Torni Segarra

Seleccionar página

 * Otra cosa, juzgar el pasado, es lo peor que nos puede pasar. Porque, el pasado está muerto. Y las circunstancias que conformaron los hechos de ese pasado, no van a poder repetirse en el presente, que cuando juzgamos. Y el peligro está cuando actuamos, queriendo poner un zapato que no es el adecuado para el pie: o demasiado pequeño o demasiado grande.  

 

* Por eso, la obediencia ciega es causa de desorden. Es como comer, sin masticar lo que se come. O, reprimir la espontaneidad del cuerpo, de la vida. Y sus necesidades, para que pueda seguir siendo.  

 

* La cuestión está, cuando aparece el miedo. Que no consiente el vacío, la nada. O sea, el miedo se tiene miedo a él mismo. Ahora, la cuestión es, ¿cómo se da cuenta el miedo de que tiene que desaparecer, cesar? O, lo que es lo mismo: ¿Cómo el ‘yo’, se da cuenta que es un impedimento? Se da cuenta, cuando hay atención total, absoluta de lo que está sucediendo. 

 

* Para no ser o sentirse lastimado, ¿no es preciso vivir en el vacío de la mente, donde no haya la acción del ‘yo’? Pues, el ‘yo’, es el inventor del tiempo como pasado, presente, futuro. Y como se aferra a ese invento, que es el tiempo, vive atrapado por el pasado. Que es toda la carga de las heridas recibidas, de los agravios, del dolor que nos han provocado.  

 

* Gane quien gane, no esperemos nada nuevo que sea verdaderamente generador de orden. Pues, la base donde se asienta la sociedad donde vivimos, es la corrupción, las mentiras, las falsedades. Ya que cada uno de nosotros, que conformamos la sociedad, también somos corruptos, inmorales.

La desigualdad, ¿no es corrupción, inmoralidad, generadora de división, conflictos, violencia, guerra? Pero, nosotros lo aceptamos. Aceptamos, la manera de vivir que precisa a los militares, los cuarteles. Aceptamos, a los banqueros y su sed insaciable de dinero. Aceptamos a los muy poderosos, que viven en la abundancia, que los aparatos de los estados consienten el que se les favorezca. 

Porque, el estado para autoprotegerse, inventa las leyes que a él le conviene para sobrevivir, aunque sean absurdas, injustas, criminales. 

 

* Con paciencia, con amor, se consigue lo que parece que era imposible. Hay que ponerse a prueba para ver lo que pueda suceder.  

 

* Otra cosa, es cómo se consigue. Si es con amor, no mediará la crueldad ni la violencia. Es como cuando alguien tiene un miembro, que no puede articular, se ha vuelto rígido. Puede hacerse flexible, pero si hay esfuerzo, ansiedad, prisas, ahí estará el dolor, el sufrimiento por el deseo impetuoso por conseguirlo.  

 

* Sólo con la comprensión, la visión directa total, absoluta, de lo que es el dolor, el sufrimiento, es lo que nos genera la energía, la pasión, para poder cambiar. De manera que el dolor, no sea en el sentido que genere su respuesta, conflictiva, violenta, cruel. Pues esa respuesta, generaría más de lo mismo de lo que se pretende acabar.   

 

* ‘¡Gracias amigo! porque la puerta de tu corazón siempre está abierta para todos’.

Ojalá, siempre fuera así. ¿Es eso posible?  

 

* Todas las cosas, que deseamos, siempre están sometidas condicionalmente. Pues, las cosas si las decimos asertivamente, ¿es eso posible? Pues, los deseos, por ser deseos, no se pueden conseguir para que el amor llegue. El amor llega y se va, sin que medie nuestro deseo egoísta, desesperado.  

 

* El presente, la vida, siempre está cambiando. De manera que, lo que vemos hoy, ahora, adecuado, confortable. Al momento siguiente, ya lo podemos ver como algo molesto, desagradable, rechazable. Por eso, es un error agarrarse, quedar atrapados en algo, lo que sea.  

 

* Muy bien. Entonces, ¿para qué escribes, publicas esos textos? ¿Tienes algún motivo?

 

* No huyas. Todos los motivos, son iguales. Digas lo que digas, usa las palabras que uses, para huir de la realidad, el motivo está ahí. Es como si te preguntaran, ¿para qué vives, que motivos tienes?  

 

* ¿No te das cuenta, que tú dices que lo que hago yo -señalar que hay un motivo-, no te lo aplicas a ti? Atente a eso, todos los seres humanos tenemos motivos. Más aun, luego como el observador es lo observado -todos los seres humanos somos iguales-, todos hemos de tener un motivo para hacer algo. Luego, después, podemos decir que vamos más allá de ese motivo.   

 

* El ir más allá, al comprender nuestra programación, es otro misterio de la vida. ¿Por qué unos lo ven y otros no lo ven? Julia, todo es muy sencillo. No hace falta usar tantas palabras. Al menos, aquí escribiendo para todos los que lo puedan leer. Otra cosa es una plática, una conversación cara a cara, en vivo, en directo. Donde no hay tantas dificultades.