Torni Segarra

Seleccionar página

 

4172. El problema no es el burócrata, el funcionario, el empleado, el problema es lo que hace, cómo trabaja, cómo sirve a la sociedad que le paga y mantiene su trabajo.

En una sociedad moderna, donde no hay colas sino agilidad en la gestión de los asuntos y cuestiones que la vida genera, es preciso que haya gran cantidad de funcionarios. Pero estos han de operar debidamente.

¿Cómo lo harán para que actúen debidamente? Cambiando internamente, dándose cuenta cuando actúan corruptamente. Porque si no lo ve cada uno, cada cual por sí mismo, no hay ley ni autoridad que los pueda regenerar para que se liberen de su corrupción, que ellos no la ven como tal. Y si la ven, no sienten que están haciendo algún daño a los demás, a la sociedad, ellos tienen la capacidad de justificarse sus actos, lo que hacen indebidamente, tienen sus necesidades que les desbordan y pierden.

Así que, cada uno ha de ser afortunado para tener la oportunidad de despertarse su sensibilidad, darse cuenta que con su comportamiento corrupto se está haciendo daño él mismo y a todos los demás.

 

4173. ¿El Atman –alma, si mismo– es un hecho o es una ilusión, un consuelo para soportar la soledad, el vacío existencial que nos pierde?

 

4174. ‘Hay un estado en que las palabras dejan y el silencio prevalece.’

El problema está en que ese estado de silencio llega y se va caprichosamente.

 

4175. ‘¿Se ha detenido la rueda de la transformación?’

Físicamente la transformación es infinita. Pero la transformación espiritual, psicológica, parece que está estancada desde hace millones de años.

 

4176. Y, ¿cómo vamos a tener suficiente amor ahora, no mañana, dentro de unas semanas, meses, etc.? ¿Comprendes la pregunta? Porque la casa se está quemando, está ardiendo toda ella. Y la solución no es para luego, mañana, pues no sirve. La solución ha de ser en este instante.

 

4177. Cosa de personas insensibles. Aunque los que van allí a verlos también tienen la culpa. Pues si no fuera nadie a verlos, no estarían esos animales presos, degradados, humillados, deprimidos. Además las autoridades, ¿porque lo consienten?

Hace unos días el director técnico de un biopark, donde hay toda clase de animales, dijo excusándose que esos sitios donde los animales están presos son  necesarios, pues las personas es allí donde los pueden ver.

Un maestro de niños le respondió, que ahora los niños creen que las jirafas viven solamente en los zoos.

 

4178. No has dicho lo que necesitas. Sólo has informado sobre tu pasado. Así que, si quieres Nomi B, di lo que necesitas, lo que quieres al escribirme.

Creo recordar que ya me informaste de ti hace unos meses. Pero no recuerdo lo que te dije con seguridad. Espero que entiendas lo que te escribo. Con afecto y con cariño.

 

4179. Todo lo que dicen las escrituras, los llamados libros sagrados, está dentro de cada persona. Por tanto, Karen, no hace falta que leamos ningún libro. Sólo hemos de mirar dentro de nosotros. Para así comprender cómo somos, comprender cómo opera el pensamiento, la mente. Y como consecuencia, comprender lo que es la realidad de la vida.

 

 

Karen: Leo todo lo que puedo tener en mis manos, sobre todo si está prohibido. 

 

 

T. Segarra: ¿Cómo te va? ¿Cuál es el resultado de la lectura?

 

 

Karen: Estamos en el final de los tiempos. La serpiente se está consumiendo a sí misma.

 

 

T. Segarra: ¿Cómo lo sabes? El futuro, excepto que nos hemos de morir, nadie lo sabe.

 

 

Karen: Sabemos el futuro si conocemos la historia, Toni. No hay nada nuevo bajo el sol. Cuál ha sido, será. 

 

 

T. Segarra: Aunque sabemos un poco. No sabemos lo que puede suceder al salir de casa, o va a pasar mañana. Porque el que dice que sabe es que no sabe.

 

 

Karen: Todos vamos a morir tarde o temprano. Eso es un hecho. 

 

 

T. Segarra: Nosotros somos la parte. Y la parte no puede abarcar al todo, a la totalidad. ¿Podemos ser el todo, la totalidad?

 

 

Karen: Lo siento Toni. Mi español no es fluido. No sé a dónde vas con esto.
Lo que has dicho suena como el socialismo. No estoy de acuerdo con esa forma de esclavitud. 

 

 

T. Segarra. Lo que he dicho es que una persona es como una molécula. Y la molécula no puede abarcar a la totalidad del Universo. Pero el Universo sí que puede abarcar a todas las moléculas, a todo lo que existe.

Por tanto, mientras no seamos totales, completos, enteros, como el Universo, no podremos saber todo, el futuro, lo que tiene que venir.

El socialismo y el comunismo quieren lo mismo. 

Busco vivir adecuadamente, intentando hacer el menor daño posible.

Por lo que necesito la verdad de lo que son las cosas, para descartar el desorden.

Por lo que necesito la psicología que es una rama de la filosofía.

 

 

Karen: ¿Eres filósofo?

 

 

T. Segarra: Lo siento, Karen. Quería decir antes que el socialismo-comunismo quiere lo mismo que el cristianismo: la igualdad de todas las personas. Y para ello hay que estar dispuesto para renunciar a todo, hasta la misma vida. Pero eso que suena tan bien, nadie lo puede vivir, lo puede hacer realidad. Por lo que están neuróticos, divididos entre el querer ser buenos y no poderlo ser.

 

 

Karen: El socialismo y el comunismo han dado como resultado el genocidio en masa. Es malo tomar cosas de los demás y lo envía a un gobierno central dirigido por demonios.
Toni, yo no soy neurótica. Usted es argumentativo sin embargo. No estoy dispuesto a tratar de descifrar lo que estás diciendo. No tiene ningún sentido. ¿Está tratando de usar las Escrituras?

 

 

T. Segarra: Karen. Si yo digo que quiero volar como los pájaros, ¿es eso posible? No lo es, ¿verdad? Pues hasta que no comprenda que no puedo volar como los pájaros, estaré dividido, fragmentado internamente. Y por tanto en conflicto. Es decir tendré estrés, ansiedad, me convertiré en un neurótico. ¿Lo puedes comprender ahora? 

 

 

Karen: ‘Toni. Ésta es una foto mía –para comentarla-. Este no es un foro para la filosofía.’ 

 

 

T. Segarra. Ah. Lo entiendo. Lo siento. Karen.