Torni Segarra

Seleccionar página

Mes Enero 2016       

01-01-2016

1. Es curioso que los que están quemados, se pongan rabiosos, llenos de celos y envidia. Ya que han de dejar el cargo -la poltrona- y eso les cuesta demasiado a su vanidad herida.

2. Verdad que cuando uno está enamorado no ve problemas con su pareja. Y, si salen problemas no importa, pues la alegría continúa.

Por tanto, el problema es que hay que estar enamorados de la vida, de la realidad -que no hay otra, aunque queramos inventar otra-. ¿Los de la CUP están enamorados de la libertad de Cataluña, sí o no? Si lo están, ¿por qué ponen todo tipo de obstáculos, complicaciones intelectuales filo románticas, irreales, imposibles, para que esa libertad sea una realidad?

Hay que recordar que toda idea o teoría, todo lo que se diga, se proponga, tanto puede ser negado como afirmado infinitamente. Por lo tanto, si no se actúa todo se vuelve una especulación absurda, sin sentido.

3. Una vida con propósito es la de servicio a los demás, la de la compasión y el amor.

4. El miedo a la muerte es adecuado para salvaguardar el cuerpo. La cuestión se complica sólo cuando hacemos un problema de la muerte y del miedo a ella.

5. Si no conocemos a dios, ¿cómo se puede creer, tener fe en algo que no conocemos?

6. Primero, ¿cómo se sabes si tu dios existe o no? Segundo, ¿cómo sabes que el hijo de ese dios tuyo inventado puso su pie en la tierra? Tercero, repetir lo que dicen que dijeron unos llamados santos, evangelistas, o charlatanes, ¿qué valor tiene real, verdadero? Pues, solamente tú, has de ir a la realidad de las cosas, de lo que se dice, sin depender de nadie, pues ellos también viven en desorden, están confundidos, pues son seres humanos normales, corrientes como todos.

7. Vaya, Claudia, siempre que estás nombrando a alguien que dicen que vivió hace dos mil años, y ahora nos envías un texto en el que dice: No os acordéis de las cosas pasadas, ni traigáis a memoria las cosas antiguas. He aquí yo hago cosa nueva…’

8. Todo en la vida se reduce en defender o atacar. Cada cosa que nos llega, ya sea una idea, una persona, una situación, lo primero que hacemos es evaluar si nos conviene o no. Si nos conviene la defendemos, si no nos conviene la atacamos.

Pero en la defensa y el ataque no está la inteligencia. Porque ambas actitudes llevan en sí la huida, que es la respuesta del condicionamiento, del ‘yo’, que siempre tiene miedo: ya sea a lo nuevo, a lo viejo, a lo desconocido, al pasado.

9. El problema no está en olvidarse o no de las personas -eso es absurdo-, de las cosas que nos han ocurrido, de lo que queremos y no podemos conseguir. El problema está en hacer de eso otro problema. 

10. Siempre hemos tenido el dilema de que tiene el predominio del poder en la vida: ¿el espíritu, o la materia? Y todavía no nos aclaramos: la ciencia, los científicos dicen que es la materia, lo físico lo que lo condiciona todo; pero los psíquicos, los espirituales, los religiosos fanáticos organizados, dicen que hay algo que está más allá que domina la materia, que es una mera ilusión, un invento de la mente.

Pero la realidad es que tenemos un cuerpo, con su mente, y a ambos hemos de darle la real importancia que tienen. El cuerpo si se expone al fuego, se quema, arde y se convierte en ceniza, en tierra, en energía. Y si eso se realiza estando vivo, el dolor estará ahí con todos los problemas que genera.

La mente si no la cuidamos, la comprendemos, se altera, se pone confusa y en desorden, y eso va a afectar al cuerpo, a la materia, al mundo que nos rodea.

De manera que tanto lo físico, lo biológico, como lo espiritual, lo psíquico, tienen su importancia y valor. Hemos de respetar sus necesidades, comprender sus requerimientos, sus imaginaciones e inventos, que son todo lo negativo y descartarlo.

11. El viaje es un contacto con tu esencia. Por eso es que el viajar se ha convertido como una medicina.

12. Todo lo que se diga sobre dios nos deja siempre en la misma situación: todo lo que se diga sobre él, tanto se puede afirmar como negar infinitamente.

13. Todo siempre está cambiando a cada instante. La vida es como un río, siempre en movimiento, activo, cambiando entre aguas serenas, movidas, otras rápidas, turbulentas.

14. Hay que saber que, en la huida, que hay una pérdida de energía, no es una actitud de la inteligencia. Pues para que la inteligencia pueda operar, la energía ha de llegar en su máxima expresión posible a nosotros. Así que, sólo estando con el problema, sin reprimirlo, sin huir de él, sin tocarlo, es cuando al no dividirnos llega la totalidad de la energía y la inteligencia.

15. La serenidad consiste no consiste en la ausencia de tormentas, sino en la comprensión de las tormentas. Es decir, en comprender cómo funciona la vida, cómo funcionan el pensamiento y la mente.

16. ¿El ser existe, existe dios, existe el creador tal cual lo pensamos nosotros -a nuestra semejanza, un rey-? Sólo existe la conciencia, la percepción de lo que está sucediendo, tanto dentro de nosotros como fuera. Y, ya no necesitamos más. Porque no podemos saber más. 

Pues al saber, por la percepción, dónde está lo negativo para descartarlo. todo el trabajo de la vida, para que llegue el amor, ya está hecho.

De lo contrario toda fe, creencia, nos hace fanáticos, supersticiosos, idólatras de imágenes de piedra, etc., que nada tienen de compasión ni de amor por las personas y todo lo que existe, ya que nos distraen con los ritos, plegarias, rezos, etc.  

17. Uno ha de ser capaz de en un sólo instante, en una sola mirada ver y comprender toda la trama de la vida, sin tiempo, sin esperar a momentos más propicios. Pues cuando sea que lo veamos, siempre será en ese instante, en esa sola percepción instantánea, que es el ahora.

02-12-2016

18. Personas con este coeficiente intelectual, insensibles, son las que quieren mandar y las votan. Y eso mismo, se puede decir del partido que la ha nombrado y la respalda en todas las tonterías que dice. Por lo que se cierra el círculo de personas superficiales, sin educación ni modales básicos para la convivencia con la serenidad necesaria, para desarrollar algo tan importante y serio como es el mando, la autoridad gubernamental.

Pero lo más grave es que les voten. Porque cada votante elige a su alter ego -la persona que él es o le gustaría ser- en el que vota.

19. Y, si no hay semilla para cosechar lo que queremos, hemos de comprenderlo de manera que eso acabe ahí, sin generar problemas con su desorden y confusión. Ya que la realidad es tan radical y poderosa, como la implacable muerte.

20. La libertad es lo más agradable, nos hace felices, pero puede ser muy peligrosa. Porque la libertad no tiene frenos como los de las máquinas. Pues el freno es uno de los misterios de la vida, primero hay que ser consciente, percibir lo negativo y dañino, y responder descartando lo peligroso. ¿Por qué unos responden, perciben el mal, la maldad, y otros no?

21. Si nos toca pasar por el mal, lo hemos de pasar queramos o no. ¿Cuántos hombres inocentes, buenos, han sufrido lo indecible?

22. Mercadear con las palabras, que quieren llegar a la verdad, es entrar en un bosque infinito; en el ámbito de la especulación, que no va a ninguna parte, ya que no tiene fin.

23. Nada de lo que digamos nunca podremos tener la certeza. Pues la realidad es la totalidad. Y nosotros somos la parte. ¿Puede la parte abarcar al todo, a la absoluta totalidad?

24. la astrología -los astros- tiene la misma influencia que cualquier situación de aspecto material, físico, como el calor, el frio, nos afectan y condicionan. Pero, si no nos matan esos efectos naturales, materiales, físicos, se pueden comprender e ir más allá de ellos. Pues se dice: los astros inclinan, pero no nos arrodillan.

25. Nada va a desaparecer. Pero sí que podemos comprender desde la misma raíz, todo lo negativo. Para así vivir con ello, sin hacer un problema añadido al problema que eso negativo es. Es decir, ¿podemos ir más allá de lo miserable de la vi

da, de la ansiedad, el estrés, del miedo, del tremendo dolor que es el vivir?

26. No hay escapatoria. El daño forma parte de la vida. Y de una manera o de otra nos tiene que afectar. Insistir en que uno puede estar libre de esa maldad que nos hace daño, es una especulación que también nos va a hacer daño.

27. No creas en palabras -como Señor- por hipnóticas que te sean, que te van ayudar y cambiar la vida. Pues tu vida depende en parte de ti y en parte de la naturaleza, el universo. Y tanto la naturaleza, como el universo, son sordos, ciegos, sólo cumplen todas las leyes físicas y psíquicas. Ya que no pueden hacer más, otra cosa.

28. Si amamos, si tenemos amor por la vida, hagamos lo que hagamos como será fruto de ese amor, todo estará dentro del orden.

29. Ver el cambio continuo relaja el cerebro porque estamos dentro del ámbito de la unidad; fuera del ámbito de la división y fragmentación. En la unidad el cerebro se aquieta, desaparece su parloteo neurótico del devenir, de las imágenes del pasado ya sean placenteras o que nos obstruyen el confort.

Pero para llegar hasta ahí la mente ha de comprender que no puede huir de eso que el ‘yo’ no le gusta, ha de estar con ello, amarlo, ser como dos amigos que se cuentan sus secretos.

30. Las palabras sirven para comunicarnos cosas prácticas, intelectuales, dónde vivo, cómo me llamo, lo qué es un metro. Pero en lo transcendente, en lo que está más allá de los conceptos, las ideas, los sistemas, los patrones, las palabras no pueden llegar a comunicar eso que está más allá de ellas. 

¿No les ha pasado que dicen sí, cuando no lo quieren decir, y luego cuando van a corregirlo, no saben qué decir?

 04-01-2016

31. La pregunta es: ¿Por qué nos emocionamos hasta el extremo de desbordarnos? Si la inteligencia, que es amor, opera entonces no habrá ningún problema.

Pues la emoción es fantasía, un deseo sublime fuera de control. Como lo es también el sentimentalismo. Todo ello fruto de los sentidos exacerbados.

32. Si atravesamos un mal momento, hemos de seguir. De lo contrario haremos un problema añadido al que ya tenemos.

Uno es pobre tiene un sueldo bajo, una pensión baja, pero no puede bloquearse, amargarse, por ello. Sino que, ve el problema y vive con él, sin darle mayor importancia.

33. Es poco lo que necesitamos: comida, refugio, vestimenta. Eso ha de ser nuestro gasto primordial. Todo lo demás son vanidades y sus bucles de los que nos enredamos.

34. Lo que hacemos no es sólo una única decisión personal nuestra. Pues nosotros somos el pasado, que lo hemos heredado mediante el condicionamiento. En una dinámica qué no sabemos cuándo empezó. Es decir, nuestros hijos, descendientes, los estamos condicionando desde la escuela, el ámbito familiar, lo que leemos, nuestra religión, la tendencia política.

El trabajo es ver todo este condicionamiento, cómo opera y se expande, ver qué podemos hacer con él.

35. Lo más curioso de la mente es que según sus necesidades, de eso mismo ha de hablar, cavilar, especular. Al referirme a la mente, he querido decir la unión del pensamiento con el cuerpo, formando toda una unidad. De manera que las necesidades fisiológicas también alteran y condicionan a la mente.

Por lo que, aunque tengamos que atender debidamente al cuerpo, también hemos de darle la justa importancia de lo que eso significa y afecta a nuestra mente, es decir a nuestra vida.

36. Cuando alguien tiene que sufrir algún daño, o morir, aunque esté en el cielo, rodeado de santos y dioses, morirá. Pero cuando uno no ha de sufrir ningún mal, ni morir, aunque esté en el infierno, rodeado por todas partes de una cruel guerra, no morirá.

37. ¿Puede haber bienestar social sin libertad? ¿O van las dos cosas juntas e indivisibles? ¿Si uno vive como un rico, gasta y derrocha, aunque no los sea, es más importante que la libertad?

La ausencia de libertad genera su urgencia. Que los demás que no lo entienden, al no comprenderlo, dicen que son locos los que tienen esa necesidad y urgencia de libertad.

Por eso la mayor lección que hay, para saber lo que les pasa a los otros, es, ponerse en su lugar, pasar por lo que ellos pasan. Desafortunadamente, cosa que pocas personas pueden hacerlo.

38. Después de todo lo que has dicho, te has olvidado de decir que la libertad, como lo están demostrando, es para ellos lo primero. Ahora el problema es, ¿de qué quieren ellos ser libres? Parece ser, que está muy claro. Por lo que ahora falta saber si esa ansia y urgencia de libertad se la respetarían en Andalucía, en Castilla, etc.

39. No se ha frenado la corrupción Lo que sucede, es que hasta que se manifieste en toda su magnitud, la corrupción parece no existir -es como si estuviera en su infancia, recién nacida-. Eso ya pasaba cuando la corrupción descubierta en la actualidad, que hace unos años nadie la veía, pues no se la podía ver.

40. Te has olvidado decir que aman la libertad tanto como la justicia. Cosa que demuestran con todo lo que hacen, está sucediendo. Ahora bien, parece ser que algunos sólo aprueban su libertad cuando va a favor sólo de su dirección, de su corriente. Cosa peligrosa. Pues lo más peligroso, ya que no es de fiar, es un hombre libre.

41. España está ahí. ¿Qué no la vemos? Tal para cual.

Hora, para ver y comprender, hay que descartar el odio, los celos, la envidia, hacia los que creemos que son nuestros enemigos.

42. Te has olvidado que en democracia lo que cuenta son los votos que uno tiene para ejercer el poder; para así sacar leyes nuevas y gobernar. Así que, si uno no tiene mayoría absoluta para poder aprobar las leyes que inventa, ese gobierno no sirve para nada. A no ser que encuentre a otro partido, con alguna afinidad política, y se coaligue y le preste sus votos. Siempre a cambio de beneficios, prendas políticas, etc.

43. Creo que no es así. Un referéndum se supone que se lo define por la respuesta a una pregunta: con un no o un sí. Esto es así, porque lo que se consulta en un referéndum son temas muy importantes. Y por eso, para que no haya confusiones, malos entendidos, para que no se pueda manipular a las personas con complejidades, y la pregunta se vea muy clara y directa, se vota solamente a un tema en particular.

44. Si queremos la libertad, los otros, aunque los odiemos, también tienen libertad dentro de la ley para hacer lo que crean que más le conviene. ¿Tú qué harías en su sitio, adoptarías el papel de mártir que no se defiende de nada?

45. Otros, millones, dicen justo lo contrario que tú. Dicen que la culpa de todo la tienen tus amigos y simpatizantes políticos. ¿Cómo se arregla eso? Lo has de arreglar tú, pues ese es tu problema. Porque hemos de vivir todos juntos, mezclados, seamos o no afines en la manera de vivir, de encarar la vida cotidiana. 

 05-01-2016

46. Otros, millones, dicen justo lo contrario que tú. Dicen que la culpa de todo la tienen tus amigos y simpatizantes políticos. ¿Cómo se arregla eso? Lo has de arreglar tú, pues ese es tu problema. Porque hemos de vivir todos juntos, mezclados, seamos o no afines en la manera de vivir, de encarar la vida cotidiana.

47. Ese cuento es tan viejo como el caminar. Si te encuentras mal, no deberías echar tu basura para ensuciarlo todo aún más. Si empiezas por ahí, a no culpar solamente a los otros de todos tus males, estarás dando una lección a los políticos marrulleros que hay por todo el mundo allá donde uno vaya.

48. Por eso, cuando decimos que un político en particular es sólo el culpable de los recortes en los servicios sociales, estamos mintiendo. Pues es la Comunidad Europea la que exige, que se hagan esos recortes, para poder dejarnos dinero, para poder seguir adelante. Es decir, que vivimos hipotecados, en manos del que nos ha hecho la hipoteca.

49. La política es como es, no como tú quieres que sea. Eso es demasiado infantil. Un político hasta llegar al poder ha estado millones de veces explicando lo que quiere hacer, siempre se está mostrando tal y como es. Por eso, si tiene poder, es porque le han votado. ¿Dónde está el problema? No en él. Está en los demás que no entienden la vida, ya sea de relación, de política, en lo social, etc.

50. Y, ¿si nadie quiere ayudar a aprobar, ratificar, las leyes que inventa el gobierno? Porque al no tener mayoría, si no recibe los votos que le faltan, será un gobierno colapsado. Aparte de lo que tiene que pagar -ceder- a cambio de cada voto.

51. Pero, señores, ¿estamos en una democracia, sí o no? En una democracia el que consigue más votos, manda. Y, se supone que va a hacer cosas que no les gusta a sus contrarios, competidores. Y eso lo hacen todos. Pero nosotros, sólo vemos la parte mala en los demás que no nos interesan. Pero a nosotros, hay millones y millones de personas, que no les interesamos en absoluto.

52. Tu explicación hace agua cuando esos que dices que son tan malos son votados, aclamados, venerados como a todos los políticos. ¿Quieres decir que los que les votan a esos que tú no quieres, son todos subnormales -estamos hablando de millones-?

Tienes esa capacidad para denigrar, al generalizar, al presentarlo todo, como si los otros fueran demonios, pero tú un ángel, un santo incapaz de hacer algún daño a los demás. Cuando eso no es verdad, es un invento tuyo.

Pues todos los políticos hacen básicamente lo mismo. ¿Tú cómo sabes lo que han sufrido y sufren por la manera de hacer política de los tuyos, si no estás en su piel? El dolor es para todos también igual, no tenemos escapatoria ante su implacabilidad.

53. Hay que ser muy superficial para dar solamente a una persona toda la responsabilidad de lo que no sale bien. Es como si te dijera que toda la culpa y responsabilidad de que tu negocio -partido- esté en las postrimerías es solo tuya. ¿Verdad que no te gusta ni te halaga?

54. Recargar las palabras de una manera emocional, delirante, es como el mismo acto de adorar a las imágenes de vírgenes de piedra vestidas, o los cuadros pintados de santos, etc.; que es idolatría.

La idolatría es negativa porque se basa en una superstición, en una creencia fanática e irracional. La Inquisición, malvada y cruel, que torturó, que quemó vivas a toda clase de personas porque no aceptaban su dogma fanático de ellos, era idólatra, siempre rodeada de imágenes, de cruces con un hombre clavado de pies y manos en ellas.

Tan sano para la mente que es ser natural, sencillo, disfrutar de la realidad de una nube, de los pájaros, de los árboles y sus frutos, del sol y la luna. ¿Qué necesidad hay de inventar cosas y acontecimientos raros, extraños, si todo es una alucinación y delirio de la mente?

55. Lo que se fue, ya está muerto y no sirve. Lo que está vivo es lo que viene a cada instante, siempre cambiante, en movimiento, activo, ágil o no, veloz o lento.

56. Justificar la violencia y la guerra, es inadecuado, lo mismo que negarla. La violencia y la guerra se acepta o descarta, no admite justificación racional, emocional, intelectual. Antes, al contrario, todo eso es lo que genera la violencia y la guerra.

57. La pregunta es: ¿Tú qué harías en las mismas condiciones, salvarías tu carrera? Pues para ocupar el sitio que ocupas en tu partido, has de ser lo mismo que él, al que tanto denigras.

Y ese es el problema que tenemos, que acusamos a los otros de todo lo malo, pero creyéndonos -o haciendo creer- que nosotros no tenemos nada de malos, solamente somos almas blancas, cándidas e incorruptibles. Por lo que todo parece un cuento infantil superficial, sin ir a la raíz de los problemas.

Y no vamos a la raíza porque nos veríamos desnudos, tal cual somos; y como no queremos cambiar, lo soslayamos, pasamos de eso, seguimos en lo superficial y lo de siempre.

58. Mientras estés obsesionado por el odio a una sola persona, que te hace que desaparezca de ti la inteligencia, lo único que harás es provocar eso mismo que no quieres: más desorden y confusión.

No te olvides, la culpa y responsabilidad nunca es de una sola persona, como mínimo los que lo han votado, elegido, etc., también tendrán su responsabilidad, ¿no?

