Torni Segarra

Seleccionar página

* Diálogo entre David Bohm y Jiddu Krishnamurti.

“¿Pueden ser resueltos los problemas personales, y terminar la fragmentación?

13º

9

///

K: El problema es hacer que la mente penetre a una gran, gran profundidad dentro de sí misma.

///

DB: Sí. Ahora se me ha ocurrido algo. Cuando empezamos por considerar un problema particular, nuestra mente es muy poco profunda; después pasamos a algo más general. La palabra “general” tiene la misma raíz etimológica que “generar”; el género es la generación común…

K: Generar; por supuesto.

DB: Cuando pasamos a algo más general, se genera una profundidad. Pero avanzando más todavía, lo general sigue estando limitado, porque es pensamiento.

K: Completamente de acuerdo. Pero para penetrar profundamente, se requiere no sólo un valor tremendo, sino el sentimiento de estar siguiendo constantemente el mismo curso.

DB: Bueno, eso no es realmente diligencia; sigue siendo limitado; ¿verdad?

K: Sí, la diligencia es demasiado limitada. Acompaña a una mente religiosa en el sentido de que en la acción de esa mente; en sus pensamientos, etc., hay diligencia, pero ésta es aún limitada. Si la mente puede ir de lo particular a lo general, y de lo general…

DB: …a lo absoluto, a lo universal. Pero muchas personas dirían que eso es muy abstracto y nada tiene que ver con la vida cotidiana.

K: Lo sé. Sin embargo, es una cosa muy práctica; no es una abstracción.

DB: De hecho, la abstracción es lo personal.

K: Absolutamente. Lo personal es sumamente peligroso.

DB: También es sumamente abstracto, porque uno sólo puede llegar a lo particular mediante una abstracción.

K: Por supuesto; por supuesto.

DB: Pienso que esto puede ser parte del problema. Casi todos sienten que desean algo que realmente les afecte en su vida cotidiana. No quieren perderse meramente en palabras; por lo tanto, dicen: “Todas estas insípidas generalidades no nos interesan”.

Es verdad que lo que estamos discutiendo debe operar en la vida cotidiana, pero la vida cotidiana no contiene la solución de sus propios problemas.

K: No. La vida cotidiana es lo general y lo particular.

DB: Los problemas humanos que surgen en la vida cotidiana, no pueden resolverse ahí.

K: De lo particular, es preciso moverse hacia lo general; de lo general, moverse a mayor profundidad aun, y allí tal vez se encuentre la pureza de lo que llamamos compasión, amor e inteligencia. Pero eso implica entregar nuestra mente, nuestro corazón, todo nuestro ser a esta investigación.

Esta vez hemos hablado durante mucho tiempo; creo que hemos llegado a alguna parte».

***Fin de:

Krishnamurti – David Bohm

Más Allá del Tiempo

13 capítulos

 

TS: Vamos a profundizar.

Si pudiéramos acelerar todo el proceso de la vida -de una planta, un árbol, un animal, nosotros- en su movimiento hacia la muerte y volver a empezar -nacer-. No habría ni muerte ni nacimiento ni crecimiento. Sería todo tan rápido y acelerado que seríamos solo energía en acción.

Donde todos los procesos de la vida, no se verían como tales. Si no como una sucesión de imágenes. Unos detrás de otros: nacer, crecer, deterioro, morir.

Después, al final la nada con su energía.

Y vuelta a empezar. Sin parar. Pues la energía ni se crea ni se destruyes, si no que se transforma.