Torni Segarra

Seleccionar página

* El ‘SER’, es como dios. No se pueden atrapar ni comprender.

Sólo estando libres de los deseos mundanos -vanidad, riqueza, sexo y su persecución abundante, miedo-, podemos ir más allá del mal y del bien.

Donde se supone que encontraremos al Ser, a dios.

 

* “Estamos en este mundo para convivir en armonía. Quienes lo saben no luchan entre sí”.

Eso es un decir. Ya que, primero que nada, hay que acabar con la lucha interna, con la división y el conflicto. Y si es así, llegará la compasión y el amor.

 

* La calma llega con la comprensión de la vida, de la realidad. Con la comprensión del pensamiento, la mente, el ‘yo’.

 

* “Cuando juzgas a una persona, no defines quién es ella… Define quién eres tú”.

Cuando uno juzga a otro, se está juzgando él mismo. Pues todo lo que haga una persona, lo pueden hacer todos también.

 

* La superstición, la idolatría, el paganismo, es lo que obstruye a la espiritualidad.

Al amor, la compasión.

 

* “Cuando comprendes, que nada ni nadie te pertenece, comienza la verdadera paz”.

Porque no somos dueños de nada ni de nadie. Y entonces, comprendemos que nosotros no tenemos autoridad. Ni la buscamos.

 

* “Deja ir a la gente que no está lista para amarte. Esto es lo más difícil que tendrás que hacer en tu vida y también será lo más importante”.

Cuando vemos algo en su totalidad, es cuando todos los nudos se desatan ellos mismos. Y llega la libertad.

 

* “Cada cosa tiene su belleza, pero no todos pueden verla”.

Vemos la belleza, porque estamos atentos a todo cuanto sucede. Porque sin atención total a todo lo que vemos, la confusión obstruye a la belleza.