59. Parece ser que se ahogaba con tanto fanático, de los que quieren arreglar el mundo sin antes ellos tener el mínimo orden es sus vidas. Por lo que eso, para alguien despierto, sensible e inteligente, que ve toda la trama de la dependencia de las ideas y teorías, por las que están dispuestos a hacer toda clase de tonterías, es preciso que cambie de sentido.

Es lo que hay que hacer, como cuando uno quiere ir hacia el sur y se da cuenta -porque alguien se lo dice- que va hacia el norte. Y entonces, sin ningún esfuerzo ni problema, cambia la dirección para poder ir hacia dónde quiere.

60. El problema de juzgar, es que siempre se juzga al pasado. Pues en presente activo, en el ahora, no se puede juzgar. Ya que el que juzga, que es el ‘yo’, no puede operar a esa velocidad e intensidad del ahora, el presente factual.

Por lo que ese juicio que hacemos a los otros, ha de convertirse en presente activo por la magnitud que tenga, el daño causado, etc. Todo ello, si es así, sin odio ni sed de venganza.

06-01-2016

61. Cuando se enaltece el imperio de la ley, esa ley y su implacabilidad será para todos por igual, ¿no? Creer que lo yo hago tiene que tener toda la permisividad, pero lo que haces tú ha de ser escrutado, contralado, sancionado por la ley, sólo tiene una definición: descarados, brutales, crueles insensibles.

Es el viejo drama de: ‘Haz lo que yo digo, pero no hagas lo que yo hago -porque no te lo permitiré-‘. Por eso, si tú me exiges que cumpla ley, yo también tengo el mismo derecho de exigirte para hacer que la cumplas.

62. Es como si dijeras: que el rey de España fue nombrado a dedo por el dictador Franco y que aún tiene el título de rey. Y creo que ya sabrás lo que hizo Franco y sus seguidores, que lo adoraban ciegamente, hasta llamarle caudillo.

Bueno, pues el pasado siempre está ahí. Aunque lo que cuenta es lo que hacemos en el presente. ¿Qué te parece si empezamos a cuestionar el pasado del rey de España, a sacar toda su basura, su corrupción, etc.? No estoy en contra de eso. Sólo estoy señalando las consecuencias que eso podría acarrear de desorden, de confusión, de enfrentamientos. De manera que sería peor el remedio que la enfermedad.

Pero el problema está que con unos seamos compasivos, magnánimos, y sin embargo con otros nos ensañamos contra ellos, para destruirlos. 

63. ‘El paraíso no es un lugar, en un estado de conciencia’. Pero como la conciencia necesita un vehículo, que es el cuerpo, si no lo cuidamos, le damos lo necesaria para que esté saludable, entonces esa conciencia tiene miedo a la enfermedad, al dolor, al verse disminuida por esos efectos. 

64. Todo eso está muy bien en el nivel de la experiencia esporádica de unión con lo otro, con otra persona.
Pero el problema está en mantener esa llama de la atención total, que es la que genera la compasión y el amor por todo lo que existe, en cada instante de nuestras vidas. 

65. La verdadera sabiduría está en comprender la realidad y vivir en ella, generando lo menos problemas posibles. Pues no se puede huir de esa realidad, sea la que sea. Ya que, si se huye, se encuentra más de todo eso mismo de lo que ha huido. 

66. Cuando uno ve que ser, vivir, es a cuesta de los otros, entonces todo cambia. Ya no hay esa prisa, ansiedad por conseguir cualquier cosa. Porque ha visto como un hecho que es, el precio, el daño, que provoca el conseguirlo.

Podemos cerrar los ojos y embestir como un mero animal indiferente e insensible, pero las consecuencias nos llegarán.

¿Qué es el amor entonces, viendo que la vida es destrucción, compasión, construcción?

67. Y para que sea posible ese amor entre dos personas, hay que tener ese miedo universal al vacío existencial encima; ya que sólo con ese amor uno se libera de él.

68. Creo que primero hay que cuestionar la injusticia. Y si no se resuelve esa injusticia, si se quiere desobedecer. Porque cuestionar es intentar aclarar. Pero desobedecer, es un acto de choque, enfrentamiento, conflicto.

69. Los fachas son -tanto da que sean de derechas como de izquierdas- repulsivos por sus actos fanáticos. Son tan repulsivos como los que ellos odian; ya que resulta que son igual, la misma cosa: corruptos inmorales, inhumanos.

70. Falta saber lo que decide la parte nacionalista centralista española de Podemos: si consiente que se haga un referéndum o no para votar la libertad de Cataluña. Ya que sólo el cabeza de lista se pronuncia claramente a favor; pero los otros altos dirigentes no dicen nada, se han quedado mudos o han desparecido en las declaraciones periodísticas, televisivas que tanto les gusta y rédito les da.

Creo que ese debate no está claro, ya que al darles tan buenos resultados la opción de la libertad de Cataluña, dan la impresión que no haya disidencia en un tema de tanto calado para los que se sienten españoles: la unidad indivisible de su patria, su país.

71. Si decimos que es una obligación el ser feliz, entonces es cuando estamos bloqueados. Pues obligar a alguien a ser o a hacer algo, que no comprende ni sabe lo que es, es condenarlo a la infelicidad. Que es ser como un robot, que obedece las ordenes que le programan, le ordenan.

Es decir, sin libertad, no puede haber felicidad. Pues la libertad y el amor, son lo mismo.

72. El aprender, cómo llegar a ser, o llegar a algún lugar, una meta o proyecto, es otra ilusión. Pues el aprender es infinito. Es como el trabajar, la acción, por mucho que lo hagamos siempre faltará o habrá algo por hacer.
De manera, que viendo esa ilusión del más y más que no tiene fin, uno ha de estar atento a todo lo que hace, a todo lo que nos llega, a todas las exigencias de la sociedad corrupta e inmoral, indiferente e indolente; que sólo quiere más de todo, aunque lo destruya todo: a las personas, a la naturaleza, a toda la tierra.

73. El comportamiento excesivamente gentil ha de obedecer a algo: hacer la pelota, preparar para pedir algo, o para que haya confianza y por sorpresa hacer algún mal.

74. Eso es la vida. Aunque todas son básicamente iguales, cada cual nos creemos que lo que nos pasa es porque somos especiales. Pero no, todas las canciones tienen algo que se acoplan a lo nuestro, a lo que nos sucede.

Por lo que, sólo queda que vivir la vida que nos toca a cada cual, vivirla en su totalidad, como si tuviéramos hambre de vivir.

75. Quieres decir que uno que no come carne, ni animal alguno, ¿puede decir que no es vegetariano? Un poco de seriedad. O acabaremos todos como todos: diciendo mentiras y falsedades. Siendo corruptos -mentir y falsear ya es corrupción-.

76. El problema no es lo que dice Podemos, y sus dirigentes; lo importante es lo que hay detrás de las palabras, lo que esconden. Pues, Podemos quiere conseguir los máximos votos para dirigir el poder. Y, por eso, saca muchos votos de Galicia, Euskadi, Catalunya, Baleares, Valencia. Ya que les promete la libertad con respecto a España, mediante un referéndum.

Pero, resulta que ellos no quieren que se consiga esa libertad -que se gane el referéndum-, para que así España siga unida e indivisible. Por lo que, las actitudes, y los pasos que den, van a estar condicionados por ese deseo nacionalista centralista español. De manera, que la actitud será de mentira, de falsedad, de doble juego, al igual que la de muchos vulgares corruptos que tanto cuestionamos.

Es como tener un hijo que se quiere casar -independizar, liberar de su familia-, pero su padre no quiere, aunque dice que no se opone a ello. ¿No crees que esa actitud en realidad no tiene nada de constructiva? Pues cada uno está estirando de un extremo de la cuerda en dirección contraria al otro. 

06-01-2016

77. Para Yigal Kutnowsky. Profesor de Mística y rabino del Centro de Cábala de Jerusalén. Ayer leí tu entrevista en el diario…Gracias.

Sólo discrepo de ti sobre la muerte, que es el fin para el que muere. Sé que la mente tiene la capacidad de inventar algo que le consuele ante la muerte y su fin. Pero ninguno de esos inventos, alucinaciones, delirios, son hechos. Y, como tú sabes, sólo los hechos y su comprensión tal y como son, son los que nos traen el orden. Cuando inventamos no hechos, es cuando llega el racismo, los genocidios, las matanzas, con su desorden y caos.

78. Una de las cosas más dañinas y peligrosas es juzgar a los demás. Porque el juicio siempre es de algo muerto, que sucedió en el pasado. Además, ese juicio es un impedimento para la regeneración; ya que, el juicio lleva consigo, en la condena, el estigma por lo que se ha hecho.

Por eso nosotros sólo podemos juzgar al pasado, lo que es algo tan superficial e infantil pues el pasado está muerto. Es el consuelo que nos queda por no poder juzgar en el ahora, en el presente, en el mismo momento que suceden los daños, los actos negativos.

79. El hombre que ama, el ser amado, es ser esclavizado. Pero no podemos huir de ese amor que nos esclaviza; hay que pasar por él, ver eso qué es de primera mano, no lo que nos dicen los psicólogos, los psiquiatras, los maestros y gurús, los únicos salvadores. Porque lo que se dice no es lo verdadero. Ya que la verdad está más allá de las palabras, los conceptos, las enseñanzas, las ideas y teorías igualitarias, los tratados de psicología.

Uno tiene que mirar cara a cara a la realidad, lo que está sucediendo nos guste o no, para que el orden pueda ser.

80. Lo que importa es que lo que hacemos, lo hagamos totalmente, sin generar división, ni conflicto.

81. Quien siembra la discordia, el desorden y la confusión, puede pasar, ver, tropezar con una maravilla de la vida y no darse cuenta ni participar de ella.

82. ¿Estamos seguros con la gente que decimos que nos quiere? Las personas que decimos que nos quieren, ¿quiénes son?

Porque decir eso es un error, pues esas personas que nos quieren, nos quieren por lo que hacemos que está dentro de lo soportable para ellos. Pero en el momento en que cambiáramos nuestra actitudes y respuestas a la vida, dejarían de querernos.

83. Entonces, los que mandan no son los políticos que han sido votados por los electores, sino que los que mandan es una junta asamblearia que nadie conoce quiénes son.

¿Esto qué democracia es? En democracia, uno vota al político que conoce, que votará directamente en nuestro nombre en una alcaldía, municipio, un gobierno, una asamblea o parlamento.

84. Todo es cuestión de condicionamiento, que a la larga se convierte en una tradición, ficción, sagrada o secular. Que la mayoría acepta, festeja, como algo de lo más natural y cotidiano.

85. Si el ayudar haciendo servicios sociales se convierte en una dedicación rutinaria, a la que nos hemos hecho adictos, que necesitamos por una satisfacción de nuestra vanidad, todo eso estará dentro del círculo que se retroalimenta de creación de desorden y el intento de poner orden.

Por eso, el orden empieza por uno mismo. Y va desde dentro hacia fuera.

86. Pero una persona así, no de novela, no de lo que dicen los libros religiosos -que se comprometa a fondo, que se olvide de sí mismo, que ame con algo más que palabras, que entregue su vida, de verdad y hasta el fin- ¿puede existir?

Para saberlo, solamente has de ponerte a prueba en tu vida cotidiana, la de cada día. Es muy fácil trasladar la responsabilidad a los otros. Por eso, es que somos personas de segunda mano; nos gusta que nos digan lo que tenemos que hacer.

87. Pero todos los mundos están bajo la misma ley universal.

88. La nostalgia es el pasado que quiere volver, imponerse al presente. Si viviéramos cada cosa que hacemos con toda nuestra energía, nuestra vida, nuestros nervios, entonces no quedaría nada por vivir. Y de la nada, nada puede salir.

De manera que la nostalgia surge porque en una experiencia, una relación con una persona no se ha consumado del todo. Acabar con algo, es tan radical y definitivo como la muerte.

89. ¿Cómo vamos a educar e instruir a los niños para que no sean corruptos, si los estamos educando en las mentiras, en historias alucinantes propias de los que toman toda clase de drogas?  ¿Por qué es que consentimos la vieja tradición que se sustenta en la mentira? La mentira es la mentira, faltarle el respeto al otro, a los otros, a los demás que reciben esa mentira. Y, por buenos que creamos que nos hace, la mentira, lo que hacemos, lo contamina todo; es generadora de miedo, de intriga, propia de pícaros, pillos y descarados. Ya que siempre mentimos por un beneficio propio, egoísta. Y con esto, ya está todo dicho; pues el egoísmo es lo que determina la frontera entre el desorden y el orden, la confusión y la armonía.

07-01-2016

90. Ves cómo eres un nacionalista centralista fascista español. Si yo fuera votante de Podemos, y estuviera en babia, con solo leer lo que has puesto, no lo votaría. 

Y ese el principal obstáculo de Podemos para convencer a los que quieren la libertad, y al mismo tiempo votarles: las personas como tú, que hay millones en ese partido. Por lo que, hasta que no lo vea no me creeré, lo del proyecto tan liberador de Podemos.

91. Aunque todo en la vida es cuestión de suerte, la mente también necesita sus cuidados. Primero que nada, no forzarla ni reprimirla.

Como la mente ha de tener claridad, profundidad, ser sensible, no la hemos de exponer a imágenes macabras, violentas, sádicas, llenas de crueldad, que las personas pueden hacer -no los animales-. Pues esas imágenes actúan como un corrosivo, en el estómago, causándole dolor, tristeza, miedo, depresión, deseos arrebatadores para solucionar los problemas, para cambiarlo todo acompañado de una gran profusión de energía. Ya que el dolor, es el mayor proveedor de energía; es como un dictador que no duda en torturarnos, hacernos rabiar, llorar, con tal de que nos despertemos a la realidad de lo que es la vida. Y ver sus problemas que se suceden unos a otros sin parar, interconectándose; ya que están todos unidos entre sí.

La mente no envejece, si las capacidades intelectuales, la memoria. Su capacidad de ver la verdad -o ver lo negativo- allá donde esté, no la afecta la edad. Salvo que tenga una enfermedad degenerativa mental.

92. ¿Puede qué eso que decimos, que los animales sean infinitamente más fieles y agradecidos que las personas, sea debido a que el condicionamiento de los animales es más poderoso que en las personas?

Un perro que vive con las personas, está bajo el mando de su cuidador o su dueño, y por eso lo convierte en el macho alfa, como hacen en las camadas. Y entonces, su vida depende de esa camada y el lugar que ocupa en ella. Por lo que es una máquina perfecta de sumisión y obediencia -entre otras cosas por los castigos físicos que recibe si no respeta la ley de la camada, que es la del macho alfa-. Y de ahí ese apego al dueño o cuidador, porque le da de comer, lo saca a pasear, a que haga sus necesidades, lo cuida, lo mima y acaricia, le da a entender que el lugar donde vive es suyo también. De manera que hace que nos parezca que es mucha entrega, devoción, obediencia, porque nosotros casi nadie ya no lo hace.

Pero no nos olvidemos, detrás de todo está el dolor a los golpes, a los gritos, a los tirones de correa que lleva atada al cuello; y el miedo a la soledad, por sentirse desamparado si desaparece su macho alfa, su jefe.

93. Gracias por el ofrecimiento, pero desconfío de todo y de todos, lo cuestiono todo. Así que, he de ser yo mismo el que descubra dónde está lo falso; para descartarlo y lo quede sea lo verdadero.

94. Al que todo lo sabe, si le pedimos algo es una ofensa, porque eso quiere decir que desconfiamos de él, de sus poder y sabiduría infinita.

95. El matrimonio es un acuerdo, un contrato, en el que se deben de respetar las leyes, escritas y no escritas, para convivir juntos una pareja, ya sea heterosexual o no.

96. El evangelio de Jesús, es todo amor. Y en el amor cabe todo, lo que nos gusta y lo que nos disgusta, lo feo y lo bonito, lo lógico o lo ilógico, la totalidad de la vida en todos los ámbitos, términos. Por eso, en el amor no hay una ley que prohíba algo o a alguien. El amor mismo arregla y soluciona todos los problemas de una manera siempre nueva, mágica.

97. El deseo o se consigue o se destruye. Porque el deseo, puede ser favorable; pero también puede ser dañino. Pues en ambas posibilidades, el deseo puede ser infinito, sin fin. Y eso si no se entiende, puede hace que actuemos como animales desbocados, como si fueran en una estampida.

98. La palabra siempre se ha de usar con prudencia e inteligencia. ¿Cómo podemos saber lo que podremos hacer o no en el futuro, aunque lo prometamos?

99. Porque si no hay orden, por muy eficiente que seamos generamos más desorden. Y el desorden lleva al fracaso, a la quiebra, a la anarquía, al colapso, de lo que estamos haciendo, de lo que llevemos entre manos.

100. El padre no traerá nada si la ley de la vida no se lo consiente. Un viejo, puede pedirle al padre que lo vuelva joven. Pero esa petición no surgirá efecto. Porque lo más importante y poderoso que hay, es la ley por la que se rige el universo.

101. Si es que queremos vivir en el amor, no puede haber leyes, costumbres, patrones, tradiciones. Porque todo eso se opone a la libertad. Y sin libertad no puede haber amor.

Las leyes, las tradiciones, las costumbres, por buenas que nos parezcan, cuando se imponen actúan como si fuera un castigo, una venganza, un resentimiento. Y en todo eso no hay amor.

Todo el problema está en que somos pedigüeños. Y ese pedir, como es molesto para los que han de dar, hace que la relación por estrecha que sea genere división, desorden.

Nosotros queremos crear una manera de vivir de diseño exclusivo para nosotros, pero eso no es posible. Pues la realidad se impone, tiene sus maneras, que nos molestan, desagradan, generan dolor.

08-01-2016

102. Todo relato, toda historia por buena que nos parezca, bien descrita, con su lógica, su bondad, sus buenas palabras, tanto se puede negar como afirmar infinitamente. Por lo que sólo queda la especulación que tampoco tiene fin. Es decir, todo es un entretenimiento, una distracción, algo que nos consuela en este valle de lágrimas. Mientras, nuestras acciones carecen de compasión y de amor por las personas.

Si tuviéramos esa llama del amor, fuéramos compasivos, no necesitaríamos creencias, relatos alucinantes, únicos salvadores, maestros. Porque el amor nos provee de la inteligencia que ve dónde está lo negativo.

103. Dios no necesita perdonar a nadie. Porque quién perdona es porque ha sido ofendido, ha sido maltratado, se le ha hecho algún daño. Pero creer que a todo un dios todopoderoso se le puede hacer daño. es tan ridículo e infantil como si un niño quisiera conducir un avión.

Nos gusta hablar de dios, repetir lo que dicen sus altavoces, sus intérpretes, pero eso no es posible. Porque dios es lo total y nosotros somos la parte. ¿Cómo puede la parte abarcar a la totalidad?

104. Crees que por ser de izquierda no se puede ser facha. Ser facha es ser un fanático, atrapado en sus ideas y teorías mentales, aunque se crea que son buenas: pues los más asesinos tienen la cabeza llena de, según ellos, buenas ideas; hasta el extremo de matar de todas las maneras imaginables para imponerlas. Ya que ese fanatismo, que es el ego, el ‘yo’ operando, va a generar eso que la izquierda ha de eludir: hacer daño a los demás. Y, ¿cómo siendo un fanático, cazurro, terco, puedo no hacer daño a los demás?

Pareces muy fino, para la manera como te expresas, ¿desde cuándo describir la realidad es negativo? ¿A qué tienes medio? ¿De qué tienes miedo? A una persona libre no le afectan las palabras, feminista, machista, misógino, homófobo, fascista, comunista, nacionalista, homosexual, ateo o beato, nazi, etc. Lo que realmente le importa es su comportamiento, su manera de vivir, cómo vive su vida cotidiana, pues las palabras ante los hechos no tienen ningún valor. El verdadero hecho ha de ser generar el menos desorden, lo que quiere decir provocar el menos sufrimiento y dolor a las personas.

105. ‘Si los cobardes que deciden las guerras tuvieran que ir a pelearlas, viviríamos todos en paz’.

No, eso no es verdad. Pues, es como decir que si no hubiera armas no podríamos hacer la guerra; porque la haríamos con los puños o a mordiscos. Pues, la guerra ya sea imperceptible, ya sea en todo se esplendor macabro y cruel, siempre está ahí, está dentro de nosotros.

