Torni Segarra

Seleccionar página

Conversación Sergio y T. Segarra:

* T. Segarra: Buenas noches, Sergio. Mucho frío. Tiempo duro. Tempranero. Pero nadie sabe lo que venga, lo nuevo, lo que es, lo que será. Sólo sabemos que moriremos. Por eso, se dice: muerte cierta, hora incierta. O lo que es lo mismo, cierto es que va llegar algo, pero no sabemos cuándo vendrá, ni cómo ni qué sucederá.

* Sergio: No hay muerte Toni. Es una transición que dura décimas de segundo. Un hombre sabio como tú debería saberlo.

* TS: ¿Transición a dónde?

* Sergio: Al mundo definitivo, a la eternidad. ¿No crees en eso?

* TS: Creo en la eternidad del universo, de la energía, de la vida. Pero, cuando muere alguien, ¿qué pasa con esa persona?

*Sergio: Esa persona no muere. Cambia de universo, cambio de plano vital. Pasa a otra dimensión. ¿No has leído nada sobre ello? Me sorprendes.

* TS: Aunque no descarto lo que tú dices. Eso no es un hecho. Eso es una ilusión, algo que nos gusta creer en ello.

* Sergio: Bueno. Tengo poderosas razones para creer en ello. Pero a nadie se le puede obligar a creer. Es elección de cada cual.

* TS: Eso es, Sergio. Esa es la manera para que haya paz, respeto.

* Sergio: Te puedo dar alguna pista si te interesa ese tema. Pero el esfuerzo habrás de hacerlo por ti mismo.

* TS: Sí, acepto las pistas que me des. Buenas noches, Sergio.

Después de unos días:

* Sergio: Aquí van las pistas prometidas Toni: Elisabeth Koobler Ross. Raymond Moody. doctora Luján Comas.

Después de unos días:

* TS: Sergio, buenas tardes. He visto un par de charlas de la doctora Luján Comas. Aunque dice alguna cosa interesante. Las encuentro superficiales, todo lo que dice son vaguedades.  

He escrito, este comentario:  

Lo que cuenta son los hechos. La mente está programada para resolver problemas. Por tanto, todo lo que vemos son problemas. Eso no quiere decir, que, aunque haga frío, con sus problemas, hay que negarlo. Hay algo que está muy claro, cada vez que decimos lo que es la verdad, eso no es. Por eso, lo que podemos decir, es que sólo sé que no se nada. Y eso se aplica también, a las explicaciones sobre lo que sucede después de la muerte.

* Sergio: Bueno, son apreciaciones, valoraciones…no sólo está ella. Ya te digo que ha habido más estudiosos sobre el tema y supongo que iremos averiguando más…Esa mujer a la que calificas de superficial es para mí una gran y muy prestigiosa profesional.

* TS: Es superficial, porque se atreve a decir lo que no sabe nadie. Pues, nadie ha vuelto -no como fruto de una alucinación, sino, de hecho- para decirnos que es lo que sucede después de morir.  Ni tu padre ni mi padre, ni parientes, ni amigos, nadie vuelve después de morir, para informarnos.

* Sergio: Estás siendo superficial tú al hablar sin conocer todo lo que se ha escrito al respecto. Documéntate, infórmate mejor. Averigua sobre los médicos que te cité. Lo otro es ser frívolo y superficial Toni. Ya que te interesa el tema esfuérzate en averiguar.

* TS: Pero, Sergio, con los años que tenemos, con lo que hemos vivido, viajado, leído, etc. Alguien de verdad, no como una teoría, ¿nos ha dicho lo que hay después de morir? No voy agarrarme a lo que digo, ni dejarme atrapar por ello. Pero, cuestiono todo lo que se dice al respecto. Soy un tanto escéptico a todo lo que se diga. Diga quién lo diga.

Sergio: Bien. Eres libre de hacer o no hacer. De indagar y averiguar o de dejarlo estar.

* TS: Me falta ver lo que dicen los médicos extranjeros. Pues, no me había dado cuenta de que estaban ellos. Sólo me fije en la Dra. Luján Comas. Ya te diré después de verlos y oírlos. Gracias, Sergio. Buenas noches.

* Sergio: Buenas noches.

* TS: He leído sobre Elisabeth Koobler Ross, Raymond Moody y Luján Comas.

Y hay que decir, que la mente tiene la capacidad de inventar, todo lo que ella cree necesitar. Entonces, la mayor necesidad que tenemos -además de comer y beber, etc.-, es liberarse del miedo al futuro, al presente y también del pasado. Por eso, la mente, es decir los seres humanos, han inventado las religiones; a lo que pueda haber más allá de nuestro entendimiento, dios, los dioses, los santos, los ángeles.

Otros, han inventado diálogos con los muertos. Donde hablan con ellos, etc. Que sí, que es cierto. Pero, esos diálogos con los muertos, son una proyección de las personas que se han muerto. Como ya hemos dicho, la mente tiene esa capacidad; al igual como hablar con las personas vivas a distancia mentalmente. Pero, es un dialogo como si dijéramos analógico. Es decir, en base a unas informaciones básicas, la mente logra relacionarse con los muertos o con los vivos.

Pero, eso no tiene ningún valor real. Porque, eso no quiere decir que, por ejemplo, si se muere alguien, es ese alguien con el que podemos comunicarnos porque sigue teniendo otra vida, en otro ámbito astral. La persona, cuando muere, es como si se muriese un animal. Y, ¿qué pasa con un animal después de morir, a dónde va? Nosotros somos animales humanos, racionales.