamos convencer a alguien de que ha sido engañado, eso quiere decir que se tiene que efectuar una investigación, remover muchas cosas. Por lo que las personas que viven acomodadas, aunque sea en la pobreza, son incrédulas, no hacen caso. Pues las personas, si no hay un gran agravio tendemos al conservadurismo y la repetición.

55. Exigimos sinceridad, pero nos ofendemos cuando nos dicen la verdad. Pero la verdad no tiene otro camino que la verdad misma. Por lo que digamos la verdad o no, nuestra actitud personal, nuestra manera de vivir, es lo que va enseñar lo que es la verdad o no. La vedad está ahí para el que la pueda ver. Luego se puede explicar e informar, si es que los otros quieren saber, tienen esa llama que arde por saber.

56. Eso es lo más maravilloso del amor, que no se puede definir. Porque la definición nos limita. Cuando el amor es la libertad total y absoluta. Eso quiere decir, que hemos de ser vulnerables, sin miedo, que es cuando no tenemos límites.

57. Cuando tenemos una experiencia, desagradable o no, todo queda grabado, imprimido en el cerebro, la memoria. Pero, al pasar los días otras experiencias van haciendo que les prestemos atención. Cuando nos trasladamos a una nueva ciudad para vivir allí, las imágenes de lo que hemos dejado atrás siguen recurrentemente, y empezamos a comparar con lo nuevo que tenemos delante. Pero con el tiempo, lo que tenemos en el presente, se va imponiendo y todo el pasado queda vago, sin importancia real. Si no es que llega una gran crisis y no vemos otra solución mejor que volver atrás.

58. Las mujeres creen que son iguales a los hombres. Y eso es verdad si nos referimos en lo básico, en lo psicológico. Pero cuando las mujeres dicen que son iguales a los hombres en todos los ámbitos, incluyendo el físico, es cuando empiezan a soñar, a creer. Pero los sueños ni las creencias, son hechos, son la realidad.

Las mujeres físicamente tienen menos posibilidades, eso es algo que viene desde hace un millón de años. Pero ese no es un drama ni un perjuicio ni una manca de vida. Eso es la realidad de que hay cosas que no pueden hacer de la misma manera como lo hacen los hombres.

Pero las mujeres quieren ser en todo igual. Por lo que el desastre llega. Es como si uno que nace con una lesión en las piernas, quisiera correr como lo hace el que tiene las piernas adecuadamente para poder correr.  El drama no es ser diferente. El drama es cómo vivimos con esa diferencia.

59. Los poetas se han atrevido a decir lo que quieren, lo que les da la gana, creyendo que así se acercan a la realidad de lo que son las cosas. Pero acercarse a la realidad no significa que se llegue a la realidad. Es como si dijéramos: ‘Me estoy acercando al amor.’ Cuando al amor no nos acercamos ni nos alejamos, sino que llega y se manifiesta sin tiempo, instantáneamente. Y de la misma manera tan instantánea e inexplicable se va.

60. Cuando alguien siempre lleva la ropa limpia, el día que lleva alguna mancha los que conviven con él se lo señalan, le exigen limpieza, ven lo fea que es. Pero si alguien lleva siempre manchas en su ropa, nadie le dice nada, ya que se han acostumbrado a esa manera y no les importa.

Psicológicamente sucede lo mismo. Cuando uno carga con más trabajo que los que hacen los que conviven con él, si disminuye o deja de hacerlo es visto como algo grave, se le exige que prosiga y acepte esa manera de trabajar, de la que tanto se benefician los demás.

Lo mismo podemos decir de la atención y los cuidados de las personas, que cuando se cosifica, se institucionaliza, todos creen que todo ha de seguir igual, cargando unas personas más que las otras en ese cometido.

61. Lo que se narra, se escribe, se dice, no es lo narrado ni lo descrito. Pues la realidad, lo que es, va naciendo y muriendo a cada instante. Y lo escrito, lo que se narra y dice, ya está todo muerto, porque es del pasado. Lo que sucede es que lo aceptamos porque de una manera o de otra nos hemos de comunicar.

62. Las dificultades han de venir y aceptarlas. Pero hemos de hacer las cosas de manera, que no haya más dificultades y sus problemas.

63. Los que aman no siempre son un trocito de cielo para los demás. Si tú amas a una persona que es enemiga de otra, con todos los beneficios que genera el amor, entonces ese pretendido cielo se convierte en un infierno. El amor es como la fragancia de las flores, que se esparce para que el que pueda las disfrute.

64. Somos de tal manera que esa bendición que decimos que son los hijos, los volvemos en nuestros enemigos. Porque cuando son pequeños los manejamos y somos sus responsables, pero cuando se hacen grandes se vuelven autónomos e independientes, libres. Por lo que ya no hacen ningún caso a los padres, que se van haciendo viejos, torpes, tercos, autoritarios. Y como eso, es insoportable consentírselos llegan las disputas y peleas, los conflictos y todas las maldades que eso trae consigo.

65. Si dios hizo las princesas, es un dios racista, desigualitario, injusto. O todas somos princesas o ninguna lo es. Por eso, las personas se aprovechan de esa palabra dios para conseguir consolidar eso que quieren.

Hace un tiempo, un dictador brutal, cruel, asesino, en todas las monedas puso su efigie y su nombre con la leyenda: ‘Por la gracia de dios.’

67. El problema surge cuando uno de los contrarios no acepta el juego y el papel de su oponente que dicen que le va a equilibrar.

68. Una mujer inteligente besa sin enamorarse. Pero en el momento del beso, es preciso que haya amor. Aunque sea en unos pocos instantes. Porque el amor es estar más allá del tiempo y el espacio. Por lo que al aparecer el sexo en acción, es cuando vamos más allá de todo lo que nos divide y nos pone en conflicto.

04-01-2014

69. Para quedarse, es preciso que haya un beneficio, ya sea material, espiritual, etc. Es cuando no hay ningún beneficio, que buscamos a otro, o a algo, para sacar ese beneficio que es preciso para sobrevivir: el afecto, el cariño, el respeto, poder hacer caridad ayudando a otro. O  de algo que nos reporte un beneficio material, etc.

70. El sonreír, la sonrisa, ¿no significa que somos complacientes con una persona o algo que sucede? ¿Podemos ofrecer sonrisas a alguien que nos falta al respeto, que nos maltrata de alguna manera, que es injusto con nosotros?

71. El amor para ser no necesita reciprocidad. Aunque el amor impone su orden. Y descarta lo que no es amor.

72. Uno ha de hacer lo que tenga que hacer, su necesidad. Los demás lo que digan o no, ¿qué importancia tiene? ¿Por qué queremos la aprobación de los otros, si tenemos claro cuáles son nuestras necesidades, tanto materiales como psicológicas? Todos tenemos las mismas necesidades básicas, lo que cambia es el momento en que lo hacemos.

73. El erotismo es lo que transmitimos por la manera como manejamos el sexo. Una persona mojigata, beata, que rechaza todo lo sexual, ¿qué erotismo puede transmitir? Pero, una persona que hace del sexo algo natural, que lo vive, el erotismo que transmita será tan intenso y sugerente como la intensidad con que vive la sexualidad.

74. Cuestiono esa afirmación, porque eso no es cierto. Ya que decir que ‘siempre estaré a tú lado cuando me necesites, nunca encontrarás a nadie que te quiera, se preocupe y a quien le importes más que a mí’. Pues todo eso es del futuro. Y, ¿quién sabe lo que nos deparar el futuro?

Los problemas los tenemos en el presente, y es ahora cuando los tenemos que atender, responder. Lo que hagamos en el futuro eso qué importa. No tiene ningún valor ni sentido verdadero hablar del futuro, lo que ha de venir, ya que todavía no existe.

75. Cuando pedimos algo, que llegue alguna persona, o alguna cosa, ¿cómo sabemos si eso nos conviene o no? No lo podemos saber, porque hasta que no llegue y vivamos con eso que hemos pedido, no sabremos realmente lo que es en realidad. Por tanto, pedir algo es una ilusión.

Además, cuando pedimos algo, nosotros entramos en esa responsabilidad de eso que queremos conseguir, cuando lo conseguimos. Así la mente no tiene toda la inocencia que es precisa para vivir sin confusión y sin desorden. Por eso, el deseo es el causante de todos nuestros males. Si deseo un hijo, yo soy el responsable de él. Si deseo una persona para vivir con compañía, con sexo, etc., yo me hago responsable de darle todo lo necesario para que no me abandone. Pero si no deseo nada, ¿qué sucede? Llega lo que tiene que llegar natural y sencillamente. Pero compruébalo de primera mano y lo descubrirás, lo verás.

76. Si la libertad depende de algo, del sexo, de una persona, ¿es eso libertad? Lo puede ser, sabiendo que no lo es, pero que aun así uno quiera vivir de esa manera. Pero en el momento en que uno tiene un conflicto con esa persona de la que depende, todo eso deja de tener sentido y esa libertad se convierte en tiranía.

Ser esclavo de alguien, sabiéndolo, queriéndolo, donde no puede operar el ‘yo’, como esclavo, como amo, como dueño y criado, eso es vivir en libertad. Libertad interna, libre de contrastes, de contradicción, libre de los polos opuestos.

77. Carga a gusto no pesa. Si lo que llevamos entre manos nos agrada y divierte, sea lo que sea no nos molestará, ni nos importará lo que digan los demás al respecto de eso que hacemos.

78. Las razones por lo que hacemos algo, ¿no son siempre por satisfacción? El hacer caridad, ir arriba y abajo para ayudar a los demás, las relaciones ya sean íntimas o superficiales, todo lo que hacemos, es por sentirnos satisfechos, porque sentimos placer, nos sentimos vivos, con plenitud. Pero estas maneras no son el amor, porque hay el deseo tras de estas maneras. Y mientras haya deseo, habrá división, desorden, que es lo que genera la pobreza, la miseria, el hambre, la violencia.

79. Los problemas entre las personas aparecen porque cada cual tiene unas necesidades. Por eso, para que se pueda tener una buena relación se tiene que mirar en la misma dirección. ¿Puede eso ser? En unos momentos dados sí que puede suceder, pero en otros no. Por lo que las relaciones para que sean duraderas, ya sean superficiales o no, todos han de ceder, renunciar a los deseos de cada cual. De lo contrario, las disputas y peleas no podrán dejar que la relación pueda ser.

80. La vida, la relación, sin sacrificio no puede ser. Porque los inacabables requerimientos, las necesidades que nos creamos e inventamos, nos colapsaría la vida. Cada cual tiene sus necesidades que están determinadas por el condicionamiento familiar, cultural, social, religioso o político. Y todo eso se tiene que armonizar de manera que no haya división con el otro que también le sucede lo mismo. Y eso solamente puede suceder, cuando cedemos, nos sacrificamos, pues hemos visto y comprendido que es preciso, necesario, para la convivencia que es el vivir, sobrevivir.

81. Si forzamos lo que está sucediendo, ¿puede haber amor? El forzar, el esfuerzo, es nuestro deseo en acción. Los deseos son los deseos del pensamiento, que se erige en autoridad y dice: ‘Esto es lo correcto, lo bueno. Y esto no lo es.’ Pero el pensamiento que es el ego, el ‘yo’, no puede generar el orden necesario para las buenas relaciones. Cuando lo vemos, es cuando es esfuerzo se acaba.

¿No nos hemos dado cuenta que cuando actuamos sin deseos, con amor, el esfuerzo no se puede generar? Cuando miramos una nube o un pájaro, porque pasan por donde estamos, sin que medie nada, solamente el mirar, observar, el esfuerzo no está.

82. Ese es el problema: ‘Qué será de mi vida si me dan la libertad.’ Porque la libertad, para que sea, uno tiene que desacondicionarse de todo lo que ha sido, dónde ha vivido, lo que es o no es, liberarse de su condicionamiento cultural, político, religioso, de las supersticiones.

¿Cómo se libera una persona que ha adorado –pagana e idolatra- a las imágenes de piedra durante toda su vida, de la superstición? Pues, él se va a encontrar perdido, con mal cuerpo, confuso y con miedo. Solamente si es afortunado y le llega la información de que vive en el error, que está esclavizado y sin libertad, tal vez se pueda liberar de todo eso que le hace como si fuera un mero animal.

05-01-2014

  83. El problema es que cuando hablamos de la corrupción, de los corruptos, ¿no nos damos cuenta que nosotros también lo somos? La corrupción es hacer algún daño a otro a sabiendas. Y, ¿no nos hacemos daño cuando competimos para conseguir un empleo, que también quieren los demás, no hacemos daño cuando damos a una persona en particular de todo, sin hacerlo también a los demás, que también están necesitados?

Por eso, la corrupción primero hay que sacarla de nuestras vidas. Y la corrupción es la división interna que nos hace insensibles, indiferentes a las necesidades de los demás. O sea, que para no ser corrupto, he de comprender cómo se genera la división, cómo se desarrolla. ¿Cómo dejará de haber división en mí, en nosotros? La división es el fragmento que se divide de la totalidad, que se aísla, entra en conflicto. De manera que cuando vemos, queremos comprender, no es posible pues al estar divididos de la totalidad, la energía necesaria para poder hacer las cosas adecuadamente no puede ser.

La atención total, profunda, es la que hace posible que la división no sea. Esa atención total, solamente puede ser, cuando vemos cada reto que nos llega como si fuera cuando nos vemos ante un peligro, un pozo profundo que si caemos podemos morir, perder la vida. De esa visión con toda nuestra vida, nuestra energía, nuestros nervios, llega la acción donde no hay división. Y con ella el orden que no es ni corrupción, ni hacer daño a sabiendas.

84. Si prestamos atención nos daremos cuenta que todo en la vida es un continuo cambio. Los cambios nos vienen impuestos, ya sea por el cuerpo, las circunstancias, los eventos. Hay algunos que sus vidas tienen pocos traumas, retos escalofriantes a los que enfrentarse. Pero hay otros que sí que se han visto y se ven expuestos ante las circunstancias más descarnadas, perturbadoras.

Cuando nos llegan esas situaciones, si no es preciso, no hagamos nada. Para que todo eso que nos ha llegado, se pueda manifestar en toda su magnitud, para así poderlo comprender. Pues la comprensión, que es ver algo en su totalidad, nos trae las soluciones, el orden. Que puede gustarnos o no, pero eso no importa.

85. El problema es: ¿Cuántos son los participantes que saben que no conocen la verdad y están deseosos de investigar juntos a fin de descubrirla? Es decir, ¿cuántos de nosotros estamos dispuestos a ser completamente sinceros –si es que ello puede ser-?

Podríamos empezar por ahí: si es que podemos saber qué es la verdad, llegar a ella. Y esto trae a otra pregunta, que está relacionada con la otra: ¿podemos descartar el ‘yo’ de un amanera definitiva para que no vuelva nunca más?

86. Esa descripción es como un cuento surrealista. Pues inventar lo que no es para hacerlo que sea, es el absurdo de los surrealistas: pintores, escritores, escultores, directores de cine y teatro, etc. Por eso, todo eso son cuentos, pasatiempos y entretenimientos. Pues la realidad, lo que es, siempre es lo real y verdadero. ¿Se puede pintar un cuadro que todo son rayas y colores entremezclados y decir que eso es una obra de arte?

¿Qué finalidad tenía el pintor que hizo ese cuadro, no era la de reflejar la realidad, aunque sea la suya? Entonces, ¿para qué complicar las cosas, haciendo lo que no es para describir lo que es, escribir lo que no es para informar de lo que es? Eso es como si fueran adivinanzas, un juego, como los acertijos.

87. ¿Quién puede probar el amor?, ¿dónde está el termómetro o el barómetro que mide el amor? El amor, es como la libertad, el dolor, que tampoco lo podemos medir. Pues lo que para uno es una cárcel, otro es feliz en ella. Y con el dolor sucede lo mismo: para alguien una mala mirada, una palabra despreciativa, ver que otro no es quién realmente es, puede que no haga ningún caso, no le afecte. Pero hay otros que sienten una conmoción y una explosión de dolor.

Y en el amor, con una vibración de unión con otro que no conoce puede haber más amor, que otro que convive con una persona.

88. Perdonar es estar libre de la contradicción de la parte que quiere perdonar y la otra parte que sigue ofendida, rabiosa, con odio, por el daño que le han hecho. Mientras esta contradicción y conflicto, no sea comprendido no habrá armonía ni paz internamente. Es decir, es el ego, el ‘yo’, el que se encuentra ofendido, disgustado, el que provoca estos problemas. Por eso, hay que comprender y descubrir cómo funciona el ego, el ‘yo’. El ‘yo’ es una imagen que la mente ha inventado para sentirse segura, imagen de mujer o de hombre, de católico o judío, de fascista o comunista, de pobre o rico.

Hasta que esas imágenes no sean comprendidas, no podremos ir más allá de ellas, y por tanto el perdón no podrá llegar.

89. Para acabar con algo, eso que queremos que acabe, ha de acabar. ¿Cómo va a acabar si siempre lo tenemos encima, en la mente, en el corazón, en el cuerpo? Vivirlo completamente; que acabe por ello mismo; o comprenderlo. Si hay algo que no está completamente terminado, acabado, vivido, eso va a estar a ahí, o volver, llegar recurrentemente.

90. Eso sí que es ganas de gastarse dinero. Y lo debe de tener en abundancia, porque gastarse en un capricho tanto dinero en algo que va a durar unos días –flores-, eso lo demuestra. ¿Por qué hacemos tantas tonterías? ¿Creemos que todo vale para conseguir los favores, sexuales, sociales, etc.?

91. Lo que queremos depende de la educación familiar, religiosa, social, las costumbres, que es lo que nos condiciona. El ambiente familiar, la manera cómo viven los padres, de qué viven, cómo se ganan la vida, cuáles son sus costumbres, etc., va a determinar a los hijos en el futuro la manera como vivan.

Por eso, cada cual hace lo que tiene que hacer, aunque los demás no lo aprueben, porque no les gusta, lo ven como un peligro para sus vidas y su manera de vivir. Y por eso, el respeto a cada cual es preciso para que haya una relación de afecto, de simpatía, sin división, con todos.

El problema llega cuando lo que hacen los otros va contra nosotros, genera desorden y confusión, malos resultados. Y aquí, entonces, donde llega el verdadero trabajo, si es que somos sensibles, despiertos, con compasión y con amor.

92. Poner algo tan importante como es una persona en el mismo plano y nivel, como es un maquillaje, ¿no os parece que es algo cruel e inhumano? Todo lo que hacemos por poca cosa que nos parezca, superficial, tiene su resultado. Cuya consecuencia va a llegar a nosotros. Esto que estoy diciendo, escribiendo, de una manera o de otra va volver, a llegar a mí.

05-01-2014

93 ¿Quién sabe lo que nos deparará la vida, lo que nos traerá el futuro? No lo sabe nadie, salvo algún poco. Es como cuando alguien está en lo alto de una montaña y ve el río, diciendo ahora va a girar a la izquierda o derecha, o sigue todo recto. Pero, más allá de su vista, lo que hace el río no lo puede ver.

La vida es como un río infinito en cuanto a posibilidades, por eso pensar y decir lo que va a ser el futuro, es un negocio, vano.

94. Eso es un negocio, no es amor. ¿Por qué para que tanto esfuerzo y lucha para conseguir una persona? ¿Es por miedo a quedarnos solos, solteros, sin hijos, porque somos incapaces de vivir de esa manera? Por lo que el amor, se convierte en un seguro a corto y a largo plazo.

95. No digamos cómo vamos a actuar en el futuro, porque no lo sabemos. El mito de los padres se derrumba cuando aparece una crisis. Y los hijos pasan a ser como los peones de esa crisis. Es decir, una crisis en la familia, entre las personas, es como una guerra. Y en una guerra sólo hay enemigos, o los que van a nuestro favor. Y a los enemigos ya sabemos lo que les pasa: la destrucción sean quienes sean.

96. Los hombres son infieles, porque al heredar el condicionamiento animal del querer transmitir los genes cuantas más veces mejor, antes de morir, para que así se perpetúe la especie, la raza. Y es por eso, que están siempre dispuestos a atender a las mujeres sexualmente. Además, al no tener que pasar por el embarazo y los primeros cuidados de su descendencia, lo hacen más libre en cuanto a dedicarse a hacer lo que le exige su condicionamiento, su programación: que su descendencia, sea lo más prolija, abundante.

La infidelidad en las mujeres no es tanto como la de los hombres, pues según el condicionamiento, son ellos los que las tienen que buscar y hacer lo necesario para que nazca la siguiente generación. Por lo que su infidelidad es más psicológica, estratégica, política, social. Pues no tiene el mandato de la naturaleza, por su diseño, como el hombre, para serlo.

¿Podemos ir más allá de todo ese condicionamiento heredado? Podemos, pero tenemos que vivir con ello, como vivimos con la violencia, la maldad, las mentiras, los engaños.

97. Podrías haber descrito el final de esa novela. Porque una mujer casada que decide vivir un mes como soltera, con todas sus consecuencias, en una ciudad como Nueva York, tiene mucho que contar sobre sus experiencias, sus resultados finales.

98. Tanto el hombre como la mujer, cuando están enamorados, con el sexo, etc., dicen y hacen toda clase de tonterías. Solamente les importa, y es su único motivo, el que todo siga como ellos quieren: sexo abundante, a todas horas, y complacer todos los caprichos del otro, para que eso pueda proseguir.

99. Como todo lo que existe es una unidad de todo y con todo, las personas que parece que todo lo pueden, se creen autosuficientes, ellos dicen que sí, sin la materia prima, si alguien construyera una casa no se podría vivir en ella; si alguien no cultivara los alimentos, no se podría cocinarlos; si no hubiera esperma no se podría concebir a otro ser humano.

Así que ninguno es autosuficiente, se basta solo, ya sea mujer u hombre, pues como tenemos este diseño que nos ha dado la naturaleza, de que todos estamos unidos y relacionados entre sí fatalmente, queramos o no, siempre dependeremos de otros para poder realizar lo que necesitamos para sobrevivir.

100. ‘¿Te ha pasado que tienes un día pesado y sientes que nada bueno puede suceder? ¡Ve el lado bueno a las cosas! ¡Sonríe!’

¿Con sonreír se van a poder solucionar los problemas que todos tenemos? ¿Por qué creemos que la sugestión, el aturdimiento de la mente, nos va a resolver los problemas? Si no pagamos los gastos de la escalera comunitaria, si no pagamos las tasas municipales, luz, agua, recogida de basura, los problemas que eso va a carrear, ¿se van a solucionar con una sonrisa? ¿Cómo se puede ver el lado bueno, si es realmente malo?

Primero es sembrar buenos medios. Y esos buenos medios harán que construyamos con buenos materiales, buenas construcciones. Y las buenas construcciones, nos harán que tengamos una vida con los menos problemas posibles. Y entonces, sí la sonrisa, viendo la vida tal y como es.

101. Si se limpia cada día o semana, no habrá suciedad acumulada para que, en unos días, en vacaciones, permisos laborales, o porque queremos, hayamos de dedicarnos a la limpieza de donde vivimos. El orden es preciso para que la vida tenga algo de sentido, para que no se convierta todo en una anarquía, con su confusión, caos.

102. ‘La vida será tan justa, como tú lo seas con los demás. Se trata del amor, el respeto o el odio que llevas dentro de ti, y qué haces con ello.’

La vida se tiene que descubrir realmente cómo es, cómo funciona, y no vivir en la ilusión de querer inventar otra realidad, que más nos satisface, nos gusta. Pues esto, al dividirnos de la realidad, de lo que está sucediendo de verdad, nos divide. Y si hay división todo lo que llega son los problemas de los conflictos en las relaciones, ya sean con todo el objeto que manejamos, ya sea con las personas, con la naturaleza, con todo lo que existe: el calor, el frío, la lluvia, el viento, la calma total, el paso rápido o lento del tiempo, la noche o el día.

103. Es un hecho que todos estamos programados. Ahora el problema es: ¿cómo vamos más allá de esa mente programada? Y si eso se puede hacer o no.

104. El caos genera su orden. Y a su vez, este orden va a generar otro caos con su desorden. Y así, en una dinámica que no tiene fin. Por lo que la cuestión es que el orden y el desorden, el caos, son conceptos. Es como si le diéramos muchísima importancia al paso de la noche al día. O del día a la noche. O de un temporal de lluvia y viento.

Ahora bien, esto en lo físico parece bastante fácil de comprender. Pero cuando hay un reto, como la quiebra del negocio, la muerte de un hijo, o cuando nos dan la espalda las personas que confiábamos en ellas, que nos golpea y arrastra al abismo de la confusión y el desorden, ¿podemos verlo como vemos los cambios físicos, materiales, sin darle la importancia que le damos al ver que nuestro mundo, que es lo conocido, se hunde y desaparece?

06-01-2014

105. Todas las leyes, la misma realidad que vemos, no tienen ningún valor real. Pues esas leyes, esa realidad, a las que nos agarramos, han sido generadas por la mente. Pero todo lo que la mente genera, si lo encumbramos como ley eso ya no sirve. Porque la ley de hoy, no sirve para mañana. La ley que he creado en este preciso momento, no sirve para el siguiente. Pues la vida fluye sin cesar, siempre moviéndose, eternamente.

Pues del caos más espantoso –la ausencia de la ley y su orden, que tiene su lugar-, va a salir otra vez eso que nosotros decimos el orden.

106. ¿Por qué no dejamos en paz a los niños para que vivan su vida de niños? Pues ya tendrán el momento de vivir como lo hacemos los adultos, con sus barbaridades, su hipocresía y falsedades, haciendo de todo un negocio para obtener y perseguir el placer.

107. Suelo ver cada día noticiarios en TV., también leo un diario de los llamados serios, pero no he visto ninguna referencia de eso que se relata sobre las matanzas de Adra.

Y por supuesto, los periodistas tienen sus clientes a los que les sirven las noticias menos perturbadoras para ellos. Es decir, todo el establishment dice y publica lo mismo. La otra parte también hace lo mismo. Somos así. Y hay que contar con ello. Es decir, cuestionar todo lo que nos llega, nos dicen.

El Barcelona Club de Fútbol, exhibe desde hace años en la camiseta de sus jugadores una publicidad de Qatar. Le dicen cuáles son los manejos de ese país, pero ese club, que se cree tan humanista, está enloquecido con el dinero. Eso sí para seguir siendo el campeón.

108. Gracias, José Luis, por tu descripción tan auténtica, real, verdadera. Sólo quiero añadir que cuando uno parece estar perdido, es cuando se encuentra en realidad. Es en esos momentos cuando se tiene un contacto directo con eso que llamamos vacío, la nada. Es verdad que eso puede espantar. Y por eso, no se sabe en realidad, si uno va a ello. O ello viene a uno.

109. Adrian, ayer envié a todos los que aparecían en la relación de los correos electrónicos, por lo que a ti sin darme cuenta también te lo envié otra vez.

Gracias, por tu trabajo y tu contestación al comentario que os envié.

Mi cuestión, el escrito estuvo motivado para desmitificar –des condicionar- las ideas del nirvana, la iluminación, la liberación total, el samadhi, etc. Porque, aunque Jiddu Krishnamurti sabía que eso eran solamente palabras, como lo son el ‘cielo’, ‘paraíso’, muchos que lo leen, por tener un cierto contacto con la filosofía y religión de India, pueden seguir creyendo en esos estados, inventados por el miedo, por dominar a las personas, sacar dinero y poder. Es decir, por la actividad del ‘yo’, que dicen que ya no lo tienen, son libres de él.

Porque, ¿quién puede decir quién está en samadhi –unidad con lo divino, la totalidad-  o no? ¿Y el que lo dice, él mismo, lo está, o alguien se lo ha dicho a él? Por lo que todo es una tontería, una especie de folclore espiritual, oriental.

Ahora, otra pregunta: para que llegue esto que nos hemos comunicado a todos los que participan en este diálogo, ¿qué hay que hacer?

110. ¿No hacemos todo lo mismo: buscarnos cuando nos necesitamos? Las relaciones entre las personas es el alimento psicológico, espiritual, de la vida, para poder proseguir en ella. Pues de la misma manera que los alimentos que ingerimos, así lo hacemos con las relaciones.

Ahora la cuestión es la manera cómo nos relacionamos, si son excesivas, o vivimos aislados. Porque una sobredosis de relación nos agota, confunde, nos pone en desorden. Pero la falta de relaciones, nos debilita, nos hace excesivamente vulnerables.

Aunque todo esto son sólo palabras, que nunca pueden tocar la realidad, por lo que cada cual ha de tener su manera apropiada a él mismo para poder vivir adecuadamente, sin desorden ni confusión, sin conflicto.

111. Cada cual tiene una tendencia, que es su condicionamiento, que le obliga a hacer lo que cree necesitar. Una persona que le da mucha importancia a lo que viste, no habrá nada que haga que esa manera de proceder sea cambiada. Al igual, a la persona que no le da ninguna importancia su imagen, lo que viste, nada le va a hacer cambiar su manera, pues ve todo eso como una pérdida de tiempo y energía, porque no encuentra su valor que actúa como una ausencia de ganancia para ella.

Y así sucede en el exhibicionismo, su vanidad, que es como un negocio para obtener el placer que necesitamos. Todos participamos de todo, pero el llegar a un extremo parece que es peligroso, ya que nos hacemos superficiales, banales, irreflexivos.

