Torni Segarra

Seleccionar página

* El mundo es injusto. La naturaleza con sus víctimas y verdugos para alimentarse, es lo que hay. Y en la vida cotidiana de los hombres, también está esa misma injusticia del más fuerte, que se come al menos fuerte. Y mientras no se demuestre lo contrario, todo va a seguir igual. 

 

* ¿Es eso posible? La vida no es lo que queremos que sea. La vida es lo que es, y no lo que me gustaría que fuera. La vida es destrucción, amor y construcción. En una dinámica que no tiene fin. 

 

* Los que carecen de algo, son los más necesitados, los menos afortunados. 

 

* Tanto que queremos a los niños, ¿y cuándo son mayores los echamos para que hagan la guerra y los maten? 

 

* Pero, eso ya lo sabemos. Lo que también hemos de saber ¿por qué es que a la mujer se la trata como un ser inferior, que da placer, que se la explota con salarios menos valiosos, etc.?  

 

* Pero, eso ya lo sabemos. Lo que también hemos de saber ¿por qué es que a la mujer se la trata como un ser inferior, que da placer, que se la explota con salarios menos valiosos, etc.? Al menos afortunado, es el que hay que ayudar. Al afortunado, ya tiene su fortuna.  

 

* La obra de tu vida, puede acabar con aplausos o sin ellos. Eso no depende de nosotros. Hay muchas cosas implicadas en la vida, en nuestras vidas, para creerse que uno es el actor principal y el director. No se trata sólo de nosotros, están nuestros progenitores, la herencia cultural, religiosa, social, cultural, etc.  

 

* Pero, sus amigos, sus colegas -los europeos, los norteamericanos-, callan, esconden, blanquean esa crueldad, esa violencia. Que dura ya muchos meses. 

 

* Algo que es un mandato divino -como es que todo lo que tiene vida se ha de reproducir, queramos o no-, ¿creemos que nosotros lo podemos alterar a nuestro capricho? Tal vez, si fuera posible optar como un capricho, la vida se hubiera extinguido.  

 

* La idolatría, ¿es religión, es superstición, es un engaño? Deben comprender que esos inventos santorales, virginales, etc., son un obstáculo para la religión. Que es el intento de poner orden. Pero, el orden no puede llegar de la mentira, de las alucinaciones, del folclore, de las pasiones y sentimientos, desbocados. Porque, todo eso nos divide de los demás. Cuando la función de la religión, es la unión con todos y con todo. 

 

* ‘No te pierdas por favor en unos ojos que no te miran, en unas manos que no te tocan, en unos labios que no te besan, en unos estados que no son dedicados a ti, en un poema que no lleva tu nombre incrustado, en unos brazos que no te dan calor, en una sonrisa que no es provocada por tu presencia. Corre, huye sálvate, deja todo eso, tu val más que una simple fantasía’.

¿Creemos que vamos a encontrar a una persona que sea solamente nuestra en todos los términos? Eso es una fantasía, surrealista, poética, inocente.  

 

* Me refiero a la esencia de lo que conocemos como religión. No las religiones organizadas, que son todo un estado burocrático, capaz de generar ideas, teorías, fantasiosas y absurdas, con tal de dirigir y dominar las mentes de los que crean en ellas.  La esencia de la religión que me refiero, es la de la compasión, el amor. 

 

* El hombre solamente puede ser fiel, cuando sale de la animalidad. Pues, los animales no tienen ningún problema, con la promiscuidad.  

 

* Quiere decir, que cuando el hombre está más allá de su animalidad, puede no actuar como un animal. Pues, los animales son unidireccionales a la hora de responder a su programación: reproducirse a toda costa, cuanto más mejor.  

 

* Y la invasión de Austria, Francia, Bélgica, Holanda, Dinamarca, Polonia, Rusia. ¿Quién es capaz de hacer eso y por qué? Sería por dinero y poder, ¿no?   

 

* Para qué quería conquistar el mundo, ¿si se perdía su alma, su humanismo, su sencillez, su bondad, compasión? Toda lucha, expansionismo, es por dinero, poder, confortabilidad, la persecución del placer. Es decir, todo lo que provoca la guerra con los demás. Nadie puede vivir como un rico, él sólo. Pues, los demás no le dejarán vivir.  

 

* Pero, por eso hemos de cuestionar la historia, lo que se dice. Lo que nos enseñan en las escuelas, en las universidades. Porque, la historia es toda una mentira, falsedad, engaño.   

 

* El problema no es hacer política. El problema es creer que su política es la mejor. E imponerla a los demás, con mentiras, falsedades. Y eso, es por igual a los dos bandos. Que siempre son la derecha carca, conservadora. Y la izquierda humanista, que quiere repartir las riquezas, que no sean de una sola casta, la de los ricos. Olvidándose de los menos afortunados. Porque esa actitud nos lleva a la rebelión, revolución, a la guerra.  

 

* El cuerpo tiene su ley: nace, crece, llega al esplendor, decae, envejece y muere. En la vejez, todo funciona en mínimos. Pero nosotros, queremos que sigan los máximos rendimientos, para poder disfrutar. Podemos, inventar todo lo que queramos, pero esa programación no se puede alterar. Porque, todos hemos de morir. Y otros han de nacer.