Torni Segarra

Seleccionar página

* Sí, es cierto, que maltratar, torturar, matar, a los toros por diversión, se puede considerar esas prácticas como bestiales. Pero, si el deseo de que desaparezcan, que sean abolidas, prohibidas, nos causa conflicto, división. Entonces, ya estamos en el desorden, en la confusión. Que es lo que, genera eso que son prácticas bestiales: torturar a un toro, antes de matarlo.

* ‘La tierra no es una plataforma para la vida humana’.

La vida en la tierra, está creada para que los que viven en ella puedan vivir, sobrevivir. Y el que domina toda la tierra, de entre los seres vivientes, es el hombre.

* El pasado no cuenta. Ni todo lo que se ha dicho. Lo que cuenta es lo que estamos haciendo ahora, en el presente. Con nuestros actos de nuestras vidas cotidianas.   

* Si no morimos a cada instante, a los retos, a todo lo que nos llega, sería como un río que siempre quisiera discurrir en línea recta. Por eso, estaría en conflicto con la realidad, que es sinuosa, nueva, cambiante.

* Todo el éxito está en descubrir que ‘yo’ soy ‘tú’. Y por eso, soy toda la humanidad. Por tanto, todos somos responsables. ¿O, no lo somos?

* Un hombre rico en lo que sea, va a generar desorden. Una vida de austeridad -no la del fraile o el asceta-, es una vida de respeto a la naturaleza, a totalidad de la vida. Y esa persona, es alguien que está en paz, libre de defensas y ataques.

* ‘Lo que podemos hacer con los niños, para que no se queden traumatizados por nuestros malos actos contra ellos, es cuidarnos de hacerlos nosotros. Y después, explicarles que eso que les sucedió, está muerto’.

* En realidad un hecho: yo te veo y me sonrío, eso nace y muere en ese instante. Porque, la realidad siempre está cambiando. Y es eso, lo que los niños han de comprender: que la vida es insegura, no hay seguridad. Porque todo lo que es, todo lo que llega se puede ir. De manera que, a las malas experiencias, a los malos tratos, a los sufrimientos, hemos de morir a todo eso. Porque, ya no son lo mismo que cuando sucedió. Aunque vuelva y vuelvan, hemos de morir, ir más allá de ellos. Comprendiendo, viendo todo el vasto panorama de lo que sucedió.

* Todo cambia cuando se dice: Donde está tu mente, allí está tu corazón. Y tanto la mente y tu corazón, tienen la capacidad de inventar la realidad que más les conviene, les interesa. Aunque esa realidad, es falsa, irreal, fruto de la ignorancia, que es miedo.

* Eso está claro: si yo te pongo pegas, problemas, obstáculos para que seas libre. ¿Qué te parece? Para ser libre, hay que ser muy humano. Tanto, que los dos, hemos de ser libres a la vez. De manera que, ha de haber un empate, de empatía. Pero, claro para eso es preciso, que tengamos los dos algo que nos gusta, que perder. Si no hay renuncia, cesar, amar, la libertad no puede ser. Porque se la arrebatamos al otro. Y el otro no te va dejar vivir, te reclamará, te dirá injusto, tirano, dictador, ladrón. Porque al final el que prohíbe la libertad, es por un beneficio, por dinero. Si no estuviera los beneficios, por el medio, no habría problemas.