106. Empezar por ser sincero, humilde, reconocer lo que somos, la realidad y la verdad de lo que está sucediendo, es hacer las cosas de manera que la inteligencia participe de la vida. Y entonces, como la inteligencia es amor, todos los problemas quedan resueltos.

107. ‘Mas no lo maté con armas, le di una muerte peor: ¡lo besé tan dulcemente que le partí el corazón!’.

Cuidado que cuando se mata a alguien, uno mismo también se está matando. Porque todo está unido, todos formamos una unidad. Aunque, según parece de tus palabras, lo mataste dulcemente sin haberlo planificado, sino accidentalmente. Y eso te libera en parte del acto de matar.

108. La pregunta es: ¿Cómo aplacas, lo que nos está aplacando? Porque el diagnóstico de la enfermedad no significa su curación.

109. El que sigue a otro, por sabio y bueno que sea, está perdido pues se convierte en una máquina que repite todo lo que le dice el que sabe. Y entonces, su vida está seca, es estéril, pues no crea nada nuevo. Si no que repite y repite sin parar eso que le han dicho que es bueno, lo mejor, lo único y verdadero. Hay religiones que se atreven a decir: ‘Fuera de nuestra religión no hay salvación’. Por lo que eso, es la negación de la religión: la libertad, el amor. lo fácil y difícil, lo suave y lo arduo.

110. Lo curioso es que no nos damos cuenta de que eso que la mujer pide de su marido, éste también pide lo mismo de ella. Y, es que no nos damos cuenta que siempre estamos divididos, y por tanto lo que hacemos, lo hacemos divididos. ¿No podemos ir más allá de esa división, que va a generar enfrentamiento, brutalidad, crueldad?

111. La mente si está llena de pensamientos positivos, como si no, será una mente torpe, obstruida, generadora de desorden. Pues, es el orden, es el vacío, la nada, de donde puede llegar lo nuevo.

112. Un remedio para tener las noches tranquilas y poder descansar, es acabar con los problemas con los que hemos bregado durante el día, de manera que no quede nada por resolver. Y entonces, esa ausencia de problemas es lo que se manifestará durante la noche.

Así que, una vida de orden, de ausencia de confusión y anarquía, es el remedio para que las noches sean un motivo de gozo y alegría. 

Respecto de que se nos permita ver un nuevo día, eso nadie lo sabe. Ni esos a los que tú tienes tanta fe en que te concedan tus peticiones. De manera que como vives en la confusión, que genera desorden, eso va a llegar a la noche en forma de temor, miedo, etc. Pues al creer que algo te se tiene que conceder, estás siempre pendiente de que si te se conceda o no; pero si no esperas nada, nada te va a perturbar por si llega o no.

08-01-2016

113. ¿Por qué quieres retener al que tú llamas ‘mi hombre’, si no es tuyo ni de nadie? Eso te va a esclavizar a ti y va a hacer un desgraciado a él. ¿No lo ves? Será como tener en una jaula a un mono, y tú su guardiana y esclava para que no se escape. Por lo que tendrás que ser brutal, cruel, violenta, hacerle mucho daño, para que no se escape. ¿Es eso lo que quieres para el hombre, al que tanto amas?

114. Decir a alguien que siempre estaremos ahí cuando se nos necesite, ¿eso cómo lo sabemos? Pues la vida es muy cambiante -vale decir nosotros-. Y que cualquier situación nueva, puede desencadenar unas circunstancias que nosotros no podemos ni manejar ni controlar. De tal manera, que cuando decíamos que algo era lo mejor, pasa a ser indiferente, molesto, desagradable.

Así que, como nadie sabe cómo va a derrotar la vida, lo que va a suceder con ella, es mejor no usar la palabra ‘siempre’ en un sentido personal, como si fuera algo opcional, manejable. De lo contrario llegan las sorpresas, los pleitos del ‘Tú me dijiste; del yo ya no puedo más, no puedo resistirte ni soportarte’.

115. Confiar en uno mismo -en nosotros mismos-, tiene su parte adecuada ya que nos libera de la dependencia de los que de una manera o de otra nos ayudan psicológicamente -ya que físicamente es preciso que nos ayudemos unos a otros-.

Pero al confiar ciegamente en lo que uno es, piensa, lo que hace, lo que necesita, todo eso que creemos que es lo mejor, lo inmejorable, la verdad, es la parte negativa. Pues nos hace tiranos, fanáticos, creyendo que los demás se tienen que someter, obedecer, entregarse a lo que decimos.

Y los otros, aunque no le demos importancia en principio, se van a defender de esa brutalidad, crueldad, llegando la violencia, la guerra.

¿Es así cómo queremos vivir?

116. Si unas personas nacieran en la selva amazónica sin posibilidad de contactar con los que viven lejos de allí, sin haber oído nunca la palabra dios, ni el significado que se le da, ¿cuándo llega un extraño de otro grupo, que no conoce, por qué no se han de hacer amigos?

Tal vez, esos salvajes tienen más orden en sus vidas, que cualquier persona que adora a los dioses, es devota de su dios.

117.’Usted no puede salvarse a sí mismo. El que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios’.

Lo peor que nos puede suceder es aferrarnos a una idea, teoría, una religión organizada. Pues toda organización, toda institución, lleva en sí la semilla de la corrupción. ¿Por qué no vemos que somos dependientes, de que estamos aferrados, atrapados por las palabras que otros han dicho, por historias y personajes extravagantes para impactar a las inocentes personas? ¿Por qué no vemos que al ser dependientes nos convertimos en personas que han de defender eso de lo que dependemos? ¿No han visto el drama que generan los fundamentalismos, que obligan a las personas, cual tiranos, para que se sometan a sus dogmas, creencias, supersticiones?

La religión no es adorar a los dioses, a los santos, no es el sometimiento a unas normas, creencias, dogmas; es la experiencia de la libertad, de unión con todo. Y eso sólo puede suceder si participa el amor en ello. Amor que es la compasión con las personas, con todo lo que tiene vida, es decir con la totalidad de la vida.

118. La patología que provoca el ansia de poder, tiene su raíz en el miedo, en el no ser, en la nada, el vacío existencial. Ese miedo, que es dolor, es el que hace de motor, es lo que nos desencadena el ansia de poder.

Porque el ansia de poder es el mandato genético de todo ser, de todo lo que tiene vida. Por lo que, hay una batalla continúa por imponerse al otro que se convierte en nuestro oponente; ya que el otro, él o ellos, también nos ve como su oponente.

Es decir, lo genético que es responder al mandato de subsistir y reproducirse, es lo que causa nuestra desdicha. Pero no hay manera de salir de ese paradigma, ya que tenemos un cuerpo que tiene su fuerza y poder, sus necesidades. Así que, viendo todo esto, sólo queda vivir con ello sin hacer un problema añadido más. Y si vivimos con ello, quiere decir que no nos hemos dividido internamente, que es huir, reprimirlo, alentarlo, sino simplemente verlo, estar con ello. Pues al no haber división llegará el orden, que es la manera de vivir en la que hacemos el menor daño posible a todo lo que existe.

Ya que hacer algún daño a los demás, es el la causa y el principio de toda patología.

119. Hay algo que hay que decir, cuando un filósofo, maestro, como Jiddu Krishnamurti, dice que estamos condicionados como occidental u oriental, como hindúes, cristianos, musulmanes, judíos, budistas, como esto o aquello, que ese ‘estamos condicionados’ también incluye a él. De lo contrario, si se autoexcluyera diciendo que los condicionamientos no le afectan, estaría mintiendo. Porque, no hay una mente individual, la de usted, la de JK, la mía, o la de cualquiera; pues, sólo existe la mente global, universal.

De manera que todos percibimos, nos llegan los mismos retos a los que hay que responder de miedo, del deseo de deshacernos de él; del deseo de seguridad, que va a desencadenar todo lo que somos y hemos hecho a lo largo de miles de años hasta el presente.

120. Hay algo que, a pesar de todas las enseñanzas, religiones, métodos mentales, corporales, psicológicos, tretas mágicas de la mente, nos trae a la realidad: lo inesperado, la verdad, se impone. Es decir, nosotros no somos eso que queremos ser: no violentos, pacíficos, santos, perfectos, iluminados, liberados, realizados, no somos la unidad indivisible, no duales. Pero nos han dicho desde pequeños que sí que podemos serlo. Por tanto, estamos condicionados para creer que podemos serlo. Pero como no es posible, es cuando creemos que somos hipócritas, diciendo una cosa, pero haciendo otra; creemos que somos un fracaso, unos subdesarrollados mentalmente. 

Pero si indagáramos profundamente en la mente, para comprender cómo opera el pensamiento; indagar cómo funciona la naturaleza, la vida, la realidad, entonces seríamos felices tal como somos: contradictorios y todo lo demás. Por supuesto que hacemos daño a los demás con las palabras, habladurías, al competir en los deportes, en unas oposiciones a un empleo, al competir por una pareja, aunque tal vez no nos demos cuenta ya que hay otros que también la desean. Pero, al darnos cuenta de todo el daño que podemos hacer, y nos pueden hacer, con tal solo una mirada, un mal gesto, una actitud brutal, el tono de voz, etc., y de todos los problemas que eso puede provocar -tanto patologías físicas como psíquicas- todo cambia. Porque estamos implicados en todo lo que es la vida, estamos implicados totalmente en el intento de hacer el menor daño posible a los demás.

 09-01-2016

121. Detrás de todo, o en la raíz, está ese odio del pobre contra el rico -el burgués-; y el odio del rico contra el pobre -que quiere hacer lo que le da la gana, aunque sabe que tiene las de perder-, al ver que en realidad son incompatibles en las cosas más íntimas como organizarse la vida, la manera de vivir, organizar la sociedad.

Los pobres dicen que quieren la igualdad en todo y en todos los ámbitos, sin poderlo hacer realidad en sus vidas. Los ricos son adictos a lo que proporciona la riqueza y nada más que ven que peligra su establishment -sus privilegios-, les entra pánico, como les entra a los adictos a las drogas el síndrome de abstinencia.

A todo eso hay que añadir los agravios, lo que se han hecho ambos bandos a lo largo de la historia: las revoluciones seguidas de las represiones. Por tanto, hay más que el mero problema puntual de un desacuerdo político: está el odio mutuo, que los envalentona de una manera peligrosa, suicida.

Los que aman, los que se aman mutuamente, no se odian y por eso no tienen problemas a la hora de cerrar un trato, al planificar un proyecto, en concluir unas conversaciones que ambos ven favorables. Pero, cuando hay división y odio, nada se puede hacer que no vaya a peor, o empantanarse con tal de fastidiarse mutuamente para que no haya, según ellos, un vencedor. Si hubiera amor, no habría ni vencedor ni vencido: los dos perderían y ganarían a la vez, sin importarles nada en absoluto. Esa es la gloria y la maravilla del amor, que nos hace libres. 

122. ¿Con la fe todo es posible? Te has olvidado, de que no podrás con el dolor, con la enfermedad, la vejez, la decrepitud y la muerte. 

123. La vida te dará lo que te tiene que dar. Confía en sus maneras, en su tiempo. 

124. El arte que obliga a repetir algo que ocurrió en el pasado -aunque sea hace unos minutos, ayer, etc.-, está muerto. Los que lo inventaron le dieron tanta importancia porque todavía no había la imprenta, ni las filmaciones, ni la fotografía. Pintar o esculpir, eran las únicas maneras de reproducir la realidad.

Ahora no tiene ningún valor, salvo el show que montan con sus vidas y lo que hacen los pintores, escultores, escritores, etc.

Si lo vemos detenidamente, nos daremos cuenta que tan sólo son unos segundos atrapados, para describir la realidad infinita. Cuánta pobreza, cuánta vanidad, por parte de los actores: los artistas y los modelos que se prestan para que los reproduzcan. 

125. No te puedes olvidar que todos tenemos una parte de ángel y otra de demonio. Y así, aunque te extrañe, también son los que te aman, los que se quedan a tu lado. Para verlo en directo, sólo hace falta un reto que los desborde, los sobrepase, de manera que la rabia, la ira, el odio, se apoderarán de ellos, hasta que se calmen. 

126. A veces, según la suerte, uno ve claramente algo, la realidad, la verdad de lo que son las cosas, la vida. Pero otras veces, pasa el tiempo y ese ver en un instante todo el entramado de la realidad, de lo que es, no llega ni llegará. Y ese es uno de los misterios de la vida: ¿por qué unos ven y otros no puede ver la verdad, la realidad, y por eso inventan otra realidad, de todo lo que somos, del mundo que nos rodea y nos condiciona? 

127. ¿Puede el amor ser una proyección en el tiempo? ¿O, el amor siempre es en el presente, en el ahora? El tiempo sólo es adecuado para enseñarme un oficio, para llegar a ser, el devenir, pero en el ámbito psicológico el tiempo es un impedimento para que llegue el orden que es inteligencia. El desorden es la fragmentación interna, ya que nos genera confusión, embota y hace torpe a la mente. De manera que, si descartamos el desorden, lo que quede será el orden y su sabiduría. 

128. Lo que importa es todo. Porque siempre estarán ahí los principios, los finales, los intermedios hasta llegar.

129. La anterior generación siempre lo tuvo peor porque no tenía aún los inventos, los avances técnicos, ya sean en medicinas, en comodidades, en la alimentación, en la maquinaria que se usa en todos los ámbitos.

130. Toda dependencia, sin exclusión alguna, es negativa. Pues la dependencia nos hace vivir en el pasado, que se separa y divide del presente. Si alguien depende psicológicamente de una persona, de la que sea, cuando desaparece, o hay un impedimento para poder verla. estar con ella, hablar, entonces el dolor se apoderará de él. Pero, si estamos libres de apego a las personas, tanta las que se van como las que vienen, las veremos por igual: un motivo de gozo y alegría.

131. Creo que el día que se pongan de verdad, ese brindis al sol sobre el referéndum de libertad para Catalunya, no más que durará lo que dura una escarcha.

132. Colau y compañía saben de verdad lo que llevan entre manos, pero es tanta el hambre de poder, de vanidad, la sed de chupar cámara y de salir en los periódicos y la televisión, que tienen igual de todo lo que venga o no venga, sea verdad o mentira. Nada les importa.

133. Para Mas: Si quieres saber el hombre quién es, dale mando y dinero.

134. Por muy diferente que sea en lo físico, eso no quiere decir que no sea básicamente igual en lo psicológico a todos, ya sea a la hora de tener miedo a perder algo valioso, como la salud, el empleo con su sueldo, a perder a la pareja que le abandona porque ya no soporta esa relación; ya sea como el pavor que le tenemos a la muerte, miedo a ser rechazado, infravalorado, discriminado.

La persona física nada tiene que ver con lo que es un ser humano: alguien que necesita de la ayuda de todos, que se tiene que relacionar con todos, donde encuentra el verdadero sentido de la vida, más allá de los deseos de ganancias y pérdidas, miedos y temores, divisiones y conflictos.

11-01-2016

135. ¿No puedes comprender que cuando hablas mentalmente -orar, suplicar, platicar- con alguien que no está contigo, te estás hablando a ti mismo? Si pudieras comprender que el que habla y el que escucha es lo mismo, son lo mismo: el pensamiento. Pero ese pensamiento al verse desbordado por los hechos que no entiende -la muerte, el dolor, la amargura de la guerra, los asesinatos y su bestialidad-, que le dan miedo e inseguridad, como no puede soportarlo inventa a otra persona, ya sea un amigo o conocido, un santo, un dios, para poder hablar con él, contarle las intimidades y así sentirte descansada, aliviada. En realidad, eso es todo lo que se conoce como orar. 

Pero lo importante, es darse cuenta que los dos que hablan son la misma persona: tú Claudia.

Ahora tú puedes decir: ‘Bueno, y ¿qué problema hay en el orar, hablar mentalmente con otras personas? El problema está en la raíz de ese acto de orar: dividirnos la mente, cuando para que haya amor no ha de haber división alguna. La mente, que incluye al cerebro, por el miedo ha inventado el pensamiento psicológico que es el ego, el ‘yo’. Y por eso, el pensamiento, el ego, el ‘yo’, son divisivos; porque para existir ellos ha de haber división entre ‘yo’ y ‘tú’, entre ‘nosotros’ y ‘ellos’, todos enfrentados, en conflicto, por lo que son la causa de todas las desgracias, maldades, la ignorancia.

Por eso, una religión sin amor, ¿qué es sino un montón de palabras, de libros, una estructura con su dios y sus santos, sus seguidores, su gobierno, que es su autoridad a la hora de decir o no decir lo que está bien o lo que no lo está? Y todo eso, como lo podemos ver en cualquier lugar del mundo genera la división entre cristianos, musulmanes, judíos, hindúes, budistas, cada uno agarrando a lo que cree que es lo verdadero, pero en realidad están divididos, sin amor, sin compasión por las personas, por los animales, por los menos afortunados.

136. ¿Aún no se han dado cuenta que la ley escrita e inventada para auto defenderse un grupo de personas contra otro grupo, si se quiere porque es preciso no tiene ningún valor? La constitución tiene la ley que obliga al gobierno a que cada ciudadano tenga vivienda. ¿Lo cumple? Pues desde ahí, y muchas leyes y normas escritas que no se cumplen, hay un montón. ¿Todos somos iguales ante la ley? ¿Por qué los ricos defraudadores al Estado no son perseguidos y recuperar lo que le deben? Cuando hay desahucios de personas que no pueden hacer frente a las exigencias de los bancos, que tienen miles de apartamentos cerrados que no pueden vender.

Y ya que hablamos de bancos, ¿cuál es la ley que autoriza a los bancos, que por tener alguien una cuenta corriente, cobrarle una tasa por ello, cuando hace cincuenta años era el banco el que pagaba al cliente un tanto por ciento por tener allí el dinero? ¿Quién y por qué se ha cambiado esa ley? ¿Ven cómo la ley es tan sufrida como quiere que uno sea?

137. ¿Qué otra opción queda si se quiere vivir en libertad con respecto de la opresión, los agravios, las injusticias, ante un centralismo feroz que lo abarca todo? Todo el que manda, por la fuerza de los hechos genera rechazo, animadversión, da la sensación de incomprensión. Pues nacer y vivir en un lugar donde todo lo tuyo -idioma, enseñas o banderas, leyes, costumbres y maneras de vivir, además de un mal reparto del dinero que es intervenido por el Estado centralista- es devaluado, rechazado, tratado con desprecio e irrespetuosidad, da la sensación de que mandan unos extranjeros que dominan las instituciones. ¿Se imaginan lo hartos que están los que viven bajo de esa situación?

Es como si alguien te tuviera que decir, tú pedirle permiso, dónde has de poner un clavo en la pared de tu casa. Eso es como una olla presión que siempre está a punto de reventar. No se crean que todo eso de la necesidad de que a uno le respeten, le respeten su libertad, sale de una pared en blanco, es un capricho, un nacionalismo vulgar. No, hay más y mucho más, que el Estado centralista oculta por miedo a que se liberen de él, de su opresión. Estamos hablando de lo que ha estado ocurriendo desde hace unos trescientos años sin parar.

138. El mundo, el hombre, la vida, y qué hace él con todo ello, es el espejo donde nos podemos ver tal cual somos.

139. Cuando uno está solo en el campo y tiene un perro asilvestrado a un metro de la pierna gruñendo, empujando, en ese momento no hay miedo. Sólo existe el perro y su deseo de que nos marchemos del lugar. El perro tampoco quiere hacernos daño. Pero no quiere que estemos allí y por eso avisa.

El miedo está ahí operando, pero no molesta, es como una racha de aire caliente o frío que se nota y nos obliga a hacer algo. Y es la pérdida de confort lo que determina el resultado del encuentro.

140. Cuando he leído tu escrito, parecía que lo que decías era del partido mayor corrupto que se conoce. ¿No sé de qué te extrañas tanto de unos y te complaces en los otros? ¿Será tu odio que te envenena todo tu ser y por la fuerza de los hechos lo has de sacar y dirigirlo hacia los demás?

Sé que necesitas sacarlo, pero hazlo de la mejor manera para que ese odio que tienes a unos no se revuelva contra ti.