Lo podemos informar, pero no obligar con brutalidad ni crueldad, sino con afecto, etc.

112. ¿Podemos ser tan grandes y humildes a la vez, y que todos quieran estar con nosotros? ¿O eso es como un acertijo indescifrable, algo imposible?

Eso es tanto como decir: ‘Sé el más limpio y el más sucio y todos querrán acercarse a ti.’ ¿Verdad que eso es una incongruencia, es absurdo? Además, también depende del que observa a la persona grande o humilde, sucia o limpia, porque lo que para uno es grande para otro no lo es, y al revés para lo que uno es humilde otro lo ve como una falsedad.

¿Podemos ser humildes, puede la mente ser humilde, completamente vulnerable? Sólo cuando el deseo de ser humilde desaparece, que la humildad está ahí.

113. Una mujer, o una persona cualquiera, es verdadera, exquisita, según el que la necesite de verdad. Pues nadie es verdadero en nada, siempre hay un pero, algo que nos disgusta de los demás. Por lo que decir que alguien es verdadero, auténtico, es según cada cual lo ve. Ya que eso no es posible, a menos que la queramos ver como exquisita, verdadera.

114. Antes de exigir y pedir a los demás que sean esto o aquello, hemos de ver cómo somos realmente nosotros. Si somos capaces de observarnos tal cual somos, nos daremos cuenta que somos iguales que toda la humanidad. Es decir, somos lo mismo que la persona que le pedimos que nos trate con dignidad, que no nos usen para su propio beneficio. Esto para los que no son reflexivos, los que no miran la vida con profundidad, los que no han visto la manera cómo opera la mente, el pensamiento, parece imposible, absurdo, ridículo. Pero no lo es, en nosotros conviven tanto la víctima como el verdugo. Se alternan según las circunstancias. Pues si no fuera de esa manera, seríamos devorados por los insectos, por los animales salvajes, por los delincuentes, los violadores, que nuestra manera tan injusta de vivir, que causa pobreza, provoca, los genera.

Así que, si nos comprendemos, también comprendemos a los demás. De manera que las exigencias, las reclamaciones, a los demás ya no tienen el mismo sentido. Sino que al comprender todo lo que somos, sabemos que solamente nosotros hemos de hacer lo que queremos que hagan los demás con nosotros.

06-01-2014

115. Olvidar, tal vez, no se pueda ni con el tiempo, pues todo está almacenado y registrado en la memoria. Por lo que en un momento u otro todo puede salir y manifestarse, dependiendo de la intensidad de los retos que nos lleguen. Además, no sólo está registrado lo reciente, sino lo de hace un millón de años, todo lo que nos pasó, lo que hicimos, etc., está registrado en lo profundo de la mente, la llamada mente subconsciente, el inconsciente colectivo de toda la humanidad desde su creación.

De manera que el olvidarse de todo el pasado, no es un acto de la voluntad, sino de la comprensión de que eso está ahí y no le hemos de tener miedo. Los mismos problemas que tenemos ahora, los tenían hace un millón de años: competitividad para encontrar una pareja, para encontrar comida, para defender el territorio, para defendernos del frío, del  calor, de los que nos quieren destruir ya sean los animales o los otros con quienes convivimos. Es decir, miedo, defensa y ataque, que es como vivimos ahora también.

Así que nuestros problemas siguen siendo los mismos después de tanto tiempo. Y hemos de vivir con eso, lo queramos o no, ya que eso es la realidad, lo que es, nos guste o no.

116. ¿Por qué prometemos algo, o nos fiamos de las promesas que nos hacen los demás? Si nos conociéramos de verdad, nos daríamos cuenta que una promesa se puede o no cumplir. Porque la realidad de la vida es cambiante, está en función de los eventos que suceden y que no dominamos ni controlamos. Por lo que, en un día nos comprometimos con promesas cumplir o hacer algo, no lo podemos hacer. No hay explicación posible para que los demás lo entiendan y comprendan, porque eso se ha de vivir por cada cual, tiene que tener esos motivos que le hacen incumplir los compromisos y promesas. Póngase a prueba y lo descubrirá. Y verá como la compasión por los otros, y usted mismo, está ahí.

117. Cuando hablamos pausadamente, sin ninguna compulsión, puede que haya un control de lo que vamos a decir. Pero cuando nos desbordan los hechos, lo que nos dicen los otros, que nos irrita, no hay control posible.

Pero ese control es una ilusión. Porque el controlador y lo que está descontrolado son lo mismo. Es decir, es un fragmento el que se erige en el ordenador, el controlador, el que va a poner orden. Pero como es un fragmento, no puede vérselas con la totalidad de la mente.

Por lo que seguimos en el ámbito de la confusión, de la división, del conflicto. Y todo eso nos deja en el mismo desorden del que pretendemos huir, evitar. Pero si estoy con eso, sin dividirme, sin huir, si querer cambiarlo, entonces esa misma acción nos despierta la percepción y la inteligencia que nos lleva al orden.  Y en ese orden, que es sabiduría, todo lo que haga será lo adecuado.

118. Es decir, las personas que vemos cuando vamos subiendo y haciéndonos ricos, son las mismas que cuando vamos bajando porque hemos quebrado. Así que, si es que somos cuerdos, lúcidos, con amor, saludaremos a todos por igual.

Para comprender eso, hemos de comprender también que todos somos igual, lo mismo: personas desvalidas, vulnerables, necesitadas de todo y de todos.

119. El dolor, el hambre, el frío, el calor, el miedo, etc., nadie sabe lo que es capaz de soportar. Hay lugares en África central donde soportan cincuenta grados de temperatura, otros en los polos de cuarenta a cincuenta bajo cero, hay sitios en Rusia, en Siberia, donde los tractores y los camiones nunca les paran el motor, siempre están en marcha, para que no se hielen. Y allí viven las personas que se aclimatan.

Con la comida y el agua pasa lo mismo: hay quienes comen una vez al día, hay quienes no comen carne, beben poca agua comparada como lo hacemos los que vivimos en la abundancia.

Hay también quienes viven rodeados de fieras salvajes, pero que no tienen miedo. O hacen toda clase de actividades peligrosas, como corredores de motos y de Fórmula Uno, subir a una alta montaña, hacer surfing con las olas del mar u océanos, rafting en los ríos, acrobacias aéreas, etc.

También están los dolores de las madres al dar a luz a sus hijos, que unas lo hacen muy complicado, pero que otras lo hacen casi con la sencillez de los animales.

Así que todo tiene su relatividad. Solamente es uno el que tiene que ver el desorden que genera en su vida o no. Pues el dolor no es mensurable, cada cual lo experimenta a una intensidad.

120. Tanto si damos como si recibimos, si no nos olvidamos de ello, hacemos como un cheque para cobrar o para pagar, es decir, se convierte en un negocio. Y nos olvidamos cuando la mente no está distraída, sino que está completamente atenta a todo lo que estamos haciendo.

121.  Sólo puedo decir, que gracias por la publicación de esa foto tan conmovedora del hijo dando de comer a su madre que no tiene brazos.

122. Los finales pueden ser felices sólo cuando uno los acepta completamente, sean los que sean los resultados.

123. Hola Marc. Encantado de poder decirte que hace unos treinta años unos cuantos empezaron en Valencia ciudad a alquiler un piso para reunirse y hablar sobre las enseñanzas de Jiddu Krishnamurti. Conocí algunos de ellos, en especial un herbolario, Kino, o tal vez, Tino –no lo recuerdo exactamente-, que sólo hablaba castellano, con el que teníamos una relación sincera, abierta, tanto que llegaba a sernos intimidante. Pero el respeto, la compasión y el amor estaban allí.

Luego no me fue posible seguir. Y marché a Ibiza a vivir. Por lo que ahora no me es posible ponerme en contacto con ellos, aunque sólo viva a unos treinta y cinco kilómetros.

Respecto de las respuestas, tengo que decirte que todo lo que queramos que hagan los otros, ha de pasar primero por nosotros –si es que queremos y podemos ser serios, claro-. Aunque cuando respondemos a la pregunta de: ‘¿Cuántos de nosotros estamos dispuestos a ser completamente sinceros –si es que ello puede ser-?’ Tiene su trampa, porque eso no puede ser, ya que esa sinceridad o no dependerá del reto que nos llegue, lo perturbador e impactante que sea, etc. Por eso, ya advertí a manera de aviso aclarador: ‘Si es que ello puede ser.’

07-01-2014

124. ¿Podemos decir lo que haremos, si todavía no ha llegado la hora de comprobarlo? Alguien puede decirle a otro: ‘Te amaré toda la vida, siempre estaré a tu lado para ayudarte, etc.’ Pero hay que ser muy estúpido, vivir de la fantasía, la imaginación, para creerse todo eso que se ha dicho.

Las palabras que decimos no tienen ningún valor, son olas mentales, como las olas del mar que llegan a la orilla sin cesar y se deshacen. Lo que cuenta son los hechos. Y los hechos son lo que nos está sucediendo ahora. Todo lo demás, hablar de los sucesos que puedan venir dentro de una hora, un día, un meses o veinte años, eso es absurdo.

Miren como vivimos mintiéndonos con los Reyes Magos, Santa Claus, etc., y lo hacemos con tanta naturalidad como si fueran de verdad, cuando son un invento, una falsedad. ¿Cómo nos podemos fiar de que nos digan que, si nos van a querer dentro de unos años, o tan siquiera mañana?

Hemos de cuestionar todo lo que nos llega. Porque todo está corrompido: la familia, el trabajo, los gobiernos, las religiones, lo que creemos que son valores como ser el campeón en fútbol, en tenis, o el mejor cantante, el líder político, espiritual. Toda la sociedad está corrupta. Verlo de verdad, como quien ve algo que le interesa, con intensidad y profundidad, como algo que necesita, como el agua para beber, la comida, es hacer las cosas para que llegue el amor.

125. Si nos gusta vivir de las fantasías, de las ilusiones, de los no hechos, eso no es el problema. Pues el problema está en ver lo que no hay, en no ver lo que hay que es nada de lo que nosotros pensamos porque queremos eso. Cuando uno ama a otro y el otro no le corresponde, hay que saberlo para no darnos el gran golpe cuando vemos las pruebas que están delante de nosotros. Podemos amar, pero sabiendo lo que hay.

Pues el amor, es irreflexivo, extravagante, no tiene ningún sentido para los demás, ya que no tiene regla, ni ley, ni patrón. Porque el amor siempre es lo nuevo. Y en lo nuevo, no hay referencia que nos indique, mediante la comparación y el cotejo, lo que está bien o lo que está mal.

126. Toda creencia nos divide de los demás que tienen otras creencias. Hay quien cree en su equipo favorito, otros en su religión que ha heredado de su ambiente familia, hay quien cree en una idea política, social, hay quien cree en la igualdad de todas las personas. Pero toda creencia, por ser divisiva, no es un hecho. Porque lo que creamos no por eso quiere decir que es lo verdadero, lo bueno, lo mejor.

Hay que descubrir paso a paso lo que tienen de negativo las creencias para que, así descartándolo, lo que quede sea lo positivo. Pues todo lo que hagamos, todo en lo que creamos, si nuestra relación con las personas con las que convivimos no es buena, ¿qué sentido tiene creer en eso que nos enfrenta, nos llena de disputas, nos lleva a destruirnos mutuamente?

127. El sentido llega cuando descubrimos la verdad. Porque la verdad nada más tiene un camino, que es el de la verdad misma. Así que cuando la vemos, es como si se abriera el gran telón de un teatro que nos muestra la vida tal y cual es en el escenario. Y eso es sanador, inteligencia, ya que vamos en el ritmo, la corriente de la vida, nos movemos con ella.

128. Seguimos con las palabras y las ilusiones. La realidad lo abarca todo, lo une todo. Nada más hace falta verlo para poder darse cuenta que todos somos iguales, todos somos igualmente importantes, dependientes unos de otros.

129. ¿Cuándo hacemos el amor –sexo- es posible no estar desnudos ni del alma ni del corazón en ese momento? Cuando hay unión total es cuando llega el amor. Y, en ese amor, no hay ni barreras ni sitios dónde esconderse.

130. Cuando uno habla mal de otro. Es lo mismo que hace el otro, del que hablamos mal. La diferencia está en que el otro que no lo dice lo piensa, no le ha llegado todavía el momento de ponerlo en palabras chismosas. Pero en el momento que algún reto de la vida los desborde y altere, hará como todos: hablar sin parar.

131. ¿Las metas, los objetivos, lo que queremos conseguir por respetable que sea, no es el deseo, el devenir? Yo soy esto, pero con el tiempo, con mi esfuerzo y su brutalidad, conseguiré eso que quiero y deseo, que creo que me dará la felicidad.

Pero eso no es posible, porque ese deseo de conseguir lo que creemos que es bueno para nosotros, que es una proyección en el tiempo, nos divide del presente del ahora. Y al estar dividido soy insensible e indiferente a los demás, a todo lo que me rodea. Así que, de esa manera nos hacemos egoístas, actuando solamente para nuestro propio beneficio.

Y de ahí toda esta sociedad que esta corrupta, que nos devora con sus infinitas necesidades verdaderas o no. Todo eso es el resultado del desorden, que es la ausencia del amor.

132. Prestar algo depende de muchas cosas: que tengamos mucho de eso que nos piden, que tengamos dinero para comprarlo, no darle ninguna importancia ni valor a eso que prestamos, si necesitamos prestar algo como una excusa y motivo para no sentirnos solos, sentirnos queridos. Y finalmente está el cariño, el afecto, la compasión y el amor por los otros que nos piden que les prestemos algo que ellos necesitan o creen necesitar.

Al final siempre es lo mismo: o amamos o no amamos. Y el amor tiene su orden, que va a generar más orden.

133. Desafortunadamente, cuando más poderosos somos, también somos más capaces de generar la maldad. Miremos lo que hemos hechos los seres humanos, desde la lanza y el arco, hasta la bomba nuclear.

La evolución la hemos hecho solamente en el ámbito material, en el científico-técnico, pero en el ámbito espiritual, en lo psicológico, no hemos evolucionado ni cambiado en absoluto.

08-01-2014

134. Nunca seremos tan inteligentes para no perder algo que amamos por completo. Porque la vida, tiene previsto que todo lo que tenemos puede desaparecer de un día para otro.

Así que si comprendiéramos la vida, no nos resistiríamos cuando perdemos algo, porque eso sería otro cambio de los que nos suceden. Pero cuando nos toca a nosotros pasar por ese reto de perder algo, eso es otra cosa. Y es entonces cuando nos conocemos, nos damos cuenta de la realidad de lo que es la vida, de todo el dolor y el sufrimiento que puede llegar a ser.

135. Las preguntas, si no son en el ámbito de la investigación material, técnico, científico, todas llevan una carga de agresividad e indiscreción. Porque, ¿por qué queremos saber tanto de una persona? Indudablemente, es porque tenemos miedo a la inseguridad de no saber lo necesario para tener certidumbre respecto de una persona. Lo que quiere decir que es un acto egoísta, del ego que está funcionando. Y a partir de ahí todo lo que llegue, va en la dirección del desorden.

136. El amor no tiene causa. Y por tanto, ni principio ni fin. Ni las palabras ni los conceptos no pueden describir eso que está más allá de ellos.

137. Hay algo que la verdad hace cosas y situaciones que parecen imposibles, pero que no lo son. Cuando uno conoce a Jiddu Krishnamurti, su enseñanza, entonces ella misma -que es la verdad- nos da la posibilidad de poder defenderla como de rechazarla infinitamente. Por eso, la verdad es una tierra sin senderos ni caminos.

Para que de esa manera estemos libres de identificación, de apego, de lo que nos agarramos.

138. Si huimos, si rechazamos, si queremos cambiar la realidad, eso va a generar conflicto entre lo que es, la realidad y lo que nosotros queremos que sea. Y es la división y el conflicto que genera, donde está la raíz de todos nuestros males.

139. Los llamados libros sagrados, todos tienen contradicciones. Pues todos pretenden estar más allá del bien y del mal. Y estar más allá del bien y del mal, es algo que pocos pueden comprender, asumir, vivir.

140. La soledad es necesaria para interiorizarnos y hacer algo que verdaderamente tenga sentido. El problema es estar aislado de los demás, sin querer relacionarse con los otros porque les tenemos miedo, huimos de ellos, porque nos creemos superiores o demasiado diferentes, de manera que aparecen las neurosis, las alteraciones mentales.

141. La verdad puede florecer cuando no hay deseos. De manera que ni los rechazamos ni los alentamos. Es como cuando llega un día de lluvia repentinamente, que ni nos cae antipático ni los da satisfacción. Sólo miramos lo que el día ha traído, su belleza, todo lo sagrado que es.

142. ‘Cuando más nos interesa una persona, y le das lo mejor de ti, es cuando más te decepciona.’

¿Por qué creemos que las personas son perfectas, dispuestas a satisfacer todas nuestras necesidades? Si encaráramos el trato con las personas, antes conociéndonos cómo funcionamos, no sentiríamos ninguna frustración porque nos han fallado.

Hay una propaganda de la amistad, de la hermandad, de esa relación especial entre padres e hijos, entre parejas, esposos, novios, etc., pero todo eso no es real. Cada cual va a lo suyo, está dividido internamente, tiene miedo de perder, de sufrir, por desprecio, porque no recibe lo que él cree que es suyo. Pero la vida no es como yo quiero que sea, ella es como es. Así que no hay seguridad en absoluto con respecto a las relaciones.

Por eso, nada más nos damos cuenta de quiénes somos, cómo nos comportamos, es decir, comprendemos todo el funcionamiento de la mente y el pensamiento, todo eso de los desengaños y frustraciones, no tiene ninguna importancia. Es algo que funciona como el morir o el nacer.

143. ¿Podemos decir que algo que hemos hecho no lo volveremos hacer? ¿Cómo podemos saber si lo que tiene que suceder está en el futuro? Solamente nos falta compresión de lo que somos, atenernos a los hechos y no inventar lo que nos gustaría que sucediera.

144. Cuando alguien se enamora, lo hace de todo: de los defectos, de los errores, de lo malo y lo bueno. Pero lo curioso y clarificador de cómo somos, es que cuando desaparece esa fiebre del enamoramiento, todo se convierte en malo, en defectos, en errores.

Lo que quiere decir que el enamoramiento es un estado transitorio de amor, una chispa de lo que tendría que ser un fuego eterno, que no se acaba.

145. ¿En un mundo en desorden y confusión, con su caos y su competitividad para triunfar, para satisfacer la necesidad de vanidad, no es preciso cuestionar todo lo que nos llega, lo que leemos, lo que nos dicen, todo lo que está establecido?

Criticar por criticar, es lo que se llama chisme. Es decir, hablar de las cosas superficiales de los demás sin aportar las posibles soluciones, por lo que llega a ser un ensañamiento cruel.

Pero cuando cuestionamos, no hay ensañamiento, si no que tenemos todo el tiempo para investigar para poder ver si eso que nos llega es falso o verdadero. Las personas tenemos miedo a tantas cosas, que no dudamos en falsear la realidad porque creemos que así ese miedo desaparecerá, cosa que no es posible. Por lo que hay que ser escéptico a todo lo que nos dicen, nos informan –incluyendo el que escribe-, nos enseñan en la escuela, el instituto, en la universidad, lo que dicen los libros, las historias que nos cuentan. No para destruirlo todo, sino para ver si eso es verdadero o falso.

09-01-2014

146. Decir nunca, eso es algo que va contra la corriente de la vida. Y nos lleva a los desastres. Algunas religiones, y algunos otros que no creen en ellas, cuando se casan dicen que nunca se van ni se pueden separar, que va a ser para toda la vida, hasta la muerte, etc. Pero eso no es posible.

En España, en la época en que la dictadura católico-franquista había prohibido el divorcio, separación, etc., un profesor universitario ha investigado que durante el período entre los años 1950 a 1970, en esos únicos años, fue cuantos más hombres, maridos, murieron envenenados.

147. El enemigo del amor, es no tener hambre de amor. Esa hambre de amor, es motivado por la sensibilidad que tengamos a o todo lo que tiene vida, a todo lo que existe. Y esa hambre no se agota ni tiene fin.

148. Uno es como el resto de la humanidad. Por lo que por donde pasas tú –uno cualquiera- pasamos todos sin excepción alguna. Solamente hay que tener todo el tiempo para observar, mirar en todas direcciones, vernos tal cual somos. Y eso mismo que vemos en nosotros, es lo que ocurre a los otros, sean quienes sean y hagan lo que hagan.

Ver todo eso y comprenderlo nos llena de paz y tranquilidad, sin necesidad de vanidades ni envidias, ni competitividad con su brutalidad.

149. El amor no se puede repartir como si fueran galletas. El amor está ahí con su fragancia para que el que pueda disfrute de ella, sin deseo en ninguna dirección: negando ni afirmando, rechazando ni aprobando. Ni tan siquiera eso, porque el amor está más allá de todo lo que digan las palabras.

150. Por la misma personalidad de lo que fue Jiddu Krishnamurti, siempre hay algunos que son defensores de alguna religión, ya sea pequeña o grande, que a los foros que tratan de él. JK, era consciente de esa situación, por su pasado cuando era joven y su relación con los teósofos, etc., por lo que él trataba por todos los medios usar las palabras que no tuvieran nada que ver con religión organizada alguna.

Aunque JK, entendía la religión –no organizada- como un estado de orden, como la meditación, el estado sin división ni conflicto.

151. Lo peor de la vida es hacer un problema ya sea de lo mejor o lo peor. Pues los problemas no van a desparecer, ya que cada cual ve la realidad según su condicionamiento, según nos convenga o no.

Por lo que, si hacemos un problema con la realidad, con un hecho, entonces vivimos en conflicto con eso que no queremos pero que está ahí. Pero, si vemos el problema y no lo tocamos, sino que vamos más allá de él, todo cambia. Y el problema ya no lo vemos como problema, sino como algo consustancial a la vida.

152. Precisamente los que triunfan, son los que más atentan contra la naturaleza. Pues para triunfar, que es vencer a otros, hay que destrozarlos, matarlos. Cuando hacen una gran carretera que se adentra en un bosque, lo está destruyendo.

¿Cuál es el motivo de esa inversión tan destructiva, invasiva, sino el dinero? ¿Y quiénes necesitan más el abundante dinero sino los vencedores, los triunfadores, los campeones de lo que sea?

153. ‘El verdadero enemigo no es la oposición, el verdadero en enemigo es la delincuencia. ¿Cuándo comprenderán esto los políticos y decretarán la pena capital o al menos la cadena perpetua? ¿Qué opina usted?’

La delincuencia, que es una forma corrupción, no se genera por sí sola. La delincuencia es el resultado de algo más grande que ella: la inmoralidad, la corrupción. Y esa inmoralidad y corrupción es la que nace en cada uno de nosotros cundo nos dividimos de los otros, de lo que nos rodea. De manera que, al estar dividido internamente, esa división va a generar el desorden que provoca el que sea insensible e indiferente al sufrimiento y dolor de los demás.

Eso es tan obvio, como cuando algunos jóvenes ven entrar en el tren o autobús a alguien que tiene dificultades para estar de pie y ellos no le ceden su asiento. Ahí es donde empiezan todos los problemas. Pues cuando pasamos al ámbito económico la cosa se agrava aún más: si yo te contrato para que trabajes para mí, me he de hacer responsable de tu bienestar, a la hora de comer, de tener una vivienda, ropa adecuada, etc., de lo contrario el rendimiento será inadecuado para el negocio. Y eso incluye la educación, la instrucción, para saber estar en la sociedad de una manera adecuada.

Por tanto, mientras no hay ese respeto –esa ausencia de división interna y externa-, no habrá la dignidad que todos nos merecemos. Por lo que, la delincuencia proseguirá como lo ha estado haciendo desde siempre. Porque la delincuencia es el hombre. Desde el principio me estoy refiriendo a la delincuencia no solamente de los menos afortunados, sino a la de todos.

154. Los cretinos, los estúpidos, no nacen se hacen, los generamos nosotros.

155. Consumir es preciso y necesario, pues la ropa se estropea, la casa y los muebles también, la comida hay que comprarla. Por lo que el problema no es el consumir, sino cómo lo hacemos. Y esa manera de consumir va a estar determinada por lo que seamos nosotros internamente. Si estamos insatisfechos, queremos ser los mejores en nuestra imagen, en el vestir, etc., si no comprendemos la manera cómo funciona el pensamiento y sus requerimientos, sus infinitas necesidades, nuestra vida no tendrá orden. Y por tanto, nuestra manera de consumir generará desorden.

156. El ego, el ‘yo’, es el verdadero drama de la vida. Todos los seres humanos tenemos ese drama dentro de nosotros. Así que pretender imponer nuestra manera de vivir, en nombre de la cultura, la religión, una nueva manera de vivir, estando el ‘yo’ ahí no tiene sentido ni valor verdadero alguno.

Y como, los seres humanos tal vez no pueden liberarse del ego, todo lo que hacen para imponer, aunque digan que es para bien, el resultado es el mal, la maldad, de la brutalidad y la crueldad.

10-01-2014

157. ‘En la necesidad de ser justos con nosotros, podemos hacer daño a los que queremos.’

Una de las cosas de la vida que más naturalmente sucede es hacernos daño unos a otros. En el momento de nacer, los que ya están aquí a algunos les molesta porque el que nace es un nuevo competidor por las atenciones y necesidades. Eso los animales lo tienen muy claro, todos los que existen saben que son sus competidores y desde el momento mismo de nacer por necesidad de comer, de atención, de espacio, etc., se agreden e intentan destruirse.

Nosotros que tenemos esa parte animal, pues el cuerpo lo es, también necesita su seguridad. Pero además necesitamos la seguridad psicológica, por lo que planificamos el futuro. Pero esos planes para el futuro puede que no les guste ni interese a los que viven con nosotros. Por lo que vamos a generar conflicto, enfrentamientos, que pueden desembocar en crueldad, violencia.

La cuestión es si lo que hacemos, lo que queremos es una necesidad básica, precisa para poder proseguir viviendo. Es decir, es como el comer estando hambriento, que eso tiene su sentido y su orden, ¿estamos de acuerdo? Pero si ya hemos comido, estamos alimentados, ¿qué sentido tiene volver a comer, seguir comiendo?

158. Evelyn. El aborto tiene su problema, por el respeto a la vida. Pero, el problema no es solamente la vida del no nacido, el verdadero problema son los que ya están completamente constituidos, enteros, que los tenemos por todas partes. ¿Qué sentido tiene darle tanto valor, hacer tanto ruido, crear una histeria beata, por alguien que aún no es? Y sin embargo los que sí que son, matarlos de hambre, reventarlos trabajando, explotar a las niñas y niños en la prostitución, hacerlos guerreros asesinos.

Hay que ser claros, el aborto se ha convertido en un asunto político, en un problema de las religiones organizadas. Precisamente los más ricos y poderosos, los que más explotan y maltratan a toda la humanidad, son los que más fanáticamente se oponen al aborto. Porque en el fondo se trata de ejercer la libertad y la posibilidad de abortar o no cada mujer. Y ya se sabe que lo que más miedo tienen los ricos, los poderosos, los carcas religiosos, es a la libertad. A ellos les importa un bledo el feto. Porque cuando nazca lo van a echar para que haga la guerra, que es lo que es la vida, la manera de vivir de esta sociedad corrupta e inmoral. Y en la guerra sí que se destruye, se mata y asesina, de una manera organizada, en masa.

159. Cada ser humano lleva en sí la belleza. Eso es una evidencia, un hecho, si es que somos afortunados y lo podemos ver. No hace falta el repetirlo sin parar, diciendo que alguien es bello, que tal o cual personas tiene belleza. Pues eso es divisivo, comparativo, contrastar con otros. Por lo que estamos sembrando la división, la envidia, los celos, la vanidad, las malas consecuencias.

La belleza está en todas partes. ¿Se puede decir que una nube es más bella que otra, que un árbol tiene más belleza que los demás, que un pájaro sobresale de belleza, que una estrella tiene más belleza que las que están junto a ella a miles?

160. El amor no tiene contrarios. O es o no es.

Cuando somos conscientes de que tanto el pensador y el pensamiento son una misma cosa, ¿dónde caben ahí los dioses?

El cielo es una idea, no un hecho. Y solamente podemos atenernos a los hechos.

Los espíritus también están dentro del mismo ámbito del pensamiento. Es decir, el espíritu que es un pensamiento, es lo mismo que el pensador, del que piensa. Es lo mismo que sucede con la idea, que siempre es un pensamiento, de dios: el pensador y el pensamiento, el observador y lo observado, son lo mismo.

Resumiendo, el único y verdadero problema que tenemos es que estamos divididos internamente. Y esa división interna, entre el observador y lo observado, entre el pensador y el pensamiento, al exteriorizarse es la que va a generar toda esta manera absurda de vivir. Con su corrupción e inmoralidad, su crueldad e indiferencia por los demás, con su violencia y las matanzas de las guerras.

161. La palabra, el deseo ‘más’ de algo, ya sea de sabiduría, de belleza, de libertad, poder, ¿no indica que ni somos sabios ni tenemos belleza, ni sabemos lo que es la libertad? Pues ese más de algo, por sagrado que sea, niega eso que parece lo perfecto: libertad, poder sobre nosotros mismos.

