Torni Segarra

Seleccionar página

* ‘Agni -fuego- es la voluntad de progreso, la llama de la purificación que quema todos los obstáculos y dificultades’.  

Los obstáculos y las dificultades, desaparecen cuando se comprenden. No desaparecen, pero no molestan.

Pero el fuego sólo, no sirve para nada. Es la combinación del fuego, la tierra, el agua, etc., lo que hace que la vida sea.

* ‘Cuando alcanzamos el conocimiento o la concientización correcta, no se cambia nada esencial en la relación eterna’.

El conocimiento, la concientización, es la llegada de la sabiduría. Por lo que, todo sigue igual. Lo que cambia es que los problemas, no son vistos como una lacra. Si no, los sucesos precisos de la vida cotidiana.

* ‘El hombre es un ser de transición, no es definitivo: porque en él y más allá de él asciende el grado radiante que asciende a una divina supermanidad’.

¿Qué es lo divino, qué es dios? No lo sabemos.  Y como no lo sabemos. Todo lo que digamos de ello, eso no es. O, es. Pero, no es. Ya que el universo, lo engloba todo: el sí y el no, la muerte y la vida, lo malo y lo bueno, la destrucción y la construcción.

* ‘Oculto en lo profundo del hombre, los poderes celestiales pueden morar. Su frágil barco transporta a través del mar de años. Un incógnito el imperecedero’.

La nada, el vacío. Lo que está más allá de las palabras, más allá de nuestro entendimiento.

* ‘La ambición de un alma elevó la carrera: un Poder funcionó, pero ninguno sabía de dónde venía’.

Viene de la nada. O de lo impredecible. De lo inescrutable. De la esencia del universo.

* ‘La palabra mejorará solo en proporción a medida que nos hagamos mejores’.

¿Mejores o más sabios, inteligentes? Porque, lo mejor y lo peor, el mal y el bien, la dualidad, el conflicto, no existe. Sólo existe la unidad total.

* ‘Los males que sufre la humanidad –colectiva e individualmente– provienen de los errores que se encuentran en las raíces de nuestra naturaleza ignorante’.

Esa ignorancia, es la que se atreve a creer y a decir que hay un dios -que ella conoce-, se atreve a practicar con los poderes psíquicos, para escudriñar lo que la mente inventa. Esa mente, que es infinita.

* El infinito es lo que no se puede medir. Y por tanto, no podemos saber cómo es su forma, su perímetro, etc. En el ámbito psicológico, espiritual, es lo que nos hace libres.