Torni Segarra

Seleccionar página

* ‘Se supone que Dios es amor’

Si dios es el universo, aparentemente no tiene amor. Porque, ese dios consiente toda clase de maldades, miserias, huracanes, inundaciones, matanzas y muertes por hambre. O sea que, habrá que empezar por saber qué es dios. ¿Es el nuestro o el de los otros? ¿Es malo o es bueno? ¿O esas palabras no se las puede, no son adecuadas, para aplicaras a dios?

* Vuelven las guerras fuera de casa. Promesa no cumplida. Muchos se lo creían. Porque, son idólatras, seguidores ciegos, programados.

* Si tu cerebro es normal, como el de todos. Entonces, todo eso que hablamos de la liberación, del fin del ego, del ‘yo’. Es, y viene, caprichosamente. Es decir, viene y se va.

* Decía lo de dios, porque esa palabra está muy corrompida, gastada. Porque, todos tienen su dios particular: el dios cristiano, el musulmán, el judío, el hindú, etc. Y todos dicen, que es el verdadero. Por eso, se dice que, cuando alguien menciona a dios, se ha de lavar la boca, porque se la ha ensuciado. Pues, lo desconocido, lo que no se puede conocer, si hablamos de ello nos corrompemos.

* ‘¿Puedes ser honesto alguna vez? ¿Puede ser honesto el centro que eres?’

Mientras opere el ego, el ‘yo’, ¿puede haber honradez? Por eso, la honradez existe temporalmente. No siempre.

* ‘¿Puedes conocerte a ti mismo si no hay ningún yo para ser conocido?’

El que dice que se conoce es el ‘yo’. La acción de conocerse, es el pasado. Pues, en el ahora no hay nadie para que conozca.

* ‘El necio se ve se ve a sí mismo como si fuera otro. El sabio ve a los otros como si fueran el mismo’.

Básicamente, todos somo iguales. Pero, técnicamente, a la hora de hacer algo, ahí cambia todo.

* ‘Si uno tiene aversión a la enfermedad, no se sana. — Si uno deja toda forma de aversión no tiene enfermedad’.

Si te haces amigo de la enfermedad, ella te puede contar su secreto. Y así, sanar.

* Pese que todas las drogas son peligrosas, esas que has nombrado -ayahuasca, LSD, DMT, Peyote-, nos hacen ver en realidad quiénes somos. Es decir, ver cómo opera el pensamiento, la mente.

* ”La tristeza tiene un nombre. Se llama, desaparecida para siempre…’.

Si sabemos ver la vida cómo es. Todo lo que suceda, nos podrá golpear, pero no torturar con la tristeza mucho tiempo.

* Resulta que todos vivimos atrapados, dependiendo de personas. Ya sean de los partidos políticos y sus dirigentes, ya sean por la pareja, ya sea por los parientes. Pero, es preciso relacionarnos con todos y con todo. El problema es, no saber gestionar las relaciones. Para ello, cuando vemos que dependemos, estamos aferrados, es cuando uno ha de hacer algo: descartar esas situaciones.

* El apego es miedo. Y mientras no comprendamos ese miedo, seguiremos estando apegados, aferrados, a todo lo que necesitamos en la vida. Al miedo no se le puede vencer. Se le tiene que comprender. Y para ello, es el ‘yo’, que es el generador del miedo, al que hay que comprender. Porque, el miedo y el ‘yo, son lo mismo.