Torni Segarra

Seleccionar página

* Eso que dices es muy grave. Y sin nombrar ninguna fuente, quieres que te creamos. Seamos serios, por favor. Esto no es una taberna de borrachos.

* ¿’El Periódico’ es fake? Parece que tengas ganas de pelear, coger el fusil. Y no te dejarán que lo cojas. Al menos los políticos. No te equivoques. No hagas un barullo donde no lo hay.

* Despierta, todo lo que he publicado es de ‘El Periódico de Cataluña’. Buenas noches. Encantado de conocerte.

* He sabido de ti, al leer la prensa. Haces olor de fachas -todos vosotros-. No creas que, con el rollo político que llevas ya te salvas. No. Eres facha. Y tú lo sabes. Total, por el dinero. Qué materialista eres. Por el sillón.

* Hay varias prisiones: el cuerpo, la tierra, las adicciones, la programación. Y no podemos salir de ellas. De manera que, hemos de vivir dentro de ellas. Hay dos maneras: hacer la guerra contra las prisiones; o dialogar sobre ellas, comprender lo qué son esas prisiones. Sí es así, vemos que, en la huida, vamos a generar otra prisión. Así que, si veo que no hay salida por ningún sitio, lo veo tan claro como veo el fuego que quema. Entonces, al no haber división llega la inteligencia, que es compasión por todo lo que existe. Tanto por nosotros, por la prisión, como por toda la humanidad.

* Cambian los tiempos. Pero, las maneras inhumanas, crueles, de cómo vivimos son las mismas: por dinero, por el placer, somos capaces de hacernos feos, insensibles, crueles. Antes se explotaba, a los esclavos negros. Ahora se explota también, pero lo hacen de manera que nos parece aceptable, adecuado. Dentro de unos siglos, dirán que nosotros vivíamos también como esclavos. Que no podían hacer nada, para liberarse de la esclavitud.

* No hay que estar triste. Hay que comprender la realidad que nos toca vivir. Hay muchas cosas que nos parecen factibles, vivimos con ellas: la total falta de educación, el nacer y empezar a llorar por el dolor de llegar a la vida, el crecer, el enfermar, el llegar a la vejez, la decrepitud y la muerte. Pero esto no se puede cambiar. Hemos de vivir con ella, sin volvernos amargados, desequilibrados.

* Todo lo que dice JK, Buda, o quien sea, es lo mismo. Lo que cambia es el personaje. La manera de decirlo, cómo vive. Y como lo ven sus simpatizantes, sus seguidores.

* Si no nos atenemos a los hechos, seguiremos como siempre: dependiendo de una autoridad, idolatrando a las personas, a estatuas, imágenes de madera o de piedra. Pero eso no trae comprensión de la realidad, del dolor. Por lo que, hagamos lo que hagamos, digamos lo que digamos, el dolor estará con nosotros. Aunque digamos que no. Porque estamos iluminados, en samadhy, en nirvana. Todo cuentos. Porque, ¿cómo sabemos si alguien esta iluminado o no? ¿Hay algo, un papel, una puntuación, que lo pueda confirmar o denegar? Todo eso, es tan infantil. Como lo es toda dependencia.

* ‘Alguien tiene que parar este desastre’.

Primero, lo has, lo hemos, de parar cada uno de nosotros. ¿Cómo lo pararemos? Si lo hacemos guerreando, esa solución no sirve. Porque, viene la amargura. Y el vencedor no vivirá en paz. Aunque tengas un policía, un militar en cada esquina. Aunque los tribunales, estén al servicio solamente del vencedor. Así que hay que comprender, que mientras haya un vencedor y un vencido, la guerra continuará. Pero, ¿por qué no se acepta un empate, de empatía, de afecto, de compasión, de amor?

* Juzgar, es de idiotas. Lo difícil, es ver, comprender. Y vivir, eso que queremos que hagan los demás.

* El deseo, sea el que sea, genera desorden, conflicto. Es decir, sufrimiento, dolor. Pero, reprimir el deseo, también genera desorden, conflicto, sufrimiento, dolor. De manera que, todo deseo en todas direcciones, es desorden, conflicto.