Torni Segarra

Seleccionar página

* Los europeos no solo han usado el poder que han tenido para destruir los pueblos de América. También lo han hecho por todo el mundo. No dejaron ningún país sin invadir, dominado, explotado, robado. Es decir, África, Asia, Australia, todo el continente americano. Pues, al ser más ricos, poderosos, se creían que ellos eran los salvadores. Pero eran los mismos ladrones, que robaban en cada uno de sus países de Europa.  

 

* Esa persona es un pasota, maleducado. Que va sobrado de superioridad, de prepotencia, de brutalidad, crueldad. Que si su hija hace eso -beber, embriagarse- es porque él, seguramente, también le gustará la marcha -sexodrogayrockandroll-.   

 

* Todos los seres humanos, somos quiero, pero no puedo. Queremos ser santos, siempre buenos, pero eso es una ilusión.   

 

* ¿De qué tenemos miedo, de que se enteren los demás de lo que no queremos? ¿Aún no sabemos que nadie es de fiar? Porque, nadie quiere perder, renunciar, ceder, amar.

 

* El enamorarse, ¿no tiene fecha de caducidad? Nacemos con la programación de que hemos de ser libres. Pero, por el miedo, etc., nos empeñamos de ir contra corriente. Y así vivimos en conflicto, entre lo que es, la realidad, y lo que me gustaría que fuera.  

 

* El que dice la verdad, no es valiente. Ya que está programado para que diga e informe de la verdad. Es lo mismo que lo que le pasa al guerrero, que va a matar y a que lo maten. Tampoco es valiente. Pues, su programación le dice que ha de ser guerrero.  

 

* Hablar del pasado, ese romanticismo tonto, ¿no es una pérdida de tiempo?  

 

* El futuro no es real. Lo real es el presente, el ahora. Y ahí, es donde está la compasión, el amor.   

 

* Para que la empatía pueda florecer, uno ha de tener todo el tiempo para escuchar, atender, observar, a las personas. Pues, si vivimos con ansiedad, estrés, entonces nos volvemos neuróticos. Y tenemos miedo a las personas.  

 

* Sólo se puede ir más allá del miedo, cuando nos conocemos. Porque, cuando nos conocemos, es cuando conocemos a todos los demás. 

 

* ¿Nos damos cuenta de la crueldad, de la violencia que hay que hacer a los animales para que hagan espectáculos y nos diviertan? 

 

* El amor no necesita ser llave maestra. Cuando el amor llega, nada tiene sentido salvo el amor mismo. Que es, la belleza, el éxtasis por todas partes.  

 

* ¿Uno puede llegar a ser humilde? No lo puede, aunque lo intentemos todo el tiempo. Porque, ese mismo deseo de ser humilde, es el obstáculo para serlo. Pero, si no huimos de ese hecho de que no podemos ser humildes, entonces es cuando somos humildes. 

 

* Desafortunadamente, la realidad es más poderosa que nuestros deseos. Si a un barco le entra agua, eso es una realidad. Que puede ser cambiada o no. Y esa posibilidad o no, ¿está en nuestras manos? 

 

* Cuidado. Todos somos tóxicos para los demás, que no piensan como nosotros.  

 

* El miedo, siempre está ahí, ¿no? El miedo es la vida. Y la vida es el miedo. Miedo de perder algo que queremos, una pareja, un amigo, algo que le damos mucho valor, una propiedad, un empleo. Y como la seguridad no existe, es preciso que haya miedo. Pero, si no buscamos la seguridad, es cuando el miedo no puede operar. Ya que estamos más allá de él, no le damos su combustible que necesita: el agarrarse a algo, lo que sea, para sentirnos seguros.  

 

* La amistad sincera, auténtica, ¿no es amor? Pues, el amor no se agota ni le cansa el vivir la vida en su totalidad. Ya que el amor, es la totalidad de la vida, sin exclusión alguna.  

 

* El rencor es la actividad mental, motivada por un desengaño, una frustración. Que es la causa de los deseos, que no son satisfechos. Es como cuando a los niños, no se les concede sus caprichos. Y se enfadan, se entristecen, se deprimen.   

 

* Sí es verdad. Todo está unido indivisiblemente, fatalmente. La pregunta: ¿Todo está unido, determinado, de manera que no se puede hacer nada para que el sufrimiento, el dolor, prosiga en nuestras vidas?  

 

* Al que actúa con maldad, le hemos de demostrar con nuestros hechos, en nuestra vida cotidiana, que se puede vivir sin ser un dictador, un tirano, cruel insaciable.  

 

* Ojalá, fuera así. Pero la vida, es algo que es ingobernable. No está hecha para satisfacer ni conseguir nuestros deseos. Ojalá, fuera así. Cuando antes lo comprendamos, menos desorden tendremos en nuestras vidas.  

 

* Ya hemos dicho que en la vida todo está unido. Pues, las personas también estamos unidas, todas somos iguales. Ya que pasamos por lo mismo: hemos de comer, tener un lugar donde descansar, queremos buenas relaciones, queremos no enfermar, queremos que nos respeten. Y también tenemos miedo de que, todo eso que queremos no lo podamos conseguir. De manera, que, si tú te conoces, entonces conoces a todos, a toda la humanidad.