Torni Segarra

Seleccionar página

* El amor es esa rareza, que está más allá del tiempo. Por eso, cuando hay amor, el tiempo pasa de prisa, corre.

* Todo está siempre cambiando. Es como un río que siempre se mueve, transformado su cauce. Las personas todo lo que nos pasa, forma parte de la cadena del cambio que nos impone la vida.

* ‘Cuando se quiere ser como otros no vemos’.

No vemos, porque queremos resolver el reto que nos llega, como si fuéramos los otros. Y, por tanto, nos dividimos del reto, del presente, que es el verdadero problema. ¿Por qué queremos ser como los otros, a los que admiramos, somos devotos de ellos? Y eso, genera una pugna, una disputa, una contradicción, en todos por igual, sean niños, jóvenes, viejos. Porque, el ego siempre está ahí, con su más y más. De ahí, la agresividad, la crueldad, la violencia. Que no es solamente, cosa de uno. Si no de dos, de todos. Por eso, en el ver claramente qué es la realidad, hay dicha, hay celebración, empatía con lo que está sucediendo. 

* Todos tenemos nuestros motivos, para hacer algo. El problema está cuando lo que hacemos, les molesta a los otros. Entonces, es cuando hemos de empezar a discurrir. Para no ganar ni perder.

* La verdad es también acción total. Y eso que uno hace, nadie se lo puede arrebatar. Todo lo demás son palabras, vacías de contenido. Pues, es la acción directa, ahora, lo que hace que llegue el amor.

* Lo perfecto, es un invento nuestro, es una ilusión. En las relaciones con las personas, tampoco pueden ser perfectas. Ya que, cada uno tiene que compartir con los otros. Para que, haya paz, armonía, uno ha de ceder cuando le toque. Y ese ceder, también ha de ser compartido. Lo que salga de ahí, es cosa de las dos personas. Pues, cada uno acepta lo que puede. Que puede ser, menos o más, que cede el otro. Es como un acuerdo en cada ocasión, para que no haya siempre perdedores o ganadores.

* Cuando uno miente, se está mintiendo a él mismo. Porque, todos formamos parte de un todo, que nos afecta a todos. Es como pretender hacerle daño a una pierna, creyendo que la pierna no es de él.

* ‘Para una mente que está aprendiendo, los cielos están abiertos’.

Aprender no es fácil. Pues, para aprender la mente ha de estar vacía, libre, para poder tener toda la energía para comprender.

* Si no somos conscientes de nuestra estupidez. Es que somos en verdad, desafortunados estúpidos. Pues, cuando me doy cuenta que soy estúpido, es cuando dejo de serlo.

* Cuando no hay yo, ni tú, todo es belleza, esplendor, dicha. Al dejar de estar dividido, en poder del ego.

* El pasado, ¿no está muerto? Cuando una persona muere, es el fin de ella. Y, por tanto, dedicarle tiempo, etc., a alguien que no es, ni está, que es la nada, ¿no es una pérdida de tiempo? ¿Una superstición superficial, emotiva?

* ¿Por qué, quieres pensar en fantasmas, en alucinaciones? ¿Por qué buscas entre los muertos, al que está entre los vivos -los seres humanos-? Todo el amor, todo el respeto, a los demás, se da cuando uno está vivo. Pues, el muerto no necesita nada.