Torni Segarra

Seleccionar página

* Todo depende del interés que tengamos a la hora de observar la vida, observarnos a nosotros mismos. ¿Puede haber observación, si uno sólo quiere lo que le interesa? Y todo interés, no lleva la semilla del egoísmo. Ya sea el interés en cambiar el mundo, hacer obras sociales, o el comprarse un chalet. Para observar, escucharnos, es preciso vaciar la mente, tocar la nada.    

 

* Para empezar, hay que llamar a lo nuevo. Y lo nuevo llega, cuando la mente está vacía, en la nada. Libre de todo lo convencional, lo mundano, del establishment sea el que sea.  

 

* ‘No hay persona más especial, que aquella que da todo a cambio de nada’.

Po eso, una persona que vive en esa negación, es una bendición para toda la humanidad. 

 

* ¿Qué son los sueños? ¿No son proyecciones de algo hacia el futuro? Y entonces, esa proyección, ese deseo, se convierte en un problema, en desorden. Porque, ese deseo de algo que quiero alcanzar, nos divide del presente. Y la división, es desorden, conflicto, lucha. 

 

* Eso sólo es poesía, palabras y más palabras. Pues, el pasado está muerto y no sirve para la vida. Ya que es un obstáculo, un impedimento. Nuestro problema es, que no vamos más allá de ese pasado psicológico. Por lo que, nuestra vida se convierte en el pasado, en vez del presente, del ahora. 

 

* Todos tenemos culpa de todo lo que sucede. Mientras vivamos inmoralmente. Eso quiero decir que, en una sala de espera hay uno que usa dos sillas -una para los pies y otra para sentarse- y otro por eso, ha de estar de pie. Y ahí está la raíz de la pobreza, la miseria y todos los problemas que genera de división, crueldad, violencia, guerra.  

 

* Los ricos no tienen bastante con serlo. Quieren más y más. Y eso está bien. Pero está mal, si es a costas de la explotación, brutal, cruel de los demás. Por eso, los ricos nunca tienen paz. Son siempre guerreros en todos los ámbitos. Pues para ganar han de ser los más crueles y despiadados guerreros.  

 

* Tener un miedo físico a un peligro, es adecuado. Pues, nos salvaguarda el cuerpo, nos trae orden. Pero, el miedo psicológico a la repetición de una situación desagradable que pasó, al futuro que no conocemos, eso inadecuado, descartable. Pues, no deja que la vida fluya en todo su esplendor, en su totalidad.  

 

* Lo más maravilloso y perturbador de la vida, es que lo peor se puede convertir en lo mejor. Y al revés, lo mejor en lo peor. Todo depende de las circunstancias, necesidades que tenemos para vivir, sobrevivir. La vida es muy sorprendente, cambiable, perturbadora. Sólo nos queda la compasión y el amor.  

 

* ¿Por qué le damos tanta importancia al pasado? Cuando el pasado no existe, es una idea que llevamos dentro de lo que un día fue. Además, no tiene ningún valor real, es un estorbo para la convivencia. Ya que nos resta la energía necesaria para que las relaciones cotidianas de la vida, sean plenas, totales, dichosas, llenas de alegría, compasión, amor. 

 

* Para merecer, ¿no hay que ser eso que queremos, que creemos que merecemos? Por eso, todo el problema somos nosotros. Porque queremos que los otros sean, lo que nosotros no somos. Y eso, genera más desorden aún, más desdicha, más dolor. 

 

* Todas las matanzas en masa de las personas, son iguales. Son lo mismo: la expresión del odio, del racismo, ya sea religioso, cultural, político, social. Ese el racismo, xenófobo, que quiere eliminar a los que no piensan como él. Que al final -y desde el principio-, en realidad es una respuesta a otra respuesta. Del viejo paradigma de acción y reacción, del karma. Pero, este antiquísimo sistema de acción y respuesta, es la base de todas las guerras -pequeñas, grandes, como las mundiales-.  

 

* ¿Por qué las leyes lo consienten? ¿Por qué las personas lo consienten, votando a políticos que lo aprueban, lo hacen legal? ¿Por qué somos tan salvajes de torturar a un toro, hasta asesinarlo desangrándose con el aplauso de miles de personas que están de fiesta?  

 

* Esa es una visión. Que parece rápida. Pero, hay otras maneras de vivir que no precisan tanta violencia. En la que media la compasión, el amor.  

 

* Los españoles, cuando la gran invasión traían de todo. Y entre ese todo, trajeron las matanzas de los toros, previa tortura, por placer y diversión. Da espanto, de cómo serán los hijos de esos fanáticos del sadismo, de la tortura, de las matanzas.  

 

* ¿La ignorancia por no saber defenderse de quién les explota, los trata injustamente? Si fuéramos justos, si fuéramos honestos, los pobres no existirían. Parece una tontería, un desvarío. Pero pónganlo a prueba en sus vidas, y verán que sucede. 

 

* Muchas palabras para no decir nada. Sólo nos falta compasión, amor. Todo lo demás son escusas, huidas de la realidad. Miedo a lo nuevo, lo desconocido.  

 

* Las cosas fueron creadas también, para ser amadas. Porque, el que ama, lo ama todo.