Torni Segarra

Seleccionar página

* Parece ser que es así, hay personas que no son afortunadas, en el sentido que no pueden ver los entresijos de la vida, de la mente, de lo que está más allá de nosotros, de todo. 

 

* Todo lo digamos, creamos, afirmamos, como verdad. Tanto se puede negar, como afirmar, infinitamente. 

 

* La evolución, en el ámbito espiritual, psicológico, humanístico, es un impedimento. Un ejemplo: tú estás esperando que llegue un tren para irte a casa, faltan unos diez minutos. Y te acercas y dices: Por favor ayúdame. Pues, me faltan unos euros para comprar el billete del tren. Y te digo, ahora no te conozco bastante, no sé quién eres, no te amo lo suficiente para poderte ayudar. 

¿Comprendes el problema de la evolución del amor? Pues, el amor es ahora, no después. Esperar a nuestra evolución. Cuando comprendemos la importancia que tiene el desgarro del sufrimiento, el dolor, es cuando el amor ya está ahí. O sea que el amor, siempre es ahora. Y cuando sea, será en el ahora.  

 

* La libertad es amor. Uno no desea destruir nada, ni ir contra nada. Sólo quiere señal, decir lo que es verdadero. ¿La superstición, la idolatría, el paganismo, tiene algo que ver con la religión? La religión, ¿no es la búsqueda de la verdad? Entendida como el orden en nosotros.

Para que haya orden, ¿no es preciso que no estemos divididos, en conflicto? Por tanto, si estamos divididos de la verdad -no ser idolatra, no ser supersticioso, no ser pagano-, entonces el amor no podrá llegar. Y, ¿qué es una religión sin amor?   

 

* ‘Nunca me digas que no puedo hacerlo’.

Hay que ser humildes. No hablar asertivamente. Pues, nadie sabe lo que va a suceder en nuestras vidas. Además, el que dice que sabe, es que no sabe. Pues, nosotros somos poca cosa, para la totalidad de lo que sucede y puede suceder.  

 

* Dar las gracias, son sólo palabras. Cuando hay amor, hay compasión, el orden impondrá lo que hemos de hacer. De manera que, si ayudamos a alguien, ¿qué sentido tiene pedirle, exigirle, que nos dé las gracias?

Pues, ese servicio, era lo que el orden nos obligaba a hacer. Y eso es la compasión, el amor. Actuar, sin ninguna intencionalidad. Solamente porque nos toca hacerlo.

 

* ¿Decir, dar las gracias, no es un adorno, una especie de halago para contentar a la persona que nos ha ayudado o dado algo? ¿No es mejor la satisfacción interior, de que estamos contentos, unidos por la ayuda que hemos recibido?

Por otra parte, el que ayuda de vedad, no necesita que se lo agradezcan. Pues, esa ayuda que ha dado, le ha colmado de dicha, de felicidad. Ha sido como un regalo de la vida, para poder ayudar a los otros. Una oportunidad de generare compasión, amor.  

 

* ¿Cómo vamos a fiarnos completamente de los demás, si somos vulnerables, nos desbordan los hechos? ¿La seguridad es algo seguro de que existe o puede existir, la fidelidad? No. Porque, en la vida sólo existe la total y absoluta inseguridad.  

 

* Lo que se lleva el viento, ¿no es porque primero lo soltamos internamente nosotros?  

 

* Pero, ¿la divinidad no lo sabe todo? Si es así, ¿tiene algún sentido la plegaria, el rogar el que se nos conceda algo, la salud, la riqueza, que se nos quede la pareja con nosotros para siempre? 

 

* La bondad no hace ruido, porque no exige nada.  

 

* Porque, todo el problema somos nosotros, cada uno. Porque, si resuelves tus problemas, entonces se abre la puerta para que llegue la felicidad, el amor.  

 

* Según lo que damos recibimos. Es tan sencillo y maravilloso, que da gozo el vivirlo.  

 

* Toda exageración, exceso, termina cuando llega el dolor. Por eso, el dolor es la enseñanza.  

 

* ¿Todo deseo, no trae sus consecuencias? Por eso, lo adecuado es no desear nada. Porque, lo que deseamos, de una manera o de otra, nos va a causar sufrimiento, dolor.

Lo que nos venga, sin deseo, eso será una bendición, una dicha. Porque, nos libera de la carga por el deseo ciego, egoísta.  

 

* ‘Si una mujer me agrede físicamente y yo en respuesta le doy un puñetazo. ¿Sería abuso o igualdad de género?’.

No sería mejor preguntarnos, ¿por qué es que alguien nos agrede físicamente? Por otra parte, esa respuesta a tu agresión con otra agresión tuya, ¿no os pone en el mismo nivel?   

 

* ¿Esos salvajes que apalean, y los que lo observan sin hacer nada, a unos desgraciados, esa es la lección que quieren que aprendan, unos miserables ladrones? Y la policía, lo consiente, lo ampara, al no intervenir e impedirlo. Seguro que ese apaleador, trabaja para un rico o es rico. Pues, cuando apalea les dice: ¿Por qué no quieren trabajar? La respuesta sería: ¿Dónde? ¿Por cuánto dinero y condiciones?   

 

 

* ¿La venganza es la solución? La venganza es alimentar el odio que tenemos dentro de nosotros. Sin odio, no habría venganzas. Proseguir con la cadena de acción y reacción, ¿dónde cabe la compasión, el amor?