Torni Segarra

Seleccionar página

* El empate, es la empatía. Pero el que tiene empatía no quiere ganar ni vencer ni derrotar a nadie.

Y de ahí, llega lo nuevo, lo que nadie ha tocado, el orden. Porque no hay división, ni vencedor ni vencido.

 

* «La cuestión es que entre los 0 y 4 años el cerebro ha registrado todo absolutamente …todo lo del entorno familiar y social. O sea, como relacionarse, lo que está bien y lo que no, las costumbres, las creencias, las ideas …etc.…etc…. la mente del niño en esa etapa es absorbente”.
No hay que preocuparse por el niño, sino por nosotros. Pues los niños, ya nacen programados -como todo ser viviente: animales, plantas, árboles, insectos, bacterias, gusanos, pájaros-.

La programación es sobrevivir el máximo tiempo posible. Y como todos hacemos lo mismo, es por lo que hemos generado este mundo, esta sociedad, esta manera de vivir de todos contra todos -crueldad, agresividad, odio, violencia, guerra-.

 

* El paganismo, la idolatría, ¿no es ignorancia, miedo?

Las religiones, con su idolatría, sus cuentos, sus santos, son un nido de hipócritas, de antirreligiosos.

 

* «A menudo merecemos lo malo que deseamos».

¿A quién le dices eso -a dios-?

Te lo digo, porque ¿todos no somos iguales? Lo que yo soy, tú eres también, y al revés.

O sea, toda la humanidad tiene la misma programación. Quiere lo mismo que quieres tú -ya sea en la intimidad o públicamente-.

 

* La espiritualidad es, cuando estoy cansado, descanso; cuando necesito comer, como; cuando necesito comida, voy a comprarla.

Si necesito actividad, la hago, también hago silencio cuando estoy confuso, en desorden. Pero lo primordial es, no estar dividido, ni fragmentado, en conflicto entre la parte que quiere y la parte que no quiere.

 

* “Tú no tienes el poder de aceptar este momento. Tú no tienes el poder de permitirlo. Este momento no pide tu aceptación”.

No digamos tonterías, yo decido si contesto o no a ese texto.