Torni Segarra

Seleccionar página

* Ya estamos con la dictadura: ‘Yo sí que puedo tener armas, las que sean. Pero, tú no las puedes tener ni usar; y no te dejaré por todas las maneras posibles’. Ni en el salvaje oeste hacían eso: todos podían llevar armas y usarlas. Pero todos sin excepción. Si no llega la dictadura de los tiranos.

* Conocerse así mismo es muy fácil. Lo difícil es, ver cómo somos y cambiar, descartando lo negativo.

* No lo entiendes. Vamos a ver si lo ves claro. Estamos en la vía del tren jugando a las afueras de la ciudad. Y uno me dice, el tren está por llegar. Y no le hago ningún caso. Pero, el insiste otra vez. Y yo sigo sin hacerle caso. Y el que me avisa, me enfado con él por su insistencia, y ya no dice nada. Así que, cuando llega el tren de improviso, en un salto salgo de las vías.

* Primero que nada, tú eres el que ha sacralizado a JK. Yo no lo hecho. Por tanto, si lo sacralizas, si lo haces un santo, un gurú, un maestro, estás sembrando el racismo. Pues, todo ser humano tiene las mismas capacidades, para llegar donde ha llegado otro.

Para finalizar: ¿Dónde hay esfuerzo, si yo te fuerzo a ti para que hagas lo que no quieres, hay ahí amor?

* Eso para saberlo de primera mano, hay que tener y convivir con uno o varios hijos. Aunque, también si somos agudos viendo, observamos atentamente todo lo que sucede, vemos todo el problema de la relación. Y la relación entre las personas, sólo es posible si no nos identificamos con nuestro papel, nuestra imagen. En este caso de padre. Y de esa manera, sólo vemos al hijo como hijo. No lo vemos como un ser humano, con sus necesidades.

* ‘Si pudieras vivir sin conflicto El mundo se transformaría’.

El mundo no cambiaría. El que cambiaría, serías tú. Si es que es posible vivir sin conflicto, siempre, a todas horas, a tiempo completo. El conflicto, siempre estará ahí, pero podemos ir más allá de él. Cada vez que aparezca. Porque, cuando soy consciente de que estoy en conflicto, dejo de estar en conflicto.

* Debes de investigar esa envidia que tienes, que se torna en odio. Pues, todo depende de lo que somos. Es decir, todo lo que digas, en el fondo es tu opinión. Y todo lo que otro diga también es su opinión. Si eres pacífico, con compasión, amor. Dejarás de odiar, de subestimar. A ver si eres capaz de verlo claro, todo lo que se te ha dicho. Y así vaciarte del odio, de la envidia que tienes. No a una persona. En realidad, el problema no son las personas, es tu mente, tu vida, cómo la vives. Que te amarga. Y lanzas a los otros tu amargura.

* ¿Por qué iba de querer, tal cosa? No quiero que nos distanciemos.

* ‘Por conocerse a sí mismo Ud. tiene nuestras motivaciones o nuestras características o qué?’

Básicamente, sí. Todos tenemos miedo, no queremos ser miserables, ni vivir en la pobreza, no queremos la soledad, etc.