Ya que ese deseo de más nos divide de lo que somos. Y lo que somos es más importante que lo que queremos ser. De manera que si asumo lo que soy, sin escapar de eso, entonces sucede lo que llamamos la libertad, la belleza, lo sagrado.

162. El querer a alguien, el amor por una persona, se demuestra en todo, no hace falta espera para que nos lo demuestren. Esa demostración sucede ahora, en este instante, no luego, mañana, dentro de unas semanas, meses o años.

Esa es la trampa de la mente, al no poder vérselas con la realidad de que no puede amar, inventa el tiempo psicológico que dice: ‘Yo amaré, yo respetaré, yo seré no corrupto.’ Pero eso no son los hechos. Y cuando asumimos los hechos sin es capar de ellos, los problemas desaparecen.

163. ‘Apagar la luz del pasillo y correr lo más rápido posible para que nadie te asesine.’

¿No hay otra solución posible? ¿No se puede cambiar el lugar dónde se vive?

164. La mente es ingobernable, ella es un manantial inagotable por lo que siempre está trayendo cosas indeseadas o no. Pero eso no es el problema porque ella siempre va a seguir a su aire, con sus maneras. El problema está en nuestra acción.

Porque vamos a ponerlo de esta manera: si alguien dice cosas halagüeñas, agradables, respetuosas, demuestra cariño y afecto, pero luego nos agrede, nos quiere destruir, urde y máquina, y nos pone toda clase de piedras y obstáculos en el camino, ese sí que es el problema.

Es decir el problema es lo que yo hago, no lo que mi mente genera, dice, todo lo que le llega a ella.

10-01-2014

165. Todo eso que pasa en India, es lo mismo que les pasa a todas las civilizaciones, y también a cada generación. Pues la vida es un continuo cambio, la vida siempre se está moviendo. Donde todo lo que es, está sometido a ese cambio, que se puede manifestar en degeneración, en corrupción, que nos obliga o lleva al cambio.

La vida es destrucción, amor y construcción, en un proceso que no tiene principio ni fin. Y en la manera cómo vivamos ese proceso –sin división ni conflicto-, será más o menos doloroso. ¿Eso depende de nosotros, de cada cual? Sí y no. Cada cual ha de descubrir qué es lo fatal y qué es de nuestra propia cosecha, fruto de nuestra acción.

166. La explotación es la creencia, el ‘yo’, y su división. Así que, hemos de poder ir más allá de esa división, del ‘yo’. ¿Es eso una creencia también o un hecho real y verdadero, libre de toda explotación y vasallaje?

167. Sean las características que sean, con sus peculiaridades originales, extravagantes, o lo llamado sagrado, religioso, etc., todos y cada uno de nosotros pasamos por esa degeneración, que precede a todo cambio, ya sea en lo social, espiritual, psicológico. Y lo mismo sucede con las culturas, filosofías y organización de vivir de las civilizaciones, sean en Occidente como en Oriente.

168. Las castas no son solamente cosa de India, también las hay en todas partes a un nivel más bajo o más alto. Aquí en Europa, en los años sesenta del pasado siglo, los ricos se paseaban por una acera de una calle los días festivos y por la otra los pobres. Los trabajos también se heredaban, las parejas se casaban con arreglos de los padres dentro de su nivel social. Las mujeres no podían disponer de las propiedades heredadas, ni tener cuenta corriente en el banco, tampoco podían tener pasaporte ni salir al extranjero sin el permiso del hombre. 

169. Sí, todo eso es verdad, en cada lugar se manifiesta de una manera más brutal o no. Es como la violencia: todo lo que nos divide, forma parte ya de la violencia, está dentro de su ámbito, ya sea que se exprese mínimamente o echando bombas. Por tanto, quedarnos por las ramas, sin ir a la raíz es una pérdida de tiempo, un entretenimiento.

Cuando queremos matar a un árbol, no lo hacemos quitándole las hojas, ni cortando cada rama, vamos a la raíz y la arrancamos.

170. Y al revés: el truco está en serle fiel a tu novio. ¿Es eso posible? Parece ser que no. Aunque digamos que sí. Una cosa es lo queremos y otra lo que somos.

171. Si no hay más nos acostumbramos a lo que sea, a lo que hay. Es eso o morir.

172. No es el tiempo el que cura las heridas. Porque según la importancia que le demos a eso que nos ha hecho la herida, va a tardar más o no en acabar con ese dolor que es la herida, que es el pasado. Acabar quiere decir terminar con algo totalmente, verlo tan claro como un peligro que es, que vivir con el pasado nos está destruyendo la vida.

173. El feminismo, es como el nacionalismo, el comunismo, como todos los ‘ismos’, que cuando se desbocan nos llevan a los desastres, a hacer toda clase de barbaridades.

174. Es fácil de comprender porque lo que a alguien le parece un sacrificio, para otro no lo es. Por eso, carga a gusto no pesa, contigo con pan y cebolla me basta.

175. Todo está caro, porque suben los precios, pero no los sueldos en la misma proporción. Pero el sentirse y ser pobre, no tiene nada que ver con los precios, si no es que se llega a extremos de la miseria y la hambruna. Pues, hemos de ajustarnos a nuestra capacidad económica. Es algo así como la salud, lo que somos en lo físico: hemos de gestionar nuestra energía, nuestras posibilidades corporales. Es decir, no hay más cera que la que arde, o las habas están contadas. Y es a esa realidad, a lo que nos hemos de atener.  De lo contrario llega eso de quiero, pero no puedo, con todo su desorden.

No es que aceptemos sin más la situación desfavorable, si fuera una fatalidad, sino que no hacemos un problema añadido a eso que somos.

176. Todo lo que es, nos guste o no, ha de acabar de una manera o de otra. Precisamente este instante, cuando pasa al siguiente, ya ha acabado, ya es el pasado. Somos nosotros los que queremos darle continuidad.  Y ese deseo es el que abre la puerta a todos los horrores, pues nos divide del hecho que está sucediendo, generando conflicto, crueldad, violencia.

177. Si ponemos condiciones, adiós al amor. Podremos decir que el amor está ahí, pero todo eso serán tonterías infantiles, fantasías, la repetición de lo viejo y conocido: vivir con peleas, mentiras, agresiones, hacernos daño, pero diciendo que vivimos con nuestro amor. Y eso es lo que siempre han hecho nuestros padres, abuelos, los antepasados, desde siempre. Nos hemos acostumbrado a eso, a esa manera tan hipócrita de vivir.

Y sabe por qué esa aceptación de algo tan absurdo, porque tenemos miedo de perder esa seguridad, que no lo es en absoluto.

178. El fanatismo, la superstición, el folclore, es más importante que los hechos, que lo real. Porque es el bálsamo que suaviza nuestras heridas. Los hechos no los queremos aceptar, ya que nos gusta hacer lo que nos da la gana. Pero luego llegan las consecuencias de esos hechos, que ya no tienen solución alguna, cuando muere alguien cercano a nosotros. Y por eso, que nos sentimos culpables de la desatención de ese hecho, que era atender al que se ha muerto, recurrimos a todas esas tonterías de la superstición, el fanatismo, el folclore. Eso sirve tanto para los parientes, como para los encargados de atenderlo, donde vivía el que se ha muerto.

179. Si vale la pena tener, eso mismo va a llegar sin lucha alguna. Pues en la necesidad está la armonía de todo lo que funciona. La lucha, los obstáculos, los contratiempos, son todo el fruto del desorden, de la desarmonía, de la confusión. Por eso, es preciso ver que es lo necesario para cada cual. Y si vemos lo que es necesario para nosotros eso llegará, natural y sencillamente.

La vida sabe dar a cada cual aquello que necesita para vivir, cuida de uno.

11-01-2014

180. ¿Han pensado alguna vez en toda la crueldad, la brutalidad, los malos tratos, que ha recibido un caballo para poderlo montar, hacer que se siente, que obedezca, que haga malabarismos con su cuerpo?

Pues sin nada de esas torturas no los podríamos montar, explotar inhumanamente. Y lo mismo pasa con los elefantes, los osos, los perros, los leones, tigres, etc., todos los animales que amaestramos. Sin la brutalidad, la crueldad, ellos no harían lo que hacen, que es lo que nosotros queremos que hagan: aceptar que los explotemos y los maltratemos –aunque alguna vez perdemos en ese desafío, ya que nos cuesta la vida, o nos dejan malparados-.

181. ¿Podemos afrontar los retos de la vida de manera que nos expongamos totalmente, hasta el extremo de jugárnosla? Eso sólo puede ser cuando hemos comprendido lo que es la muerte, lo que es la vida. Que se sucede una a la otra, que son las dos caras de la misma moneda.

182. Hagamos lo que hagamos siempre recibiremos críticas en el sentido de que podríamos haberlo hecho mejor. Pero ese que juzga para poder saber que es lo mejor y lo peor, no tiene todos los elementos de juicio, porque eso que juzga es el pasado. Y el pasado es una cosa muerta. El que juzga se basa en datos, informaciones, en narraciones y escritos. Pero esas descripciones, narraciones, lo que se ha escrito al respecto de lo que ha sucedido, no es un hecho, no es lo real y verdadero.

Por lo que todo juicio, depende del condicionamiento del que juzga. Varios jueces juzgan, pero cada cual lo juzga con un resultado diferente a otro, que viene determinado por sus intereses que son sus condicionamientos. Ya que la verdad no se puede comprimir en una opinión, idea, un papel lleno de palabras.

Y es por eso, que al juzgar es preciso que también se haga daño a una de las dos partes, a los demás. Y eso, tampoco tiene nada de perfecto. Por lo que, también se recibirán críticas y requerimientos de haberlo podido hacer mejor.

Pero cuando nos damos cuenta que el que juzga y el juez son lo mismo, es cuando todo el conflicto entre ambos desaparece. Si una mujer critica a otra porque no cuida a su hija de una manera adecuada, cuando se pone en su lugar, y se da cuenta que ella en sus mismas circunstancias estaría obligada a hacer lo mismo, es el fin de todo juicio. Porque no hay división entre ellas, se ha experimentado eso de que el observador es lo observado, ha habido la unión entre el que es juzgado y el juez, ya que son lo mismo. Sin división ni conflicto alguno, de manera que sólo queda la compasión y el amor, es decir, la inteligencia y su orden operando.

183. Pero lo importante es el condicionamiento, no la forma del condicionamiento, su desarrollo, su implantación ya sea política, económica, social o religiosa.

Nosotros sólo podemos encararnos con el hecho de ese condicionamiento que no sabemos dónde está su principio, su casa primera. Pero sí que sabemos dónde está su final: verlo, comprenderlo, descartándolo yendo más allá de él.

184. La violencia es común a todos los seres vivientes. Ya que el paradigma es subsistir al precio que sea. Por lo que nosotros también participamos de ese patrón, aunque nos controlamos un poco. Pero cuando el reto nos desborda, nos estalla en las manos, entonces actuamos como todos, pues el dilema es tú o yo.

185. El amor puede ser todo lo que decimos de él y más. Porque el amor es lo nuevo, lo que nunca nadie ha tocado.

186. Cuando llamamos dios, le damos sus propiedades, intenciones, etc., es lo mismo que sucede con el amor. Si lo describimos, entonces eso ya no es. A lo desconocido no se le puede encarar afirmativamente, por eso mismo que no lo conocemos, sino negativamente. Por eso, ¿qué sentido tienen hablar de dios, los dioses, nombrarlos si no lo conocemos ni lo podemos conocer? Pues la parte que somos nosotros, ¿puede abarcar a la totalidad?

Lo importante son los hechos, no las ideas y teorías, el miedo y el pavor que tenemos a la vida, y que por eso inventamos a un dios salvador. Cuando eso no es un hecho. Ya que, si fuera salvador, ¿consentiría la miseria, los millones de personas que mueren en larga agonía del hambre, consentiría los horrores de un terremoto, un tsunami, una epidemia, toda la bestialidad y el dolor de las matanzas en las guerras?

187. Cuando llega un hijo no conocemos el amor de nuestras vidas, sino que conocemos a alguien que seguramente estará a nuestro alrededor un largo o corto tiempo. Pero eso no quiere decir que sea el amor de nuestras vidas. Decir eso, ¿no es un atrevimiento?

Porque hablar de amor es decir mucho. Primero que nada, ¿qué es el amor? ¿Se puede describir con palabras, hay un manual que lo describa? Todos estamos relacionados estrechamente, o no, y sabemos que eso no significa que nos tengamos amor. Pues el amor no es vivir bajo el mismo techo, dormir juntos haciendo sexo, ni tener un hijo que lo vamos a manejar para alimentar nuestra vanidad, o hacer de él una inversión para el futuro. O que nos es una molestia insoportable. 

Así que, cuando mencionemos la palabra amor empecemos por saber que eso que decimos no es el amor. Es nuestro amor de diseño, que nos conviene, que hemos inventado para que encaje de la manera más cómoda en nuestras vidas. Es lo mismo que hacemos con el invento de dios, los dioses, que ellos son los que creemos que todo lo van a solucionar, y por eso, es nuestra fantasía, superstición, nuestro delirio, y consuelo de nuestra miserable vida.

188. Si todas las madres son como las leonas para defender a sus hijos con fiereza, entonces están perdidos, pues esa fiereza que las otras también tienen van sufrirla ellas mismas de las demás.

¿Por qué no vemos que esa parte animal que tenemos no da los resultados que necesitamos para que la vida no sea una lucha, una guerra, de todos contra todos? Los niños, los hijos, no necesitan fiereza, necesitan paz, tranquilidad, necesitan eso que llamamos compasión y amor.

12-01-2014

189. primero que nada uno ha de estar equilibrado, no confuso, para poder ver la belleza que hay por doquier. De lo contrario todo lo que verá estará teñido por ese problema. Y si tenemos orden interno, esa fragancia la percibirá el que la pueda captar. No hay otra manera para poder transmitir la belleza a los demás. Pues la belleza, al igual que el amor, es caprichosa, sin dirección, no obedece a nada.

190. Cuando queremos una disculpa es que la inteligencia está ausente. Pues al exigir disculpas demostramos que no nos conocemos y por tanto no conocemos a los demás. Y como todos erramos, fallamos, ¿por qué exigir disculpas, que es una especie de humillación del que se tiene que disculpar?

Uno se disculpa por no haber saludado a otro, se disculpa por tropezar con alguien al entrar o salir de un sitio, se disculpa porque fallamos. Pero si comprendemos, no exigiremos ni pediremos disculpas. Ni las necesitaremos, ni tampoco sentiremos la necesidad de disculparnos.

191. Lo que digan los demás, las opiniones de los que creen que saben, no tienen ningún valor. Pues solamente cada cual ha de ver la verdad de lo que es la vida, la manera cómo funciona. Y para que ello pueda ser, el ver con claridad, ha de haber orden en nuestras vidas, sin distorsión de la realidad.

Pero esa inteligencia que tiene que operar para poder ver lo que es la vida, ver cómo funcionan nuestras mentes, ¿es eso posible o es una ilusión? La misma acción de enfrentarse al hecho de la ignorancia, es la que la disipa. Así que cada cual ha de descubrir esa rareza que es la vida. Y ver de qué manera podemos vivir y dejar vivir.

192. Cada cual actúa según las circunstancias que le llegan. Por eso, nadie sabe cómo va actuar en el futuro. Su respuesta estará relacionada con la necesidad de responder al reto que le llega.

193. Cuando decimos, ‘Yo quiero esto o aquello.’ ¿No estamos dentro del ámbito de la ignorancia? Pues desear es como ir en busca de lo perfecto, la perfección, ¿pero existe lo que llamamos perfecto, la perfección? No existe, porque cada cual tiene una idea, un concepto de lo que es la perfección. Y esas ideas colisionan, se enfrentan con las de los demás.

Y si no tenemos una buena relación con los demás es entonces cuando nos alejamos de la perfección.

194. Es más sencillo que el merecer, desmerecer, o los que no nos merecen por su actitud de frialdad, falta de valoración. El amor es lo más sencillo que hay: o amamos o no, o nos aman o no. Fin del problema.

195. Si la locura es un placer, es cuando realmente estamos locos. Pues la persecución del placer nos lleva a la miseria de la dependencia, a la degradación de todo lo que nos da belleza.

196. La pereza, la desidia, la indiferencia, es la barrera que nos empantana. Por lo que, no podemos exigir a los demás, ni a la misma vida, que nos trate mejor que lo hace. Pues para poder cosechar algo, hay primero que sembrarlo. Y tal vez, si somos afortunados los frutos llegarán.

197. Los perros ladran porque tienen miedo, desconfían de lo que no ven claramente, por lo que pueden ladrar a sus dueños hasta que los ven de cerca. Las personas hacemos lo mismo, juzgamos sin antes conocer lo que les sucede a las personas. Pero esos juicios, prejuicios, nos llevan al fracaso de la relación con los demás.

Es porque no tenemos tiempo para ser reflexivos, para estar en soledad, que somos superficiales, sin enterarnos ni poder comprender a las personas. Y por supuesto, todo eso es el resultado del desconocimiento de uno mismo. Pues si nos conociéramos en realidad, conoceríamos al resto de la humanidad.

198. Si nos aferramos a alguien, todo lo demás va a estar determinado por esa dependencia. Esa dependencia que es esclavitud, explotación, indignidad de todo lo humano.

Ahora bien, si alguien quiere asumir todo eso, porque aún no ha visto ni comprendido claramente sus consecuencias, ese es su problema al que se tiene que enfrentar.

199. Cada cual es lo que quiere ser. Aunque la sociedad nos diga cómo hemos de ser, lo que tenemos dentro es más fuerte que lo externo, por lo que se va a imponer.

200. Las palabras tienen la capacidad para ser lisonjeras, halagadoras, pero eso no sirve de nada si no van los hechos con ellas. Decir que amamos a alguien eso no es real si se queda sólo con palabras. Es la acción, que une a las palabras con los hechos, lo que da sentido a eso que decimos.

201. Para que el amor lo sea todo, nosotros mismos hemos de ser todo a la vez: la víctima y el verdugo, el honesto y el deshonesto, el puro y lo impuro, la puta y la que dice que no lo es. Pues el amor no conoce ni la contradicción ni la dualidad.

202. Las personas quieren huir de la realidad, y harán lo que sea con tal de conseguirlo. Hablar de los chismes de los demás es una de las maneras.

203. Ah, Antonio, ese cuento tan bonito no puede ser, pues la muerte nos está esperando y en cualquier momento puede llegar. Pero ese no es el problema, pues cuando llegué todo se acabó, no lo podremos comentar, no podremos hacer nada.

El problema es hacer de la muerte algo que nos perturbe, lo que es absurdo. Pues algo que no esté ocurriendo ahora, ¿por qué nos tiene que alterar, dar miedo?

12-01-2014

204. La palabra para siempre, es una ilusión. Pues seguro no hay nada, salvo que vamos a morir. Por eso, decir que algo o alguien van a ser para siempre, es agarrarse a un deseo que puede ser tanto cierto como no. Pero esa incertidumbre, esa inseguridad, no nos gusta, nos molesta, y por eso inventamos otra cosa que sí que nos gusta más: la palabra y la expresión ‘Siempre seré tuyo, siempre te seré fiel, siempre estaré a tu lado.’ Pero todo eso no es real, es una fantasía e ilusión.

205. Aceptar y vivir con esas inmoralidades, los derroches, es lo que hace que la vida y la sociedad que hemos construido sea tan estúpida e insensible, llena de violaciones, malos tratos, violencia y las matanzas de las mujeres y otras personas. ¿Por qué es que lo aceptamos, vivimos con ello?

Es por el desorden que tenemos en nuestras vidas, que nos hace vivir en la confusión, en la indiferencia, en la indolencia de lo que les pasa a los otros, salvo cuando nos toca a nosotros. El desorden es la consecuencia del estar divididos internamente, pues cuando sale al exterior esa división, y se plasma en la vida cotidiana, es cuando no nos damos cuenta, no somos conscientes de todo el daño que hacemos y provocamos a los demás.

La pregunta es: ¿por qué es que no somos conscientes de esa división, tanto interna como externa, que nos hace insensibles, brutales, crueles, dañinos como alimañas?

206. Tanto si lloramos por la noche y sonreímos por la mañana, ¿eso qué tiene de especial, de importancia, de extraordinario, si a todos nos pasa lo mismo? Pues esa egolatría, ese creerse único, el preferido de los dioses y de la vida, también lo piensan todos los demás, es una ilusión.

Todo lo que le sucede a una persona, básicamente les ocurre lo mismo a todos los demás. Esa exclusividad, inventada por las modas, los triunfadores, los que siempre quieren vencer, es la enfermedad que siempre está de moda, de actualidad. Pues todo eso es la ignorancia en acción.

¿Podemos darnos cuenta de todo eso ahora? Pues si lo vemos como el veneno que es, entonces podremos ir más allá de toda esa estupidez.

207. El problema del político es que quiere ganar las elecciones. Para eso es capaz de incendiar el mundo. Y la ignorancia está ahí, le ayuda.

208. Los políticos son tan ignorantes como los electores, ellos tienen el poder que les da un baño de capacidad. Pero la ignorancia está ahí.

209. No seamos supersticiosos, todo llega si tiene que llegar. Las peticiones a los dioses son ilusiones. Por eso, la filosofía dice a modo de consuelo para los ignorantes: ‘A dios rogando, pero trabajando.’

210. De lo bueno no nos acordamos, pero de lo malo todos se acuerdan. Sea como sea, nos acordemos o no, los efectos de lo bueno están ahí. Ya sea que veamos sus resultados o no.

211. Se sabe que el sexo, cuando se convierte en una adicción, es tan dañino como un veneno. Y mata, como mata el exceso de trabajo, de comer demasiado o casi nada, así como también mata el consumo de drogas.

Las ninfómanas necesitan sexo durante las veinticuatro horas del día. Y eso las vuelve locas, las degrada, les quita su dignidad como personas, ya que toleran los golpes, toda clase de humillaciones y vejaciones con tal de tener sexo con quien sea.

212. Los animales domésticos dependen de nosotros para comer, para pasear, para poder hacer sus necesidades. Porque ellos no son capaces de hacer lo que nosotros hacemos. Ese es su drama, el depender de unas personas tan desordenadas y confusas, con sus prisas, sus problemas existenciales. Por lo que la atención diaria, a todas horas, pasa a ser una obligación tediosa. Cuyo resultado son los malos tratos, la ausencia de todo lo necesario para que la dignidad del animal no sea degradada. Pepi. ¿Es eso posible en la relación con los animales, fuera de su hábitat natural que viven con nosotros, no degradarlos ni maltratarlos?

213. La paz es vivir en. No fuera, aislado, sin relación. Y es ahí donde está el brillo que nos llega, que es la belleza.

214. La carne adquiere importancia cuando división y conflicto interno. Pero para vivir sin conflicto, hay que morir a cada instante a todo lo que está sucediendo. De manera que el morir y el vivir sean una misma cosa, relacionadas entre sí.

Lo que suceda después, nadie sabe nada. Por eso, cuando la carne no es la preponderancia esas cuestiones y preguntas de lo que sucede después de la muerte, no pueden llegar.

215. ¿Las palabras describen lo real, lo verdadero, o ellas van por la superficie de los problemas? Si decimos que algo es bello, eso no es lo real ni verdadero, es mi realidad y mi verdad, que otro no puede ver ni participar. Cuando alguien nos dice que nos ama, eso es cosa de él. Porque eso nosotros no nos lo creemos, no creemos en las palabras, sino que le damos importancia solamente a los hechos.

216. Creer que sin nosotros la vida de los demás no sería igual de feliz, es una vanidad, es egotismo. La vida siempre da las soluciones necesarias para que podamos vivir en cualquier circunstancia.

Todo lo demás es vivir del pasado, que ya no sirve, pues está muerto.

217. Lo más importante en la vida es ella misma. Y la vida lo abarca todo. ¿Por qué ser tan escrupulosos con lo que dicen las personas, lo que escriben o comentan? Sé que es más cómodo cortar antes de que se desarrolle e investigue algo que creemos que no es importante para el grupo.

Pero resulta que, si existe, es de la vida. Y lo único verdadero e importante es toda la vida.

13-01-2014

218. Para Martin Asahley Stephens, maestro de meditación Vipassana.

Ayer leí tu entrevista en el diario… Gracias.

Si no hay moralidad, habrá indiferencia e insensibilidad. Y por muchas prácticas y ejercicios de meditación, nada tendrá ni sentido ni significado. Pues una mente obligada a aquietarse, concentrada en un punto, una idea por noble y buena que sea, seguirá siendo una mente estúpida, embotada, confusa. Es decir, una mente controlada seguirá estando condicionada, programada. Y todo condicionamiento y programación son siempre del pasado, que es el ‘yo’.

Una mente libre de condicionamiento, es una mente perturbadora y peligrosa para los demás, para la sociedad. Pero todo lo que se diga, ya sea por ti, por el político, por el sacerdote o el que dice que sabe, es todo lo repetitivo, lo conocido. Y por eso el condicionamiento, la programación, lo viejo, lo que ya ha sido tocado, manoseado.

Te envío copia de un escrito que habla de los problemas económicos, de la actualidad.

219. Las palabras no pueden describir lo que está más allá de ellas. Mientras no vayamos más allá del cuerpo, liberarnos de él, que no nos moleste en absoluto, sin necesidad de comer, dormir, tener frío, cansancio, calor, todo lo que digamos sólo serán palabras. Nada más que palabras.

El reto es que desparezca el cuerpo, y nunc a morir, ni sentir dolor ni sufrimiento. Si no es así, todo son ideas, teorías, palabras.

220. El pasado no se puede borrar, ya que es la memoria tanto individual como colectiva. Pretender borrar el pasado sería tanto como la demencia, el alzhéimer.

El amor lo que hace es que si ese pasado llega no nos molesta, porque no puede operar el conflicto, ni los opuestos, ni la dualidad.

221. Todo lo que se interpone al presente, al ahora, es el pasado. Ya sea cronológico o psicológico. Por eso. Vivienne, el amor es el ahora sin tiempo ni espacio, en el que me identifico. Y al no haber identificación, hay libertad de lo conocido, que es el pasado.

222. El dar vida, una nueva vida, no es algo exclusivo de la mujer. Porque necesita quedarse embarazada por la acción de un hombre. Incluso los hijos que llegan por inseminación manual, necesitan el semen de un hombre.

Aun siendo tan evidente, aún hay mujeres que inventan y se creen que son algo inigualables, con unos poderes que nadie tiene. Y eso les resta valor, las degrada en su inteligencia.

223. Solamente los que no se pueden equivocar son los que ya están muertos. Todos los vivos se equivocan y se equivocarán hasta el día de su muerte.

224. Si el amor lo podemos matar, eso quiere decir que tenemos poder sobre él. De manera que al tener poder sobre el amor, lo traeremos cuando queramos. ¿Es eso posible? ¿O el amor es intocable, inmanejable, caprichoso, está más allá de nuestros deseos egoístas en busca de placer? El sexo no es amor. El amor engloba al sexo, lo hace ordenado.

225. La unión, la ausencia de división, es lo que hace posible que todos nos entendamos sin apenas hacer grandes cosas. Solamente hay que prestar toda la atención a lo que hacemos, para que esa división interna desparezca, y así toda la relación se convierte en la dicha del vivir.

226. El seguir a otro nos hace dependientes, sin hacer lo que hacemos adecuadamente. La dependencia, es un estorbo para el dependiente y para el que se deja depender. Pues los dos se molestan mutuamente. Y de ahí llegan las luchas, enfrentamientos, las disputas, todo lo que nos hace feos y horribles.

Los hijos son dependientes de sus padres, pero ellos ya tienen la capacidad de decir: no o sí.

227. El amor no solamente hace que veamos alguien maravilloso otra vez, sino que hace que veamos a todos como la maravilla que son. Quedarse solamente con una persona, embobados, enganchados, dependiendo de ella, ¿es eso amor, o es pasión-fanatismo y arrebato sexual?

228. Esa dinámica de intimidación, que es enfrentamiento, no es adecuada. Es una especie de burla, imprudente, que puede generar malos resultados.

229. Cuando decimos que el amor no se elige, sino que nos elige, eso es verdad. Pero ese amor que ha llegado a nosotros, lo podemos estropear si nos aferramos a él, si nos hacemos dependientes de él.

El amor parece contradictorio, pero no lo es, ya que sin libertad no puede ser.

230. Para que hay amor hemos de mirar en la misma dirección. Si no es así, el amor no podrá ser. Nadie tendrá la culpa. Sólo que no miramos en la misma dirección. Es decir, no nos enrollamos, no funciona como nosotros queremos, nos gustaría.

231. Las cosas que hacemos no van siempre en una misma dirección. Eso depende de lo cansados que estemos, de nuestro estado de ánimo, de los problemas que tengamos. Por lo que las personas con las que convivimos, notan esas variaciones.

Y por eso, que somos inestables, sorprendentes, desde la más tierna edad hemos de educar a los hijos a que sean independientes, capaces de proporcionarse lo más básico. De esa manera la inestabilidad de las personas con las que convivimos, nos afectará negativamente.

Algunas madres, se hacen adictas a sus hijos, los quieren manejar, por lo que les dan toda clase de facilidades, incluso se convierten en sus criadas para todo. Por lo que hacen a sus hijos personas inseguras, desgraciadas. Con los padres sucede lo mismo, aunque en otro ámbito y nivel.