141. La pregunta es: Por qué un vecino, un amigo, un conocido, se distancia de nosotros, ya que tiene que haber un motivo, ¿no? Y el problema se aclara cuando son muchos los que hacen eso. Por lo que, he de investigar por qué huyen de mí, qué les hago para que huyan, se separen; se van de los sitios donde frecuentaba con ellos, se van a otro barrio a vivir.

Primero que nada, está la libertad, que, como el amor, no tiene motivo para explicarla: o uno se siente libre -ama- o no. Es como una sensación de confort básico, que uno ve, dejando otro que no es confortable. Y eso es el mismo paradigma como actúa toda la humanidad: uno come lo que le gusta, uno hace lo que más se adapta a él, a uno le vienen unos y otros no, etc.

142. La cultura no es tener mucha información, es procesarla para que llegue la inteligencia. De lo contrario las personas cultas son como los ordenadores: llenos de información; pero que no tienen el palpito del amor a la vida, para no hacer daño a los demás -o al menos el menor daño-.

143. Todo llega. Los caballos cerriles son domesticados. El problema está en el domesticador: si tiene prisa, si es brutal, cruel, o deja que el caballo vaya entrando sin resistencia en el ámbito de los hombres, aunque sea para explotarlo de todas las maneras posibles.

144. El problema de los que reclaman la legalidad, es que ellos se tienen que preguntar primero, si son realmente legales. Es como uno pedir a sus compañeros de trabajo, que sean puntuales, pero él mimos no lo es. Y ese el drama de la vida: ‘Yo sí que puedo hacer lo que quiera, pero tú no lo puedes hacer, ni te dejaré’.

145. El problema no está en el Corán, la Biblia, los Vedas, el Bhagavad Gita, el problema es cómo es procesado, el problema es cómo es interpretado y aplicado. Y el último problema es cómo es cada uno que lo lee. Pues su condicionamiento va a mediatizar, a afectar toda esa información que recibe. Tal cual es la vida misma: una persona de tendencia brutal, violenta, todo lo reduce de manera que le lleva a la violencia, o a más violencia.

Así que el problema es de cada cual, y qué hace con su vida, vale decir los retos que llegan y tiene que gestionar.

146. Tú has de hacer que no se reavive el conflicto; no esperes que lo hagan los demás.

147. Si no quieres huir, quieres ver tu paz, también tendrás que ver tu guerra. Pues no existe sólo la paz o sólo la guerra. Existen las dos a la vez.

Aunque de uno depende cuál de las dos va a tener su primacía: la guerra o la paz.

12-01-2016

148. Qué fácil es dar las gracias, solicitar, suplicar algo, por el bien de nuestras familias. Pero qué difícil es ver que toda la humanidad es nuestra familia.

149. Ver y seguir hasta el final cada pensamiento, fortalece a la mente. Porque, hay que ver todo lo que llega, sin reprimirlo, sin alentarlo, sin tocarlo; solamente mirarlo, estar con ello. Y de ahí surge el orden, sin división interna, que nos trae el amor.

150. Lo que creemos que es la verdad -no ser colérico, darlo todo, no mentir-, choca con la realidad. ¿Qué es la realidad? Es lo que no se puede cambiar, la muerte, la existencia de la naturaleza y su ley, la existencia de una programación heredada de nuestro pasado animal, y la posibilidad de ir más allá de todo ello.

Lo físico, lo material, nosotros no podemos cambiarlo, ya que sería tanto como cambiar la química y sus infinitas combinaciones entre los elementos, neutrones, protones, bacterias, microbios, etc. Pero en el ámbito psicológico, sí que podemos ver la posibilidad de liberarnos de ese condicionamiento y programación, que ha hecho posible la creación del ego, del ‘yo’.

Eso sólo puede ser cuando vemos, comprendemos la manera cómo funcionan el pensamiento, el cerebro donde está todo depositado desde hace millones de años. Y entonces, uno se da cuenta que lo que nosotros queremos, cambiar la realidad que no me interesa ni conviene, por otra realidad que sí que me interesa y conviene, eso no es posible. Es decir, no queremos tener miedo, ni ser coléricos, no queremos mentir ni ser contradictorios, queremos decir siempre la verdad, ser caritativos y darlo todo.

Pero hay un problema, que es que todo esto lo queremos lograr para que no haya problemas, desorden, sufrimiento, dolor. De manera que ahora lo más importante es cómo me libero del desorden, del dolor. Pue si hay dolor, está en mí, eso es el fracaso de la vida espiritual, la vida psicológica.

Por eso, si hago un programa, si hago una lista de lo que he de conseguir, si me fijo un método con su fecha para conseguirlo, para liberarme del condicionamiento, estoy cayendo en círculo cerrado de la provocación del dolor. Es decir, todo método, toda práctica, toda doctrina, todo plazo en el tiempo, todo devenir, todo consejo, toda idea o teoría, toda moral, ética, al dividirnos de la realidad -ya que la realidad aun participando de todo eso, está más allá-, nos genera dolor, sufrimiento, amargura; por conseguir algo que no podemos. Es como querer huir o atrapar la sombra que proyecta nuestro cuerpo.

Así que, uno ha de estar con eso que es, mirarlo, amarlo, sin querer huir, ni cambiarlo; y entonces, es cuando al no haber división interna entre esa realidad y nosotros, el cambio, la mutación, las neuronas se serenan, se aquietan, de manera que aparece el orden, la inteligencia, el fin del dolor.

151. La mente desordenada huye de la realidad, busca refugiarse, sentirse segura, pero no lo puede conseguir. Entonces, empieza a cavilar, a inquirir, a investigar, a ir muy lejos, alucinando, delirando, yendo por el espacio, inventando otros mundos. Pero llega un momento que se agota de tanta búsqueda, de tanto ir arriba y abajo ayudando a los menos afortunados, y ve que todo eso que hace necesita de una certidumbre, de que sea verdadero, de manera que se entrega a las charlas, a las pláticas, a las enérgicas discusiones para ver dónde está la certidumbre, la verdad, dios, etc. Pero sigue agotándose pues a cada indagación le sigue otra duda, otra incertidumbre, pero se ha acostumbrado a ese agotamiento y desorden, de manera que la especulación, aunque sea una pérdida de tiempo, ya que es infinita, ella ha encontrado una actividad que le satisface.

Pero si esa mente sigue especulando por placer, por huir de la realidad, que es lo que es, entonces al generar desorden en esa huida es cuando uno la descarta radicalmente.

152. Nadie puede permanecer sano para siempre. Empecemos por ahí. Pues el problema de la salud, una vez atendido adecuadamente al cuerpo, es el mismo que el de la existencia, el mismo problema de la vida, del vivir.

Algunos le han dado muchísimo valor al cuerpo, pero un valor sólo estético, sexual, para conseguir récords en los deportes, etc.

La salud es un estado natural, accidental, que nosotros podemos intentar corregir en su parte negativa. Porque uno que ha caminado mucho y le duelen los pies, esa dolencia es la que le va a dar más vida, porque se va a recuperar por la imposición del dolor de pies.

Por otra parte, si no hubiera enfermedades no moriríamos. Y como tenemos que morir, ha de ser por algo que se rompe, se deteriora de manera que todo el mecanismo, el cuerpo se colapsa. Un coche viejo, por la fatiga de sus piezas, está expuestas a romperse y a no poder funcionar. Y eso en los animales, el hombre, puede significar tal complicación que colapse la actividad corporal y se muera. Y en eso no hay ningún drama, sino la celebración de la ley de la vida, su funcionamiento, como celebramos la muerte del invierno y la llegada de la primavera -o cualquier otra estación, o situación parecida-.

153. Puede que tú también vayas, porque si se desencadena el caos, no creas que tú vas a estar a salvo. Pues por lo que has dicho, y dirás por ahí, estarás ya fichado. Entonces, no es cuestión de amenazas, de provocar miedo y temor, sino de solucionar los problemas. Pues todos los problemas tienen solución; el que tú no la veas, esa es tu desgraciada situación.

154. ¿No crees que es una imprudencia decir, tras la visita de unos alcaldes israelíes, a los que emplazó ‘a fortalecer los vínculos de confianza entre pueblos y municipios’, que es un mensaje interpretado como un apoyo al apartheid israelí?

Puede ser que sí, pero puede ser que no. Y por eso, como no lo sabes, es que es una imprudencia, ganas de echar leña al fuego.

155. Ni tampoco salen después de tantos años de tener una monarquía impuesta por los franquistas, según decían a cambio por la democracia -que absurdo-; ni salen a la calle por la tortura salvaje y asesinato de los toros, que además dicen que es la fiesta nacional de España; ni tampoco salen por las prebendas, etc., que le dan a la Iglesia católica, siendo como es el país un estado aconfesional.

Y no salen, porque en verdad eso no les molesta. Pues a los que les molesta de verdad -a los animalistas, una minoría- sí que salen a la calle como protesta para abolir la tortura a los toros, y se exponen a que los insulten, agredan.

Finalmente, ¿tú estás limpio del todo? No lo estás, así que ves con cuidado que te dirán que eres un hipócrita, un falso charlatán.

156. Te estás complicando la vida, usando palabras que, si se vuelven contra ti, vas a tener muchos problemas. Decir: ‘La “primera” manifestación hitleriana neonazi que dijo el nuevo presidente’, te podrían denunciar por difamación contra todo un pretendiente -que no es el último en la cadena de mando-. Piénsalo, e intenta rectificar por tu bien y por el de todos.

13-01-2016

157. La historia está llena de valentonadas y de los que las reprimen. Por lo que es un fracaso de los dos. Si tú tienes líos, pleitos, conflictos con la persona que vive contigo, y llegáis a la violencia, ¿no sois los dos culpables? ¿Por qué siempre se quiere culpabilizar de todo a solo una parte? Y esa manera de culpabilizar a una única parte es la raíz de todo conflicto, sea cual sea, sea como sea. Porque es como pretender que se acepte que dos más dos hacen cinco.

158. El problema no es que todo fluya -porque todo siempre ha de fluir-, sino que hacemos con eso que nos llega sin cesar: la vida.

159. Todos los caminos son iguales: van de la ignorancia al desprendimiento, de la duda a la acción. Hay un momento que sólo es de acción. Y la vida es sólo eso: acción. Y en esa acción directa del ahora, está el caos, el desorden, el amor.

160. Los que corren detrás de la vanidad, mundanalidad, dejemos que corran. Si quieren información que la busquen y la encontrarán. Pero si siguen queriendo correr, que lo hagan hasta que se cansen. Y tal vez, del dolor del cansancio y agotamiento, vean la inutilidad del ir tras el placer que proporciona la vanidad, la mundanalidad.

161. Saber quién soy, quiere decir que soy consciente de cada cosa que hago: cómo me visto, qué hago para divertirme, qué como, cómo camino, cómo me siento. Y si lo hacemos con toda nuestra energía, eso va a generar orden en nuestras vidas -ausencia de división-.

162. Si tú no lo ves, por mucho que invoques a los dioses, los santos, gurús, los maestros, seguirás sin ver. Tal vez, cuando descartes todo lo que usas como muletas, es decir todo a lo que está aferrada, entonces eso que no es de este mundo llegue.

163. En el presente, en la acción directa, no hay lugar para el futuro ni para el pasado. Porque en el presente todo lo demás, está muerto y no cuenta. Lo sagrado del presente, del ahora, es que es sin tiempo psicológico como ayer, hoy, mañana, como llegaré a ser.

164. Cuando miramos hacia otro sitio sin buscar nada, es cuando si somos afortunados y sensibles, eso que está más allá de las palabras es cuando tal vez pueda llegar. Todo depende de la suerte, del vacío que tengamos dentro. Pues lo nuevo, lo sorprendente, lo verdadero, tiene su origen en la nada.

165. La alegría del corazón, no es lo mismo que la alegría que hace gritar de júbilo por un acontecimiento, un acto, una celebración, una victoria. Esta alegría es mundana, llena de vanidad y triunfalismo.

Pues la alegría que siente cada neutrón, cada célula, todo nuestro ser, es la de ver que el orden, que está más allá de las leyes y las normas, está operando en nosotros.

166. ¿No somos todos almas gemelas? ¿Qué diferencia básica hay entre dos personas, si las dos no quieren sufrir, sino gozar, no quieren la aplastante carga del miedo, quieren salud, unas buenas relaciones, y dinero para poder sobrevivir?

167. Eso nadie lo sabe. Pues, el futuro nadie sabe cómo va a salir.

168. La vida es un viaje en el que de pronto nos vemos en él. No sabemos nada del destino final -salvo la muerte-. Pero estamos obligados a seguir en el viaje y sus sorpresas, ya sean agradables o no. 

La vida tiene siempre junto así a la muerte, una está por la otra, se necesitan; de manera que, si aceleráramos todo el proceso de nacer y morir, cuál sería el resultado, ¿sólo muerte o sólo vida? Todo eso depende del tiempo: si es lento, lo vemos todo con más detenimiento, pero si es acelerado vemos menos los detalles. Así que nosotros no podemos ver lo que la mente intuye.

Pero lo que, sí que vemos claro en este viaje de la vida, es que existe el dolor; que hace que veamos feo todo lo bonito de la vida. Por eso, no quiero ese dolor oscuro, terrorífico, en el que mi vida se reduce a esconderme, a ver las tonterías que la mente genera, la miseria de estar dividido, fragmentado, donde ni el alimento tiene la gracia para ser comido con alegría y gozo. Por eso, toda mi energía la dedico en ver cómo me liberaré de ese dolor que siempre está ahí, junto a mí mirándome, ayudándome también ya que si está ahí es porque ha sido llamado para hacer su cometido, su trabajo: purificar, limpiar la mente, el alma, que están en el desorden de la ignorancia, del temor, el miedo a tantas cosas que están agotadas.

Entonces, el dolor se convierte en una medicina, en un gurú, que nos dice lo que hemos de hacer para que pronto o no él mismo desparezca. ¿Qué es lo que va a determinar el que me cure o no ahora, o dentro de un tiempo, unos meses, años, etc.? Indudablemente la sensibilidad para poder soportar el dolor más o menos. Es decir, hay quien ve matar a un animal y siente un gran dolor y espanto, que le lleva a respetarlos hasta el extremo de no comérselos para no sacrificarlos.

Pero hay otros, que participan en guerras donde se asesinan las personas en masa, de diferentes maneras que es mejor no describir. Donde pierden miembros, la vista, a los amigos, hermanos, parientes, vecinos, pasan hambre, frío, dolor, pero no paran de vivir siempre en guerra. Aunque a veces sea de baja intensidad, como si no lo fuera, aunque el paradigma de división y fragmentación, de conflicto, que es lo que hace que funcione el motor la guerra, siempre está presente, en nuestra manera de vivir.

14-01-2016

169. Parece que no conozcas cómo funcionan los políticos, y el mando. Cuando fue proclamado presidente del Gobierno español el Sr, Rajoy, decían que era un hombre inservible, un hombre manipulable, sin autoridad ni mando. La prensa capitalina, sobre todo El Mundo, se atrevía a decir que lo destituyeran.

Pero pasó el primer año, y el que la gente cree que manda -cuanta ignorancia- en el PP, el Sr. Aznar, crítico urdidor y contra el presidente, cada vez parece más un payaso de paja, que está acabado, fuera de lugar, viejo. 

Conclusión: el que manda es el que manda. Y si quiere mandar, porque puede, es él el que manda. Y los demás, los contrarios, los celosos, los enfermos de envidia y odio, que se chinchen, que se aguanten, que comprendan que la vida y el mundo es así y no se puede cambiar a pedir de boca. Porque es lo mejor, ya que podrían perder en ese negocio que tienen con el poder.

170. Además no se enteran, por la envidia y el odio que tienen, que genera su manera de vivir y de encarar los problemas. Ayer en el acto de toma de posesión del nuevo presidente, estaban allí la delegada del Gobierno; el ministro de Interior; un alto oficial del ejército, con sus asistentes, y todos departieron entre ellos, de manera que si uno no sabe quién es cada cual, todos parecían iguales. Se cogían de la mano o se besaban, hablaban y hablaban con sonrisas, sin nada que fuera un obstáculo para ello. Cuando decidieron irse, cada uno se despidió y salieron hasta sus coches oficiales, acompañados por sus escoltas y policías.

Los políticos, hablan mucho, se denigran y acusan de todo, pero eso forma parte de la comedia de la vida. Otra cosa, es romper la baraja. Y la baraja es la ley, que siempre se está cambiando. Si no la vida no se podría vivir. ¿Se acuerdan cuándo estaba prohibido el divorcio legalmente, o la mujer no poder tener pasaporte sin el consentimiento del esposo, ni tan siquiera una cuenta corriente en un banco, ni disponer de sus propiedades?

171. La constitución dice: que todos están obligados a pagar los impuestos para que el país pueda funcionar. Y el que no lo hace, el que ayuda a que no lo hagan, también está dentro de ese delito.

¿Llevarse millones y millones a los paraísos fiscales, para ocultarlos y no pagar los impuestos, que benefician y hacen funcionar a la sociedad, es delito o no?

172. Tú tampoco te enteras. Si hoy un militar da un golpe de estado contra la democracia española, ¿qué crees tú que hará Inglaterra, Francia, Alemania, EEUU, Holanda, Bélgica, Suecia, la Unión Europea? Les cerrarán el grifo de los dineros que necesitan, los tratarían como apestados crueles militaristas. Cuando en todo el mundo civilizado los que mandan son los civiles no los militares. Estos están en los cuarteles, esperando las órdenes de los que mandan: los civiles, los políticos.

Sigues soltando todo el veneno que te han puesto dentro de ti. Compréndelo y quítatelo que te traerá muchos problemas.

173. Pero es que no dices ni cuentas a las nuevas empresas e inversiones que llegan. ¿Te crees tú que los jóvenes empresarios sedientos de ganar dinero van a dejar pasar la ocasión para entrar en el mercado por unas nimiedades de política barata? A los empresarios les importa un rábano el que manda, ellos lo que quieren es vender lo que hacen y ganar dinero, aunque fuera al mismo diablo e ir al mismo infierno -que es lo que hacen en realidad en todos los sitios-.

174. Seguís sin enteraros. La CUP está loca por la libertad. Y por la libertad uno puede vender toda su riqueza, su fortuna. Porque el que no tiene libertad es como el que no puede respirar suficiente, le duelen los pies porque lo zapatos le aprietan demasiado. Y por la fuerza de los hechos de la vida, ante el dolor de estar padeciendo, uno pasa de todo y se libera o va a liberarse. Y final, si el dolor es muy intenso, se lo juega todo a vida o muerte.

175. ¿Cuál es la voz de tu amo? ¿O, no tienes amo? Si es así, danos tu receta.

176. Esto va a demostrar para algunos que al fin se van a dar cuenta que el casarse es un contrato -escrito o no-, un negocio, que uno emprende porque cree que no pierde, sino gana. Pero del creer a la realidad, lo que es, hay mucho dolor. Aunque no tanto, como para descartar esas ilusiones románticas, necesarias para la mayoría o para todos. Porque la vida es tropezar con la misma piedra de siempre. Porque la piedra es la misma vida.

177. El dolor es el conflicto de dos fuerzas, energías. Una que genera el dolor y la otra que lo ve y no quiere soportarlo. Y esa lucha, cuando es, hace que el dolor continúe. Pero, ¿qué sucede si esa lucha, conflicto, no está, no lo generamos?

178. El amor es alegría, felicidad. Pero este amor es muy frágil porque en un instante puede desaparecer, ya que somos conscientes de todo lo que está sucediendo.

Pongamos que vivo en un lugar apartado en pleno campo. Y se me termina la comida para poder alimentarme. No puedo ir a comprar comida hasta dentro de unos días, que es cuando viene a la zona un vendedor ambulante con su camioneta.

Pero he descubierto que hay algunas liebres que salen de sus madrigueras a comer. Por lo que he pensado que podría cazar alguna. Pero me asalta el dolor por tener que matarlas, más aún cuando sé que algunas habrán tenido crías que tienen que alimentar.

De manera que de la alegría de verlas y la posibilidad de cazarlas para comerlas, paso a la tristeza por lo que eso causaría a las liebres.

¿Cuál es la causa primera para que pase de la alegría a la tristeza en un instante? Es la conciencia de lo que está sucediendo en nosotros y en nuestro alrededor. Y es también la moral que hemos inventado y que dice que matar a unas liebres es hacerles un daño.

