Torni Segarra

Seleccionar página
4242. Se dice que alguien es franquista cuando tiene una actitud contraria a la libertad. Franco era un dictador fascista, nacionalista centralista español. Que odiaba al vasco, al catalán, al gallego, por lo que los quiso destruir, obligando a cambiar nombres de calles, nombres propios, de tiendas y de bares, etc., que no eran escritos en castellano. Y por supuesto, estaba en contra de la independencia de Cataluña. Pues cuando consolidó su golpe de estado, venciendo en la guerra que provocó, abolió la Generalitat de Cataluña, fusilando a su presidente Lluís Companys.
 
4243. María Ángeles. Si tú tienes una actitud fraternal, de buen rollo, de buena relación con los vecinos, con los compañeros de trabajo, con los parientes o familia, ¿qué tiene eso que ver con lo que haga uno de ellos contra otros, ya sea malos tratos, robar, o asesinar? Tu actitud de compasión, de afecto, ¿se va a alterar porque algún conocido tuyo haga cualquier barbaridad?
Los problemas llegan cuando siempre estamos esperando agredir al otro que creemos que es nuestro enemigo, por lo que todo lo que pase intentamos relacionarlo con él. Ya que es otra manera de hacer la guerra: intentar destruirlo de una manera que los otros nos toleran.
 
4244. María Ángeles. Aunque la historia se suele repetir, de una manera o de otra, lo que no se repiten son los actores, las características y particularidades de una época. Un césar romano, ya no puede ser, al igual como un virrey de un país que tenía colonias en África, América o Asia, tampoco. Ahora esos países imperialistas, siguen explotando a esos países pobres, subdesarrollados, pero de otra manera.
Con los precios pasa lo mismo: el pan estaba muy barato, o lo que fuera, pero los sueldos también eran baratos. Lo que sucede es que al querer juzgar el pasado, no vemos toda su vasta perspectiva. Por lo que, solamente podemos describir el pasado, pero no juzgarlo.
 
4245. Y la gobernanza que venga será peor para los que tienen cierta edad, no para los jóvenes que se adaptan a todo, disfrutando. A no ser que haya otra gran crisis que genere una situación de revoluciones y de guerra como la que desencadenó la Segunda Guerra Mundial, donde se mataron un centenar de millones, los inválidos, los completamente destrozados por haber sido humillados, desposeídos de lo que creían que era suyo, y toda la depresión física y psicológica, nada podrá ser como en esa posguerra de miseria, pobreza, miedo, sumisión y esclavitud al poderoso. Y aunque volviera, habría algo que la haría peculiar. Aunque en esencia sería lo mismo: el abismo de dolor y amargura por el horror de las consecuencias de una gran guerra.
 
4246. Lo que ya hemos hecho eso ya no cuenta, pues ya es el pasado que ya está muerto. Lo realmente importante es lo que hacemos o no hacemos ahora.
 
4247. José María. Si machacas a tu vecino, él va a hacer lo mismo también contigo. Y así se convierte la vida en la locura de la guerra. Hay otras maneras de solucionar los problemas sin tener que hacer la guerra.
 
4248. Te has olvidado del holandés, del flamenco, del danés, del noruego, del sueco, etc. Y el catalán, es un idioma que tiene unos hablantes como esos idiomas que te he mencionado -unos diez millones-. En los otros países solamente existe una lengua o idioma.
Quiero decirte también que en vez de decir tonterías, esgrime, ofrece, expone argumentos como una persona civilizada, educada, de buen gusto, sino te quedarás aislado lleno de amargura, culpando a todos los demás de tu mala fortuna. Espero que lo captes.
 
4249. Por otra parte, José María, lo que los otros hagan eso qué nos importa. Si todos roban, ¿vamos a robar nosotros? Si los otros acaban anulando a los otros, a sus vecinos, a sus maridos o esposas, a sus compañeros, ¿lo vamos a hacer nosotros también? Por eso, todo el problema es uno. Y es solamente uno el que lo tiene que resolver. Es decir, descubrir si hay otra manera de solucionar los problemas sin conflictos, sin enfrentamientos, sin violencia y sin guerra.
 
4250. ¿Por qué nos sabe mal que nos digan español, pueblerino, descarado capitalino, cristiano o musulmán, etc.? Cada cual es lo que es, sin hacer un problema de ello. Un comunista, ¿por qué se tendría que irritar cuando le dicen que es comunista, al igual que un cristiano, budista, ateo o creyente? Cuando nos irritamos, cuando nos dicen eso que creemos que somos, es porque no tenemos claro, eso que somos, y por eso nos molesta. Y entonces es cuando uno se da cuenta que eso que creemos que tiene tanto valor, solamente es una palabra, que si nos identificamos con ella nos va a generar toda clase de problemas.
Ya se dice, quien no sea cofrade que no agarre la vela.
 
4251. Hay algo que es también extremadamente inhumano y horroroso: las mujeres engañadas que vienen a Europa para trabajar y resulta que las obligan a ser prostitutas. Y estamos hablando de millones de mujeres, pues eso desde que cayó el telón de acero, las mujeres del este de Europa sentían una atracción enfermiza de venir a Europa y a los Estados Unidos, creyendo que iban a vivir en la riqueza y la opulencia que la propaganda inmoral capitalista les lanzaba bombardeándolas durante toda su infancia y juventud. Y todo eso persiste de una manera o de otra. Eso es lo que hay en el mundo donde vivimos, que es nuestro, ya que lo construimos entre todos con nuestra manera de vivir. Lo que quiere decir, que vivimos en el más completo desorden, confusos. Pero lo más grave es que la mayoría o no lo sabe, o no se lo cree.
 
4252. José María. Insisto, si yo no puedo hacer algo que alguien sí que puede, ¿por qué lo tengo que negar, infravalorar, decir que eso es absurdo, decir que eso es imposible? La guerra siempre está ahí. Pero, de estar ahí a provocarla, participar en ella activamente con las armas, las bombas, etc., hay algo que es lo que marca la diferencia entre la guerra y la paz.
Si uno quiere algo, con toda su energía, con todos sus nervios y su sangre, entonces descubrirá si algo es falso o verdadero.