Torni Segarra

Seleccionar página

Escritos recuperados del año 2010

* Si me permites que te diga, Carlos, la cuestión es: ¿Podemos ir más allá de nuestra imagen, que hemos creado a lo largo del tiempo, cuando nos damos cuenta de ella? ¿Podían Presley y Jackson, deshacerse, ir más allá de su imagen?

* Ana, tú lo has visto. Porque, en el ver está la acción total. Pero, tienes que tener comprensión, compasión, con los que no ven.

* Es muy hermosa. Pero la belleza, es tener una mente y un corazón limpios, con pureza.

* Gracias, Lluvia Guijarro, por tu colaboración con los sharings -publicaciones-. Con respecto a los consejos que dio Jiddu Krishnamurti, para que sus enseñanzas no se corrompieran, creo que este es uno de los más verdaderos: Es más importante vivir las enseñanzas, que divulgarlas y transmitirlas.

* La guerra, que de siempre hemos practicado, no cesará hasta que la búsqueda de placer hedonista, etc., del más y más, no sea comprendido y podamos ir más allá de ello. Los rezos, las posturas, la meditación y su práctica, los cantos, la devoción a un gurú, ir a los templos, etc., todo esto también forma parte de la guerra. Pues, esto nos hace fanáticos y perdemos la sensibilidad y la claridad mental; y entonces, ya estamos listos para la guerrea y todo lo que llega con ella: asesinatos en masa, sufrimiento y dolor sin fin.

*  Muchas gracias, Nancy. Que los hechos de la vida, los lejanos y los cercanos, no te amarguen y pierdas lo bueno que hay en ti.

* Yo también sólo llevo cuatro meses con ordenador; y he hecho y hago toda clase de tonterías y errores. Aún soy, como un pajarito inocente en este maremágnum inabarcable. Creo que, sí que sabes o intuyes, lo que informo en el último escrito. Que lo pases bien.

* Hola Jessica. Para que escribas un correo electrónico, para responder el tuyo, pero Gmail no puede enviarte. Si quieres escribe a t.segarra.si@gmail.com Adiós

* Ana, las fotos son muy bonitas. Gracias a Kathryn Maresca. Si quieres hacer una miradita.

* Eso quiere decir libertad total. Es decir, la ausencia de deseo en cualquier dirección.

* Para ser un educador e instruir, se necesita que tenga serenidad y paz interior, lo que le hará que sea compasivo, cariñoso y afectivo. Si el educador no está bien internamente, ese malestar lo tiene que canalizar a los alumnos, los escolares, sus discípulos. Y, entonces puede ocurrir cualquier cosa, como los malos tratos, los abusos sexuales, la indolencia y la vulgaridad de lo que instruye y enseña.

* No muerto. Ellos saben lo que se hacen.

* El relato es muy bueno, lo leí en el libro “Krishnamurti íntimo. 1.001 comidas con K”, escrito por el cocinero de Ojai, Michael Krohnen, que ahora es el director de la biblioteca. Es una lástima, que muchas personas, con dinero abundante, si lo leen, seguramente no lo asimilarían. Porque, el mensaje es implacable.

* Es muy bello Gracias Stephen.

* Hola, Rajeswara Rao. Una de las cosas que llama la atención de Krishnamurti, es que no decía que hagamos lo que hagamos siempre seguiremos siendo destructivos y crueles. Porque, para poder seguir vivos hemos de destruir vida: animales, plantas, frutos. También hemos de competir, para que no nos destrocen la vida los animales: tenemos que defendernos de ellos y mantenerlos a cierta distancia; toda clase de insectos, hormigas, moscas y mosquitos, los tenemos que matar. El mismo hecho de sentarse en una silla tapizada destruye gran cantidad de ácaros; lo mismo que al rascarse la cabeza. Y creo, que al no mencionarlo ni aclararlo, muchas personas viven en una ilusión del buen ismo, de creerse santos, los más bondadosos, etcétera. Él se cuidó mucho de no criticar a los que siempre están desplazándose de un lugar a otro, con su consecuencia contaminante para el aire y su gasto en dinero y energía. Por tanto, creo que le faltó decir: que todos los que estamos en la tierra, digamos lo que digamos y hagamos lo que hagamos, somos destructivos, tenemos que generar crueldad para sobrevivir. Y, así creo que todos viviríamos más despiertos, más activos y dinámicos mental y psicológicamente, porque así no hay un llegar. Krishnamurti, da la impresión que ya había llegado.

