Torni Segarra

Seleccionar página

* La felicidad, la alegría, no está sólo como viven los ricos. La felicidad es algo personal, íntimo, de cada cual. Uno puede sentirse feliz, con algo que otros abominan.

* ¿La eternidad, tiene explicación? La eternidad, es como el infinito que no tiene fin. Por mucho que miremos, dialoguemos especulando, siempre estará ahí el infinito. Es como una casa que es infinita. Nunca se acaban sus habitaciones, salones, servicios. De manera que, no se puede ver ese infinito. Sólo se puede comprender la palabra infinito. Es como la violencia, que siempre está y estará, sólo se puede comprender. No se puede erradicar.

* La eternidad es como dios: no se la puede ver. Sí ‘comprender’. Es como si estuviéramos dando vueltas dentro de un círculo cerrado, del que no se puede salir. Sin poder ver lo que hay, fuera de ese círculo cerrado.

* Eso es la programación. Que de tan duro y perturbador que es, la mayoría no lo quiere reconocer, ni comprender. Pero, la realidad es que todos estamos programados, para vivir cómo lo hacemos: comer, buscar la comida, tener sexo para reproducirse. Y luchar por lo que queremos, deseamos, porque nos da seguridad, placer.

* ¿Por qué será, que todos rechazan cumplimentar las órdenes de los exiliados en Europa? Tan diferentes somos. ¡Qué vergüenza!

* La verdad, nada más tiene un camino: La justicia, la igualdad y las respeto a las personas.

* Fuera de La justicia, la igualdad y las respeto a las personas. Lo que hay es desorden, confusión. Todo lo que hay ahora: la anarquía y el caos.

* El fanatismo, el egoísmo, la brutalidad del que manda, con sus mentiras y falsedades, es el que nos lleva al desastre de la injusticia de los ladrones que mandan. Que roban al amparo de leyes absurdas, de los mandan.

* Pero los que mandan, los hemos puesto nosotros en el pólder. Y por tanto, nosotros somos también los responsables. Los ignorantes creen que, los únicos culpables son los políticos que mandan. Pues de no haber sido votados, no mandarían. Por eso, todo es absurdo.

* Aquí es dónde se ve lo civilizados que somos: masacrando a las personas con bombas. Bombas y armamento, fabricado para matar y destruir por los países llamados civilizados. Destruyendo a los niños, a las personas vulnerables, de países pobres como el Yemen.

* ‘Cierran un convento porque la madre superiora se enamoró’.

Todo ser humano tiene derecho a enamorarse, a cambiar su vida. Aunque sea, del cielo a la tierra. O El revés.

* ‘Nadie está demasiado ocupado, es solo una cuestión de prioridades’.

Las prioridades son las necesidades. Y las necesidades si son irresistibles, todo se descarta para satisfacerlas.

* Si tenemos amor, ¿puede haber algún problema si alguien decide que ya no quiere seguir con la amistad, la relación? El amor, si es verdadero, acepta lo que vega. Tanto si es lo considerado favorable, como si no lo es. Por eso, que cada uno haga lo que tenga que hacer.