Torni Segarra

Seleccionar página
812. Si me conozco realmente, ¿no conozco al resto de la humanidad? Es cuando la ilusión del ‘yo’ no opera, que somos todos unos, la misma cosa: seres humanos iguales, dolorosos y mortales.
 
813. Odiar a alguien es darnos combustible para que seguir odiando. El odio es un invento por causa de una persona que creemos que nos ha hecho algún daño o perjuicio. Si la persona a quien odiamos no existiera no podríamos odiarla. Pero como esa persona no puede desaparecer, ¿por qué es que le damos tanta importancia para tener que odiarla? Por lo que el problema es de cada cual que odia, no del que nos genera el odio. Por eso cuando hay liberación, cuando somos libres, cuando no nos identificamos ni dependemos de nadie, el odio no puede ser.
 
814. El tiempo también forma todo él una unidad indivisible, una continuidad sin fin. Pero nosotros como vivimos divididos, también hemos dividido el tiempo. De manera que lo hemos fragmentado, quedándonos con lo que nos gustas y huyendo de lo que nos disgusta. Ese es el juego de la mente, de su invento que es el ‘yo’ divisivo. Este ‘yo’ que dice: eso que me ocurrió fue bonito y lo añoro, quiero que se repita. Eso que me ocurrió que fue feo, lo detesto y quiero olvidarlo. Pero como eso no puede ser ya que lo que es no se puede cambiar, es cuando hacemos un problema al querer alterar la realidad.
 
815. El amor es eso: hacer el amor con todo lo que hacemos, cuando tomamos agua, cuando comemos, cuando caminamos, nos vestimos y nos desvestimos, cuando cocinamos o escribimos. Y por supuesto cuando estamos hablando con alguien, compartiendo el trabajo, una hermosa vista de un árbol o una nube, cuando nos miramos naturalmente, etc. Y si eso es así, entonces el sexo no será esa adicción perturbadora, causante de problemas.
El amor es la unión, sin que nada ni nada puede dividirnos ni fragmentarnos, con todo lo que hacemos: vivir nuestras vidas cotidianas.
 
816 Todos nuestros problemas tienen su raíz en la mente divisiva. Por lo que el problema está en comprender la mente divisiva. ¿De dónde nace la división interna, es del miedo que me hace que me defienda y que ataque para no perder eso que tengo eso que soy?
 
817. La esclavitud es interna, nace dentro de nosotros. Cuando comprendemos lo que es la libertad, que no tiene nada que ve con el concepto de libertad, ni la idea de libertad, es cuando desaparece la esclavitud corporal o psicológica. Sin huir de eso que nos hace esclavos, presos o dependientes. Pues la libertad es ver lo que sucede, ver que eso no se puede cambiar de ninguna de las maneras, donde al no haber huido llega la comprensión, la inteligencia.
 
818. El amor hace que vayamos más allá de todo eso que nos divide, de lo que no nos gusta en los otros. No desaparece la realidad de lo que somos: feos y brutales, exigentes y mezquinos, miedosos corruptos, violentos, pero hace que todo eso no sea un obstáculo para que él –el amor- pueda ser.
 
819. Uno se pregunta si tú eres un ser humano o eres como un animal nada más. Pues viendo las personas menos afortunadas, que las desahucian, que las echan a la calle por tener problemas para poder afrontar los pagos a los bancos –el tuyo es uno de ellos- por su vivienda, en estos momentos en que se recortan toda clase de derechos y ayudas sociales, hace que ponga en duda tu humanidad libre de la animalidad.
Ayer mismo, una alta empleada tuya fue llevada ante un tribunal de justicia acusada de delitos corruptos para proveerse de dinero ilícitamente. Ella en su defensa dice que todo es debido porque confió en todo en su marido, corrupto, ladrón, estafador, delincuente. La pregunta es: ¿una persona con ese alto cargo que tú le diste en tu banco, con tanto poder e información, a la que le prestan los servicios secretos de información policial, con su padre que aún es más poderoso que ella, que tiene una mayor información de todo lo que sucede al momento, puede argumentar desconocimiento sobre sus actividades ilícitas en los negocios que compartía con su esposo? Parece que todo lo que sucede es de tontos que no se enteran.
No soy cliente de tu banco, pero si lo fuera seguramente sacaría el dinero e iría a otra entidad bancaria. Pues esa actitud tuya tan descarada de siempre favorecer a esas personas tan ricas y poderosas, todas corruptas e inmorales, generan que tú también lo seas. Es preciso que saques un beneficio material para comprometerte con esas personas, lo que te hace más inmoral e hipócrita, porque lo haces todo para sacar sólo un beneficio pecuniario, no importándote el amor hacia ellos. Porque sabes que ellos no son como tú, una persona vulgar, un trabajador banquero, que seguramente tus padres y abuelos habrán sufrido para alimentar a esas insaciables personas  ávidas de privilegios y prebendas, beneficios turbios e inconfesables. Que aunque tú abomines de ellos y de su manera de vivir, para poder ser el presidente de tu entidad, has de pasar por ser una persona que se arrastra por el suelo ante ellos, que se traga todas sus maneras corruptas e inmorales, haciéndoles el trabajo sucio, como es darle el alto cargo en tú banco, con su abultado sueldo a esa persona encausada con su corrupto y ladrón esposo.
Finalmente, si fuera cierto que ella que compartía legalmente empresas con su marido, con sus millones de beneficio, no se enteraba de los manejos y corrupciones, ¿cómo va a poder desempeñar el alto cargo que le has proporcionado adecuadamente? Por eso, sigue todo pareciendo un juego de niños o de tontos, cosa que a un banco de la categoría e importancia como el tuyo no le conviene. O a pesar de todo eso, sí que le conviene por la relevancia e importancia social que tiene tu empleada.
 
820. No se trata de convencer a otro, ya que el otro me quiere convencer a mí. Se trata de investigar. Y para ello hay que compartir lo que propone cada uno para ir avanzando en la investigación.
 
821. El aburrimiento no existe. Lo que existe es el dolor, ya sea el motivado por el vacío existencial, la angustia, la depresión, ya sea por las incidencias del cuerpo.
 
822. El amor es la ausencia de conflicto. El pensamiento, la mente, son los generadores de los conflictos. Ya que han inventado el ego, el ‘yo’, que tiene miedo a todo. Así que mientras el pensamiento, la mente, el ‘yo’, no sean comprendidos, no habrá liberación del conflicto, ni podrá ser el amor.
 
823. Hagamos lo que hagamos, solamente seremos libres cuando comprendamos los obstáculos que se anteponen a la libertad.