Por lo que el problema está en comprender el hecho de que tengo que matar para comer. Comprenderlo desde la raíz hasta las ramas, las hojas, en todas sus variedades, ya que si no mato para comer voy a debilitarme con todos los problemas y peligros que ello conlleva.

Ahora bien, al revés también sucedería lo mismo: no matar para no comer, pero podría venir la tristeza por la posibilidad de enfermar y de morir. Y sólo la comprensión total y absoluta de los hechos, tal vez nos liberaría de la dualidad del bien y del mal, de sus resultados y consecuencias.

15-01-2016

179. Aunque todo tenga un motivo, lo veamos o no, el despertar de la inteligencia es caprichoso, es como un regalo. Pero como todo en la vida, lo que llega se puede ir y desaparecer, hasta que por otro capricho de la vida vuelve a aparecer. Tal vez, con sólo abrir la puerta para que la inteligencia pueda llegar, ya está todo hecho.

180. Cuando ya no nos quieren en seguida lo sabemos, porque el sentido más desarrollado que tenemos es el de estar alerta por nuestra seguridad.

181. No, CeCii en el momento da estar enojado, no nos importa nada, porque estamos más allá de todo. Y eso es un hecho real. Pero luego cuando pasa el enojo, llega la compasión, el acto, el amor, la construcción.

182. Aunque todo tenga un motivo, lo veamos o no, el despertar de la inteligencia es caprichoso, es como un regalo. Pero como todo en la vida, lo que llega se puede ir y desaparecer, hasta que por otro capricho de la vida vuelve a aparecer. Tal vez, con sólo abrir la puerta para que la inteligencia pueda llegar, ya está todo hecho.

183. El biquini fue diseñado como una prenda para que el cuerpo estuviera más libre -no estuviera tan vestido, tapado-. Todo lo demás es accidental. Es como cuando uno abre una puerta, una vez abierta lo que se vea no es lo importante. Lo importante fue el motivo de porqué se abrió la puerta: por libertad, comodidad, confort. Todo lo demás es un regalo de la vida, o miseria humana.

184. Perece ser, que ahora según ellos todo lo hacen mal. Hasta un juez les digo ayer al Gobierno que se dejen de tonterías y que se atienda a lo que es importante. Y lo que precede es tomar posesión de un cargo e ir a lo más importante que es gobernar. 

Por otra parte también, se refirió ese juez que es una vergüenza que el fiscal del estado no actúe ante la frivolidad de decir que ‘Hacienda somos todos’, y que una juez diga en la sala de juicios que esa afirmación es sólo propagandística. Cuando la constitución dice que todos los ciudadanos están obligados a sufragar con los impuestos los bienes y servicios del Estado.

185. ¿Es mejor ir en pos de los sueños, que vivir la realidad? Los sueños, según la realidad pueden conseguirse o no. Y si se consiguen no tienen nada que sea realmente interesante, verdadero, ya que sabemos lo que son pues nosotros los hemos proyectado, provocado.

Pues lo verdadero, es lo nuevo, lo no condicionado, es como vivir de segundo a segundo sin saber a dónde vamos, qué vamos hacer.  No es por una reacción anárquica, contestaría, una reacción de ira, celos, envidia 

186. Sólo es un estudio comparado, para aclarar lo de los presidentes, por su plasticidad, aunque sea en palabras.

187. ‘’Va a recuperar la vitalidad una vez que vea que está conectado a todo el mundo si ‘le gusta o no le gusta, bizarro o reconfortante’, ya que no hay escapatoria’’.

Antes se tiene que liberar de esa actitud divisiva, y lo que la genera. De manera que esa misma comprensión de lo negativo de la división, es la misma acción. Donde ese mismo ver, comprender, y la acción son lo mismo, suceden a la vez.

188. La imaginación, que es dar rienda suelta al pensamiento, puede que se haga realidad, como no. Y lo mismos sucede con los sueños. Por eso, hasta que no se hagan realidad es una tontería hablar de ello.

189. Hay que pedir con inteligencia, no pedir como si estuviéramos embobados, medio dementes. Pues si pides no hacerte viejo, ni morir, o que un día nunca se termine, ¿qué sentido tiene esa petición?

190. Ha de ser todo a la vez: el presente y el vacío han de ser la misma cosa, en el mismo momento.  

191. Nuestros sentimientos son el resultado de nuestro condicionamiento. Cada cual tiene el mismo sentimiento ante una bandera: si no es la de su país es de indiferencia. Pero cuando a cada uno le sale la bandera de su país, entonces la emoción surge a raudales. Y eso es sentimiento. Pero ese sentimiento no sirve ni funciona con las banderas de los países de los demás. Porque cada cual ha sido condicionado para que creamos que ese trozo de tela es lo que nos une a una multitud de personas, todas emocionadas también, dispuestas a hacer lo que sea para defender lo que esa bandera representa: un trozo de tierra grande o pequeño, al que llamamos nuestro país.

Y ese mismo mecanismo psicológico es el que funciona también en el ámbito de la religión, en la política, las ideas. Por eso, el sentimentalismo, las emociones, el romanticismo, todo son actitudes que llevan al engaño, al desorden.

 15-01-2016

192. El problema no son las imágenes, porque ellas no han de parar de llegar. El problema es lo que hacemos con ellas. Si entramos en conflicto con ellas, nos peleamos, las queremos reprimir, cambiar. Porque entonces, eso mismo es lo que vamos a hacer con las personas que no nos gustan, no nos caen simpáticas, las que no piensan como nosotros.

Así que, lo mismo que hacemos con las personas lo haremos con las imágenes mentales, el parloteo de la mente. De manera que cuando vemos todo esto como un hecho que es, su verdad de ello, su inteligencia y lo feliz que es, es cuando la mente se aquieta, las células cerebrales hacen una mutación y se callan, permanecen silenciosas.

193. ¿Por qué no lo haces? Si es mejor para leer y la comprensión del texto con más facilidad.

Cuando algo que hacemos parece que es como un juego, todo parece aceptable. Pero cuando pasa de un juego a algo que es divulgativo, instructivo, comprometido, entonces hay algunas reglas y normas técnicas que se han de respetar por el bien de todos.

194. La vida, si sabemos ver su orden para funcionar como ella quiere, siempre tiene su belleza. La muerte tiene su belleza, porque es parte de la realidad de la vida. Y para que la vida sea, ha de haber muerte, para que haya creación ha de haber destrucción. Es decir, la belleza está en el orden de la vida, nos guste o no. Cuanta más aceptación de ese orden de la vida, más orden también hay en nosotros.

195. Es el vacío de la mente y su comprensión, lo que impide que el último instante vivido entre en el presente y genere el pasado. Por eso, la palabra que es el pasado, no puede describir lo que está más allá del tiempo.

196. Igual que el desorden es contagioso, también lo es el orden. De manera que si una persona que tiene orden entra en una sala donde hay personas, éstas se ven afectadas y no tienen más remedio, están obligadas, a participar de ese orden -ya sean conscientes o no-.

197. Cuando más débiles y vulnerables estamos, es cuando más necesitamos creer. Porque nos vemos impotentes ante la imposibilidad de vencer a la realidad de que estamos agotados, faltos de energía; y si no es por medio de un descanso reparador, no vuelve la agilidad, la vitalidad necesaria para responder a los retos que nos llegan a cada instante de cada día.

Cuando tenemos orden y armonía con la vida, no necesitamos creencias, dioses, santos, gurús ni maestros.

198. Todo el problema es acción y su reacción. El principio, la primera acción, no sabemos lo que es. Pero, sí que sabemos dónde está el final de la cadena de acción y reacción: en la comprensión de ese paradigma, que nos tiene en guerra desde hace un millón de años.

199. Si te sirve todo eso, sí que te sale barato. Aunque la prueba definitiva es que, si te aferras a eso, todo lo que hagas y digas no tiene sentido ni valor.

200. La opinión puede ser subjetiva, personal, una invención que no tenga nada que ver con la realidad, o que sí que es la realidad. La realidad, lo que es, es atenerse a esa realidad que está ahí, sucediendo. Es como si llega un perro donde estamos: eso es la realidad incuestionable. Eso es muy fácil de ver si es que no estamos medio dementes. Pero la complicación, los problemas llegan cuando nos referimos a la realidad, a la hora de referirnos a unas ideas, teorías, al referirnos a algunas situaciones entre personas que generan conflicto.

El conflicto puede ser interno entre la parte que quiere algo y la parte que no lo quiere. Y se soluciona comprendiendo por qué es que sucede esa división y conflicto. Pero cuando el conflicto es entre dos o más personas, el convencerse unos a otros de que su realidad es la verdadera, puede generar brutalidad, violencia, crueldad, guerra. Porque todos dicen que su realidad es la verdadera, al tener miedo de perder algo que, si se acepta la realidad, lo tiene que ceder.

Hay un relato que lo dibuja claramente: dos mujeres decían que eran la madre de un niño pequeño. Y se entabló una disputa, un pleito, hasta llegar ante el juez. A la pregunta de quién era la madre del niño, las dos le dijeron al juez lo mismo: cada una dijo que era ella. Y entonces, el juez cogió una espada y dijo. ‘Vamos a córtalo por la mitad y así cada una que se lleve una parte’. Pero, enseguida una de ellas, empezó a gritar, a suplicar al juez que no hiciera eso, que ella renunciaba; que diera el niño a la otra mujer.  Y el juez ante esa realidad, ante esos hechos que había vivido con ellas, dijo: ‘El niño es el hijo de esta mujer que ha llorado, ha sentido una conmoción por la situación que se ha generado, ocurrido’.

201. Todo pleito, desavenencia, conflicto, agravio, ¿no crees que siempre es entre dos? Puede que uno de los dos diga, que él no tiene ningún problema con el que le reclama algo que dice que es suyo; y dice que no quiere saber nada de todo eso. Ese recurso, tiene poco de sensibilidad, ni de inteligencia. Porque la inteligencia es libertad, y ¿cómo puedo ser libre si siempre que me veo contigo, te tengo miedo, me entran ganas de agredirte, porque cuando hablamos empezamos suaves, pero al poco tiempo al ver que no nos entendemos, empezamos a gritar, a insultarnos?

¿Así se puede vivir, sin ver la belleza que hay en todas partes? El problema es más grave cuando uno se aprovecha económicamente de otro, que por su destino al tener más poder quiere que se le obedezcan sus mandatos y decisiones.

¿Tan difícil es esto de ver, de comprender que con agravios no podemos vivir con gozo y alegría, sino que lo hacemos emponzoñados, feos, brutales, autoritarios crueles? Por lo que todo el problema, el conflicto, es falta de respeto al otro, que por lo que fuere, porque el destino lo ha querido, tiene razón y me va a hacer perder algo que creo mío, cuando no lo es.

202. Todos los nacionalismos, grandes y pequeños, tienen el mismo objetivo: ser soberanos en su territorio o país. El problema está cuando hay naciones sojuzgadas dentro de otras, menos poderosas, que son tratadas y explotadas injustamente. El problema se agrava más aún cuando un nacionalismo es monárquico y otro es republicano. Y ambos tienen mucho que perder.

¿Tiene esto solución alguna, pacífica, sin vencedores ni vencidos, sin que nadie salga agraviado? Sólo con un cambio fundamental internamente, en el que la compasión sea lo más importante, todos los problemas dejarán de serlo.  

17-01-2016

203. No es temor. Es lo que es, lo que representa, lo que genera: todo lo viejo, lo carca, lo que ya no sirve para poder vivir todos, vistan como vistan, piensen como piensen, vivan de la manera que vivan. Y es que le tienen miedo a la libertad. Pues como son o representan a los ricos, tienen miedo pues tienen mucho que perder.

204. ¿Cuál es tu solución a los problemas, pues si lo destruyes todo no querrás vivir en la intemperie, verdad, tendrás que hacer alguna propuesta seria, que lleve en ella implícitamente la solución que ha de pasar porque haya el menos desorden posible, entendido éste como la falta de respeto, los agravios, las injusticias?

205. ¿Desde cuándo si uno dice que quiere vivir en libertad -no en una dictadura militarista, etc.-, ha de tener miedo a esa libertad y lo que genere consigo? Cuando llegó la revolución industrial, los carcas, los fachas, no la querían, porque los trabajadores también querían participar de los beneficios, es decir, que les subieran los sueldos, que les concedieran derechos laborales, las vacaciones, y el no trabajar de sol a sol, el derecho a votar para las mujeres, el fin de la explotación mediante el trabajo infantil.

Y resulta que todo eso, ahora parece tan lógico, tan adecuado que se pidiera, reclamara, y se consiguiera. Pero no salió de la pared, esos avances en el humanismo para conseguirlos, hubo conflictos, muchos muertos y desgracias, hombres y mujeres en prisión.

¿Queremos pasar por eso otra vez -ese dolor de la violencia, esas muertes y sus desgarros, esos odios que se heredan y persisten- cada vez que hay que cambiar las estructuras porque se han hecho viejas y ya no sirven para poder convivir entre nosotros? 

206. Ser demócrata: Aunque lo que digas y propongas va en contra de mí, no hay ningún problema que sigas en esa actitud. Pues la democracia se basa en la libertad de expresión, de proponer reformas, nuevas leyes, para que la convivencia sea más justa, y, por tanto, genere orden -que no es ni tuyo ni mío, ni de nadie, sino la realidad, lo que es-. 

207. ¿Qué entiendes por: ‘la voluntad inicial de los votantes’? Votantes hay muchos no solamente los tuyos. Así que, hay que aparcar las ilusiones imposibles y atenerse a la realidad que son los votos contados. Y al final de todo, lo que cuenta es el montón de votos con tal de conseguir el poder, fin último del político. Ya que es de la única manera que puede hacer realidad sus ideas y maneras humanistas, demócratas, o no. 

208. Entérense de qué va la democracia, cómo funciona, cuáles son sus maneras, y si hay algo mejor que ella. Pues en democracia tan importante es ganar como perder. 

209. Te has olvidado de unos cuantos ladrones bien gordos que son amigos de los que mandan y van de arriba abajo por la calle. Si miras sólo una parte del cuadro de la corrupción, y sólo ves a tus enemigos, entonces tú mismo también eres corrupto. 

210. ¿No se han dado cuenta que los socialistas, por la fuerza de sus hechos, los actos de humanismo, siempre son demasiado avanzados, modernos, para ustedes que aún siguen pensando con el viejo estilo de ordeno y mando -es decir, hago lo que me da la gana-?

Su estilo siempre ha estado acabado. Y, ahora, que es lo importa lo sigue estando más. Porque cada vez se ve más claro, ya que la sociedad siempre avanza hacia más libertad, más respeto, más igualdad, más socialismo o comunismo, o como lo quieran llamar. Y esa es su asignatura pendiente: el respeto por todos, pues todos somos iguales en derechos y obligaciones. 

211. Por fin los socialistas han hecho algo moderno, progresista: ponerse del lado de los menos afortunados, los que menos tienen, los explotados, los maltratados, los pueblos que buscan su liberación de los que los oprimen. ¿Les suena esa música, ese ritmo, ese humanismo, esa compasión? Eso es la izquierda en acción.

Que, por cierto, cuando la derecha la escucha se pone a temblar. No por miedo, sino porque sabe que ha llegado la hora de hacer justicia, de reparar agravios, hacer la

Revolución no violenta, sino la de la más pura lógica, que es llenar los vasos vacíos porque los que ya están llenos no les cabe más y les sale por todos los bordes. 

212. Cuando yo soy tú. y tú eres yo, todos somos lo mismo. De modo que, si tú sufres, yo también sufro, ya que estamos implicados totalmente en la vida. 

213. Si vas a algún lugar donde no se paga, avisas y nos iremos allí.

Si no pagamos no habrá nada, será la anarquía y más locura. Lo que tenemos que hacer es apuntar bien a quiénes votamos, si son ladrones a ninguno. ¿Quiénes son los ladrones? Todos. Pero los que más roban son los ricos, los más ricos, porque necesitan más, gastan y derrochan más desde siempre, están acostumbrados a eso desde varias generaciones. 

214. Quieren cambiar lo incambiable. ¿Qué ve uno por la calle, toda clase de personas, no, los que nos gustan y los que no? Pues en un parlamento, todo lo que hay por la calle, de alguna manera está allí. Y el que no lo comprenda, es porque tiene un problema mental -no se ha desarrollado-, pues lo quiera o no, le guste o no, esas personas que algunos ven extravagantes, han de estar allí cuatro años por lo menos. Así que, vayan preparándose que aún no ha empezado la función. Pues la función empieza cuando comiencen a dirigirse la palabra, a discutir, a protestar, a hablarse de tú a tú, a calentarse y hervir la sangre, etc. Tal cual como hacen los viejos diputados encovados, de alguna manera atrapados en sus asientos. 

215. No crees que decir públicamente cuál es tu preferencia a la hora de votar o no votar a favor de una opción política, es algo contraproducente; tanto para ti, como para los demás. ya que los comes el coco.

O tal vez lo haces porque tienes miedo de perder el trabajo si no les demuestras que eres un gatito doméstico, servicial, de sus dueños. 

216. Y al revés también. Pues todos somos iguales, ya sean mujeres u hombres. Todos deseosos de conseguir placer, seguridad, algo a que agarrarse. Sin darse cuenta que la seguridad no existe. Sólo existe la absoluta inseguridad para todos. Por lo que al querer conseguir algo que no existe, nos dividimos de la realidad, de lo que es, y empezamos a generar todo el desorden que está en todas partes donde uno vaya. 

217. Esto tiene que verse en realidad lo qué es. Pues la tierra es como una gran prisión para todos los que viven en ella. Entonces, ¿cómo se puede hacer algo diferente, distinto de lo que siempre hacemos?

Por eso, en realidad el cambio no es hacia fuera, sino hacia dentro. Si uno está bien, en paz, lleva una vida de orden, no necesita grandes aventuras ni cambios ni acciones sorprendentes.

18-01-2016

218. El alma como está atada al cuerpo, no tiene más remedio que ajustarse a los cambios y al deterioro. Ya que un alma joven, o siempre joven, como su vehículo ha envejecido si no lo cuida y se somete a él, va a acelerar su deterioro, fracturas, roturas, enfermedades. 

219. He pasado por todas las escuelas, religiones y sistemas, pero nada me sirvió en realidad, porque no sabían nada como yo. Así que me las tengo que ver solo con la realidad. Y eso es lo que me hace libre, feliz.

220. Cuando algo nos desborda, nos disgusta, desespera, es porque estamos inatentos, distraídos. De manera que cuando me doy cuenta que estoy inatento, es cuando vuelvo a estar atento.

221. Mal asunto se cerrarse y perder la libertad.

222. Es que él se corrupto y está rodeado por corruptos a puñados.

223. El amor es la vida en acción, en directo, donde cabe todo: lo nombrarle y lo innombrable, desconocido, todo lo que pueda suceder.

224. Aunque hay libertad total de acción, cada cual sabe que tiene una responsabilidad en la vida para que haya orden. Si uno opta por una acción cualquiera ha de saber que eso va a revertir en él. Y en ese revertir están las malas o buenas consecuencias. De manera que cada cual ha de saber el terreno que está pisando. Pues cada uno es el responsable de sus acciones; y le va venir el resultado acorde con su acción.

225. En última instancia tú no sabrás porqué el Sr, Rufián, ha sido elegido o si él se ha ofrecido. Tu condicionamiento te hace imprudente y mal educado.

226. Si hurgas en una única dirección sacando todo lo malo que tiene, pero no dices nada de los otros, que son sus contrarios, que son igual, entonces estás haciendo lo mismo que los que críticas: eres un corrupto que altera la realidad, mintiendo y falseando, para sacar un beneficio. Y es por eso, por lo que se le dice a uno que es un facha.

227. Esa palabra robar; y el ejemplo de ‘un ladrón que me va a robar y le doy la llave de la casa para que no me rompa la puerta’. No es lo mismo que el tema que estamos tratando. Además, si tú llegarás a ese extremo, y no eres un medio demente, lo harías por algo, ¿no? Por lo que tú mismo le lavarías la maldad a ese ladrón.

