Torni Segarra

Seleccionar página

* “No somos tan iguales hay personas que ayudan y otras que incluso hacen daño con premeditación y alevosía e incluso diría gratuitamente y con pleno conocimiento, y buena parte de las veces por negocio2.

Te cuesta de entender, que tú en las mismas circunstancias, retos, harías lo mismo.

 

* “Nadie es libre de causar daño».

Porque todos estamos programados de la misma manera: sobrevivir al coste que sea. Es decir, el egoísmo, el ego, el ‘yo’, operando.

 

* Las personas desde que empezaron a pisar la tierra. Tienen los mismos problemas: comer, abrigo -cueva, cabaña, etc.-. Defender lo que se dice que es de uno, cuidarse, no enfermar, no generar problemas ni montar jaranas.

Tenemos miedo a la muerte, a los problemas que siempre hay y habrá. ¿Puede esta programación en la que vivimos cambiar?

 

* Todo funciona con el orden del universo.

Por supuesto que no podemos ver al universo, porque es infinito.

 

* «El pensador crítico profundo se ha convertido en el inadaptado del mundo, esto no es una coincidencia. Para mantener el orden y el control hay que aislar al intelectual, al sabio, al filósofo, al sabio antes de que sus ideas despierten a la gente”.

Creo que el pensador crítico profundo ni el sabio, el filósofo y los que los pretenden controlar, pueden hacer más de lo que hacen.

Pues todos estamos sujetos por esa misma programación, que todos quieren cambiar.

 

* Parece ser que habremos de seguir viviendo en el manicomio, que es la tierra y los que vivimos en ella.

 

* Toda organización, lleva en sí la semilla de la corrupción. No ensalces a unos u otros.

Todos llevamos la misma programación: ‘yo’, ‘yo’, y ‘yo’.

 

* ‘Los que no son yo son otros’.

Aparentemente, pero estamos dirigidos por la misma programación.

Por eso todos hacemos lo mismo, porque somos iguales.