14-01-2014

232. Es cuando estamos cara a cara con el dolor sin huir, que es como la muerte donde no podemos hacer nada, es entonces cuando realmente nos conocemos, vemos lo que somos: la nada, la soledad absoluta donde estamos relacionados con todos y con todo.

233. Si hablamos de dios, ¿eso no es un atrevimiento, una vanidad? Pues dios al ser todo no tiene los mismos valores ni medidas que nosotros. ¿Puede un dios padre, todo amor, todo poderoso, rechazar a un asesino, a los tiranos, los ladrones que roban no para poder comer sino para ser más ricos y poderosos, rechazar a los que viven de manera que provocan el hambre y la miseria, que va a matar hoy o mañana a miles y miles? ¿Puede ese dios, todo amor y bienaventuranza, rechazar a los violadores, a los pederastas, a los opresores que esclavizan a las personas?

¿Nos damos cuenta de qué estamos hablando, de lo que llevamos en las manos? Estamos hablando del bien y del mal. Pero ese dios todo poderoso, todo amor y toda gloria, no participa de ese juego del bien y del mal. Por lo que, solamente los tontos hablan de dios, creen o no creen en él, lo defienden, provocan guerras por él. Lo que quiere decir, que no sabemos nada, solamente inventar todo lo que nos interesa para huir del miedo, ya sea a la vida como a la muerte.

234. Eso lo dirán los que tienen más o menos la misma edad –después de los cuarenta uno se vuelve más atractivo-. Pero los jóvenes a los que son mayores que ellos, a todos los ven carrozas, gagas.

235. ¿Las ganas de comer necesita de motivos? Seamos serios, si hay hambre uno come. Todo lo demás, todo lo que se diga, es porque en realidad no hay hambre.

236. Los padres hacen mucho por los hijos. Pero los hijos hacen mucho por los padres, que al tenerlos están dentro de la corriente de la vida, que es nacer, crecer, reproducirse, llegar al esplendor y morir. Pues todo está unido, lo veamos o no.

237. Jiddu Krishnamurti, también dijo a unos jóvenes: ‘Si alguien me agrede físicamente, no sé cómo responderé.’ El problema de la violencia y su investigación está dentro de uno, por su condicionamiento: sus simpatías, la raza, el nacionalismo, la religión, etc., que van a condicionar su investigación, el descartar la violencia o no.

¿Podemos estar completamente desacondicionados de todo eso que alimenta a la violencia?

238. Las palabras amables son más adecuadas que las hirientes, pero si ellas están ahí han de salir. Lo importante no son las palabras, lo que es realmente importante son los hechos, las acciones que hacemos.

239. Por eso, que tarde o temprano todo se sabe, la acción correcta y adecuada ha de estar ahí.

240. Lo que creamos que somos, o no somos, eso no tiene importancia, ya que todos participamos de todo, ya sea de lo malo o lo bueno, de la crueldad o de la bondad. Lo importante es darse cuenta que en nuestras mentes existe todo lo que queremos, nos gusta, y lo que no queremos y nos desagrada.

Así que hemos de darnos cuenta qué es la mente y ver cómo funciona.

241. Si ya sabemos la verdad, ¿qué sentido tiene preguntar diciendo: ‘Dime la verdad’?

242. La noche es el momento del día donde hay más calma y silencio; y cuando hace y se siente más el frío. Por lo que todo eso actúa de manera que estamos más debilitados y vulnerables. Y como consecuencia, todos los problemas se ven más engrandecidos, ya sean de tristeza, de soledad, ya sean de algo pendiente que hemos de hacer.

243. Suponer puede ser ilusorio. Pero preguntar puede ser ofensivo. Se puede indagar, investigar, teniendo todo el tiempo, y de esa manera la verdad ella misma se manifestará.

244. Lo más importante son los hechos, lo que es. Porque así ya sabemos a lo que atenernos. Si me doy cuenta que soy violento, es cuando puedo empezar a indagar sobre ello. Si me doy cuenta que no me puedo deshacer de la violencia, que siempre seré violento, no lucho contra eso, ni me dividido de eso. Por tanto, si no hay división no habrá conflicto, ni tampoco violencia.

Es entonces, cuando podemos hablar de la no-violencia, de la paz, del fin de la violencia. Y descubrir todo eso qué es, que tiene de real o de ilusorio.

245. Descubrir la realidad de la vida, ver lo falso dónde está de manera que el verlo signifique descartarlo, ¿implica todo ello tiempo, ya sea unos días, semanas, meses o años? ¿O en una sola mirada, en este instante, podemos percibir todo lo falso e ir más allá de ello?

Porque el tiempo psicológico, que es un impedimento, siempre va a estar ahí. El tiempo psicológico que dice: ‘Yo seré, yo llegaré con el tiempo a ser mejor, a ser no violento ni corrupto.’ Y ese tiempo, cuando termina el plazo fijado sin haberlo alcanzado, aún necesitamos más tiempo para conseguirlo. Así que, el mero hecho de querer conseguirlo es su impedimento, porque ese deseo de conseguir es también tiempo, el devenir, el llegar a ser.

246. Al revés también sucede lo mismo. Porque lo que sucede a las parejas, sólo saben ellas por qué lo hacen. Es decir, es la recompensa y el castigo según nos comportemos. Si no te portas bien, no habrá ni atención ni sexo, ni nada. Y esa situación es aterradora para las parejas, pues les puede llevar a la ruptura y separación. Donde les llega la soledad y el mono de la abstinencia sexual, etc.

14-01-2014

247. La maldad es para todos la misma, es en todas direcciones. Ya sea la del niño, la del joven, la del adulto, las de las parejas, la de las mujeres o los hombres, la de los viejos. La maldad es hacer algún daño a los demás.

Lo primero es ser consciente de que se está haciendo algún daño. Y luego si somos afortunados, solucionar el por qué es que queremos hacer daño.

248. Hacer el bien, dando lo que nos sobra a los demás es adecuado. Pero ha de ir acompañado por la intencionalidad que le demos a eso que hacemos. El dar haciendo un negocio de ello, o para vengarnos de algo o de alguien, puede convertirse en un veneno que nos destruye todo lo que tenemos de dignidad. Porque eso, de una manera o de otra, va a volver a nosotros.

249. ¿Quién ha creado a dios? Y, ¿quién ha creado al que ha creado –el creador- a dios? No hay respuesta. Sólo hay contemplación, visión de todo lo que sucede, del orden que sucede. Y en ese orden se incluye a nosotros, a cada cual y lo que hace.

250. Comer alimentos para que pueda funcionar el cuerpo adecuadamente, es preciso. Pero comer de la sabiduría eterna, de la omnipresencia y la Inmortalidad, también es preciso para poder funcionar adecuadamente.

251. El egotismo nos hace feos, sin belleza. Pues alguien que vive dividido, creyendo que es único e inmejorable, nos aísla, nos enloquece, nos convierte en idiotas o en fieras salvajes.

252. ¿Podemos ir más allá de todos los eventos, incidencias, que nos amargan la vida, que nos hacen fríos y endurecen nuestro corazón? Si no podemos, entonces estaremos acabados. 

253. Depender de otra persona para ser feliz, ¿es eso posible? Dependemos del chofer del taxi para ir de un lado a otro, dependemos del mecánico que cuida del ascensor, dependemos del empleado que nos sirve la comida en el restaurante. Pero, ¿alguien nos puede servir la felicidad que uno no tiene dentro de él? Los que dicen que ellos nos van a llevar a la felicidad tampoco son felices, viven en confusión, en desorden. Por tanto, solamente nosotros hemos de descubrir si la felicidad es una realidad o es una ilusión. Y cuando lo hayamos descubierto, es cuando sabremos qué es la felicidad, si existe o no puede existir.

254. Decir a alguien: ‘Pase lo que pase siempre estaré a tu lado’, eso no es un regalo, es una suposición. Porque hasta que no llegue ese momento dramático, que es el tener que depender de otro para poder solucionar un problema, no podemos saber cuál va a ser nuestra actitud. Pues el futuro, no se puede planificar ni controlar, ni saber lo que va a ser.

¿Por qué queremos decir, comprometernos, hacer promesas, que no sabemos si las podremos cumplir, es porque hemos convertido las relaciones en un negocio, en un arma de poder?

255. Es verdad que el que entra en esa dinámica del más allá, de lo esotérico, eso tiene sus efectos. Pero también es cierto que los que no saben nada de todo eso, que viven como niños inocentes fuera de ese ámbito de lo oculto, no les ocurre nada, ni tienen esas experiencias tan desgarradoras.

Es como cuando uno entra en una calle dedicada a las tiendas, o los bancos, o los restaurantes y las salas de fiesta. En el momento en que entramos, vamos a ver y a encontrar todo lo que hay en esa calle. Pero el que no entra está al margen de todo eso.

Y por eso sabemos que todo está en la mente, en el pensamiento. Si le abrimos la puerta a lo que sea, a cualquier cosa, eso que es va llegar.

Por eso, Jiddu Krishnamurti se refería a todo eso y decía: ‘Desafortunadamente los que tienen poderes psíquicos, los tienen que descartar, ya que son negativos.’

256. No, no es mi pregunta, Victor. Es una realidad, que todos podemos constatar.

Pero, JK lo decía, al igual que los que pasan por eso, porque nada de eso se puede demostrar, es como una alucinación, un delirio. Y lo que no se puede demostrar, porque no es un hecho -aunque tenga sus efectos-, va a causar toda clase de problemas.

257. Todo lo que nos dicen nos puede doler o no. Depende del estado de quien lo dice y de quien lo escucha y recibe.

258. He leído tu entrevista en el diario…, de ayer. Gracias.

 Lo que más sorprende de una religión organizada es que queriendo poner orden en lo mundano y en lo espiritual, lo hagan de la manera como lo hacen. En el aspecto mundano se han entremezclado con las autoridades políticas, con los que mandan, los ricos y poderosos. Por lo que han perdido la libertad y se han convertido en servidores domésticos, al recibir abundante dinero y prebendas. Adoran tanto lo mundano que han construido toda clase de palacios, edificios, templos tan grandes que son inviables, llenos de oro, tapices, etc. En el aspecto espiritual, se han convertido en idólatras, adoradores de piedras, maderas, lienzos, etc., pintados, convertidas en imágenes, signos. Tienen sus supersticiones, sus ritos y ceremonias, como si fueran brujos, llenas de palabras y libros que dicen que son sagrados. Creen en ideas y teorías, que chocan con las ideas y teoría de los demás.

Cuando la religión, al ser la manera de vivir intentando hacerlo con orden, necesita deshacerse de todo lo que genera división. De manera que la religión no tiene libros, ni dogmas, ni mandamientos, ni salvadores ni santos que adorar, ni leyes ni preceptos. Ustedes han convertido la religión en un tribunal que gestiona sus leyes que impone: el bautismo, el casamiento que ha de ser indisoluble, la muerte y sus rituales folclóricos, gestiona sus normas y preceptos. Cuando todo eso no sirve para nada, salvo el de atrapar a las personas por el miedo que les han infundido, tanto a la vida como la muerte.

La base y la raíz de la religión están en el amor. Y para que el amor sea, ha de haber libertad total y absoluta en todas direcciones, porque así es de la única manera en que la división y el conflicto no pueden arraigar, tal como llegan se van. Eso es la religión: la ausencia de conflicto entre las personas. Todo lo demás, mera palabrería, un negocio. Y para ello, uno tiene que ver y comprender la manera cómo funciona el pensamiento, la mente, y su invento que es el ‘yo’. Ya sea el ‘yo’ católico, protestante, musulmán, judío, hindú, budista, socialista, comunista o capitalista. Ese ‘yo’, el ego, insaciable lleno de vanidad, de exhibicionismo, siempre deseoso de perseguir y experimentar el placer.

15-01-2014

259 La meditación es el vaciado de la consciencia, donde no hay nada que pueda ser de referencia. Es ir de lo nuevo a lo nuevo. Es decir, la consciencia y la percepción en su estado original, sin interferencias divisivas.

260. El problema está en que somos como los adictos a las drogas. Somos adictos a esta manera divisiva, indiferente, de vivir que nos proporciona placer. Y a menos que no entendamos todo el proceso del deseo de más y más placer, y lo que ello genera en nuestras relaciones, todo va a seguir igual: luchas y disputas religiosas, políticas, nacionalistas, violencia y su crueldad.

261. Un loco, ¿qué puede aconsejar a los demás sino su propia locura? Loco es aquel que se cree exclusivo, privilegiado, diferente de los demás.

262. Cuando decimos que tenemos más derechos que los demás, es cuando ya está ahí la locura. Y con ella, la brutalidad, la crueldad, todo lo feo.

263. El problema es que las personas como los niños, los inconscientes, los indiferentes, cuando ejercen la violencia no es de ellos. Pero los resultados y consecuencias, sí. Por lo que, han de descubrir esa maldad y crueldad que hay en su violencia. ¿Cómo lo descubrirán?

264. Todos estamos solos en la vida, nadie nos puede llevar de la mano por ella. Si lo comprendemos hasta la misma raíz, esa soledad no molesta, sino que es algo tan sencillo como el vivir la vida misma. El aislamiento, no es adecuado porque nos divide y excluye de los demás, apareciendo los miedos, las actitudes neuróticas.

265. Lo que creemos que nos merecemos, ¿eso no es un atrevimiento, una vanidad, que nos puede sumir más en la miseria? Cada cual tiene lo que le llega. Y hemos de tener la actitud de gratitud por seguir -si es que queremos- en la vida.

266. Cuando hacemos lo que podemos, no estamos obligados a hacer más, ¿no es cierto? Todo lo que digan los otros, ¿qué importa todo eso?

267. La memoria de todo lo que hemos sido, de todo lo que nos ha ocurrido, no se puede borrar ni desaparecer. De manera que hemos de vivir con ello, sin huir ni hacer un conflicto. Ya que eso activaría aún más la actividad del pasado, de la memoria, del pensamiento, generándonos confusión y desorden.

268. Los mensajes son adictivos, ellos tienen muy poco significado si no van acompañados por los hechos. La relación sincera, respetuosa, es precisa para que los mensajes tempranos, mañaneros o cuando sea que los recibimos, tengan sentido y significado.

269. El amor y el pasado no pueden ir juntos. Pues el pasado es divisivo, genera malas relaciones, conflictos. El amor es siempre lo nuevo, lo que no conocemos ni podemos conocer.

270. Pero no vamos a ser tan inconscientes sin pensar que la factura no va a salir, ha de venir. Si aceptamos las consecuencias sin importarnos lo que nos venga, de acuerdo, no hay ningún problema. Pero hay que ser conscientes para que luego no lleguen los lloros, los problemas, más miserias.

271. La vida es dios. Y dios es la vida. ¿Por qué usar esa palabra que tantos problemas nos puede provocar, ya que nos divide de los que no creen en dios, en los dioses, ni en todo eso que genera esa creencia? Las creencias no son los hechos. Y solamente los hechos es lo que cuenta. Ya que de lo contrario viviremos en confusión, generando maldad en los demás, como sucede a todas horas, cada día.

272. Las mentiras sean pequeñas o no, son una falta de respeto hacia los demás. Y si no hay respeto la relación está rota, aunque no lo queramos ver ni lo aceptemos.

273. Los que actúan, además de pedir perdón, disculpas, olvidar, son los que van delante. Pues solamente la acción es lo que cuenta, no la palabrería y su exhibicionismo, propagandístico, de vanidad.

Es decir, la acción si es total, verdadera, implica estar más allá de todo eso de las disculpas, etc., pues el amor todo lo quema y destruye, quedando sólo sus resultados.

274. ¿Quién va a causar sino la realidad problemas? Por eso la vida, que es la realidad nos guste o no, es lo que nos genera todos los problemas que tenemos. Porque no podemos huir de ellos, hemos de vivir entre los problemas.

Así que, cuando tenemos un problema lo hemos de comprender. Para así poder ir más allá de ese problema. Todas las ideas y teorías, que no son hechos que se pueden demostrar, nos causan problemas, pues nos dividen de la realidad, nos aíslan, nos ponen neuróticos.

275. Ser consciente de nuestra propia imagen no la elimina. Ella sigue estando ahí, pero ya no hacemos un problema, un conflicto con ella.

276. Tanto si viene como no viene, si se le espera, nos ponemos irritables porque tenemos miedo de perder lo que somos. Y que esa persona, haga lo que haga, nos da continuidad, para seguir tal cual somos. Pues lo nuevo y desconocido nos hace vernos en realidad quiénes somos. Y vernos en realidad lo que somos, quiénes somos, eso no nos gusta, ya que nos da miedo, pavor.

15-01-2014

277. Dios es el tiempo, y podemos decir también para seguir con ese relato que dios lo es todo. Pero también podemos decir que lo que nos cura es la vida, la totalidad, lo que está más allá de nosotros y que no podemos manejar. Pues así nuestros vecinos, nuestros compañeros de trabajo, nuestros amigos, que no creen en los dioses, en un único dios salvador, no se dividirán de nosotros, ni nosotros de ellos. Y es en ese terreno sin división, con una buena relación con los que convivimos, que esa palabra dios tiene sentido. De lo contrario todo es una superstición, una idea y teoría, sin ningún valor ni sentido.

278. Hasta que no llega el vacío, la nada, la conciencia, la percepción no puede ser clara. Si no confusa, generadora de todo el desorden que hay en el mundo. Si no hay vacío, la meditación, todo lo que hacemos no tiene sentido, es más de esa ilusión que abarca nuestras vidas.

279. No sé, pero me temo que el amor es algo que se pueda compartir. ¿Se puede compartir la vista con un ciego que no ve?

280. Todo está determinado y en función de la necesidad. Los animales que van solamente por tierra, no tienen la necesidad de volar. Si no tuviéramos que reproducirnos, de la manera que lo hacemos con el sexo, no existiría ni la posibilidad ni la necesidad.

281. Esa es la cuestión: ser cuerdo entre los locos. Porque todos somos locos. Pero al darnos cuenta de nuestra locura, que es estar divididos y en conflicto, ya no puede arraigar y desarrollarse. Es lo mismo como sucede con la violencia –que es división-, que siempre está ahí.

282. La violencia siempre está ahí desde el momento de nacer. Porque vivir es violencia, ya que todos queremos seguir viviendo. ¿Se puede vivir sin hacer ningún daño a los demás, que también han de hacer algún daño por el hecho de estar vivos? El comer animales, o lo que se coma, ya es violencia, pues nadie quiere que le hagan ningún daño ni que le arrebaten la vida.

Por tanto, del hecho de que somos violentos, de una manera o de otra, no podemos salir. Así que cualquier movimiento en cualquier dirección para dejar de ser violento, me deja en la misma violencia. Ya que me divido del hecho, de la realidad, que somos violentos. Pero, si no hago nada para salir de esa violencia, de manera que no me divido ni genero conflicto, entonces la división cesa. No desaparece la violencia, sino que ya no hago de todo ello un problema.

283. La meditación es eso: vivir sin huir de lo que nos viene, sin querer cambiarlo, sin tocarlo, de manera que no nos dividamos ni generemos conflicto. E incluso si esto último sucede, no hacer nada, solamente vivirlo.

284. Al alma le gustan las cosas bellas y profundas, pero nosotros vivimos superficialmente en la fealdad. Decir algo no quiere decir que sea real. Todas las religiones dicen: ama a todos, sé pacífico, ama dando a los que no tienen nada, pero la miseria y el hambre, la violencia y la guerra, siempre están aquí con nosotros.

285. Lo que somos internamente es más poderoso que lo externo. Así que, pretender cambiar lo externo sin haber cambiado internamente, no tiene sentido. Pues lo de dentro es más poderoso que las normas, las leyes, las obligaciones y costumbres.

286. Algo falla en eso, pues siendo dios tan sabio, omnisciente, omnipotente, cómo pudo equivocarse.

287. Esta es la realidad que no saben gestionar. Saben dónde está el mal y que no pueden salirse con la suya, que lo tienen que dar, pero son tanto testarudos y nacionalistas, que aunque les salgan las vergüenzas, no lo consentirán ni darán eso que no es de ellos aunque esté escrito que sí lo es.

288. Una decepción es el resultado de algo que ya teníamos previsto desde el pasado. Y al ver que lo que llega, no concuerda con eso que ya habíamos planificado, es cuando viene la decepción. Pero si vivimos libres de lo que tiene que ser, libres de lo que habíamos imaginado ayer o hace un mes, un año, la decepción no puede ser. La decepción siempre es en relación al algo que ya habíamos manoseado.

289. Todo eso es del pasado, es el pasado que ya está muero y no cuenta. Sólo tu mente e imaginación le da vida. Por eso no es real, es una pérdida de tiempo, un entrenamiento que nos divide del presente, del ahora.

La vida es ahora. Y todo lo que no sea el ahora, va a generarnos conflictos, sufrimientos, problemas.

290. Las cosas importantes que suceden no tienen explicación. Se viven. Y cuando se acaban se olvidan.

291. Todas las personas actuamos de la misma manera. Cada uno tiene sus retos. Así que cuando alguien tiene un reto en el que le va la seguridad de su existencia, todo cambia. Puede que, si perdemos algo, creamos que eso no es justo, que nos duele, que nos han fallado. Pero la vida y su orden no tienen nada que ver con lo que creemos que es nuestro orden. El orden es indiferente a todo lo que nos ocurra favorable o desfavorablemente.

Cuando una hija se casa su madre llora. Cuando un anciano de muchos años muere, los hijos y parientes, los amigos, lloran. Pero el orden, actúa.

292. Cuando algo tiene que suceder, poco importa los dirigentes quienes sean. Pues son las personas las que consienten con su voto, o su obediencia, lo que hacen los dirigentes. Una época convulsa genera, personajes igualmente convulsos, poderosos y por ello peligrosos. Otra época suave, va a generar a personajes de centro, que huye de los extremos, por lo que no son tan arrebatadores en sus decisiones ni tan peligrosos. 

16-01-2014

293. Creo que, si estamos contra la violencia, seguimos estando dentro del ámbito de la violencia. Ya que, al estar contra algo, lo que sea, generamos conflicto con eso que no queremos. Conflicto, división, es la raíz de la violencia.

294. Voy a retomar, lo que te envié el día 13/01/2014, referente a las religiones. Y hay algo que es extremadamente escandaloso, donde los católicos tienen mucho que decir. Los gobiernos católicos, porque les votan la beatería católica, han ninguneado la ley de dependencia, es decir, estando aprobada por el anterior gobierno no la han desarrollado. Además, han efectuado toda clase de recortes económicos, de prestaciones sociales, contra esas vulnerables y menos afortunadas personas.

Ahora vienen el Papa, bobalicón y mentiroso, con todos los obedientes seguidores, entre ellos tú, ya que te ha dado un cargo o lo ha aprobado, y empezáis a hablar del aborto. Diciendo que eso es un asesinato, un pecado contra la vida. Bueno, y qué. ¿Para qué queréis que vengan personas deformadas, enfermas desde el mismo momento de nacer, si luego vuestro gobierno que votáis, que os da millones y millones, por el morro, los deja desamparados, torturándolos, matándolos, haciendo de los familiares que los cuidan que vivan en una amargura más de su vida?

¿Te has dado cuenta que están actuando como los nazis, que eliminaban a los enfermos que les molestaban? Y lo mismo está sucediendo con los viejos, que los tienen en los pasillos de los hospitales días y días, donde sus parientes no pueden estar, sin intimidad, sin sosiego, sin paz, en esos momentos tan delicados, llenos de enfermedad, tan cerca del final, de la muerte. Así como han cerrado dispensarios médicos en los pueblos, obligando a los enfermos a desplazarse largas distancias de donde viven. Por eso nos reíamos o lloramos de vuestra piedad con los fetos, o los que no lo son aún.

Vosotros sois de derechas, votáis a la derecha en el poder, y por eso sois también responsables de esa macabra manera de tratar a los discapacitados físicos, psíquicos, a los mayores, los enfermos, como si no fueran seres humanos. Luego esos que votáis, roban, son corruptos e inmorales, participan en guerras, donde sí se asesinan a seres humanos completos, plenamente desarrollados. ¿Por qué no les plantáis cara y les decís que actúan inadecuadamente, es por miedo a perder los millones que os dan, las prebendas, los mimos que recibís de ellos?

Por eso ese Papa que hay ahora es un charlatán, que habla para los fanáticos, los ignorantes que no se enteran. ¿Por qué no hace una encíclica en la que diga que excomulga a los corruptos, a los que participen y promuevan las guerras, y que se lean cada día en cada iglesia, en cada monasterio, convento, escuelas religiosas, etc.? No lo hará, porque de lo contrario su negocio fracasaría, pues sin el apoyo y respaldo de los poderosos corruptos, guerreros, se hundiría.

295. Pero si esa conciencia, y su percepción, se aceleran demasiado, todo lo que sucede es confuso, sin saber bien lo que uno hace. Que es como vivimos la mayoría en esta parte del mundo con sus coches, aviones, toda clase de máquinas que nos aceleran queramos o no, nos demos cuenta o no. Además de las drogas que dan vigor, el exceso de comida, etc.

Uno para ser plenamente consciente de si lo que hace está bien o no, necesita ser afortunado, haber nacido en un buen ambiente, tener tiempo para ser reflexivo e indagar, inquirir cómo funciona la vida, cómo operan el pensamiento y la mente.

296. Cuando nos referimos a los hombres como los demás, autoexcluyéndonos, ¿eso no es ignorancia, una estrategia para impresionar? Pues todos somos básicamente iguales, donde psicológicamente todos sentimos y hacernos lo mismo: tenemos miedo a sufrir, a morir, a que nos quieten lo que es nuestro, a no ser nada, a defendernos para que no nos destruyan.

Así que tú eres el resto de la humanidad, eres la misma humanidad, por tanto, sin división alguna entre todos nosotros.

297. La incomprensión entre las personas, que es la imposibilidad de la comunicación, es la que hace que no recibamos de los otros lo que necesitamos de ellos. No hay comunicación verdadera, cuando cada cual quiere algo diferente de lo que el otro puede dar.

298. Si ponemos a eso que llamamos dios por el medio, entonces todo lo que se diga no tendrá sentido. Pues todo lo que digamos va a ser mundano, sólo palabras para querer describir lo que está más allá de ellas.

299. ¿Tarde o temprano la vida nos va a tratar mal o es desde el momento en que nacemos que ya empieza la lucha por sobrevivir, el dolor? Los bebés si no lloraran y reclamaran a sus padres y cuidadores lo que necesitan, morirían. Ellos saben que tienen que llorar, gritar, para que los que están a cargo de su cuidado no se distraigan y se olviden de ellos. Y luego, a medida que crecemos, vamos a convertirnos en guerreros, donde todos estamos contra todos, para poder sobrevivir.

300. Si eso fuera cierto, verdad, no nos sucedería nada negativo, ningún daño. Y sin embargo, en cualquier momento puede sucedernos alguna maldad, sin que los dioses intervengan para que eso que va a causarnos dolor y sufrimiento no sea.

Todos los dioses son lo mismo: inventos por nuestro miedo y temor a la vida, a la muerte, a la enfermedad, a los problemas, al dolor. Que como no podemos hacer nada contra todo ello, creemos que alguien más poderoso, algo sobrenatural, nos puede ayudar, nos va a ayudar.

301. Sin la oscuridad no podríamos ver las estrellas. Eso quiere decir que todo tiene su sentido, que todo forma parte de un todo infinito, con su orden para que todo pueda seguir existiendo tal y como lo conocemos. Es muy difícil comprender, asumir los hechos que suceden: el exceso de calor o de frío, un terremoto, un tsunami, una inundación como provoca el monzón. Todo eso en lo físico, material,

Pero en lo psicológico también sucede lo mismo: todo está relacionado con todo, todo lo que hacemos tiene una causa, que genera un efecto. Que, a su vez, ese efecto va a generar otra causa. Donde nosotros no podemos intervenir para cambiarlo. Sólo podemos mirarlo, observarlo, sin querer cambiarlo, de manera que no nos dividamos de lo que está aconteciendo, de la realidad. Ya que, al no haber división, es cuando estamos en orden.

17-01-2014

302. La palabra nunca en el ámbito psicológico no tiene sentido. Porque ese nunca es el pasado que quiere vérselas con el futuro, lo que ha de venir, que no podemos saber lo que es.

Así que nunca es la expresión del que cree saber lo que ha de llegar, es decir la expresión de la ignorancia, la ilusión.

303. Ya seamos feos o no, todos tienen la posibilidad de tener pareja. La belleza no es tener un cuerpo erotizado a todas horas, ni vestir modelitos caros, etc., la belleza está en los ojos de quien la ve. La belleza nace dentro de nosotros, y es el fruto de nuestro condicionamiento, y se va a plasmar en lo que vemos. Hay personas que ven la belleza en la naturaleza salvaje, otros no le encuentran belleza alguna, sino que les da miedo, incomodidad, peligro.

304. Cuando decimos: ‘El sexo es un buen método para mantenerte siempre hermosa.’ ¿Es eso cierto? No lo puede ser siempre. A no ser que el sexo sea ordenado, para que no nos destruya.