228. Pero, cuando votamos lo que hacemos es darle la libertad al que votamos para que gestione de la mejor manera posible los votos. Pues los políticos lo único que quieren y necesitan es ocupar el poder. De lo contrario, si no llegan al poder, su proyecto político no se puede aplicar. Y entonces, todo es un fracaso.

Y por eso, es que los únicos que saben los entresijos del poder, son los políticos que están siempre entre esos entresijos -los que vemos y los que no podemos ver-. Nosotros en realidad, sabemos bien poco de las relaciones íntimas, secretas, estratégicas, trascendentes e importantes, que tienen los demás.

229. Pero, ¿no te das cuenta que lo ha votado el pleno por mayoría de los diputados del Parlamento, para que pueda ser el nuevo presidente?

Parece ser que te gusta la jarana, eres poco serio, o estás aburrido, ocioso, como los perros sin pulgas; y te dedicas a molestar a los que, sí que tienen un verdadero interés de descubrir lo que hay de negativo, de mentira, o no.

230. Gracias por la aportación.

Cuando el amor llega, uno no se da ni cuenta; no tiene fecha ni horario, ni fecha en el calendario cuando el orden, las ganas están completas. Cuando el amor llega, uno está completamente perdido -según los demás- porque todo lo ha encontrado.

231.  El error en parte es de uno. Porque solamente uno es el que puede generarse orden o desorden. Seguir a los otros, a lo que dicen los demás, a los libros, a los dioses, a los maestros, los que dicen que saben, es generar desorden en su vida.

19-01-2016

232. Si pudiera ser cierto lo de que los astros inclinan, pero no nos arrodillan. Entonces, los cielos, aunque se volvieran locos no nos arrastrarían en su locura. Que, en la tierra, esa locura, se transforma en desorden, caos, anarquía, violencia, guerra.

233. La fe es una creencia. Y la creencia puede ser una ilusión o no. El trabajo de los seres humanos es descubrirlo por ellos mismos sin intermediación de nadie ni nada más que su inteligencia, lucidez.

234. Cuando hacemos que cualquier acto cotidiano sea sagrado, todo lo que hacemos es amor. Tal vez, el amor sin algo que lo llame no pueda ser.

235. Cuando uno tiene mucho tiempo para hacer lo que le da la gana -la ociosidad prolongada, como norma-, es cuando entran todos los males. ¿Se puede vivir encerrado en una habitación sin la complicidad o ayuda de otros? Los que le compran la comida, se la cocinan y sirven, los que le lavan la ropa, las sábanas, le limpian la habitación, los que cuando se estropea el ordenador lo tienen que arreglar; los que llaman al fontanero, al electricista, al albañil, porque hay que reparar algún desperfecto, y tienen que recibirlos cuando llegan para indicarles dónde está lo que hay que arreglar; esas personas que tienen que gestionar el lugar donde vive encerrando, no son todos esos cómplices, consentidores, de esa manía de quedarse solo en casa, en la habitación, sin salir casi nunca.

El ser humano, como un animal que es actúa como ellos: va probando, exigiendo, aprovechándose de los demás, desarrollando la autocompasión de una manera patológica. Y una vez conseguido, actúa como un emperador que dice que está enfermo, necesitado, ha de ser ayudado. Y desde ahí, puede inventarse una enfermedad, que sería las ganas de vivir sin trabajar, sin hacer nada -salvo lo que a él le excita y a lo que está atrapado: el ordenador, Internet, etc.-.

236. Estando básicamente de acuerdo contigo. Tú sabes que cada cosa llega cuando tiene un lugar y un momento oportuno para poder ser y desarrollarse. Muchas enfermedades modernas tienen su raíz en la abundancia: comida, bebida, vida ociosa, sedentaria, es decir, lo que se conoce vivir como ricos. Y tanto la riqueza -el derroche y el despilfarro-, como la pobreza, generan sus miserias.

237. Un sannyasin, es un hindú devoto religioso -sin religión alguna-, que no trabaja ni tiene identidad. Y vive mientras puede yendo a pie de sur a norte de India, alimentándose de lo que le dan, durmiendo donde puede. No tiene ni lleva dinero ni bulto alguno. En India son respetados y tratados como poseedores de santidad. Son lo que aquí llamaríamos trotamundos, locos, que viven en su mundo aparte, porque su manera de vivir es tan radical y extrema -son vegetarianos, no pueden matar ni a los insectos que van por el suelo o los mosquitos que les pican-, que la relación con ellos es muy rara. Aunque su presencia para los que los ayudan dándoles comida y refugio, ropa, la consideran beneficiosa por su santidad que transmiten: el renunciamiento total, sin nombre ni apellidos, sin ninguna posesión. Las autoridades civiles también los toleran en sus peculiaridades, ya que su personalidad, sus maneras, son indiscutibles para un hindú, que tenga respeto por la religión, los devotos, y sus costumbres de vivir.

338. Si pudieran comprender que la libertad es amor -lo sagrado-, ¿cómo iban a sostener esa manera de vivir donde todo parece una dictadura de locos hambrientos de no se sabe bien qué? ¿Será por qué los reyes y los príncipes, los ricos, los que mandan, de esos países son tan machistas, hasta tener un harén exclusivo para ellos -los dueños-, que aceptan, promueven incluso legalmente, ese estilo brutal, salvaje de tratar a un ser humano como si fuera una máquina de proporcionarle tanto el placer sexual, como el placer de saber que es sólo de él y de nadie más? Y, que luego los vulnerables e ignorantes personas -la masa, la multitud-, los copian; como si eso tan macabro fuera un signo de distinción cortesana, aristocrática, social.

239. El problema de la vida es que, para vivir, hay que comer, beber, atender a las necesidades del cuerpo. Es decir, somos materia pura -no somos espíritus inmateriales-. Y, la materia ha de transformarse, colisionar, destruirse, desaparecer, competir para imponerse. Ese es nuestro programa, nuestra programación. Y como no queremos morir -para dejar de matar-, hemos de luchar para vencer, triunfar a la hora de conseguir lo mejor -el mejor alimento, el mejor territorio de caza, las mejores hembras, parejas-.

La pregunta es: ¿Podemos vivir dejando esa programación, ese condicionamiento, ese paradigma de lucha, de querer vivir al precio que sea? No podemos, porque como ya se ha dicho el cuerpo necesita ser salvaguardado de los otros que lo quieren destruir, necesita alimento, cuidados, necesita desarrollar sus posibilidades en todos los ámbitos: crecimiento corporal, sexual, de aprendizajes.

Por lo que cabe es, darse cuenta de lo que somos, de qué somos capaces de hacer en cuanto a la maldad, verlo como lo peligrosos que somos para nosotros y para los demás, y a partir de ahí que se genere el orden al generar la menor maldad posible en la naturaleza y en todos los demás.

240. No te olvides de los vascos, que eran los malos a los que había que eliminar no hace mucho tiempo. Aún están las prisiones llenas de ellos, después de años sin actuar violentamente.

Por cierto, que igual que a unos les mueve el amor a algo que quieren y estiman; eso mismo les pasa a todos los demás: les mueve el amor a lo que quieren y estiman. Pero no por eso hacen tonterías infantiles, como agredir a los demás, creyendo que ellos son especiales y las consecuencias no les afectarán.

241. Cada uno tiene su tiempo y sus maneras de encarar la vida. Pero no hay camino ni sendero a la verdad. Pues todo se puede convertir en un camino, si lo usamos y lo descartamos a cada instante que va pasando; de manera que no quedemos atrapados, y entonces acabados.

20-01-2016

242. Eso no vale. Pues lo malo que les sucede a los demás es un falso consuelo. Pero no es nuestra realidad, nuestra experiencia directa. Es como decir, hay unos que viven en la calle, pero yo vivo en una casucha con goteras, con las puertas que no se cierran, etc. Es decir, soy un desgraciado, pero aún los hay que son menos afortunados que yo.

El compararse, el contratar, es hacernos daño unos a otros, porque es imitación, generamos lo mejor. Pues empezamos a decir que tú eres menos o más que otro. Cuando eso no tiene ningún valor. Pues cada uno es como es y eso, tal vez, no se puede cambiar.

243. No se trata de una segunda oportunidad para conocer a una persona. Se trata de vivir la vida con ella. Pues la vida es destrucción, amor y construcción en una dinámica que no tiene fin.

244. Las cosas son más sencillas. Son o no son. Por qué tener deseos, prisas, en querer conseguir algo que tal vez no es posible.

Todo depende de la necesidad. Si hay necesidad, algo ha de llegar. Y lo que llega siempre es lo nuevo.

245. Todo depende del tono como lo digamos: si tenemos compasión lo que digamos sonará y llevará cariño, afecto, alegría.

Es preciso un cambio radical ahora desde la misma raíz, que mute a las células celébrales para que se aquieten y dejen de estar neuróticas.

246. La verdad, el orden, no es de nadie, es lo que es, lo que está sucediendo ahora. Y en el ahora no hay tiempo como pasado, presente, futuro, como ayer, hoy, mañana. Lo que está sucediendo o vaya a suceder no es de nadie, es del universo, que todos participan quieran o no con sus pensamientos y acciones voluntarias o no. Pero que en realidad no son nuestras acciones, sino el fruto de nuestro condicionamiento, nuestra cultura, programación, paradigma.

247. ¿La igualdad existe o puede existir en absoluto? Es porque estamos condicionados, nos han lavado el cerebro, que repetimos palabras bonitas para el oído, para consolarnos, para que nos dejemos llevar y dirigir por algunos que viven en desorden, confusos.

Si miramos el mundo, una parte, sobre todo la del norte, tienen y les sobra de todo. Pero en la parte sur, hay pobreza, miseria, hambre, enfermedad, desorden, caos. La pregunta es: ¿Por qué nosotros los que vivimos en la riqueza, la abundancia de todo, no hacemos las cosas de manera para que no sigan siendo pobres?

Si miramos donde vivimos, en nuestro barrio, calle, allí también hay pobres, personas desesperadas pues no tienen trabajo ni dinero para subsistir. La pregunta: ¿Por qué no hacemos algo para que esos vecinos, que pueden ser amigos, no vivan en la pobreza?

Si miramos el país donde vivimos, vemos sitios, lugares, regiones, donde se vive diferente de las otras zonas más desarrolladas, viven con menos recursos pues su destino no ha desarrollado la industria, los bienes de servicios; tienen menos universidades, institutos, pues tienen también menos habitantes.

En todos los casos, el mundial, el del vecindario, el del país y sus regiones más atrasadas, todas tienen el mismo problema: son más pobres que los otros. Ahora viene alguien y nos dice: ‘Vótame a mí, que yo voy a solucionar los problemas de la pobreza, de la miseria, de la desigualdad’. Y entonces, uno se lo puede creer o no. Así que, cada cual que discurra y vea por sí mismo qué puede hacer él primero; y luego, qué pueden hacer los políticos, los religiosos, los que se dedican a los servicios sociales para paliar la pobreza.

248. Lo que demuestra lo mal que estamos es que se convoque una rueda de prensa para decir lo que ya se sabía: nada nuevo; cada pájaro a su árbol.

249. La emoción, ¿no es causante de desorden, confusión? Pues, ¿la emoción no es relativa, fruto del condicionamiento? Uno puede escuchar un canto que le rememora una situación vivida agradablemente; pero otro, que no la conoce, le es indiferente; o si la conoce y no le gusta, siente fastidio, rechazo, que serían unas malas emociones.

Así que las emociones, los sentimentalismos, son fruto de nuestras mentes deseos de seguridad, que al recordar y emocionarse se sienten consoladas, seguras.

Pero la emoción es más peligrosa cuando se identifica en un dogma, creencia, idea o teoría, religión, política. Que otros lo rechazan y se ven abocados al conflicto, al desorden, la confusión, la violencia.

¿Y, qué dicen de la emoción que tienen a una tela coloreada, la bandera de su país?

250.  Primero. ¿Por qué esas ganas de uniros en el Parlamento, si sólo se trata de ganar votaciones o no? Si tú propones una ley, y se tiene que votar para que se apruebe y se pueda aplicar, ¿qué importa estar unidos o no, atrapados, en una coalición, si la voto porque es adecuada, o no la voto porque es negativa, inadecuada? Eso quiere decir, que hay algo más, algo inconfesable para las personas.

También parece absurdo que uno apadrine, apoye, dirija, a unas personas que quieren hacer lo que él no quiere. Es como ponerse en manos de uno que no quiere lo que tú quieres.

251. Falta saber de qué grado, y nivel, es el ataque. Si uno nos insulta es una cosa, podemos no hacerle caso. Si otro nos empuja y quiere pegarnos, podemos eludirlo. Pero, si otro nos pega, quiere hacernos un gran mal, empezando por nuestro cuerpo, ¿cuál será la respuesta? Ahora no lo sabemos.

252. El pensamiento es necesario, de otro modo no podríamos existir. Pero ese mismo pensamiento, también es el problema. Por lo que el pensamiento psicológico, no el que sabe cómo me llamo, dónde vivo, ha de desaparecer.

¿De qué manera desaparecerá, ya que lo hemos intentado con todo, la religión, la política, con la música, las artes, los ejercicios corporales, las drogas, toda clase de ideas y teoría ilusorias, el seguimiento a los maestros, los gurús, a las autoridades?

Sólo comprendiendo que nada que vaya contra el pensamiento, lo hará desaparecer que éste cesa. Pues al no luchar contra el pensamiento, existe la unidad interna en nosotros; donde el pensamiento y su parloteo no puede ser. El pensamiento es el fruto de la división interna, es un estado neurótico, que inventa el ‘yo’, el ego, como algo real cuando no lo es.

De manera que, comprendiendo el origen, la raíz de esa división, que es el ego, el ‘yo’, no hay huida ni nada que nos divida de eso que siempre está ahí, el pensamiento, que ahora está quieto, sereno, armónico.

21-01-2016

253. Ahí, en querer apropiarse de Can Vies un espacio municipal de todos los barceloneses, demuestran lo fachas que son. Ni ley ni nada de nada. ‘Aquí estoy y esto lo ocupo y es mío’; siendo que no lo es, pues no tienen papeles ni escrituras. El propietario es el Ayuntamiento de Barcelona.

Se creen que porque sus maneras, vestirse y comportarse son de ‘pobres’ –que no lo son-, ya tienen carta blanca para todo. Pues no, son fachas peligrosos que pueden arrasar y destruir mobiliario urbano, incendiar coches, romper escaparates, cristaleras, con extrema violencia, como manera de solucionar los problemas, lo que quiere decir que son salvajes, tanto ellos, como los que los apoyan y defienden.

254. Son fachas, mimados por los que los usan para desgastar el gobierno, y por los ‘viejos’ que aún se creen que, con violencia urbana, además de humillar al que manda, van a conseguir lo que no se puede conseguir: apropiarse de lo que no es de uno, sino de todos.

355. Esos a los que se les tienen que pagar la extra de hace años, no lo necesitan para comer. Lo necesitan para viajar, divertirse, para la segunda residencia -pues, con una aún no tienen bastante- derrochar en ropa, comida y toda clase de caprichos.

256. ¿A cuál parlamento, al de España, Andalucía, Valencia, Cataluña, etc.? Pues, parece ser que estamos en un momento de inestabilidad en todos los ámbitos políticos, económicos, sociales como siempre, Y las instituciones parecen cacharros viejos.

257. Tú no los has visto mandar todavía. ¿Te imaginas a esos fachas asalvajados teniendo todo el mando en sus manos?

Sé que no lo son todos. Pues que se vayan y dejen solos los que sí son violentos salvajes.

258. Una pregunta: ¿Tú nunca has trabajado con personas que no tenían tu experiencia y capacidad, y seguramente en muchas cosas ibas delante y les tenías que ayudar, informar, tener paciencia?

Para Luis Barcelona: Ese país tuyo que era ‘rico y pleno’, estaba bajo la dominación de una cruel dictadura militar -que seguramente tú aceptabas y estabas de acuerdo con todo lo que hacía-. Y ese lo cambia todo, toda referencia y comparación no tiene sentido.

259. Lo real, lo verdadero, para bien o para mal, es que cada cual ha de ver por sí mismo, de primera mano, la realidad, lo que es, la verdad. Es de la única manera de aprender, de ser libre, incondicionado.

260. Los sueños y su posible realización, la mente, los dioses, todo está relacionado. Pues, la cuestión es que la mente puede inventar, ver, crear, todo lo que cree que necesita, ya sea real o imaginario.

261. Gracias, Lucía, por tus aportaciones y trabajo.

262. La comparación es negativa, porque nos hace imitar, nos hace conservadores porque tenemos referencias de lo que ha de ser. Lo nuevo, lo que no sabemos lo que es, es lo que nos hace realmente enteros, llenos de belleza; esa belleza desconocida que llega cambiando lo feo en dicha.

263. Cuando nos damos cuenta que la seguridad no existe, es cuando acaban los problemas de lo que debemos o no debemos hacer.

Lo que debemos hacer es ver dónde está lo negativo y descartarlo radicalmente; sin tener un esquema ni plan predeterminado.

264. Ninguno es pobre ni necesitado. Son derrochadores. Todos viven colocados, gastan más en caprichos que en las necesidades básicas.

265. Hoy he leído tu entrevista publicada ayer en el diario…  Gracias.

Si decimos que algo es lo mejor, la solución tanto a nuestros problemas corporales, como los problemas psíquicos, de la vida, ¿no crees que nos estamos dividiendo de la realidad, de lo que es, de la vida? Pues la vida, es vivirla en su totalidad, es no estar aferrado ni atrapado por ideas o teorías; ya que éstas, que son conceptos, no nos pueden llevar a la verdad, ni la realidad de lo que es la vida.

La vida es todo: el movimiento y la quietud, el silencio y su ausencia, la salud y la enfermedad, la vida y la muerte, lo feo y lo agradable. Y no podemos negar ninguna parte, agarrándonos a algo como consuelo, porque de esa manera nos dividimos.

Y todos los problemas que tenemos tienen su raíz y origen en la división interna.

266. ¿El miedo y el amor pueden ir juntos, cogidos de la mano? ¿Por qué nos agarramos, nos aferramos, a las ideas, a las teorías, a los dioses, a una religión, a la política, si todo eso nos divide tanto internamente, como externamente de los demás? Es porque no estamos bien, que necesitamos algo que nos consuele, algo que le dé sentido a la vida.

Pero como la vida el único sentido que tiene es cuando no estamos divididos, todos esos inventos, consuelos, que no son hechos, sino que es lo que me gustaría que fuera, al dividirnos de la realidad, seguimos estando mal, en el mismo sitio de siempre. Buscando ayuda fuera de nosotros, en vez de ver que la única ayuda que existe está dentro de nosotros. 

23-01-2016

267. Todo dogma, por serlo, tiene su punto que no encaja, imposible, absurdo. Si como se dice, todo lo que pedimos lo conseguiremos, ¿cuándo pedimos no enfermar, no hacernos viejos, decrépitos, no lo conseguimos y hemos de pasar por todo eso?

268. Enseñar es como cuando recibimos una visita y le queremos enseñar el apartamento. Y le decimos: ‘Mira esto es el salón; esto es la sala de estudio; esto es la escalera que lleva a la segunda planta’. Y la persona que está mirando las partes del apartamento, tiene libertad total para ver, observar, decir lo que quiera, cuestionar.

Y desde ahí abarca a toda la comunicación ya sea verbal o no.   

269. Los opuestos no se atraen, son iguales, son como estar juntos. Aunque cada uno esté en un lado diferente a otro.

Lo que sucede es que dos personas se juntan cuando tienen una misma capacidad energética. Es como cuando dos boxeadores pelean: han de tener la misma envergadura, sino la lucha no tendría asentido. Sería como un gigante peleando con una persona normal y corriente. Por lo que el gigante encuentra a otro gigante. Como cada uno encuentra a los mismos de su envergadura, ya sea física, psíquica, intelectual.

270. Las huellas que nos dejan los otros, si no se entienden, comprenden, vivimos en persona, no sirven de nada. Lo de los otros está muerto, no sirve.

271. Las palabras, los pensamientos, las ideas, sobre la realidad, lo que es, la vida, son un obstáculo pues sólo la acción es lo verdadero en la vida

272. Gracias, Lucía, por tus aportaciones y trabajo.

273. Pues aun sabiendo que tienes razón, creo que sería interesante que nos informaras, sugirieras alguna cosa. Para que así todos los que te leemos, participamos en el foro, tengamos información de algo que tal vez desconocemos.

