Torni Segarra

Seleccionar página

* Cuando alguien muere es el fin. Todo lo demás, entierros, funerales, ir al cementerio, es una pérdida de tiempo. El que pueda, si quiere, ha de confortar, de alguna manera, a las personas que vivían con la persona que se ha muerto. 

 

* Las personas, no cambian. Somos nosotros los que no nos comprendemos. Y, por tanto, tampoco comprendemos a los demás, que son como nosotros. Pues tienen las mismas necesidades: comida, ropa, refugio, afecto, cariño, que haya respeto, consideración, misericordia.  

 

* Es que esos países, que se quieren lavar las manos, no lo pueden hacer. Ya que están implicados, pues son cómplices con los que provocan tanta desgracia. Pues, esos descarados que son indiferentes, les venden toda clase de armas, bobas, aviones, pertrechos militares, para que puedan hacer esas crueldades sin límite. Hacer genocidios.  

 

* El dolor, no se puede cambiar, ni erradicar. Se tiene que comprender, e ir más allá de él.  

 

* ‘Cuando te das cuenta que eso de ser adulto, no es tan divertido y que tendrá que serlo por el resto de tu vida’.

Entonces, es cuando empiezas a ver, el problema que es la vida. Pero, no hay más. Es lo que hay. Huir no es la solución. Y no hay que hacer un drama. Si no, un gozo, una alegría, pase lo que pase. Ya que la vida tiene sus maneras, sean las que sean, que no se pueden cambiar.   

 

* Es la absoluta indiferencia, la absoluta falta de sensibilidad, de compasión por las personas, lo que nos hacen como si fuéramos animales salvajes.

Tener y gastar para los caprichos, es la locura en la que vivimos. Aunque nos hemos acostumbrados a esa locura desbocada, sin freno. El problema, viene cuando esa locura se torna contra nosotros.

Entonces, bramamos, gritamos, nos organizamos para la guerra, sin importarnos matar, asesinar a quien sea, con tal de que esa locura egoísta, no nos haga daño. Aunque creemos que somos civilizados, sensibles, con nuestros carísimos, decadentes inventos y creaciones.  

 

* ¿La ley, no se ha de cumplir? ¿Cómo quedamos, quieren vivir con el imperio de la ley o solo, como lo hacen los dictadores tiranos, que sólo la hacen cumplir a los que no son de su cuadrilla?  

 

* Las dictaduras, tanto cuando tienen el poder, como cuando los echan, los que son adictos a los dictadores, están igual de a gusto con ellas. 

 

* Todo tiene su momento y su lugar. Reír, la risa, es algo natural, por tanto, está también sometida a cuidarse de los excesos.  

 

* El bien y el mal, no es algo que les importe a los dioses. Somos nosotros, los que sufrimos, los que nos quejamos del mal. Y reclamamos el bien. 

 

* Lo saludable es aceptar la vida y sus maneras. Nosotros no tenemos la capacidad de gobernar la vida, según nuestras voluntades.  

 

* La belleza, es una vida de virtud, de respeto. Es tener compasión, amor por toda la humanidad. Por lo que, la llamada belleza del hombre, está contaminada, corrupta, idolatrada.  

 

* No seas tan superficial, ignorante, ofensivo. ¿Cómo te atreves a acusar, si no sabes lo que sienten los demás, ante un suceso? 

 

* Este presidente, decadente y subdesarrollado, es el que ayer mismo dijo: que los europarlamentarios deberían contribuir a costear la reconstrucción de la catedral que se quemó. Fíjense, si tendrá morro.

De una persona como ésta, de ultra derecha, ¿qué puede salir, para generar orden, gestionar los problemas adecuadamente, para que haya paz, sin odio, sin rencores, sin injusticias, sino con igualdad?  

 

* Si tú estuvieras como él, en la misma situación, ¿qué harías?   

 

* ¿Tú qué harías? ¿Te jugarías la piel? No seas hipócrita. 

 

* Conociendo esta gente. Que quieren hacerlo humillar, maltratar, no tendría que venir. Además, más publicidad para él. Y más descrédito para el gobierno nacionalista centralista facha español.  

 

* Por ello, es juez y parte. Es decir, imparte injusticia.

 

* ‘Cuando ya no te quieran lo sabrás, aunque no te lo digan’.

Y si lo sabemos, ¿qué pasa, si eso les ocurre a la mayoría de las personas? Todo ese lloriqueo, es porque nos consideramos especiales, únicos, cuando no lo somos. 

 

* El comunismo, es el cristianismo sin religión. Todos somos iguales. Nadie es más que otro, para disfrutar de ventajas, de artimañas, de marrullerías, de robar.  

 

* Te has olvidado de César y compañía, de todos los reyes habidos y por haber. Te has olvidado de Mussolini, de Franco, de Hitler, de Pinochet, de Trump, de la familia imperial japonesa.  

 

* Como son injustos, luego les vienen las consecuencias: para vivir necesitan hombres armados, policías, ejército. Porque, los menos afortunaos, los pobres, los explotados, los humillados por varias generaciones, quieren compartir esas riquezas. Esa manera de vivir derrochando, gastando en caprichos, en el llamado arte hecho por los hombres. Que no lo es en absoluto, porque está manchado de sangre, de muerte, de explotación, de sufrimiento, de dolor.