Torni Segarra

Seleccionar página

* Estando de acuerdo básicamente con vosotros. No es lo mismo robar unas manzanas para comer, que robar un millón de euros. Hay que ver todo el vasto panorama de la realidad. De lo contrario, llega el desorden. Y el desorden es tanto alimentarse de carne, etc., como el tratar de imponerlo a los demás. Haciéndonos ciegos, fanáticos, ante la realidad, la verdad. Pues, la verdad, el mandato, es que todo lo que tiene vida, ha de comer lo que sea para sobrevivir, reproducirse. Para que, así prosiga la vida, continúe, no se extinga.

* Por eso, todo el trabajo está en uno. Si tú estás en orden. Estás generando orden, que afecta a toda la humanidad. Y lo mismo sucede, con el desorden que generamos, que también va a afectar a toda la humanidad. 

* El éxito de la crianza de los niños, de la nueva generación, está en nosotros. Es decir, si nosotros no somos ordenados, si no dejamos de ser personas que viven en conflicto. Entonces, la educación y lo que hagan nuestros hijos, va ser una continuidad del pasado, que se repite desde hace un millón de años.

* Puede que la puerta, que siempre está ahí, si la cruzamos o no. No depende de nosotros. Si no que, hay una corriente de energía que nos obliga, para que crucemos o no a la otra parte. ¿Somos completamente libres -tenemos libre albedrío-, para en realidad elegir o está todo determinado?    

* Depender de dios para ser feliz, ¿es posible? ¿Primero, hemos de saber quién es dios? ¿Qué es dios? Porque dios todopoderoso, consiente los terremotos, los sunamis, las catástrofes, la miseria, las epidemias, las hambrunas. Las guerras.

* ‘El Arte de Pensar Juntos.’

Para pensar juntos, ¿no es preciso que uno esté más allá de todo lo que es: nacionalidad, genero, situación social, política, económica, religiosa? Pues, todo eso se antepone, a los otros y sus agregados -que son los mismos que los nuestros-. De manera que, la verdadera relación sin división ni conflicto, llega cuando el vacío, la nada está ahí. Pues entonces, sólo está la observación, la relación, la percepción, con su dicha que genera, el amor.

* El tema es muy complicado. Pues, todo lo que hacemos cada uno, está motivado por la necesidad. Primero, necesitamos comer, para que el cuerpo pueda funcionar, etc. Pero luego, también necesitamos alimentar nuestras pasiones, lo que nos identifica, las costumbres. Y es ahí, donde se genera el conflicto, entre los que necesitan comer carne, o la tortura y asesinato violento de los toros. Y los que no comen carne, ni soportan el maltrato a los animales.

Así que, nuestro problema es satisfacer nuestras necesidades. Que colisionan con las necesidades de los demás. Generando más desorden, confusión, desdicha.

* Evidentemente, todo lo que sea para nosotros nos encontrará. Pero, de lo que no llega, eso no se dice.    

* ‘Estoy realmente sin obligación de permanecer en el mismo estado de ánimo’.

Porque la libertad es amor. ¿Dónde hay esfuerzo, con su brutalidad, su crueldad, puede haber amor?