Torni Segarra

Seleccionar página

* La vida lleva consigo la guerra. En los campos de batalla, los jóvenes saben que van a morir. Pero ellos van a la guerra. Ahora hay dos bandos, que son precisos para hacer la guerra -los que se vacunan y los que no-. Los que no se vacunan, saben que las posibilidades de infectarse y perecer son muy elevadas.

Pero ellos, como en las guerras, desprecian la vida y van donde está la muerte.

 

* «Contrariamente a lo que nos quiere hacer creen el marxismo pragmático, enemigo a rabiar de Cristo…».

¿No sabes que Cristo, fue ‘el primer comunista’ importante? Ya que siempre ha habido comunistas y fascistas.

 

* “Qué importancia puede tener saber de dónde venimos o para dónde vamos si ignoramos lo que somos? Considero que lo verdaderamente importante es descubrir la causa del sufrimiento humano, su dolor, su angustia y desesperanza, qué lo produce y cómo ha de dejar de padecerlo”.

Causas hay muchas. Pero la más importante es la ignorancia, que nos lleva a ser egoístas. Creyendo que así dejaremos de sufrir, porque tenemos de todo, dominando a las personas.

Y de ahí, llega la división, el enfrentamiento, los conflictos, pleitos, las disputas, el odio, la crueldad, la violencia, la guerra.

 

* ¿El alma, no es el invento de los que tienen miedo?

Todos los inventos van en la misma dirección: liberarnos del miedo cruel, despiadado, enloquecedor.

 

* Mientras comamos, no podremos ser diferente de lo que somos. Porque comer es matar. Es competitividad.

Y después de alimentarnos. Hemos de comer, satisfacernos psicológicamente. No importa si somos creyentes en nuestro dios, o somos ateos. ¿Qué importa saber si dios existe o no, cuando hay guerras, matanzas en masa?

Ahora mismo, se está gestando una gran guerra entre las grandes potencias. No les importa las matanzas de personas como tú, como todos. No les importa los gastos en dinero, del material para matar, destruir. Ya que, al final las guerras, son un negocio: el vencedor impone la economía -el sistema económico-, que más le conviene.

 

* “El alma, no es el invento de la Iglesia para meter miedo, está comprobado científicamente que justo al instante de fallecer el cuerpo pesa 21 gramos menos. Que es el peso que parece que pesa el alma”.

Esa afirmación-opinión, sólo es real para ti. Hay personas, yo mismo, que no le dan ninguna importancia a si tienen un alma o no.

Lo que está claro, es que desde hace medio millón de años, las personas luchan para no tener mido. Y por eso, han inventado el cielo, el infierno, dios, los santos, las vírgenes, etc.

Pero nada de eso, ha sido eficaz, pues el miedo existe en ti y en todos. Los llamados santos, etc., son mentirosos, falsos, hipócritas. Ya que nadie en la tierra, puede ser santo.