305. Todo en la vida se reduce a demostrar con hechos lo que decimos con las palabras. Pero esto es una trampa, porque las palabras son pensamientos que no podemos controlar, que no tienen nada que ver con la realidad de lo que somos, de lo que podemos hacer. Pues uno puede decir sí, cuando lo que quería decir era otra cosa. O puede prometer algo que cree capaz de hacer en el momento de la promesa, pero luego ser incapaz de hacerlo realidad.

306. Siempre habrá algo para poder dominarnos por los demás que tienen algo que nosotros no tenemos. Y el dinero es una de esas cosas que se pueden usar como arma de dominación. Es una situación difícil vivir con alguien que solamente él tiene dinero para poder subsistir: comprar comida, pagar los gastos del hogar, etc. Por lo que el otro que se dedica a trabajar en la casa, y por eso no cobra, tiene que pedir dinero para poder hacer el trabajo de poner orden donde conviven.

Solamente depende de la personalidad del que tiene el dinero y lo maneja, el que el otro reciba el dinero fácilmente sin ningún problema. A no ser que el que recibe el dinero sea una persona mala administradora, derrochadora, por lo que hay que poner freno a la hora de dar el dinero.

307. En la comparación y el contrastar no hay inteligencia. Pues en la comparación nos dividimos de lo que somos, al querer ser lo que no somos. Por lo que al dividimos entramos en conflicto, haciéndonos feos, viejos y repetitivos, siempre de segunda mano.

308. ¿Se puede ser fiel e infiel, honrado o no, a la vez? ¿Se puede amar o no amar a la vez? Eso es absurdo. Es el miedo a perder algo actuando.

309. ¿Es el miedo más poderoso que la verdad? La verdad para que sea hay que dejarlo todo. Eso es la soledad absoluta, que no podemos soportar.

310. Sí es verdad que existe esa posibilidad de darse cuenta de que lo que hacemos esté bien o mal. Pero esa consciencia es caprichosa, porque es el amor, que no la podemos manejar ni traer a nosotros mediante la voluntad.

Los locos pueden darse cuenta de lo que están haciendo, pero no pueden dejar de hacerlo a pesar de que eso no está bien. Por eso, son locos, tienen una enfermedad neurológica. Y los locos no están todos diagnosticados ni en los psiquiátricos.

311. Evelyn. El que pienses que no eres egoísta no quiere decir que eso sea cierto. Todo depende de dónde ponemos el listón diciendo que a partir de ahí ya somos egoístas. Somos egoístas cuando no cedemos a otro algo que los dos queremos y necesitamos. Ya sea un empleo, la comida, el dinero, una casa, etc. ¿Podemos vivir de esa manera para dejar de ser egoístas? No podemos, ya que eso sería absurdo, pues las necesidades y las peticiones de los otros no tienen fin.

¿Qué haremos entonces si no quiero ser egoísta? Ver cómo funciona el ego, el ‘yo’. Y entonces, sabremos lo que hemos de hacer.  

312. Tu problema es que perteneces a un partido político y que lo has convertido como si fuera una secta religiosa. Y todo lo que haces, al estar esclavizada al partido, es algo que te causa desorden y confusión. Y después todo quieres explicarlo de manera interminable. Pues la confusión y el desorden no se explican, se descarta radicalmente.

¿Por qué si tienes claro lo que quieres, no haces lo que quieres hacer: ser libre de la mafia corrupta de un partido político?

No quiero cansarte más.

Parece que estás embarazada, pues enhorabuena. Con afecto y con cariño.

313. La diferencia que hay cuando somos inmaduros o maduros, está en la capacidad que tenemos para afrontar la vida. Por una parte, cuando somos jóvenes tenemos el vigor, la inocencia. Que cuando nos hacemos maduros, esa inocencia y vulnerabilidad, pasa a capacidad de ser prudente.

Lo que queda, es el temor de volver a repetir eso que nos ha traído los males, las situaciones que no queremos volver a pasar. Pero eso no puede ser, porque la vida es un desafío constante, que sólo se aplaca a con la inteligencia o el miedo. Por lo que la vida nada más puede ser: vivir probando, yendo del error al acierto.

314. Sólo los tontos dicen tonterías al creer que sólo tiene valor el dinero. ¿Cuándo hacemos algo por alguien lo hacemos por dinero? ¿Se puede pagar con dinero la ayuda que recibimos cuando la necesitamos? Todo puede convertirse en dinero. Pero el dinero sólo es dinero, que nos provoca el deseo egoísta de retener y tener más.

17-01-2014

315. La verdadera religión es el orden. Y el orden sólo llega sin deseos. Cuando vamos en la corriente de la vida, como un troco transportado por la corriente de un río ingobernable, no podemos hacer nada, ¿verdades? Es entonces cuando el orden, que no es mío ni de nadie, está operando. Y ese orden, es la religión.

316. Psicológicamente el pasado puede ser borrado definitivamente, sin dejar ninguna huella. Solamente eso puede ser, si somos capaces de vivir cada instante de la vida como si fuera el último. De maneras que no haya división entre lo que vemos, observamos, entre lo que hacemos y nosotros.

317. La felicidad a veces parece locura, porque para ser felices hay que ser libres de todo lo que la mayoría no puede ser. Y entonces llegan los celos, las envidias, el odio, el decir lo que sea para destruir esa persona que nos parece loca, porque que es libre. Que es estar sin conflicto entre lo que hago y yo.

318. El ser completamente es meditación. Y la meditación, que es sin división, es ser completamente.

319. Si no hay un vaciado de la mente, la acción será lo viejo y repetitivo, será más de lo mismo que tenemos ahora: disputas, enfrentamientos, peleas, vanidad, conflictos, violencia guerra. Para ello, hay que comprender desde la misma raíz los problemas, que son motivados y causados por el ‘yo’. Sin comprender cómo opera este ‘yo’, divisivo, seguiremos actuando y generando los mismos resultados como desde hace un millón de años lo estamos haciendo.

320. ‘Ten cuidado cuando una persona desnuda te da una camisa.’

Eso quiere decir que el que da la camisa o está completamente libre de egoísmo, o que es un negociante que da para recibir. Y ante la duda, entre el que no tiene egoísmo y el negociante, hay que estar atentos a todo lo que está sucediendo.

321. Los mayores, los viejos, tienen dolores corporales, y también psíquicos. Pero los jóvenes no se escapan de los dolores de la inadaptabilidad, de la incomprensión, del querer ser y no poder, de la autoridad y la brutalidad que los mayores les causan.

322. La idolatría, el adorar a imágenes de piedra, pintadas o esculpidas, ¿es eso religión, o es superstición, miedo e ignorancia? La religión son los hechos, no los ritos de adoración, peregrinaje, los sacrificios ante la imagen de un hombre que dicen que es santo. La religión es el amor en acción, es cuidar a los demás de manera que sufran el menor daño posible.

323. Cuando llega alguien a nuestra vida y cambiamos, ¿lo hacemos porque ya era la hora adecuada o porque esa persona lo ha provocado?

324. La vida siempre es lo nuevo en el ámbito psicológico, pero lo viejo y repetitivo en lo material, físico. Pero para que sea la vida siempre lo nuevo, hay que saberlo ver. Sin ver la parte que tiene sentido la vida, su armonía, su belleza y fealdad a la vez, no tiene ningún significado verdadero vivirla.

325. El problema no es lo que leemos, publiquemos, etc., lo realmente importante es qué hacemos con todo eso. Lo que cuenta es la dirección que le demos. Si queremos hacer propaganda, si nuestra actitud es fanática, supersticiosa, negociante. Pues todo eso, genera más confusión y desorden.

326. ‘Lo mejor de la vida no se planea, sucede.’

Vivir así implica que uno es el deseo, sin división alguna. Y esa ausencia de división va a generar ese orden que hace que las cosas sucedan sin nuestra intervención en cualquier dirección.

327. De la verdad que es la esencia de la enseñanza, nada podemos decir. Cada cual dependiendo de lo afortunado que sea, la verá o no. Pues la verdad está más allá de las palabras, conceptos, ideas.

328. El disfrutar es una forma de sentir placer. Por tanto, si uno responde a una agresión y disfruta de ello, prosigue en el ámbito de la violencia. Pero, ¿qué pasa si sin disfrutar, ni sentir placer, respondo a esa violencia? No debe de haber ningún problema ya que uno es el hecho y la respuesta, uno es el que es violento y la violencia. Sin división ni conflicto alguno. Y ese orden, que es la ausencia de división, generará más orden, que no es el tuyo, ni el mío ni el de nadie.

329. Tienes un destino complicado, ya que aunque digas que eres de izquierdas, todos los pasos que das te llevan a votar a favor de la derecha, con los fachas, fascistas, nacionalistas centralistas. Lo que quiere decir que tú también lo eres, porque te conviene para seguir ganando el abundante dinero, tener poder, vanidad, influencia.

Es como un ateo, no creyente, que fuera a las procesiones, fuera a comulgar todos los días, se sometiera a la autoridad del Papa. ¿No te das cuenta que tienes una actitud patética, peligrosa?

Finalmente, para liberar un poco, quiero decirte que: toda idea o teoría, todo lo que decimos, puede ser tanto negado, como afirmado, infinitamente. Tú sabrás lo que tienes que hacer. Sabiendo que cuando más corrupto y deshonesto seas la maldad de una manera o de otra va a llegar a ti, con todos los problemas que tu cargo te genera.

18-01-2014

330. Los gritos es la señal de que algo no funciona bien. Si son continuados es una costumbre, que nos deja al borde del estallido cruel y violento.

Cuando los gritos son oportunos, es un aviso para los otros que han de hacer algo, si pueden, para que esos gritos no continúen.

331. Teóricamente cuando uno recorre el trecho que hay de ser una persona simple y normal, a un concejal, a un diputado regional, a un presidente, ya sabe que la fuerza policial y militar están ahí para usarlas.

Ahora vayamos a lo real, a lo práctico. Cuando uno es presidente tiene en sus manos una gran capacidad para adoptar algunas medidas como la guerra, la pena de muerte, etc. Pero, ahora lo tiene que aprobar o no. Y eso no es divagar, salir en un programa de televisión para que le hagan algunas preguntas pactadas de antemano. Ahí se tiene que descubrir tal cual es él, los colaboradores, los que le siguen. Y eso está por venir, tiene que llegar. Eso no depende solamente del presidente, depende de las informaciones que recibe ya sean escritas, verbales o por vía telepática.

332. Hola Teresa. Gracias por tus palabras, tan interesantes.

El ‘yo’, tal vez, siempre va a estar ahí con nosotros. Ese no es el problema. Vivir con el ‘yo’ sin hacer un conflicto con él, ese es el problema. Es como tener un compañero de trabajo, que es como es y no va a cambiar -perezoso, impuntual, desordenado, indolente, etc.-. Él va a seguir siendo como es. Por lo que todo el problema en relación con él es nuestro. Así que ese es el reto, sabiendo que sin una buena relación nada de lo que hagamos tiene sentido.

333. Si no hay un vaciado de la mente, la acción será lo viejo y repetitivo, será más de lo mismo que tenemos ahora: disputas, enfrentamientos, peleas, vanidad, conflictos, violencia guerra. Para ello, hay que comprender desde la misma raíz los problemas, que son motivados y causados por el ‘yo’. Sin comprender cómo opera este ‘yo’, divisivo, seguiremos actuando y generando los mismos resultados como desde hace un millón de años lo estamos haciendo.

334. El orden necesario es el fin de la confusión, que genera la división y el conflicto. Entonces, la mente silenciosa está ahí.

El equilibrio es el invento de una mente confusa. Pues, ¿quién sabe lo que es el equilibrio? Mi equilibrio puede que sea tu desequilibrio. Lo único verdadero es ver lo negativo y descartarlo. Y lo negativo es la división y su conflicto.

335. Creo que lo más importante que Jiddu Krisnamurti quería transmitir era la libertad. Pero no la libertad de hacer lo me da la gana, sino la que llega por la ausencia de responsabilidad, de miedo. Para ver esto, uno tiene que entender que cuando observamos, ya sea una persona, un árbol, un animal o una cosa, lo que observamos y el que observa son lo mismo. No hay división entre el observador y el observado. De ahí surge la compasión que es experimentar el sentimiento de unidad con todo.

Y para poder vivir esta experiencia de unidad con todo, hemos de comprender que los conflictos de las personas son los mismos que los nuestros. Por lo tanto, no hay nacionalistas, sino nacionalismo. No hay violentos, sino violencia. No hay corruptos, sino corrupción. Así que cuando nosotros comprendemos todo eso, es cuando podemos ir más allá de todos los problemas.

336. No hay ninguna condición para entender la enseñanza de JK. Incluso esta condición que acabo de decir, es un obstáculo.

337. Para ser sincero con uno mismo, implica que debo ser con los otros. Y viceversa, sin ser honesto con los demás no puedo ser honesto conmigo mismo.

338. Pero el resultado final está por ver. Todo funciona en ambas direcciones: el desorden genera desorden; y el orden genera más orden.

339. La droga más barata, sana y generadora de orden es la libertad. Entonces, ¿qué problema hay en legalizar la marihuana, que es otra droga más como el alcohol, el tabaco, el café, el té, etc.?

340. El amor y la verdadera pasión no son cosecha de un solo día. Es nuestra impotencia la que nos hace decir que solamente el amor es en la juventud.

341. Lo que somos ahora es lo que seremos en el futuro. No hay que trabajar para el futuro, el mismo acto de ahora es el que está construyendo el futuro, sea el que sea.

342. Si nos fijamos en las diferentes culturas nos daremos cuenta que todos decimos y queremos lo mismo: dejar de sentir dolor, tener miedo, etc. La diferencia está en cómo se dice, la personalidad de quien lo dice, sus caracterices del lugar donde nació, creció y se  educó. Pero en esencia somos todos iguales. Por la sencilla razón de que todos los seres humanos sentimos lo mismo, lo que cambia es la manera de exteriorizar lo que tenemos dentro, lo que somos. Tal vez lo que nos distingue es la profundidad a la hora tratarlo.

343. El amor es todo eso y más. Pues lo nuevo, lo no pensado ni tocado por nadie, lo que está más allá de toda palabra, de lo que digamos, eso es el amor.

18-01-2014

344. ¿Cuándo hacemos algo, es solamente para nosotros o también es para los otros? Si decimos que es para gustar a los otros, para seducir, para sacar un provecho, si solamente es eso quiere decir que estamos acabados.

Si lo que hacemos es para ayudar a los otros, ¿es eso verdad? Ya que todo eso lo recubrimos de vanidad, para saciar al ego. Por eso, todo lo que hacemos es para sacar un beneficio propio, que es sobrevivir.

345. Por cruel que parezca, todos deseamos la caída del otro. Pues somos competitivos, queremos triunfar, ganar. Porque eso nos da una falsa sensación de seguridad.  Si vemos la naturaleza, todos se comen a los otros para poder subsistir. Y nosotros también nos comemos a los animales para poder subsistir. Eso es lo básico.

Pero cuando ya estamos alimentados llegan los problemas de la seguridad psicológica. Vemos a los que llegan de fuera, a los que piensan de diferente manera, como nuestros enemigos, ya que pueden poner en peligro lo que hemos conseguido, lo que tengo. Por lo que empezamos a planificar la defensa y el ataque. Y lo mismo sucede en el ámbito familiar, más íntimo: cuando más fuertes estamos es cuando somos más agresivos, imponiendo nuestras necesidades, desatendiendo las del otro, al que decimos que lo amamos, etc.

¿Hay otra manera de vivir, sin competir, sin agredir ni ser agredido? Parece ser que no. Ahora bien, ¿podemos vivir sin huir de ello, haciendo un problema, un conflicto con todo ello?

346. Lo que nos sucede a cada uno de nosotros, es lo que les sucede también a todos los demás. Es una ilusión creer que somos diferentes, algo extraordinario, que la vida nos tratará mejor que los demás. Ya que todos pasamos por la soledad, el miedo, el dolor, la angustia de lo que pueda suceder mañana.

Y cuando vemos y comprendemos que el observador –yo- es lo mismo que lo observado –tú-, es entonces cuando el amor puede florecer. Ya que la división, y todos sus problemas, no puede ser.

347. Todo eso es físico. Pero lo físico, aunque tiene su importancia, no es definitivo. Lo que importa es lo que hacemos en el presente, ahora. Los parientes, la familia, la raza, la genética, todo eso no es lo definitivo. La comprensión de lo que es, la realidad, es más importante que todo lo que creemos que es nuestro. Porque en realidad nada tenemos.

348. Si nos conocemos realmente cómo somos, cómo actuamos, es cuando conocemos también a los demás. La diferencia entre tú y yo, es en lo superficial. Pero en lo básico y esencial somos igual.

349. El dolor, como la felicidad, no hay manera de medirlos. Ya que no existe el dolorómetro, ni un aparato para medir la felicidad. Cada cual lo siente a su manera, según su condicionamiento.

350. Cada persona nos da una influencia, a la vez que nosotros damos la nuestra. Apartarse de ella, si no lo hacemos adecuadamente va a seguir su influencia. Si el acto de apartarse de alguien, es un acto de la voluntad, entonces eso no acaba ahí. Pero si la relación acaba definitivamente, como cuando se consume un fuego, porque vemos todo el peligro que hay en ella, entonces no habrá residuos, añoranzas, deseos contradictorios, contrapuestos.

351. ¿Se puede estar vivo con la mente muerta? ¿O la mente es ingobernable, con su invento que es el ‘yo’? Si decimos que sí, tanto como si decimos que no, eso no es un hecho. Así que cada cual lo ha de descubrir por su cuenta, él solo.

352. El equilibrio es una idea, un concepto, que no tiene ningún valor, y nos lleva a la confusión. Porque cuando estamos libres de conflicto, de división, sólo hay conciencia y su percepción. Donde lo más y lo menos, el centro y la periferia, el equilibrio o el desequilibrio, no pueden operar, porque no pueden ser.

353. La solución de un problema está en el mismo problema. Por eso, no hay que huir del problema ni querer cambiarlo, solamente estar con él. De esa manera, tan íntima y completa, el problema nos muestra toda su historia, nos cuenta su secreto.

354. Las personas encarceladas pueden vivir plenamente a gusto en su prisión. Solamente han de comprender completamente su situación. De manera que en esa comprensión pueden ver su orden y armonía de todo lo que les pasa, viendo que todo tiene sentido. Y que es algo tan sagrado como cualquier cosa o situación que nos toca vivir.

355. Pero, Katy, a menos que eso no ocurra en ti no es un hecho. Es algo que tú repites, que es el pasado. Y el pasado está muerto, no cuenta para el presente. Pero somos irreflexivos, perezosos seguidores de este o aquel, ya sea un gurú, maestro, líder, que dice que sabe.

¿Tú puedes explicar –si es que ello puede ser- que tu mente o la de otro está muerta? ¿Y qué sentido tiene todo eso? Cuando lo importante es ver todo el condicionamiento e ir más allá de él.

356. Todos los problemas tienen en su raíz la adicción a eso que causa el problema. Los que comen mucho son adictos a la comida. Los que no quieren comer, son adictos a los que les trae el no comer, su imagen delgada, la creencia de que tendrán mejor salud.

Cuando uno ve la falsedad de la adicción, todo el peligro que es, como si fuera un veneno, es cuando uno puede estar libre de ella.

18-01-2014

357. La palabra nunca en el ámbito psicológico no tiene sentido. Porque ese nunca es el pasado que quiere vérselas con el futuro, lo que ha de venir, que no podemos saber lo que es.

Así que nunca es la expresión del que cree saber lo que ha de llegar, es decir la expresión de la ignorancia, la ilusión.

358. Ya seamos feos o no, todos tienen la posibilidad de tener pareja. La belleza no es tener un cuerpo erotizado a todas horas, ni vestir modelitos caros, etc., la belleza está en los ojos de quien la ve. La belleza nace dentro de nosotros, y es el fruto de nuestro condicionamiento, y se va a plasmar en lo que vemos. Hay personas que ven la belleza en la naturaleza salvaje, otros no le encuentran belleza alguna, sino que les da miedo, incomodidad, peligro.

359. Cuando decimos: ‘El sexo es un buen método para mantenerte siempre hermosa.’ ¿Es eso cierto? No lo puede ser siempre. A no ser que el sexo sea ordenado, para que no nos destruya.

360. Todo en la vida se reduce a demostrar con hechos lo que decimos con las palabras. Pero esto es una trampa, porque las palabras son pensamientos que no podemos controlar, que no tienen nada que ver con la realidad de lo que somos, de lo que podemos hacer. Pues uno puede decir sí, cuando lo que quería decir era otra cosa. O puede prometer algo que cree capaz de hacer en el momento de la promesa, pero luego ser incapaz de hacerlo realidad.

361. Siempre habrá algo para poder dominarnos por los demás que tienen algo que nosotros no tenemos. Y el dinero es una de esas cosas que se pueden usar como arma de dominación. Es una situación difícil vivir con alguien que solamente él tiene dinero para poder subsistir: comprar comida, pagar los gastos del hogar, etc. Por lo que el otro que se dedica a trabajar en la casa, y por eso no cobra, tiene que pedir dinero para poder hacer el trabajo de poner orden donde conviven.

Solamente depende de la personalidad del que tiene el dinero y lo maneja, el que el otro reciba el dinero fácilmente sin ningún problema. A no ser que el que recibe el dinero sea una persona mala administradora, derrochadora, por lo que hay que poner freno a la hora de dar el dinero.

362. En la comparación y el contrastar no hay inteligencia. Pues en la comparación nos dividimos de lo que somos, al querer ser lo que no somos. Por lo que al dividimos entramos en conflicto, haciéndonos feos, viejos y repetitivos, siempre de segunda mano.

363. ¿Se puede ser fiel e infiel, honrado o no, a la vez? ¿Se puede amar o no amar a la vez? Eso es absurdo. Es el miedo a perder algo actuando.

364. ¿Es el miedo más poderoso que la verdad? La verdad para que sea hay que dejarlo todo. Eso es la soledad absoluta, que no podemos soportar.

365. Sí es verdad que existe esa posibilidad de darse cuenta de que lo que hacemos esté bien o mal. Pero esa consciencia es caprichosa, porque es el amor, que no la podemos manejar ni traer a nosotros mediante la voluntad.

Los locos pueden darse cuenta de lo que están haciendo, pero no pueden dejar de hacerlo a pesar de que eso no está bien. Por eso, son locos, tienen una enfermedad neurológica. Y los locos no están todos diagnosticados ni en los psiquiátricos.

366. Evelyn. El que pienses que no eres egoísta no quiere decir que eso sea cierto. Todo depende de dónde ponemos el listón diciendo que a partir de ahí ya somos egoístas. Somos egoístas cuando no cedemos a otro algo que los dos queremos y necesitamos. Ya sea un empleo, la comida, el dinero, una casa, etc. ¿Podemos vivir de esa manera para dejar de ser egoístas? No podemos, ya que eso sería absurdo, pues las necesidades y las peticiones de los otros no tienen fin.

¿Qué haremos entonces si no quiero ser egoísta? Ver cómo funciona el ego, el ‘yo’. Y entonces, sabremos lo que hemos de hacer. 

367. Tu problema es que perteneces a un partido político y que lo has convertido como si fuera una secta religiosa. Y todo lo que haces, al estar esclavizada al partido, es algo que te causa desorden y confusión. Y después todo quieres explicarlo de manera interminable. Pues la confusión y el desorden no se explican, se descarta radicalmente.

¿Por qué si tienes claro lo que quieres, no haces lo que quieres hacer: ser libre de la mafia corrupta de un partido político?

No quiero cansarte más.

Parece que estás embarazada, pues enhorabuena. Con afecto y con cariño.

368. La diferencia que hay cuando somos inmaduros o maduros, está en la capacidad que tenemos para afrontar la vida. Por una parte, cuando somos jóvenes tenemos el vigor, la inocencia. Que cuando nos hacemos maduros, esa inocencia y vulnerabilidad, pasa a capacidad de ser prudente.

Lo que queda, es el temor de volver a repetir eso que nos ha traído los males, las situaciones que no queremos volver a pasar. Pero eso no puede ser, porque la vida es un desafío constante, que sólo se aplaca a con la inteligencia o el miedo. Por lo que la vida nada más puede ser: vivir probando, yendo del error al acierto.

369. Sólo los tontos dicen tonterías al creer que sólo tiene valor el dinero. ¿Cuándo hacemos algo por alguien lo hacemos por dinero? ¿Se puede pagar con dinero la ayuda que recibimos cuando la necesitamos? Todo puede convertirse en dinero. Pero el dinero sólo es dinero, que nos provoca el deseo egoísta de retener y tener más.

20-01-2014

370. Eso sólo puede ser si tenemos amor. Si no hay amor, por muchas palabras lisonjeras que digamos, nada nuevo ni verdaderamente interesante podrá suceder, todo seguirá siendo una repetición de todo lo viejo y conocido.   

371. En el amor todo cabe, todo puede ser. Somos nosotros y nuestros miedos, los que estropeamos eso nuevo y desconocido que llega con el amor. Porque en el amor nada queremos, cabe la posibilidad de conseguirlo todo. Aunque esa incertidumbre e inseguridad no nos guste. Pero sin esa inseguridad el amor no puede ser. Diremos que lo es, ya sea el sexo, las intrigas para conseguirlo, para atrapar a las personas, para hacerlo todo un mero negocio.

372. Creer que dios -los dioses- se implican en los asuntos mundanos de los hombres, eso es una superstición, ignorancia. La prueba está en que se suceden los terremotos, las inundaciones, los tsunamis, la bestialidad de las guerras, las enfermedades, las cosas más horrorosas que podemos imaginar, y esos dioses en los que creemos no actúan para detenerlo, evitarlo.

Por lo que esos dioses son todo un invento, fruto del miedo y la de falta de inteligencia.

373. Decir que queremos ser un ‘líder servidor’, ¿es eso cierto, verdadero? Cada cosa que hacemos ha de ser para obtener una ganancia. Veámoslo de esta manera: las personas que viven en las ciudades, muchas tienen perros que los han de sacar a pasear, etc. Pero en realidad, ¿saca el dueño-cuidador el perro a pasear, o es el perro el que saca a pasear a su dueño-cuidador?

Cuando decimos que solamente vamos a servir a las personas, a la sociedad, ¿no va en ello el placer de la vanidad, del exhibicionismo, alguna ganancia material, de influencia y reconocimiento social?

374. Cuando vemos esa unidad de que la depresión es una prisión en la que somos tanto el prisionero y el carcelero a la vez, es cuando podemos ir más allá de ella. Pues entonces, es cuando dejamos de estar divididos, aislados, y podemos volver a relacionarnos con todo lo que nos rodea, ya sean los colores, las nubes, el frío, los árboles, los animales, las personas sin exclusión alguna. Ya que cuando la división no está en nosotros, el miedo no pude operar, no existe. Sólo hay libertad de todo lo conocido. Y por eso es que llega lo nuevo, la belleza.

375. Tanto la búsqueda de alivios, como no buscarlos, es fruto del deseo, del miedo, de la persecución del confort. Por tanto, cuando nos enfrentemos al hecho del dolor es cuando ya sabemos lo que haremos. Ya que, ya tenemos un plan.

Pues ahora, no es posible responder a un hecho que no está sucediendo, Aunque creemos saber lo que sucederá y por eso queremos hacer que los deseos vayan en esa dirección. Pero todo eso no tiene sentido, porque es todo lo viejo y repetitivo. Y a los hechos, hay que responderles con otros hechos, que siempre son en el ahora, sin tiempo.

376. Si decimos que ‘cuando amamos a alguien más que se lo merece…’, ¿nos damos cuenta que eso ya no es amor? Porque el amor lo es todo o no es nada. ¿Se puede dar un poco de amor, cuando el amor si es de verdad, lo da todo? ¿Podría alguien que tiene un manantial de agua, que nunca se acaba, cuando alguien nos pide porque tiene mucha sed, darle solamente un poco? ¿Eso no sería una mezquindad, crueldad, sería egoísmo?

Y el amor, ¿puede ser egoísta porque tiene miedo de perder esto o aquello, o es vivir sin referencias, sin planes, que son el producto del ego, del ‘yo’?

377. Todas esas historias de que la mujer nació de una costilla del hombre, es un invento de los hombres. Y los hombres como son egoístas –como las mujeres- han inventado esa bola. Si las mujeres hubieran tenido el mismo poder que los hombres, también hubieran inventado las historias de manea que ellas se hubieran presentado como lo mejor. Capaces de resolver todos los problemas. Y es que todo lo convertimos en un negocio.

378. Cuando damos unos consejos, aunque sean con todas las buenas intenciones, deberíamos añadir como final: ‘Recuerda que las personas somos astutas y decimos: Haz lo que yo digo, pero no hagas lo que yo hago.’ Es decir, creemos que todo lo bueno se puede conseguir: el fin de la violencia, el fin del egoísmo, la fidelidad, la honestidad, etc. Pero eso que es tan noble y bueno, sólo son palabras que cada cual ha de descubrir si se pueden convertir en hechos o seguir siendo solamente palabras.

379. ¿Más allá del infinito podemos ir de alguna manera? Perece ser que no. Sería como querer contar, sin conocer los números y sus resultados.

Por tanto, la inteligencia llega caprichosamente, es un misterio el que llegue o no.

380. Una de las cosas que los hombres sensibles, no superficiales, detestan de las mujeres es que la mayoría tengan la necesidad de comprar vistosos y caros vestidos. Uno de ellos es el traje clásico del día de la boda, que solamente usan en esa ocasión.

