Torni Segarra

Seleccionar página
1. ¿Podemos decir a alguien que lo amamos, te amo, es eso cierto, o es un negocio de yo te doy y tú me das?
 
2. Para escuchar nuestra voz interior no es preciso calma y silencio. Solamente hay que estar completamente atentos a eso que hacemos o estamos observando.
 
3. ¿El amor y el corazón son diferentes o ambos forman una unión?
 
4. Uno puede ir más allá de la música o de lo que sea. Esa es nuestra única posibilidad en la vida.
 
5. La realidad, todo lo que es, está más allá de nuestros criterios de perfección o imperfección.
 
6. Escuchar música es seguir estando conectado del mundo. No hay escapatoria posible.
 
7. Nadie sabe en realidad lo que necesitan los demás de nosotros. Por cruel que sea, hay algunos que necesitan ser sumisos, obedientes, y no les importa cómo les hablen. Porque si son maltratados verbalmente, o de otra manera, ellos se sienten con más poder para pedir eso que necesitan del que les habla y trata agriamente.
 
8. Ese rey podría haber dimitido mucho antes de que conspiraran contra él. Pues, todo rey al no ser verdaderamente democrático, genera toda clase de servilismos, enredos y corrupciones, que hacen que siempre quieran derrocarlo e instaurar una república. Y eso, todos los reyes lo saben.
Dios no envía a nadie. Dios no tiene un solo hijo, sino toda la humanidad somos sus hijos. Todo eso de un único hijo, predilecto, está dentro del ámbito de los reyes, sus monarquías y reinos. Por eso, la religión y los reyes están tan unidos, les bendicen sus coronas, dicen que son por la gracia de dios, etc. Todo un cuento infantil para personas poco desarrolladas mental y espiritualmente.
 
9. Cuando alguien ama es sin motivo, no necesita algo que lo apoye ese anir. Pues, el amor es por sí mismo.
 
10. El pasado está muerto, ya no cuenta. Sólo tiene valor, y es lo que cuenta, el presente, el ahora.
 
11. Vivian. Lo que te sucede a ti nos sucede a todos. No hay nada como ‘yo único’, esa es la ilusión del ego, del ‘yo’. Así que, si tú me quieres conocer, conócete a ti mismo y sabrás cómo soy. Y así también, sabrás cómo funciona el hombre que vive en la otra parte del mundo, sabrás cómo funciona toda la humanidad.
 
12. Sé de dos personas que no comían alimentos. Una era una mujer hindú, que cuando era soltera y joven, su madre le decía: No comas tanto que tu suegra y la familia de tu futuro esposo te detestarán por ello –ya que eran pobres-. Y se lo repitió abundantemente. Cuando se casó y se fue a vivir a casa de los padres de su esposo, su suegra la increpó diciéndole que no comiera tanto. Y desde ese mismo día decidió no comer más. Llevaba sin comer años, decía que ella se las arreglaba, y hacía lo que tenía que hacer.
La otra persona que tampoco comía, era una austriaca, cristiana. Esta mujer, experimentaba los estigmas de Jesús: sangraba por las manos y por la frente. Y estaba siempre teniéndola que cuidar.
Gracias, Yevakte, por la aportación.
 
13. Para Charles Fombrum, gurú mundial de la reputación.
He leído tu entrevista en el diario…, de ayer. Gracias por las informaciones y comentarios.
Hay un refrán que dice: ‘Crea buena fama y échate a dormir’. Todo en la vida se transmite, como ahora tú estás recibiendo mi energía y vibraciones que llevan implícitas lo que yo soy y hago con mi vida. Por tanto, es primordial hacer las cosas adecuadas, ser serios, limpios y no corruptos. 
Ahora mismo nosotros estamos educando a las próximas generaciones. Y en la medida que eso se consiga, marcará la diferencia. Aunque sea de una manera superficial, material y técnica. Porque en el ámbito psicológico, espiritual, somos los mismos de siempre: divididos, en conflicto, listos para enfrentarnos violentamente, provocando las carnicerías de la guerra. 
 
14. El que te necesita te busca y no hay más. Si te encuentra y prosigue la necesidad de ti, seguirá contigo hasta que deje de necesitarte. Pero, tú y todos hacemos lo mismo. La vida es así. Por eso, la pregunta es: ¿Existe o puede existir el amor?
 
15. El amor -entre un hombre y una mujer-, es un misterio que no se puede ocultar. Y en el cielo hay un librito que dice: fulanita con fulanito. (Dicho popular).
 
16. El deseo de placer es más poderoso, que las consecuencias de los actos negativos. El problema no es solamente con la destrucción de la naturaleza, pues el problema lo engloba todo: las drogas, el sexo desbocado, que generan el sida, el deseo de conseguir dinero para vivir derrochando, despilfarrando de todo, mientras otra parte del mundo se muere de miseria, de hambre.
Por eso, ha de empezar cada uno que lo ve, pues la mayoría ni lo ve ni lo quiere ver. Y ese hacer algo, que parece tan poco, es conocernos cómo funcionamos, de qué manera vivimos, nos relacionamos con los alimentos, los bienes, los muebles, las máquinas, etc. 
Y si somos reflexivos, nos daremos cuenta que el problema es de la división interna que todos tenemos. Y esa división interna, implica la indiferencia ante todo lo que está sucediendo, ante le dolor de los demás, ante el maltrato de la naturaleza, los árboles, los animales, el agua, el aire, etc. División interna quiere decir indolencia, insensibilidad, a todo lo que está a nuestro alrededor o en cualquier parte del mundo.