Torni Segarra

Seleccionar página

* Belleza. La ley de la vida. Y problemas. Porque cuando tenemos animales en casa, asumimos que somos sus cuidadores. Y cuidar de alguien es la cosa más comprometida que hay. Pues, uno ha de renunciar a la mundanalidad, para cuidar adecuadamente. Sin prisas, sin indiferencia. Cuando era joven, teníamos un pastor alemán -alsaciano-. Éramos seis en la familia. Pero como lo quería mucho, básicamente me encargaba de él. Un día de navidad, con la locura de las fiestas, cuando llegué a casa de noche, me acordé que no le había dado de comer al perro. Enseguida, fui al frigorífico, al congelador, y saqué unos omoplatos de cordero y algo más. Se lo di y lo dejé solo, en la cámara arriba en un piso, donde había trastos.

Al día siguiente, el perro estuvo todo el día al lado de la estufa de leña, encima de una estera, tanto encendida, como sin fuego. Estaba enfermo. Y estuvo así dos días, sin comer ni moverse. Decidí sacarlo de allí. Y lo llevé a una cuadra de un amigo, vaquero, donde había toros, vacas, cordero, caballo. Y allí se curó. Con el calor de los animales, y la atención de mi amigo. Pues todos los días, iba allí a ordeñar, dar de comer a todos los animales. Y pasaba gran parte del día allí con ellos. 

* Buenas noches. Mercedes.

Yo, también estoy ocupado. Pero, tenemos que hacer las cosas bien. Para que, haya orden. Si no, viene el caos, el sufrimiento, el dolor. Y vivir, hay que hacerlo con agilidad, gozando de lo que hacemos.

* Todo está unido. El animal humano, no mueve un pie si no es por un beneficio egoísta. Hagamos lo que hagamos, ¿no está ahí el ego?

* ‘¿Por qué la mente acepta con facilidad respuestas triviales?’

Porque, nosotros somos triviales. Ante esta maquinaria inmensa, infinita, que es la vida, el universo. Nosotros solamente, si intentamos entrometernos con ella, por la fuerza de los hechos, hemos de ser triviales. Si pudiéramos vivir, sin el bien ni el mal, ¿no dejaríamos de ser triviales?

* Si una pequeña parte de esas miserias y desgracias, pasará en Europa, EEUU, occidente, el mundo ya estaría ardiendo en llamas por los cuatro costados. Por eso, se dice: vale más caer en gracia, que ser gracioso. Lo que quiere decir, egoísmo que se manifiesta en insensibilidad, indiferencia. Ante los bombardeos de los edificios y las matanzas y destrucción que causan. Pero la vida, es así: el pez grande, se come al pequeño. ¿Puede ese paradigma cambiar?

* Tú puedes ser de un partido político y yo de otro. ¿Eso no genera un problema, que cada uno lo ha de resolver? Pues, los partidos políticos, están divididos de los demás. Y generan conflicto, desorden. Respecto de la felicidad, ¿no es la ausencia de inseguridad, de miedo? Creo que lo que dices parece complicado. Todo es, más sencillo.

* ¿Por qué no comprendemos, el por qué es que estamos en un mal estado de ánimo? Cuando algo se comprende, ya no molesta.