Y esa actitud las hace caprichosas, derrochadoras con tal de exhibirse. Es una costumbre inmoral, cruel, el tener que invertir tanta energía y dinero en toda clase de objetos en abundancia –pulseras y joyas, zapatos, vestidos, etc.-, con tal de hacerse notar, excitar a los hombres para seducirlos. Cuando la seducción también actúa con la naturalidad, la sencillez, la sobriedad.

381. Lo que se dice no es lo descrito, no es lo real. Nos hemos acostumbrado a aceptar la superficialidad, pero la realidad sigue estando ahí. Cuando hablamos de la felicidad ya tenemos el concepto, la imagen de lo que es. Pero la felicidad, cómo todo en la vida, está relacionada con todo. Por lo que la felicidad en sí no existe, aunque ella participa de la realidad naciendo y muriendo una y otra vez. Y por eso la felicidad contiene la tristeza. De la misma manera que la tristeza, el dolor, contiene también a la felicidad.

382. Estar siempre diciendo que la mujer lo puede todo como los hombres, o que es más sensible, mejor para esto o aquello, ¿no es eso hacer un problema donde no lo tiene que haber en el sentido de más o de menos? Cada cual es como es y no por eso hacemos un problema. En la vida hay personas que son más capaces físicamente que otras, ¿hacemos algún problema de eso, aunque no todos pueden ser atletas o lo que se dice valientes y desafiadores?

20-01-2014

383. En realidad sabemos bien poco de lo que hacen los demás en su intimidad, ya que nosotros no tenemos acceso a ella. Las personas sabiendo que, siendo previsibles, algunas veces nos sorprendemos por algo que otros hacen. Eso es debido al estar distraídos, al no estar atentos a lo que es la realidad: que la vida no se puede manejar. Y la vida somos las personas.

Aunque ya sabemos cómo podemos derrotar ante un reto cualquiera, la inatención que es el sentimentalismo, el romanticismo, las ilusiones, el querer cambiar la realidad, es lo que hace que nos sorprendamos y alteremos por los eventos e incidencias.

384. Unos psiquiatras han publicado un informe en el que advierten que creer en dios es una alteración mental. Es decir, es como tener a alguien que hemos inventado en nosotros, dentro de nosotros, dependiendo de él, contándole todo lo que nos sucede, pidiéndole todo lo que necesitamos, lo imposible, pues creemos en su poder, decimos que él nunca nos falla.

Pero todo eso más engrandecido por la idea que hemos creado de dios: alguien omnipotente, omnisciente, todo poder y toda gloria, etc. El estar poseído por una persona vulgar y corriente –una amiga, la pareja, alguien importante como un cantante, alguien que dice que sabe, un maestro o gurú-, de eso es bastante fácil de desengancharse, liberarse de ella. Pero tratándose de los dioses –de dios-, eso ya es otra cosa, ya que hay millones y millones de personas que creen en ellos, personas poderosas, influyentes, ya que el poder mundano, sea conchabado con el religioso-espiritual para que esa epidemia mental continúe. Ya que de una manera o de otra, ese dios, la religión que lo sostiene y el poder político-mundano, se benefician mutuamente. Pues rara vez entran en colisión frontal entre ellos, sus relaciones son de socios con los mismos intereses: el poder y la influencia sobre las personas que manejan para sus propios beneficios.

385. Siguiendo con la inutilidad de las palabras, cuando Mark Lee dice refiriéndose a Jiddu Krishnamurti: ‘Vivió una vida sin autoridad psicológica ni religiosa.’ ¿Es eso posible en una persona tan poderosa e influyente como él? Es como si se dijera de Obama que no es una autoridad política ni social.

Todo lo que hacemos, queremos o no va a influir en los demás, ya sea con el corte de pelo, la manera de vestir, de comer, de hablar, de vivir. Podemos decir que no somos una autoridad, pero eso no es estrictamente cierto.

386. Cuando perdemos algo, ¿por qué no somos conscientes que lo nuevo está al llegar? Y lo nuevo es perder eso que teníamos, así todo un mundo nuevo se abre a nosotros. Pero no nos gusta lo nuevo, queremos ser viejos, repetitivos, para estar seguros, viviendo en la tibieza de la seguridad. Pero la seguridad no existe, sólo existe la absoluta inseguridad. Así que agarrarse a lo que tenemos, es la llegada del sufrimiento y el dolor.

387. Tener convicciones es no tener nada, solamente una remota hipótesis de algo que podría ser o suceder.  Lo que cuenta e importa son los hechos.

388. Si somos capaces de ver lo bueno que hay en los demás, también seremos capaces de ver lo malo. Pues tanto lo uno y lo otro, es lo que genera tanto lo bueno como lo malo. Ya que eso lo sabemos en relación a su opuesto.

Cuando decimos que alguien es bueno, es porque lo comparamos con alguien que decimos que no es bueno, y al revés.

389. Lo que decimos lo perfecto, lo verdadero, eso es una opinión personal. Pues a los otro les puede parecer, que no sean ni perfectos ni buenos.

390. Cultivar el bien no es posible. Pues en todo cultivo hay un deseo, un plan, una estrategia, que nos divide del presente, del reto del ahora.

Sólo podemos estar atentos, despiertos a todo cuanto ocurre, para poder ver lo falso y descartarlo. Lo falso es todo lo que nos divide, el ego, el ‘yo’.

391. El amor no apoya ni deja de apoyar. Eso son términos que nosotros hemos inventado para apoyarnos en ellos. El amor se atiende a la realidad, lo que es, lo que está sucediendo. Y ante la realidad de lo que está sucediendo el amor es. Aunque los resultados no nos satisfagan.

392. Una de las cosas más difíciles es atenerse a los hechos. Y para a tenerse a los hechos hay que saber lo que es un hecho. Pues cada cual intenta interpretar los hechos a su manera y necesidades personales. De manera que alguien puede estar en el infierno y decir que está en el cielo, o decir también que no sabe dónde está.

393. Eso mismo lo podría decir alguien que es subdesarrollado mentalmente de otro que está un poco más desarrollado mentalmente. Todo depende de la referencia con quien nos confrontamos, con quien nos comparamos, con quien nos contrastamos.

Pues el observador es lo observado. Todos somos básicamente iguales en lo psicológico. Cada uno a un nivel, a su nivel.

394. La verdad no son palabras, son hechos. Algunos hechos se pueden cambiar si vemos esa verdad. El cambio es infinito para vivir en la verdad.

395. Quien quiere la verdad no ve obstáculos. Quien no la quiere sólo ve complicaciones. Porque lo de dentro es más poderoso que lo de fuera.

396. La verdad exige honestidad. Los honestos con poco se contentan. Los deshonestos nunca tienen bastante, aunque derrochan y les sobra de todo.

21-01-2014

397. Sin honestidad todo es triste porque se pierde el respeto, la confianza, la relación sólo es un triunfo o una derrota. Donde la sensibilidad no puede ser.

398. Hagamos lo que hagamos si tenemos un plan de lo que tiene que ser la vida, todo va acabar en frustración. Pues nuestro plan nada tiene que ver con lo que nos impone la realidad. Y como la realidad de lo que es la vida, cómo funciona, no se puede cambiar, todo plan, todo proyecto, cualquier cosa que hagamos para eludir ese futuro que no nos gusta, nos lleva al conflicto entre lo que es, la realidad, y lo que yo quiero.

Y si hay conflicto seguimos provocando eso que queremos deludir: el sufrimiento y el dolor.

399. La vida si somos serios y la vivimos ateniéndonos a los hechos no pude enseñar ‘a perseguir nuestros sueños y alcanzarlos…’ porque ese deseo de alcanzarlos requiere un plan, una estrategia, un método o práctica. Y en todo eso el amor no puede ser. Porque el amor es ahora, no es una proyección en el tiempo, no es el devenir.

400. Un grito como aviso aun siendo negativo, tiene su sentido. Pero cuando es una respuesta como un ataque, abre la puerta a los desastres y los malos resultados. Pues los otros se contagian y hacen lo mismo, creciendo el problema de la incomunicación.

401. Las pruebas, los exámenes, querer descubrir el futuro, ¿tienen algún sentido cuando vemos claramente? Luego el problema es poder ver claramente. Y sólo podemos ver claramente cuando estamos libres de prejuicios, de ideas y teorías de lo que ha de ser la vida, de sus resultados.

402. ¿El orar no es el mido operando, la impotencia ante los hechos de la vida que nos desbordan? Pero el orar es un monólogo que decimos que es un diálogo con dios. Pues el que ora, el que pide, es lo mismo que el pensamiento que inventa a ese que ha de responder a la petición, a dios.

Por tanto, cuando nos damos cuenta de ese hecho que hemos inventado, es cuando vemos toda la ilusión que es la oración, las peticiones y las súplicas. En realidad, sólo es un auto consuelo creyendo que alguien escuchará, ya sea dios u otros que nos puedan quitar nuestros problemas y miserias.

403. Toda riqueza, ya sean los hijos, los amigos, el dinero, propiedades, tesoros, es vana pues a la hora de resolver los problemas no sirven para nada. No estamos diciendo que no tengamos que gestionar adecuadamente lo que tenemos entre manos, sino que es una ilusión creer que a la vida y sus maneras se la puede derrotar.

La vida tiene sus maneras, seamos quienes seamos, tengamos lo que tengamos, hagamos lo que hagamos, ella va a llevar su curso que nadie ni nada lo puede alterar.

404. La paz, la santidad, es un capricho de la vida, pues no hay voluntad que nos lleve a eso. Así que, eso sólo es el fruto lo inmensurable.

405. El devenir, el decir que algún día haré esto o aquello para resolver los problemas, que averiguaremos lo que es la vida y lo que es la muerte, ¿no es una huida, una pérdida de tiempo? Pues cuando sabemos mirar clara y directamente, todo lo que nos parecía que eran secretos quedan al descubierto y resueltos.

El problema está en tener esa pasión, esa intensidad, esa energía que sea capaz de ver los retos que nos llegan y comprender todo lo que ellos son. Para ello, hay que encarar la vida de manera que lo apostemos todo en lo que estamos haciendo, todo quiere decir la vida misma.

406. Todo lo que nos divide y fragmenta de los otros, es irreal y por tanto perjudicial para todos. Creerse diferente en lo psicológico, es la ilusión del ego, del egotismo, del ‘yo’. Y eso va a seguir generando esta manera tan absurda de vivir que es hacerlo dividiéndonos entre el ‘tú’ y el ‘yo’, el ‘nosotros’ y el ‘ellos’. Comprenderlo parece difícil, pero vivirlo aún lo es más.

Por tanto, la comprensión total de ese hecho de que la división es el problema, es la misma acción que nos hace que vayamos más allá de la división.

407. La incomprensión, el no enterarse, que es insensibilidad, nos hace estúpidos y ciegos ante lo que está sucediendo, ante la realidad de lo que es.

408. Pero el problema también es el estar dividido de lo que realmente soy, que es mi manera    de ser como humano, mi humanidad.

Pongámoslo de esta manera: nos invitan unas personas que hemos conocido a una merienda en su casa. Pero ellos son pobres, sucios. Y nos dicen que comamos lo que nos sirven. Pero para nuestra sensibilidad no podemos comerlo. ¿Nos dividimos ante esa situación por ser realmente quién somos? Somos humanos y en con ello entra todo. De lo contrario esa fragmentación y división interna, va a seguir con su caos y desorden operando.

409. ¿Las decepciones y sentimientos no tienen la misma raíz de la ignorancia? La decepción lo es por algo que esperábamos pero que no llega. Y el sentimiento, el sentimentalismo, es a algo que es irreal, que hemos inventado. Ya sea el sentimentalismo por la familia, por una persona y su imagen que hemos construido de ella, por el país, por un equipo de fútbol, por una creencia religiosa o política, por una idea o teoría. Y todo eso no es real, son todo un invento que nos dividen de los otros que también hacen lo mismo.

410. Todo se puede negar como afirmar infinitamente, ya que tenemos esa capacidad. Y eso es válido también para el amor.

22-01-2014

411. La ignorancia es lo que hace que veamos que hay un pensador y el pensamiento separados. De esa manera es cuando vivimos en la ilusión del ‘yo’. Pero cuando no hay pensamiento ni el que dice que piensa, toda esa ilusión desaparece.  Y entonces, ahí está lo eterno, lo sagrado, lo inmensurable.

No lo acepte. Hágalo realidad viendo la verdad de todo ello. Si no lo ve no se preocupe, no haga un problema, no se divida del hecho de no ver. Y desde ese momento verá todo lo que estaba oculto para usted.

412. Los locos aman a las personas con lo cura. Pero de la misma manera desaman con locura. Cada cosa lleva en sí misma tanto la parte que nos gusta, pero también la que nos disgusta.

413. Sólo lo que no hacemos a gusto es lo que hace que se convierta en horroroso, aunque sea una de las cosas más placenteras para los demás.  Porque estamos divididos de eso que estamos haciendo, de manera que la energía no llega en su totalidad sino en un fragmento.

414. Lo perfecto es el invento de los que quieren negociar con las personas. Pues todo lo que existe, todo lo que es, es perfecto. Pero las personas astutas, ávidas de siempre más riqueza, poder, etc., se inventaron lo perfecto: las personas perfectas, el cuerpo perfecto, los árboles perfectos, los animales, los paisajes, la ropa, los peinados, etc. Pero el motivo era por el placer, para manejarlo, explotarlo, hacer un arma de poder.

Y los pobres, los menos afortunados, deseosos de ser como los ricos, copian y adoptan esas modas absurdas, caprichosas y sin sentido. Al aceptar eso que dicen que es lo perfecto.

415. ¿Podemos estar más allá de las tristezas, los problemas, la enfermedad, de todo, de manera que no nos afecte y haga que perdamos esa capacidad de ver la belleza, sin amargarnos, volvernos neuróticos?

416. Las palabras son la expresión del pensamiento, son como impulsos incontrolables, que no tienen ningún valor al decirlas. Por eso, lo que tiene valor son los hechos, lo que hacemos a la hora de responder a los retos, a todo lo que nos llega.

417. La ignorancia cree que puede contener el océano como un pantano. Como no se puede ha de inventar mentiras y falsedades para engañar.

418. La ignorancia necesita ignorantes. Por lo que es una fábrica de ignorantes, de personas subdesarrollados mentalmente. Y así viene la ruina.

419. Evelyn. ¿No parece un atrevimiento decir lo que dios quiere o no? Los dioses –dios- están más allá de lo humano, por tanto, no se puede saber nada de sus intenciones. Ahí están los terremotos, las inundaciones, las hambrunas y las epidemias, las matanzas de las guerras. Pero todo eso a dios –los dioses- no le afecta.

Lo que quiere decir que nosotros hemos creado un dios de diseño para cada uno, para que se acople y encaje en nuestras necesidades.

420. Decir sí o no, tiene poco sentido y valor cuando lo decimos. Pues al instante siguiente de decirlo podemos haber cambiado y todo quedar confundido. Por lo que no podemos agarrarnos a las palabras, a lo que se dice. Lo importante son los hechos, que también hemos de morir y no agarrarnos a ellos. Ya que un hecho también tiene sólo valor cuando sucede, está sucediendo.

421. Nosotros tenemos una cierta responsabilidad, pero no toda. Porque nosotros no hemos pedido venir a la vida, ser creados. Por supuesto que no hay culpables, porque no podemos ver todo lo que ha sucedido y sucede, No podemos ver el principio.

422. Si decimos cómo tiene que ser el amor, ahí no puede florecer el amor. Ya que el amor es incondicional, sin reglas, ni palabra alguna que lo obstruya.

423. Una de las cosas que los hombres sensibles, no superficiales, detestan de las mujeres es que la mayoría tengan la necesidad de comprar caros adornos y elementos para llamar la atención.

Y esa actitud las hace caprichosas, derrochadoras con tal de exhibirse. Es una costumbre inmoral, cruel, el tener que invertir tanta energía y dinero en toda clase de objetos en abundancia –pulseras y joyas, zapatos, etc.-, con tal de hacerse notar, excitar a los hombres para seducirlos. Cuando la seducción también actúa con la naturalidad, la sencillez, la sobriedad.

424. Cuando decimos que creemos en el amor porque viene de dios, no quiere decir que es nuestro dios, ni el de nadie. Porque de esa manera es como puede ser el amor, sin lógica ni maneras, sin reglas ni patrones, sin leyes que lo condicionen.

425. El pasado no se puede borrar de ninguna de las maneras, pero   sí que se puede estar más allá de él. Es como no querer el calor ni el frío, que siempre están ahí, pero no hacemos un problema de ello.

426. Querer remover el pasado usándolo como arma de ataque es querer seguir con la guerra, su violencia, su crueldad. La paz no tiene problemas.

427. Queremos un dios de diseño para cada cual. Pero eso es tan absurdo como querer pedir a la carta el tiempo que queremos que haga para poder hacer lo que queremos: ir de excursión, regar o no el jardín, estrenar el nuevo vestido. Ya que dios –los dioses- no tienen los mismos criterios ni los mismos valores que los humanos.

22-01-2014

428. Mientras exista el deseo en cualquier dirección, va a crear el devenir, le llegar a ser. Por lo que creamos el futuro creyendo que podemos hacerlo realidad. Pero así nos dividimos y seguimos generando desorden y confusión, todos los problemas que nos hacen violentos y nos llevan a la guerra.

429. La eternidad, ver y observar sin tiempo, ha de nacer dentro de nosotros. Y eso sucede cuando hemos ido más allá de los dioses, de los maestros y gurús, de toda nuestra vanidad de leer y repetir lo que dicen los libros llamados sagrados o no.

430. ¿Podemos dejar de decir mentiras? Eso no es posible, pues las mentiras son pensamientos de la mente. Y como la mente es ingobernable, ella seguirá diciendo mentiras. Por lo que el problema no es decir mentiras, sino qué hacemos con esas mentiras.

431. ¿Cómo sabemos que nuestra propia opinión es la verdadera? Sólo lo podemos saber con el espejo de la relación con los demás. Si la relación es generadora de enfrentamientos y conflictos, disputas y agresiones, malos tratos, todo lo que digamos y opinemos en nuestra defensa no tendrá ningún sentido ni significado si es que hablamos de la no violencia, de no ser crueles.

¿Pero qué sucede si no tenemos ninguna opinión ni ideas ni teorías, respecto de nada? Entonces al no estar condicionados, tendremos toda la libertad para responder a los retos. Y solamente los retos, que son los hechos, son lo importante y verdadero.

432. Si tenemos la mente abierta, el cerebro no va a salir e irse volando. Pero la mente sí que tendrá toda la libertad para poder volar en todas direcciones.

433. Sin libertad, sin tener todo el espacio, ¿qué sentido tiene la relación? 

434. Lo que más nos gusta son los cuentos, los relatos de fábulas e historias imposibles, ya que así nos olvidamos de nuestra pequeñez y mezquindad, de nuestras miserias. Pero el efecto de esas fantasías es efímero, dura poco. Así que volvemos otra vez a ser como siempre: quiero, pero no puedo. Aunque ver todo eso y comprenderlo nos hace libres de eso que nos hace que seamos tan feos.

435. Cuando los nuestros, con los que nos identificamos, hacen barbaridades los disculpamos y comprendemos. Pero los que nos son de los nuestros somos implacables con ellos.

436. Si los nuestros, hacen barbaridades los disculpamos y comprendemos. Con los que nos son nuestros somos implacables, despiadados con ellos.

437. Las relaciones, mientras existan seguirán siendo relaciones. Porque la relación es comunicarse. Y la comunicación, depende de la intensidad, de las ganas, de la necesidad que tengamos de esa relación. Todo lo demás es secundario, no tiene importancia.

El Imperio Romano, se extendía y dominaba desde Inglaterra hasta el norte de África. No tenían teléfonos ni servicios postales, ni aviones, sólo barcos, caballos y carretas, y dirigían, gestionaban y gobernaban todo el imperio desde Roma. Cuando ganaban o perdían una guerra, cuando tenían que cambiar el cónsul de alguna región, informarse de cualquier asunto, etc., se lo comunicaban, lo hacían con toda la lentitud, que ahora nos parece, de meses. Pero para ellos todo funcionaba como nos funciona a nosotros, a pesar de la abismal diferencia en las comunicaciones y sus máquinas y la rapidez que ellas nos brindan.

Porque el tiempo y el espacio es relativo para cada cual. Alguien que vive en una aldea, un desplazamiento de unos kilómetros le parece como si fuera un viaje. Sin embargo, para muchas personas que viven en una gran ciudad, trasladarse de un país a otro no lo encuentra nada exagerado ni anormal, aunque esté a miles de kilómetros.

438. ¿Por qué creemos que sabemos lo que tiene que ocurrir en el futuro? Sólo sabemos lo que es inevitable, la muerte; todo lo que es, puede desaparecer. Por lo que no existe la seguridad. Solamente existe la absoluta inseguridad en todos los ámbitos.

439. Cuando las flores se congelan, es porque todo el universo ha hecho todo lo necesario para que así sea. No nos gusta aceptar lo que nos disgusta. Pero el gusto y el disgusto es algo que al universo, la naturaleza, no le importa en absoluto, como nos importa a nosotros.

440. El tiempo de ir de aquí hasta allá para coger el tren, tiene su sentido y utilidad. Pero el tiempo como devenir, como el llegar a ser, ¿eso tiene algún valor real en el ámbito psicológico, espiritual? No lo tiene, porque ese tiempo que proyectamos nos divide de la realidad, de lo que es, del ahora. Y se convierte en un obstáculo.

441. Cuando vivimos cada deseo sin que nada se interfiera, entonces ahí hay orden. Y ese orden va a generar otro orden que nos puede gustar o no. Ese orden es el amor. Y por eso, el amor es inmanejable, lo nuevo, lo que no ha sido tocado por nadie.

442. La mayoría de las personas están demasiado ocupadas con sus quehaceres para darse cuenta de que están condicionadas. Y sin librarnos del condicionamiento que nos hace ser competitivos, vanidosos, los mejores para sobresalir sobre los demás, no podremos ver lo que hay más allá de lo aparente, lo sagrado, lo eterno, que es el ahora.

443. Siendo natural, realmente como nos sentimos, sin poses ni vanidad, es cuando somos auténticos, llenos de energía y de belleza.

444. Ahora el problema está en ¿por qué ese momento en que está contenido todo el tiempo en el ahora desaparece y aparece recurrentemente?

23-01-2014

445. ‘Yo tampoco se nada y no ando presumiendo como Sócrates.’

Porque Sócrates y todos los que han llegado y llegan a nosotros como los mejores, han sido y son manejados por el poder, por el establishment, ya que de una manera o de otra les sirve y conviene.

Hay otros filósofos, personas muy desarrolladas mentalmente, que el establishment les ve como peligrosas, y por eso nunca serán reconocidos, divulgados, apoyados. Todo lo cual tiene su lógica, porque ¿quién se tira piedras a su tejado, si va a romper las tejas?

446. ¿El que dice que cree o no cree no está dentro del ámbito de la creencia? El que dice que cree o no, ¿no es lo mismo que la creencia, que es el pensamiento? Por tanto, si el pensador y el pensamiento son lo mismo, toda creencia es una ilusión, divisiva y confusa.

447. Lo que diga o no diga va a seguir siendo parte del condicionamiento. Por lo que el problema no es el condicionamiento, sino que hacemos con él.

448. Por mucho que creamos saber lo que haremos en el futuro, eso es una ilusión. Pues las respuestas a los retos, según su impacto que nos causen, vamos a responder de una manera o de otra, Un impacto es un hecho que no podemos manejar, es algo que nos hace reaccionar de una manera imprevista, ya que está más allá de nuestro control.

449. ¿Enamorarse de un solo paisaje, de un solo país, enamorarse de un solo árbol, de un solo río  o mar, de una sola montaña, de una sola persona, es eso posible? El amor no se queda tan solo en una parte de la totalidad, sino que abarca a toda la totalidad, a todo lo que existe. Ya que el amor no excluye, sino que es todo a la vez.

450. Si tenemos una meta para llegar a la felicidad, nos aleja de ella. Pues al tener una idea de lo que es la felicidad, nos quedamos atrapados y bloqueados por esa idea, sin libertad.

451. Todo puede cambiar en un instante, donde los planes e intenciones no tienen ningún poder ni posibilidad de imponerse, por buenos, nobles y aceptados que sean. Pues la realidad, lo que es, tiene toda la fuerza y la energía de los hechos. Y los hechos tienen su independencia y no responden ante nadie ni ante nada. Un hecho es como un rayo, que cuando cae, y haga lo que haga, no tiene ninguna importancia para él, para ese hecho. Por lo que sólo tiene que aceptar.

452. El destino puede ser una ilusión o una realidad. El destino es lo que no podemos alterar ni manejar en nuestra vida. El destino es como nacer con la piel negra o blanca, alto o bajo, mujer u hombre, nacer teniendo hermanos o no, donde no podemos hacer nada para alterarlo.

El destino no es un capricho nuestro. Es un capricho del propio destino, del azar, de lo que está más allá de nosotros.

453. Todo tiene un propósito y sentido armónico. Pero el problema está cuando hacemos una ley, a la que nos agarramos, de eso. Sin dejar que la realidad, que está más allá de nosotros, pueda actuar. Y entonces, todo eso que era armónico y bueno se convierte en un veneno, en desorden y caos.

454. La cuestión es: si hablan mal de nosotros, pero nosotros no hacemos daño conscientemente a los demás, ¿qué nos importa lo que digan? Es bueno que hablen de nosotros, que nos digan las verdades a la cara, pues así podemos enterarnos de si algo lo hacemos bien o no, si estamos cometiendo algún error.

La mente cuando entra en un surco, una manera de vivir, se encuentra a gusto, ya que se siente segura, creyendo que lo tiene todo controlado. Por lo que puede hacer toda clase de tonterías sin darle ninguna importancia.

455. La curación es uno de los misterios de la vida. Hay personas que han de morir y por mucho que se intente curarlas, por mucho que se cuide, han de morir. Y otras que no han de morir y por terribles que sean sus males y enfermedades, no mueren. Lo mismo sucede en las guerras: unos mueren en el primer combate. Otros luchan en todas las batallas, donde combaten encarnizadamente, y nadie ni nada los mata.

El sanador, el médico, vendría a ser como un acompañante que tiene unos ciertos conocimientos sobre medicina. El sanador es el amigo del enfermo que lo visita y habla con él. Y le dice lo que el sanador cree que más le conviene. Todo lo demás, la curación o no, está fuera de sus manos, está más allá de sus deseos de curar.

456. El problema está en creerse de verdad los papeles que desempeñamos, pues entonces llega el fanatismo, la brutalidad, la crueldad. Porque esos papeles se convierten en ideas y teorías, en nacionalismos, en religiones, en política, etc., Lo que, a su vez, se convierten en nuestro negocio que nos proporcionan placer. Y el placer es algo que nos arrastra, siempre lo perseguimos, alterándonos, generándonos desorden, confusión y anarquía. Con todo su sufrimiento y dolor.

457. ¿Por qué queremos prohibir que los demás hablen de lo que quieran, aunque sea mal de nosotros, es que tenemos algo que ocultar, miedo a que nos hagan algún daño? Lo bueno de que hablen mal de nosotros es que todo se revuelve y nos vemos tal cual como somos. Es como cuando hacemos una mudanza, cuando cámbianos de lugar donde vivimos: entonces vemos realmente todo lo que tenemos en casa.

458. Queramos o no, la vida a cada instante nos cambia de hoja, nos enseña la siguiente hoja que siempre es nueva y sorprendente. Otra cosa es que nuestras expectativas esperen algo que no nos llega: algo espectacular que altere todos los cimientos y nuestra manera de vivir. Pero eso no está en nuestras manos. Por lo que hemos de atenernos a lo cotidiano, a lo que sucede a cada instante, que en esencia es tan importante e impactante como si fueran unos grandes acontecimientos, pero a un nivel diferente. Porque la vida siempre es la misma, ella tiene su paradigma y manera.

23-01-2014

459. Si encaramos los hechos asertivamente no podremos saber si son falsos, negativos. Si yo digo Katy no es inteligente, eso no lo sé, por tanto, no es verdad. Pero si encaro ese reto de descubrir si Katy es inteligente o no, sin tener ya una opinión por la información de otro, eso me hace libre. Pues no estoy encerrado en una opinión, en un concepto, en las palabras. Si no que me muevo con ese reto que siempre es nuevo, él me contará su secreto. Y entonces al no haber división ni conflicto, es cuando llega la inteligencia, que es orden.

460. Cuantas más floreros regalamos más insensibles somos. Lo mismo que las personas que las esperan por su pobreza y mezquindad interior. Las flores son para deleitarse de ellas allá donde estén, cuidarlas, regarlas, y no matarlas por el placer de llevarlas a casa o entregarla a una persona para conseguir algo a cambio.

Es decir, algo tan puro como una flor lo convertimos como una moneda de cambio. Es curioso ver quiénes son los que más ramos de flores reciben: personas vanidosas, superficiales, poderosas en la mundanalidad, insensibles al dolor de los menos afortunados.

461. Es decir, ¿queremos ser los esclavos de una persona, de los demás porque nos proporcionan placer? Si están de acuerdo no hay ningún b problema, solamente tienen que serlo completamente, asumir que son los esclavos de su señor.

