Torni Segarra

Seleccionar página

* La verdad, sobre el universo, dios, el creador, no la podemos saber. Porque todo lo que digamos, tanto se puede negar, como afirmar infinitamente. Por lo que, todo se convierte en un pasatiempo, una especulación que no tiene fin. 

 

* La libertad, es incuestionable. Por eso, cada uno que haga lo que tenga que hacer. Y que se atenga a las consecuencias.  

 

* Cuando alguien quiere algo, ha de acercarse a ello. Y esa necesidad de ese algo, una persona, o lo que sea, determinará lo cerca que vas a estar. 

 

* Los dos quieren, necesitan sexo. La mujer, cree más que el hombre, que se ha de embellecer, para atraerlo para poder tener sexo. Pues, cuando la mujer se obsesiona con la ropa, la elije, está pensando en el sexo -porque quiere ponerse bonita, excitante-. El hombre hace lo mismo, pero sabe que juega con ventaja y se relaja -como si dijéramos, ya vendrán-.  

 

* Al principio de fumar alguna droga ilegal, todo parece ir bien. Pero, con el tiempo las personas te ven drogado. Y, además, con el paso de los años, te conviertes en ‘viejo’. Por lo que, ya no te ven tan inocente e inofensivo. Por lo que, las personas hacen de educadores, de padres, de psicólogos. Y, te transmiten, que eso que haces no te sienta bien, vas haciendo, vas pareciendo ridículo -un vulgar drogado-.

Y, tú eso, de una manera o de otra, llega a ti. Y por eso, te sientes ‘vigilado’. Y como la marihuana, todo lo engrandece o empequeñece, según la necesidad de la mente, es porque te sientes ‘vigilado’. Es decir, como si fueran a llamarte la atención.   

 

* ‘Si a través del sexo llegas a la armonía, si mediante el amor estás sin tensión y relajad@, si el amor es algo más que derrochar la energía porque no sabes qué hacer con ella, si no es sólo un alivio sino una relajación, si te relajas dentro de tu mujer y tu mujer se relaja dentro de ti, si durante unos pocos segundos, unos pocos momentos o unas cuantas horas te olvidas de quién eres y te pierdes por completo en el olvido, saldrás de ello más puro, más inocente, más virgen.

Y tu ser tendrá una cualidad distinta, más ligero, más centrado, enraizado’.

Ahí surge un problema, ese éxtasis orgásmico, si se convierte en un refugio, una huida del presente, va a generar desorden, confusión, malas consecuencias. Pues, todo, lo que nos parece sagrado o no, si nos divide, si nos genera conflicto, con las personas que convivimos, entonces nada tiene sentido. 

 

* Por eso, ¿dónde hay un forzar las situaciones, para que consigamos lo que deseamos, puede haber amor? El deseo, se tiene que comprender. Pues el deseo, es la actividad del ego, del ‘yo’.  

 

* ¿Podemos ir más allá del límite, de los límites? Podemos intentarlo, pero el resultado puede que sea un desastre.  

 

* La indiferencia, es insensibilidad, es cruel, hace daño. Lo adecuado es la comprensión del rencor, del daño que nos han hecho. Y si la comprensión llega, llega el orden también. Y el orden, es amor. 

 

* Los consejos, ¿es mejor que nos los digan? O, es mejor que nosotros, lleguemos por nuestra cuenta, a descubrir lo que son esos consejos de primera mano.  

 

* Cuando dices: ‘!!!Si soy y seré siempre la misma!!!!’. ¿Tú cómo lo sabes? ¿Tienes poderes psíquicos, adivinatorios? Pues, permíteme, Susana, que te diga que no te fíes de eso que tú crees que puedes usarlo para adivinar. Solamente podemos saber que, algún día vamos a morir.  

 

* Por otra parte, hemos de pensar -a pesar nuestro- que existe la ley de acción y reacción. De manera que, todo los que nos sucede, es compartido con los otros, con los que nos relacionamos. No es posible, que sólo haya un culpable en las relaciones. ¿Estás de acuerdo, Susana?  

 

* Hay muchas maneras de amar. Sólo falta sentir ese amor dentro de uno. Aunque, hemos de asumir, de comprender, que ningún amor es para siempre. Pues, podemos decir ‘te amo’ y al instante siguiente, odiamos. La vida es así. Y no se puede cambiar. Es lo que hay, no hay más. 

 

* El beso puede ser tan poderoso, que es un éxtasis. En realidad, cuando hay buen feeling, buen rollo, atracción sexual. Cada cosa que hagamos con la pareja, es el mismo éxtasis. Y por eso, la vida de los enamorados, toda ella, es un éxtasis.   

 

* ¿No podemos comprender los pensamientos? Es decir, comprender cómo opera el pensamiento y su invento que es el ego, el ‘yo’. Pues, en la comprensión, nos quita la confusión, el desorden. Pero, para comprender el pensamiento, o cualquier persona o cosa, no podemos huir de ello. Al contrario, hemos de estar con ello. Y así, eso de lo que huíamos, nos cuenta su secreto, como si fuéramos amigos.  

 

* Eso sí que es verdad. Porque, cuando fluimos no hay resistencia, ni conflicto. Y ahí, está el amor.