Torni Segarra

Seleccionar página

* «…nadie puede saciar su hambre viendo a los demás comer en torno al banquete. Para opinar sobre el sustento o sabor de las cosas hay que degustarlas por uno mismo. ¿No es así? Todo lo demás son puras fantasías o entretenimientos de la mente».

Depende.

Para saber que en el polo norte hay hielo, no hace falta ir allí. Para saber que en el desierto Sahara, hay arena tampoco es preciso ir allí.

 

* “La liberación es la liberación de las condiciones, entre las cuales está la programación o la sistematización no consentida; esta liberación implica no crear identidades de clase, no creerse que las clasificaciones (conceptualizaciones) son reales y definitivas.

Saludos”.

La liberación, mientras no llega la inteligencia que ve lo falso, lo verdadero, no podrá ser.

¿Cómo llega la inteligencia? Con el dolor que sentimos cuando la maldad opera. Y genera sufrimiento, crueldad, violencia.

 

* Pero, ¿Qué importancia tiene si dios es esto o aquello, o no es nada, es un invento por el miedo que le tenemos a la vida, a la soledad, a la muerte? ¿No es más importante comprendernos, comprender cómo funcionamos, cómo opera la naturaleza, nuestros pensamientos, el yo?

Hemos tenido toda clase de guerras, religiosas, políticas, familiares, entre amigos, pero realmente no resolvemos nuestros problemas. Nuestro problema, es que queremos ganar, vencer, triunfar, derrotar. ¿Para qué? ¿No es para alimentar la vanidad, el ego, el dominio?

Pero, claro el que pierde también quiere vencer, triunfar, imponerse. Y ese es el origen de la guerra.

Para que no haya guerra, no hay que perder ni vencer. Ha de haber un empate, en el que nadie gana ni nadie pierde.

 

* «…yo no compito con nadie, lo que hacen los demás no es asunto mío».

¿No te das cuenta que en todos tus escritos, estás compitiendo? En el momento, que defiendes algo, ¿no te das cuenta que ya está ahí la competición, la guerra?

Cuando dices: ‘lo que hacen los demás no es asunto mío’. ¿Eso no es falta de humanismo, de compasión, de amor por las personas, por la vida?