462. La ignorancia, el sexo, vivir en la superficialidad, es el coctel del que tan amargos sabores nos da. Es preciso, si queremos salir de esta vida tan sinsentido, que nos demos cuenta de nuestro condicionamiento: ir al instituto, trabajar, buscar diversión, sexo, bebida y drogas, pareja, hijos, y todo lo que llega con eso.

¿Podemos vivir de manera que no sembremos más problemas de los que la vida, por el hecho de vivirla, ya nos da? Para que pueda llegar lo nuevo hay que morir a lo viejo y repetitivo.

463. Todos no nascemos en el mismo nido, pero todos somos seres humanos, peligrosos, imprevistos, nada sorprendentes. Pues hasta que no vayamos más allá de nuestro condicionamiento, seguiremos teniendo el animal con nosotros.

464. ¿Sin ser venerable se puede vivir? Cuando más invulnerables somos, es cuando más aislados, inseguros, en peligro somos. Porque lo más inseguro es estar dividido de los demás, ya sea de la persona con quien convivimos, o de la que vive en la otra parte del mundo.

465. Fracasar o no fracasar, eso no es el problema, ya que la vida tiene que haber fracasos. El problema es vivir esos fracasos como si no lo fueran, sin hacer un conflicto con ellos.

El no fracasar sería lo mismo que la perfección. Pero la perfección no existe, ya que es un invento nuestro al establecer que es lo perfecto o no. Porque eso que hemos inventado como lo perfecto, es la respuesta a la falta de inteligencia, que es miedo, al creer que con ese invento nos va a librar de los problemas.

Tanto el fracaso, como todo lo que existe, toda la unidad, la totalidad que lo abarca todo, es lo perfecto.

466. Eso es lo que no queremos ver, porque nos molesta, hacen de espejo de lo que nosotros también somos: los hombres a la deriva que no tienen donde vivir ni dormir. Nos gusta más el placer de las tonterías de lo que nos pondremos para ser más atractivos, etc., de las celebraciones festivales, de buscar a una pareja para que nos proporcione sexo, en conseguir abundante dinero. Pero el placer siempre nos lleva el dolor.

Así que cuando vemos a las personas, con toda su miseria y desesperación arrastras, que están viviendo a la deriva, nosotros también somos los responsables de eso. Puede que no lo vea, o que no lo quiera ver, pero eso es un hecho: todos somos responsables de todo lo que sucede, de lo que está sucediendo.

467. Desde el mismo momento de ser concebidos, antes de nacer, hay personas que ya sufren porque sus padres no los desean, o algún familiar cercano. Y cuando nacen, todo se puede complicar más todavía. Así que todo eso de que ‘los niños son felices; de qué será que la inocencia de la niñez nos tiene salvaguardados de todo mal’, eso no es un hecho, sino una ilusión.

El hecho es que la vida es una lucha de todos contra todos. No importa quienes sean, si ponen en peligro nuestra existencia y seguridad, vamos a ir a por ellos.

468. El tiempo, lo temporal, es el pasado. Y el pasado es el invento de la mente, del ‘yo’. Existe el tiempo que tardo en escribir esto que os envío, o de leer lo que me enviáis. Pero en el ámbito psicológico, en el espiritual, ¿existe el tiempo en absoluto? No existe. Sólo existe el miedo que nos hace que nos agarremos al pasado, al tiempo que dice: ‘Yo fui, soy, y quiero seguir siendo.’ ‘Yo no soy feliz, pero seré.’

Toda proyección es tiempo, está en el ámbito temporal, que genera el devenir. Pero lo importante no es el devenir, el futuro o el pasado, lo único importante es el hecho del ahora, la consciencia del ahora y su percepción.

469. Y la inteligencia hace que todo eso sea posible. La inteligencia que llega cuando los conflictos, la división, no operan.

470. Las palomas tienen su libertad, pero también están sometidas a la ley por la que se rige la vida. Hay unos que cuando la necesitan para poder subsistir van a ir a por ella, No es una amenaza, sino la información que nos dice que vayamos donde vayamos, hagamos lo que hagamos, y seamos quienes seamos, todo puede acabar en un instante. Ver la verdad y la belleza que hay en todo ello, es lo que nos hace felices.

471. Eso es lo que se llama estar desbordada por una ola de sexualidad –que puede durar unos días, años, o toda la vida-. No encuentro nada extraordinario, salvo lo bien descrito, con las palabras que usas, que has elegido. Aunque, hay una reiteración a la hora de describir lo que quieres transmitir. No sé si eres latina. Pero los latinos tienen esa tendencia a ser muy rollizos, barrocos con las palabras, usándolas en abundancia, lo que todo queda muy redundante. Claro, todo eso si lo comparamos con los que hablan y escriben en inglés. A mí no me molesta. Sólo tengo que ir con cuidado cuando escribo para los que hablan en inglés, porque a ellos sí que les molesta. Ya que son muy rápidos, van más acelerados en todo.

24-01-2014

472. Cuando más descarados somos, más queremos prohibir, reprimir, ser crueles. Aunque vestimos a la última moda seguimos siendo viejos, carcas.

473. Si el amor es realmente verdadero, nadie ni nada podrá contra él. Ni leyes ni normas ni lo que llamamos la dignidad, serán una barrera para que el amor se manifieste. 

474. ¿La soledad no es necesaria para poder hacer algo realmente interesante, como vernos tal cual somos, aquietarnos después de una larga jornada de trabajo? ¿Podemos pintar, componer música, reflexionar, escribir o leer, cocinar, o el intentar hacer cualquier cosa bien hecha, sin soledad, el estar solo? El problema no es la soledad, sino el aislamiento, el no poder relacionarse con los demás, el vivir amargado, con neurosis.

475. Creer que la ley va a solucionar los problemas es el error en que vivimos. Pues la ley autoriza y apoya las matanzas de las guerras.

476. Las leyes también amparan los comportamientos inmorales de los banqueros, negociantes, etc.  Y no hacen lo necesario para acabar con eso.

477. La libertad y el amor es lo mismo. Pero eso no nos gusta. Pues creemos que el amor es atraparnos mutuamente, hasta el extremo de llegar a destrozarnos.

478. Si comprendemos que la realidad es como es y no se puede cambiar, todos los problemas de lo que pasó, nos dolió, etc., no tienen ningún sentido ni nos alteran. Es la no comprensión de la vida, y la manera cómo funciona, lo que nos genera todos los problemas.

479. ¿La violencia puede ser legítima para cambiar lo que nos molesta? Los que han de vivir la violencia para comprender, es su desgracia, lo feo.

480. Los que apoyan a un solo bando enfrentados violentamente, son también igualmente violentos. Pues están echando leña a la hoguera y arde más.

481. Los animales funcionan como nosotros, pero a otro nivel que es menos desarrollado. Y de la misma manera que nosotros somos impredecibles, según el reto que nos llegue, los animales también lo son.

Respecto a la caza de ciertos animales, como jabalíes que viven en los cerros que son parques cerca de las ciudades, cuando hay una superpoblación invasiva del hábitat de las personas, la caza de ciertos ejemplares controlados sirve para la contención de esa invasión que incluso puede afectar a los campos dedicados a la agricultura.

En algunos parques de África donde hay una población excesiva de elefantes, donde destruyen los árboles al comer su corteza y el ramaje, los echan al suelo arrancándolos para comérselos con más facilidad, también hay un cupo que cuando se sobrepasa venden su caza a personas adineradas que lo puedan hacer.

482. Si en el mundo no existiera el dolor, es decir el dolor en las personas, tendríamos que ser solamente buenos de lo contrario al no tener freno lo destrozaríamos y arrasaríamos todo.

Y, ¿podemos solamente ser buenos, sin hacer ningún daño a nadie ni a nada? No lo podemos, porque en el mismo acto de comer, alimentarnos, lleva implícito el daño a lo que nos comemos, ya sea un animal, un fruto, una verdura. Porque al comer hemos de matar eso que comemos.  Y a partir de ahí en todos los ámbitos de la vida sucede lo mismo o parecido, ya sea en la competitividad en el deporte, en los estudios, en el trabajo, a la hora de conseguir una pareja, un buen empleo, a la hora de ganar más dinero.

483. Lo que hacemos –algo que está prohibido- se den cuenta o no, eso no importa. Lo que cuenta es lo que queda dentro de nosotros.

484. Lo más atractivo de Jiddu Krishnamurti,  es la capacidad que tiene para transmitir la libertad. Es decir, él lleva eso de que todos somos iguales hasta las últimas consecuencias, ya    sea en lo filosófico, psicológico, espiritual, en lo meramente humano.  

485.  Hacer feliz a otro es tan difícil como hacerse feliz a uno mismo. Porque la felicidad nada tiene que ver con lo piensen los demás sobre nuestra felicidad. Pues uno puede ser feliz tomándose un vaso de agua, cuando otro necesita un cóctel elaborado, caro. Al igual con la comida, los vestidos, la casa, etc., cada cual tiene una necesidad, que no es la misma que la de los otros.

486. Cuando vemos que el observador es lo observado, que uno es el otro sin división alguna, entonces el pecado no puede ser. Pues el amor está operando. Y haciendo la mayor revolución: no tenernos miedo.

487. Una persona no condicionada dice una cosa, pero al instante siguiente puede decir lo contrario. Pues al estar más allá del condicionamiento, se mueve con la vida, los problemas que son los retos que nos llegan, Y un reto, que siempre es lo nuevo, se tiene que responder con lo nuevo. Es decir, sin el pasado, ya sea el de ayer, el de hace una semana, o el del segundo que acaba de pasar. Y lo nuevo es lo que nadie ha tocado.

488. Lo que hacemos o pensemos no tiene por qué estar condicionado por los demás. Pues la libertad para poder sentir ¿se puede manejar o controlar de alguna manera? No lo podemos. Es cuando el sentimiento ya ha sucedido, que decimos que no deberíamos de mostrarlo o nos avergonzamos de ello.

 24-01-2014

489. Como todo no tiene fin, puede ser infinito, los regalos y su respuesta en agradecimiento nos lleva a una dinámica de dependencia. Y en toda dependencia está la esclavitud, la ausencia de libertad.  

490. El pasado no cuenta para responder a los hechos, que siempre son los hechos que suceden en el ahora. Por tanto, todo el pasado, lo que han dicho los otros por sabios y sagrados que nos parezcan, no cuenta, no sirve. Pues lo que ellos dijeron por ser ya el pasado, no puede responder al reto del ahora. De la misma manera que tú no puedes responder a los retos de los demás, lo que les sucede, que también son en el ahora.

Por eso es que nos dividimos del presente, del ahora. Y en esa división está toda la insensibilidad, la ausencia de compasión y de amor.

491. Cuando nos damos cuenta que el pensamiento y el pensador son lo mismo, el velo de maya –la ilusión- desaparece. Entonces la sabiduría –jñana- es la que nos libera del contenido de la mente, que es el pasado que se repite desde millones de años. Y entonces solamente existe el ahora, libre de lo que dicen los libros, lo que dicen los maestros o gurús, de lo que han dicho hace diez mil años o ayer.

Porque si repetimos traemos el pasado, donde la libertad con respecto del tiempo no puede ser. Y la libertad es la inteligencia suprema, lo sagrado.

492. Somos como nos vemos. Pero para saber cómo somos, está el espejo de la relación. Y es en la relación con todo, donde realmente nos vemos cómo somos. Pues la mente tiene la capacidad de inventar lo que ella cree que le conviene. Y sin una buena relación, nada de lo que hagamos no tiene ni sentido ni significado verdadero alguno.

493. En realidad todos actuamos básicamente igual que los demás, ya que todos tenemos miedo a la inseguridad, a lo nuevo. Y eso nos hace celosos, desconfiados, llenos de ansiedad por lo que hacen los demás. Pero la realidad es que los otros también hacen lo mismo.

Por eso cuando lo vemos y lo comprendemos es que somos libres de toda dependencia. Pues la dependencia es miedo, el conflicto entre lo que yo quiero y la realidad que es la que es.

494. El querer, el amar, implica el respeto a los demás. Y el respeto es aceptar a los demás tal cual somos.

Ahora el problema viene cuando los otros también nos tienen que respetar a nosotros. Y ese es el conflicto eterno. Pues hasta que no veamos que el conflicto, que es división, esté ahí, la vida seguirá siendo esta manera absurda de vivir de enfrentamientos y peleas, de brutalidad y malos tratos, de crueldad y violencia, donde todos estamos contra todos.

Ver todo eso, su fealdad y su belleza, comprenderlo e ir más allá de ello, ese es el trabajo de una persona sensible a todo cuanto sucede, que vive en contacto con la realidad, que es lo que está sucediendo ya sea que nos guste o no.

495. ¿El pánico no sucede cuando hay algo que nos desborda? Cuando sucede algo que no nos gusta, algo desagradable, horroroso o macabro, y se instala en la mente sin poder deshacernos de eso, es cuando sucede el pánico.

Los que se dedican al cine o a escribir novelas saben cómo funciona el acceso de pánico, y por eso crean imágenes impactantes repetidamente, acompañadas de música estridente y perturbadora para desbordarnos

Es como si estuviéramos viendo una película de cine y una imagen, un fotograma horroroso, bárbaro, se atascara y no pudieran seguir pasando las otras imágenes que se suceden unas a otras.

Por tanto, el problema es, ¿por qué es que nos quedamos, nos atrapan las imágenes, las situaciones que nos generan pánico? La mente es como el estómago, que según lo que le demos va a reaccionar de una manera o de otra. Por eso provocar y estimular las situaciones impactantes, crueles, feas, violentas, inventar realidades de miedo y terror, no es adecuado para que la mente tenga serenidad, armonía.

Desafortunadamente el cine, que es un negocio, y también las novelas, al querer vender para tener abundantes ganancias, crea y editan toda clase de situaciones macabras e impactantes. Para así alterar y excitar a las personas deseosas de que algo les haga olvidar su manera de vivir sin sentido, sin sensibilidad ni belleza.

496. Cuando algo nos interesa vamos a por ello, no importan los obstáculos que encontremos. Cuando un hambriento quiere comer y consigue la comida, no la mira y escudriña, la revuelve y revuelve, habla sobre ella, sino que come.

Por eso en la necesidad hay orden, que es la ausencia de confusión.

497. Todo plan o estrategia constriñe a la mente, la hace incapaz de ser entera, total, sana, con inteligencia. Ya que esa dinámica que hemos establecido como la mejor, no puede vérselas con los retos que son los hechos que nos llegan a cada instante y que por eso son siempre nuevos. Y a lo nuevo, no se le puede responder con lo viejo.

Por eso el pensamiento que siempre es lo viejo, fruto del pasado, de la memoria, no es tan rápido para poder seguir a la realidad de lo que está sucediendo, Ya que está enredado con el pasado que son los pensamientos, dudas, cavilaciones, especulaciones.

Cuando tenemos un contacto directo con la realidad, la verdad, la acción sucede sin ningún problema ni conflicto.

498. El amor y la locura parecen lo mismo, porque el amor está más allá de todo lo establecido. Ya que los que se creen que no tienen nada de locos, ven ese ir más allá como un acto de locura.

25-01-2014

499. Si llegamos hasta el extremo de arrastrarnos de rodillas por alguien o algo, es porque lo tenemos claro. Pero eso que has escrito, Adelaida, es una exageración poética. Que no será la realidad hasta que no lo vivas directamente de primera mano. Ese es el problema de la poesía y de lo que se escribe fantasiosamente, que no son los hechos lo que se describen. Ya que los hechos, la realidad, no se puede describir con palabras.

500. El dinero hace milagros, si el que compra y el que vende se ponen de acuerdo y se quedan satisfechos, llenos, plenos con sus compras y sus ventas, con los resultados.

501. Sin ver lo que es la infelicidad, ¿puede llegar la felicidad? Cuando vemos las piedras en el camino es cuando nos damos cuenta que las tenemos que evitar. Pero si no nos damos cuenta es cuando tropezamos con ellas una y otra vez.

La felicidad no es para todos igual, ya que lo que a alguien le haced feliz a otro no. Pero la esencia de la felicidad es la misma: la ausencia de división y su conflicto que la acompaña.

502. Una mirada lo confiesa todo, pero con esa mirada, que es un instante, ¿todo puede acabar en la relación? Pues un mal instante le sucede otro que puede no ser malo. Todo lo que decimos y pensamos, todo lo que hacemos, son pensamientos que se materializan al desarrollarse o no. Los pensamientos son como las olas del mar, que llegan y se deshacen sin parar, son efímeras, aunque se desarrollen, ya que a cada instante nacen y mueren, aunque parezcan tener una continuidad. Pues la realidad siempre cambiante nos obliga también a cambiar a cada instante.

Hemos de atenernos a la realidad de los hechos, pues cada hecho lleva su consecuencia y reacción. De manera que cada hecho deja su huella, que va a imponerse hasta que sea comprendido y descartado.

503. Vivir internamente al comprender que todos somos iguales en lo básico, es la experiencia fundamental en la vida. Pues no somos solamente iguales las personas, sino que somos iguales a todo lo que existe. Pues según tratemos lo que tenemos entre manos, eso va a reaccionar como lo hacemos todos, y lo hace toda la naturaleza. Un maltrato a un árbol, está en la misma dinámica que un maltrato a una persona o animal. Y lo mismo se puede decir que sucede al maltratar a una máquina, la ropa, los libros, los muebles, pues ese daño que les provocamos va a desencadenar en su ámbito y nivel lo mismo que nos sucede a nosotros: generarles algún daño, algún mal.

504. ¿Es posible vivir sin que nos lastimen? La vida es destrucción, amor y construcción. De manera que no podemos huir ni cambiar esa dinámica, ese paradigma. Por lo que, sin ser vulnerables, la vida no podría ser como la conocemos. Ya que todos somos dependientes unos de otros, queramos o no. En el trabajo unos nos mandan y otros obedecen, aunque eso no nos guste; en las relaciones, sean íntimas o no, también sucede lo mismo, pero más cambiante al alternarse los papeles dominantes a cada instante.

¿Podemos tener amor sin ser vulnerables? No lo podemos, porque sin vulnerabilidad la cadena de relación por lo que la vida puede funcionar se rompería, no podría existir. Y eso no puede ser, porque la vida y su realidad son más poderosas que todo lo que nosotros queramos, deseemos.

505. ¿Quién es el autor de los libros llamados sagrados? Evidentemente son los hombres, los que primero hacían los relatos verbales y luego otros los escribían. Eso parece evidente, lógico, razonable.

506. Todos creemos que necesitamos, y somos capaces de recibir, más de lo mejor de los otros. Por eso cuando alguien lo reclama, eso mismo es lo que también hacemos nosotros. Pues ahí está la esencia y la raíz de la vida: en pedir y en dar, en necesitar y en coger.

507. El amor que es la vida toda, nos proporciona los problemas que van inherentes en la vida. El amor no nos quita los problemas, hace que los comprendamos, aceptemos totalmente de manera que ya no son vistos como problemas.  

508. Todo lo que somos internamente, de una manera o de otra, sale y se manifiesta en la manera de vestir, de hablar y escuchar, en la manera como miramos, en la vibración que transmitimos en la presencia de los otros. Pero eso no es el problema, porque eso no se puede cambiar. El problema está en nuestra acción, en lo que hacemos, ya sea en las relaciones, con el dinero, con lo que tenemos, qué hacemos con el tiempo, en qué lo dedicamos.

Pues los la acción, los hechos, habiendo visto lo importantes que son, son los que van hacer que nuestra vida tenga una dirección u otra. Y entonces los sentimientos, las vibraciones, lo que llegue a los demás, no nos generarán problemas.

509. ¿Lo real y verdadero –no lo que queremos nosotros caprichosamente- llega con el esfuerzo? El esfuerzo es tan destructivo que lo que genera es lo que queremos, pero con el precio de los malos tratos, la brutalidad, la crueldad. ¿Por qué no tenemos la actitud de estar atentos y alertas a lo que sucede, sin desear esto o aquello, sin querer provocarlo?

La paz, el orden, el fin de la confusión, llega cuando no maquinamos ni queremos traer o quitar algo que está ahí. Pues no hay ningún problema de conciencia, que es el recuerdo del pasado de algo que no hemos hecho adecuadamente.

510. Alguien corrupto, inmoral, generador de enredos confusos y malvados, capaz de usar violencia ¿qué puede ofrecer para resolver los problemas?

26-01-2014

511. Amar parece sencillo, pero no lo es. Ya que para amar nos hemos de entregar a eso que amamos totalmente. ¿Cuántos de nosotros somos capaces de vivir a esa intensidad, de esa manera donde quedamos desnudos de todo lo que somos ante el otro?

Por eso el miedo, el temor a perder, es el obstáculo e impedimento para que el amor pueda ser.

512. La palabra puta es de las más confusas que hay, pues según cada cual el que la use lo hace a su gusto y manera. Puta es la mujer que hace de su sexo una moneda de cambio. Por tanto, todas las mujeres, y todos los hombres, son putas.

513.  Ayer una mujer dijo que su hermano viejo y enfermo, sacerdote, aún celebraba la misa en su casa donde vivían.

También dijo que cuando los sobrinos pequeños iban a verlos, el sacerdote les decía: ‘Dame una palmada en la mano y pregúntame a dónde quiero ir: al cielo.’

Esa era su creencia desde toda su larga vida: que existe su dios y que está en los cielos donde los recibirá y acogerá cuando se mueran. Y esa creencia le consolaba, le servía al menos social y religiosamente, aunque en lo íntimo él tenga sus dudas, su miedo y su temor. Y así de la misma manera a miles de millones.

Pero el resultado de esa creencia, que es una idea o teoría, es que nos divide de la realidad que es que no sabemos nada de los dioses y el invento de sus cielos. Y cuando hay división, la esencia de la religión, el amor, que es la unión total con todo, no puede ser. Por lo que todo es un disparate, una ilusión confusa, que genera esta manera de vivir y la sociedad tan caótica y desordenada.

514. ‘La comida más deliciosa, es la que se come cuando se tiene mucha hambre.’

Ese es uno de los secretos de la vida. Aunque hay que descubrir y comprender por qué no tenemos hambre. El no tener hambre es como una enfermedad, ya que no nos podemos alimentar para tener energía. Y la enfermedad es la no comprensión de lo que es la vida, la manera cómo funciona y actúa.

515. Cerrar los ojos a todas las barbaridades que hacen los que nos caen simpáticos, ¿es la dirección correcta para resolver los problemas?

516. La propaganda partidista, sin atenerse al respeto y a la dignidad, no es hacer las cosas de manera que llegue el fin de la violencia, la paz. Sino que continúe el sufrimiento y la amargura.

517. Si decimos que amamos y planificamos el futuro, ¿es eso verdadero amor o es miedo a la inseguridad, de perder eso que creemos que es sólo nuestro? El amor sin libertad es la quimera de los tontos.

518. ¿Para qué queremos ser duros o blandos, o lo que quiera que queramos ser?  Cada cual es como es. Y en eso no hay ningún problema.  Es lo que hacemos con eso que somos el problema.

519. Cuando decimos que no hay otro salvador mejor que el nuestro, que solamente él es el auténtico, el único, ¿no nos damos cuenta que lo estamos destrozando? Porque los otros también tienen otro salvador del que dicen lo mismo.  Por lo que nos dividimos y entramos en conflicto. Y ¿para qué sirve un salvador sino es para librarnos del conflicto y del dolor que nos genera?

Por tanto, decir que alguien es el mejor, decir que otro es peor, es entrar en la dinámica de la contradicción, del enfrentamiento, de la lucha de siempre. Y todo eso, ¿tiene algo que ver con la religión, que es la unión, la concordia, el afecto, la compasión y el amor?

520. Si decimos que un corazón seco no puede conocer la verdad, ¿no entramos en esa dinámica de tener un corazón seco? Pues eso quiere decir que ya sabemos la verdad. Cuando la verdad cambia constantemente, no se puede describir ni atrapar, ella está viva siempre moviéndose de lo conocido a lo desconocido.

521. ¿Sería posible esa violencia, la anarquía, el desorden que hay en Ucrania, verlo en Estados Unidos, en Inglaterra o Alemania? ¿Es posible esa situación de Ucrania sin el empuje y respaldo de la Unión Europea y de Estados Unidos?

Si eso sucediera en Estados Unidos, en Alemania, en Inglaterra, el mundo se acabaría pues no lo aceptarían ni lo permitirían.

522. Quieren justificar y blanquear los zoológicos, pero de ninguna manera se puede hacer. Pues un animal sin su libertad, no tiene ningún sentido. Y va contra su dignidad que es la libertad.

523. Quiero decirte que el cava es una droga más como las otras, aunque aceptada, tolerada, legalizada. Por lo tanto, como todas las drogas, el cava es pernicioso para la convivencia, la vida de las personas. Por sus estragos que causa en la salud y sus repercusiones en la sociedad. Ya que abre la puerta a todas las demás drogas, los vicios y sus nefastas consecuencias.

524. ¿Y, si para ser la mejor versión de ti mismo has de competir con los demás? ¿Comprendes la pregunta? Pues para no ser competitivo, has de llegar a la misma raíz de ese problema para poder verlo y comprenderlo en su totalidad. Y entonces es cuando sabremos lo que hemos de hacer con esa competitividad y su deseo de vencer, triunfar, de ser.

26-01-2014

 525. ¿La religión, que se fundamenta en el amor, puede tener reglas, preceptos, dogmas y leyes? No porque todo eso mata el espíritu, nos hace duros como las piedras, fríos y crueles. Viendo por todas partes problemas que queremos resolverlos con nuestras normas y leyes. Pero lo complican aún más todo, pues el amor, y su compasión, no pueden ser.

Así que la religión, el amor, para que sea, no ha de haber la autoridad del que dice que sabe, de los dogmas y normas, ni ritos, ni de los libros llamados sagrados y sus enloquecidos relatos.

526. No sabemos cómo van a resultar al final todos nuestros deseos. Pues nuestros deseos que perseguimos no son la realidad por la que se rige la vida, sino un invento placentero, por el miedo que tenemos a la vida y a la muerte.

527. Si fuéramos completamente des condicionados, libres, entonces no harían falta ni la religión, ni los gurús, ni Jiddu Krishnamurti, ni los libros, etc.

Por lo que, el problema es ver, comprender, y descartar todo el condicionamiento.

528. La verdad, la verdadera enseñanza, es ver la realidad tal cual es y atenerse a ella. Eso es lo que han hecho todos los maestros, gurús, salvadores.

529. Para que la serenidad de la mente llegue, y con ella el amor, es preciso comprender por qué ese deseo sin fin por ser realizado. Es el miedo al presente, al devenir, y al pasado, el que confunde a la mente.

530. Líbrate de ese dios, de los dioses, pues ellos son tan pesados y poderosos que te aplastan y no te dejan levantarte ni caminar. Sólo tú has de ver todo eso cómo funciona, de manera que cuando te desanimes, te desesperes, comprendas y seas libre para poder tener toda la energía necesaria para liberarte de todos esos problemas.

531. La felicidad y la belleza van juntas, pues son lo mismo: la comprensión y la liberación de los conflictos.

532. Son decadentes, vulgares, superficiales. Pues poner en el centro de sus vidas sólo el sexo, lo dice todo de ellas.

533. Quien nos quiera nos ha de querer tal como somos. Pero nosotros también hemos de querer a los que queremos tal y como son. ¿Es eso posible? Pongámoslo aprueba y lo descubriremos.

534. Los otros no pueden hacernos felices, de la misma manera que nosotros tampoco podemos hacer felices a los demás. Somos nosotros los que tenemos que ver que la felicidad es cosa de cada cual. Ya que la felicidad reside dentro de uno, cuando comprendemos cómo funciona la vida, cómo funciona nuestro pensamiento y la mente.

535. El silencio prologado en una relación, tras una discusión, puede ser aterrador, pues eso puede significar que es el fin de esa relación.

536. La tristeza y la alegría no hay manera de someterlas. Solamente hay que vivirlas, como se vive todo lo que no podemos alterar ni descartar: el calor en verano y el frío en invierno, el cuerpo que nos toca vivir con él, el color de la piel. Sin hacer de todo ello un problema.

537. El bien absoluto no existe. Sólo existe el descartar lo negativo, el dolor, el sufrimiento.

Puedo amarte solamente mucho a ti, ayudarte para que puedas superar tus dificultades y necesidades, en todo lo que pueda, pero tú hacer un mal uso de toda esa ayuda. Pero eso no es el problema.

538. Una mujer pobre y desafortunada dijo cuándo se le daba un dinero para poder afrontar las necesidades del día: ‘No quiero caridad.’

Ella quería respeto, comprensión y aceptación de quién era y cómo era. Para ella, eso era lo más importante.

539. Cada persona vive el momento que le toca vivir. Y en ese momento hay unas situaciones que ahora nos parecen atrasadas, increíbles que existieran. Aunque la realidad era esa. Y no había otra. Pero la felicidad es independiente y libre de todo que sucede, de lo externo.

540. Esa revolución traerá esa misma corrupción que quiere eliminar. Porque sus métodos violentos, que generan la anarquía y el desorden, ya son corruptos e inmorales. La revolución empieza en uno: no hagas a los otros lo que no quieres que te hagan a ti.