* Creo que tendríamos que darnos cuenta, que el hombre siempre ha sido destructivo y siempre lo será, si no es que se libera del egoísmo. Antes, hace trescientos años o mil, éramos igual de destructivos que ahora lo somos, pero no teníamos ni la química, ni la maquinaria, ni la energía que tenemos ahora. A más energía, más destrucción, ese es el destino de los hombres. ¿Se puede cambiar ese destino destructivo? Globalmente parece imposible. Personalmente, a nivel individual, es posible; pero nos lo tenemos que demostrar.

Hola Rain. No hay otro método que no sea el negativo, porque el resultado no sabemos cuál será. Y, si lo abordamos positivamente, ya sabemos lo que ha de venir, lo que será: el resultado del egoísmo, del miedo, del “yo”.

* Rain, lo que pretendo decir, es que por mucho que nos creamos que somos pacíficos y que no queremos hacer ningún daño, no lo podemos conseguir. Porque, para vivir, para sobrevivir, nos tenemos que alimentar. Y, para alimentarnos tenemos que matar animales, o arrancar la vida a los frutos u hortalizas. Eso es todo. Y, Krishnamurti esto no lo decía. Por lo que, creaba una falsa satisfacción y seguridad. Si tienes alguna duda o no comprendes ya lo dirás.

* El deseo no se puede satisfacer siempre porque el infinito también lo abarca a él. Al ver el hecho del infinito, el deseo se calma y comprende.

* Creo que decir “sólo” es un poco arriesgado cuando hablamos de liberarnos. Creo que sería más adecuado y prudente decir: “Tal vez, cuando nos liberemos de los esquemas, definiciones…, lograremos ver la unicidad del ser…” Porque cuando hablamos del todo, la unicidad, etc., lo tiene que abarcar todo: lo que parece posible y lo que parece imposible.

* Hola, Rain. Tanto el dolor psíquico, como el físico, son el mismo dolor. Porque, si tú te estás muriendo de hambre porque nadie te ayuda para darte de comer, qué es más doloroso: ¿el estar hambrienta, o el dolor que sientes psicológicamente al ver que nadie te da de comer? Si a uno le cortan una pierna, siente dolor físico -hay personas que después de amputarles la pierna están mucho tiempo sintiéndola-; y, también siente el dolor psicológico por los impedimentos que encuentra para desplazarse. Por tanto, el dolor siempre es lo mismo. Igual que el miedo, siempre es lo mismo: a un animal salvaje, a la enfermedad, al frío, a la soledad, a que alguien te haga algún daño, etcétera.

* Eso es la actitud de un verdadero maestro: señalar, indicar, enseñar para poder mirar la realidad por uno mismo. De lo contrario llega la dependencia, con todos sus problemas de adicción, sumisión, repulsión, agobio y odio. Es decir, el maestro y el discípulo se destruyen mutuamente.

* Todo está muy claro. La cuestión es, cuando tú vas más allá del ego, del “yo”, en un momento dado, ¿es para siempre, o vuelves al cabo de un rato? En cuanto a Jiddu Krishnamurti, cuando tú dices que él no tenía vanidad, porque disolvía el ego, el “yo”. ¿Había disuelto el “yo” para siempre o ante un reto aleatoriamente? JK dijo: Cuando noto que estoy inatento es cuando vuelvo a estar atento. Y, la inatención, es la presencia del ego, del “yo”. Y, por eso, también dijo JK: la vida es destrucción, amor y construcción. ¿Lo captas?

* Eso que dices es verdad, Carlos Antonio. Hace un rato, me ha venido está pregunta. ¿Los locos tienen ego, “yo”? Pues, seguramente todo ya está contestado. Gracias Carlos por tus aportaciones tan inteligentes, sutiles y claras. De todas maneras, un personaje como Krishnamurti y lo variopinto de sus simpatizantes, vale la pena invertir un tiempo para observar ese mundo.

* José Luis. Voy a intentar explicarte que el ego y el “yo”, son lo mismo. Empecemos desde el principio, cuando todavía no éramos conscientes de nosotros ni de lo que nos rodeaba. Luego llegó, a base de repetir experiencias, la consciencia. Y, al ser conscientes, empezamos a identificarnos con lo “mío”; y, ahí empezó lo que denominamos el “yo”. Por tanto, no existe más que el “yo”, que es el resultado de la experiencia, de la memoria. Por tanto, para deshacerse del “yo” uno tiene que hacer las cosas de manera que este “yo” no interfiera con lo que hacemos, el presente. ¿Cómo nos desharemos de este “yo”? Yo, sí que sé lo que tengo que hacer. Y, tú tendrás que descubrirlo.

