Torni Segarra

Seleccionar página

¿Existe la evolución psicológica? Sí. Pero ella llega cuando ha de llegar.

No se la puede comprar, no hay maestro que nos lleve. Sólo cuando el terreno es el apropiado, el cambio estará ahí.

Por cierto, la palabra evolución no es la adecuada, correcta, ya que implica tiempo. Lo correcto, adecuado, es comprender la realidad de la vida, el pensamiento, el ‘yo’. Ahora, sin tiempo.

 

* Mientras el tiempo psicológico esté operando, todo el desorden y la confusión seguirá operando. Como se ve en las guerras, en los conflictos, las opiniones, en la vanidad.

Hemos de ser serios, claros, si opera el ‘yo’, el ego, nada de lo que hagamos será lo nuevo, la compasión, el amor.

 

* «El hombre que es dueño de sí mismo puede poner fin a su dolor con la misma facilidad con que inventa un placer. Yo no quiero ser esclavo de mis emociones. Quiero usar de ellas, gozar de ellas y dominarlas.”  ·Oscar Wilde.

¿Dominar las emociones? Eso sería tanto como liberarnos de nuestra programación.

 

* «Si quiero saber si hay Dios, si hay tal cosa como la felicidad absoluta, antes de que pueda buscar eso debo comprender, sin duda, a la mente que lo busca. De lo contrario, la mente condicionará el objeto de mi búsqueda. Eso es bastante obvio, ¿no? Aquellos que buscan algo, encontrarán lo que buscan, pero lo que encuentren dependerá del deseo que los mueve. Si buscan el confort y la seguridad, los encontrarán, pero eso no será rea!; al contrario, producirá más y más confusión, contradicción y des- dicha. Por lo tanto, antes de que empecemos a buscar, debemos comprender todo el proceso del deseo». J Krushnamurti.

Si comprendemos todo el proceso del deseo, las búsquedas ya no podrán operar.

 

* “Y en mi locura he hallado libertad y seguridad; la libertad de la soledad y la seguridad de no ser comprendido, pues quienes nos comprenden esclavizan una parte de nuestro ser”. Khalil Gibrán.

Si uno se comprende completamente, sabe lo que los demás son capaces de hacernos. Porque el agresor y el agredido son igual. Son lo mismo.

 

* «¿Por qué debería de tener miedo?».

Porque nuestra programación lleva consigo el miedo. Es como si nos preguntáramos, ¿por qué debería de tener siempre el deseo sexual?