541. Las revoluciones violentas, con su crueldad, la anarquía y el caos que generan, ¿pueden llevarnos al orden para ver si podemos solucionar los problemas? Traen orden, pero es el mismo desorden que se pretende combatir, cambiar, eliminar. Porque esas revoluciones son lo mismo que lo que hay: división y todo lo que genera de enfrentamientos, celos y envidias, odio al otro que no piensa como nosotros. Es decir, es una lucha para vencer, para triunfar. Pero el vencido no va a estar quieto y ya ha empezado su propia revolución para vencer y derrocar al que le ha vencido y derrocado a él.

Por lo que la revolución interna de cada cual, es la que tiene sentido y va a traer el orden. Pero eso nosotros no lo entendemos, no creemos en ese orden, creemos que nuestra revolución personal no tiene ningún sentido ni valor. Solamente creemos que todos hemos de hacer la revolución, todos a una, como un ejército.

Y es ahí donde estamos atascados: creyendo que los problemas se solucionan desde fuera hacia dentro. Cuando es justo al revés: los problemas se solucionan dentro, en lo interno. Y eso que nace dentro es lo que va a afectar a todo lo de fuera.

Si es afortunado, póngalo a prueba y verá qué cosas tan extraordinarias suceden: el orden que es el fin del conflicto.

28-01-2014

542. Lo curioso de Rumi es que se presenta como si fuera perfecto, eso que se dice un santo. Pero santo que respira no vale.

543. Cuando describimos y juzgamos a alguien, lo más seguro que es que nos definimos a nosotros mismos. Ya que, con respecto a otro, a los demás, podemos fallar, equivocarnos.

544. El verdadero amor traiciona y no traiciona, perdona y no perdona. Pues el amor no juzga, no sabe si traiciona, perdona, o no. El amor es. Está más allá de las palabras, de lo que digamos o no digamos de él. Porque el amor es libertad total.

545. El llorar y el reír son las dos caras de la misma moneda. Reímos y lloramos, porque hay algo que nos inflama y condiciona para que lo hagamos. Y esa inflamación llega cuando juzgamos, cuando decimos lo que es bueno o malo, lo que nos agrada o no. Pero sin elección alguna, aunque lloráramos o riéramos no habría ningún problema. El problema no es reír o llorar, el problema es cómo lo hacemos, qué hacemos con eso.

546. La felicidad es libertad.

547. ¿Se puede llegar a crear orden con las revueltas violentas? No lo pueden conseguir. Pues ese desorden y caos, violencia, afecta a los que no quieren la revuelta. Ya que, si todos estuvieran de acuerdo, no habría revuelta, no podría ser.

El poder establecido, que la revuelta quiere derrocar, es culpable por haber provocado la revuelta. Y esa revuelta, cuando se establezca también en un poder establecido, generará otra revuelta, violenta o a otro nivel menos brutal y cruel. Es así como vivimos, ya sea en una democracia parlamentaria o en una dictadura.

El poder, siempre genera su contestación. Ya que el miedo nos hace egoístas, por lo que lo hemos de defender. Y atacar, porque ese poder al convertirse en brutal y cruel, también nos genera miedo. Y cuando tenemos miedo es cuando más peligrosos y violentos podemos ser. Sin miedo no es posible ser violento, pues no habría nada que defender.

¿Podemos vivir sin miedo a perderlo todo? Si no es posible, seguiremos siendo violentos.

548. Para triunfar hay que conseguirlo. Pero, ¿cómo sabemos que eso que queremos se puede conseguir o no? No lo podemos saber. Por lo que hay que vivir como si no quisiéramos nada –eso no quiere decir que hemos de ser como un troco que flota a la deriva-. Porque si nos aceleramos y no es posible conseguirlo, es cuando nuestras vidas se convierten en una carrera hacia ninguna parte. Agotándonos, haciéndonos crueles y violentos, por conseguir eso que queremos. Pero si vivo con ese deseo de triunfar, de conseguir algo, sin hacer un problema de eso, todo cambia. Ya que no habrá ni ansiedad ni estrés, ni brutalidad.

549. ¿Por qué hemos de vivir esperando que pase algo, que nos llegue algo? Eso nos desespera, nos hace feos y vulgares. Si no tenemos idea de lo que queremos que venga, cuando venga no lo reconoceremos, por lo que no tiene sentido el esperar que llegue algo.

En toda espera, lo que llegue va a ser lo viejo y conocido, lo repetitivo.

550. Para pensar bien de nosotros eso ha de ser un hecho, la verdad. Porque auto engañarse es impedir la comprensión de lo que somos, es bloquear la autoestima.  

551. La reencarnación, las regresiones, el cielo, las especulaciones, etc., no son hechos. Y nosotros solamente podemos tratar con los hechos.

La mente tiene la capacidad de inventar, ver, escuchar, todo lo que quiere y necesite. Pero esas visiones, alucinaciones, delirios, no son los hechos, no es lo real. Y todo eso, se convierte en una huida, en una especulación, en una distracción y pasatiempo.  

552. ¿Se puede escapar de la muerte? Podemos aplazarla, vivir doscientos o mil años, pero ella siempre estará ahí. Por lo que el problema no es el escape, sino la no comprensión de lo que somos, la no comprensión de la vida, de la naturaleza que somos, de la no comprensión de cómo funciona el pensamiento, la mente.

553. Todo eso del alma, el atman, dios, la reencarnación, la continuidad del ‘yo’, no son hechos. Sólo especulaciones, ideas, teorías, inventos a los que agarrarnos.

Es muy sencillo, ¿dónde han ido a parar el pollo, la ternera, el cordero, que se han comido, y su pequeño ‘yo’? Nosotros también somos animales como esos que nos hemos comido, más desarrollados mentalmente. No sabemos nada. Por eso es que nos hemos de atener a los hechos: sentimos dolor y hemos de buscar la manera cómo nos liberamos de él. Todo lo demás no importa, porque no podemos entrar dentro de ese misterio que es la vida, la muerte, etc.

554. ¿Se puede amar a cambio de nada? Puede que sea sí o puede que sea no. Sólo lo sabremos cuando nos pongamos a prueba.

555. ‘Lo que no decimos nos mata.’

Lo que nos libera, cura, es la comprensión de lo que nos sucede, de lo que sucede en el mundo. El mero hablar, contar, explicar, aunque nos alivie, lo puede complicar todo más. Ya que se puede convertir en un entretenimiento, en un espectáculo de vanidad, de autocompasión, autocomplacencia. 

La comprensión nos deja fuera del ámbito del pensamiento y sus creaciones, que son las explicaciones y justificaciones de todo lo que hacemos, nos sucede. Pero en toda explicación hay añadidos, invenciones, ocultaciones, porque seguimos teniendo miedo de ver la verdad de lo que realmente somos.

556. Todo está permitido menos no respetar la dignidad de las personas. La dignidad es un aspecto del amor. Así que lo que hagamos no ha de ir contra esa dignidad, aunque todos los acepten y lo practiquen en sus vidas creyendo que los otros no sienten como ellos.

La risa puede ser sana o destructiva, humillante. Cada cual ha de saber, cuál es la que está provocando.

28-01-2014

 557. Por eso, y de la misma manera, cada segundo que pasa es algo que no se va a repetir. Es como un lugar por donde pasamos, pisamos, que ya no se va a repetir esa experiencia. Así que el respeto a ese lugar, el cuidado que le demos, lo que hagamos en él, ha de estar ahí.

Y eso sólo puede ser cuando tenemos pasión por la vida, por todo lo que es la vida. Esa pasión que es amor, su compasión por todo lo que existe.

558. Sin la sencillez, que es la ausencia de las complicaciones, la vida es una lucha encarnizada por conseguir satisfacer todos los infinitos deseos. La sencillez es la naturalidad, lo que nos llena de belleza, lo que nos hace libres de todo el tráfago del mundo.

559. Todas las tonterías y estupideces que hacemos, todo lo que toleramos en los demás, es porque queremos conseguir el placer que nos puedan proporcionar. Así que, si comprendemos el origen del placer, desde la raíz, toda esa manera tan tonta de vivir no puede ser.

El placer es la droga a la que todos somos adictos. Y sin comprensión de lo que somos, de cómo funcionan el pensamiento, la mente, no hay liberación.

560. ‘Rodéate siempre de personas que te quieran de verdad, que se alegren de tus logros y de tu felicidad. Y que compartan la suya contigo.’

Cuando nos damos cuenta que el observador es lo observado, que no hay división entre ellos, es cuando hay comprensión de lo que somos. Y entonces, no veremos los fallos, lo negativo en los otros como algo exclusivo de ellos, sino algo que compartimos toda la humanidad.

Ver y comprender que el observador es lo observado, es de las cosas más difíciles. Porque el ‘yo’ cree que es diferente al ‘yo’ del otro, de los demás. Así que es la comprensión de eso ‘yo’ divisivo, vanidoso, egoísta, que tiene miedo, que buscas la seguridad, el que hay que comprender. Pues mientras opere el ‘yo’, seguiremos buscando la felicidad, creyendo que los otros son el impedimento, los culpables de nuestros problemas.

561. Todos somos capaces de odiar a los demás, a los que amamos, a las personas con quienes vivimos, a los amigos, a los que viven a miles de kilómetros. Pues el odio es la consecuencia de la división, que cree que los demás son los culpables de nuestros problemas.

562. No creamos que lo de ahora es completamente original, que nunca antes había sucedido, pues nada nuevo hay bajo el sol. Los hombres siempre han vivido como hombres, las mujeres han vivido como mujeres. Es decir, todos hemos vivido como seres humanos, sujetos a las normas de la naturaleza. Y también a las normas psicológicas, por las que funcionan tanto el pensamiento como la mente.

¿Se puede lograr otra manera de vivir, otro paradigma diferente del actual, donde el egoísmo, el miedo, nos dirigen todo lo que hacemos?

563. Esa banalidad que vemos tan cruel en los demás, sean quienes sean, es la misma que nosotros tenemos ante las guerras e invasiones actuales, ante los campos de concentración que hay, ante los millones que mueren de hambre y miseria mientras nosotros vivimos derrochando, destruyendo alimentos, de todo, enfermando por exceso de comida, bebida, drogas, etc.

La ignorancia cree que todo lo que hacen los otros, en el pasado o en el presente, es peor que lo que hacemos nosotros. Dentro de cien años, puede que nos digan que éramos banales asesinos por consentir que las personas se murieran de hambre, de miseria, por consentir que hubiera millones de apartamentos y viviendas en los lugares turísticos que solamente se usaban dos meses al año, mientras otros no tenían casas, ni apartamentos dónde vivir. Nos dirán que éramos asesinos, por consentir la pobreza y la miseria que tortura y mata, mientras nos gastábamos millones de millones en viajar por el espacio para ver qué hay o no hay, para dominar los planetas que nos rodean. Y todo eso sin que decayera la fiesta, con la más absoluta banalidad y naturalidad.

Esto es así, porque todos somos iguales. Cada uno actúa según su reto y sus necesidades que él encuentra precisas y urgentes para poder sobrevivir. Eso no quiere decir que hay carta blanca, barra libre, para vivir.

Los presos de la helada Siberia, cuando decidían escapar de las terroríficas prisiones, hace cincuenta años, cuando varios emprendían la huida, según viniese la situación, se mataba al más débil para comérselo.

564. El ojo por ojo y diente por diente, es como echar gasolina al fuego. Ese no es el problema en realidad. El problema es cómo vivimos y nos comportamos para poder llegar a ese extremo de querer destrozarnos, matarnos, aniquilarnos, arrasándolo todo.

565. Las tardes cada vez tenían más luz, eran cada vez más cargadas con esa energía que lleva todo lo que está creciendo. Esa oscuridad tan aplastante, tanto por la mañana como por la tarde, dejaban poco a poco convertirse luminosas. Los atardeceres, con el viento de poniente, se teñían de un rojo entre las nubes oscurecidas que eran arrastradas, sin agua, medio deshechas, descompuestas.  Esa luz rojiza, que desaparecía y volvía a aparecer, parecía como si no tuviera prisa ni quisiera desaparecer.

Al tiempo, todo se oscurecía sin que las estrellas pudieran verse, ni la luna. Pues antes, una bruma blanquecina dejaba el cielo emblanquecido de manera como si fuera una hoja de papel, donde el cielo quedaba detrás, cubierto. Aunque esa presencia que siempre tiene el cielo, estaba allí. Y sólo las luces de la calle y de los apartamentos le restaban esa atracción, ya que no podía haber el contraste entre la oscuridad ambiente y el cielo siempre ahí presente.

La vida era agradable, divertida, rica, en las personas jóvenes. Ellos eran tremendamente poderosos, sin ser conscientes de ello, capaces de lo más inverosímil en todo lo referente a lo físico, en comparación con las personas mayores y los viejos.

Los viejos eran como náufragos que piden ayuda, que solamente se preocupan de su drama que es su cuerpo, que es su vida, su soledad psicológica, ante la parte final.

Y todos queremos vivir, y por eso, como los jóvenes, hacemos las cosas más inverosímiles para ello.

30-01-2014

566. Cuando contamos nuestros secretos e historias, hemos de tener presente que eso se va a poder divulgar. Porque igual que nosotros creemos que a ese amigo vale la pena contarle el secreto, ese que ya sabe el secreto tiene otro amigo que confía en él para poder contarle el secreto. Y así es como se divulga el secreto de manera que es ya algo que todos saben.

Es decir, si contamos algo a alguien es muy probable que eso vaya a poder seguir contándose. Otra cosa es la necesidad de contar un secreto o no. Pues la necesidad si es real y verdadera, no hace caso a la prudencia, que es no contarlo.

567. El amor, ¿puede tener alguna resistencia o control? No lo puede, porque el amor opera sin que nosotros podamos planificarlo, hacernos una idea de lo que va a suceder. El amor es tan rápido que el pensamiento no lo puede seguir, por eso no puede operar.

El amor lo que genere va a ser el orden. Y a partir de ese orden todo lo que llegue va a ser lo nuevo: el fin de algo, la llegada de lo nuevo, la comprensión de algo que no comprendíamos.

El amor es peligroso para los que temen algo que perder. Porque el miedo y el amor no pueden ir justos. El amor es como jugar sin ningún freno ni control.

568. Aun aceptando todas las contradicciones, te pregunto ¿qué sentido tiene dejar todo el legado a un gobierno de un reino, corrupto e inmoral, y luego decir que el que lo ha legado es humanista, humanitario, compasivo? Los ricos, poderosos, que tienen de todo, ¿para qué quieren más, si no lo necesitan?

Todos los que viven y juegan con el absurdo, charlatanes, astutos y oportunistas, llenos de vanidad y exhibicionismo, embaucadores, lo hacen como un negocio. Y eso es lo normal porque todos lo hacemos. Pero lo absurdo y patético es decir que uno está al margen de todo eso.

569. Lo sagrado, lo que es, es el orden. Si uno hace un acto violento, ¿ese mismo acto es su liberación de la violencia? Depende de su sensibilidad. Si es insensible e indiferente no lo conmoverá. Pero, si es afortunado y sensible, ese acto de violencia y su crueldad le generarán tal conmoción que le liberará de esa violencia.

Solamente cuando tenemos un contacto directo con la realidad, con lo que es, que lo sagrado, la liberación, se manifiesta.

570. No solamente está sucediendo todo ese deterioro en Estados Unidos, también sucede en Europa. Y por lo tanto, en todo el mundo, pues son los que influencian el mundo. Ahora bien, ¿qué se puede hacer ante la demolición de los derechos civiles, sociales, ante la pérdida de poder por haberlo cedido a las corporaciones económicas, financieras, etc.?

Podemos informarlo, organizarnos para contrarrestar su avance. Pero todo eso que queremos que venga: el orden, el fin de la inmoralidad, la limpieza, la no corrupción, la compasión y el amor, hemos de vivirlo nosotros, cada cual, en nuestra manera de vivir de cada día, en la vida cotidiana. De lo contrario todo seguirá de la misma manera, diciendo una cosa y haciendo otra. Es decir, seguiremos siendo corruptos, indiferentes al desorden y su crueldad.

571. Los sentimientos son los pensamientos en acción. Son como las olas que nacen en la profundidad del mar y va a la orilla donde se deshacen. Es un movimiento infinito, por lo que hemos de vivir con ello. Pues si nos queremos dividir, si los queremos cambiar, huir de ellos, generamos el conflicto entre lo que yo quiero y lo que es, el hecho de los sentimientos. Por lo que entonces, toda la miseria de la lucha y el enfrentamiento nos genera la misma amargura y el dolor de siempre.

Pero, si vivo con ello sin hacer un problema es cuando vamos más allá de los sentimientos, es decir, no nos afectan.

572. ‘La gente critica lo que hacen ellos a escondidas.’

Creerse especial, diferente de los demás, los mejores, es la ilusión de los idiotas. Pues por creerse los mejores, ellos imponen lo que no pueden hacer y no hacen. Solamente que lo esconden, lo disimulan, con la ayuda de sus servidores, que viven de servirles, en los libros, en la prensa, en la religión, en la política, en las escuelas, en cada cosa que hacen. Ellos saben que son mentirosos, falsos, hipócritas, pero para poder sobrevivir, ¿cuántas cosas hemos de hacer sabiendo que no son del todo adecuadas, correctas?

Están en su derecho mentir. Pero que no se pongan como los santos a los que hay que adorar, seguir. Pues santo que respira no sirve, no puede ser.

573. ‘En cuestión de liderazgo, creo que es básico predicar con el ejemplo.’

No solamente es básico, sino que es preciso. A no ser que aceptemos la estupidez, la indiferencia, el desorden de hacer cada cual lo que le dé la gana. Cada cual recoge lo que siembra, de manera que los padres, los educadores, las autoridades, los religiosos, etc., van a sembrar conscientes o no, lo que vaya a ser las próximas generaciones. Pues eso que son va a conformar la sociedad donde viven, la vida de cada cual.

El líder tiene que ver todo eso, que es el condicionamiento, y ver la manera de ir más allá de eso que nos condiciona, nos hace vivir en el desorden, la confusión, la desdicha.

574. ¿La capacidad de hablar la verdad es suficiente para transformarnos? Pues, ¿qué es la verdad? ¿O será vivir la verdad en cada acto que hagamos, en cada acción de la vida cotidiana? Y para ello, ¿no será la comprensión de lo que somos, cómo opera el pensamiento, la mente, lo que nos va a transformar?

575. Tu mundo es el mismo mundo en que vivimos todos. Las diferencias sólo son en el ámbito superficial. En todo lo demás, en lo básico somos todos iguales, Ya que todos tenemos miedo, somos egoístas, buscadores del placer al precio que sea, somos corruptos y mentirosos, dispuestos a luchar, a ser crueles por defender lo que decimos que es nuestro. Y de todo eso nadie se escapa, ya que todos hemos de pasar por eso.

31-01-2014

576. Aunque lo que digan los demás de nosotros no es lo definitivo, lo verdadero, sí que tiene su importancia y valor. Ya que sólo en la relación con los demás es cuando realmente nos conocemos, no venos tal cual somos. 

577. El arma más poderosa para cambiar el mundo, es cambiar uno mismo. Pues si no cambio yo, qué sentido tiene querer que cambien los demás. Ni podemos saber si ese cambio del mundo es una realidad u otra ilusión que nos venden para tenernos ocupados, distraídos, manejables y obedientes. Pensando que un día u otro todo va a cambiar, pero siendo indiferentes al cambio necesario ahora, para que no haya hambre, injusticias, corrupción ni inmoralidad, que es lo que causa y genera la pobreza y la miseria, las revueltas, las revoluciones sanguinarias, la violencia y las matanzas de las guerras.

578. Todos los métodos, disciplinas, todo lo que digamos, es producto del pensamiento. Y el pensamiento no puede ir a lo que está más allá de él: la verdad. Por lo que el problema es ver cómo opera el pensamiento, su condicionamiento, ver cómo nace y se expande. Para así ir más allá de él y todo lo que genera de corrupción e inmoralidad, de sufrimiento.

579. De la vida no se puede huir, pues de eso que huimos lo llevamos dentro de nosotros hasta la muerte. Por tanto, en la comprensión de que toda huida es una ilusión, que nos divide de la realidad, de lo que es, de lo que somos, es cuando llega la paz y la serenidad ante las incesantes incidencias de la vida.

580. ¿Podemos ser tan completos sin necesitar a las personas que nos proporcionan lo que necesitamos? No hay nadie, si no es un demente, que pueda vivir sin depender de alguien o de algo.

581. ¿Nos podemos fiar de los demás, sean quienes sean? Si realmente nos conociéramos de verdad, no nos fiaríamos de nadie.

582. Si hemos de vivir, de seguir viviendo, hemos de tener toda la paciencia para poder soportar la vida. Nunca habrá bastante, pero no nos faltará.

583. Ese dios en el que creemos, podemos creer que es todo lo grande que queramos, pero no nos salvará del miedo, de la enfermedad, de las miserias de la vida: hambre, injusticia, terremotos, huracanes, inundaciones, los problemas. Nunca lo han hecho los dioses y nunca lo harán, porque ellos son un invento para consolarnos de la amargura que puede convertirse la vida.

584. Las palabras no pueden trasmitir lo que hay más allá de ellas. Por tanto, hay que ser escéptico a todo lo que se dice, se ha dicho.

585. Hoy ha sido, sigue siendo, una de las mañanas más frías de lo que llevamos de invierno. Es un frío blando, de los que no escuecen las manos ni la cara. Pero esa blandura afecta al cuerpo obligándolo a actuar con torpeza y lentitud. Es un frío como el de siempre, como el de otros días ya pasados, pero con él lleva ya el empuje, la luz y claridad, la energía del final del invierno.

Las personas que se veían en la primera hora de la mañana, todas eran ágiles, llenas de energía, y no les importaba el frío. Los niños, de pocos años, aunque arrimados y protegidos por las personas mayores que los acompañaban a las escuelas, se veían empequeñecidos, como luchando con algo que era invisible.

Todo nos condiciona: en un día oscuro nos parece que el frío es más intenso; y en  un día lleno de luz, de sol, todo parece mejor. Pero la ley de la vida funciona a su aire y manera, pues un niño de pocos días, si es para la vida, con todo el frío mañanero sus padres si lo tienen que sacar a la calle, lo aguanta con toda naturalidad.

586. La verdad de uno no es la de otro, pero ése no es el problema. La pregunta es qué hace uno con lo que dice que es la verdad. Es decir, ¿cómo se enfrenta a los desafíos que son la vida con honestidad, de manera no corrupta?

587. Esa medida es la que nos hace competir para ser los mejores, los campeones, batir los records mundiales. Por lo que se genera la comparación, la contradicción, los enfrentamientos. Y de ahí cuando llega al ámbito de la religión, de la política, de las ideas, todo se convierte en un conflicto entre el ‘tú’ y el ‘yo’, el ‘nosotros’ y el ‘ellos’, dispuestos para el conflicto, la violencia.

588. Para ir más allá de lo conocido, hemos de ver el vacío que hay en todo, en cada idea o cosa con la que vivimos. Ese vacío es el amor, que es caprichoso, que no se puede llamar ni ir a él.

589. Juzgar el pasado no es posible. Pero las personas queremos juzgar a los que nos precedieron, a los padres, etc. Y el resultado de ese juicio siempre va a ser negativo, pues todo pedimos lo que nosotros no somos capaces de dar: la perfección.

590. Las personas sabemos que hagamos lo que hagamos el final va a ser el mismo: la vejez, la decrepitud, la desaparición, la muerte. Por eso, cuando alguien hace algo –deportes de riesgo, exponer su vida, depender de alguien o de algo, etc.- se deja bajar por la pendiente. De manera que no vemos otra salida a la situación que vivimos.

Hay personas que pronto ven ese drama que es la vida y se sumergen en la corriente, ya sea de  las drogas, el alcohol, el sexo, que ya no quieren ni pueden salir. Pues ellos solamente tienen eso, ya que allí tienen sus amigos y colegas, su mundo.

31-01-2014

591. ¿Podemos exigir a alguien que haga lo que no puede? ¿Cómo podemos saber lo que otro puede o no puede hacer? Además, si hacemos algo que no podemos, si nos forzamos, entonces las cosas, ¿cómo van a salir adecuadamente, bien?

592. Los que creen en la guerra dicen que hay leyes a la hora de hacerla. ¿Es eso posible cuando se desata la locura por la que se lucha a vida o muerte? Los dos bandos que hacen la guerra saben que perderla puede significar la muerte, la vergüenza de ser vencido, humillado, por lo que se ven abocados a hacer toda clase de barbaridades atroces. Todo eso, en una dinámica de ataque y respuesta, de réplica y contrarréplica.

Además, el único que va aplicar y a hacer valer esa ley va a ser el vencedor, por lo que sería como la última y definitiva batalla para destruir al enemigo. Ya que el vencido no tiene la posibilidad de denunciar al vencedor. Ya que el vencedor es la nueva ley, que la impone y administra.

593. La verdad no sabemos lo que es, pues cada cual tiene la suya. Vivir con todas las verdades de cada cual, sin enfrentamientos ni conflictos, es el arte de vivir.

594. La verdad no sabemos lo que es, pues cada cual tiene la suya. Vivir con todas las verdades de cada cual, con la verdad de la naturaleza, de la vida, sin enfrentamientos ni conflictos, es el arte de vivir.

595. Eso no basta para que hay felicidad, pues los problemas personales, psicológicos, de relación, no se solucionan con buenas palabras, caricias, sexo, etc. Ha de haber algo más que esa mera materialidad corporal, sensual, mundana.

596. Las variedades dependen de la necesidad y apetito de cada cual. Cuando hay una absoluta necesidad, esta necesidad crea su propia ley para conseguirlo. Ya que todo queda supeditado para conseguir eso que necesitamos, ya sea la comida, el sexo, el placer que necesitamos.

597. Esa es nuestra miseria humana: todos decimos que somos buenos, pero detrás de las palabras está el deseo egoísta, destructivo, agresivo y violento. Pero siendo, así y todo, nos gusta exhibir las maneras y palabras como si fuéramos buenos.

Pero nadie puede ser absolutamente bueno, pues la vida es una lucha de todos contra todos, donde hay que defenderse. Pero la defensa y el ataque tienen los mismos resultados: el hacernos daño.

598. Las palabras no son importantes, pues no representan la realidad, son como chispas. Lo que cuenta son los hechos, lo que hacemos, si ayudamos y cooperamos con los demás.

599. Las cosas no son como creemos que son. Pues todo lo que sucede y hacemos podemos verlo en su parte positiva o negativa. Cuando estamos con alguien que es ignorante, estúpido, si nosotros no lo somos, nuestra energía va a llegar a ellos. Y eso les va afectar a ellos.

Pero la energía de ellos –los estúpidos- también va a llegar a nosotros. Por lo que solamente la unión entre ambos va a deshacer esa ignorancia y estupidez.

600. Si hay metas que conseguir, entonces estamos perdidos. Pues ese deseo de conseguir las metas, nos hace que planifiquemos, que hagamos una estrategia, para conseguir eso que creemos que tiene tanto valor. Por lo que nos dividimos del presente, del ahora, que son los retos que nos llegan. Y un reto siempre es lo nuevo. Y lo nuevo no se le puede abordar con lo viejo, que es la estrategia, con todo lo que ya hemos manoseado con la mente.    

601. Y, ¿hasta que llegue esa mañana de la visión qué haremos, pues el mundo está ardiendo, nuestras vidas están ardiendo por el desorden y la confusión? ¿Se puede esperar un día, como una esperanza, para que llegue el orden, o el orden ha de ser ahora? Cuando sea, será en el ahora. Es la ilusión quien proyecta el cambio en el futuro. Pero el cambio del futuro no es cambio en absoluto, es la repetición del paradigma de división y conflicto, del pecado. Pues sólo en el ahora no puede haber pecado.

602. Mientras creamos que entre las mujeres y los hombres hay diferencias, no nos podremos conocer. Todos estamos unidos fatalmente. Porque todos lo que queremos es vivir, vivir sin dolor, sin problemas. Y eso nos hace que pisemos el mismo terreno obligatoriamente.

Por lo que todo eso de la división es como una antigualla, un folclore, un pasatiempo y entrenamiento con sus habladurías y chismes.

603. ¿Por qué? ¿Es qué están desesperadas, se sienten completamente aisladas, miserables, y el primero que se acerca las embauca?

Pero el dolor es la enseñanza, lo que tal vez nos despierta, y podemos encarar los retos y la vida armoniosa y adecuadamente.

604. Una esperanza es lo que ya conocemos. Y lo conocido es todo lo que somos: disputas, recelos, vanidad, envidia y celos, desconfianza. Por tanto, toda esperanza es más de lo viejo y conocido, lo repetitivo: todo lo que nos genera sufrimiento y dolor.

Pero si no hay esperanza alguna, es cuando nos encaramos al hecho con eso que somos: nada. Y desde esa nada, es donde puede llegar lo nuevo que no tiene nada que ver con lo viejo y repetitivo. Pero no nos gusta vivir con esa nada, ese vacío libre de condicionamiento, del pasado.

605. Cuando nos agarramos a algo, al perfume, al silencio, a alguien, cuando desaparece es cuando nos hace daño. ¿Pero, por qué es que nos agarramos? Si viviéramos plenamente cada momento, cada reto, es cuando seríamos libres y no sentiríamos la ausencia de eso que ha desaparecido.