Torni Segarra

Seleccionar página

* Nada es perfecto. Allí es difícil vivir. Y a partir de ahora, sin solucionar lo de la contaminación del aire, nadie sabe cómo va acabar todo. Las grandes ciudades, son muy divertidas, nos distraen mucho. Pero, están envenenadas de coches, de suciedad.

* Cada vez que Israel, reprime para acallar la libertad de expresión. Que se manifiesta en contra de la dictadura, contra los palestinos. Está desprestigiando a todos los judíos, que murieron a causa del racismo. Pues Israel, y muchos judíos israelitas. Son igual de racistas que los verdugos, que maltrataron y asesinaron a millones como ellos.

* Sí, uno sería dueño de sí mismo, de su cuerpo, sus emociones, deseos, etc. Pero, no se conformaría con eso. Pues, él tendría el deseo de que su actitud, es la mejor para todos. Y se volvería intolerante, con los que no hacen lo que él hace. Se enredaría con los demás, se dividiría. Y ya seguiría con su desorden, conflicto, confusión.

* Todo lo que hagamos, sea lo que sea. Si se hace con amor, todo irá bien, generará orden.

* Sin querer derrumbar a nadie. Cada especialista en cualquier tema, cada político, cada rey, cada maestro, sabio, cada jefe, etc. Si no fuera, por los que colaboran, los obedecen, les dan su energía, ¿podrían ser lo que son, y lo que hacen o han hecho? Una batalla, una victoria en la guerra. Los generales, y los políticos que mandan, se atribuyen y les atribuyen, que ellos son los que lo hicieron posible. Pero, eso es ignorancia, adulación, servilismo. Porque, ¿qué hay de los miles de soldados que han muerto? ¿Qué hay de los miles de anónimos héroes, que, con su sacrificio, etc., ayudaron a vencer en la guerra? ¿Qué hay de todas las personas sencillas, anónimas, que con su trabajo hacen posible que todo funcione, empleadas del hogar, cocineros, los mecánicos, los médicos, los sastres, los albañiles, los carpinteros, etc.? Sin toda la energía de esas personas, ¿qué serían las monarquías y su corte de siervos? ¿Qué serían los hombres importantes, poderosos, multimillonarios, sin el chófer, que lo lleva de un lugar a otro, sin el portero que cuida la puerta? Todos somo iguales, igualmente necesarios. El verlo o no verlo, ahí está la llave de la libertad, que es amor.

* No seamos inocentes. El universo, conspira a nuestro favor, cuando nos salen bien las cosas. Pero, no nos olvidemos. Cuando nos vienen los problemas, el universo también está conspirando para que así sea.

* El que recibe las críticas, también ha de saber, ¿por qué lo hacen los que lo critican? La vida es muy sencilla. Pero nosotros la complicamos, porque no queremos asumir los hechos. Que se derivan de otros hechos. Es como si uno, que escribe sobre los demás, no quisiera recibir lo que los demás le envían, le contestan.

Y eso demuestra, una falta de respeto por la verdad, la libertad, que es amor. Por eso, lo que hace falta es asumir nuestros hechos. No mentir, esconder, falsear la realidad, etc.

* ‘¿Quién es el enemigo aquí, Tony? ¿La verdad en juicio?’

La verdad, prevalece sobre la mentira, lo que se oculta. Lo curioso, lo que pasa, es que si esa verdad, nos perjudica, la convertimos en falsa, mentirosa. Desencadenando conflicto, confusión, más desorden. Pues, negar la verdad, la realidad, es el principio de la división y todas las miserias.

* ‘Esto es lo que me preocupa y me preocupa. Los conservadores están tan dispuestos a ignorar los hechos como los liberales.’

Ese es el problema. Pero, esa es la realidad. De manera que, sólo podemos informar de la realidad, de la situación que está aconteciendo, sin coger parte. Porque, si no nos convertiríamos en beligerantes, en ‘guerreros’. Y nos veríamos obligados a hacer eso que no queremos. Eso que criticamos a los otros, para que no lo hagan.