* José Luis. Si me permites, no se trata de no compartir. Un hecho, o se ve o no se ve. Si tú intentas coger la plancha y nada más tocarla te quema, ¿verdad que retiras la mano, sin opción?

* Carlos Antonio López. Ese conflicto que tú tienes lo tenemos todos. De pronto, se puede perder la salud, una persona, el trabajo, se da cuenta que ya no es joven, etcétera. Y, si nos damos cuenta no hay ningún problema. El problema llega, cuando me digo: que desgraciado soy al no haber hecho más por esa persona que se ha ido, por perder la juventud, etcétera. Y, toda esta actividad, es la actividad del “yo”. Y, ¿cómo cesará el “yo”, con todos sus problemas que genera? Es la visión de que es un impedimento, lo que hace que cese y desaparezca. Es decir, el “yo” mismo, cuando se da cuenta de ese impedimento que es, desaparece.  

* José Luis. Lo complicas todo demasiado. Creo que haces como los psicólogos, que dicen que hay una mente consciente y otra mente inconsciente. Cuando solo existe la mente consciente.

* Todos dicen que quieren amor. Pero el amor que quieren es el de la complacencia; el que no perturbe nuestra manera de vivir; el amor con fronteras psicológicas. ¿Es el amor burgués el que queremos, que nos proporcione toda clase de distracciones y placeres? Y, por eso todo funciona siempre de la misma manera: insensibilidad, conflictos y contiendas. Lo que quiere decir: hambre, pobreza, revueltas y guerras.

* El deseo, pone en funcionamiento al ego, al “yo”. Aunque los deseos sean en dirección al amor, el resultado no será nada que tenga que ver con el amor. Cuando no hay deseo, sino vacío de todo, aparece el amor.

* Sjon Troost. Pero los políticos son elegidos democráticamente por los electores. Si no fuéramos corruptos a nuestra manera, ¿podríamos votar a personas corruptas, mentirosas, llenas de egoísmo? Otra cosa es qué se pueda vivir como dicen algunos líderes y gurús: como almas blancas incapaces de hacer ningún daño.

* Sjon, la cuestión es, si tú sirves una comida y el que se la tiene que comer descubre que no es sana ni fresca ni buena, ¿por qué no la rechaza y descarta?

* Una sociedad que está sesenta años en guerra con sus vecinos, que los invade, humilla y maltrata, es un mal ejemplo para todos sus ciudadanos.

* Estephen, si yo tengo una guerra con mis vecinos, les humillo y los hago más indignos aún, si yo soy muchísimo más poderoso que ellos, y voy a ti y te digo mira qué escuela tengo tan bonita, hago que estudien estos valores humanos, etcétera. ¿Qué sentido tiene todo esto, Stephen? Es muy grave lo que pasa allí desde hace más de medio siglo. Total, ellos mismos nos están enseñando que nadie está vacunado contra la crueldad y la violencia, con sus asesinatos, etcétera, y todo lo impensable e inimaginable que todos podemos hacer.

* Vivian, todos han fracasado: budistas, cristianos, musulmanes, judíos, comunistas, capitalistas. Ahora, nos toca a nosotros. El reto es muy fuerte: no tener defensas psicológicas -internas-.

* Una persona para llegar a la verdad, el amor, etc., ha de investigar -orar, reflexionar, mirar-. Y, para investigar ha de hacerlo en todas direcciones. Y, entonces uno descubre que lo descrito no es lo real, lo narrado no es lo que se narra. Por tanto, las palabras son algo más que su significado convencional. Nosotros hemos de atenernos a los hechos. Y, es un hecho que mientras estemos divididos y en conflicto, no habrá belleza ni compasión. El amor, es algo tan grande que nos preguntamos si puede existir. Porque, nosotros somos la parte y el amor el todo; es decir, el infinito.

* Wim Jenniskens. Es verdad que las enseñanzas de Jiddu Krishnamurti, no se comprenden bien. Porque, JK. al hablar sobre la libertad, y en libertad, tenía que ser contradictorio, parecía que era contradictorio; al igual que una persona que es libre, parece contradictoria. Pero, la esencia de su enseñanza era clara: la libertad nos llevará a la inteligencia; y, la inteligencia a la compasión y el amor.