Torni Segarra

Seleccionar página

* “¿Qué agua me recomiendas para este fuego en concreto?”.

Que sea líquido, menos gasolina. Es decir, que tengas compasión y amor por toda la humanidad.

 

* ¿Y si todos fuéramos armados? ¿Qué pasaría, sería peor que en el viejo oeste?

Las calles estarían ensangrentadas llenas de personas heridas, muertas.

 

Deberías de haber puesto: “El término liberados no significa dejar de ser lo que es liberado, es el que está con la profunda aceptación de lo que sucede dentro y fuera”.

Por ejemplo: ser joven o viejo, es preciso pasar por ello para saber eso que es. O el hambre, la soledad, la muerte de alguien muy cercano; o la alegría y la dicha del vivir.

 

No se trata del dinero. Se trata de que dedicamos tiempo y energía en los muertos, que no necesitan absolutamente nada.

Lo diré de esta manera: ¿Por qué buscas entre los muertos, al que está en los vivos -el ser humano sea quien sea, que sufre, siente el peso de las necesidades-?

La vida es muy sería para jugar con cosas irreales, folclóricas, supersticiosas, superficiales.

 

* «… el mundo es una obra miserable, una ópera mala, sin interés, que se sostiene gracias a las máquinas, a los disfraces, al decorado». Friedrich Nietzsche.

No se trata del mundo. Se trata de las personas, de cada uno de nosotros.

 

* Disculpa que prosiga con esto.

¿Por qué nos complicamos las cosas, la vida? Creemos que con las ceremonias recordatorias -los religiosos cristianos, etc., tienen un delirio con ellas-, nos aquietaremos, tendremos esa paz que nunca tenemos.

Pero la paz no llegará, hasta que nos comprendamos de verdad quienes somos y cómo vivimos de verdad. De tal manera que, esa comprensión, nos lleve a la compasión y el amor por todas las personas.

 

* Haz la paz, vive en paz. Y la guerra no podrá llegar.

 

* A veces la cosa más dolorosa que tendrás que dejar ir… es la antigua versión de ti mismo”.

Eso ha de ser a todas horas, a todo momento. Pues nos agarramos a cualquier situación y nos quedamos atrapados.