Torni Segarra

Seleccionar página

* ‘El yo el que es, el que era, el que siempre será’.

 Para que desaparezca el ‘yo’, hemos de estar como los animales: sin que nos afecte el mal y el bien. Otra cosa es, que podamos vivirlo en nuestras vidas.

* Ahí empieza la división de los cristianos: padre, hijo, espíritu santo. Cuando todo es una unidad indivisible.

* ‘¿Por qué tenemos miedo?’

Porque somos ignorantes, aunque tengamos conciencia de lo que sucede. Los animales no tienen conciencia de lo que sucede, de lo que les pasa, son robots de carne y hueso. Y ellos, no tienen miedo del presente, del mañana, del pasado, del futuro. Reaccionan según la energía que se acerca a ellos. Y si es disonante, demasiado poderosa reaccionan, para ponerse a salvo. Los animales, por eso no dudan, su acción es directa, mueran o no mueran, cuando hacen lo que tienen que hacer. Según su programación.

* Para que funcione el sexo, han de haber la mujer y el hombre erotizados, Sabiendo que el sexo, es irresistible. Porque, fue creado para que fuera obligatorio. Para que, de esa manera, la reproducción estuviera asegurada. Que es la función por lo que fue creado.

* ‘Sigue a tu corazón, pero lleva tu cerebro contigo’.

Lo perfecto es, que el corazón y la mente estén unidos. Y no se interfieran el uno con el otro.

* ‘Hay que decir y escuchar las cosas: los viejos van a morir antes que los niños, los jóvenes’.

Eso puede ser cierto o no. Pues, la vida es sorprendente, ingobernable. Pues, lo que parece programado, se puede alterar. Menos la muerte, que siempre está ahí.

* ‘Vivir al límite no es tan malo’.

Cuando es preciso, es preciso. Pero, si no es preciso, ese peligro de vivir al límite, nos puede traer malas consecuencias.

* ‘Los refugiados que huyen por el peligro, son tratados como delincuentes ahora. Y esto es sin duda, un legado del populismo moderno’.

Siempre los que llegan a un lugar, donde son desconocidos. Son vistos como un peligro. Porque, lo viejo y repetido, choca con lo nuevo y el cambio que lleva consigo. Los primeros turistas que llegaban al mediterráneo español, eran vistos como algo escandaloso. Y a los hippies de Ibiza, los payeses, les lanzaban piedras cuando se bañaban desnudos. Además, decían que por su culpa el único pequeño río que tenían -Santa Eulalia- se había secado.

* ‘Si aceptamos el ego y lo vemos como algo normal, entonces el gobierno autoritario es inevitable porque el ego tiene tendencias imponentes’.

Pero, el ego no va a desaparecer. Por lo que, hemos de comprenderlo. Y para comprenderlo no podemos dividirnos de él. Porque, él mismo se nutre de la división. Pues, el ego es división. Entre ‘yo’ y ‘tú’, ‘nosotros’ y ‘ellos’.

* ‘Uno no tiene que involucrarse en cosas, que son malas para los seres humanos y la sociedad en su conjunto.’

Aunque parece que ya está todo determinado, está escrito. Como todo no lo podemos saber, ya que la vida es un misterio. Uno ha de dejar de hacer las cosas que ponen en peligro nuestro cuerpo, nuestras vidas.