Torni Segarra

Seleccionar página
7278. Cuando nos sucede algo que consideramos negativo, si tenemos la suerte de no reaccionar, sino observarlo atentamente, mirarlo sin tocarlo, teniendo todo el tiempo; entonces eso que nos parecía negativo, nos damos cuenta que era preciso para que llegara eso que nos ha llegado y de lo que estamos felices con ello.
De lo contrario si huimos, queremos cambiarlo, nos dividimos, entramos en conflicto, y todo lo que llegue a partir de ahí va a ser la misma confusión y el desorden del que queremos huir. Por eso, la reacción es emotiva, sensitiva, impulsiva, no inteligencia.
 
7279. La ley -creada para quienes mandan-, las normas, la tradición del pasado, llegado un momento no tienen ningún valor. Pues, lo que tenemos dentro es más poderoso que todo lo que nos digan, ya que se impone a lo de fuera.
 
7280. Las emociones, los sentimientos, son  reacciones, son producto del pensamiento. El pensamiento, la mente, es su contenido: todo el pasado, por el que está condonado, a través de un millón de años.
Así que cuando nos llega un reto que nos emociona, nos llena de sentimentalismo, todo eso es lo viejo y repetitivo.
Pero nosotros necesitamos lo nuevo, lo fresco, lo que no ha sido tocado por nada. Para así ser con inocencia, libres de todas las miles de experiencias, llenos de dicha y de gozo, ya que el amor estará con nosotros.
 
7281. La realización sólo puede ser cuando el ‘yo’ no opera. Pues es el ‘yo’ el que inventa el mal y el bien. Así que, en la ausencia de bien y mal, en la realización, uno siempre es el mismo, no cambiamos como somos.
 
7282. Todos tenemos algo de narcisistas, ¿no es cierto? Cuando compramos ropa la queremos exhibir; cuando tenemos una idea que creemos original, maravillosa, la queremos propagar; cuando encontramos un lugar que consideramos con belleza,  queremos que todos vayan allí.
Eso en cierto sentido, está bien. El problema llega cuando nos obsesionamos con eso que creemos, cuando pensamos que tenemos lo mejor para los demás. Y nos hacemos pesados, agobiantes, estresados, queremos dirigir a los demás. Y, ¿no es eso lo que hacen los políticos, los líderes, los gurús, los maestros, los religiosos que viven de los demás?
Por tanto, uno tiene que darse cuenta de quién es, de  qué es lo que quiere, de a dónde quiere ir a parar. Y comprender, darse cuenta, ver claramente, que dónde hay esfuerzo, y sus conflictos, no puede haber amor.
 
7283. ¿Cómo podéis decir que sois de izquierdas si el PSOE os domina, cuando vota con el PP para que no se vote sobre si los ciudadanos quieren un reino o no, vota para blindar jurídicamente, con inmunidad, a la monarquía española? ¿Se puede ser de izquierdas y monárquico, aceptar a un rey y toda su familia, con toda la corrupción que esto significa: inmunidad, tratamiento selectivo, perpetuación de las castas, prebendas, y todo tipo de secretos –escondidos a la prensa, a la opinión pública- para no erosionar ese régimen injusto?
Cuando el PSOE, que es lo mismo que vosotros, es nacionalista centralista español –heredero del dictador Franco que llevó implacablemente aquello de: España una, grande e indivisible-.
Con esta situación en que os encontráis políticamente, ¿crees que vais a reflotar a vuestro partido, que lleva la dinámica de la autodestrucción -hacerse el haraquiri- por seguir ciegamente al PSOE, en una dinámica que genera un aguerra civil entre vosotros?
 
7284. Esta mañana he visto la información, a una cadena de televisión, sobre que habías negado a abrir las puertas del Instituto, que diriges como director, para que pudieran ejercer el derecho de votar a los ciudadanos. ¿Estás contra la libertad? Pues, si no tienes libertad estás acabado, ya que no tienes ni compasión ni amor.
 
7285. Creo que tu problema, y de los compañeros de tu grupo, es que depende de un partido nacionalista centralista español. Y eso, lo mediatiza todo: tu comportamiento, lo que piensas, lo que dices. ¿Por qué no eres de ERC -que es independiente, solamente catalán, no depende de nadie de fuera?
 
7286. Estoy viendo la tertulia de ‘Els matins’ –Las mañanas-. Y quiero decirte que, si entras en el ámbito de la legalidad, tu grupo es el más ladrón, el más corrupto, e infame. No hace falta decirte, porqué. Tú ya lo sabes.
Además la constitución, que tantas ganas tienes de lanzarla a la cara de los demás, dice: que el gobierno tiene la obligación de dar a todos una vivienda, un trabajo, una escolarización, un servicio sanitario gratuito universal, pensiones dignas y no de miseria, etc. ¿Qué hacéis tú y tu gobierno, corrupto, inmoral, ladrón, nacionalista centralista español?
Por cierto, podrías asistir tú y algunos de tus compañeros, a algunas clases de estilo, de educación, de urbanidad elemental. Porque, cada vez que habláis lo hacéis como neuróticos y alteráis, rompéis  todo el diálogo.
 
7287. La libertad es amor. Y votar libremente es un acto de amor. Porque se vota para resolver los problemas que nos agobian, nos aplastan. Los que se oponen,  son  carcas amargados, celosos, que su envidia les ha infectado su mente, haciéndolos oscuros, feos mezquinos.
 
7288. Miquel, lo siento.
 No puedo decirte otra cosa. Ya que mi vida está sentada en la compasión y el amor para todas las personas. Por ello, estoy obligado a tratarlas a todas por igual. Sin ninguna distinción de aristócratas, pobres, ricos, miserables, prostitutas, militares, policías, drogadictos, monjes, ateos o creyentes, de derechas, de izquierdas o de centro.
Es decir, todos somos iguales -esto lo tengo muy claro- y por eso no comprendo a los aduladores, los siervos, los que pierden su dignidad para ser más poderosos, por dinero, por vanidad, por la mundanalidad.
Atentamente.