Todo eso, Idaly, si tienes tiempo y te apetece.

274. Todo lo que viene se tiene que ir, por eso no te aferres a nadie ni a nada.

275. Si tú supieras lo que te pierdes por ser un nacionalista centralista fascista español, no dudarías ni un solo instante en dejar de serlo; pues ganarías la paz y el orden para tu país. Y esa es la misión de los políticos y de todas las personas: el orden que lleva a la paz. Así que, si no hay orden, no habrá paz. Fascista quiere decir tozudo, cazurro, en las ideas, falto de modernidad, falto de humanismo.

276. He sabido de ti al ver accidentalmente un comentario tuyo en Facebook, en relación con el derecho a la consulta sobre la independencia en Cataluña.

Quiero decirte, que el PSOE en su mayoría, como partido de izquierda está acabado. ¿Pues es de izquierdas ser monárquico, defender a los reyes y sus maneras, defender el nacionalismo centralista facha español, brutal, cruel? ¿Por qué tú lo eres durante tanto tiempo en que has estado en el gobierno?

277. El orden, es amor. Porque nos da paz interna, al no tener que esperar nada; es decir, al no tener enemigos a los que queremos destruir.

278. Ante la realidad, no hay ataque, ni silencio, como defensa. Pues en una pelea el ataque y la defensa se intercambian a cada instante.

279. El olor es el mismo dolor de siempre, no importa que sea el del píe o la cabeza, de una mala noticia, como la pérdida de algo.

280. Buena parte del éxito en lo que hacemos, está en hacer lo que nos hace felices. Ya que, si somos felices quiere decir que la división, el ego, el ‘yo’, no están.

281. Está claro que los viejos, carcas, fachas, siempre se resisten a desaparecer. Pero todo es una ilusión, engrandecida por los que los escuchan y hacen caso. Los viejos al casino, al bar, al parque a tomar el sol o la sombra, a ver a sus parientes y amigos. Para todo lo demás, son un impedimento, un obstáculo.

282. La vejez es una enfermedad mental y física que no tiene cura.

283. Cuando ocupó el poder Felipe González, sus amigos y colegas, la mayoría parecían gitanos, pobretones sin afeitar, descarados y con falta de respeto. Tal cual está sucediendo ahora.

Y se decían los mismos comentarios que se publican ahora: que eran novatos, inexpertos, faltos de educación -no estaban domesticados por el poder-; que nos llevarían al caos, a ruina, a la destrucción del país, su sagrada -según dicen ellos- e indivisible España.

284. ¿Te parece poco lo que ha sucedido y sucede cada día: salen los ladrones que trabajan en diferentes escalafones para el gobierno, como si fueran hormigas que salen del hormiguero a centenares? Y no se sabe ni sabrá todo lo que han robado, están robando y robarán; no se saben las mentiras, las falsedades, el cambiar la realidad, poniendo otra que más gusta y beneficia.

285. PSOE: ochenta o noventa por cien de viejos, tanto por edad como por mentalidad. Podemos: ochenta o noventa por cien jóvenes en todos los aspectos. Según la ley de la vida, ésta -la vida- va a favorecer a los jóvenes y a apartar o eliminar a los viejos. Tengan razón o no, sean cuerdos o no.

24-01-2016

286. Si alguien me ama, me observará la manera cómo vivo, como amo. Y los demás, me amarán.

 287. Los sueños, son para soñar, pensar con ellos, para así creer que no estamos tan solos. Los sueños, como un invento de diseño de cada cual, pueden ser adaptables a cada persona -a su inventor, creador-. 

Pero los sueños duran lo que uno tarda en darse cuenta de que son como los cuentos de los reyes magos, santa Claus -Papá Noel-, de que los niños al nacer los traen las cigüeñas, y todas las fantasías supersticiosas religiosas. ¿Tienen sentido estas leyendas, sueños, alucinaciones?

Como metáfora instructiva tiene su sentido -como toda la mitología-, pero ha de advertirse que todo es una mentira. De lo contrario, seguiremos educando a los niños, tiernos e inocentes, en la falsedad y la mentira, como si fuera la cosa más natural y adecuada del mundo. Pero que a la larga genera una cultura de corrupción e inmoralidad que abarca todas las facetas de la vida.

 288. El pasado sólo en el ámbito material, científico, técnico tiene su utilidad. Pero en el ámbito espiritual, psicológico, es un impedimento. Ya que, en el presente, en el ahora, el pasado no tiene cabida, queda disuelto, aniquilado.

 289. La aceptación sólo puede llegar cuando no tenemos ninguna imagen de nosotros, ni de los demás. Cuando tenemos una idea de cómo tengo que ser, cómo tienen que ser los demás, es cuando la aceptación no es posible. Porque la imagen que creamos de nosotros y la de los demás, es una ilusión, es algo imposible.

Es como les pasa a los perros de carreras en los canódromos, donde corren tras un trapo que hace de liebre a la que nunca pueden coger. Nuestra ilusión hacia lo que queremos ser, y queremos que sean los demás, lo que genere será más de esa ilusión. Por eso, es preciso descubrir, comprender la manera cómo funcionan nuestros pensamientos, con el miedo, y el deseo de huir de lo que somos.

290. ‘Tú haces de los días lo que realmente quieres que sean. En esta vida no tendrás carga mayor que no puedas soportar’.

¿Por qué queremos encarar los retos de una manera desafiadora, en la que se genere la actividad del ego, del ‘yo’? Cuando decimos que algo es de una determinada manera, sin admitir posibilidad alguna para poder alterarse, cambiarse, es cuando nos bloqueamos y nos quedamos encerrados en el círculo del absurdo, del ’yo’. La certidumbre en el ámbito psicológico, hace que nuestra vida funcione inadecuadamente.

Lo inadecuado es la ignorancia del ego, del ‘yo’, que es el egoísmo de lo ‘mío’ y lo ‘tuyo’, de ‘mi’ país y ‘tú’ país, de ‘mi’ religión y ‘tú’ religión, de ‘mi’ idea y ‘tú’ idea. Y esa división tan normalizada, asumida, inconsciente, es la que nos lleva a la lucha, a la contienda, a la violencia, a la guerra y sus matanzas en masa.

291. Sin comprender qué es la envidia, los celos, qué son, cómo se originan, ¿cómo podremos ir más allá de todo eso y sus consecuencias?

Nosotros tenemos miedo de quedar atrás, relegados, de quedarnos solos, de ser un don nadie, un vulgar ser humano, una persona sin importancia alguna. Ya que eso significa que estamos yendo contra nuestra programación, nuestro condicionamiento, que dice que hemos de ser los mejores, triunfar, pelear por ello, pelear por una pareja, por un empleo, pelear para tener abundante dinero, ser el mejor, o ser el macho o la hembra alfa. Ya que creemos que así todos nuestros males desaparecerán. Por tanto, entramos en esa carrera de los celos, la envidia de la comparación, del cotejarnos con el vecino, con el compañero de trabajo, para saber cómo viven, dónde están, y así planificar nuestras estrategias a fin de vencerles o igualarlos. 

Pero el problema está en que esa dinámica, ese paradigma que llevamos en los genes, en las células cerebrales, se nos va de las manos y empezamos una lucha que pasa del ámbito personal, creándose los nacionalismos, las religiones, los bloques políticos, las ideas y teorías para una nueva sociedad. Aunque el resultado de toda esta actividad, ya vemos dónde nos lleva: a la absoluta manera egoísta, a la insensibilidad, a la indiferencia e indolencia, hacia los menos afortunados. Poniendo en peligro, con su desorden y caos, esta sociedad donde vivimos.

Así que, cuando veo que ese deseo de comparación con los demás, ese deseo de ajustarme a un patrón y manera de vivir pone en peligro mi vida, ya que me aísla de los otros, de los demás, a los que veo como enemigos, competidores, es cuando tengo suficiente energía para ir más allá de los celos y la envidia.

292. Lo que dicen los libros, lo que dicen los otros, los maestros, líderes y autoridades, los gurús, se convierte en un entretenimiento, en una distracción, en una huida para no encararse con la realidad, lo que es, lo que está ocurriendo. De manera que, si no hincan el diente en sus problemas, es cuando se convierten en papagayos quejosos, repetitivos, dando vueltas sin parar en el círculo absurdo de decir: Haz lo que yo te digo, pero no hagas lo que yo hago; o sea, decir una cosa y hacer otra para así tener unos beneficios egoístas.

293. El amor de dios -como lo conocemos- es una ilusión, pues no nos sirve. Ya que él -dios- nos envía los terremotos, los huracanes, las grandes nevadas y sus tormentas, nos envía la abrasadora y mortífera sequía. Por eso, hablar de dios como si fuera nuestro vecino es tan superficial, como infantil.

294. Es preciso comprender de una vez para siempre, que nosotros estamos programados para responder a todo lo que nos llega. Es una ilusión creer que a uno no le afectan las impresiones violentas, desagradables, o las situaciones que nos gustan y en la que estamos a gusto.

Por eso, cuando sentimos algo, que rechazamos o queremos, es una pérdida de energía luchar contra ello. Es como si sintiéramos calor, agobio, o frío paralizante, y no quisiéramos responder, ¿tiene eso algún sentido verdadero?

De manera que, si estamos abiertos, sin prejuicios, cuando nos llega una situación o alguien, si lo rechazamos o huimos, ahí está la confusión y el desorden. Pero si llega un reto cualquiera y lo observo, sin huir ni querer rechazarlo ni cambiarlo, me acerco a él muy cerca, entonces él me cuenta su historia, me cuenta su secreto.

295. La represión o el alentar, es ausencia de inteligencia, falta de amor por eso que reprimimos, alentamos. Y por eso, esa represión va a generar más desorden. Psicológicamente, espiritualmente, nada se puede reprimir, alentar. ¿Podemos reprimir o alentar el crecimiento de una flor?

296. Cuando nos damos cuenta que nadie puede ser santo, perfecto, en el sentido de abstenerse de hacer algún daño a los seres vivientes, a todo lo que existe en la vida, es cuando dejamos de ser desdichados. Ya que hemos descubierto la manera cómo funciona la vida, todo lo que existe, las personas, los animales, las plantas, las células, las moléculas, los protones, los neutrones, la antimateria. Todo funciona por la misma ley: destrucción -hacer daño-, amor y construcción. ¿Es posible vivir sin hacer algún daño así mismo, a los demás, a lo que existe?

26-01-2016

297. La expectativa es infinita. Por lo que no hay seguridad. Ya que tanto puede ser favorable o no. 

298. Es que no te has dado cuenta aún que eres muy viejo, embaucador, que usas las palabras como los frailes y los curas, para salirte siempre con loa tuya. Las palabras si no van respaldadas con hechos no sirven para nada.

Así que vamos a los hechos; ¿Tú eres de izquierda, sí o no? Pues si lo eres has de ser republicano, y no un monárquico que se arrastra por el suelo como un animal; si eres de izquierdas no has de tener dogmas como los católicos, que nos ahogan con sus estupideces de nacionalistas centralistas fascistas españoles, que ha estado envenenando desde siempre la convivencia de las personas -que se sienten españolas o no-; si eres de izquierda has de repartir el dinero que debes tener en tus abultadas cuentas corrientes, no tener más que una vivienda, no tener propiedades de las que sacas beneficios económicos; si eres de izquierda, no has de ser corrupto, mafioso, ladrón, marrullero -ni ser tolerante ni cómplice de ellos-.

Si intentas hacer todo eso, verás como no te sientes viejo, carca, facha, sino ágil, rejuvenecido, limpio, lleno de compasión y amor por los hombres, por toda la vida.

299. Cuántos años ha mandado el PSOE -son muchos, ¿no? -. Pero aún está ahí la derrochadora y despilfarradora monarquía, todo ello por la gracia de dios -y de los hombres que lo toleran y consienten-.

Ser de izquierdas y no ver a los que sufren el paro, el hambre, el no tener casa, el ser tratado como si no fueran humanos, mientras otros roban y derrochan, arruinan el país, ¿es eso posible? El ser hipócrita y falso ya obstruye al alma, el estilo humanista de la izquierda; pues nos hace indiferentes, indolentes, insensibles a las penurias y la miseria, a la pobreza, al sufrimiento y al dolor de los menos afortunados,

300. ¿Tanto poder tienen esos viejos, carcas, fachas, que se han hecho nuevos ricos, y se creen que pueden dirigir y obligar a los jóvenes, rebeldes, revolucionarios para cambiar el estado corrupto e inmoral, que ellos con su comportamiento han consolidado cuando mandaban? Hay que echarlos fuera del poder, bajo amenaza de expulsarlos si ellos no se van o dejan de obstruir los pasos que llevan a más orden, a menos confusión, a menos agravios e injusticias.

¿Tan difícil es hacer una junta que les quite el poder que tienen, por vía de la expulsión inmediata y fulminante?  Pues ellos, son fachas y no van a parar hasta que todo vuelva otra vez al viejo sistema corrupto de mentiras, falsedades, mafia y ladronería. O hacer una gran manifestación contra esa vieja estructura decadente, corrupta e inmoral.

301. Quiero decirte, que el PSOE en su mayoría, como partido de izquierda está acabado. ¿Pues es de izquierdas ser monárquico, defender a los reyes y sus maneras, derrochadoras, despilfarradoras, inmorales y desigualitarias e injustas? ¿Es de izquierdas defender el nacionalismo centralista facha español, brutal, cruel, que tanto dolor ha generado desde siempre, como tú mismo lo sufriste en persona, al no solucionar los problemas de agravios, injusticias, arbitrariedades, que por la fuerza de los hechos ha de generar desgracias y maldades?

302. Los salvajes, subdesarrollados en respeto y compasión, son tan pobres en humanismo, que necesitan maltratar y torturar a animales para distraerse, divertirse. Están tan dormidos que ni hacer maldades contra la sagrada vida, les conmueve; ni reaccionan ante la humillación, el desprecio de la vida y dignidad de un animal. Son tan salvajes que creen que toda la creación, la sagrada naturaleza, está ahí para que ellos, si quieren, la utilicen, aun siendo maltratada, torturada, despreciada, por mera diversión, excitación, entretenimiento.

303. El que manda hace lo que cree oportuno con todos sus votos. les guste o no a los que le han dado los votos. Porque el que sabe de verdad, el verdadero precio de las alianzas, lo que nunca sabremos ni se dirá, los entresijos del poder, es el que manda.

304. El pasado está muerto y no sirve, aunque lo usen los ofuscados fanáticos que se resisten a los resultados de la democracia. El triunfador, es el triunfador por la gracia de la democracia a pesar de los carcas y los fachas.

305. Entonces, si ganara Podemos -que es muy probable- ¿qué diremos: todos a la guerra?

306. No te olvides de los corruptos, ladrones millonarios que hay a montones, entre los que ya han salido y los que aún no han sido descubiertos. Hay muchos, he.

307. ¿Hasta ahí llega el odio y las ganas de hacer maldades? Hay que ponerse en el lugar de la víctima.

308. El necesitar siempre más y más de lo que sea, no es un rasgo particular de alguien en concreto; pues todos somos básicamente iguales psicológicamente. Creer que una persona, un país, una cultura, tiene más necesidades que otros es una ilusión.

Lo que sucede es que, por ejemplo, los ricos como gastan tanto también necesitan recoger más que los pobres que gastan menos. Eso mismo pasa en los países ricos, Europa, Estados Unidos, etc., donde devoran de todo, cuando lo comparamos con los países pobres africanos, asiáticos, latinoamericanos, que gastan y devoran menos. Entre otras cosas, porque tienen menos posibilidades; aunque si fueran como nosotros también harían lo mismo: arrasarlo todo hasta que no quede nada. Esa es nuestra programación, nuestro condicionamiento, nuestra manera de vivir, nuestro destino.

309. Por otra parte, el no estar satisfecho con la realidad, con lo que sucede en el mundo, en principio, hasta cierto punto, es sano ya que la sociedad, el mundo, el poder, el establishment, es corrupto, inmoral, indiferente a la maldad que genera.

Pero, creer que todo se puede cambiar a gusto de un grupo, de unas ideas, teorías, ya sean religiosas o políticas, también es una ilusión, que genera el mismo desorden que queremos descartar, erradicar. Por lo que sólo queda, la manera de vivir de cada cual, cómo gestionamos lo que tenemos, el dinero, las propiedades, nuestras capacidades.

310. Desde que el hombre va por la tierra siempre ha hecho lo mismo: intentar vivir, y para ello comer y obedecer los mandatos de su cuerpo -reproducirse, responder al frío, al calor, etc.-. Ahora, después de millones de años hacemos lo mismo. La novedad es que cambian las herramientas para poder sobrevivir el máximo tiempo.

Pero en el ámbito psicológico, en el moral, seguimos igual que siempre: primero yo y luego los demás; porque no queremos morir, queremos vivir, seguir viviendo. Y como todos hacemos lo mismo, es porque llega el enfrentamiento, la violencia, la guerra. Y, hemos descubierto lo dañina y malvada que es la guerra, Por lo que, hemos de vivir de manera que esa criminal y asesina guerra, no sea. Ese el verdadero trabajo de la vida para un ser humano serio, no vulgar ni superficial.

311. Cuanto más subdesarrollados mentales, es cuando más insultos se lanzan al que creen que es su enemigo. Cuando el enemigo en realidad somos dos: el que insulta y el que provoca. Sin uno de los dos no hay ni insultos ni problemas.

28-01-2016

312. ¿Y si no es así, que no se cumplen ni realizan mis sueños -que son vulgares deseos-? No pasa nada. Los creyentes -en un orden que no es de nadie- dicen: haga frío o haga calor, todo está bien, todo es una bendición.

313. ¿Cómplices? ¿O, armonía? Es decir, que no se molestan el uno al otro. Esto es, el amor.

314. A veces el no hacer nada es tan transcendente como hacer. Hay una ignorancia que cree que todo se puede resolver. Y por eso, vive como un mono enloquecido sin parar.

315. Solamente podemos saber de qué somos capaces, si lo vivimos, experimentamos en nuestra propia vida.

316. Ese es el mimo dilema de: ver, darse cuenta que el observador, el pensador, es lo mismo que lo observado, que el pensamiento, sin división alguna. Darse cuenta como el hecho que es, para que así cese en esa misma percepción la división. Es decir, el ver y la acción son la misma cosa, suceden al mismo tiempo.

317. Si somos severos crueles con las víctimas, al enjuiciarlas, de la vida, que no pueden seguir, entonces ya estamos siendo como ellos. Pues no vemos, pues no sabemos, todo el drama que por la fuerza de los hechos le ha llevado a ‘sucumbir’. Lo que es, lo que sucede, la realidad, está más allá de nuestra posible interpretación, pues puede que sea subjetiva, condicionada.

Siempre nos falta compasión y amor. Y por eso, es que siempre hay desorden, maldad.

318. Los salvajes que se divierten torturando y asesinando a los toros por placer y diversión, son tan insensibles y crueles, que hasta ponen en peligro la vida de sus tiernos hijos, con tal de seguir con la borrachera de la macabra costumbre de torturar y luchar contra el inferior animal.

Es una fiesta y costumbre facha, carca, fascista, propia de personas subdesarrolladas mentales, pues nunca será equilibrada ni justa, ya que una lucha planificada entre una persona y un animal, tiene las de perder el inferior animal. Y es en esa injusticia y crueldad donde se basa toda la trama. Pues un hombre si es que quiere luchar con dignidad, legalidad, equidad, ha de luchar contra otro hombre como él. Y no ser un traidor aprovechado, haciéndolo escondido detrás de la inferioridad de un animal, con alguien que es como un juguete.

Pruebas de ello son los resultados: ¿Cuántos torreros mueren al año y cuántos toros son torturados y asesinados?

319. ¿Y las autoridades, el defensor del menor, que hacen que no actúan ante esa exposición de un tierno hijo a todo un peligro de un animal contra el que se está luchando? Las autoridades también son culpables, pues financian y subvencionan esa espantosa costumbre, y se atreven a decir -en un tono laudatorio- que la tortura de los toros es la fiesta nacional de España.

