Torni Segarra

Seleccionar página

* ‘…para que el ser humano aprenda de estos problemas que nuestros semejantes traen a la vida del individuo.’

Creo que deberías de haber dicho, en vez de eso que has escrito. Lo siguiente: ‘Que nosotros traemos a la vida’. Porque, de lo contrario parece que tú estás fuera. Y no, estás con el agua hasta el cuello. Como todos los que habitan, esta maravillosa tierra.

* Cuando escribe poéticamente, es cuando aparece tu “locura”. Pero, es entonces cuando te das cuenta donde estás, dónde te has metido. Pero, si tú lo quieres exactamente, no hay ningún problema. Sólo tienes que saber, qué es una adicción peligrosa.

* En realidad, la única enseñanza que nos obliga a actuar, es el dolor. Sin dolor, la vida no tiene sentido. O sí, pero viviríamos en el orden que tienen los animales: el más poderoso, se come a los menos poderosos. ¿Es eso lo que queremos: el egoísmo absoluto, total, sin compasión ni amor?

* El vestido en el muro de Anna, parecido al de Pau, tumbada en la hamaca, ¿quiere decir algo? Que vaya bien.

* Ahora, el sorprendido soy yo. ¿Por qué preguntas si me he confundido? Y, ¿por qué ves un misterio y que te lo resuelva? Creo que la clave de todo, está en la expresión “accidentalmente, te he visto de repente …”, a mi texto primero del muro. Esto quiere decir, que siempre que empleamos palabras que son condicionales: accidentalmente, eventualmente, podría ser, tú crees, etc. Se nos disparan las especulaciones. Esto, para ti que eres publicista, ya te va bien: pero, tienes que dominar, sino caes en un mar de interrogaciones, especulaciones.  

Y, aunque qué para sugerir, esto vaya bien. A nivel personal, te crea un monte de problemas. Aunque, que como tú sabes, dudar, cuestionarlo todo, es estar siempre al máximo nivel de atención y percepción alerta. Esto parece pesado y arduo, pero es preciso. Todo el misterio de la creación a todos los niveles, y en la publicidad también, es la invención, lo nuevo, lo que nunca se había visto.

Y como tú sabes, para que venga lo nuevo, hay que morir a lo viejo, a lo repetitivo y de siempre. Es decir, ser moderno-progre, pero de verdad y no un Garulo. Porque. lo más moderno es liberarse del sufrimiento y del dolor, que es lo más viejo que hay. Por ello, lo más moderno de verdad, lleva más comodidad y facilidad a las personas en todos los ámbitos. Los que complican más la vida -en ropa, arquitectura, ingeniería, en las cose cotidianas-, es que no se enteran. Y, por ello, generan más confusión y sufrimiento. Ves, ya me has ayudado a aclararlo, porque lo que se investiga con otro, lo que sale es de los dos. Y por eso, no hay maestro ni discípulo, ambos son iguales. Y eso, es compasión, que es amor; una joya de alegría y de felicidad.

* Pero no te das cuenta, que, si no sientes dolor, si no sufres, no harías nada. Cada impulso, cada acción, es para eludir el dolor. No ves que somos como animales, estamos programados, para supervivir, para ser los mejores, para ser los más aptos, los vencedores. Y todo esto, es producto del miedo. Y el miedo, es dolor. Haber, cómo te sales de ahí. Estamos acostumbrados a huir.
Y una de esas huidas es hablar y hablar, lo que se dice ahora el blablablá, sin fin. Y claro, eso es otro entretenimiento. Y, ¿por qué queremos e inventamos los entretenimientos? Pues, porque tenemos miedo de nuestra existencia, de la muerte, de la inseguridad, del caos de esta vida. Es decir, queremos huir del perenne dolor y sufrimiento. Ahora, tú tienes que ver qué se puede hacer para ir más allá de ese dolor.