Torni Segarra

Seleccionar página

* El problema está en identificarse con los republicanos, los demócratas, o con quién sea. ¿Sabes por qué? Porque, toda identificación nos divide, nos genera desorden, confusión. Entonces, si te identificas con los republicanos, no querrás hablar mal de ellos. Aunque lo quemaran todo, los disculparías. Y serías capaz de culpar de toda esa hecatombe, a los demócratas. Por supuesto, que los demócratas harían lo mismo: culpar de todos los males y desdichas a los republicanos.

Esto es así, porque la división, genera desorden, confusión. De manera que, la inteligencia no puede operar.

* La vida es lo que es. Y por ser como es ya es maravillosa. Al igual como los animales, plantas, árboles, las personas, todas somos maravillosas. 

* Cada día prosigue la transformación. Nosotros nos creemos que cada día es nuevo.  Pues nuestro paradigma de matar para para comer, y poder sobrevivir, es tan viejo como el mundo, el universo.  

* Las conexiones mentales son la consecuencia del amor. Y el amor es la ausencia de división interna. Donde ni el bien ni el mal pueden operar.

* O en el amor, ni el mal ni el bien se conoce.  

* A lo que le das poder, tiene poder sobre ti. Y a lo que eres indiferente, ni le das poder, también tiene poder sobre ti.

Sólo la mente que está más allá del bien y el mal, no soporta ningún poder. Porque no conoce ni está dominada por el miedo.   

* Todo empieza y acaba en nosotros. Incluso la satisfacción en lo que hacemos.

Por lo que culpar solamente a los otros, de nuestras desdichas, es infantil, superficial, fuera de la realidad.            

* Uno puede ser un eco, y no una voz, si es que lo quiere, porque lo necesita. La vida es la totalidad del bien y del mal, de lo que me gusta y no me gusta. Todos no pueden ser machos alfa       

* Cuando hay comprensión de la realidad, de la belleza y de lo absurdo. No hace falta la fe, que es una creencia en una idea o teoría. La fe, las ideas, las creencias, son ilusiones. No son hechos.

* Hay que vivir incluyendo las líneas políticas, religiosas, nacionalistas. E ir más allá de todo ello. Pues todo eso no va a desaparecer. Forma parte de la vida, como el conducir coches, ver televisó, leer diarios. 

* Eso es como cuando decimos que los policías, las autoridades, son los vigilantes. Pero, a ellos ¿quién les vigila? Porque ellos también son corruptos. Viven divididos, en conflicto, en contradicción, en la dualidad. Y, por tanto, también generan desorden.

Por eso, la pregunta es: ¿Quiénes han de vigilar, si todos somos corruptos, viviendo en desorden, división? 

* Los nazis, y otros, todo lo que hacían, por espeluznante que fuera, estaba dentro de la ley. Por eso, la ley tiene esa parte absurda. Y agarrarse a la ley para siempre reprimir, eso es absurdo.

Porque el represor está provocando el levantamiento, la rebelión, el desorden, la anarquía, la violencia, la guerra. Los esclavos, de esa manera, nunca tendrían la posibilidad de liberarse, de reclamar mejores condiciones. Porque sus amos eran los que dictaban las leyes.

Absurdo, aunque los amos gritaban que es la ley, lo que impide las actitudes humanistas, esas reclamaciones para que todo sea más amable, compasivo, con amor.

Un dictador, un tirano, ¿puede tener amor? Él y muchos otros, que son como pequeños dictadores, dicen que sí. Pero la trampa es, que sólo lo hacen para no perder los privilegios, para poderles robar la sangre a los esclavos. Para poder seguir viviendo, como siempre lo habían hecho: yo soy más que tú.

Así que, si no me obedeces, te castigaré, te torturaré, te mataré.