Torni Segarra

Seleccionar página

* Te das cuenta que así no se puede decir lo que es cierto, verdadero.

Porque lo que tú dices que es cierto, otro dice que no es cierto, es mentira.

Y como así, eso nos conduce al infinito -que es lo que no tiene fin-.

Todo se convierte en un sinsentido, en el vacío, en la nada, en el infinito.

 

* El gurú destruye al seguidor. Y el seguidor destruye al gurú.

 

* TS: Sí. Pero tú no sabes si podrás hacer mañana un paseo por el campo.

Comentarista: Eso sería algo totalmente seguro.

TS: ¿Y si hubiera llegado un huracán? O estuvieras enfermo para salir de casa.

 

* El karma es como la poesía, que tiene libertad de decir lo que quiera. Pero el karma no existe.

El karma es una connotación infinita de hechos que se suceden, sin poderlos controlar.

¿Por qué uno es negro o blanco, o educado o no, una mujer, un hombre?

Y como no lo sabemos, olvidémonos del karma. Y démosle lo que es: una palabra del folclore religioso hindú.

 

* Bueno el dios que se lleva entre manos en la tierra, no es dios, es un invento mal montado y explicado.

Pero que hay algo que hace de dios -no el de los beatos-, eso es seguro.

Podríamos decir, el universo está ahí y nosotros no lo hemos creado.

 

* Pero, si el pecado no existe.

El universo está fuera del juego del mal y el bien.

 

* ‘Pasar de los demás’, quiere decir que soy indiferente de las personas.

El origen del racismo, está en el miedo, en la inseguridad. Que nos generan los que consideramos que son diferentes.

 

* «¿Y si nos inspiramos tal vez en Heidegger diríamos que este dios inventado por el hombre no es más que un “ser a la mano”, un objeto o instrumento útil”?

¿Eso no es evidente?

Los terrícolas sólo pueden inventar fantasías, alucinaciones, cuentos.