Torni Segarra

Seleccionar página

* La mayoría de lo que dicen son mentira, falsedades. Dicho con palabras para que se acoplen en la defensa del nacionalismo centralista, carca, español. Otra cosa, dicen que son de izquierdas, pero son siervos monárquicos, defensores de su señor. ¿Puede alguien de izquierdas, que no sea un hipócrita, chupatintas, ser monárquico, no cuestionar los privilegios de los reyes, etc.?

Diciendo que no hay dinero para las pensiones miserables, para quitar los barracones de las escuelas de primaria nacionales. Diciendo que no hay dinero para ayudar a los menos afortunados.

 

* Mafia junto a otras mafias. Van bien vestidos, trajeados, pero son mafiosos. Pero, aun lo son más los que los votan.  

 

* Es monárquico, O sea, es la salvaguarda de la monarquía. La defiende. Es el procurador del rey, su cómplice. Pero, tienen la manía de decir mentiras, falsedades, diciendo que son republicanos, haciendo toda una generación de cretinos. 

 

* Eso es lo que destruye la dignidad de las personas: mentir como niños siendo viejos, para decir que dos más dos hacen cinco. El humanismo igualitario, nada tiene que ver con los reyes, derrochadores, caprichosos, embaucadores. Simplemente, porque los que defienden al rey, por la fuerza de los hechos, son los ricos, los multimillonarios, los terratenientes, empresarios. Los nuevos ricos, como los presidentes, aunque sean pobres como una rata.  

 

* La educación que se basa en atrasados, adelantados, los que saben y no saben, los malos y los buenos. Sólo sirve para hacer a las personas como robots, eficientes, obedientes, como los cretinos. Indiferentes, insensibles, sin bondad, sin compasión, sin amor.

 

* La base de nuestras vidas es la contradicción. Queremos ser buenos, pero nuestros pensamientos y acciones dicen todo lo contrario. Queremos amar a las personas y les decimos que las amamos. Pero, cuando vemos algo que no nos gusta ese amor, se convierte en indiferencia, odio.

 

*   Si eres tan amable, infórmanos con tus argumentos. No digas superficialidades, cosas banales, que eso es cerrar los ojos a la realidad.

 

* Eso es lo que pretendo decir: lo inherente al ser humano, es la supervivencia. Y para ello, hemos de comer. Tanto alimentos, como en el ámbito psicológico. Y ambas cosas, generan división, conflicto, enfrentamiento, violencia. Porque todos hacemos lo mismo. 

 

* La indiferencia, ¿no es miedo, querer estar seguro de lo que tenemos? La indiferencia, es insensibilidad por la persona que va por la calle, viéndola como si no la viéramos. La insensibilidad, es tratar a los animales, a la naturaleza, como si fueran objetos sin ningún valor. La indiferencia es desorden. Pues, si quedamos a una hora para vernos, no puedo ser indiferente y no ir a la hora o descartar la reunión. Pues, eso en ti genera unas molestias, desorden en tu horario. Y por supuesto en mí, al no llegar a hora. Ya que mi credibilidad, mi personalidad, mi dignidad, amistad contigo, se resentirán. Y me sentiré solo, aislado, y a la larga me convertiré en un neurótico.  

 

* Y el odio, es la consecuencia de una frustración. Tú me fallas, yo me enfado, tú respondes defendiéndote, yo te odio. El odio es una perturbación, egoísmo, desorden. Es una incitación al conflicto, agresividad, la lucha, la disputa. Donde los dos implicados quieren ganar. Sin saber que el que vence, no le trae la paz. Pues, el que pierde tiene resentimiento, agravio, venganza.  

¿Pero qué sucede si ninguno quiere ni perder ni ganar? Pues que hay un empate, hay empatía.

 

* ‘Este cuerpo nuestro, que es el producto de miles y miles de años de evolución, tiene suficiente inteligencia para sobrevivir en cualquier circunstancia’.

El cuerpo tiene suficiente inteligencia para sobrevivir en cualquier circunstancia. Pero, si es para la vida. Si es para la muerte, ninguna inteligencia la eludirá.

 

* ¿Podemos dejar de ser contradictorios? No podemos. Porque la mente es ingobernable, al igual que la vida.