Torni Segarra

Seleccionar página
4360. La libertad es como la medicina o la comida, que te cura o te mata. Todo depende de lo que hacemos con ella. Pero la mejor enseñanza es la libertad, porque cuando uno yerra se está enseñando, se está convirtiendo en su propio maestro y discípulo.
Por supuesto, que la libertad puede molestar a algunos. Pero con libertad o sin ella esos que quieren molestar lo seguirán haciendo. Lo que quiere decir, es que uno ha de ser muy ordenado, muy respetuoso con los demás, para no dar opción para que no se encaren con nosotros ni nos ataquen.
 
4361. Pero, Ana, si da igual sean quienes sean, el que hace algún daño de una manera o de otra le va a venir su resultado. Y es ahí, donde tiene sentido la libertad, porque el que hace algún daño ve todo el proceso del daño y sus consecuencias directamente él mismo. De la otra manera todo son sanciones, leyes, normas, autoritarismo. Lo que quiere decir que los que más quieren ir contra la libertad, son porque tienen miedo, temen algo que perder.
 
4362. Espiritualidad es la llegada del amor.
 
4363. Por supuesto, Brock, la palabra amor no puede decir lo quiero decir cuando hablo de amor. Por eso, lo que queremos decir cuando hablamos de amor, es la nada. Donde todo puede ser. Y ahí no se puede describir porque la nada es también el todo. Se puede describir la nada y lo evidentemente material, del pensamiento, pero eso es producto todavía de la mente. Y de la nada sólo nace lo nuevo, lo que la astuta mente no ha tocado: el amor.
 
4364. Brock. No hay amor oriental, occidental, musulmán, ni judío. Sólo existe el momento en que el amor puede ser: el fin del conflicto, donde la división no existe.
El amor de la naturaleza es que ella hace lo que quiere, en tanto que obedezca la ley de la naturaleza –y ya vuelve la nada otra vez en forma de unidad, de totalidad-. O sea que la misma naturaleza ha hecho su propia ley y la cumple implacablemente, inexorablemente, a rajatabla. Y la ley es: cuando hace mucho frío el agua se congela y aparece el hielo, y cuando hace mucho calor, en exceso, los vegetales y los animales se marchitan y pueden perecer.
 
4365. ¿Por qué en vez de decir dios no decimos la unidad indivisible, la totalidad, lo absoluto? Pues la palabra dios está muy explotada, ha sido muy usada y manejada para matar, destruir a los que consideramos nuestros enemigos, por lo que es un dios divisivo y cruel, sádico, que hace la guerra. En las cruzadas cuando los cristianos mataban en una batalla o a sangre fría a una persona, que consideraban su enemigo, decían: ‘Dios lo quiere.’
Además la palabra dios, nada tiene que ver con lo que se presupone que es dios: lo inexplicable, lo que está más allá de la humanidad y sus maneras y necesidades.
 
4366. La biblia, los llamados libros sagrados, fueron escritos en una época donde las personas no sabían leer ni había televisión ni libros, ni Internet. Por lo que los relatos tenían que ser extravagantes, con un toque de realidad, pero impactantes, pues había que lavar los cerebros a las personas. Por ello, los relatos suelen ser sobrehumanos: abrir las aguas del mar, el diluvio universal –que era solamente de un vasta zona- donde se supone que se cargaban para salvarlos a todos los animales de la tierra, el maná que caía del cielo, la obediencia de un padre Abraham al mandato de dios, que le dijo que asesinara a su hijo Isaac. Y así, lleno de cuentos de la misma tendencia e inclinación para impactar y condicionar a las vulnerables personas, para manejarlas con las interpretaciones de los clérigos.
 
4367. Si te ha sabido mal los adjetivos que he empleado, lo siento y te pido disculpas. Las palabras no hacen daño, duelen los hechos que pueden hacer por la intención que les dan.
Pero, no banalices esto de que un golpe de estado, es que ‘una población que se cansó de corrupción de un dictador… ‘, etc. Porque esto es quebrantar la ley. ¿Qué dirías si los Indignados, o los terroristas de ETA y su brazo político, todos de izquierdas y rojos, hubieran  hecho un golpe de Estado en España? ¿Lo hubieras aceptado? Este juego de romper y quebrantar la legalidad, generar la anarquía, el caos, el terrorismo, las matanzas, es el preludio de más de lo mismo que nos lleva a las matanzas en masa de la guerra.
Creo que no estarás a favor de la anarquía, la violencia, la guerra.
Con afecto y con cariño.
 
4368. No huyas, José Luis, si yo no sé lo que es el placer, porque no lo he experimentado nunca, cómo puedo hablar de él. Para mí el placer sería algo desconocido. No estamos hablando de analogías, que siempre son lo conocido, estamos hablando de la nada. Yo no sé nada, quiere decir que hay en mí sólo vacío. Por tanto, ¿puede un ser humano vivir desde el nacimiento con ese vacío hasta que se muera? Yo no he conocido a ninguno. Y como el observador es lo observado, es decir todos somos iguales, participamos de todo, todos las personas son básicamente iguales en lo psicológico.
Ahora bien, todos también podemos ir recurrentemente más allá de ese ‘yo’.
 
4369. ¿Cómo sabes qué alguien está en Nirvana, si tú nunca lo has estado? ¿Quién dice que alguien está o no en Nirvana, qué autoridad tiene, cómo lo sabe? ¿Puede una autoridad certificar con un título, un documento, que alguien está en Nirvana? Todo es un cuento para fanáticos supersticiosos.
 
4370. He leído tu entrevista en el diario…, de ayer. Gracias.
Y me ha sorprendido que un acto tan antidemocrático como es hacer un golpe de Estado en Ucrania, donde se instala en el poder los fascista, nazis, la ultraderecha, no lo mencionaras. Y sí que hablas como un niño histérico de las maldades de Rusia. No voy a entrar en eso de las maldades de Rusia, porque eso está muy claro, superado: Rusia hace como Estados Unidos, y al revés. Y Europa intenta hacerlo, pero como no puede es el comparsa de Estados Unidos.
El mensaje que habéis dado es que apoyáis la anarquía, el desorden, le terrorismo, los asaltos y las quemas de edificios, la ilegalidad al quebrantar la ley al hacer un golpe de Estado. Y lo más grave habéis respaldado que los terroristas atacaran a la policía, los detuvieran, los mataran. De manera que os habéis hecho cómplices de ese régimen que se ha instalado mediante un golpe de Estado violento. ¿Qué confianza podemos esperar de unos políticos que apoyan, promueven, cierran los ojos ante la anarquía, las matanzas, la violencia, para que les votemos?
Por todo ello, todo eso permitido y apoyado, pronto lo han copiado los que no están de acuerdo con el gobierno centralista, fascista, nazi, de Kíev, por lo que ya han ocupado edificios gubernamentales, se han armado ilegalmente, se han levantado contra el poder y exigen la independencia.
La pregunta, ¿aceptarías esa anarquía y violencia, que atacaran y mataran a policías en Bruselas o Estrasburgo, donde trabajas? Jugar ese juego de: ‘Yo sí que puedo, pero tú no puedes y no te dejaré’, trae malas consecuencias. Y eso mismo pasa con la libertad: que no puede ser mi libertad a costa de la tuya, de los otros. Porque eso es otra dictadura, aunque esté legalizada, permitida.