Vivir es destruir, amor y construir. 05-07-2017

strict warning: Only variables should be passed by reference in /var/www/vhosts/tsegarra.com/httpdocs/modules/captcha/captcha.inc on line 61.

1769. ¿Quiénes son los terroristas? Los que causan y generan terror, pánico, entre las personas, ¿no? Es decir, los que usan la violencia para resolver sus problemas. Que han secuestrado la paz y han impuesto un clima de anarquía, revuelta, jarana total, violencia, matanzas.

Cuando aquí había terror, terroristas, cómo le veíais, ¿qué decíais de ellos, los terroristas, y los que los apoyaban? Tenemos la costumbre, estamos condicionados para ver la paja en el ojo de los demás, pero no somos capaces de ver el pajar que tenemos en nuestros ojos.

 

 

1770. Si no hay compasión y amor en nuestras vidas, la violencia seguirá ahí soterradamente, de otra manera más oculta, suave, laminada. Que es, lo que hacemos todos con nuestra violencia.

El remedio de esa enfermedad de la violencia, es el perdón, morir al pasado, a todo lo que hemos hecho hace tiempo, a lo de ayer, al instante que acaba de pasar.

Si no haces la paz, con la persona con quién convives, en el hogar, en el trabajo, con los vecinos, con los que están lejos, ¿verdad que la vida es fea, absurda, no tiene sentido, porque estamos sucios, divididos, fragmentados de la realidad, que siempre es del presente, del ahora? 

 

 

1771. Vamos a empezar otra vez. Cuando alguien quiere algo, lo puede conseguir o no. Pero hay algunos, que cuando eso que quieren, no lo pueden conseguir, usan la violencia, el terrorismo, para conseguirlo.

Podrán matar a cientos, o sólo unos cuantos, pero su violencia, su terrorismo no cambia, es el mismo. 

Es como en las guerras: el vencedor ha de usar más violencia, matar a más personas, pero es igual de violento, asesino, que el vencido.  

 

 

1772. Al margen de todo el conflicto y lo que genera de desorden, violencia. En lo que cuesta de alimentar y cuidar a tres perros San Bernardo, hay bastante para alimentar a varias personas. Por lo que, ¿dónde están las ganas de solucionar los problemas de pobreza, de miseria, de los menos afortunados?

No se trata de cambiar el régimen, se trata de resolver los problemas de igualdad, respeto, de explotación, de corrupción, de decir falsedades y mentiras.

Ella tiene su agenda: derrocar al gobierno, sea como sea. Es curioso que Trump, ya la haya recibido en su casa y el Papa también.  

 

 

1773. No solamente, 'la quietud es la primavera y el flujo de energía creativa'. También abarca al invierno, al otoño, a todo.

Pues para que haya quietud interna, no ha de haber división, hay que estar entero, completo.

 

 

1774. Aún recuerdo cuando te envié, cuando eras eurodiputado, un escrito que hablaba sobre la libertad, la no corrupción, etc., y tú, de una amanera vacilona, me contestaste todo alegre: 'Que eso yo, nosotros lo asumimos'.

No te quise contestar para decirte que eso era mentira, falso. Porque no quería que perdieras la felicidad con la que me contestaste.

Ahora, creo que ha llegado la hora de decírtelo, me contestaste como si fueras un alumno novato, que no quiere defraudar a su maestro.

 

 

1775. Para que venga lo nuevo, hay que deshacerse de lo viejo. ¿Qué es lo viejo sino lo que ya hemos vivido, que se convierte en pasado? El pasado es el obstáculo para que la vida sea en todo su esplendor. Pues ese pasado se interpone con lo que está sucediendo ahora, por lo que nos divide. Sin poder ser enteros, totales, en unión con todo lo que es la vida. 

 

 

1776. Es el miedo, que es ignorancia, el que cree que hay un lugar, algo, ya sea una idea o teoría, un proyecto, que nos dará seguridad. Pero en la vida no hay seguridad. Sólo existe la total y absoluta inseguridad.

Y si no huimos de esa inseguridad, es cuando tenemos la posibilidad de estar lo más seguros posible.  

 

 

1777. Desafortunadamente, los hechos demuestran que hay momentos en que no se puede salir del patrón del odio, de la división, del conflicto. Y entonces llega la violencia y la guerra. Practicada por millones de personas.

Por lo que, es un misterio el que alguien vea lo negativo, lo descarta y no participa de ello. Y otros, lo aceptan y participan de actos crueles, violentos, las matanzas de la guerra.

Aunque aquí, uno también tiene que morir a lo viejo, a lo repetido, al pasado, a la idea de paz, a la teoría de no-violencia. Porque, si es que se quiere sobrevivir, tendrá el reto de defenderse, cuando le atacan. Y defenderse, quiere decir atacar para contrarrestar que nos ataquen.

Es decir, ser violentos, crueles, matar. Por lo que uno, tiene que descubrir qué hacer. Aunque la solución está en la no división, en el acto de ser violento, hacer la guerra. Pues en la ausencia de división, hay amor. Que es orden. El máximo orden posible. Aunque mundanamente, nos parezca que sea también desorden. 

 

 

1778. Todo deseo de virtud, de orden, nos deja en la no virtud, en el desorden. Pues ese deseo, al ponerse en acción va enfrentarse a la realidad, de que no existe nada, como nosotros creemos, que es virtud y orden. 

Pues para que haya orden y virtud, se ha de vivir en el vacío mental, en la nada. Donde, nada sabemos.