Torni Segarra

Seleccionar página

* ‘Quién es el que está consciente de que estoy pensando?’.

Cuando el ‘yo’ opera, es él el que es consciente de lo que sucede, interna y externamente. Si el ‘yo’ no opera. No hay nadie que esté consciente. Pues, sólo existe la percepción. Aunque la consciencia, es la que percibe.

* Esa es la realidad, que, a los occidentales, ricos, derrochadores, caprichosos, Tanto les molesta. Por eso, el que teme algo debe.

* Todo en la vida se puede complicar. Pero, nosotros hemos de hacer algo para que las complicaciones no nos desborden, Los malos tratos a las niñas o niños pequeños, eso es un hecho. Los niños pequeños, que son golpeados por sus padres, ¿eso no les traumatiza? Pues, la persona más querida, más amada, de las que más dependen, sus padres, las golpean, las maltratan. Y los niños piensan: ¿cómo la persona que más amo, me golpea?

¿Qué podemos hacer para que ese maltrato, desparezca? Poco y mucho: primero, que nosotros dejemos de ser crueles, en nuestro ámbito. Segundo, acudir, si es preciso, a los protocolos de las instituciones, para que se hagan cargo de las personas, los niños maltratados.

* La paz, no se compra en un supermercado. La paz llega, cuando uno comprende, porque lo sufre en su carne, e internamente. Que, si no hay paz, la vida es un infierno, una desdicha de odio, confusión, locura. Y entonces, uno se esmera, está atento a todo lo que va a romper esa paz. No tiene otra cosa en la cabeza, que cuidar esa paz. Entrega su vida para vivir en paz, que es el fin del conflicto, de la violencia, de la guerra.

* Entonces, si es tan privativo lo que dices, ¿por qué no lo informas en privado -por Messenger, email-? Casi todo lo que se oculta, para que sólo lo vean unas determinadas personas, ¿no es racismos puro y duro, elitista e inmoral?

* ¿A qué te refieres con la muerte? La muerte de verdad, es la física. La muerte psicológica a algo, es porque llega lo nuevo. Y lo nuevo, no podemos saber lo que es.

* No nos olvidemos que somos cristianos, del maestro Jesús. El de amar a todos. El de la justicia -no la humana que es falsa, corrupta- si no la de la vida, la del universo. Problemas, siempre los habrá. Por eso, los problemas sólo ellos se tienen que resolver. Inténtelo y verán que pasa. Pues, juzgar es inmoral. Crearse enemigos. Y el amor, no tiene enemigos, tiene amigos.

* Creemos que un ser humano es perfecto, un santo. Pues, santo que respira, no vale, no lo puede ser. Ya que, para vivir hay que pecar -hacer daño a alguien-. Cuando uno acusa, persigue, atemoriza, está destruyendo a las personas. Cuando lo primero que hemos de hacer, es juzgarnos a nosotros. Se acuerdan de aquello: el que esté limpio de pecado, que lance la primera piedra. Pues, todo se reduce a celos, odio, venganza, vanidad, crueldad, fanatismo, integrismo, cosa de carcas. Que es toda la actividad del ego, del ‘yo’. Y el ‘yo’, es división -otro pecado-.