Torni Segarra

Seleccionar página

* Tú puedes justificar la violencia, la guerra. Pero, eso no va a resolver el problema. El problema está porque ellos también justifican su violencia, la guerra. Y ese es el drama de la vida: todos somos iguales, todos queremos vencer, queremos que nos respeten. Pero, antes nosotros hemos de respetar. La violencia, la guerra, no sale de la pared. Sale de nuestro interior, con el odio, la vanidad, el egoísmo que no tiene fin. Hay algo que está muy claro: si queremos la paz, ¿por qué hacemos la guerra?

* Creo que sería más clarificador decir: nuestra vida es continuidad. De lo contrario, parece que sólo tú tienes ese privilegio.

* En el ahora contiene el pasado. Pero, no hay recordador que se identifique con ese pasado. Es como si tú eres canadiense, pero en el ahora tú no lo sabes. Y si lo sabes, no surge reacción negativa o positiva al oír Canadá.

* La libertad, es cosa interna. Uno puede estar en prisión y sentirse libre. Más, el cuerpo, es como una prisión. Pero, si se armoniza con él, la prisión desaparece. Es decir, la libertad es comprender cómo funciona la vida, la mente. Todos somos presos de la tierra. Y sin embargo, vivimos en ella, con todo lo que ello implica de felicidad, de problemas.

* Soy feliz con el pequeño círculo social de personas que están en mi vida, son pocas, pero son leales, son maravillosas’.

Pero, si ese círculo pequeño social de personas. que están en tu vida, se convierte en un clan, un grupo cerrado. Te aislarás y dividirás de los demás. Y entonces, es cuando puede aparecer el racismo.

* ‘¿Qué ves cuando miras al espejo?’

Podemos ver la realidad. O, podemos ver, lo que nuestra imaginación es capaz de inventar.

* ‘Ser querido alimenta el ego. Ser evaluado alimenta el alma’.

Ser querido, es cosa política, mecánica. Ser evaluado, puede ser cosa del amor.

* Cuando todo el mundo acusa. No creo que el acusado sea tan malo, como las víctimas lo presentan. Acusar y querer juzgar al pasado, es tan negativo y peligroso, como el daño que se quiere juzgar.

* Ese dar y recibir, es el éxito de la vida. El peligro está, cuando uno quiere tener siempre la razón. Porque, se convierte en un dictador, tirano. ¿Podemos dejar de ser dictadores, tiranos? Porque, primero hemos de liberarnos nosotros de ser un dictador, tirano.