Torni Segarra

Seleccionar página

* Estamos hablando de la vida. Y en la vida hay personas. Y para vivir adecuadamente, hemos de tenernos respeto, tener una buena relación. Y hacer todo lo imposible, para que eso sea así.

* El fin del deseo quiere decir, ir más allá de él; de todos los deseos. No podemos destruir nada. Porque nada se puede destruir. Es una ilusión creer que nosotros podemos romper, destrozar, aniquilar algo. Todo siempre estará ahí. Aunque nosotros podemos ir más allá de todo.

* Cuando uno va más allá de la riqueza, se incluye todo -propiedades, dinero, influencias, autoridad, libros, amigos, ideas, teorías, religión, política, poder-. Es lo mismo que, cuando comprendemos un deseo, se comprenden todos a la vez.

* El miedo, siempre es a perder algo: lo conocido, lo que nos da seguridad, placer, vigor, potencia. Pero, esas necesidades precisamente, son las que generan el temor, el miedo. Por lo que, es preciso comprender el miedo, hacernos amigos de él. Y entonces, como un buen amigo, el miedo nos mostrará sus maneras, sus secretos.

* Cuando huimos, vamos a parar a eso que huimos. Es como uno que corre porque llueve, y va huyendo, pero lo que encuentra es la lluvia. Si huimos de la violencia, encontraremos violencia, desorden, sufrimiento.   

* ¿Te das cuenta en el absurdo en que vivimos? Esas acusaciones que haces a los demás. Ellos, los demás, hacen las mismas acusaciones, que haces tú, contra ti. Y, todo eso, se convierte en una especulación infinita. Mientras tanto, seguimos amargándonos, destruyéndonos.

* ‘Dejar ir. Es dejar llegar’.

Ese es el misterio de la vida. Para vivir en su totalidad, hay que morir. Y en esa muerte, está el regreso de lo que necesita la vida. En una dinámica que no tiene fin.

* No te das cuenta, que no me dirijo ni a ti ni a nadie en particular. Me dirijo a todas las personas, a toda la humanidad. Así que, si no te interesa no leas los comentarios. Tú no puedes prohibir a nadie -o sí, si tú quieres-, que publique lo que cree oportuno. Por eso, se dice: por lo que hacemos, nos conocerán.

* ¿Tú serás capaz de hacer lo mismo -incendiar el lugar donde vives-? Pues si lo haces, tal vez, puede que estés sembrando tú suicidio. Y claro, de paz nada. Sólo violencia, guerra, locura.