Los españoles, que se han acostumbrado a esa macabra costumbre de torturar a los toros, siempre tienen esa asignatura pendiente, de la tortura y asesinato violento de los toros por placer y diversión, de la que no acaban de comprender realmente, ¿qué es eso? ¿Se imaginan que, en vez de ser un toro, que ya saben por costumbre que es la víctima propiciatoria, fuera un perro o un caballo, o una mula? No lo consentirían, pues no lo podrían soportar, vomitarían y verían realmente lo que son los toreros y todos los fanáticos aficionados a la tortura: unos locos que no se enteran que lo son.

320. Una cosa es sacrificar un animal para alimentarse. Y otra cosa es torturar y asesinar a un animal por diversión, para excitarse el placer.

Siempre habrá quienes quieren hacer lo que les da la gana, y les molestan los que le señalan que se está pasando. Y otros que intentan vivir haciendo el menor daño posible.

321. Si respetar a los demás es algo que todos estamos obligados a hacer. La cuestión es: hasta dónde estamos dispuestos a renunciar por respetar a los demás -personas, animales. árboles y plantas, ríos y montañas-.

322. Una cosa es sacrificar en mataderos a los animales para poder alimentarse y sobrevivir; y otra cosa es asesinar animales por placer, vicio, por diversión. Después de esto, todo lo que digamos para justificar las matanzas de los toros -se calcula unos veinte mil toros asesinados al año, controlados, registrados-, es girar como los caballos giran en las norias sin parar con los ojos tapados para sacar agua y poder regar.

323. Todo eso son cohetes, o como el gas carbónico que llevan algunas bebidas o refrescos. Parece mucho, pero es como una explosión seguida por la calma y manera cotidiana de vivir.

324. ¿Puede alguien tener una opinión mala de sí mismo? En un sentido exacto, estricto, no. Porque sería tanto como saber que algo es un veneno y sin embargo tomarlo. Y eso, es absurdo, sin sentido.

325. Ayer te vi en el programa…, cuando opinabas sobre la exposición de los menores por sus padres ante situaciones de peligro, como es torturar a un toro con su hija en un brazo.

El que esa imprudencia la hayan hecho otros muchas veces, no deja de ser una imprudencia. O sea, ese argumento que tú tanto insististe en decir, no tiene valor alguno. Más aun tratándose de un asesinato, con tortura, de un becerro, con toda la energía negativa que ello conlleva para el menor impotente para decidir.

Gracias.

326. Los pensamientos no se pueden controlar, ya que ellos vuelven una y otra vez. Por eso, cuando reprimimos un pensamiento, como él no puede desaparecer, generamos división y conflicto con ese pensamiento. Es decir, lo que hacemos contra un pensamiento, es lo que le da vida y continuidad.

Pero si no reprimimos los pensamientos, sino que vamos hasta el final, donde se aquietan y extinguen, entonces al no generar conflicto es cuando llega el orden.

327. El mundo es de todos. Aunque el feliz tiene ventaja, ya que tiene una joya de gran valor, tiene una luz que alumbra a sí mismo y a todos los demás.

29-01-2016

338. El amor para que sea no excluye nada, al revés todo lo une. Porque todo está íntimamente relacionado con todo. No existe ni puede existir la soledad materialmente; ni tampoco psicológicamente. Aunque pueda haber bloqueos mentales que nos hacen ver que estamos aislados.

339. Al decir una mentira unos sienten miedo por si son descubiertos, por el ridículo que ello supone. Pero lo que libera de la mentira, es el darse cuenta de lo que eso significa de irrespetuosidad hacia los demás; con todo el desorden que ello genera.

340. Las personas de alma bella, todo lo demás se hace bello: el cuerpo, la cara, las expresiones, movimientos, la voz, la mirada, las entradas y salidas. las idas y venidas. Porque el orden está en todo ello, forma parte de ello, son la misma cosa.

341. El destino es la suma de las decisiones que tomamos en la vida, y todo lo demás que han hecho antes de nosotros nuestros antepasados desde hace millones de años. Así que, todos somos muy viejos queramos o no. Pero en nuestras manos hay una oportunidad de que lo viejo, el pasado, no se interponga al presente.

342. Los silencios internos son como los remedios, las medicinas, tomadas debidamente nos ayudan a sanar nuestras dolencias, enfermedades. En realidad, todo lo que existe se puede converti8r en medicina o en veneno.

343. No pidamos al que lo sabe todo, pues eso es falta de respeto, causar na molestia. A los que hay solicitar, pedir, es a los que no lo saben todo.

344. Las emociones, los sentimientos, generan desorden, pues nos activan el fanatismo, lo ilusorio e irreal. Haciéndonos capaces de matar, hacer la guerra con sus asesinatos en masa, por una idea o teoría, a lo que llamamos lo mejor, ya sea política, religiosa, social, cultural, etc.

345. La verdad está en el mismo actuar, y en ver cómo actuamos. Ver quiere decir ser conscientes como lo somos del zapato pequeño, estrecho, que nos hace daño al pie.

346. A los dictadores y tiranos, a los que roban millones como si no lo hicieran, los que están con ellos les sonríen, les votan como si no fueran dictadores, tiranos, ladrones de los pobres y personas menos afortunadas.

347. A cada cual nos toca hacer alguna cosa, que unos ven como algo normal y otros lo ven como algo extraordinario.

Creo que cuando alguien hace algo, lo hace porque puede y quiere. Por lo que no hay nada de extraordinario. Los que cocinan la comida, lo hacen sin ningún problema, los que cuidan a personas que no se valen por sí mismas, a viejos, lo hacen porque tienen algo que les hace soportar las molestias que otros no podrían.

De igual manera los que dan dinero a los menos afortunados, lo hacen sin darle ningún valor o importancia, es como si se le diera a una persona ven los buenos días con amabilidad, respeto.

348. Todo lo que nos atrapa nos mata, destruye, tanto física como psíquicamente. Pero las drogas duras, son devastadoras del cuerpo y de los comportamientos sociales. Pues los que toman drogas duras, son como si condujeran un coche a quinientos kilómetros por hora de velocidad; donde la destrucción es preciso que sea más acusada. Pues los drogadictos, al consumir, se convierten en devoradores de todo; además de anular o quitarles recurrentemente la percepción del mal y del bien.

Por lo que lo tienen todo en contra de lo que son: su cuerpo, su personalidad, su trabajo y familia, amigos; pues esa vorágine destructiva abarca a todo, toda su vida, en todas sus facetas.

349. La amargura es una actitud más de la vida. Los que están amargados, como todos, se sienten muy solos. Y como nadie queremos estar solos, amargamos a los demás para así ya tener compañía en nuestra amargura.

¿No se han dado cuenta que cada cual saca fuera lo que tiene dentro? Los deportistas, los cazadores, los montañeros, los surferos, los adictos al sexo, al trabajo o no hacer nada, los religiosos, los políticos, los alegres o los tristes, etc., todos necesitamos transmitirlo hacia los demás. Es por culpa de no querer -o no poder- estar solos con eso que somos, que tenemos.

350. Al final siempre es lo mismo: los carcas, los fachas, tanto de derechas como de izquierdas, se buscan, dicen que se necesitan y se juntan como un matrimonio.

Y es que son tan fachas, tan carcas, los dos partidos, que son capaces de decir: ‘Antes morir que pecar’.

O sea, que según ellos la creencia, el fanatismo, es más importante, está por delante de la moralidad, del humanismo, que es hacer las cosas de manera para que haya más libertad y así más orden.

Luego cuando llega el desorden, la anarquía, la violencia, por los agravios, la injusticia, la falta de respeto, braman como los animales desconsolados, sin darse cuenta que ellos también son culpables del dolor que les ha llegado.

351. Son viejos, semidementes, decrépitos, gagás, fanáticos, que no les deberían de hacer ningún caso.

352. Pero se quedarán con los fachas, los carcas, los más ladrones y corruptos que ha habido hasta ahora. Y os seguirán robando; aunque diciendo que no lo hacen.

353. O sea, ¿qué además de entregarse a los más fachas, más corruptos, más carcas y ladrones, encima les das las gracias a los que han adoptado esa decisión? Ya sabes lo que va a veniros: más ladronería, más mentiras, más corrupción e inmoralidad. Y tú, también serás uno de los responsables. ¿Qué les dirás a tus hijos, sobrinos, nietos, a la nueva generación que está por llegar?

354. No hay que fiarse de nadie, pues todo -desde siempre- está corrompido. Por lo que hay que ser escéptico con todo lo que nos llega. Y ver cada cual, ¿dónde está lo falso? Porque si descartamos lo falso, lo que quede será lo verdadero.

355. El mejor tiempo es el que no lo percibimos, está ahí contando los segundos, las horas, los días, los meses y años, pero no nos molesta. Sólo existe cuando miramos el reloj para saber la hora que es. En todo lo demás. el pasado, el presente, el futuro, para el tiempo psicológico, espiritual, no sirve de nada, es un estorbo.

29-01-2016

356. De ahora hasta que vulvas a pasar, ya se habrán destruido las flores. Lo que hay que hacer son buenos actos. Pues ellos van a generar adecuadas consecuencias.

357. Creer en algo superior que nos va a resolver todos los problemas, si no es por una creencia ciega, fanática, eso no puede ser. Por eso, la creencia necesita más creencia, el fanatismo más fanatismo y superstición. Cosa que se demuestra en que los países más atrasados, subdesarrollados, son los más creyentes, supersticiosos y fanáticos. Donde no hay luz para la inteligencia, pero sí para la creencia fe y ciega.

358. Estamos solos, pero no nos gusta estarlo ya que nos disgusta, nos descompone, nos quita el confort. Por eso, somos buscadores de algo que nos acompañe a todas horas. Y como las personas no nos pueden satisfacer como queremos y necesitamos, recurrimos a toda suerte de sucedáneos, a comprar lo que no necesitamos, a ir de un lugar a otro buscando no sabemos qué ni a quién.

De manera que vivimos como los drogadictos que no tienen su droga que tomar.  Así que, el problema está en ver todo el panorama de la mente, cómo opera y funciona ante cualquier reto, cómo responde al miedo a la soledad, cómo huye y quiere cambiarlo. Así que, cuando ve todo ese panorama como un hecho del que no podemos deshacernos de él, es cuando las neuronas, la mente, se aquietan comprenden, cambian. Y ya no vemos la soledad como un problema que nos impela a buscar, a hacer algo para no verla ni sentirla.

La soledad, sigue estando ahí, pero no molesta; pues ella nos sigue contando a todas horas su secreto.

359. El hablar es preciso. Por lo que medio mundo habla del otro medio mundo. Por eso, lo importante no es lo que decimos de los demás, sino lo qué hacemos con los demás: si somos educados con ellos, si tenemos una actitud de ayuda y facilidad para que resuelvan sus problemas.

El hablar de los demás hace que nuestra percepción de ellos sea más completa y profunda, de manera que así podremos comprenderlos y ayudarles con más facilidad.

360. Las lágrimas nos limpian el corazón momentáneamente. Pero eso es una emoción momentánea que nos desborda. La comprensión que nace de la inteligencia, por medio del amor, es la que consigue poner orden en nuestras vidas.

361. Los motivos son el combustible paras que funcione el motor de nuestra vida. Pero los motivos, además de los meramente físicos, han de ser una consecuencia del orden. Por tanto, hay que ver si nuestra vida tiene ese orden preciso para poder vivir sin conflictos, sin luchas ni peleas que no tienen fin, que es lo que nos amargan nuestras vidas.

362. Cuando el amor es, nada falta. Sólo se vive; no hace falta hablar de él, si se terminará o no, ya que eso es cosa del futuro. Todo lo que digamos del amor, es del pasado o del futuro; y por tanto es una descripción, un concepto, Cuando el amor es lo real, lo directo, lo que lo quema todo: el tiempo, los gustos, los complejos, los prejuicios, los miedos, las mentiras, las clases y castas sociales, y nos deja desnudos tal cual somos.

363. El problema del sexo y lo que esperamos de él, es que tiene un final. Y para que ese final no sea un desencanto, tiene que haber amor. ¿Es el sexo amor? Si es amor no generará problemas, sino que será una prolongación del orden que ha generado esa actividad sexual.

364. Los roles de cada persona dependen de los roles de las otras personas; de manera que no hay libertad posible para nadie.

Si vemos, observamos una selva, los animales se comen unos a otros, quieran o no. Ya que su mandato es sobrevivir como sea. Entonces ahí cada rol de víctima o de depredador es incuestionable, de lo contrario la selva sería inviable.

Sólo cuando vamos más allá de nuestro condicionamiento -si es que podemos-, es cuando somos libres del papel asignado por la naturaleza, por la vida.

365. La paz interior pasa por perdonar. Sin perdón la vida es una guerra continua. ¿Puede haber paz interior haciendo la guerra?

366. Soñar con ser algo, es como el negocio del negociante: trabaja mucho para luego no trabajar. Pero cuando ya no necesita trabajar se deprime, no encuentra sentido a la vida, necesita seguir haciendo algo, su trabajo.

Pero si vemos que solamente necesitamos lo preciso, lo esencial y básico, la vida ya no tiene esa desesperación, ni esa carrera por llegar a una meta que siempre parece inalcanzable. Volviéndonos desordenados, amargados.

367. Si no fuera porque vive en Andalucía, España, que dicen que la tortura y asesinato de los toros por diversión es la fiesta nacional, sabría él lo que es despreciar, infravalorar, el desacato a toda una autoridad, el cargo de Defensor del Menor. Parece que el torero sea un señorito de mediados del pasado siglo, que se cree que aún vive en una dictadura militar fascista, y puede hacer y decir, él solo claro, lo que le da la gana; aunque no tenga razón.

En un país civilizado europeo, primero que nada, no sería torero -ya que allí eso es inimaginable-. Y si expusiera a su hija, con todo el peligro que tiene, ante un animal, un toro, aunque sea pequeño, tal vez le quitarían la custodia. But, Spanish is different. -Pero, el español es diferente-.

368. Si el equilibrio pudiera ser una realidad en nosotros, seguramente sería una clave para la felicidad. Pero como el equilibrio es escurridizo, parece imposible, la clave de la felicidad es hacer lo que uno quiera hacer de verdad; de manera que no hubiera división entre lo que hacemos y nosotros.

Es decir, la felicidad llega cuando internamente no hay una actividad contradictoria, cada una estirando hacia sí; sino que hay armonía, donde sucede la confortabilidad del vivir sin esfuerzo, sin forzar brutal y cruelmente a la realidad, a las personas, a todo lo que existe.

30-01-2016

369. Nosotros no somos los reyes de la mente, la luz de la conciencia que ilumina la mente, la luz que es la existencia eterna, la libertad felicidad absoluta e ilimitada. Nosotros participamos de todo ello cuando el ego deja de operar, desaparece. Por tanto, el problema está en la comprensión total de ese ego, comprender la manera cómo opera, cómo es su actividad. 

Ahora el problema está en verlo de tal manera, que en ese ver todo lo que es el ego genere una acción total; donde el ver y la acción sean la misma cosa. Como ver un peligro y apartarse a la vez de él.

370. Es decir, que siempre vemos la vida de verdad, la tomamos en serio, cuando tenemos un tropezón. Mientras no haya nada que altere la rutina, somos torpes en la percepción, en la comprensión, y por tanto en la acción.

Lo que quiere decir que el dolor, la perturbación, la alteración de la rutina, es lo que nos enseña, es nuestra enseñanza.

371. El sexo sin amor se convierte en un problema, al igual como sucede con todas las circunstancias y relaciones de la vida.

372. Muchos valencianos conservadores, de derechas, el destino les ha llevado a la situación siguiente: ellos se sienten primero nacionalistas centralistas españoles, y después valencianos; la derecha nacionalista centralista española al querer vencer, ganar el poder, lo usa todo para ello, y entre ese todo está la amenaza del catalanismo, de que el catalanismo que hay en Valencia, se una a los Países Catalanes. Y esa posibilidad, llevada y repetida hasta la histeria, ha desbocado el miedo, el odio a todo lo catalán. De manera que nada más le queda que entregarse en los brazos de los nacionalistas centralistas españoles, que tan bien encarnan la derecha, carca, facha del PP.

Y es por eso, porque no encuentran otro partido tan anti catalanista como el PP, que se han quedado atrapados fatalmente en él; de manera que hagan lo que hagan -ser los más corruptos de la historia reciente-, les van a votar, les van a seguir votando. Porque es tanto el odio, el miedo a todo lo catalán, y el afecto y el cariño a todo lo que sea el nacionalismo centralista español, que no ven más allá de su miseria humana en la que están atrapados.

373. El que no sea cofrade que no coja la vela.

374. Esa costumbre de torturar y asesinar a los toros, tiene en la base la inmoralidad de la desigualdad. Pues una lucha a muerte, planificada por los hombres, entre un inferior y vulnerable animal y una persona es desequilibrada, injusta, sin ninguna dignidad ni para el hombre ni para el animal. Ya que el hombre se convierte en corrupto al aceptar y planificar dicha matanza; y el animal se le condena y se le hace indigno, al no poder ser él en todo su esplendor, grandiosidad y belleza.

Y por eso, esa costumbre cruel e inhumana, tiene ese tufo de derecha, carca, facha.

375. El crecimiento espiritual, humano, es una ilusión. Pues para querer y amar a un animal, para querer y amar a un ser humano, no tengo que aprender. Tiene que comprenderse ahora, en un único instante, no dándole más tiempo.

Verdad que sería absurdo que fuéramos a casa de un vecino a preguntarle. ¿cuándo es la reunión de la junta vecinal, la que se encarga de gestionar el edificio?, y nos dijera: ‘No te puede informar, porque todavía no te amo bastante, dame unos días o semanas y te amaré para poder ayudarte’.

376. Por eso, no miremos la cantidad, ni los éxitos mundanos que conseguimos. Miremos el orden que generamos, que nada tiene que ver con el orden del poder, de los poderosos, del establishment. El orden es el amor en acción, es decir tener compasión por todo lo que tienen vida.

377. Dios es amor, el cuidador de la vida desde que nacemos -y mucho antes aún, es decir desde toda la eternidad-. Pero nosotros somos los cuidadores de las personas con las que nos comprometemos, y con todas las demás también.

Y eso sólo puede ser, si uno se tiene amor así mismo para poderlo ofrecer a todos los demás.

378. La esencia del amor es comprender que yo soy tú, y que tú eres yo. Por tanto, si tú te conoces, también me conoces a mí. Y esto es lo que nos hace que seamos compasivos, llenos de amor.

379. La vida para saber lo que es, su verdad, hay que pasar por ella: todo lo que nos proporciona a cada cual y también ir más allá.

380. Lo que más odiamos en los demás es porque lo vemos como si fuera nuestro. Que, en realidad, también lo es y por eso cuando lo vemos en los demás lo reconocemos.

381. Todo está en acción, cambiando, vibrando. Sabiendo que todo eso nos afecta queramos o no. Y de la manera cómo respondamos va a depender nuestra vida, cómo la vivamos, cuál es la relación con las personas.

382. Lo que no venga de dios, que no llegue a mi vida’.

Pues creo que seguramente todo viene de dios. Porque si dios es el creador, todo poderoso, todo ha de emanar de él. Si dios fuera energía, toda la energía sería dios.

383. Mucha energía, mucho trabajo, mucho dinero, invertido para la construcción del lugar donde se consume tan macabro espectáculo de torturar a los toros, asesinándolos violentamente, por diversión, entretenimiento.

384. La vida lo arregla todo para darnos lo necesario para poder sobrevivir. De lo contrario ya estaríamos muertos, sin esa protección. Por eso, cada instante de la vida es un milagro, el que no cese la vida y prosiga.

385. El amor al poder es ser, es el devenir, el futuro. Y como todos queremos lo mismo -ser los mejores, triunfar, conseguir-, todo se convierte en una lucha de todos contra todos.

De manera que si no comprendemos cómo funciona nuestro pensamiento, nuestra mente, su miedo y temor por todo, no podremos salir de esa dinámica de lucha y conflicto.

386. Si decimos que solamente somos nosotros los únicos responsables de nuestras decisiones, como si decimos que no, ¿eso tiene algún sentido verdadero, entendido éste como la unidad, la interrelación de todo lo que existe?

Nosotros, puede que seamos responsables y puede que no. Dejémoslo ahí, ya que el que dice que sabe, es que no sabe, porque todo no lo podemos saber.